Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Coloquio Internacional GRESCH: "¿Chile de país modelado a país modelo?" (Santiago, 5 y 6 de septiembre 2007) – Coloquio realizado en la Biblioteca de Santiago de Chile el 5 y 6 de septiembre 2007
Ricardo Camargo Brito

El carácter traumático del consenso en torno al “Modelo Chileno”: una investigación sobre la elite política democrática post-Pinochet

[14/01/2008]

Résumés

This article proposes a revising of the consensus on the post-Pinochet "Chilean model" (democratic stability and neoliberal economy), reached by the political elite that took office in March 1990. Following a "symptomatic" interpretation -such as that offered by Althusser y Balibar (1970)- of a series of semi-structured interviews, it is argued that the consensus, far from being exclusively an exercise of political rationality, is primordially based on a traumatic process of reconstitution of a political generational discursive identity, which took place after the coup d’Etat of 1973. Furthermore, the 'traumatic consensus', as an expression of a political generation that rejects the conflict, would be one of the explicative keys of the specificity of the Chilean model. This, in turn, raises questions about the perdurability and convenience of such a consensus, in a neoliberal context in which social conflicts are not only not disappearing but also seem to be sentenced to increase.

Haut de page

Entrées d’index

Mots clés :

Elite Política
Haut de page

Texte intégral

Introducción: Exclusiones e Implicancias en torno al “Modelo Chileno”

1Los estudios de las transiciones desde regímenes autoritarios a democráticos dominaron gran parte de la disciplina politológica sobre América Latina en la década de los ochenta. Su objeto específico consistió en descifrar las claves histórico institucionales que dieron viabilidad a los nuevos regímenes democráticos surgidos en un contexto de neoliberalismo. Se trataba -si se quiere- de preguntarse cómo hacer compatible una democracia que en el pasado había sido asociada a agitación y desorden, con las exigencias de un modelo económico neoclásico, el que no sólo generaba condiciones objetivas para la agitación. Mas aún, no hacia de ellas su preocupación central.

2Los enfoques teóricos, marcadamente influenciados por la politología norteamericana, se limitaron a levantar tipificaciones que buscaban aprehender los rasgos centrales de la transición en estudio (plena, pactada o impuesta). Con ello, el dilema de la legitimidad democrática en un contexto neoliberal tendió a entenderse (y resolverse) circunscrito a la peculiar ‘coyuntura político institucional (objetiva)’ que presentaba cada caso. De esta forma, el carácter de las nuevas democracias quedaba determinado por la mayor o menor persistencia de la fortaleza político institucional del régimen autoritario que la precedía.

3Para el caso de las democracias restringida como la chilena, la perspectiva tipológica anotada, no sólo significó poner toda la carga explicativa acerca del tipo de democracia resultante en el entramado autoritario institucional heredado, los llamados “enclaves autoritarios” o “leyes de amarre”2. Mas aún, ello supuso la exclusión implícita o a lo menos su relegación a un lugar secundario, de todos aquellos factores explicativos emanados del lado de los actores políticos, particularmente de las “fuerzas democráticas”, en la explicación de las peculiaridades de la nueva democracia inaugurada.

4Tal exclusión, se expresó dentro los estudios sobre la transición Chilena en dos omisiones específicas. En primer término, en la marginación de la pregunta acerca de cómo el énfasis puesto en un enfoque político institucional como el aludido [i.e.: la lucha por la “democracia plena”, destinada a terminar con los enclaves autoritarios, incluida la mentada subordinación militar a la autoridad civil (Loveman, 1991), y el esclarecimiento judicial de las violaciones a los derechos humanos (Jaksic, 1993)] podía devenir en sí mismo, en un factor central para la consolidación del consenso sobre la democracia en un contexto neoliberal. En otras palabras, lo que excluyó la tesis explicativa centrada en los enclaves autoritarios fue una problematización acerca de cómo ella, en tanto discurso político-teórico, devenía en una suerte de seguro de legitimidad, una excusa para el no hacer, que acomodaba a la clase política democrática y aseguraba la gobernabilidad.

5La segunda omisión que se advierte en las monografías sobre la transición chilena, es la ausencia casi total de investigaciones que aborden las peculiaridades del proceso político post Pinochet desde la perspectiva de la adscripción sincera o ideológica (cínica o patológica) a la democracia restringida y a su base neoliberal, por parte de la nueva elite política que arribara al poder en marzo de 1990.3 Mas aún, debido a la relevancia dada al edificio institucional en la definición del carácter de la nueva democracia, a sus actores -particularmente a la elite política- se le asumió exclusivamente en un rol reactivo. Esto es, sólo respondiendo a lo imperativos de un insoslayable marco objetivo, frente al cual no solamente las responsabilidades, sino también las adscripciones ideológicas aparecían desdibujadas, -inscritas en una práctica política dominada por la égida de “la medida de lo posible” que tempranamente acuñara Aylwin como leyenda de fuego para la nueva democracia.

6La ciencia política renunció así, a indagar las claves explicativas secundarias del consenso o gobernabilidad democrática en un entorno neoliberal, concentrando sus esfuerzos en el dilema principal que se heredó del período autoritario, i.e. democracia versus dictadura. De esta forma, la legitimidad de la democracia Chilena se asumió esterilizada de aquellos componente ideológicos que en el pasado habían ocupado un rol central en su definición.

7Al estar todo los esfuerzos de la nueva democracia centrados en la resolución de su entramado político institucional, el neoliberalismo, también heredado, ganó así espacio de maniobra para su consolidación, al margen de los escrutinios de la esfera pública. Tras 17 años de una exitosa esterilizada gobernabilidad democrática, cabe sin embargo preguntarse ¿Qué relevancia teórica y política tiene para la época actual dichas exclusiones?. ¿Cuáles son las problematizaciones y desafíos democráticos que se abren a partir de una indagación de las “claves secundarias” –las adscripciones ideológicas- de la estabilidad democrática chilena?. Mas aún, cabe aún interrogarse a manera de hipótesis, ¿si no habido acaso en la obsesión por convertir a Chile en una democracia plena, institucionalmente hablando, una búsqueda desesperada por evitar confrontar los dilemas excluidos, aquellos que emanan de los déficit no ya de la democracia sino del neoliberalismo directamente? En lo que sigue, se ensaya una línea argumentativa que aborda dichas interrogantes en base a una lectura “sintomática”, como la propuesta por Althusser y Balibar (1970), del discurso de la elite política que asumiera el gobierno en Marzo de 1990.4

La Lucha de Clases: el discurso dominante de la elite política pre-golpe de 1973

8Los estudios referentes al sistema político Chileno del período previo al golpe de estado de 1973, subrayan la fortaleza y alto nivel de integración de la elite asentada, tanto en el aparato central del estado como en los cuerpos dirigentes de los partidos políticos, -la llamada clase política (Valenzuela, 1977; Garretón, 1989). Dicha condición, impropia en el contexto latinoamericano de la época, no sólo otorgaba a la elite política chilena un rol conductor y mediador incontrastable en la movilización de los intereses de los diferentes actores y movimientos sociales, como se ha destacado abundantemente en la literatura (Oxhorn, 1994, p. 741), sino que además le confería a su práctica discursiva, un valor preponderante en la constitución del paradigma ideológico dominante en la sociedad chilena.

9Desde 1938 hasta 1973 la elite política mantuvo, como vector discursivo dominante, un acuerdo general sobre el tipo de desarrollo a impulsar en el país, expresado en la idea del desarrollo hacia dentro, el que luego se denominaría con la expresión Cepaliana: modelo de sustitución de importaciones (Salazar y Pinto, 1999, Tomo I, p. 151)

10Sin embargo, en el marco de dicho consenso largo, la elite política desplegó a su vez, distintos énfasis discursivos coyunturales, no siempre concordantes con el paradigma dominante. Para los propósitos de este artículo, el más relevante para explicar el proceso político actual, es el que se desarrolla durante la década de los sesenta y que culmina en el golpe de estado de 1973, el que aquí hemos denominado como el ‘discurso abierto de lucha de clases’, esto es, aquella convocatoria, efectuada en directa confrontación con sectores sociales antagónicos, a impulsar o resistir transformaciones sociales y políticas radicales, las que son asumidas como la única solución a los dilemas socio económicos imperantes en el país.5

11Cabe notar, sin embargo, que la ‘lucha de clases’ no es una categoría en absoluto extraña al discurso practicado por la elite política desde 1920 en adelante. En efecto, ella no sólo constituye un recurso central en las declaraciones de principio de los partidos de izquierda -Comunista y Socialista-, para los cuales dicha noción deviene en un fuerte elemento identitario.6 Mas aún, el Partido Radical -un partido de Centro-, antes de la adopción de la política del Frente Popular, hizo de la idea de lucha de clases un principio rector de su ideario político.7 Con menor centralidad, pero aún no escapando al embrujo emanado de dicha noción, la que demandaba definiciones, un sector de la Falange bregó sin aspavientos por reconocer y tomar partido en dicha disputa.8 Incluso, la Derecha se sintió tempranamente compelida a advertir de los peligros de desintegración social que observaba en una sociedad atravesada por la “rebelión de las masas”.9

12Sin embargo, es sólo en la década del sesenta cuando una convocatoria abierta a la confrontación con sectores sociales antagónicos, para impulsar o impedir transformaciones estructurales radicales de la sociedad chilena, adquiere un lugar dominante en el discurso de la elite política. Se trata de una dinámica discursiva que no sólo alcanzó a la izquierda revolucionaria, y particularmente al Partido Socialista como a menudo se cita.10 Mas aún, a pesar de las diferencias tácticas entre socialistas y comunistas, estos últimos nunca dejaron de reconocer la centralidad de una política revolucionaria basada en la lucha de clases.11 La Democracia Cristiana, a su vez, profundizó sus divisiones ideológicas que la habían atravesado desde que era la Falange, lo que llevó a la escisión de sus fracciones de izquierda, y a impulsar bajo al dirección de sus sectores más conservadores –los Freistas- una oposición al gobierno de Allende que combinó negociación política con una abierta acción desestabilizadora, en donde llamamientos a la confrontación social no estuvieron ausentes.12 Finalmente la Derecha, tras recomponer sus fuerzas mermadas con la disolución de sus partidos oligárquicos (Correa, 2004, p. 265), radicaliza su discurso, expresado ahora a través de sus dos nuevos referentes políticos: el Partido Nacional y el Gremialismo.13 A través de ellos, la Derecha no sólo agita la confrontación social, sino además estimula –y en algunos casos conspira- por soluciones golpistas (González, 2000, p. 138), - como único recurso para salvar sus intereses estratégicos, amenazados por la efectiva ‘rebelión de las masas’.

13De esta forma, lo cierto es que tras años de discurso de revolución, enarbolada desde el Centro -la Revolución en Libertad- hasta la Izquierda -la vía Chilena al socialismo- como un valor positivo, y resistida desde la Derecha, como una amenaza inminente, la elite política chilena pareció tener una sola gran certeza en común en los albores de Septiembre de 1973, i.e.: que el conflicto político en curso sólo se resolvería o en una guerra civil o en un golpe de estado.14 Un alucinante sentido de la realidad que lejos de mermar el énfasis discusivo de abierta lucha de clases, terminó polarizando aún más los bandos en disputa y objetivando las circunstancias históricas, esto es, haciendo parecer que lo que venía era inevitable. Es por ello que no hubo en verdad sorprendidos la mañana del 11 de Septiembre de 1973 entre los integrantes de la elite política, mas bien existió desazón, en la Izquierda, alivio, en la Democracia Cristiana, y alegría en la Derecha. Sentimientos marcados por el impacto del golpe, y que estarán en la base del proceso de renovación de paradigmas discursivos que la clase política chilena se viera compelida a iniciar tan pronto se apagaron las llamas de La Moneda bombardeada.

La Renovación de Paradigmas: Las Claves para entender a la Nueva Elite Política Democrática.

14El debate sobre el peso explicativo que la fase de discurso abierto de lucha de clases tuvo en el quiebre de la democracia en Chile -esgrimido como factor principal por la historiografía más conservadora (Vial, 2005) y relativizado por el relato de sus protagonistas-15 ha soslayado el impacto que dicha fase ejerció en la reconstitución de las identidades discursivas que la elite política chilena iniciara tras el golpe de estado de 1973.

15El golpe como ha destacado Pollack (1980, p.1) “no fue sólo dirigido en contra del ‘gobierno Marxista’ de Allende, sino sobre todo como una reacción a un proceso de movilización política iniciado en los sesenta”. Su carácter habría sido, por tanto, global y dirigido a acabar con un paradigma discursivo plagado de evocaciones revolucionarias y llamamientos a la lucha de clases. No obstante, y a contrapelo de ello, los análisis sobre el impacto del golpe en el proceso político que le siguió, no siempre le han otorgado a éste el carácter extensivo que parece sugerir la interpretación de Pollack. Mas aún, en los estudios sobre renovación ideológica de la elite política post-golpe, este énfasis aparece a menudo desplazado por los enfoques temáticos de una politología tradicional que se ha concentrado casi exclusivamente en el análisis de la llamada ‘renovación socialista’ (Walker, 1983, p. 206), ignorando los procesos paralelos de reconstrucción discursiva ocurridos en el resto de las fuerzas políticas, particularmente en el Partido Comunista, así como en la Democracia Cristiana.

16Más sugerente aún, el golpe y su impacto, también han sido objeto de una apropiación teórica excluyente, la que se observa en los estudios de la renovación de los intelectuales de izquierda ocurrida en la década de los ochenta, en donde el golpe es investido de un carácter aleccionador, expresado en la idea de “aprendizaje de los errores del pasado” (Puryear, 1994, p. 56; Valderrama, 2000, p. 118). Esta interpretación que es recurrentemente reafirmada por protagonistas de dicho proceso,16 transfiere al golpe - un evento esencialmente contingente - un carácter moralizante que termina asentando la necesidadética” de una forma específica de renovación ideológica que privilegia el consenso entre las fuerzas políticas democráticas, y aborrece como la peste los excesos disruptivos del pasado.17

17En la base de ambas exclusiones se encuentra una visión ilustrada clásica que asume la renovación de paradigmas y el impacto del golpe en ella, inscrita en una perspectiva histórica finalista, en donde la irracionalidad, la alteridad y la confusión ideológica de los actores no parecen tener cabida. De esta forma, no sólo se asume que es exclusivamente el paradigma (anticuado) Marxista el que debe renovarse, sino que tal renovación se da en el marco de un proceso dramático pero finalmente racional de maduración política intelectual.

18La trayectoria de la renovación de paradigmas de la elite política chilena, sin embargo, permanentemente contradice dicha visión racionalista y mesiánica de la historia. Tanto es así que conceptualmente conviene observar este fenómeno como un proceso de reconstitución identitaria del discurso político de la elite, el que en tal carácter está plagado de eventos traumáticos e ideológicos, antes que como una práctica de acción comunicativa a la Habermas, en la que factores irracionales y no-racionales se encuentran excluidos de los esquemas de justificación.18

19En la renovación del socialismo chileno por ejemplo, la reconstrucción de identidad política se desplaza desde, una inicial reafirmación y profundización de la égida revolucionaria Marxista-Leninista, la que domina los balances de la derrota tras el golpe,19 hacia un rechazo culposo -en los sectores llamados renovado- y a un desplazamiento por omisión -en los sectores Almeydistas- del paradigma discursivo de la lucha de clases pre-golpe.20 Un desplazamiento que deriva en la adscripción incondicional a un nuevo paradigma democrático, -adscripción que lejos de basarse exclusivamente en un ejercicio sincero de racionalidad pública, está también explicada por la auto-constricción que la evocación traumática de un discurso (irresponsable) de agitación y lucha de clases produce en la renovada práctica discusiva socialista.21

20La reconstitución identitaria de los comunistas chilenos sigue la senda inversa. El desplazamiento se produce desde una reafirmación inicial post golpe de la auto-asumida madurez revolucionaria practicada por el PC durante la Unidad Popular, la condena al infantilismo y ultraizquierdismo y la consiguiente promoción de un frente antifascista de alianza amplio,22 hacia una autoinculpación por no haber sido suficientemente revolucionarios y no haber preparado materialmente la defensa del gobierno de Allende.23 El “vació histórico”, i.e.: la carencia de una política militar, constituirá una permanente querella acusatoria de los jóvenes revolucionarios comunistas en contra de los viejos cuadros del partido, la que será la base justificatoria de la política de rebelión popular de masas, que militarizará –a contrapelo de su historia- la lucha del PC contra la dictadura en los ochenta.24 Mas aún, lo militar devendrá en el fetiche que definirá quien es verdaderamente comunista en última instancia, lo que contribuirá en definitiva al aislamiento del partido de las definiciones claves de la transición.

21A su vez, dos culpas cruzarán la reconstrucción identitaria de la dirigencia de la Democracia Cristiana post golpe. El reproche de ingenuidad y de cierta vergüenza política, por haber creído que el golpe sería blando y que el poder prontamente sería devuelto a los civiles, entre los cuales los Demócratas Cristianos se veían a sí mismos teniendo la primera opción.25 Y la culpa por no haber consentido en construir coaliciones políticas amplias que evitaran el golpe, perseverando, por el contrario, obstinadamente en la tesis mesiánica del “camino propio,”26 auto-convencidos que encarnaban una generación destinada a gobernar por cuarenta años sin contrapeso. Dos culpas que, paradójicamente, servirán para superar sin tensiones mayores las históricas diferencias ideológicas que cruzaron a la DC. Un proceso, que lejos de ser el resultado de un debate abierto como el ocurrido en la renovación socialista, será el reflejo de aisladas intervenciones político académicas de algunos cuadros dirigentes,27 las que serán asumidas en silencio por una dirigencia sin ánimo para defender la tesis del ‘comunitarismo cristiano’ y del ‘desarrollo no-capitalista’, otrora baluartes de la identidad demócrata cristina,28 pero que ahora sólo evocan un proceder culposo que urge olvidar.

22De esta forma, la reconstrucción de la identidad discursiva de la nueva elite política democrática no está sólo constitutivamente atravesada por el impacto del golpe de 1973, y su innegable remembranza de un ahora renegado discurso de lucha de clases. Mas aún, la recepción de dicho impacto lejos de sólo obedecer a un proceso progresivo de aprendizaje de los errores del pasado, configura una peculiar y compleja (racional e irracional) identidad política discursiva de carácter marcadamente generacional: la generación del golpe, que es a su vez la generación de la democracia post-Pinochet. Un factor que está en la base de la especificidad del consenso sobre el modelo chileno y que abre la pregunta sobre los aparatos discursivos desplegados por la nueva elite democrática para su reforzamiento, cuando deja de ser oposición y asume el ejercicio directo del poder político en Marzo de 1990.

Las Fantasías que sustentan el Consenso Democrático

23Eugenio Tironi (1979, p. 17) en su ensayo Sólo ayer éramos Dioses gráficamente expresa, la desazón que embarga a una generación, que acostumbrada a los escenarios de poder, aparece entonces –en la postrimería de los setenta- “corriendo el riesgo de ser la más frustrada de lo que va corrido de siglo”, -condenada, cual espectador, a ver pasar por el lado el vagón de la historia. Una desazón que dará luego sustento a una particular obsesión “por hacer bien las cosas”, cuando esta misma generación otrora revolucionaria se encuentre con una segunda oportunidad para volver al sitial divino del poder.

24La historia “objetiva” de las intrigas de la nueva democracia ha sido ya abundantemente documentada.29 En torno a ella, constituyéndola y reafirmándola, la elite política dio lugar a una práctica discursiva que desplegó en toda su complejidad la nueva identidad reconstruida tras el golpe de 1973. Así, no sólo cualquier referencia a la noción de lucha de clases desapareció íntegramente del registro discursivo de la nueva elite democrática. Mas aún, cualquier alusión argumentativa que otorgase un valor positivo a los conflictos sociales al interior de una democracia, sería estigmatizada como irresponsable, -condenada tras la égida de la aversión al conflicto y la exclusión de “caminos propios”.

25Si bien la aversión identitaria al conflicto encontró retroalimentación en la tesis politológica de los enclaves autoritarios, la que demandaba la construcción de consensos para lograr las mayorías que contrapesaran las restricciones de la democracia, la elite política requirió aún una fantasía mayor que justificara su aquiescencia. Dos han sido los artefactos discursivos centrales desplegados por la elite política a lo largo de los diecisiete años de democracia en pos de dicho objetivo. El primero, refiere a la tesis de los “dos miedos” que se anulan, i.e., el miedo a Pinochet y a su irrupción autoritaria y el miedo contrario del caos, el desorden, la hiperinflación.30 Dos miedos que lejos de asentarse exclusivamente en realidades factuales,31 se sustentaron primordialmente en lo que constituye el componente central de la identidad política de la nueva elite gobernante: el miedo a sí misma, a lo que fueron y reniegan volver a ser. En este sentido, Pinochet, en cuanto ogro irascible, y la hiperinflación, en cuanto amenaza expectante, en verdad vienen sólo a representar figuras fantasmagorales, que aunque actuales, sólo objetivan un trauma anterior.32

26El miedo de los primeros años de la democracia dio paso al entusiasmo y al exitismo en su etapa madura.33 Pero para ello, la nueva elite democrática tuvo que hacer una concepción mayor. Tuvo que asumir los recursos discursivos de la economía clásica en su versión neo, esto es, tuvo que hablar de economía como nunca lo había hecho, desgajada de sus componentes estructurales, sociales y culturales. En definitiva tuvo que angostar su noción de desarrollo.34 Se trata de una renuncia que a diferencia de la relativa a la lucha de clases (en donde bastó una pura negación) supuso un fuerte componente de racionalización que hiciera auto-evidente que el éxito se puede y debe medir sólo económicamente. En esta empresa la elite, aunque ha resultado exitosa, no ha podido evitar los dobles discursos, las contradicciones internas, aquellas que se derivan de un permanente desbordamiento del discurso neoclásico, -el que resulta estrecho para una generación acostumbrada a las grandes explicaciones estructurales.35

27En auxilio de este rebalse, la otrora elite revolucionaria encuentra auxilio en una nueva generación subalterna de marcado carácter tecnocrático, la que demuestra pericia en construir fórmulas y modelos que ayudan a mantener la fantasía del éxito y el entusiasmo, sobretodo en temas como la desigualdad, -fenómeno que ha mostrado una alta resistencia a ser disciplinada por los discursos neoclásicos.

28Finalmente cabe señalar que el estado actual de estos aparatos discursivos aunque muestra algunas grietas, fundamentalmente en la fantasía del éxito que domina la etapa madura de la democracia,36 en ningún caso parece haber mellado el núcleo central de sustentación subjetiva que asienta el consenso de la generación política reconstituida tras el golpe: el temor a su historia de agitación y lucha de clases. Un temor que aunque permanentemente reinscrito en nuevas prácticas discursivas, permanece, debido a los déficit propios de un neoliberalismo humanizado, en una latencia explosiva. Un volcán, que aunque siempre despierto, parece condenado sólo a arrojar fumarolas, bajo la certeza que cualquier erupción mayor –cualquier alusión decidida al viejo discurso de lucha de clases- significaría también su propia extinción. Una condición traumática que marca la especificidad del consenso de la nueva elite democrática sobre el modelo chileno post-Pinochet.

Conclusiones.

29Dos interrogantes cabe finalmente explorar a manera de conclusión, la cuestión de la perdurabilidad del consenso y la pregunta sobre la conveniencia del tipo de consenso ofrecido por la nueva elite política en torno al modelo chileno.

30Interrogado acerca  de cuál es la solidez del consenso sobre el modelo chileno, Enrique Correa no duda un instante en responder: “es muy sólida, es muy sólida, muy sólida, yo estoy convencido de eso… hemos hecho una obra duradera de la que estamos orgullosos”.37 Sin embargo, y a contrapelo de la opinión de la elite política, conviene reproblematizar el nivel de perdurabilidad que tendría un consenso “traumático” como el acá explicitado. La respuesta tiene a lo menos dos consideraciones centrales. Primero, el consenso de la nueva elite política sobre el modelo Chileno es básicamente generacional. Está basado en las condiciones específicas que afectaron su reconstrucción identitaria de discurso político. En tal sentido cabría esperar que su perdurabilidad tuviera plazo fijo, sólo a la espera de la próxima generación, aquella nacida y crecida liberada de los traumas y exclusiones que son evidentes en la actual. Sin embargo, cabe señalar que la nueva elite política ha mostrado -notablemente en su relación con la generación tecnocrática subalterna - que tiene una alta capacidad para transmitir (y heredar) sus traumas y fantasías. De allí, que el carácter generacional del consenso no necesariamente defina un punto preciso de término para su perdurabilidad. Condición que estaría más bien delimitada por las posibilidades societales que hagan posible y probable la emergencia de una elite más heterogénea, menos umbilicalmente dependiente a la actual, algo para nada asegurado en un país como el nuestro.

31Mas allá de la perdurabilidad del consenso, cabe finalmente preguntarse si no conviene (y ha convenido) acaso celebrar la existencia de esta nueva elite que aunque subjetivamente traumatizada, ha practicado una actitud conciliatoria que en definitiva –en los hechos- ha contribuido al consenso y la gobernabilidad del país? La respuesta depende del valor que se le otorgue a la conciliación y al cambio, incluido sus versiones más radicales o revolucionarias, en la organización de una  comunidad política.  Una valoración que aunque a menudo efectuada normativamente - que para estos efectos significa ideológicamente- no puede sino resolverse de cara a las concretas condiciones de equilibrio o disrupciones sociales, económicas, políticas y culturales presentes en una sociedad determinada. Dilemas éstos, que aunque en algún grado domesticables a partir de una práctica discursiva excluyente, parecen siempre prestos a formar grietas y hendiduras que hagan posible su fuga, cuando sus magnitudes son considerables. En tal condición, que no es otra que la impuesta como telón de fondo de un escenario neoliberal como en el que vivimos, mas vale tener elites abiertas, dispuestas a mirar de frente a las “luchas de clases” -entendida en un sentido Žižekiano- que se expresan cotidianamente en una sociedad como la nuestra. Mas aún, una elite traumáticamente entusiasmada, que no esconde su miedo a las masas, corre el alto riesgo de terminar arrasada –y con ella el país que conduce- por el devenir de la historia, la misma historia que un día, en la condena del anonimato, se prometió volver abrazar a cualquier costo, a fin de no dejar nunca más de ser Dioses.

Agradecimientos

32Se agradecen los comentarios, sugerencias y críticas recibidas en las mesas redondas donde se presento una versión preliminar de este paper: Departamento de Ciencia Política de la Universidad Alberto Hurtado y Departamento de Sociología de la Universidad de Chile.

Haut de page

Bibliographie

Almeyda, C., “Dejar a un lado el Ilusionismo Electoral.” Punto Final, no 42, 22 de Noviembre 1967.

Almeyda, C., Reencuentro con mi Vida, Las Ediciones del Ornitorrinco, Santiago,1991.

Altamirano, C., Dialéctica de una Derrota. Siglo XXI Editores, México, España, Argentina y Colombia, 1977.

Althusser, L., and E. Balibar, Reading Capital, Verso, London and New York, 1970.

Arrate, J., El Socialismo Chileno, Rescate y Renovación, Ediciones del Instituto para el Nuevo Chile, Barcelona, 1983.

Arrate, J. and E. Rojas, Memorias de la Izquierda Chilena, 1970-2000, Tomo II, Javier Vergara Editores, Santiago, 2003.

Arancibia C., P., Cita con la Historia. Santiago: Editorial Biblioteca Americana, 2006.

Boeninger, E., “Bases de un orden económico para la futura democracia en Chile.” Estudios Públicos, Nº 22, 1986, p. 81-113.

Camargo Brito, R., “Notas Acerca de la Determinación de lo Ideológico y Verdadero en Teoría de la Ideología.” Revista de Ciencia Política, Vol. 25, no 2, 2005, p. 117-142.

Casanueva, F. and M. Fernández, El Partido Socialista y la lucha de clases en Chile, Empresa Editora Nacional Quimantú Ltda., Santiago, 1973.

Castillo V., J., Teoría y Práctica de la Democracia Cristiana, Editorial del Pacífico, Santiago, 1973.

Cavallo, A., La Historia Oculta de la Transición, Editorial Grijalbo S.A, Santiago, 1998.

Correa, S., Con las Riendas del Poder, la derecha chilena en el siglo XX, Editorial Sudamericana, Santiago, 2004.

Cruzat, X. and E. Devés, Recabarren: escritos de prensa (1898-1924), 1ª Ed., Vol. 4, Nuestra América, Terranova, Santiago, 1985.

Enríquez-O, M. and C. Ominami, Animales Políticos, Editorial Planeta, Santiago, 2004.

Fleete. M., The Rise and Fall of the Chilean Christian Democracy, Princeton University Press, Princeton, New Jersey, 1985.

Frei M., E, El Mandato de la Historia y las Exigencias del Porvenir, Editorial del Pacífico, Santiago, 1975.

Furci, C., The Chilean Communist Party and the Road to Socialism, Zed Books Ltd., London, 1984.

Dooner, P., Crónica de una Democracia Cansada, El Partido Demócrata Cristiano durante el Gobierno de Allende, Ediciones Unidad Proletaria, Santiago, 1985.

Garretón, M. A., La Posibilidad Democrática en Chile, FLACSO, Santiago, 1989.

Garretón, M. A., The Chilean Political Process, Unwin Imán, Boston, Mass.,1989b.

Garretón, M. A., Hacia una Nueva Era Política: Estudios sobre las Democratizaciones, Fondo de Cultura Económica, México City, 1995.

Garretón, O., Propuesta para un Nuevo Chile, Editorial La Fragua, Buenos Aires, 1985.

Gazmuri, J., Aprender las lecciones del pasado para construir el futuro, Ediciones Barco de Papel, Roma, 1977.

Gazmuri, J., Conversando en Voz Alta, Seis Días en Chile con Jaime Gazmuri, Editores Contemporáneos, Santiago, 1983.

González, M., Chile, La Conjura, Los Mil y un Días del Golpe, Ediciones B, Grupo Zeta, Santiago, 2000.

Guzmán, J., Escritos Personales, Editorial Zig-Zag, Santiago, 1992.

Hofmeister, W., La Opción por la Democracia, Democracia Cristiana y Desarrollo Político en Chile 1964-1994, Konrad Adenauer-Stiftung, Santiago, 1995.

Jaksic, J., “The Legacies of Military Rule in Chile.” Latin American Research Review, Vol. 28, no 1, 1993, p. 258-269.

Jobet, J. C., El Partido Socialista de Chile. Tomo I, Ediciones Prensa Latinoamericana S.A, Santiago, 1971.

Kirmayer, J.C, R. Lemelson and M. Barad, Understanding Trauma, Integrating Biological, Clinical, and Cultural Perspectives, Cambridge University Press, Cambridge, 2007.

Loveman, B., “¿Misión Cumplida? Civil Military Relations and the Chilean Political Transition.” Journal of Interamerican Studies and World Affairs, Vol. 33, Fall 1991, p. 35-74.

Maira, L., Chile: Autoritarismo, Democracia y Movimiento Popular. México: Centro de Investigación y Docencia Económicas, 1984.

Mosca, G., The Ruling Class, McGraw-Hill, New York, 1939.

Moulian, T., “La Crisis de la Izquierda”, in Chile 1973-198?, M. A. Garretón et al, eds., Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Santiago, 1983, p. 301-316.

Oxhorn, P, “Understanding Political Change after Authoritarian Rule: The Popular Sectors and Chile’s new Democratic Regime.” Journal of Latin American Studies, Vol. 26, no 3, 1994, p. 737-759.

Palma, L., Historia del Partido Radical, Editorial Andrés Bello, Santiago, 1967.

Partido Comunista de Chile, Estatutos del Partido Comunista de Chile, Impre. y Litografía Antares, Santiago, 192?.

Partido Socialista de Chile, “Al Calor de la Lucha contra el fascismo, construir la fuerza dirigente del pueblo para asegurar la victoria”, Documento, Santiago de Chile, 1974.

Pollack, B. and H. Rosenkranz, “Political Strategies and Mobilization in Chile, 1963-1973”, in Mobilization and Socialist Politics in Chile, B. Pollack, ed., Monograph Series no 9. Liverpool: Centre for Latin American Studies, The University of Liverpool, 1980.

Puryear, J., Thinking Politics: Intellectuals and Democracy in Chile, 1973-1988, Md.: John Hopkins University Press, Baltimore, 1994.

Salazar, G. and J. Pinto, Historia Contemporánea de Chile I, Estado, Legitimidad, Ciudadanía, Lom Ediciones, Santiago, 1999.

Serrano, M. and A. Cavallo, El Poder de la Paradoja, 14 Lecciones Políticas de la Vida de Patricio Aylwin, Grupo Editorial Norma, Santiago, 2006.

Teitelboim, V., El País Prohibido, Sin el Permiso de Pinochet, Plaza & Janes Editores, Barcelona, 1988.

Tironi, E., “Solo Ayer Éramos Dioses”, in La Torre de Babel, Ensayos de Crítica y Renovación Política, E. Tironi, ed., Ediciones Sur, Santiago, 1979, p. 17-23.

Tulchin, J and A. Varas, ed., From Dictatorship to Democracy: Rebuilding Political Consensus in Chile, Boulder, Colo.: Lynne Rienner, 1991.

Valderrama, M., “Renovación socialista y renovación historiográfica: una mirada a los contextos de enunciación de la Nueva Historia,” in Dialectos en Transición, política y subjetividad en el Chile actual, M. Salazar and M. Valderrama, eds., Lom Ediciones / Universidad Arcis, Santiago, 2000, p. 97-126.

Valenzuela, A., Political Brokers in Chile: Local Government in a Centralized Polity, Duke University Press, Durham, N.C, 1977.

Vial, G., Salvador Allende, El Fracaso de una Ilusión, Universidad Finis Terrae, Centro de Estudios Bicentenario, Santiago, 2005.

Viera-Gallo, J. A., 11 de Septiembre, Testimonio, Recuerdo y Una Reflexión Actua, Ediciones Chile América CESOC, Santiago, 1998.

Walker, I., Socialismo y Democracia: Chile y Europa en Perspectiva Comparada, CIEPLAN- Hachette, Santiago, 1983.

Wright Mills, C., The Power Elite, Oxford University Press, New York, 1956.

Žižek, S., The Sublime Object of Ideology, Verso, London and New York, 1989.

Žižek, S., “Introduction”, in Mapping Ideologies,  S. Žižek, ed., Verso, 1997, London and New York, p. 1-33.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo, siguiendo a Mosca (1939) y a Wright Mills (1959), asume un concepto de elite política entendida como los actores que han ejercido o ejercen una influencia decisiva en la definición del gobierno del país, como consecuencia de sus posiciones o roles que ocupan en la sociedad. La investigación se concentra en los principales partidos de izquierda y centro que constituyeron la oposición a Pinochet y que luego encabezaran el nuevo período democrático. Las entrevistas incluyen a Edgardo Boeninger, Enrique Correa, Genaro Arriagada, José Joaquín Brunner, Cristian Toloza, Edgardo Riveros, Jaime Gazmuri, Ernesto Otonne y Mariano Fernández.
2 Enclaves autoritarios fue un término acuñado por Manuel Antonio Garretón, véase Garretón (1989a), p. 31; (1989b) y (1995), p. 22.
3 Es curioso que las excepciones más relevantes hayan sido escritas por protagonistas directos de la transición,  los que ciertamente destacan el carácter positivo que el proceso de “aprendizaje de las lecciones del pasado” habría tenido en el reforzamiento del consenso, manteniéndose así la ausencia de perspectivas interpretativas críticas, véase por ejemplo los relatos de Carlos Ominami, Jorge Arrate y Carlos Portales, consignados en Tulchin and Varas (1991).
4 Una lectura sintomática, según nos informa Althusser y Balibar, “[d]ivulga el evento no-divulgado que se encuentra en el texto que lee, y en el mismo movimiento lo relaciona con un texto diferente, presente como una ausencia necesaria en el primero...[l]o que distingue esta nueva lectura de la anterior es el hecho de que en ésta, el segundo texto está articulado con los lapsos del primero”, en Althusser and Balibar (1970), p. 28.
5 Es preciso anotar que el uso de la noción de lucha de clases empleada en este trabajo sigue la lógica apuntada por Žižek en cuanto a que “[a]unque, la lucha de clases en ninguna parte se expresa directamente como una entidad positiva, sin embargo ella funciona, en su propia ausencia, como un punto de referencia que nos permite entender cada fenómeno social –no relacionándolo con la lucha de clases como su significado último (‘significado trascendente’), sino concibiéndola como otro intento de ocultar y ‘maquillar’ la división de antagonismo de clase, esconder su huella” (Žižek, 1997, p. 22) En tal sentido la noción de lucha de clases adquiere utilidad interpretativa más allá del hecho de que ella correctamente exprese una confrontación clásica entre proletarios y capitalistas.
6 Así lo establecen tanto la primera Declaración de principio del Partido Socialista como la del Partido Comunista, véase en el primer caso Jobet (1971), pp. 79-80, y para el segundo, Partido Comunista de Chile (192?), p. 3, y Cruzat y Devés (1985), p. 24.
7 “Siendo la lucha de clases una realidad, el Partido radical, frente a esta lucha, está a favor de los trabajadores...”, Declaración Oficial, Décima Convención del Partido Radical, Santiago 1931, citado en Palma (1967), p. 175.
8 “En la lucha entre el capitalista y el proletariado, debemos estar con el proletariado”, Bernardo Leighton, Nuestro Tiempo, 1945c, Santiago, no 34, p. 4, citado en Fleete (1985), p. 50.
9 “ ..en esta hora agria [debido a] la trágica experiencia de la Unión Soviética, el factor disruptivo no es otro que la rebelión de las masas”, Declaración Oficial del Presidente del Partido Conservador Héctor Rodríguez de la Sota en la Convención del Partido Conservador, Santiago 1932, citada en Salazar y Pinto (1999), Tomo I., p. 227.
10 La radicalización discursiva del PS se da desde el Congreso de Unificación de 1957 (Jobet, 1971, p. 33; Casanueva y Fernández, 1973, p. 187), que repone a la lucha de clases como el principio rector de su política, siguiendo en el Congreso de Chillán en 1967 en el que se establece la tesis de la inevitabilidad y legitimidad de la violencia revolucionaria como vía de acceso al poder político y económico (Jobet, 1971, p. 130), y culminando en el Congreso de la Serena de 1971 en que se confirma la casi inevitabilidad de la lucha armada para acceder al poder en Chile (Pollack and Rosenkranz, 1989, p. 10)
11 “..nuestra estrategia es revolucionaria, y el hecho de que estemos a favor de la vía pacífica no significa que seamos pasivos, reformistas, legalistas o que estemos a favor de la reconciliación de clase” en Luis Corvalán L. “Acerca de la va Pacífica”, Principios, no 77, Enero 1977, p. 33, citado en Furci (1984), p. 86.
12 Ello se da a partir de la Huelga de Transportistas de Octubre de 1972, durante la cual el presidente del PDC Renán Fuentealba hace un indirecto llamado a derrocar al gobierno: “no estamos buscando derrocar al gobierno. Pero si el paro va más lejos, trayendo consecuencias que no deseamos, la culpa será del gobierno debido a su incapacidad para lograr una solución a un conflicto legítimo”, citado en Dooner (1985), p. 115.
13 Jaime Guzmán declara que los “gremialistas se convirtieron en la vanguardia civil en la lucha en contra de la Unidad Popular”, Guzmán (1992), p. 63.
14 La conciencia de que un golpe de estado era inminente fue expresado reiteradamente por distintos líderes de la Unidad Popular, la Democracia Cristiana y la Derecha, véase por ejemplo Almeyda (1967), p. 29; González (2000), p. 276.
15 Véase el relato efectuado por Carlos Altamirano en Arancibia C. (2006), p. 176.
16 “En el periodo corto yo creo obviamente tiene muchísimos que ver con que se dio en Chile una, como producto en realidad de un proceso desde el ’69-’70 al noventa y lo que ha seguido después, una particularísima sensibilidad hacia la necesidad de generar consenso...por el trauma, por el desperdicio eh::porque son las mismas generaciones digamos, que siguen a pesar de todo, digamos, yo soy del ’67 y soy del 2005, digamos ¿no?, y buena parte de la clase dirigente en sus distintas vertientes son todos los mismos”, José Joaquín Brunner, entrevista con el autor, Santiago, 21.06.05.
17 “El Golpe fue una derrota política, cultural y psicológica gigantesca...esa experiencia explica en parte nuestro extremo cuidado en hacer bien las cosas. Estamos muy influidos por la monumental derrota que sufrimos”, en Enríquez O. y Ominami (2004), p. 82-83.
18 Como Žižek ha establecido, “ideología..en su dimensión básica es una fantasía-construida que sirve como soporte para nuestra propia ‘realidad’... [esto es] la función de la ideología no es ofrecernos un punto de escape de nuestra realidad, sino ofrecernos la realidad social como escape de algún traumático punto real” en Žižek (1989), p. 45. Para una discusión véase, Camargo Brito (2005), p. 130 y sgtes.
19 Véase, PSCH (1974) y Altamirano (1977).
20 Arrate (1983), p. 93; Gazmuri (1977); (1983), p. 71-72; Garretón, O. (1985), p. 11-29; Viera-Gallo (1998), p. 7; Maira (1984), p. 323; Almeyda (1987), p. 323.
21 “Nosotros los de izquierda nunca fuimos demócratas hasta que nos sacaron la mugre ah?. osea nosotros aprendimos a valorar el sistema democrático eh::sólo después que lo perdimos (0.2). Todos ah?, para que decir los miristas, o los socialistas, pero los comunistas que eran los que tenían el partido más sólido, más reformista, eran reformistas tácticamente (0.1) pero no veía en el horizonte en el futuro la democracia como un sistema permanente. No, no lo veía, no eran Bobbianos ah?, no lo eran, no lo ERAMOS eh:::”, Ernesto Ottone, entrevista con el autor, Santiago, 22.06.05.
22 Furci(1984), p. 156; Arrate y Rojas (2003), p. 221 y 234.
23 Moulian (1983), p. 305; Teitelboim (1988), p. 241 y 244.
24 Arrate y Rojas (2003), p. 325.
25 Véase por ejemplo el relato efectuado por Patricio Aylwin en Serrano y Cavallo (2006), p. 247; Hofmeister (1995), p. 203.
26 Véase el mea culpa efectuado por el ex presidente Eduardo Frei M. en Frei M. (1975), p. 51; Fleete (1985), p. 184.
27 La principal intervención es la efectuada por Edgardo Boeninger en un artículo de la Revista de Estudios Públicos, véase Boeninger (1986)
28 Recuérdese que Jaime Castillo V, alguna vez afirmó que “desde el punto de vista de las ideas Demócrata Cristianas, la ruta no capitalista al desarrollo es una consecuencia natural y lógica”, véase Castillo V. (1973), p. 255.
29 Véase por ejemplo Cavallo (1998)
30 “en los dos primeros años del gobierno, se pudo hacer yo creo por dos miedos eh: que se enfrentaban. De una parte eh::el miedo de las fuerzas que habían apoyado a Pinochet de que pudieran, por decirlo así, perder mucho más si no eran capaces de conceder algo. Y por otra parte, por el lado de las fuerzas democráticas, la necesidad de que esto fuera logrado a través de un consenso y no a través de un enfrentamiento, tomando en cuenta que este proceso había sido un proceso de transición parcial..” Ernesto Ottone, entrevista con el autor, Santiago, 22.06.05.
31 Casi todos los entrevistados a excepción de Genaro Arriagada, excluyen de plano que existiera un riesgo real de un nuevo golpe durante el gobierno de Aylwin.
32 La noción de trauma aquí utilizada alude a un evento de tal violencia y de efectos inesperados que ocasiona una corriente de excitación suficientemente fuerte para bloquear algunas áreas del universo simbólico de los individuos, excluyendo arbitrariamente posibilidades de significación que en un estado no-traumático aparecerían evidentemente consideradas dentro del universo de opciones de acción disponibles, véase Kirmayer et al (2007)
33 “la apuesta de que democracia y crecimiento económico podían convivir, (0.2) sobre la base de estabilidad política, resultó tan exitosa que a la altura del ‘95 no había duda alguna, estábamos en el desempeño económico más exitoso de nuestra historia..” Enrique Correa, entrevista con el autor, Santiago, 08.06.05.
34 “Porque al principio uno pensaba que esta cosa puramente comercial nos iba a conducir a ser exportadores de comodities, y punto, ¿me entiende?, de bienes poco elaborados. Pero si yo miro la cosa desde el punto de vista de hoy, yo diría que:::no ha sido tan, tan verdadero, porque nosotros, claro en la fruta, la fruta es una cosa absolutamente tradicional, pero, pero nosotros exportamos mucho valor agregado, ¿me entiende?” Genaro Arriagada, entrevista con el autor, Santiago, 16.06.05.
35 Ottone por ejemplo primero declara “...en Chile protestamos mucho pero sin nos comparamos con los otros países ah? Chile es un país que le va bien” y a reglón seguido anuncia: “Yo estoy de acuerdo en que hay encadenamientos que ahora son muy poco virtuosos....en términos de condiciones de vida, de condiciones de producción e incluso de productividad, ¿ah?. Yo creo que eh::Chile no puede seguir funcionando así, y por lo tanto tiene que producirse encadenamientos más virtuosos hacia abajo” Ernesto Ottone, entrevista con el autor, Santiago, 22.06.05.
36 La aparición de los auto-flagelantes en la postrimería del gobierno de Eduardo Frei R. T. y más recientemente de los “díscolos” durante el gobierno de Bachelet pueden considerarse como la expresión más visible de dichas grietas.
37 Enrique Correa, entrevista con el autor, Santiago, 08.06.05.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ricardo Camargo Brito, « El carácter traumático del consenso en torno al “Modelo Chileno”: una investigación sobre la elite política democrática post-Pinochet », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 14 janvier 2008, consulté le 19 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/11502 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.11502

Haut de page

Auteur

Ricardo Camargo Brito

Doctorante y Teaching Assistant. The Department of Politics, The University of Sheffield.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page