Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Coloquio Internacional GRESCH: "¿Chile de país modelado a país modelo?" (Santiago, 5 y 6 de septiembre 2007) – Coloquio realizado en la Biblioteca de Santiago de Chile el 5 y 6 de septiembre 2007
Manuel Gárate

Think Tanks y Centros de Estudio. Los nuevos mecanismos de influencia política en el Chile post-autoritario

[14/01/2008]

Résumés

The circulation of ideas uses several instruments in the realm of policymaking and economics. Historically, universities, illustrated elites and political parties have accomplished this role. However, since the end of the 1970s it is possible to detect the proliferation of a special type of organization called Think Tanks, which under the form of foundations, study centers or private corporations, work as laboratory where ideas and mechanisms of influence are created to serve different interest groups. Following the American pattern of a "market of ideas" where it seems that what matters in decision making is not democratic legitimacy but the influence over the bureaucrats who provide planning and management in policymaking, these organizations have proliferated to a global level, especially after the fall of the Berlin Wall. Chile is considered within this trend, although it adopted an early and peculiar evolution as a consequence of its recent history. Our research deals precisely with the way these local organizations arise and how they may alter the style of policy making in the country.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Para nadie es un misterio que la experticia en política se ha profesionalizado de manera acelerada durante los últimos 30 años en Chile1. En un régimen democrático moderno ya no es posible imaginar a un parlamentario, subsecretario, ministro o incluso un alcalde tomando decisiones sólo sobre la base de su propia experiencia, experticia, acudiendo a lo que se solía denominar como “olfato político”.  Por el contrario, hoy en día tanto las autoridades públicas como los partidos políticos elaboran sus programas y toman sus decisiones a través de la mediación de expertos en distintas materias, la mayor parte de la veces ajenos al aparato público tradicional. Si bien esto no constituye una novedad en sí -siendo por lo demás un fenómeno bastante acorde con la complejidad de las sociedades contemporáneas- su amplitud y desarrollo han dado lugar a nuevos fenómenos que no quedan ajenos al interés del cientista social.

2En primer lugar, se ha producido un paulatino desplazamiento ideológico2 desde el Estado, los partidos políticos y las universidades, hacia nuevos espacios de reflexión y generación de ideas, los cuales reciben el nombre de Centros de Estudio, Fundaciones o simplemente Think Tanks3. En segundo lugar, estas organizaciones mediadoras surgen como espacios de reflexión privados, ajenos a la calidad científica que se atribuye a los centros académicos tradicionales. En tercer lugar, tanto su financiamiento como organización suelen depender de mecenazgos, donaciones privadas o internacionales, lo cual impide dimensionar con exactitud qué tipo de conocimiento se intenta desarrollar y sobre todo, para qué fines. Por último, el enfoque dirigido hacia la generación de “conocimiento práctico”, provisto de una carga valórica no siempre explícita, o bien ajena a toda neutralidad axiológica, plantea numerosas cuestiones de fondo respecto de la legitimidad técnico-científica de tales organizaciones, sobre todo cuando sus opiniones adquieren la forma de un insumo esencial para la decisión política, cuya legitimidad, al menos teóricamente, sigue siendo de origen democrático.

3A partir de los años 1980 comienza a aparecer en la mayor parte de los países occidentales un nuevo tipo de organización creada a imagen de los modelos norteamericano e inglés. Estas agrupaciones, que se dicen surgidas en el seno de la sociedad civil, elaboran un tipo de conocimiento práctico orientado y enfocado a definir o influir sobre las políticas públicas del Estado. No se trata de un conocimiento teórico propio de la academia y de las universidades, sino de un tipo de subproducto experto dirigido a quienes toman las decisiones y cuyo objetivo es su aplicabilidad en el terreno práctico. Las temáticas de trabajo de estas agrupaciones son variadas, pero siempre relacionadas con asuntos públicos de alta repercusión social y/o mediática, como por ejemplo: educación, salud, pensiones, vivienda, delincuencia, energía, privatizaciones, planificación urbana, defensa, cultura. En Chile, estas organizaciones también han asumido la discusión y en algunos casos la protección de los denominados temas “valóricos”: divorcio, eutanasia, derechos sexuales, contracepción, interrupción del embarazo, prevención del SIDA, etc.  A lo anterior se suma el desarrollo y aplicación de una herramienta clave de influencia política para algunas de estas organizaciones; se trata de los estudios de opinión pública (encuestas) que regularmente evacuan hacia los poderes públicos y los medios de comunicación.

4Asociadas a la idea de un “mercado competitivo de ideas”4, estas instituciones están fuertemente arraigadas en la tradición de lobby e influencia política de los sistemas democráticos anglosajones, especialmente el de Estados Unidos. A partir de la difusión masiva de la democracia y el mercado, como las dos “cabezas de playa” de la globalización, este modelo organizacional se ha difundido con enorme éxito a partir de los años 1980 y sobretodo tras la caída del Muro de Berlín. Es justamente en los países de Europa del Este, a partir de 1990, donde se ha visto una mayor proliferación de Think Tanks, especialmente de aquellos financiados por sus pares norteamericanos de corte conservador o libertario5 (neoliberal).

5El caso chileno presenta algunas particularidades respecto de la evolución global de este fenómeno. En primer lugar, las primeras instituciones que podrían calificarse como centros de estudio o Think Tanks se desarrollaron en el contexto político autoritario de la dictadura militar6. En tal sentido, le necesidad de contar con centros de reflexión y crítica política se transformó en un imperativo no para los sectores conservadores (que mantuvieron y acentuaron su influencia y control sobre las universidades), sino para los académicos que fueron desplazados de los espacios tradicionales de investigación en ciencias sociales. Es por ello que la mayor parte de los centros de estudio surgidos a fines de la década de 1970 y durante los años 1980, pertenecieron a grupos o sectores opuestos al régimen, y su enfoque fue, por lo tanto, de corte democrático-progresista. Esto marca una diferencia fundamental con lo ocurrido en Estados Unidos y -en menor medida- en Europa, donde las universidades han mantenido una fuerte presencia cultural de la izquierda, lo cual llevó a los sectores más conservadores a crear sus propios centros de pensamiento fuera de la academia y orientarlos fuertemente al lobby político y los medios de comunicación.

6En nuestro país, por el contrario, se crearon diversas instituciones (la mayor parte financiadas por fundaciones extranjeras) dedicadas a los estudios sociales, y especialmente orientadas a la crítica del modelo autoritario y a los mecanismos de recuperación y transición a la democracia. Un número importante de los profesionales que trabajaron en estos centros formaron parte de los primeros gobiernos concertacionistas tras el retorno de la democracia en 1990.  Sin embargo, desde inicios de los años 1980, se aprecia también la lenta pero persistente aparición de fundaciones y Think Tanks conservadores y/o libertarios7, cuya influencia ha ido en constante aumento, dada su cercanía y dependencia de algunos de los grandes grupos empresariales del país8.

La problemática en torno al concepto de Think Tank

7Stephen Boucher y Martin Royo9 citan el irónico artículo del periódico inglés The Guardian, donde Steve Waters10 se pregunta cuáles son los métodos actuales para intentar “cambiar el mundo”. Su respuesta fue la siguiente: tomarse el poder, ser monstruosamente rico o bien seguir la larga y a veces penosa vía electoral. Sin embargo, y ahí está lo interesante, agrega dos vías o atajos: el terrorismo y la creación de Think Tanks. El ejemplo de la política norteamericana de los últimos 30 años, y especialmente de los Think Tanks neoconservadores, demuestra hasta qué punto pueden influir las ideas (buenas o malas) de individuos determinados y comprometidos a difundirlas al interior de los círculos de poder, aunque inicialmente resulten impopulares. Probablemente esta estrategia, que implica una profunda convicción, acción incesante y de larga duración, es una de las claves del éxito de estas agrupaciones en el seno de la sociedad estadounidense y de su difusión a nivel mundial. Estas “cajas de pensamiento” se han convertido en una suerte de arma política de largo plazo. Aquello que la izquierda liberal norteamericana consiguió ganar en el ámbito de la cultura y del mundo académico durante los años 60’ y 70’, no logró ser traspasado a la política, donde los conservadores sí comprendieron el papel de la llamada “guerra cultural”, creando –como respuesta- estos laboratorios de difusión de ideas. Según Stenfacic y Delgado11, el éxito de la contrarrevolución cultural conservadora de los años 1980 se habría debido a los siguientes factores:

  • Concentración en un pequeño número de ideas centrales con objetivos claros, unidas las unas a las otras de manera progresiva y encadenada (a diferencia de la dispersión de los temas de la izquierda).

  • Coherencia ideológica de las temáticas abordadas y planificación estratégica basada en una serie de pequeñas victorias, pero progresivas en el largo plazo. Más que confiar en la fuerza propia y lógica de las ideas, prefieren el trabajo de persuasión.

  • Acceso fluido a financiamiento y fuerte determinación por obtenerlo (afinidad ideológica con sectores empresariales conservadores).

  • Mejor llegada y uso intensivo de los medios de comunicación masivos (radio, televisión, periódicos, Internet).

  • Mejor gestión de “cerebros”, financiándolos desde sus primeros estudios hasta su instalación en estas entidades o en puestos de responsabilidad política (tutelaje). Generalmente despliegan un enorme esfuerzo en el reclutamiento de jóvenes “promesas”.

8Si bien en Estados Unidos e Inglaterra este tipo de organizaciones existen desde comienzos del siglo XX, no es sino hasta los años 1980, que adoptan un carácter global e ideológico mucho más fuerte. Las cifras actuales hablan de un número cercano a los 4500 Think Tanks repartidos por el mundo. Pero cabe hacerse primero una pregunta esencial: ¿Qué es un Think Tank?, ¿Cómo se diferencia este de un Centro de Estudio o de una ONG? ¿Es que hablamos esencialmente de lo mismo?

9Según James McGann12, uno de los académicos que más ha estudiado el tema en Norteamérica, “los Think Tanks son parte integrante de la sociedad civil y sirven de catalizadores de las ideas y de la acción, tanto en las democracias nacientes como en las consolidadas… se trata de organismos independientes de investigación dedicados a cuestiones de interés público y a su análisis, para obtener de aquello proposiciones operacionales”.  Un elemento clave de su acción es la diseminación de sus ideas de la manera más amplia posible, con la intención de influenciar el proceso de formación de políticas públicas. En tal sentido, su existencia es permanente, a diferencia de las comisiones gubernamentales; así como teóricamente independiente. Tampoco cumplen funciones de gobierno, sino que más bien apuntan a orientar las políticas públicas hacia una cierta dirección mediante el lobby político o bien formando directamente a los futuros “tomadores de decisiones”.

“Habitando una zona gris entre reflexión y acción, el Think Tank nace así de la voluntad de influenciar el proceso político según una cierta concepción del interés público, apoyándose en la investigación aplicada a los temas de interés público, y a la difusión de soluciones adecuadas respecto de quienes toman las decisiones.”13

10Estas organizaciones se legitiman internacionalmente gracias al modelo de “democracia-libre comercio” que ha incitado la globalización acelerada tras el fin de los llamados socialismos reales. Ello implica que estas agrupaciones participan de un contexto en el que predomina el modelo del “mercado de ideas”, donde la legitimidad ideológica depende mucho menos de los partidos políticos que de la acción constante sobre los “tomadores de decisiones”.

11Más que la conquista masiva de un electorado a partir del juego democrático clásico, lo que interesa aquí es la influencia sobre las elites políticas y empresariales, además de una acción constante sobre la opinión pública a través de los medios de comunicación.

12En general, la literatura sobre los Think Tanks insiste en la dificultad de diferenciar estas agrupaciones de otras como las ONG o incluso las empresas de consultoría. Si bien una frontera exacta resulta prácticamente imposible de establecer, se puede decir -a grosso modo- que la principal diferencia con las ONGs es que estas últimas prefieren la acción directa respecto de determinadas problemáticas sociales, mientras que los Think Tanks suelen priorizar los estudios destinados a influir en la creación de políticas públicas. Raramente actúan en el terreno, pues su objetivo es orientar el debate público y hacer que sus ideas prevalezcan al nivel de la decisión política. Ello no excluye que ciertas ONGs también elaboren estudios cuyo objetivo sea la creación o la modificación de determinadas políticas públicas, pero esta característica no constituye una condición necesaria para su existencia, como sí ocurre con los Think Tanks. Respecto de las empresas consultoras, la diferenciación resulta más obvia, pues éstas buscan beneficios económicos directos y generalmente trabajan sobre la base de contratos. Su objetivo primordial no es el “bien público”, sino la eficacia y la rentabilidad. En cambio, para los Think Tanks se trata sobre todo:

 “… de contribuir a una cierta visión (la suya) del interés general,  tanto si está fundada en la importancia de beneficiar a los tomadores de decisión de los progresos de las ciencias sociales; en un análisis riguroso para proponer soluciones innovadoras (supuestamente imparciales), o bien centrada en los fundamentos de una visión particular del mundo”.14

13En definitiva, los Think Tanks no son las únicas agrupaciones orientadas a pensar la política, pero lo que los distingue es la combinación entre fundamentos teóricos y su orientación pragmática respecto de temas de alto impacto social. Lejos de la reflexión teórica esencialmente propia de las universidades, los Think Tanks utilizan metodologías de las ciencias sociales con objetivos políticos claros y encuadrados en nociones valóricas previamente definidas. Su mayor o menor grado de neutralidad está dado por este último elemento y no tanto por la eficiencia técnica de sus metodologías de análisis, que suelen ser las mismas que se utilizan en la academia, e incluso más sofisticadas. La real diferencia se encuentra en las definiciones conceptuales que guían la investigación y en el uso que se hace de los resultados.

14En la lógica de estas organizaciones, el conocimiento no posee un valor como tal, sino en tanto instrumento al servicio de ciertas políticas y de una concepción determinada de la realidad social. La defensa de tales valores define los temas, orientaciones y resultados de la investigación. Teniendo en cuenta estos factores, es posible comprender de mejor manera el accionar de estas agrupaciones en el contexto de lo que se definió como “mercado de ideas” o aquello que autores como Serge Halimi15 llaman “guerra ideológica”, para referirse a las disputas valóricas y políticas que tuvieron lugar en Estados Unidos durante la década de 1980 y 1990. Esto se produjo en un contexto de descenso de la inversión pública en investigación durante la administración Reagan, aspecto que propició la aparición de múltiples centros de estudio privados que adoptaron un carácter netamente militante, especialmente en el ala conservadora del Partido Republicano.

15No es posible lograr una mejor comprensión del concepto de Think Tank si no abordamos la cuestión de la tipología y diferenciación al interior de estas organizaciones. Para ello decidimos adoptar la clasificación propuesta por Kent Weaver16, quien reconoce cuatro variedades principales de Think Tanks, que representan la evolución de estas organizaciones al interior de la sociedad estadounidense.

16Clasificación de los Think Tanks según Weaver:

  • Universidades sin estudiantes: Corresponden a instituciones que ponen el acento en la calidad de la investigación y en el trabajo de sus académicos. Suelen poseer estándares de objetividad rigurosos y fomentar un tipo de investigación no partidista. Su principal diferencia con los centros universitarios es su enfoque práctico, lejano de los debates teóricos de las distintas disciplinas.

  • Institutos de investigación bajo contrato: Si bien se asemejan a los Think Tanks universitarios en sus métodos, se diferencian principalmente por sus fuentes de financiamiento, las cuales provienen de contratos con agencias gubernamentales o empresas privadas. Un caso ejemplar es el de la RAND Corporation en los Estados Unidos.

    Centros militantes (advocacy): Son los más recientes en cuanto a su aparición en el ámbito público. Estas organizaciones combinan una fuerte carga ideológica y partidista, con un poderoso aparato publicitario destinado a influir en el debate público. Más que generar investigación original, estas instituciones adoptan ciertos temas anclas y aprovechan resultados de investigaciones existentes. Su interés es hacer accesible tales resultados a los tomadores de decisión políticos a través de documentos breves y de fácil lectura. También se interesan mucho en los medios de comunicación y en poder instalar temas definidos como de “interés público”. Su mayor riesgo es justamente ser percibidos como rígidos y predecibles en cuanto a su producción. Más que buscar las mejores políticas para determinados problemas, centran su atención en la denominada “Guerra de ideas”17.

  • Los Think Tanks de partidos políticos: Organizados en torno a los partidos políticos, pero intelectualmente autónomos, su trabajo es directamente útil a estos últimos (proveedores de discurso). Una pequeña parte de su financiamiento está dedicada a su labor de Think Tank, aunque generalmente constituyen poderosos laboratorios de ideas, pues trabajan directamente con las elites partidarias, los ministerios y los representantes elegidos.

17Otro punto que nos parece esencial en la búsqueda de una definición operacional de Think Tank, es la cuestión de su función o rol al interior de una sociedad democrática. Ya dijimos que su influencia es mayor en la medida de que los partidos políticos tengan un menor anclaje ideológico y se encuentren en un espacio de competencia de ideas. En otras palabras, mientras más fuerte sea la lógica de mercado en el ámbito del debate sobre lo público, mayor influencia tendrán estas organizaciones. El caso de la sociedad norteamericana es paradigmático en este sentido, representando –al mismo tiempo- el ejemplo más antiguo de esta tendencia.

18En cuanto a las funciones de estas agrupaciones, autores como Weaver, Boucher y Royo, identifican claramente cinco:

  • Fuente de ideas sobre políticas públicas: En general, se trata de explorar y popularizar ideas que pueden no ser políticamente realizables en el corto plazo, pero que gradualmente pueden lograr aceptación entre los tomadores de decisiones.

  • Fuente de evaluación de propuestas de política pública: En este caso se trata menos de la difusión de ideas, que de la evaluación de propuestas dirigidas a las autoridades políticas. Generalmente toman la forma de libros o guías de política pública que suelen entregarse a las nuevas administraciones.

  • Evaluación de programas gubernamentales: Una vez que los programas gubernamentales han sido puestos en marcha, diversos Think Tanks los evalúan para conocer su grado de eficiencia operativa y el logro de sus objetivos iniciales.

  • Formación de expertos: Una de las tareas tradicionalmente asociadas de los Think Tanks, corresponde a la formación de personal calificado para tareas de gobierno. Estas agrupaciones proveen de expertos con alto conocimiento respecto de las mismas propuestas que fomentan. También suelen generar los denominados “gobiernos paralelos”, donde quienes han perdido las elecciones pueden refugiarse, mantener un empleo, generar crítica y prepararse para el regreso al poder premunidos de “nuevas ideas”.

  • Fuente de autoridad técnica: Los investigadores de los Think Tanks suelen ser consultados por los medios de comunicación en tanto fuentes “autorizadas” de información y opinión. Al mismo tiempo, las demandas de los medios son apoyadas por los gerentes de estas instituciones de pensamiento, convencidos de que un alto perfil público puede mejorar la imagen de la organización y aumentar las opciones de financiamiento.

19Según Weaver, el aumento vertiginoso de estas agrupaciones en los últimos 20 años –a nivel global-, ha generado una especialización y competencia creciente. Es así como han surgido una serie de temas que se relacionan con la administración y sobrevivencia de los Think Tanks. Estos “issues” son compartidos por la mayoría de estas instituciones y tienden a definirlos. El tema de la (1) imagen es clave, pues lo que se intenta es cultivar un perfil de imparcialidad y de neutralidad investigativa, a pesar de la fuerte presión que existe por parte de los financistas por evacuar conclusiones favorables a sus intereses particulares. Sin embargo, la predominancia de los Think Tanks “militantes” ha alterado este escenario, dando mayor preponderancia a las actividades de lobby y publicidad.

20Un segundo punto es la (2) producción intelectual, la cual se ha diversificado enormemente: desde los libros e informes técnicos, hasta los reportes y análisis resumidos de lectura rápida. Estos últimos han tomado gran relevancia debido a la escasez de tiempo de los tomadores de decisiones y la necesidad de producir informes en un lenguaje más simplificado y apto para un público más amplio. La cuestión del (3) staff de trabajo y la disyuntiva entre tener un equipo permanente de investigadores o por contrato, se ha transformado en un asunto vital para estas agrupaciones. Ello se ha agudizado con la necesidad de contar con expertos residentes que deben responder regularmente a las demandas de los medios de comunicación. En tal sentido, los Think Tanks militantes suelen preferir equipos profesionales con un perfil académico menor, menos preocupados del descrédito académico que conlleva el trabajo de lobby. Por otra parte, los académicos con un fuerte perfil universitario suelen utilizar un lenguaje poco adecuado para el público general.

21El (4) financiamiento es probablemente uno de los puntos más sensibles de estas organizaciones sin fines de lucro. La mayor parte de los fondos provienen del sector privado; empresas, fundaciones, donaciones personales. Sin embargo, resulta extremadamente complicado para el investigador conocer los montos y el origen del financiamiento de estas agrupaciones. En el caso de Chile, es aún más engorroso, pues no existe una “cuenta pública” que permita conocer con mediana exactitud esta información. Por último, la cuestión de la (5) agenda de trabajo define en buena parte el carácter y alcance de la organización. De lo que se trata es de definir en qué medida la organización se focalizará en un tema en específico o bien cubrirá un amplio espectro de cuestiones de interés público. De ello dependerá también su grado de especialización y la influencia que logrará en la orientación de las políticas públicas.

22Una investigación detallada de los Think Tanks chilenos implica revisar estas categorías y definiciones, para evaluar cuáles se adecúan a la realidad local. No es posible trasladarlas directamente a un contexto que difiere enormemente del contexto histórico y sociológico propio de los Estados Unidos. Sin embargo, y haciendo esta salvedad, es posible rescatar varios elementos que nos permiten estudiar el papel de estas organizaciones en el debate público chileno.

La experiencia chilena: ¿Quiénes son los actores?

23Desde comienzos de la década de 1990, una serie de nuevas organizaciones han hecho aparición en el espacio público chileno, cuyo objetivo ha sido la difusión de ideas orientadas hacia las políticas estatales. En la mayoría de los casos se trata de agrupaciones vinculadas directa o indirectamente al mundo político, a sectores empresariales o bien a una combinación de ambos. Se diferencian principalmente de las ONGs en que su objetivo principal no es la acción directa sobre la realidad social, sino que actúan principalmente como proveedores de ideas y discurso para la toma de decisiones en el ámbito público. Tampoco son organizaciones ligadas a los movimientos sociales que funcionan en los márgenes o simplemente por fuera del sistema político.

24Por el contrario, estas agrupaciones son funcionales a él y a la idea de una “democracia de mercado”, aunque operan con métodos tomados del mundo académico, los cuales combinan con tácticas propias de la comunicación publicitaria. Si bien se definen como organizaciones sin fines de lucro, no trabajan sobre la base de un voluntariado, como sí ocurre con muchas de aquellas surgidas a partir de movimientos sociales. Aquí se trata casi exclusivamente de profesionales contratados para “pensar” las políticas públicas e influir en el proceso de toma de decisiones, lo cual implica un costo económico no menor. Insistimos que el mayor problema al que se debe enfrentar el investigador es justamente conocer los montos y las formas de financiamiento de estas organizaciones. En Chile poseen el status de instituciones privadas sin fines de lucro por lo que no están obligadas a hacer públicos sus balances y por lo tanto se dispone únicamente de la información que entregan voluntariamente18.

25Sólo a partir del año 2000 hemos visto el surgimiento de varias de estas organizaciones, las cuales -muchas veces- sirven de plataformas políticas personales que escapan al tradicional control partidario. Algunas de corte socialdemócrata como “Proyect América” y “Democracia y Desarrollo” (ambas vinculadas al ex-presidente Ricardo Lagos), o bien “Chile Justo”, cercana a la UDI, forman parte de los nuevos integrantes que se suman  a los Think Tanks tradicionales.

26Como ya se dijo anteriormente, la mayor parte de estas agrupaciones, si bien se proclaman independientes respecto de toda postura partisana, representan intereses y tendencias que pueden ubicarse dentro de un eje ideológico que separamos en 3 categorías: (1)“Conservadores” (incluyendo aquí a quienes se definen como conservadores valóricos siendo liberales en lo económico); (2)“Liberales socialcristianos” (probablemente la categoría más cuestionable, donde incluimos a instituciones cercanas a la Democracia Cristiana y a técnicos liberales de la Concertación), y (3)“Liberales progresistas” (en este último caso haciendo la diferenciación entre social-demócratas más proclives a una mayor intervención del Estado y liberales laicos de amplio espectro). Expresamente no incluimos a aquellas organizaciones ligadas a lo que se denomina en Chile como “izquierda extraparlamentaria”19, pues más que influir en la toma de decisiones o intentar guiar el debate público, sus propuestas apuntan hacia cambios estructurales del modelo “democracia-mercado”. En este sentido, difícilmente se las puede definir como funcionales al mismo, sobre todo cuando participan de lo que definimos como un “mercado de ideas”.

27Entre las agrupaciones que podemos definir como conservadoras, y que comúnmente se asocian en Chile con la derecha política, el liberalismo económico desregulado, el conservadurismo valórico y los intereses de las grandes empresas, encontramos varias organizaciones como:

  • Centro de Estudios Públicos (CEP)

  • Instituto Libertad y Desarrollo (ILD)

  • Instituto Libertad

  • Fundación Jaime Guzmán

  • Fundación Paz Ciudadana

  • Fundación Futuro

28Los Think Tanks que definimos como liberales socialcristianos incluyen a aquellas agrupaciones cercanas de la Democracia Cristiana y al social cristianismo corporatista, como también a las organizaciones que, reconociéndose liberales, no comparten –por completo- el legado económico del régimen militar. En general participan de un cierto tradicionalismo en los temas valóricos y, en algunos casos, en la defensa de un mayor papel del Estado en la sociedad.

  • CIEPLAN

  • Fundación Justicia y Democracia

  • Centro de Estudios del Desarrollo (CED)

  • Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC)

  • Corporación Tiempo 2000

  • Fundación Frei

  • Instituto Jorge Ahumada

29Los Think Tanks que definimos como socialdemócratas o liberales progresistas tienden a defender el modelo de mercado sin excluir el Estado como un componente esencial de la regulación económica. Su principal diferencia con el grupo anterior es su liberalismo valórico y su carácter laico. Originalmente orientados hacia la centro-izquierda política (socialismo renovado), poseen importantes diferencias en cuanto a sus propuestas económicas. Como ejemplo, se puede decir que los liberales de Expansiva son definitivamente menos reguladores que los progresistas de Chile 21.

  • Chile 21

  • Corporación Expansiva

  • Proyect América

  • Democracia y Desarrollo

30Hemos elaborado un sencillo diagrama que representa la distribución de los Think Tanks chilenos en la línea de la clasificación propuesta, pero posicionados respecto de dos ejes que representan la díada “Conservador / Liberal-Progresista”, asociada principalmente a los temas valóricos, de participación y de la institucionalidad democrática; y la díada “Pro-Estado / Librecambista”, que refleja las diferencias ideológicas respecto de la conducción económica.

31Como puede verse, la dispersión es mucho mayor en el bloque de los Think Tanks vinculados a la coalición gobernante (Concertación), donde nos encontramos con posiciones que van desde el conservadurismo valórico de corte estatista, hasta el librecambismo progresista en lo valórico e institucional. Es claro que no existe una coincidencia absoluta entre los criterios de la primera clasificación y el diagrama. Ello se produce especialmente cuando se trata de organizaciones como el “Instituto Jorge Ahumada” o la “Fundación Justicia y Democracia”, las cuales combinan elementos progresistas y conservadores, propios del social-cristianismo20, pero además  suman elementos propios de la experiencia pragmática como elites gobernantes al interior de una coalición que incluye desde socialistas partidarios de un Estado fuerte hasta liberales-librecambistas.

Cuadro elaborado a partir de los datos públicos disponibles en las propias instituciones.

32Otro elemento interesante es la homogeneidad del bloque conservador, donde la única excepción sería la “Fundación Futuro”, cuyo liberalismo valórico se contrapone con el tradicionalismo del resto de los Think Tanks de este sector. Por el contrario, las agrupaciones vinculadas con la coalición gobernante se distribuyen en los otros tres cuadrantes a la izquierda de la línea punteada, dando cuenta de una heterogeneidad mucho mayor y de los clivajes ideológicos que la tensionan. En definitiva, tanto la clasificación como el diagrama nos permiten observar la inexistencia de Think Tanks propiamente académicos al estilo de las “universidades sin estudiantes” estadounidenses, sino que, por el contrario, la preponderancia de instituciones de tipo militante (advocacy), o ligadas directamente a partidos políticos21.

33En Chile, los Think Tanks progresistas nacieron en un contexto de lucha por la democracia e inicialmente como centros de estudios. El inicio de la transición orientó su accionar hacia los temas de la gobernabilidad y la estabilidad económica. También perdieron influencia al ceder a muchos de sus profesionales para que asumieran puestos de responsabilidad política. Las agrupaciones conservadoras, por su parte, se consolidaron durante los años 1990, primero como refugio intelectual e ideológico para los herederos del régimen militar, y posteriormente como espacios de influencia política (lobby) y plataforma para un futuro retorno al poder.

Conclusión: ¿juego democrático o mercado de ideas?

34Nos habría gustado poder incorporar en esta comunicación una descripción de las estrategias individuales de los Think Tanks chilenos, así como sus temas y equipos de trabajo. Sin embargo, la extensión de este documento nos impide entrar en mayores detalles. Es por ello que preferimos entregar algunas líneas generales de análisis y dejar abierto el debate sobre un tema aún poco estudiado en Chile.

35A grosso modo, podemos decir que el fenómeno e importancia de estas organizaciones ha ido en aumento desde mediados de la década de 1980. Hoy en día ningún partido, tendencia o agrupación política que tenga ambiciones en el plano de las políticas públicas puede dejar de contar con un Centro de Estudios o bien asesorarse por alguno de ellos. Esto es aún más patente para aquellos sectores que sin definirse como políticos corresponden a grupos de la sociedad civil con fuertes intereses en la orientación de las políticas públicas. Ello queda muy claro cuando vemos el accionar de instituciones como la “Fundación Paz Ciudadana” o el “Centro de Estudios Públicos” (CEP).

36En los dos casos anteriormente citados se trata de Think Tanks oficialmente “no partidistas”, pero que representan claramente intereses de sectores específicos de la sociedad chilena. En el caso de Paz Ciudadana, se trata de influir sobre las políticas de seguridad pública del gobierno, transformándose, de paso, en el principal referente en la materia, incluso como contraparte de los organismos oficiales del Estado. Algo similar ocurre con el CEP, que, aunque posee diversas áreas de estudio y se le reconocen amplios méritos en cuanto a la calidad de sus informes y publicaciones, representa una corriente de pensamiento político y económico que no puede en ningún caso definirse como neutral en tanto se inspira de pensadores ultraliberales como F.Hayek, L. Von Mises o M. Novak. Tampoco lo es cuando se presenta como la instancia de “aprobación” por parte del gran empresariado, de los programas económicos de los principales candidatos a la Presidencia de la República. Esto se hace aún más evidente con los estudios de opinión pública, donde regularmente se publica el nivel de popularidad de los principales personeros de la política chilena, alimentando una suerte de carrera presidencial constante, que resulta de enorme atractivo para los medios de comunicación sin jamás preguntarse cuál es el interés que hay en ello.

37Si el sistema político es considerado como un espacio restringido donde opera un mercado de ideas, y donde cada grupo hace lobby por imponer su propias visiones, entonces la importancia de los Think Tanks irá en aumento, y no sólo como instancias consultoras o generadoras de ideas, sino que como entidades decidoras, cuya independencia y neutralidad técnica e ideológica son -y pueden ser- seriamente puestas en duda.

38Chile representa un caso interesante de intervención creciente de estas organizaciones en la generación de políticas públicas, y respecto de las cuales persiste una opacidad sobre los intereses que representan, sus mecanismos de financiamiento y el nivel efectivo de influencia que ejercen22.

Haut de page

Bibliographie

Aguirre, B., & Gaete, P., “Finanzas Centros de Estudio: los Think Tanks peso a peso”, El Mercurio, 22 de abril de 2006.

Béland, D., « Expertise et politique de retraites : L'influence des Think Tanks aux Etats-Unis », L'année de la régulation, Vol.4, 2000, p.251-273.

Béland, D., & Waddan, A., “From Thatcher (and Pinochet) to Clinton? Conservative Think Tanks, foreign models and US Pensions Reform”, The Political Quaterly, Vol.71(nº2), 2000.

Boucher, S., Royo, M., & Lamy, P., Les Think Tanks : Cerveaux de la guerre des idées, Éditions du Félin, Paris, 2006.

Halimi, S., « Les "boîtes à idées" de la droite américaine », Le Monde diplomatique, 1995 p. 10-11.

Halimi, S., « Des idées désormais jugées "naturelles". Quand la droite américaine pensait l'impensable », Le Monde diplomatique, 2002, p. 20-21.

Halimi, S., « Essor de la pensée mercenaire », Le Monde diplomatique, janvier 2007, p. 25.

McGann, J. G., “Academics to ideologues: a brief history of the public policy research industry”, Political Science and Politics, Vol.25(Nº4), 1992, p.733-740.

McGann, J. G., “Think Tanks and the Transnationalization of Foreign Policy” [Electronic Version]. Foreig Policy Research Institute, 2002, pp.733-740. Retrieved Jun.2007 from http://www.fpri.org/enotes/thinktanks.20021216.mcgann.transnationalforeignpolicy.html.

McGann, J. G., Think tanks and policy advice in the US : academics, advisors and advocates, Routledge, London ; New York, 2007.

Santiso, J., « Elites et démocratisation chilienne: les centres académiques privés », In A. Colonomos (Ed.), Sociologie des réseaux transnationaux. Communautés, entreprises et individus : lien social et système international, L'Harmattan, Paris, 1995, p. 245-279.

Waters, S., “Dangerous minds”, The Guardian, november 10, 2004.

Weaver, K., “The Changing World of Think Tanks”, Political Science and Politics, Vol.22 (Nº3), 1989, p. 563-578.

Haut de page

Notes

1 Quiero agradecer especialmente al GRESCH y a los organizadores del Coloquio “Chile de país modelado a país modelo”, y especialmente a Maite de Cea, quien sólo con un interés académico y una generosidad a toda prueba logró llevar a buen puerto esta actividad..
2 Cuando utilizamos el concepto de desplazamiento ideológico nos referimos al espacio donde se originan y discuten las ideas sobre lo que se define como de “interés público” y cuya supuesta neutralidad valórica o científica forma parte justamente de su discurso respecto de lo político.
3 Usamos este concepto anglosajón Think Tank pues no existe en el español un término que corresponda exactamente a la definición de este tipo de organizaciones. Por otra parte, la mayor parte de la literatura sobre el tema, hace uso de esta acepción.
4 Existe toda una discusión académica respecto de si se trata realmente de un “mercado de ideas” o un “mercado de intereses”, donde cada grupo utiliza diversos recursos científicos para defender posiciones particulares en el ámbito público.
5 Para evitar confusiones preferimos usar la noción de libertario a liberal, pues en Estados Unidos los liberales suelen ser catalogados como progresistas de izquierda, en tanto que los libertarios corresponden a lo que en Europa se entiende como liberal, y en algunos casos como neoliberal.
6 CIEPLAN, uno de los Think Tanks más influyentes del país, se formó en 1976, como una espacio de pensamiento económico no marxista, pero independiente y opositor a la dictadura militar de la época.
7 Hay autores como Serge Halimi que funde ambos conceptos en la idea de “neoconservador”, con lo cual pone el acento en el carácter valórico conservador, pero al mismo tiempo en una concepción ultraliberal de la economía.
8 Sólo para mencionar las más importantes, aunque no todas ellas tienen un perfil académico: Centro de Estudios Públicos (CEP), Instituto Libertad, Instituto Libertad y Desarrollo, Fundación Jaime Guzmán, Fundación Paz Ciudadana, Fundación Futuro.
9 Boucher, S., Royo, M., & Lamy, P., Les Think Tanks : Cerveaux de la guerre des idées, Éditions du Félin, Paris, 2006, p.13.
10 Waters, S. (2004, november 10). “Dangerous minds”. The Guardian.
11 Stefancic, J., Delgado, R., No merci: How conservative Think Tanks and foundations changed the American social agenda, Temple University Press, Philadelphia,1996.
12 McGann, J. G. 2007. Think tanks and policy advice in the US: academics, advisors and advocates. London; New York, NY: Routledge.
13 Boucher, S., Royo, M., & Lamy, P. Op.cit. p.30.
14 Ibíd. p.33.
15 Halimi, S., « Essor de la pensée mercenaire », Le Monde diplomatique, janvier 2007, p. 25.
16 Ver: Weaver, K., “The Changing World of Think Tanks”, Political Science and Politics, Vol.22 (Nº3), 1989, p. 563-578.
17 Como ejemplos de estas últimas, se mencionan la Heritage Foundation  y el Cato Institute ( ambos en Washington DC), el Adam Smith Institute (Londres), el Lisbon Council (Bruxelles), el Institute Montaigne (Paris), o el Transnational Institute (Amsterdam).
18 De acuerdo a una investigación periodística del diario El Mercurio de abril de 2006, sólo el CEP y Chile 21 estuvieron dispuestos a revelar los montos involucrados en su financiamiento. Aguirre, B., & Gaete, P. (22 de abril de 2006). “Finanzas Centros de Estudio: los Think Tanks peso a peso”. El Mercurio.
19 Estamos pensando especialmente en organizaciones como el Instituto de Ecología Política o el CENDA, que si bien tienen una estructura similar a los Think Tanks, operacionalmente no están integrados en el modelo de “democracia-mercado”.
20 Las organizaciones vinculadas a la Democracia Cristiana, si bien mantienen diferencias importantes, tienden a ubicarse en la zona central del diagrama, donde se cruzan ambos ejes ideológicos, aunque preferentemente más hacia el lado liberal.
21 En el caso chileno, las instituciones ligadas a partidos o decididamente militantes también tienen acceso a financiamiento por medios de proyectos para el Estado, organizaciones o incluso empresas privadas.
22 Un ejemplo que nos puede servir de advertencia es el peso que han tenido los Think Tanks neoconservadores en Estados Unidos en todo lo relacionado con la política exterior norteamericana durante el gobierno de George W. Bush y específicamente con el fracaso de la guerra en Irak.
Haut de page

Table des illustrations

Légende Cuadro elaborado a partir de los datos públicos disponibles en las propias instituciones.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/11152/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 27k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « Think Tanks y Centros de Estudio. Los nuevos mecanismos de influencia política en el Chile post-autoritario », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 14 janvier 2008, consulté le 17 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/11152 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.11152

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page