Navigation – Plan du site
Gabriel Entin

María Teresa Calderón y Clément Thibaud (coords.), Las Revoluciones en el Mundo Atlántico, Bogotá, Taurus, 2006, 437 p.

[15/12/2007]

Texte intégral

1A medida que se acercan las conmemoraciones del bicentenario de las revoluciones de independencia en Hispanoamérica, más son las preguntas que la historiografía plantea respecto a las modalidades de realización de aquellas experiencias hispánicas de ruptura del orden monárquico y de construcción de nuevas comunidades políticas durante la primera mitad del siglo XIX. En una revolución, ¿Dónde radican los poderes legítimos?, ¿Quién podía ejercerlos?, ¿Cómo organizarlos para asegurar una unidad política? La crisis de la monarquía, ¿Implicó una simple reversión de la soberanía?, ¿Qué era la soberanía? ¿Existió el Estado durante la revolución? ¿Cómo los revolucionarios se constituyeron en defensores de la república? Estas son algunas de las preguntas que los autores de la presente obra desarrollan en la mayoría de los 16 artículos que rediscuten –en la línea de la renovación historiográfica de los últimos veinte años impulsada por la historia política- las interpretaciones tradicionales de las revoluciones hispanoamericanas.

2La contribución fundamental de este libro –resultado de un coloquio en Bogotá organizado por el Centro de Estudios en Historia de la Universidad Externado de Colombia-  es su intento de repensar las revoluciones hispanoamericanas en el contexto más amplio del mundo atlántico, perspectiva historiográfica impulsada principalmente por Bernard Bailyn y Jack P. Greene, quien participa de la presente obra. Si bien la categoría de “mundo atlántico” es problemática1, resulta efectiva para situar a Hispanoamérica como parte integrante no sólo de un mundo hispano –constitutivamente transocéanico- sino también de una modernidad política cuyos rasgos principales han sido generalmente limitados a las revoluciones norteamericana y francesa: “el plural se impone cuando se trata de revoluciones atlánticas”, señalan María Teresa Calderón y Clément Thibaud en la introducción (pág.14). De esta forma, las revoluciones hispanoamericanas no sólo vuelven más compleja la noción misma de modernidad política, sino que también desafían a considerar el mundo atlántico como una dimensión macro de experiencias múltiples irreducibles a un centro –sea éste Estados Unidos o Francia-, o a una única “revolución democrática”, como sugería hace medio siglo Robert R. Palmer2.

3Los artículos están divididos en siete secciones. En la primera sección (“Crisis de los pactos coloniales en la era de las revoluciones”), Jack P. Greene analiza los Estados Unidos como la primera revolución atlántica con la cual se inicia el desmantelamiento de las estructuras imperiales. Greene propone estudiar los Estados Unidos a través de una “historia federal”, es decir, a través de una perspectiva que entienda al Estado central como una “amalgama tenue de partes diversas” cuya autoridad efectiva no residía en el gobierno nacional sino en los estados federados que tenían un alto grado de autogobierno (pág 32-34). En su artículo, Greene se refiere también al colonialismo. Como este concepto tuvo una relevancia fundamental en la definición del Estado moderno, el autor señala que no puede usarse sólo para designar un período prenacional: “Si la Revolución de los Estados Unidos representó un temprano golpe contra el colonialismo europeo en las Américas, de ningún modo acabó con el colonialismo en el área que se convirtió en los Estados Unidos”, afirma (pág.35).

4En el segundo artículo, Bernard Gainot se concentra en la revolución de Santo Domingo. A partir de la figura del revolucionario Toussaint-Louverture, analiza las tensiones y contradicciones de “la primera república negra de los tiempos modernos” entre la abolición de la esclavitud, la guerra racial, las tendencias autonomistas (reivindicación propia de las minorías blancas) y las pretensiones de integración republicana. En el tercer artículo de esta primera parte, Annick Lempérière se pregunta por la continuidad de las instituciones monárquicas durante la revolución hispánica. Para la autora, con la crisis de la monarquía provocada por las abdicaciones reales de Bayona y la desaparición del monarca legítimo, se derrumbó la verticalidad institucional de la monarquía pero no se creó “de por sí, un `Estado moderno´ centralizado”, sino una dinámica de fragmentación horizontal y dispersión de la soberanía entre los pueblos (pág.60). Una de las consecuencias de esta dispersión es, a diferencia del caso norteamericano o francés, la ausencia de textos o formulas unificadoras constitucionales en Hispanoamérica. Lempérière considera que si bien la revolución “no se proponía instituir nada nuevo” (pág. 63), creó una nueva -y lenta- institucionalidad, orientada principalmente por la Constitución de Cádiz de 1812. En una segunda parte, analiza la creación de los archivos generales de la nación en Hispanoamérica en las primeras repúblicas para mostrar, a través de la organización y clasificación de documentos, la continuidad de una gran parte de las instituciones coloniales.

5En la segunda sección (“Orígenes culturales de las revoluciones en el mundo atlántico”), Federica Morelli compara las revoluciones hispanoamericanas con el trienio republicano italiano de las “repúblicas hermanas” impulsadas por Napoleón a fines del siglo XVIII. La categoría de “revolución pasiva” (propuesta por primera vez por Vicenio Cuoco en Saggio storico sulla rivoluzione di Napoli [1801, 1806] y popularizada por Gramsci en sus Cuadernos de la cárcel al utilizara para designar una “revolución sin revolución” -pág.83-) le permite a Morelli comparar las diferentes interpretaciones de la historiografía italiana e hispanoamericana sobre las relaciones entre Ilustración, revolución y construcción del Estado nacional. Georges Lomné analiza la reapropiación de la Antigüedad clásica en Nueva Granada entre 1779 y 1815 y sostiene que, al igual que en Europa y en Estados Unidos, hubo un momento o situación neoclásica en Hispanoamérica. Lomné describe esta situación como una “poética de la revolución” (pág. 118), es decir, como una invención estética del neoclasicismo a fines del Virreinato (en particular a partir de las lecturas de Cicerón) que luego se transformó en instrumento revolucionario, confundiéndose con una invención política.

6En esta segunda sección, José Carlos Chiaramonte compara las independencias en Íberoamérica, Estados Unidos y Brasil a través del desarrollo de sus fundamentos iusnaturalistas: al igual que en sus principales libros, Chiaramonte critica la supuesta preexistencia de las nacionalidades que, por su anacronismo, “deforma” la historia de las independencias. Ante la crisis de la monarquía, sostiene, el derecho natural y de gentes legitimó en Iberoamérica –por medio del principio de consentimiento- la retroversión de la soberanía a los pueblos. Si en los Estados Unidos el Estado federal fue un mecanismo exitoso de representación política que limitó la vigencia del derecho natural, en Iberoamérica “los intentos de poner en vigencia nuevas formas de representación política fracasaron casi totalmente y las formas tradicionales continuaron (…), persistiendo la influencia básica del derecho natural y de gentes en la vida social y política”, concluye el autor (pág. 140).

7La tercera sección (“Confluencia y divergencias de las revoluciones en ambas riberas del Atlántico”) está integrada por una reflexión general de Graciela Soriano sobre los diferentes tiempos y espacios de la revolución en Francia y en Hispanoamérica. Soriano propone la discutible hipótesis de que las sociedades hispanoamericanas fueron “discrónicas”, es decir, incongruentes “con las formas políticas que, forjadas en Europa, habían desembocado en el liberalismo” (pág. 160).  En la cuarta parte del libro, se incluyen los artículos de Anthony McFarlane y de María Luisa Soux referidos a los ejércitos y los pueblos en las revoluciones de independencia. El primero destaca la importancia de la guerra en el proceso independentista y compara los casos de Estados Unidos e Hispanoamérica, destacando que el modelo de guerra moderna o política (a diferencia de la guerra dinástica o religiosa de Antiguo Régimen) se inició con la lucha de las colonias británicas en América antes que con la Revolución Francesa. Por su parte, Soux se concentra en el poder militar y en el proceso independentista durante la crisis institucional en la región de Oruro, en el Alto Perú, entre 1809 y 1823.

8En la quinta sección (“La tensión entre liberalismo y conservatismo en las repúblicas nacientes”), Javier Fernández Sebastián analiza los conceptos de “revolución” y “liberalismo/liberal” en el mundo hispánico entre fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX, un “período de máxima fluctuación, indeterminación y borrosidad de los conceptos” –pág. 218-. La palabra “liberalismo”, indica, comenzó a circular en España en 1811, dos décadas antes que en el resto de Europa. Desde una perspectiva histórico-conceptual, Fernández Sebastián advierte sobre la utilización abusiva de estos conceptos como tipos ideales que simplifican la conceptualización de los actores de la revolución. Por ello, sostiene la necesidad de distinguir los usos historiográficos de revolución, liberalismo y revolución liberal de las significaciones atribuidas a estas palabras por los propios actores del constitucionalismo gaditano y de las independencias hispanoamericanas. En esta misma sección, Víctor M. Uribe-Urán compara el derecho, la transformación de la cultura legal y la separación entre “lo público” y “lo privado” en México, Colombia y Brasil entre 1750 y 1850. Uribe-Urán concluye, siguiendo a François Xavier-Guerra, que las sociedades latinoamericanas “evolucionaron en direcciones híbridas” (pág. 296) entre prácticas legales de Antiguo Régimen (monárquicas, jerárquicas, racistas) y principios modernos de representación, libertad y propiedad.

9La sexta parte (“Elecciones y representación en las repúblicas americanas”) esta integrada por los trabajos de Alejandro E. Gómez y Cristóbal Aljovín de Losada. Gómez estudia las relaciones ideológicas, los conflictos etnosociales y la condición política de los libre de color –mulatos, zambos, morenos libres- en Venezuela y el Caribe durante el período de la Revolución Francesa. El autor también se centra en la posición del promotor de la emancipación, Francisco de Miranda sobre la abolición de la esclavitud: si bien Miranda favorecía la igualdad de los pardos, era crítico de la Revolución en Santo Domingo; por ello proponía una “libertad racional” basada en una “transformación controlada de la sociedad” (pág. 320). Aljovín de Losada analiza la construcción de la imagen de los líderes revolucionarios en las campañas electorales del Perú entre 1827 y 1879. Casi todos los candidatos, observa, fueron oficiales del Ejército, lo que provocó una asociación y continuidad entre la esfera militar y civil de la sociedad, entre el Ejército y la nación. En este contexto, el militar no sólo aparecía como un “ciudadano privilegiado” representante del orden, sino que por su función se presentaba ante la opinión pública como garante de la unanimidad y constructor y defensor de la República, de sus valores y de su Constitución. Se trata de un “republicanismo paternalista, una suerte de aristocracia guerrera”, sugiere el autor (pág. 326).

10En la última sección (“La construcción de los Estados nacionales en América”), João Paulo G. Pimenta expone la relevancia de Brasil –el único estado Iberoamericano que adoptó un régimen monárquico, mantuvo la esclavitud colonial y aseguró la unidad territorial de la antigua organización monárquica) para el estudio de las revoluciones en Hispanoamérica. Pimenta analiza el proceso de metropolización de la colonia con la llegada de la familia real portuguesa a Brasil y su relación con la crisis de la monarquía hispánica en América entre 1808 y 1821. Según el autor, la política de la Corte portuguesa no fue, como señala por lo general la historiografía, imperialista y expansionista, sino “delicada y circunspecta” ya que partía del temor, la inseguridad y la incertidumbre sobre las consecuencias de la crisis hispánica y la guerra revolucionaria en Brasil (pág. 351-356). Si durante la primera década revolucionaria, la América portuguesa miraba a las revoluciones hispanoamericanas como territorio de destrucción y anarquía, a principios de la década del ´20 comenzaría a cristalizarse un paradigma positivo, asociado a la necesidad de independencia del Brasil frente a la crisis peninsular del Reino portugués.

11Clément Thibaud y María Teresa Calderón se ocupan del problema de la soberanía en la crisis imperial a partir de la revolución en Nueva Granada. Para estos autores, la vacatio regis de 1808 no implicó la transición o la retroversión de la soberanía del rey al pueblo sino la transformación de una soberanía territorial, jerárquica y corporativa (la majestad) en una soberanía abstracta basada en la igualdad y homogeneidad de un pueblo, también abstracto y enigmático. Esta transformación, sostienen, no puede entenderse como una evolución, ni como una relación causal entre dos soberanías dado que su naturaleza es diferente. La majestad implicaba un principio de orden y de articulación política y religiosa entre el rey y comunidades auto-constituidas y visibles, mientras que la soberanía abstracta o moderna significaba la construcción de una nueva forma política. La cultura jurídica de los ilustrados neogranadinos (basada en el Derecho Romano-Canónico) explicaría la comprensión del Derecho como poder creador y transformador del orden político (pág. 378). El problema no era tanto construir una unidad nacional sino una unidad a partir de corporaciones territoriales que se consideran independientes y con un poder constituyente inalienable. En el último artículo de esta sección, Fernán E. González analiza las guerras civiles y el problema de la definición del sujeto político, de la configuración del Partido Conservador y Liberal y de la institucionalización de la república frente a tensiones locales y regionales tras la ruptura de la Gran Colombia entre 1839 y 1854.

12Si bien no todos los artículos sobre la crisis de la monarquía y las revoluciones en América pretenden incorporar la dinámica atlántica, el mundo atlántico funciona en este libro como un efectivo hilo conductor entre períodos, temas y espacios diferentes. Esto es posible no por la superposición o comparación de distintas historias locales, sino por el esfuerzo estimulante de considerar al mundo hispánico como parte integrante de una modernidad con problemas compartidos (la construcción de una unidad política y una representación legítima a partir de una revolución) y respuestas diferentes. Aún hoy, el peso de la nación funciona como un obstáculo para pensar las revoluciones hispanoamericanas en un contexto de circulación y transferencias culturales con límites tan fluidos que hacían inoperante y anacrónica la misma noción de frontera y de nación. La riqueza de esta obra reside en invitar a considerar las respuestas diferentes a problemas comunes, no como desviaciones, atrasos o malentendidos, sino como experiencias políticas originales, ambiguas y, en última instancia, indeterminadas de las revoluciones.

Haut de page

Notes

1 Ian K. Steele, “Bernard Baylin's American Atlantic. On Bernard Bailyn, Atlantic History: Concept and Contours”, History and Theory, nº 46, February 2007, 48-58.
2 Robert R. Palmer, The Age of Democratic Revolution, Princeton, Princeton University Press, 1959, 1964, 2vols.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gabriel Entin, « María Teresa Calderón y Clément Thibaud (coords.), Las Revoluciones en el Mundo Atlántico, Bogotá, Taurus, 2006, 437 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 15 décembre 2007, consulté le 21 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/12982

Haut de page

Auteur

Gabriel Entin

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page