Navigation – Plan du site
Débats | 2006
Domingo Irwin et Luis Alberto Buttó

«Bolivarianismos» y Fuerza Armada en Venezuela

Los bolivarianismos en la mirada de las ciencias sociales
[18/01/2006]

Résumés

Il s'agit d'offrir ici une synthèse portant sur le thème des différentes variantes que l'on connaît au "bolivarianisme", depuis les premières mises en œuvre effectuées par le général en chef Eleazar López Contreras dans les années 1930 jusqu'à des propositions plus récentes et contradictoires. Ce commentaire insistera sur l'usage politique militant qui a été fait et est fait actuellement de la pensée de Simón Bolívar Palacios.

Haut de page

Texte intégral

Militares y bolivarianismo: a manera de introducción.

1En Declaraciones emitidas por el Secretario del Consejo de Defensa Nacional (CODENA), general de división del ejército venezolano Melvin López Hidalgo y el comandante general del ejército general de división Raúl Isaías Baduel, a la periodista María Daniela Espinoza durante un ejercicio táctico de armas combinadas denominado «Huracán 01-2005» ,la Fuerza Armada Nacional (FAN) « “está sufriendo cambios trascendentales. Los militares estábamos muy distanciados de la gente. Ahora la FAN está acercándose mucho más. Yo he empleado la palabra socialización; es decir, la FAN acercándose más al pueblo” ». Así, la organización militar venezolana procura ser una « “institución ágil y flexible que pueda amoldarse a lo que podemos definir como los conflictos de la postmodernidad o guerra de cuarta generación y confrontación asimétricos”»1. Estos entendidos cambios se están dando dentro de un contexto político donde el llamado bolivarianismo, pareciera emerger como una supuesta nueva forma de enfocar la realidad venezolana y latinoamericana. Resulta interesante cotejar las distintas versiones conocidas sobre el pensamiento del entendido como «Padre de la Patria». La evidencia escrita venezolana es concluyente sobre la existencia de varios bolivarianismos; éstos con orientaciones ideológicas distintas y contenidos a todas luces contradictorios y hasta paradójicos.  

La paradójica pluralidad política bolivariana.

2La admiración por el personaje carismático, especie de héroe redentor y su simbología afín son realidades dolorosamente objetivas en la historia venezolana2. Han sido históricamente reportadas desde la repatriación de los restos mortales de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios, durante la segunda presidencia constitucional del general en jefe José Antonio Páez, aproximadamente una década después de la muerte de El Libertador. También cuando se conmemoró el Centenario del nacimiento del héroe nacional (1883), durante el llamado Quinquenio Guzmancista; estando, por cierto, el general en jefe Antonio Guzmán Blanco emparentado por línea materna con Simón Bolívar. Esto para no señalar los gobiernos del comerciante-ganadero-general en jefe Juan Vicente Gómez (1908-1935) que tal como decía un dicho jocoso criollo de la época «nacieron el mismo día [24 de julio] el que libertó la patria y el que la tiene fuñía»3; curiosamente también murieron, ambos, muy casualmente, un 17 de diciembre.

3El bolivarianismo se presenta en la realidad política venezolana, del siglo pasado y el actual, en dos versiones distintas y contradictorias. Una primigenia, desde la década de 1930, anti-bolchevique o de derecha o de centro-derecha y luego, desde finales del siglo XX e inicios del XXI otra peculiarmente socialista o de izquierda. Ambas autoproclamadas auténticamente bolivarianas.

4Inicialmente durante el gobierno del general en jefe Eleazar López Contreras (1936-1941), quien lo impulsa y moldea, el bolivarianismo en Venezuela se convierte en algo así como la pretendida doctrina oficial y oficiosa del régimen. Según el mismo López Contreras, en un célebre discurso radial que luego fue reproducido in-extenso por la prensa nacional: « “los ideales bolivarianos constituyen la norma que inspira al gobierno en todos sus actos” »4. Para Luis Cipriano Rodríguez este bolivarianismo a lo López Contreras y sus parciales estaba orientado a combatir la amenaza comunista, por presentar ésta planteamientos ideológicos antipatrióticos y tiránicos. En síntesis, López y sus parciales procuraban con este proceder adecuar los contenidos doctrinales propuestos por El Libertador para desarrollar una posición anti-socialista. Una actitud que podría calificarse políticamente de derecha, o en todo caso anti-izquierdista.

5Para el almirante venezolano (ya retirado del servicio activo) Hernán Grüber Odreman, en su libro Soldados Alerta5, el pensamiento de El Libertador se convierte en un recurso discursivo para defender la existencia misma del sector militar latinoamericano ante las supuestas amenazas de extinción propuestas para aquellas por intereses económicos y políticos foráneos. Otros autores igualmente de origen militar, como los oficiales ya retirados del servicio activo y en la actualidad burócratas al servicio del gobierno presidido por el ex-comandante de un batallón de paracaidistas Hugo Rafael Chávez Frías, como el teniente coronel de la Aviación Militar William Izarra6 y capitán del Ejército Eliécer Otaiza7 presentan en sus libros algo así como una especie de «versión oficiosa del bolivarianismo» y de aparente apoyo al gobierno actual venezolano.

6Entre los propagadores del bolivarianismo de izquierda destaca la figura del profesor de la Universidad Autónoma de México (UNAM): Heinz Dieterich8. La argumentación que se presentan en los textos de Dieterich expresa lo que bien puede calificarse como el otro extremo del péndulo del bolivarianismo con relación al de la década de 1930 en Venezuela. Procura justificar un sistema político socialista radical pero pretendidamente democrático. Argumenta sobre la amenaza que representa el gobierno estadounidense para Latinoamérica. Propone la formación de una especie de bloque regional de poder iberoamericano para enfrentar positivamente a los nefastos intereses neo-liberales y globalizadores.

7Si bien la versión del bolivarianismo a lo Dieterich poco tienen que ver con la ya señalada durante el gobierno venezolano del general López Contreras, ambas versiones presentan un preocupante elemento en común que sirve como contradictorio y paradójico enlace entre la visión derechista o izquierdista del fenómeno que se estudia: su sutil pero efectivo y terrible carácter pretoriano. Según el estudioso Tomás Straka: «otro filo [d]el discurso [bolivariano formulado e impulsado por el general López Contreras] fue anunciado, casi imperceptiblemente, [el] que un ejército heredero del que fundó a la patria, ha heredado, también el derecho de seguirla haciendo»9. Planteamiento que refleja una verdad del tamaño de un templo en la historia criolla, desde la formación de un efectivo ejército nacional en los inicios del siglo XX venezolano: sin apoyo castrense efectivo es sencillamente imposible que avance el proyecto político bolivariano contemporáneo de izquierda o de derecha.

8Para Dieterich10 lo que entiende como la «Doctrina Militar de la Revolución Militar Venezolana» está en proceso de estructuración y deberá ser presentada oficialmente a nivel de manuales operativos para mediados del 2005. Sostiene el referido autor que la «Defensa Integral de la Nación» deberá presentar un decidido contenido anti-imperialista, entiéndase contrario a los intereses estadounidenses y favorecedor de una pretendida «fusión pueblo-ejército» en condiciones estratégicas de defensa integral y características bélicas de naturaleza defensiva asimétricas.

9Otros autores referidos en un libro que se presenta al lector como uno de naturaleza colectiva y el cual sale de los talleres de la Imprenta Nacional finalizando el año 2004 (con un inusual tiraje de 3.000 ejemplares), teniendo por confesado responsable de su autoría al teniente-coronel de la Guardia Nacional en condición de retiro: Héctor Herrera Jiménez,11 han expresado públicamente sus respectivas posiciones ante la potencial y novel política de defensa venezolana. La gran mayoría de los autores reseñados en este libro12, unos más y otros menos, coinciden con los señalados planteamientos de Dieterich: un bolivarianismo militante de izquierda, entendido como socialista, anti-estadounidense, anti-globalización y anti-neoliberal. Curiosamente más «anti» que «pro».  

Una necesaria diferenciación.

10Los estudios académicos serios sobre Bolívar, su pensamiento y cómo ha sido utilizado y asimilado éste dentro la conciencia popular venezolana, tienen sus antecedentes historiográficos en algunos intelectuales criollos del siglo XIX venezolano como Larrazabal13 o en las excelentes crónicas de don Vicente Lecuna14 en la primera mitad del siglo XX. Sin desconocer lo antes dicho, es con la obra de Germán Carrera Damas sobre su propuesto « Culto a Bolívar», publicada por la Universidad Central de Venezuela (UCV) en Caracas, que se inicia en la historiografía criolla una novedosa vertiente analítica referida al Libertador15.

11Por el camino analítico abierto por don Germán Carrera Damas se desplazan, sólo a manera de inventario académico elemental, los libros de un Luis Castro Leiva16 de la Universidad Simón Bolívar (USB); el ya referido en párrafos anteriores de Luis Cipriano Rodríguez de la UCV; la creación intelectual de Yolanda Salas, Norma González Viloria y Ronny Velásquez17, editada por la USB; amén de la editada tesis doctoral en historia del colega Napoleón Franceschi18 del Instituto Pedagógico de Caracas-Universidad Pedagógica Experimental Libertador (IPC-UPEL). Es necesario agregar a esta lista tentativa el referido escrito de T. Straka, de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Una constante es recurrente en estos serios análisis académicos para sus pares y el público en general: evitar una relación simbiótica del estudio desarrollado sobre el pensamiento de Bolívar con algún proyecto político del momento.

12Documentalmente resulta imposible negar que una realidad efectivamente contraria a la arriba descrita la tenemos en lo que atañe al partido político con la mayor militancia en la Venezuela de hoy día, según toda la data empírica disponible para cualquier investigador interesado en el tema. En el Movimiento V República (MVR) el bolivarianismo: «facilita una identificación con las gestas patrióticas que ratifican sentimientos nacionalistas y ayuda a mantener viva la noción de movilización permanente»19. Más aún, pasa a ser un aspecto imprescindible dentro de la entendida como doctrina de una organización política la cual supuestamente busca apuntalar «la relación pueblo-milicia, o alianza cívico-militar que sustentan los sectores más militaristas del MVR»20.

13En un texto del profesor universitario de la USB Gonzalo Barrios Ferrer,21 éste procura cotejar las condiciones de la jefatura cierta en el segmento subversivo castrense «Movimiento Bolivariano Revolucionario-200» (MBR-200), antecedente evidente del actual partido político MVR, en su «versión» civil política posterior. Esto, sin descuidar fenómenos seculares en lo entendido como muy  venezolano: el mesianismo, el culto a la fuerza y débil sujeción ante el fuerte personalismo político. Condiciones que apuntalan la más que evidente jefatura de carácter carismático en el MBR-200. Esta se proyecta sin solución de continuidad en el MVR, amén de su pretendido proyecto entendido como bolivariano. En otras palabras, según el académico criterio de Barrios Ferrer, tanto en MBR-200 como el MVR se nutren interesadamente de lo peor de lo heredado venezolanamente como pueblo y con «pragmáticos» fines políticos de poder.

14 Resulta definitivo analizando con objetividad la data pública hasta ahora disponible, que en el auto-proclamado como bolivarianismo es absolutamente necesario diferenciar aspectos expositivos propios de la académica y ciertamente de valor intelectual, de otra vertiente la cual es políticamente militante. Esta última se presenta ante el analista imparcial y culto como una especie de «comodín argumentativo», expresión más que evidente de un politiqueo radical usado para tratar de arropar burdamente proyectos políticos derechistas (almirante Grüber Odreman o teniente-coronel Izarra) o izquierdistas (general en jefe Jorge Luis García Carneiro o el teniente-coronel Héctor Herrera Jiménez). Estos últimos con pretensiones continentales.

Diferencias entre los radicales bolivarianos de izquierda.

15En los textos de Dieterich, mencionados en párrafos precedentes, pareciera que bolivarianismo y chavismo fuesen sinónimos. Así, Hugo Rafael Chávez Frías es calificado de « “hijo espiritual” del Libertador»22 y en consecuencia la expresión superior del liderazgo bolivariano. Otros libros presentan una versión no tan chavista del bolivarianismo: «Manual del comportamiento político y social de un bolivariano auténtico y revolucionario»23 es como se define un impreso de 96 páginas en un formato de cinco por ocho pulgadas, edición del Centro Cultural Barricada siendo su autor Darwin T. Pazmiño T. Presenta un prólogo escrito por quien dice ser Chepín López y la fecha del escrito de López es 2003; única referencia sobre la posible fecha de publicación de esta obra. Bien vale la pena transcribir textualmente lo que califica de:

Epílogo De Un Bolivariano Y Revolucionario  

Un bolivariano es un ciudadano nuevo, con una conciencia nacionalista, republicana y latinoamericana.

Tiene una responsabilidad de [Sic] sostener el proceso revolucionario bolivariano de por vida.

Tiene el deber de apoyar a la comunidad.

Tiene la obligación de convertirse en LIDER de su comunidad.

Tiene que ser contralor de su comunidad.

Tiene que ser contralor de su municipio.

Tiene que ser contralor del gobierno.

Debe conformar cooperativas de producción.

Debe conformar cooperativas de consumo.    

Debe conformar cooperativas de usuarios de televisión.

Debe pertenecer a un círculo bolivariano.

Debe pertenecer a un club social bolivariano.

Está obligado a ser participativo dentro de su comunidad.

Está obligado a ser participativo dentro de lo político.

Un bolivariano es un defensor de la cultura musical venezolana.

Un bolivariano es defensor de la cultura culinaria de Venezuela.

Un bolivariano es defensor de la cultura costumbrista de Venezuela.

Un bolivariano tiene que exigir una educación primaria integral, secundaria y universitaria o técnica de calidad .

Un bolivariano tiene que exigir un servicio médico integral.

Un bolivariano tiene que exigir un gobierno honesto.

Un bolivariano tiene el deber, y está obligado a defender la Constitución Bolivariana de la República venezolana [Sic] y todas sus leyes, para poder tener un país con una organización social avanzada, con una democracia adelantada y una población movilizada hacia el desarrollo nacional.

No puede ser partícipe de grupos antipatriotas.

No puede ser partícipe de tendencias divisionistas.

No puede ser participe de culturas extranjeras antivenezolanistas. 24

16La cita arriba presentada no tiene desperdicio; los comentarios sobran, la frase «habla» sola. El público al cual va dirigido el contenido del texto en cuestión se ofrece como evidente: uno joven, de escasa cultura y educación elemental. Mientras que los libros de Dieterich tienen como target un público de clase media y de nivel educativo universitario y los escritos de los militares retirados mencionados en párrafos anteriores procura llegar al sector castrense y su hinterland social. Para Pazmiño el bolivarianismo no es sinónimo de chavismo, por el contrario lo trasciende y propone la búsqueda de un liderazgo sustituto al de Hugo Rafael una vez cumplidos los lapsos constitucionales del susodicho.  

17La cita del libro de Pazmiño proyecta un nacionalismo extremo, por lo que resulta contradictorio el igualmente propuesto «nacionalismo pan-andino». Este abarcaría espacialmente desde Perú y Bolivia hasta Panamá y Venezuela, incluyendo a Colombia y excluyendo muy curiosamente a Chile. Califica esta propuesta como «un polo ideológico BOLIVARIANO [Sic] suramericano”»25. Una idea de latino-pana-americanismo que puede estar en concordancia con el Bloque Nacional de Poder que propone Dieterich en sus textos. Donde difieren ambos textos, insistimos, es frente a un Pazmiño que procura establecer una diferencia entre bolivarianismo y chavismo, llegando inclusive a proponer la búsqueda de un liderazgo sustituto al de Chávez.  

18Para entender el que la Alcaldía de Caracas edite y publique libros como los de Dieterich o Pazmiño se pueden recurrir a varias hipotéticas explicaciones. Se puede pensar, inicialmente, que las susodichas publicaciones pueden ser parte del compromiso político electoral de algunos de los funcionarios que laboran en ella. Es decir, se permiten esos libros siempre y cuando en retribución se cuenten con los votos que se puedan presentar en las elecciones a favor de los candidatos oficiosos de la Alcaldía. Otra alternativa es que esos textos impresos sean el resultado de la acción de individualidades, en posiciones de tomar la decisión burocrática de “mandar a la imprenta o no” una obra. Una posibilidad, más preocupante, es que libros de este tenor formen parte de un proyecto político con dimensiones regionales. La realidad hasta ahora conocida lleva a pesar que hay de verdad en las tres alternativas antes mencionadas.

19La evidencia bibliográfica es ya concluyente sobre un esfuerzo coordinado, dentro de sectores radicales de la izquierda suramericana, por promocionar la versión izquierdista del bolivarianismo. El público para esta novel versión del pensamiento de Simón Bolívar se busca en los sectores de la población menos favorecidos en lo económico, amén de jóvenes e incultos. La dirigencia del movimiento proviene de la vieja izquierda radical suramericana y/o de resentidos políticos locales y/o de militares desdoblados en activistas políticos visibles o subterráneos.

20La estrategia de estos grupos de inspiración supuestamente bolivariana para lograr el poder, hasta donde es posible avizorar por sus textos públicos, procura ser electoral haciendo énfasis inicial en los comicios locales. El proyecto político en cuestión dice presentar una condición que califica de progresista y pan-latinoamericanista. No se puede dejar de pensar en Evo Morales y el Movimiento Al Socialismo (MAS) en Bolivia o el Movimiento por la República Bolivariana del Ecuador (MRBE) o en algunos grupos radicales peruanos y colombianos. Sobre las características generales del proyecto basta con leer el texto de Dieterich, bien sintetizado en los títulos de ambos libros, mencionados y referidos anteriormente: Hugo Chávez. El destino superior de los pueblos latinoamericanos…, y La Integración Militar del Bloque Regional de Poder Latinoamericano…

21En lo inmediato, parece como muy poco probable que el ejemplo venezolano con su bolivarianismo remozado de izquierda,  se convierta en una seria amenaza para el resto de Latinoamérica. Lo que si resulta seguro es que mientras puedan, personalidades vinculadas con el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela colaboraran logísticamente con grupos radicales latinoamericanos a cambio de expandir las ideas del bolivarianismo radical de izquierda. En razón de lo anterior, en el mediano plazo, de perdurar el proyecto bolivariano como hasta ahora, bien podría tener efectos desestabilizadores para los sectores políticos democráticos y las organizaciones políticas que detentan el poder en algunos países suramericanos, especialmente del área andina excluido Chile.

22Dentro de la posible y potencial capacidad desestabilizadora del radicalismo bolivariano de la izquierda suramericana, dos aspectos son fundamentales. El primero de éstos, es la eficacia, eficiencia y productividad que evidencien los  reconocidos sectores democráticos en el poder de los distintos países donde opere la propaganda bolivariana. El segundo, se relaciona con el sector castrense no sólo en aquellos países donde opera la propaganda bolivariana sino en la propia Venezuela.

23El último aspecto amerita un breve comentario relacionado con la dinámica del bolivarianismo y la realidad política y castrense venezolana. Para avanzar en el proyecto político radical de izquierda, bajo el ropaje democrático, es decir lo que en síntesis procuran las versiones contemporáneas del llamado bolivarianismo radical, resulta necesario condicionar pretoriana pero izquierdistamente al sector militar del país donde se opera. En Venezuela, en la actualidad, se está en ese proceso. Es una situación donde el bolivarianismo radical se juega la existencia misma en el poder, tanto como en el proceso del referéndum revocatorio del presidente Chávez en agosto de 2004.

24Lo antes dicho explica los comentarios sobre este tema referidos por Dieterich (ya mencionados en párrafos anteriores) desde, curiosamente, el 17 de diciembre de 2004, es decir un aniversario más de la muerte de Bolívar en 1830. Este texto, junto con un capítulo escrito por el general (en condición de retiro) y ex-senador Alberto Müller Rojas26 en un libro colectivo y el ya señalado libro coordinado por el teniente-coronel  en condición de retiro del servicio activo Héctor Herrera Jiménez27 son de las muy escasas referencias públicas que se tienen sobre este tema. Sobre el primero de los textos ya se comentó lo fundamental, destacando su carácter superficial, propagandístico y dirigido a un público de izquierda radical. El capítulo de Müller Rojas es otra cosa y lo comentaremos brevemente antes de referir al de Herrera.

25Ofrece el capítulo del general-político-asesor, mencionado en el párrafo precedente,  un comentario geo-político a manera de marco teórico general; sutilmente presenta el caso de Suiza como uno de exitosa estrategia defensiva digna de ser imitada; expresa su muy personal visión de la evolución estratégica defensiva venezolana de finales del siglo XX, para luego describir las que entiende como nuevas amenazas y el estado actual de la seguridad en Venezuela. Distingue como amenaza interna la posibilidad del desarrollo de un conflicto de baja intensidad en Venezuela, motivado por razones del enfrentamiento político partidista, a lo que agrega la posible amenaza externa vinculada con las que califica de fuerzas reaccionarias de Colombia. Argumenta que Venezuela debe desarrollar una nueva estrategia nacional que le permita fortalecer la cohesión interna con la capacidad tecnológica para hacer frente a la cibernética, las comunicaciones modernas y la informática, fortaleciendo su espíritu de cuerpo. Concluye indicando que en su criterio el nivel de las nuevas amenazas es alto, con un corto tiempo para responder a éstas y con condiciones bajas de previsibilidad.

26Todo lo anterior lo lleva terminar con las siguientes palabras: «nos encontramos en esa zona de penumbra que puede indicar un amanecer brillante o, igualmente un anochecer oscuro»28. En buena medida la luz del amanecer o la penumbra nocturna dependerán del diseño de la nueva doctrina venezolana de defensa, esa cuyos aspectos básicos están siendo diseñados en la actualidad (a “puerta cerrada”, pareciera ser) por los entendidos como especialistas militares criollos sobre el tema.

27El teniente-coronel Herrera Jiménez, oficial en la condición de retiro de la guardia nacional, es desde finales de año 2002 director nacional de la Federación de Frentes Cívicos Militares Bolivarianos (FRECIMIBOL); ésta según la contraportada del referido libro es una:

Organización Socio-Política [Sic] con presencia nacional que integra a los militares en situación de retiro, en todos sus grados y jerarquías, incluyendo reservistas, así como también a la organización Familia Militar, Reservistas Por Venezuela, civiles, profesionales y técnicos y población en general que se identifique con sus idearios. Frecimibol tiene como objeto la promoción del conocimiento del Proyecto Bolivariano, inserto en la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que valora e impulsa el concepto de unidad cívico-militar, promueve igualmente la integración de los pueblos y sus FF. AA, activando foros nacionales e internacionales, intercambios académicos y culturales en el estudio de las ciencias y artes militares. Frecimbol también participa activamente en la facilitación de las «Misiones» sociales que impulsa el Gobierno Nacional. Frecimbol es una ONG oficializada por ante el Registro Subalterno del Segundo Circuito del Municipio Libertador de Caracas el 11 de julio de 2003, debidamente juramentada por el Ciudadano Presidente de la República HUGO CHÁVEZ FRIAS [Sic] en acto formal el 9 de octubre de 2002, en el Teatro Municipal de Caracas.29

28La mencionada ONG organizó un evento que dio en llamar internacional. Esto último atendiendo a la invitación que cursó a varias individualidades extranjeras como H. Dieterich y M. Harnecker, o bien otros suramericanos que aparecen en el libro especie de peculiar Memoria del referido evento, como el brigadier de la aviación brasileña Sergio Xavier Ferolla, el capitán de la aviación uruguaya en condición de retiro Jerónimo Cardozo y el general (R) del ejercito ecuatoriano René Vargas Pazzos. En un acto de seria objetividad académica, los auténticos especialistas en temas de seguridad y defensa latinoamericanos, con obra escrita de valía y reconocimiento intelectual hemisférico, parece ser que no fueron invitados. El tema del encuentro era el de los cambios mundiales y como debía la Fuerza Armada Nacional (FAN) venezolana prepararse para esta nueva realidad.

29Sobre los planteamientos de Herrera Jiménez que cierran el libro se efectuaran algunos breves comentarios críticos. Siendo académicamente serios y en consecuencia generosos, los peligros que identifica «como serias amenazas contra la humanidad»30  son: la pobreza, la injusticia social, el hambre, el odio racial, las trasnacionales, el imperialismo, el Plan Colombia, el narcotráfico y el terrorismo. Ante tales peligros sostiene que la FAN y la sociedad venezolana deben prepararse para implementar eficientemente: «Los conceptos de Nación en Armas, la Doctrina de Guerra de Todo el Pueblo y la Unidad Cívico-Militar […, ya que potencialmente] el nuevo estado de cosas degenera[¿rá?] en una guerra NO convencional»31. Ante el apocalíptico escenario antes referido Herrera Jiménez propone « la posibilidad cierta de la integración política y militar, especialmente en Latinoamérica […] Ciertamente, la alianza Comunidad Suramericana—Unión Europea crearía un balance ante las pretensiones de unipolaridad norteamericana»32. Lo ingenuo del señalamiento y la buena educación obligan solo a referirlo textualmente, dejando al lector que entienda lo que pensamos.

30No deja de ser preocupante la evidente ligereza en afirmaciones como: «Un nuevo Pensamiento Militar comienza a emerger […] la unidad cívico-militar, como instrumento acelerador de las políticas gubernativas que persiguen la seguridad y defensa y al mismo tiempo, el desarrollo económico y social»33. La tragicomedia de la sociedad venezolana actual es precisamente que la frase recién transcrita no es fantasía, sino una muy lamentable potencial realidad. Apoyados en un andamiaje legal (construido bajo su inspiración y tutela) un sector minoritario de la realidad militar criolla pretende imponer su parecer, recurriendo a la demagogia financiada con los altos precios del petróleo en el mercado mundial, a la sociedad en general.       

Sobre la novel legislación venezolana de seguridad, defensa y desarrollo.34

31La política de defensa en Venezuela está normada en lo fundamental por lo establecido en la Constitución De La República Bolivariana De Venezuela, el Título VII: “De la Seguridad De La Nación”. Este consta de 10 artículos (322 al 332). El tema de la defensa está, en la mejor tradición de la Doctrina de Seguridad Nacional, constitucionalmente imbricado con el de la seguridad y el desarrollo nacional.

32El Consejo de Defensa de la Nación (CODENA) está normado por lo que establece (artículos 34 al 46) la Ley Orgánica De Seguridad De La Nación. En ésta se resalta el carácter simbiótico de los principios de seguridad de la nación, la defensa integral y el desarrollo integral. Entendiendo que (artículo 2): «La seguridad de la nación está fundamentada en el desarrollo integral […] dentro de un sistema democrático, participativo y protagónico, libre de amenazas a su sobrevivencia, su soberanía y a la integridad de su territorio y demás espacios geográficos.» La defensa que califica de integral la define como (artículo 3)  como:

[Un] conjunto de sistemas, métodos, medidas y acciones de defensa, cualesquiera sean su naturaleza e intensidad, que en forma activa formule, coordine y ejecute el Estado con la participación de las instituciones públicas y privadas, y las personas naturales y jurídicas, nacionales o extranjeras, con el objeto de salvaguardar la independencia, la libertad, la democracia, la soberanía, la integridad territorial y el desarrollo integral de la nación.

33Sobre el desarrollo integral afirma que (artículo 4):

[Para] los fines de esta Ley, consiste en la ejecución de planes, programas, proyectos y procesos continuos de actividades y labores que acordes, con la política general del Estado y en concordancia con el ordenamiento jurídico vigente, se realicen con la finalidad de satisfacer las necesidades individuales y colectivas de la población en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar.

34Sostiene la ley de seguridad en su artículo 5°, en concordancia con la Constitución en su artículo 326, la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad en los aspectos relacionados con la seguridad y defensa integral de la nación. Sobre el alcance de la seguridad y defensa integral, amén de las leyes nacionales están (artículo 6) «los tratados, pactos y convenciones internacionales, no viciados de nulidad, que sean suscritos y ratificados por la República, y en aquellos espacios donde estén localizados nuestros intereses vitales» .El carácter de esta Ley Orgánica se expresa con claridad en su artículo 16:

En materia de seguridad, defensa y desarrollo, se considera fundamental garantizar la definición y administración de políticas integrales, mediante la actuación articulada de los Poderes Públicos nacional, estadal y municipal, cuyos principios rectores serán la integridad territorial, cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsablidad, a los fines de ejecutar dichas políticas en forma armónica en los distintos niveles e instancias del poder público.

35Como instancia permanente de apoyo técnico, de investigación y administrativo, funciona una Secretaría General del Consejo de Defensa de la Nación (SECODENA). Las atribuciones legales del Secretario(a) de SECODENA, quien es de libre nombramiento y remoción por parte del Presidente de la República en su condición de Presidente(a) de CODENA, son descritas en el Capítulo IV «De la Secretaría General del Consejo de Defensa de la Nación», artículo 42, de la Ley Orgánica arriba referida. En síntesis son 10 funciones donde vale la pena resaltar:

3. Mantener informado al Presidente y demás miembros del Consejo de las actividades técnicas, administrativas y de investigación que se realicen en la Secretaría […] 5. Apoyar, con el personal profesional especializado y técnico bajo su dirección y supervisión, el trabajo del Consejo de Defensa de la Nación y de los diferentes Comités que se constituyan. 6. Realizar seguimiento a las decisiones que se tomen en el Consejo y en los diferentes Comités que se constituyan

36El Centro de Evaluación Estratégica, según reza el artículo 45 de la Ley Orgánica arriba referida, «es el encargado de realizar el seguimiento y evaluación continua de la situación para producir oportunamente las alertas necesarias; teniendo bajo su responsabilidad la operación de la Sala de situación del Presidente o Presidenta de la república». Los llamados Comités Coordinadores, a la letra del artículo 44: «son los encargados de analizar la información para elaborar los planes, estudios e investigaciones que requieran los Comités de Trabajo, Interinstitucionales y de Emergencia, y están conformados por personal profesional civil y/o militar.» El Centro de Políticas y Estrategias, está normado en el artículo 46: y «es el encargado de proponer al Consejo de Defensa de la Nación a través de los Comités de Trabajo Interinstitucionales y Comités de Emergencia, políticas y estrategias para la solución de los problemas relacionados con la seguridad y defensa integral.»

37La relación entre SECODENA y el diseño y desarrollo de políticas por parte de la Presidencia de la República, se establece estructuralmente vía los arriba mencionados «Comités de Trabajo Interinstitucionales» o «Comités de Emergencia» y particularmente la calificada como Sala Situacional de la Presidencia. Resulta necesario resaltar que constitucionalmente (artículo 236) el Presidente es el Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional, por lo tanto las dirige como suprema autoridad jerárquica,  fija su contingente y decide sobre los ascensos militares desde los grados de coronel(a) y capitán(a) de navío.

38«Concepto Estratégico De La Nación En El Marco De La Constitución Bolivariana De Venezuela», es un texto de poco más de dos folios rectos, refrendado por Ysabel Carrillo Bolívar, Licenciada en Planificación y Analista de Seguridad y Defensa III. Este didáctico escrito puede consultarse en la página web de SECODENA, constituyendo la referencia pública más elaborada del públicamente inaccesible Concepto Estratégico Nacional. Éste fue elaborado, bajo la responsabilidad inicial del Centro de Políticas y Estrategias de SECODENA, para septiembre de 2003. Siendo fiel a la letra de la Constitución y a la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación considera la condición simbiótica de la seguridad, la defensa y el desarrollo. El documento elaborado en su versión para ser presentado, estudiado y eventualmente aprobado en una reunión de CODENA consta de cinco conjuntos temáticos bien definidos, como lo son Definición; Fundamentación Jurídica; Consideraciones Generales; Ámbitos Estratégicos y Consideraciones Finales. Según el documento ya referido se define el Concepto Estratégico de la Nación, a la letra:

Es el documento base para la planificación estratégica nacional en materia de seguridad, desarrollo y defensa integral, que parte del fundamento doctrinario, jurídico y político contenido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; en el cual se establece la dirección estratégica de la Nación para la formulación de lineamientos generales, políticas y estrategias, a objeto de promover el desarrollo integral y reducir, neutralizar o eliminar sus amenazas, con el fin de salvaguardar y garantizar los intereses y objetivos nacionales.35      

39En las ideas arriba transcritas se tiene también la almendra de la base jurídica del documento en cuestión. Sobre las Consideraciones Generales se destacan aspectos ya señalados constitucionalmente o en la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación, relacionados con el principio de corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil para lograr los fines comunes de seguridad, defensa integral y desarrollo. El texto cierra con unas consideraciones finales que recoge la fuente antes mencionada de la siguiente manera: « “La interdependencia entre los distintos ámbitos estratégicos establecidos debe ser considerada para la formulación y ejecución de políticas, planes y estrategias” »36.

40Los Ámbitos Estratégicos son, según se desprende del texto de la Licenciada Carrillo Bolívar, que se ha glosado en párrafos anteriores, la parte sustantiva del Concepto Estratégico de la Nación, abarca no solo lo militar, sino también lo geopolítico, ambiental, cultural, social, económico y político. En lo geopolítico se destacan como prioridades las políticas de fronteras y desarrollo territorial, incentivando la desconcentración de las actividades vinculadas con la producción de bienes y atendiendo debidamente a las fachadas Andino-Llanera, Amazónico-Guayanés y Atlántico-Caribeña. En lo cultural se procurará en crecimiento de una sociedad multiétnica que se entiende como indivisible y única.

41Los otros cinco ámbitos estratégicos presentan condiciones que se definen como nacionales e internacionales. Así, en lo militar propugna el fortalecimiento cuantitativo y cualitativo del sector castrense y en lo internacional favorece un entendido como modelo cooperativo de defensa resultado de una nueva situación de seguridad regional y hemisférica.

42En el ámbito político, se hace en lo internacional un voto de fe pacifista rechazando la fuerza como medio de solución de los conflictos entre naciones, mientras en lo referente a la realidad venezolana se pretende fortalecer la institucionalidad articulada de los poderes públicos.

43En el ámbito económico internacional se actuará a favor de una nueva realidad económica planetaria fundamentada en la justicia, cooperación y equidad admitiendo las condiciones propias de las especificidades y soberanías nacionales; en lo que atañe a la realidad interna venezolana se recurre al estribillo ya mencionado varias veces al comentar otros textos legales básicos del desarrollo integral.

44En lo ambiental, se destaca la necesidad de velar a favor de los bienes económicos de la nación venezolana y a un nivel internacional centra su interés en favorecer el potencial ecológico de la región hemisférica dentro de la cual está inmersa Venezuela.

45Por último, sobre este aspecto en particular, se referirá al calificado en el documento de marras como ámbito social de los venezolanos; éste se deberá orientar en lograr el desarrollo humano integral fronteras adentro y en lo internacional pondrá el norte en la defensa y promoción de los derechos humanos.

46El no tener a mano la versión pública y ciertamente definitiva del Concepto Estratégico Nacional, ya que no está disponible públicamente, ciertamente limitan los comentarios analíticos que puedan realizarse sobre éste tema en particular. También ilustra el carácter parcialmente restringido de la temática  de seguridad y defensa en Venezuela y las limitaciones que tiene la actividad académica seria para estudiar este tema en particular.        

47Otro aspecto constitucional, legal, organizacional y doctrinal básico es el de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional (LOFAN), la cual todavía no ha sido aprobada definitivamente por el Legislativo venezolano. En atención a informaciones de la página web de la Asamblea Nacional (http://www.asambleanacional.gov.ve) se tiene alguna información confiable sobre el proceso que tiene ya algo así como poco más de dos años, desde que se aprobó en primera discusión la versión inicial en septiembre de 2002. La etapa de revisión, presentación de nuevas propuestas por parte del Ministerio de la Defensa y análisis del articulado en cuestión por la Comisión correspondiente de la legislativo ya ha prácticamente finalizado. Por lo antes dicho es altamente probablemente que en los próximos meses se apruebe la nueva LOFAN en la Asamblea Nacional (AN) para ser enviada en consecuencia para su ejecútese de Ley a la Presidencia de la República.

48La legislación militar criolla presenta una fascinante (en términos académicos) pero terrible (por sus efectos socio-políticos) paradoja. Esta parte de la base de una doctrina de seguridad-defensa-desarrollo con condiciones simbióticas como la expresa la legislación vigente. Así, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación y el Concepto Estratégico Nacional, presentan un recurrente carácter ambivalente.

49Tratando de aclarar las posibles confusiones: hay una entendida por algunos especialistas como doctrina y operativa política venezolana de seguridad y defensa que bien califica como expresión de una novel versión de pretorianismo en la realidad criolla en los inicios del siglo XXI37; mientras otros, apoyándose en el mismo articulado y acciones vocean una posición que califican como bolivarianamente revolucionaria. Los extremos, de allí la paradoja, parecen coincidir en la defensa de una realidad reñida con una auténtica democracia y un Control Civil (así como debe ser con mayúsculas) consolidado institucionalmente.

50Si intelectuales como Dieterich escriben favoreciendo todo lo relacionado con las políticas de defensa venezolana, como bien se ha insistido en párrafos precedentes; otros como el venezolano Aníbal Romero afirman que lo que procura el gobierno presidio por Chávez, en el hoy y el ahora actual: « “es acumular el poder bélico como para hacerle entender a Washington que el costo de cualquier intervención en Venezuela sería muy alto” » 38 Es decir, a las conocidas amenazas externas a la seguridad venezolana parecen incorporarse muy recientemente para el gobierno, según este agudo pensador criollo, nuevos escenarios hipotéticos oficiosos.     

Procurando cerrar el discurso escrito.

51Sintetizando, la evidencia es absolutamente irrebatible sobre la existencia de varios «bolivarianismos». Inicialmente se debe distinguir entre el de origen y presentación auténticamente académica y el que pretende favorecer algún proyecto político inmediato, en consecuencia interesadamente militante. Cronológicamente, en Venezuela, se debe diferenciar el bolivarianismo de la década de 1930 favorecido por el general en jefe E. López Contreras, de orientación política derechista o de centro derecha de las versiones de finales del siglo XIX, donde el péndulo analítico se desplaza de la nueva derecha a lo almirante retirado Grüber Odreman o a la izquierda entendiendo al teniente-coronel retirado Herrera Jiménez. No deja de llamar la atención la diferencia de grados militares de los proponentes «pendulares».

52También, dentro del referido bolivarinismo no deja de proyectarse, muy venezolanamente por cierto, aspectos de carácter personalista vinculados con el liderazgo del movimiento en cuestión; como lo evidenciado al compara los textos de Dieterich con el nada despreciable panfleto de Pazmiño T. Ciertamente, en la patria natal de Simón Bolívar, el llamado bolivarianismo es una gaseosa forma de interpretar la realidad procurando servir a unos proyectos políticos que se entienden como radicales. Éstos, en un medio como el venezolano y latinoamericano sólo pueden sobrevivir en una sociedad donde el sector militar, por cualquier razón, decida apoyarlos. Pareciera, por la evidencia hasta ahora disponible públicamente (escribimos estas líneas en la segunda semana de junio de 2005), que el sector castrense venezolano se debate ante la disyuntiva sugerida en el párrafo anterior y procuran sus lideres mantenerse auténticamente democráticos.

53Por lo ya insistentemente expresado a lo largo de este escrito, resulta más que evidente la histórica responsabilidad del alto mando militar venezolano y aquel que lo sea en un futuro inmediato, en el destino democrático o no de Venezuela. Las referencias iniciales de este artículo procuran ilustrar sobre las contradicciones entre la realidad concreta y las aspiraciones personales y políticas de algunos oficiales generales, así como destacar la ineludible condición de Clio, la musa de la historia, como jueza inexorable del devenir. Como dice el refranero popular criollo: «amanecerá y veremos».

Haut de page

Notes

1<<1.200 hombres se entrenaron para la Guerra Asimétrica>>. El Universal, domingo 12 de junio de 2005, p. 1-4.
2 Sobre este aspecto en su sentido amplio véase, Frédérique Langue <<Metissage Et Redemption au Venezuela. Des Milices Coloniales a la Revolution Bolivarienne>>, Colloque Internacional (Org. Carmen Bernard et Alessandro Stella): “D’esclave à soldat. Miliciens et soldats d’origen servile”…EHESS-Paris X, 27-29 mai 2004.
3  <<Fuñía>> es una expresión coloquial venezolana, su significado es sinónimo de molestada, fastidiada, echada a perder. También, es necesario advertir que una primera versión de este escrito fue publicada como: <<Reflexiones Sobre la Literatura Venezolana Relacionada con “Los Bolivarianismos” >> en el Military Review, Edición Hispanoamericana, mayo-junio 2005, pp. 13-21. La presente es una versión mejorada, ampliada y corregida.
4 <<La palabra del Presidente de la República>>. Ahora. Caracas, jueves 17 de diciembre de 1936, No. 321, p. 6. En Luis Alfredo Rodríguez <<Bolivarinismo Y Anticomunismo en Venezuela (1936)>>. Tiempo y Espacio, Enero-Julio, 1986, Caracas, Centro de Investigaciones Históricas Mario Briceño Iragorry, Instituto Universitario Pedagógico de Caracas, p. 55. Véase también en la misma fuente pp. 51-62.
5 Valencia–Caracas, Venezuela, Vadell Hermanos Editores, mayo 2003, pp. 41-50 y 57-62. Una referencia que emplea en apoyo de sus planteamientos el infante de marina venezolano es el libro del derechista radical estadounidense Lindon Larouche: El Complot paras Aniquilar a las FF.AA. Iberoamericnas, s/d.
6 En Busca de la Revolución. Caracas: autor-Producciones Karol, C. A, 2001.
7 Retórica Bolivariana. Primer Ensayo Político. La Defensa. Caracas: autor-imprenta Negrín Central, 2002.
8 Hugo Chávez: con Bolívar y el pueblo nace un nuevo proyecto latinoamericano, Buenos Aires, Editorial 21 srl, 1999. Del mismo autor, editorial y lugar de edición pero publicado en el 2000: La cuarta vía al poder (Entrevista realizada por Heinz Dieterich a Hugo Chávez y otros). En un libro de co-autoría con Noam Chomsky bajo el título de La Cuarta Vía al Poder, editado también en Buenos Aires, por 21 srl, en el 2000. El año siguiente se edita otro libro por la misma editorial, en Buenos Aires, pero solamente bajo la autoría de Heinz Dieterich, con el título de Bases de la Democracia Participativa. Hugo Chávez. El destino superior de los pueblos latinoamericanos. Conversaciones con Heinz Dieterich. Caracas: Instituto Municipal de Publicaciones. Alcaldía de Caracas, septiembre de 2004. También de este autor es La Integración Militar del Bloque Regional de Poder Latinoamericano. Caracas: Instituto Municipal de Publicaciones de la Alcaldía de Caracas, diciembre 2004 y <<La Integración Política y Militar en Latinoamérica y el Bloque Regional de Poder>>, en la obra del Teniente-coronel Héctor Herrera Jiménez, Las Fuerzas armadas ante la Nueva Agenda Mundial y el Caso Venezolano, Caracas, Imprenta Nacional, 2004.
9 <<Guiados por Bolívar. López Contreras, bolivarianismo y pretorianismo en Venezuela>>, Tiempo y Espacio, julio-diciembre 2003, Caracas, Centro de Investigaciones Históricas Mario Briceño Iragorry-Instituto Pedagógico de Caracas-Universidad Pedagógica Experimnental Libertador, IPC-UPEL, p. 21.
10 Heinz Dieterich, <<La Página De Dieterich: Nace la Doctrina Militar de la Revolución Venezolana>>, <http://www.rebelion.org/noticia.php?id=8990> y La Integración Militar del Bloque Regional de Poder Latinoamericano, Caracas, Instituto Municipal de Publicaciones de la Alcaldía de Caracas, diciembre 2004.
11 Las Fuerzas armadas ante la Nueva Agenda Mundial y el Caso Venezolano, Caracas, Imprenta Nacional, 2004.
12 Entre los señalados como responsables de capítulos en este libro mencionaremos, sólo a manera de ejemplos: al general de brigada del ejército y para la fecha de publicación del texto en cuestión  vicecanciller de la República Bolivariana de Venezuela Arévalo Méndez Romero; Dr. Samuel Moncada, ministro de educación superior para el momento de teclear estas líneas en los inicios de junio de 2005; la escritora chilena Marta Harnecker; el general en jefe y ministro de la defensa Jorge Luis García Carneiro y el propio teniente coronel Héctor Herrera Jiménez.  
13 Vida de Simón Bolívar, 2 Tomos, Nueva York, imprenta de E. O. Jenkins, 1865-1866.
14 La obra de don Vicente Lecuna sobre El Libertador es impresionante, solo a manera de ejemplo se destacará: Catalogo de errores y calumnias en la historia de Bolívar, 3 Vol., Caracas, Fundación Vicente Lecuna, 1956-1958.
15 Germán Carrera Damas, Culto a Bolívar, Caracas, Universidad Central de Venezuela, UCV, 1973.
16 De la Patria Boba a la Teología Bolivariana, Caracas: Monte Ávila Editores, 1984.
17 Bolívar y la Historia en la Conciencia Popular, Caracas: Universidad Simón Bolívar, USB, 1987.
18 El Culto a los Héroes y la Formación de la Nación Venezolana, Caracas: autor, 1999.
19 Valia Pereira Almao <<Movimiento Quinta República Vocación De Masas Y Atadura Personalista>>, en José Enrique Molina Vegas y Ángel Eduardo Álvarez Díaz, Coordinadores, Los Partidos Políticos Venezolanos en el Siglo XXI. (Caracas-Venezuela-Valencia: Vadell Hermanos Editores, 2004, p. 77.
20 Idem.
21 <<Las referencias ideológicas del Movimiento Bolivariano Revolucionario-200 y la crisis venezolana>>, Mundo Nuevo Revista de Estudios Latinoamericanos, enero-julio 1996, Caracas, Universidad Simón Bolívar, pp. 27-62
22 Heinz Dieterich: Hugo Chávez. El destino superior de los pueblos latinoamericanos. Conversaciones con Heinz Dieterich, Caracas, Instituto Municipal de Publicaciones. Alcaldía de Caracas, septiembre de 2004, pp. 1-2.
23 Soy Bolivariano. El manifiesto de lucha, Caracas, Instituto Municipal de Publicaciones de la Alcaldía de Caracas, ¿2003?
24 Ibid., p. 90.
25 Ibid., p. 20.
26 “Venezuela: un caso grave de inseguridad” en Venezuela en Perspectiva, Caracas, Fondo Editorial Question, junio 2004, pp. 99-129.
27 Las Fuerzas armadas ante la Nueva Agenda Mundial y el Caso Venezolano, Caracas, Imprenta Nacional, 2004.
28 <<Venezuela: un caso grave de inseguridad>> en Venezuela en Perspectiva, Caracas, Fondo Editorial Question, junio 2004, p.128
29 Contraportada en el libro Las Fuerzas armadas ante la Nueva Agenda Mundial y el Caso Venezolano, Caracas, Imprenta Nacional, 2004.
30Ibid., p. 119
31Ibid., p. 121.
32Ibid., pp. 121 y 123.
33Ibid., p. 124.
34 Se reproduce a la letra parte de la ponencia presentada por Domingo Irwin G y elaborada en co-autoría con Luis Alberto Buttó : <<Comentarios Sobre El Diseño E Implementación De Las Políticas De Defensa En Venezuela>> en la Technical Workshop on Principal Guidelines for the Development of Defense White Books: Andean Community States. Promovido por UN-LiREC, Quito, febrero 10-11 de 2005, pp. 1-10 y 20-21.
35 Ysabel Carrillo Bolívar, <<Concepto Estratégico De La Nación En El Marco De La Constitución De La República Bolivariana De Venezuela>> http://www.codena.gov.ve/secodena.htm .Consultado en febrero 03-2005.
36 Idem.
37 Luis Alberto Butto, << ¿Militarismo en Venezuela en los albores del siglo XXI? La adecuación de una categoría de análisis histórico>>, en Hernán Castillo y otros (Compiladores), Militares y Civiles. Balance y perspectivas de las relaciones civiles-militares venezolanas en la segunda mitad del siglo XX, Caracas, USB, UCAB y UPEL, 2001, pp. 233-245 y del mismo autor (Buttó), <<El Nuevo Profesionalismo Militar De Seguridad Interna y Desarrollo Nacional. Un ejercicio de reflexión académica como hipótesis para entender las relaciones civiles y militares en la Venezuela contemporánea>>, en Domingo Irwin G y Frédérique Langue (Coordinadores), Militares y Sociedad en Venezuela, Caracas, UCAB-UPEL, 2003, pp. 129-148.  
38 Javier Pereira, “Cuestionan anuncios de cambios en doctrina de la Fan”. El Nacional. Caracas, diciembre 29 de 2004, A-2
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Domingo Irwin et Luis Alberto Buttó, « «Bolivarianismos» y Fuerza Armada en Venezuela », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 18 janvier 2006, consulté le 17 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/1320 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.1320

Haut de page

Auteurs

Domingo Irwin

Articles du même auteur

Luis Alberto Buttó

Domingo Irwin G. Profesor-Investigador del Instituto Pedagógico de Caracas- Universidad Pedagógica Experimental Libertador y Luis Alberto Buttó, Profesor-Investigador de la Universidad Simón Bolívar-Núcleo del Litoral.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page