Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Espacios, palabras y sensibilidades - Puebla, BUAP 22-24 de octubre de 2007
Evelyne Sanchez

Las palabras de la utopía: la colonización europea en Veracruz en el siglo XIX.

[29/11/2007]

Résumés

The internal settling of Mexico was the fruit of a complex Utopia resulting from economic, nationalistic and racial thoughts. From this articulation came out the solution to the problems the country had to overcome to reach a model of modernity imported from Europe. The application of a compared analysis to the speeches of intellectuals and administrators allow us to understand how it was possible to go from a discursive Utopia to experimentation within the territories of the colonies. The outcome shows how the intellectuals were not able to reach the goals foreseen.

Haut de page

Entrées d’index

Mots clés :

nation
Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Estudiar la política de colonización interior de México a partir del estudio del vocabulario que sirvió a definirla ha planteado dos tipos de problemas. El primero fue de orden metodológico ya que fue necesario definir las herramientas más adecuadas para estudiar un discurso utópico y político; el segundo consistió en buscar cómo conciliar este enfoque de análisis del discurso con el enfoque general de nuestra investigación. En efecto, este trabajo forma parte de una investigación amplia sobre las políticas de colonización, los pensamientos que la generaron (pensamiento racial, económico y político), su implementación y sus resultados estudiados a la escala local de algunas colonias del estado de Veracruz en términos de participación de los colonos en la formación de las identidades locales, regionales y nacional1. En consecuencia, cuidamos trabajar conjuntamente el análisis del discurso con los resultados concretos de la política implementada a partir de su definición en los discursos para poder elaborar un balance de la política de colonización interna en México. Es este enfoque que no quisimos abandonar en este trabajo, para no arriesgarnos a limitar nuestro análisis a una sensibilidad nacional y nacionalista discursiva, y para dar cuenta de las herramientas de las que disponían las élites decimonónicas para hacer de esta sensibilidad una realidad en un espacio privilegiado: el espacio de las colonias fundadas en el estado de Veracruz desde la independencia hasta la primera mitad del siglo XX.

2Para superar esta dificultad, resolvimos manejar dos tipos de fuentes complementarias. La primera consiste en los escritos de varios intelectuales que argumentaron sobre la necesidad de colonizar México con población de origen europeo, pero cuidando que estos intelectuales ocuparan también cargos de responsabilidad en el gobierno federal (o central según el período), lo que les permitía influir directamente sobre la política de colonización impulsada a partir de las autoridades de México. La elección cuidadosa de los autores estudiados no era suficiente para cumplir con nuestros objetivos, por lo tanto decidimos complementar estas fuentes con documentos administrativos (memorias de la Secretaría de Fomento) y legislativos que debían organizar la colonización.

3En consecuencia, decidimos trabajar sobre textos específicos, orientados hacia la acción, o sea que presentan una dimensión militante ya que pretendían actuar sobre la realidad, y que fueron producidos adentro de la principal herramienta de la implementación de la utopía analizada aquí: el Estado. Debemos subrayar aquí el hecho de que el primer corpus de documentos, redactados por intelectuales que ocuparon altos cargos, trata de la colonización interna en todo el país, mientras gran parte de los documentos legislativos y las memorias trata de manera más específica el caso de la colonización en el estado de Veracruz. Esta diferencia no implica una contradicción en la medida que, al contrario de la colonización de la frontera norte motivada por las relaciones de fuerzas que Estados Unidos ejercía en la frontera, el estado de Veracruz tenía valor de laboratorio para las autoridades de México quienes se proponían experimentar sus proyectos de nación y de definición del mexicano en este espacio considerado como el cordón umbilical que unía México con la civilización europea2.

4Para resolver la cuestión metodológica, recurrimos a una publicación donde varios autores estudiaron el tema de la nación a partir del análisis preciso del vocabulario más cercano a este concepto: obviamente “nación”, pero también “pueblo, país, patria y estado3. Cada uno de los trabajos presenta una definición metodológica propia aunque comparten todos un enfoque común que consiste en fijarse en la elección de las palabras utilizadas, y el hecho de evitar algunas, la ubicación de estas y las formas de asociación entre varias palabras, la lógica del discurso, y la atracción que ejercen algunas palabras entre ellas. El “esquema interaccionista” de las palabras también nos obliga a “tomar en cuenta la situación de producción – recepción4: los objetivos perseguidos, el público al que se destina el discurso, las fuentes que permitieron su producción, etc. En resumen, insisten en la contextualización del vocabulario estudiado, en relación con las otras palabras del texto y también con el pensamiento en que evolucionan, las personas que las emiten y las que la reciben.

5Ahora, si la metodología expuesta en esta obra nos fue muy útil, también nos planteó un serio problema ya que las “palabras de la nación” analizadas fueron escogidas por los autores antes de empezar su trabajo de análisis, en forma de postulado. Siendo un trabajo colectivo, la necesidad de estudiar un corpus común de palabras para permitir la comparación de los resultados se entiende, pero en nuestro caso resultaría abusivo elegir a priori las palabras de la utopía de la colonización interior de México con una población inmigrada. Obviamente, algunas de estas palabras son evidentes para quien conoce ya el pensamiento político y económico que generó los proyectos de colonización. Pero el hecho de limitarse a estas palabras significaría encerrarnos en una circularidad que nos condenaría a no encontrar nada más que lo que ya sabíamos habría que buscar antes de empezar la lectura de los textos.

6Además, tampoco tenemos ya definida la cronología de las grandes etapas de construcción y de modificación de la utopía colonizadora sino que ésta debe ser uno de los resultados de este trabajo. En consecuencia, debemos manejar un material amplio ya que no podemos seleccionar de manera a priori los documentos “representativos” o claves de definición de la utopía en un momento dado.

La utopía colonizadora a través de sensibilidades, espacios y palabras.

7¿Qué más puede aportar al estudio de la política de colonización el hecho de partir de las sensibilidades? El análisis de políticas y de proyectos políticos suelen apoyarse o asumir una postura racional que excluye en la mayoría de los casos las sensibilidades, como si las dos nociones fueran mutuamente excluyentes. Al definir la política de colonización como utopía, entramos en un campo que permite integrar los elementos de una racionalidad definida en sus límites más estrechos y las sensibilidades como elementos que favorecieron o generaron la elaboración de esta política. Esta postura no es el resultado de un postulado sino fruto de la lectura de los autores que promovieron la colonización interna de México. En efecto, todos los autores tienen en común el hecho de presentar a la colonia como la solución a todos los problemas del país. Lo que sí va variando, es la definición de estos problemas. En otros términos, la colonia cristaliza las grandes expectativas y también los grandes miedos –el temible futuro que se preveía en caso de que la colonización no se hiciera efectiva-, especialmente de las élites de la corriente liberal, y por lo tanto resulta necesario contextualizar esta utopía dentro del pensamiento liberal mexicano.

8El espacio de la colonia, como parte de la utopía, se va a ir consolidando poco a poco a lo largo del siglo XIX, con un evento clave: la elaboración del proyecto de la “colonia modelo” durante la Reforma5. Las primeras colonias se fundaron sin ningún control urbano ni proyecto claro de repartición de tierras de cultivo fuera de las leyes que preveían el tamaño de los lotes que se debían repartir. Estas leyes resultaron impracticables debido al completo desconocimiento del terreno que tenían las autoridades de la capital. A partir de 1856, el espacio de las colonias – urbano y rural – se va a ir organizando alrededor de la idea de pequeña propiedad, al mismo tiempo que se desacralizaba ciertas otras formas de propiedad: la propiedad eclesiástica obviamente (pero esta sin incidencia en la colonización) y también la gran propiedad poca productiva y los ejidos o sea propiedad para fines sociales6. De esta manera, la colonia era a la vez el espacio donde la utopía se realizaba y el espacio donde se expresaba la evolución de la ideología liberal. En efecto, esta evolución se relacionaba estrechamente con la idea de interés general, ya que el derecho a la propiedad se debía someter a la productividad, más elevada según los autores liberales en el sistema de pequeña propiedad. Esta propiedad generaba riquezas para el conjunto de la población, lo cual justificaba sacrificar la propiedad ejidal que sólo generaban beneficios para los pobres, o sea solo un sector de la población7.

9Esta rápida presentación permite contextualizar la formación de la definición del espacio de las colonias dentro del pensamiento liberal. Sin embargo, para trabajar específicamente sobre el espacio de la colonia, debemos dejar de acudir a los autores de ensayos para utilizar los pocos mapas que la administración de la Secretaría de Fomento y Colonización elaboraron y a los textos legislativos que debían prever la repartición de las tierras, ya que no existen descripciones de las colonias en forma de discursos. Los ensayos se esmeran sistemáticamente en describir los beneficios de las colonias pero no las colonias mismas, con su funcionamiento y su organización.

10A partir de aquí vemos cómo se reparten temas y fuentes: en los ensayos se encuentra la expresión de las sensibilidades que sustentaron los proyectos de colonización (afán por crear a un ciudadano idealizado, desprecio y temor hacia la población indígena que la colonización europea debía permitir controlar, etc.), mientras las fuentes legislativas y administrativas permiten, por su función misma de implementación de la utopía, vislumbrar el espacio de la colonia, a la vez como expresión utópica y realidad en proceso.

La utopía como proyecto. Definición de los micro-campos.

11Las palabras que han definido la utopía colonizadora forman micro-campos sensiblemente distintos si comparamos los textos de los ensayos producidos por los intelectuales por un lado y la documentación administrativa formada por las memorias de los secretarios de Fomento, los textos legislativos y los contratos de colonización por otro lado. Los primeros abundan en detalles para justificar la importancia que el Estado debe dar a la política de colonización, explicando los objetivos perseguidos en sus diversos aspectos – ventajas económicas, control del territorio, creación del ciudadano, surgimiento de la nación idealizada – mientras los segundos se preocupan por la implementación de esta política, definiendo los derechos y deberes de cada actor. Por lo tanto los primeros manejan formas específicas para convencer a su público que no aparecen en las fuentes jurídico-administrativas, como el uso sistemático de la comparación (entre la situación tal como se considera y tal como se desea, entre una población y otra, entre los países modelos de modernidad y México, etc.), y las referencias que deben cumplir con la función de dar un valor científico al discurso (referencias a autores, a la historia, comparación entre nación y organismo vivo, la colonización siendo incluso la savia de las naciones en la memoria del Secretario de Fomento bajo Maximiliano8).

12Como lo vimos, es en estos textos donde se puede hacer un análisis en términos de sensibilidades mientras, a la hora de pasar del discurso a la implementación, mediante textos jurídicos, el vocabulario se enfría, toma distancia respecto al objeto: ya no se trata de definir ni de convencer a un público sino de prever los detalles, las obligaciones de cada actor, y las etapas de creación de colonias para hacerlas realidad. Este enfriamiento resulta ser una etapa necesaria para pasar de la utopía a la realidad y especialmente para que las colonias dejen de ser una utopía fruto de una ideología o de un pensamiento partidario, para tomar toda la legitimidad que le impone el Estado, actor que se debe presentar por encima de los partidos, como encarnación indiscutible del bien común y que por lo tanto no necesita justificarse.

13Para clasificar los micro-campos y medir con ellos el impacto real del discurso sobre la sociedad, decidimos organizarlos a partir del vocabulario utopista expresado en la primera serie de fuentes, la de los intelectuales, y buscar su correspondencia en la segunda.

14El primer micro-campo es relativo al nacionalismo, incluyendo las formas de definir México (país, patria, República, territorio nacional, pacto social, etc.) y el espacio veracruzano dentro de este (puerta de México, etc.). El segundo es relativo a la modernidad y a sus fuentes y modelos (países más adelantados, liberal, civilización, etc.) y se relaciona con el espacio veracruzano definido como eje privilegiado de importación de estos modelos. El tercero está formado por el vocabulario que sirve para expresar el pensamiento racial que motivó la política de colonización (blanquear, mestizar, mejorar la población, etc.). Nos interesó aquí presentar la forma en que evolucionaron conjuntamente el pensamiento político expresado a través de los proyectos de colonización interna y el pensamiento racial. Por haber ya trabajado sobre el tema del racismo y del nacionalismo, nos pareció importante agregar un estudio de la forma en que se fueron modificando y alimentando de manera mutua la forma en que las élites criollas concebían el Estado y las formas de gobierno, la definición y delimitación del cuerpo político y el pensamiento racial. En efecto, el racismo suele analizarse de manera descontextualizada en relación al pensamiento político por el hecho de que se considera como atemporal, o como un fenómeno permanente e inevitable de la sociedad mexicana, por el simple hecho de ser una sociedad post-colonial9. Este trabajo pretende al contrario recontextualizar el racismo partiendo del análisis del proyecto político expresado en la utopía de colonización interna de México10.

15Finalmente, un último micro-campo reúne el vocabulario relativo al aspecto económico del proyecto ya que la fisiocracia permanecía omnipresente atrás de los proyectos e influyó permanentemente en la concepción racial de la nación mexicana por medio de la categoría del territorio11.

Evolución de los objetivos de la utopía a partir de las palabras.

16Para presentar una cronología de la evolución de la utopía defendida en los ensayos de las “élites simbólicas”, para retomar los términos de Teun A. Van Dijk, sintetizamos y organizamos las palabras de estas obras en un cuadro12. Este tiene la ventaja de permitir ver rápidamente cómo van cambiando los temas que sustentan la propuesta de colonización y cómo se relacionan entre ellos a través de un vocabulario que cambia de sentido en función de los temas con los que se relaciona. Por ejemplo, defensa del territorio no significa lo mismo para Tadeo Ortiz de Ayala, quien se preocupaba por agresiones exteriores, y que para Francisco Pimentel, asustado por las guerras de castas y que por lo tanto orientaba la colonización hacia le defensa en contra de un enemigo interior, el indígena. En consecuencia es de la relación entre el tema de la defensa territorial y los otros principales temas que es posible definir el verdadero contenido dado al primero: en el primer caso se trata de promover la integración del pueblo en una nación a partir del pacto social (micro-campo de definición política) para asegurar la integridad territorial de México, en el segundo, la defensa se relaciona con el pensamiento racial ya que Pimentel propone conseguirla mediante el blanqueamiento de la población. (ver tabla 1 en documentos anexos).

17El primer dato notable es que los escritos sobre colonización se intensificaron a partir de la Reforma. Si el cuadro presentado arriba no da una lista exhaustiva de las obras publicadas sobre política de colonización, da sin embargo una lista representativa de esta e incluye los principales textos. Ya hemos subrayado anteriormente que la argumentación gira alrededor de dos posturas: la primera es optimista y la segunda pesimista, aunque ambas presentan la colonización interna de México por colonos inmigrantes como solución a todos los problemas del país. En otros términos, lo que opone estas dos posturas es menos los alcances que se pueden esperar de la colonización que la percepción de la situación de México. La primera postura, que encarna Ortiz de Ayala parte de la idea de que para México, país recién independentizado, todo es posible, al igual que en la época de la conquista que le sirve de referencia, y de hecho presenta a los empresarios de la colonización como a los herederos de la gran epopeya del siglo XVI, con una sola reserva: que la colonización interna del siglo XIX no sea destructora para las poblaciones y las culturas indígenas. Desaparecido el imperio español, todo quedaba por hacer, situación estimulante para el empresario liberal. Las amenazas de las grandes potencias sobre las fronteras y el Estado representaban para él mayor entusiasmo en la obra de construcción del Estado a partir del control de su territorio.

18Una rápida revisión del vocabulario permite tomar en cuenta la evolución de las formas que sirvieron a definir México como país, nación y territorio para situar el proyecto de colonización dentro del pensamiento político de Ortiz. En los años que siguieron la independencia, Tadeo Ortiz de Ayala fue el principal autor que defendió en sus escritos y en los hechos - siendo el que promovió la colonización de la zona de Coatzacoalcos con colonos franceses - la política de colonización de las fronteras y de los litorales13. En el capítulo que dedica a la colonización y de donde extraemos las palabras claves relativas al cuerpo político, define México como patria (intereses de la patria, útiles a la patria, compatriotas) y como nación que siempre aparece en una situación concreta (territorio nacional, interés nacional). Aunque una sola vez el término de República, todo su vocabulario es relativo al sistema republicano contractualista y democrático tal como lo definió Jean-Jacques Rousseau. El término de ciudadano regresa frecuentemente bajo su pluma, deseaba la creación en las colonias de un ejército ciudadano (guardias cívicas nacionales de todos los ciudadanos) conforme al modelo romano y a la guardia nacional francesa, y definía a México como reunión de ciudadanos que viven en sociedad después de firmar un pacto social, expresión de la voluntad de los pueblos.

19No encontramos rastros en el texto de Ortiz del malestar que expresa la mayoría de los autores a la hora de definir México presentado como joven nación en comparación con países más adelantados14. La definición de Ortiz es integradora: México es la reunión de sus ciudadanos que pactaron, por lo tanto considera posible y deseable integrar hasta a los indígenas nómadas del norte, odiados por la mayoría de sus compatriotas, al gremio de la República, por medio de la educación. Si Ortiz maneja la comparación, no es para apenarse de la situación de México respecto a las naciones europeas, sino para criticar la política colonial que no intentó integrar y controlar el territorio mexicano en su conjunto para preferir controlar una red de ciudades, demostrando para el una ciega ignorancia y una criminal apatía. De esta constatación, Ortiz saca la conclusión de que la colonización es una obra utópica que empezó desde la conquista, periodo caracterizado por la energía y actividad y el espíritu de empresa, características muy valoradas por el pensamiento liberal, y que harán de los colonizadores los herederos directos de los grandes héroes de la  conquista y a la vez los buenos ciudadanos interesados por no dejar ninguna parte del territorio y de la población fuera del pacto social que constituye la base de la nación mexicana.

20Con el paso de los años, la inestabilidad de los gobiernos, la intervención de Estados-Unidos seguida por la pérdida de parte de México de la mitad de su territorio, y la guerra de castas iban a transformar este entusiasmo en pesimismo y en miedo para las élites criollas que proponían la colonización. Ese cambio brusco apareció en 1848 ya desde el primer proyecto de colonización presentado después de estos eventos, con una originalidad: la de promover el régimen municipal como base para permitir el control del territorio.

21Esta transformación del discurso se refleja en todos los micro-campos con la notable importancia que tomó el tema de las capacidades naturales diferenciadas en función del grupo racial al que pertenecían los individuos, junto con una cientifización del discurso, ya no para argumentar sobre las vías de desarrollo económico sino para justificar el discurso racial. Este proceso culminó con la publicación de la obra de Francisco Bulnes quién se apoyaba en datos de la biología para demostrar la inferioridad natural de los consumidores de maíz y de arroz15. Lo vemos aquí, el distanciamiento que percibimos de entrada en los textos legislativos no son propios de ellos. Los autores de los ensayos también intentaron practicarlo (en vano) mediante una presentación científica de sus ideas que, por ser poco convincente, no dejó de ser un recurso ampliamente utilizado para presentar convicciones surgidas del desencanto y del miedo como producto de una reflexión desapasionada, lógicamente argumentada, y por lo tanto legítima.

22Estados-Unidos, quien venció a México, se convirtió en el principal modelo a seguir (de forma muy parecida a la elección del modelo alemán por parte de los académicos franceses después de que Francia perdió la guerra en 1870), junto con Argentina. El miedo a la población indígena superaba por mucho la preocupación de un posible regreso del ejército estado-unidense, miedo que se expresaba o de manera directa o a través de un desprecio por las capacidades limitadas que se les reconocían, por los cuerpos, por las aptitudes intelectuales y por las virtudes morales. Es importante subrayar que ese desprecio no solía expresarse de manera directa sino a partir de la comparación entre indígenas y europeos, entre perezosos y laboriosos, entre civilizados y bárbaros; F. Pimentel y L. de Híjar y Haro siendo los dos autores que más manejaron estos temas y formas de argumentación. El uso de la comparación como argumento provocó un cambio en los modelos que servían al discurso. Del modelo de modernidad y civilización que encarnaba la vieja Europa, los autores empezaron a preferir modelos más concretos y más cercanos a ellos: los países del continente americano que practicaban con éxito la política de colonización.

23El paso de un ideal a una referencia pragmática fue el resultado del balance negativo que hicieron los actores de la colonización de años de publicación de leyes sin resultados positivos a sus ojos. La decepción de constatar que la guerra de Secesión en Estados Unidos no modificó los flujos migratorios hacia México hicieron dudar de los métodos implementados hasta entonces para alcanzar los objetivos esperados y el despegue de la colonización interna en Argentina terminó de desesperar a la élite criolla mexicana, decidida a estudiar “positivamente” el caso argentino con el fin de alcanzar los mismos resultados. La Europa idealizada no dejó de serlo y por lo tanto el inmigrante esperado siguió siendo hasta por lo menos los años 1920 el colono europeo, pero la referencia a este modelo se hacía cada vez más dolorosa, por la distancia insuperable que parecía existir entre el modelo y la situación de México. Consumida la Revolución, el vocabulario valorativo se hizo omnipresente para describir el espacio enorme que separaba México de los países más adelantados cuya prosperidad se debía según Híjar de Haro a la laboriosidad y a la disciplina de las razas europeas. México, en cambio formaba parte de los países jóvenes, con escasa población útil, inútil para el trabajo e inútil también para formar un mercado susceptible de fomentar la producción por ser de reducidas exigencias16. Desaparecido el pacto social y la sociedad cívica muy temprano en el siglo XIX, los sobresaltos de la política interna hasta consumida la Revolución dejaban a los intelectuales mexicanos perdidos en la búsqueda de una explicación al retraso relativo que detectaban entre la situación mexicana, y lo que veían en los países que para ellos se encontraban en una situación comparable por haber sido también antiguas colonias.

24Sus argumentos, el uso sistemático de la comparación demuestra un descontento, un desencanto hacia una nación deseada y nunca encontrada y al mismo tiempo una voluntad de encontrar soluciones concretas por medio de estudios y del uso de referencias que se querían objetivas y científicas.

25Si el pacto social desapareció del panorama político mexicano, ¿cuál era entonces el marco político y la función que debía desempeñar la colonización? El territorio mexicano seguía siendo espacio de oportunidad para una explotación y un despegue económico, pero sobre todo se había convertido en espacio de peligros con inmensos desiertos, abrigo de malhechores y de los revolucionarios, gavillas de bandidos, en síntesis un territorio que necesitaba pacificación y acabar con las conmociones interiores y los riesgos de invasión extranjera. Curiosamente, el texto que nos presenta esta larga letanía no forma parte de una obra publicada durante la revolución, ni durante la invasión de Estados Unidos sino durante el imperio de Maximiliano, redactado por Francisco Pimentel17. Este discurso muy representativo de los textos publicados en la segunda mitad del siglo XIX, insiste en presentar a un México casi sin mexicanos. El pacto social desapareció por completo dejando a un estado mexicano que existe de facto y cuya fuente de legitimidad se desconoce fuera de la aprobación de la parte sana de la sociedad o sea la elite criolla. Los fines de la colonización ya no se relacionan con la integración de ciudadanos a la sociedad, ni se reemplaza este objetivo con fines sociales calificados de filantropía con una clara connotación negativa, sino que Pimentel presenta la colonización como herramienta de integración por medio del mestizaje ya que mejoraría nuestra población transformando al hombre que no trabaja en ciudadano útil. México ya no se presenta como fundamentado en un ideal republicano democrático sino como un territorio donde conviven dos pueblos hasta cierto punto enemigos, un territorio que sólo está en una situación de aspirar al rango de nación racialmente definido.

26De esta forma los objetivos de la colonización se modificaron por completo al mismo tiempo que la definición de la nación mexicana dejaba de ser un hecho surgido del pacto social para ya no ser más que una promesa a la condición previa de que se homogeneizara la población. A raíz de las sublevaciones de 1847, el vocabulario del miedo aparece en los textos sobre colonización junto con palabras que tienden a presentar la colonización como un hecho militar, ya no frente a un enemigo externo potencial, sino frente a la población indígena. Ya desde la Reforma, un diputado de la Asamblea constituyente de 1856 declaraba: “Y ¿qué remedio contra la guerra de castas? ¿Qué remedio a ese mal que nos amenaza de ser absorbidos por la raza indígena? Señor, a una avalancha humana, una barrera humana; a cinco millones de indios, diez millones de blancos; a la guerra de castas, en fin, población, emigración europea”18. Conseguida la “pacificación” de Yucatán, los textos siguen refiriéndose a contingentes de población blanca para contrarrestar la influencia del número de población indígena que va perturbando, indispensablemente, la condición del mestizaje español, debido a la falta de cruzamientos con elementos más aptos, físicos e intelectuales19 . El vocabulario del conflicto armado, de la guerra potencial, de la oposición entre dos pueblos se vuelve omnipresente en los textos sobre colonización, al grado que los otros objetivos parecen depender del éxito previo del blanqueamiento.

27Al mismo tiempo que los diputados liberales presentaban a la inmigración europea y a las colonias rurales como bastiones de civilización frente a la barbaridad amenazadora de los indígenas, el gobierno de la Reforma organizaba el espacio de las colonias como espacio cívico donde la ruptura con la herencia colonial no parecía tan radical como lo afirmaban algunos diputados liberales.

El espacio de las colonias y el proyecto político.

28No hay espacio aquí para incluir un análisis del por qué las élites intelectuales y políticas de México eligieron el estado de Veracruz para ser la sede del experimento utópico que representaban las colonias rurales20. Agregamos simplemente que la virtud civilizadora del espacio veracruzano no desapareció con la atracción que ejerció la frontera norte y siguió siendo percibido como espacio de oportunidad bajo el Porfiriato. Para Justo Sierra, en un artículo que publicó en 1874 en el periódico El Federalista, cada estado debe tener su parte de esfuerzos (…) en la reconstrucción definitiva de la República. México se identificaba con el sistema republicano que había sufrido numerosos sobresaltos y que justifica el esfuerzo de todas sus partes. En su discurso, Veracruz ocupaba un lugar privilegiado en esta reconstrucción, por motivos naturales y culturales: gozaba por una parte de una situación geográfica excepcionalmente provechosa para la explotación de las riquezas naturales y seguía siendo, por otra parte, la puerta de México por donde entraba la civilización moderna. Sin embargo, su población seguía siendo el punto débil de este espacio tan prometedor para la economía y el amarre a la modernidad. Veracruz permitía la conexión entre México y los países que representaban para los intelectuales criollos los modelos de modernidad, el cordón umbilical que unía la República al concierto de naciones, pero esta posibilidad se podía concretar únicamente implementando las posibilidades naturales del estado de Veracruz, que parece dispuesto ex profeso para los grandes ensayos de colonización21.

29(ver imagen 1 en documentos anexos)

30(ver imagen 2 en documentos anexos)

31Cambiemos de escala para ver cómo se concebía el espacio de las propias colonias, gracias a los mapas que Manuel Siliceo publicó en 1857 de una colonia que debía ocupar la función de “colonia-modelo”. Esta colonia se creó bajo el nombre de colonia “Villa Luisa”, en las cercanías de Papantla, en la costa al norte del estado de Veracruz. El esquema que se propuso en esta ocasión sirvió de modelo para otras colonias que se fundaron a partir de la Reforma22.

32El espacio de las colonias se dividía en dos partes según sus funciones. Por una parte estaba el espacio de residencia de los colonos, el municipio donde las palabras y la ubicación de los edificios públicos debían instruir a los inmigrantes, ciudadanos mexicanos recién-naturalizados, en este caso de origen italiano. Por otra parte estaban las tierras de cultivo cuya repartición debía reforzar la identidad ciudadana y el compromiso con la nueva patria de adopción. En efecto, el gobierno de la Reforma definió al espacio de las colonias como un espacio de educación cívica y como lugar de aprendizaje de la memoria nacional colectiva y homogénea que el Estado deseaba crear. Los nombres de las calles eran referencias constantes a las guerras de independencia (calle Hidalgo, Morelos, Allende, Guerrero e incluso se retomaba la figura de Iturbide), el lugar de los edificios públicos estaba previsto: escuela, palacio municipal e iglesia. Esta distribución no era gratuita y la discusión que envenenó varios años las relaciones entre los colonos y las autoridades federales acerca de la presencia de la iglesia lo demuestra. En efecto, los colonos se opusieron a que su colonia tuviera una iglesia. Varios de ellos habían luchado en Italia con Garibaldi y eran portadores de una ideología más anticlerical que la de los liberales de la Reforma. De hecho, la inspiración claramente española de la urbanización tiende a mostrar que los liberales de la Reforma no estaban proponiendo un plan urbano en ruptura con la herencia colonial, a pesar de que afirmaban esta ruptura en la toponimia: espacio y palabras traducían no sólo discursos diferentes sino hasta opuestos23.

33La repartición de las tierras en lotes debía hacerse según la legislación de manera equitativa entre las familias en función de su tamaño. El mapa de esta repartición tiende más bien a demostrar que el sistema igualitario prevaleciera y que la adaptación del tamaño de la propiedad al tamaño de la familia solo se podía practicar de manera aproximativa mediante la reunión de varios lotes. Así pues, la pequeña propiedad que se fomentaba por este medio  debía a la vez asegurar la buena explotación de las tierras, que por lo tanto no dependía exclusivamente de la pertenencia racial de sus dueños, y crear el ideal de ciudadano pequeño propietario tan común al pensamiento decimonónico24. Además, la repartición de estas tierras entre los colonos hacía de ellos los sujetos comprometidos con el estado mexicano. Siendo tierras baldías que pertenecían a la federación, los colonos las recibían a cambio de condiciones que les facilitaban su adquisición, con plazos a varios años durante los cuales el empleado de la Secretaría de Fomento y Colonización presente en la colonia les recordaba su deuda respecto al estado mexicano. La tierra se convertía así en vínculo entre el nuevo ciudadano y el estado, sin dejar por eso de convertirse en propiedad privada integralmente pagada a la federación. (ver tabla 2 en documentos anexos).

34Los mapas no lo enseñan pero estos espacios también eran el lugar donde debía surgir la nación mestiza ya que las colonias ya no debían ser totalmente pobladas por extranjeros sino por inmigrantes y mexicanos, en proporciones precisadas en los contratos firmados entre las compañías de colonización y el estado mexicano. Para asegurar el blanqueamiento, la proporción de inmigrantes europeos (“de nación europea”) solía ser mayor que la de los mexicanos (ver tabla 2). Del hecho de compartir un mismo espacio debía surgir una verdadera y eficaz unión25 según Manuel Siliceo, convicción que Carlos Pacheco iba a compartir unos años después con más claridad y más elementos para concretarla26.

Conclusiones.

35La formulación de la utopía colonizadora ha evolucionado a lo largo del siglo XIX en dos sentidos contrarios. Por una parte, imitando el estilo de los documentos producidos adentro del Estado, el estilo de los ensayistas se orientó hacia un distanciamiento del objeto mediante la cientifización del discurso, su doble papel de intelectuales y actores de la alta administración favoreciendo sin duda esta evolución. Varias formas argumentativas sirvieron a este efecto: utilización de la comparación sistemática, referencias a ciencias de la naturaleza, etc. Por otra parte, el pensamiento racial poco presente en los años 1820-30 se convirtió en la única fuente que sirvió a la redefinición de los objetivos de la política de colonización: el blanqueamiento como punto de partida de cualquier forma de desarrollo (de la economía, de la nación homogeneizada, de la modernidad).

36Fue a partir de esta redefinición de los objetivos de la colonización que el espacio de las colonias empezó a organizarse bajo el impulso de la Secretaría de Fomento para convertirse en un espacio discursivo mediante el cual se expresaba también la utopía definida a partir de México. Más que un espacio de integración, la colonia debía ser el espacio de creación de la nación mexicana, nación forzosamente mestiza, o más bien blanqueada, bastiones creados para el despegue económico y también para controlar a una población indígena en su propio territorio: el espacio rural, nueva frontera interna que conquistar.

Haut de page

Notes

1 Título de la investigación: “Identidades múltiples y Estado-Nación. Las colonias europeas en el estado de Veracruz, 1821-1940”.
2 Gracias a las fuentes legislativas y a las memorias de los secretarios de Fomento, pudimos identificar más de cincuenta proyectos para establecer colonias en el estado de Veracruz entre 1823 y 1926. Ver en especial: Francisco de la Maza, Código de colonización y terrenos baldíos de la República Mexicana, años de 1451 a 1892, México, Oficina Tip. De la secretaría de Fomento, 1893.
3 Sylvianne Rémi-Giraud y Pierre Rétat (dir.), Les mots de la nation, Lyon, Presses Universitaires de Lyon, 1996.
4 Sylvianne Rémi-Giraud, “Introduction”, in Sylvianne Rémi-Giraud y Pierre Rétat (dir.), Les mots, Op. Cit. Pág. 7.
5 La colonia fue fundada en la costa de Veracruz, al norte del Estado cerca de Papantla con el decreto del 31 de Julio de 1856. El artículo 1 de dicho decreto precisaba que se quería “una colonia modelo que tenga por objeto hacer palpables las ventajas de la inmigración en la República”.  Francisco de la Maza, Código de colonización. Op. Cit.
6 Ciertas colonias fueron fundadas en ejidos municipales. Ver por ejemplo la colonia de Huilango en Córdoba, Veracruz, fundada bajo Maximiliano. Archivo Municipal de Veracruz, Vol. 161, año 1871, Expediente de la colonia Huilango.
7 Esta postura fue la que defendió el síndico de la ciudad de Córdoba para justificar la fundación de la colonia de Huilango. Ibid.
8 Luís Robles Pezuela, Memoria presentada a S. M. el Emperador por el ministro de Fomento de los trabajos de su ramo el año de 1865, México, Imprenta de J. M. Andrade y F. Escalante, 1866, p. 98.
9 Ver en especial los trabajos siguientes que defienden esta postura: Olivia Gall, “Identidad, exclusión y racismo: reflexiones teóricas y sobre México”, Revista Mexicana de Sociología, año 66, núm. 2, abril-junio 2004, pp. 221-259. José Jorge Gómez Izquierdo (coord.), Los caminos del racismo en México, México, Plaza y Valdes Ed., 2005.
10 Evelyne Sanchez-Guillermo, « Nacionalismo y racismo en el México decimonónico. Nuevos enfoques, nuevos resultados », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Número 7 - 2007, en línea el 30 de enero de 2007, disponible en: http://nuevomundo.revues.org/document3528.html.
11 Evelyne Sanchez, Conferencia “Les enjeux territoriaux des politiques migratoires dans le Mexique postcolonial (1823-1880). Les colonies européennes dans l'Etat de Veracruz”, seminario de ERSIPAL-CNRS, IHEAL (Institut des Hautes Etudes sur l’Amérique Latine), Paris, 12 de Junio de 2007. Una versión ampliada y corregida será publicada en 2008 en Les Cahiers ALHIM.
12 Teun A. Van Dijk (coord.), Racismo y discurso en América Latina, Barcelona, Gedisa Editorial, 2007.
13 Tadeo Ortiz de Ayala, México considerado como nación independiente y libre, México, CONACULTA, 1996 [Primera edición 1831].
14Luís Hijar y Haro, La colonización rural en México con aquellos factores para simplificar su problema indígena, México, Imprenta de la Dirección de Estudios Geográficos y Climatológicos, 1924.
15 La relación entre consumo e inferioridad natural parece incompatibles pero Bulnes lo afirma argumentando que después de generaciones de mala alimentación, la naturaleza del cuerpo se modifica y con ella las aptitudes de las personas. Sin embargo, su odio a los Españoles lo hizo romper la lógica interna de su propio discurso. En efecto, los españoles, por ser consumidores de trigo y además de pescado (situación comparable a la del imperio romano que también cita), debían ser considerado por Bulnes como modelo de civilización, lo que nunca aceptó. Para él, los españoles eran apenas menos bárbaros que los indígenas nómadas de la frontera norte. Francisco Bulnes, El porvenir de las naciones latinoamericanas, 1899.
16 Luís Hijar Y Haro, Op. Cit.
17 Francisco Pimentel “La economía política aplicada a la propiedad territorial en México”, en Francisco Pimentel, Dos obras, México, CONACULTA, 1995.
18 Francisco Zarco, Historia del Congreso Constituyente, El Colegio de México, México, [1857-1861] 1956, p. 662.
19 Luís Hijar y Haro, Op. Cit., p. 141.
20 Buena parte de este análisis ya fue objeto de publicación. Cf: Evelyne Sanchez-Guillermo, « Crear al hombre nuevo. Una visión crítica de los experimentos de europeización en Veracruz en el siglo XIX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Número 4 - 2004, en línea desde el 8 février 2005, disponible en: http://nuevomundo.revues.org/document447.html.
21 Artículo citado in extenso en Justo Sierra, Obras completas, tomo IV “Periodismo político”, México, UNAM, 1991, pp. 301-304.
22 Ver en especial la colonia Eureka creada en las tierras de la hacienda La Cofradía, propiedad del francés Louis Foudré, situada en el distrito de Tampico, estado de Veracruz, con colonos afro-americanos de estados-Unidos.
23 José Benigno Zilli Manica, La Villa Luisa de los Italianos. Un proyecto liberal, Universidad Veracruzana, Xalapa, 1997.
24 Manuel Siliceo, Memoria de la secretaria de estado y del Despacho de Fomento, Colonización, Industria y Comercio de la República Mexicana, México, Imprenta de Vicente García Torres, 1857.
25 “debe preferirse la formación de colonias mixtas de extranjeros y mexicanos, en los Estados centrales, porque así desaparecerán los peligros de las fronterizas, y se establecerá una verdadera y eficaz unión entre los inmigrados y los nacionales, desapareciendo en gran parte el espíritu de extranjería de los primeros, haciéndose una transfusión mas íntima de los conocimientos, de los hábitos de trabajo y de órden, y aun de la sangre de unos en otros”. Manuel Siliceo, Op. Cit., p. 45.
26 “Con el objeto de facilitar la mezcla de los colonos con la población de la República, el Gobierno ha procurado la introducción de familias mexicanas en las colonias que se han fundado. La fusión de razas se verificará así más pronto, las colonias no serán poblaciones extranjeras diseminadas en el país y aisladas del resto de los habitantes, y al mismo tiempo, las familias mexicanas de que acabo de hablar, serán para los nuevos colonos una garantía contra las preocupaciones, que la falta de civilización inspira a ciertas clases sociales. Carlos Pacheco, Op. Cit, p. 5.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Evelyne Sanchez, « Las palabras de la utopía: la colonización europea en Veracruz en el siglo XIX. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 29 novembre 2007, consulté le 25 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/11842 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.11842

Haut de page

Auteur

Evelyne Sanchez

El Colegio de Tlaxcala A. C., investigadora asociada del FRAMESPA-CNRS (Francia).

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page