Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Espacios, palabras y sensibilidades - Puebla, BUAP 22-24 de octubre de 2007
María Inés García Canal

La relación médico-paciente en el Manicomio de La Castañeda entre 1910-1920, tiempos de revolución.

[02/01/2008]

Résumés

This text aims to show the specific forms that define the relation between doctors and patients, at the mental asylum of La Castañeda in Mexico City (1910-1968), during its first decade of functioning which coincides with the Mexican Revolution. This work begins with a brief presentation of the hospital’s foundation, and the ways how revolutionary events affected the life at the interior of the asylum. The characteristics of the archival material are analyzed to establish the links between doctors and patients, in which abandon and seduction were predominant, being the latter factor the field in which the in-appropriate and the im-pertinence took place.

Haut de page

Texte intégral

México 1910. Cien años de independencia. El Manicomio y la revolución.

1Desde mediados del siglo XIX, las academias y sociedades médicas mexicanas recomendaban y exigían la construcción de un nuevo hospital, no sólo para el tratamiento o curación de los enfermos mentales sino para seguridad de la población y para bienestar de la familia, a fin de someter a los dementes a la dependencia y regularidad, consideradas necesarias para toda rehabilitación.

2En 1910, como conmemoración del centenario de la Independencia, el Presidente Porfirio Díaz inaugura, el 1 de septiembre, el Manicomio General llamado La Castañeda, en razón del nombre del predio en que se instaló.

3El Manicomio tiene una existencia de cerca de  setenta años, marcado su inicio y fin por dos acontecimientos claves de la vida social y política de México: la revolución de 1910 y los acontecimientos de Tlatelolco de 1968.

4Este espacio comenzó, de manera muy rápida, a mostrar sus deficiencias y fracasos como institución terapéutica: el constante aumento de los internos que pasaron de cientos a unos cuantos miles pocos años después de su inauguración, lo que sobrepasaba en mucho su capacidad; la falta cada vez más acuciante de recursos; la escasa o nula preparación profesional del personal médico y para-médico; y, muy especialmente, la imposibilidad de establecer una neta separación entre las funciones terapéuticas y las de control, siempre enmarañadas y el complejo entrecruzamiento de sus finalidades médicas con las de carácter asistencial. Muy a pesar de las expectativas que levantó, de los reglamentos y disposiciones gubernamentales y de los intentos de transformarlo en un moderno hospital escuela, el Manicomio se fue restringiendo, cada vez más, a cumplir funciones meramente asistenciales, en detrimento de las clínicas, convertido en depósito de la pobreza, el infortunio y de las formas más repetidas de desviación en el país: el alcoholismo1.

5Las fuerzas zapatistas ocuparon el hospital a fines de enero de 1915. Durante el mes siguiente el pánico cundió entre los empleados que temían por sus vidas, debido a las constantes balaceras entre revolucionarios y constitucionalistas. Dos internos peligrosos se unieron a las fuerzas rebeldes, igual que un profesor de la institución. Al desocupar las instalaciones, las autoridades del Hospital los acusaron de robo: habían desaparecido algunas gallinas, cabras y conejos2

6De la lucha que enfrenta y  desangra al país a partir de 1910, quedan escasos registros en los expedientes clínicos de los internos, en los cuales se enfoca este trabajo de investigación que busca rescatar la palabra escrita de los pacientes: narraciones de sí exigidas por los médicos tratantes, cartas a la familia, a los amigos, a las autoridades del hospital y del gobierno, a algunos periódicos… cartas que nunca llegarían a su destino, retenidas en el expediente como testimonio mismo de la locura.

7En los expedientes se confrontan dos formas de mirar y vivir ese tiempo de guerra: los médicos, en una aplastante mayoría, mantienen en silencio los acontecimientos, sólo uno que otro, al describir los delirios del paciente, refieren a ciertos hechos sangrientos como parte misma del delirio. Escribe el médico en 1920 con motivo del ingreso de un reo al que se le diagnostica psicosis alcohólica: Delirio de grandeza. Se juzga general y [que] gana mucho dinero. Es amigo de los jefes de la Revolución y encuentra á enemigos hasta los de su familia, a quienes maltrata y golpea…”3 O bien, el médico que acepta el ingreso de un paciente en 1911 expresa: “el enfermo refiere que no recuerda la fecha en que comenzó a estar enfermo. El principio de la enfermedad lo refiere diciendo que era cap. 2do de artillería y que salió para ciudad juarez á combatir contra los revolucionarios estando en esta población un día reventó junto a él una granada matando á los artilleros…4

8Pareciera que para estos médicos el contexto social y político en que emerge y crece la locura no era objeto de especial atención, el afuera y su temporalidad no tenían por qué hacer mella en el transcurrir cotidiano del Hospital, cual si hubiese sido ubicado dentro de una burbuja: para los médicos el tiempo de la locura corre por otros cauces, marca otros rumbos, es un  tiempo fuera del tiempo estancado en el delirio.

9A pesar de los médicos, los internos registran y se inscriben en el tiempo social, se hacen eco del horror y el dolor de los heridos, de la falta de víveres, del hambre; sienten y resienten que al país lo desangra una guerra y que esa guerra está allí, dentro de los muros de La Castañeda: en la falta de masa suficiente para las tortillas… en sus miedos y temores…. En las voces alucinantes que resuenan en su interior, en la elección de los interlocutores de sus cartas que jamás llegarán a destino…

10El 18 de abril de 1915, una interna escribe a su padre: “Con gusto le dirijo estos cortos renglones; para felicitarlo, pués con motivo de la guerra no pude hacerlo el mes ppdo. Contamos con pocos elementos en este Hospital; pues hemos pasado lo que se llaman hambres y escasez de recursos, y no solo los indigentes sino también las Pensionistas; al grado que en los meses de Febrero y Marzo las enfermeras tenían que hacer sus tortillas en el Pabellón y traían á las Pensionistas nuestros alimentos tarde y escasos”…5 En el expediente de un joven que ingresa en el Manicomio en 1911, aparece una carta que le escribe al Director en la cual se queja por la mala calidad de los alimentos, y solicita que esta situación se modifique de inmediato “en nombre de la causa democrática, de esa sangre que corrió en Chihuahua….”6

11Braulio, un joven médico español de 29 años que ingresa como paciente en La Castañeda en mayo de 1911, le relata al Director del Hospital sus peripecias a pedido del médico que lo entrevistó. “Voy a relatar cuanto me ha sucedido desde que desembarque en Puerto Méjico, para ir á conocer la Capital.  (…) El 29 [de abril], y de madrugada, continué el viaje sin novedad hasta las once del dia. A esa hora penetró en el coche donde yo viajaba un joven herido, por los insurrectos según él y sin mediar disputa alguna. Le reconocí la herida y lo curé de primera intención, con los medios de que se dispone en un tren. La narración hecha por el aludido joven me indignó hasta el extremo de hacerme proferir cuatro fuertes palabras contra la actual revolución….”7

La palabra del paciente: una letra fuera de la ley

12Las cartas de los pacientes no son más que retazos de enunciaciones olvidadas, de palabras sofocadas por el diagnóstico médico. Estas palabras escritas en la reclusión y el encierro, con sus caligrafías desiguales y sus ritmos variables, (o bien transcritas obsesiva y machaconamente por los médicos en las historias clínicas de los pacientes), horadan el espacio de los expedientes: trozos de escritura con un cierto aire autobiográfico que no hacen más que contaminar el discurso del médico, pervertir los diagnósticos.

13En algunas de estas extrañas enunciaciones, el sentido aparece en toda su magnitud, asombra y golpea en su precisión, en su contundencia, toman la forma de un alegato de neto corte jurídico en que se busca con argumentaciones demostrar el error de los médicos, la manera cínica en que escapan de la ética profesional, la falta de consistencia en sus diagnósticos; en otras, no es posible rescatar un sentido claro, preciso, determinado, la palabra no es más que deriva, errancia, contorneo; en algunas no se vislumbra sentido alguno, atravesadas quizá por un sentido oculto y secreto que deja al lector fuera, sin comprensión ni diálogo posible y ante el cual toda interpretación fracasa… para ellas sólo resta el diagnóstico elaborado por el psiquiatra: volver esa palabra delirio, imprimirle un sentido, pero esta vez desde fuera, desde el discurso legitimado de la clínica y de la psiquiatría en boga, para integrarlas, así, al orden de los símbolos: Al negarles todo sentido, pasan a formar parte del expediente clínico en tanto testimonio del delirio: palabra insensata.  

14Los médicos toman estos escritos como parte constitutiva de la historia clínica del paciente: convertidos en el elemento conclusivo del caso, se hacen “ejemplo” mismo de la categoría psiquiátrica con que se los define, para  confirmar, de esta manera, el diagnóstico. Si bien, en contrapartida, esas enunciaciones que guardan en sus argumentaciones toda la fuerza jurídica buscan hacer evidente que la experiencia en el encierro no puede ser leída ni entendida desde la taxonomía psiquiátrica: no son locos –dirán- han sido recluidos cual criminales y tratados como presos, abandonados a su suerte, enterrados en la indiferencia y el olvido. “Por lo visto Sr. Comisario”- escribe Angel, quien llega a la Castañeda desde el Hospital de Hombres Dementes San Pedro y San Pablo en el que ha estado internado desde 1903, “soy una pluma en el hospital, sin ningún abrigo, ni quien se acerque a hablar por mí al gobierno para salir libre. (…) Yo Sr. Comisario le hablaré a Ud. con franqueza, necesito una sombra, un amparo, un abrigo, un apoyo moral para poder salir”8. Estos argumentos reiterados son transformados por los médicos en “testimonio” mismo de la locura. El discurso clínico, al domar con el diagnóstico la violencia de la letra, trasmuta la “verdad” singular del texto en la verdad misma de un síntoma.

15Hay, en casi todas las cartas y narraciones, una doble y reflejante escritura, por un lado se apegan a las fórmulas de cortesía imperantes, a los saberes reconocidos y a las exigencias de la sintaxis de la lengua; y, por el otro, se deslizan hacia los bordes de la escritura, las palabras transitan hacia un umbral plagado de sombras e incertidumbres en que la reclusión y el encierro las marca y prefigura.

16Estas palabras fuera de la ley de la palabra piden mirar de otra manera las relaciones entre el derecho y la antropología, entre lo jurídico y lo psicológico, entre el sujeto de derecho y el yo de la psicología; palabras que piden también abrir la pregunta por la relación singular entre la memoria de sí y la escritura, una escritura en que el sí mismo en todas sus figuraciones busca memorizarse, saberse, evidenciar su presencia: escritura que quiere hacerse cuerpo y piel y que se insinúa como lugar incapaz de toda totalización para abrirse como zona de múltiples estallamientos.

17Presagian también una historia que no es más que la ilusión biográfica de un yo abismado. “Por un parte, esa escritura es una exaltación del yo y por la otra es la muestra agobiante de su quebrantamiento y su disgregación”.9

18Esos trozos de enunciaciones que irrumpen en los expedientes como imperativo de demanda, como sobresalto, como grito no logran constituirse en historia de vida: surgen por la exigencia imperiosa de la clínica a fin de que los pacientes se relaten y en esa narración inscriban el momento mismo en que la razón inició su desvío, se lanzó a la deriva…. son también cartas de súplica a la familia, a los médicos, a alguien: no importa quien capaz de rescatar del grito un sentido, de instaurar una escucha, de reconocerles una existencia, de sacarlos, aunque sea por un instante, de la rutina del infierno.

19Todas las cartas y relatos concluyen con la rúbrica del paciente. Aparece su nombre  como ese designador rígido que asigna a un mismo cuerpo una identidad constante y duradera. No escapan a la identidad requerida por el orden social, sus rúbricas emergen como la atestación visible de la identidad de su portador fragmentada aquí o allá por una errancia, por un desvío; rúbricas que permitirán totalizar en sí las múltiples manifestaciones de un cuerpo que, signado por un diagnóstico médico, alcanza gracias al mismo la comprensión, para alejarlos, de esta manera, de toda ambigüedad y duda. El diagnóstico hace una las manifestaciones multiplicadas de un cuerpo y somete a su imperio toda disgregación. Por esta torsión, el diagnóstico, entrelazado a un nombre y a la imagen tambaleante de un cuerpo10, se constituye en el veredicto de una vida que no logrará tejerse en historia.

20El nombre propio del enfermo, el número de expediente, que lo hace accesible a la clasificación desde su misma internación, entrelazados, a su vez, con la imagen fotográfica que irrumpe en los expedientes y los denota sin más, se constituyen en el soporte de un cuerpo en el cual se inscriben ciertas propiedades: nacionalidad, raza, sexo, edad. Propiedades que por inferencia le permiten vislumbrar a los médicos, casi con certeza, creencias, anomalías, impropiedades, herencias, dolores y estigmas…  En todo nombre, en todo retrato, los médicos ven surgir, a veces sin atisbo alguno de duda, los rasgos evidentes de una herencia que explicita, sin más, las rupturas y resquebrajamientos de las tramas normativas y de las formas reguladas de lo social, fabricadas por el paciente en otros espacios y en otros tiempos. Propiedades que inmediata e irremisiblemente se asocian a efectos jurídicos: el nombre, la imagen y el número ata el cuerpo a la ley y hace posible individualizar, localizar y totalizar a un yo que se abisma, que no hace más que abismarse dentro de las paredes del encierro.

21Estos relatos fragmentarios que emergen en los expedientes se acercan a una cierta  presentación oficial de sí en la cual estos seres recluidos en el encierro se exhiben y muestran, cual si el nombre y el cuerpo lograsen sustancia por el peso de la letra y la vida comenzara a agitarlos. La palabra escrita hace posible que el grito se articule en voz y la voz se haga audible, al tiempo que toma la forma de una demanda precaria, de una exigencia que se disloca… de una declaración sin más de sus odios y rencores, de sus amores, sus culpas y resentimientos; de sus deseos y esperas… Un reclamo insistente de justicia….

La relación médico-paciente: Vínculo fluctuante entre el abandono y la seducción.

22El hospital funcionaba inmerso en rituales y prácticas concretas. La relación entre médicos y pacientes fue adquiriendo, en ese espacio, formas propias y determinadas, algunas, hegemónicas. Son las cartas, los relatos y narraciones de los internos y sus reflejos obligados en la palabra del médico que las lee e interpreta, lo que hace posible rastrear esas formas de relación en La Castañeda en toda su singularidad y reconstruir, con esos trozos y fragmentos, imágenes, descripciones, cuadros del transcurrir cotidiano del hospital, en que lo excepcional se vuelve invisible por el simple hecho de ser rutinario, por estar tan a la vista, por funcionar cual hábito: manera que encuentra lo social de naturalizar la excepción. Si la excepción se naturaliza, en ese instante la excepción hecha naturaleza se vuelve incolora, invisible y se aleja sin más de cualquier crítica. A partir de esta torsión, logra la magia de ser invisible, recubre el espacio de una tenaz opacidad que busca diluir bordes, tallar aristas, volver informes las formas; o bien, transforma el espacio en algo traslúcido, transparente, cuya consistencia no es otra que la consistencia evanescente de un fantasma, y que, como tal, guarda la resonancia de una leyenda: la triste y negra leyenda de La Castañeda.

23No es posible olvidar que toda relación se inscribe en la producción y construcción de un vínculo11, que halla su fuerza y razón en el deseo que habita a los sujetos. El vínculo no deja de referirse a la calidad y formas que asumen las fuerzas de afección y, por ende, de poder que lo entrecruzan, laten y crecen en él, transformando el deseo en acción y afección. Vínculo que se conjuga en tiempos diferidos y superpuestos, siempre actual y por siempre postergado, armado de recuerdos y de reminiscencias y, a su vez, obligado a las insoportables esperas; es acto y también repetición incansable; confirmación de hábitos y cumplimiento estricto de rituales, pero también inscrito interminablemente en la promesa por siempre alejada de su cumplimiento…., vínculos rutinarios que cancelan, por momentos, la visibilidad de las diferencias que el ejercicio del poder y la norma inscriben e imponen en el acontecer cotidiano…

24Los textos de los pacientes, al igual que sus imágenes reflejadas, y aún más refractadas, en el cristal de los reportes médicos son registros precarios. de la trama de lo cotidiano, donde se involucran estrategias, mínimas y minúsculas astucias, marcos normativos, formas de obligatoriedad, invenciones de sentido y figuras diversas de las formas que asumen los afectos y el poder puestos en acción y movimiento, inevitablemente en juego.

25En esas narraciones errantes los vínculos entre médicos y pacientes asumen, hegemónicamente, dos formas extremas: por un lado, el abandono como la forma predominante de una relación sin relación presagiando su ocaso y, por la otra, la seducción en tanto encadenamiento a un juego sin resolución ni resignación, productor dentro de los marcos normativos del encierro de ciertas islotes afectados por la (im)propiedad y la (im)pertinencia.

26El abandono, si seguimos sus trazas12, surge de una proclama, una orden, de un mandato de autoridad a fin de prohibir y alejar a ciertos sujetos de la vida social por ser, en sí mismos, una vida que no merece vivirse y llevados, por medio del bando, a reducir ese forma de vida a nada. Son los “puestos en bando”, declarados malhechores, bandidos.

27El abandono impone una relación de excepción que ubica a esos seres abandonados en una zona de umbral en la cual se confunde la vida, en tanto biología, con el derecho, lugar de exposición y de márgenes confusos, puestos fuera de la ley pero bajo la égida de su fuerza que los incluye en la excepción. Forma límite de toda relación, fuerte vínculo que se niega a sí mismo, alcanzando toda su positividad en su misma inexistencia… Abandonados pero expuestos, continuamente expuestos; confiados a sí mismos, dejados a su suerte y, sin embargo, sometidos a todo el rigor y la fuerza de la ley. Excluidos e incluidos a la vez; apartados y apresados al mismo tiempo; ubicados en la interioridad más extrema que la convierte en pura exterioridad.

28José ingresa al Manicomio, a causa de su alcoholismo, en 1911 y allí permanece hasta su muerte, en 1937. Año tras año escribe cartas a las autoridades del hospital, insiste una y otra vez en que alguien le responda. Un año después de su internación escribe: “Vuelvo a insistir cerca de ud. como Director que es del Establecimiento Manicomio que está á su digno cargo, sirva ud. tomar algún interés á mi favor, á fin de remediar en cuanto sea posible mi situación actual que no se puede prolongar indefinidamente, con perjuicio de todos mis intereses y mi persona en general, en esta reclusión á que he sido arbitrariamente reducido”. Ya en 1920 manifiesta al Director: “…. Voluntariamente me interné, primero en la quinta de Tlalpan y después aquí, donde llevo recluido nueve años, tiempo más que suficiente para formar en mí una nueva naturaleza. Los asuntos políticos de nuestro país, el tiempo transcurrido y hasta ahora un orgullo ó dignidad propia de mi cuna, educación y carácter, me han aislado totalmente de los míos á grado que no tengo quien me patrocine en ésta mi solicitud de alta, ni quien se interece por mi unicamente el fallo de la ciencia del señor doctor de mi Pabellón y la determinación justiciera de ud. ante él. (…) á ud. respetuosamente Sr. Director y por los conductos debidos pido engranar ya en la máquina social…”, le confirma, años más tarde, a su madrina “… [mi hermano] me embaucó en que entrara yo al Manicomio hace 13 años y me dejó flotando sin más amparo, sin un céntimo y con una infelicita ración que tragar”. En el año 25 vuelve a escribir una vez más al Director: “ … sirva hacerme el honor de concederme á la mayor brevedad posible un apalabramiento para manifestarle un asunto que entraña a mi humilde gente sintiéndome dichoso en expresarle que no pecaré de pesado ni chocante….”13

29La mayoría de los pacientes hacen patente el abandono. De la institución, en primer lugar: no reciben tratamiento alguno, no han sido jamás medicados, han pasado meses en el pabellón de observación, no han tenido consulta con ningún médico tratante. No es una excepción el encontrar expedientes prácticamente vacíos, en que sólo aparece la ficha de admisión que abre el expediente para cerrarse inmediatamente con el certificado de defunción….una vida transformada en vacío y nada. Abandono también de la familia que quiere olvidarse de ellos, que intenta alejarlos….Una jovencita de 15 años le escribe a su madre: “Lla mero te digo mamá porque eres tan descuidada conmigo, porque no bienes á berme á darme lo que necesito asta cuando piensas darme mi libertad, (…) aquí es ensierro y el ensierro no copera nada á mí salud ó me enterraste biba”14 “Queridísimo papacito- escribe un joven estudiante de 18 años internado en 1916- tanto tiempo ha pasado de tristeza en mi ánimo que no es posible resistir a esta odiosa vida en que me encuentro. Si puedes hacer algo por mi te ruego des algunos pasos pues he vivido muchos años lejos de ti. Nunca me vienen a ver y además no tengo noticias aunque espero que estarán bien. Mi mamá no se preocupa pero recordará quien soy. Quiero saber algo nuevo que todo esto es tan viejo que tengo ganas de estremarme contra un muro… 15

30Familias que buscan, a su vez, la complicidad del hospital para dejarlos vegetar en vida… La madre de Emilio, internado por alcoholismo crónico sucesivas veces, le escribe al Director del hospital: “Conociendo los buenos sentimientos de Ud. le suplico me haga el favor de que no le den el alta en el Manicomio a mi hijo Emilio por algún tiempo largo; pues de lo contrario se expone toda la familia porque en cuanto toma una copa de licor, se pone loco y como en la casa somos puras mujeres temo una desgracia. Sr. estoy dispuesta a pagar lo que se me ha asignado….”16

31Llegados algunos al hospital de forma confusa, allí permanecen: abandonados. Confusión de nombres, confusión de altas, confusión de hospitales a los que son derivados, como Josefa que refiere que ingresó al Hospital General, “donde se fue a curar de reumatismo”. Nunca se sabe cómo llegó al Manicomio, le dice a su hermana años más tarde: “todavía vivo, porque me trajeron aquí he dejado de verte no dejes de venir medará mucho gusto verte”17

32La seducción18, por su parte, es un juego que se impone como necesidad y destino a los protagonistas del juego y que supone la producción de ciertas reglas creadas en y por el juego, provocando un orden regido por la fascinación y el desafío, fuera de leyes y reglamentos.

33Las cartas, muy especialmente aquellas que los pacientes dirigen a los médicos o al director de turno del Hospital, son el lanzamiento mismo de un desafío, adquieren la forma de una seña, de un guiño a fin de hacerlos entrar en el juego. Algunos médicos responden, para, en algunos casos quedar atrapados en él, responden también como una forma de ejercer influencia y sugestión sobre el paciente

34Romualdo, agricultor chiapaneco de 29 años, ingresa varias veces al hospital, es en su segundo ingreso, en 1912 que se extiende hasta 1914, que la correspondencia hace su aparición: escribe a sus padres, cuyas cartas toman la forma de una especie de diario en el que consigna los acontecimientos tal como se van dando en el día a día. Escribe a la dirección del hospital sin cansancio alguno y sin obtener respuesta, sólo recibe silencio e indiferencia.  En agosto de 1913, algo se modifica, se ha producido un cambio de dirección en el hospital. El nuevo director, el Dr. Heladio Gutierrez, responde a las reglas del juego lanzadas por Romualdo. El Dr. Gutierrez ha recibido la primera carta del paciente el día 29 de agosto, larga carta de varios folios en los cuales narra los atropellos a los cuales se ha visto sometido por el Dr. López, médico encargado del Pabellón en que se encuentra, explicita la incapacidad de escucha del médico, las incongruencias de los diagnósticos de aquellos que lo habían entrevistado, los malos tratos de enfermeros y cuidadores y la desidia e indiferencia de ellos en su trabajo. El director le responde con premura el 1 de septiembre: “Sr. Don Romualdo …. Muy  Señor mío. He leído con todo cuidado la carta que puso Ud. en mis manos el 29 del pasado y he tomado nota de todas las quejas que se sirve hacerme. Tengo la convicción de que en lo sucesivo no tendrá ud. contrariedad alguna, porque uno de mis empeños principales al hacerme cargo de esta Dirección es dulcificar la vida de los asilados y procurar su completo restablecimiento. Crea UD. que deploro el pasado y esté ud. seguro de que he de poner todos los medios que estén a mi alcance para que no vuelva a suceder en el porvenir. Pórtese Ud. bien como lo ha hecho hasta ahora y empéñese en su mejoramiento. Recuerdo a Ud. que la correspondencia de los asilados debe pasar siempre por las manos del médico del pabellón respectivo. Me ofrezco su amigo y atto….”. Sigue la rúbrica. La respuesta llena de placer y felicidad a Romualdo tal como se lo hace saber a sus padres, en este inicio de relación reencuentra las esperanzas de su curación “Oh queridos papacitos, decía a uds. que este director a más de esta carta que respira lealtad y buena intención es un dulce al tratarlo…Ahora si creo que mi restablecimiento será pronto…

35El juego continúa, cada carta del paciente encuentra la pronta respuesta del director. Romualdo se niega a que el Dr. López, encargado del Pabellón en el que está alojado y a quien no tiene confianza y no le merece respeto, le lea sus cartas. El director accede a que le lleguen directamente las cartas a él, y sólo él las leerá. Toda demanda del interno encuentra respuesta y solución por parte del director, la relación entre ambos va encontrando su forma y su consolidación. A fines del mes de octubre el director le escribe una carta en que se dirige a él diciéndole “Amigo mío”, en ella, de la manera más cálida, le hace recomendaciones y le asegura su respaldo, como a un amigo, “nadie mejor que yo está en condiciones de defenderlo, siempre que siga portándose como ahora”, le promete hacerle llegar una obra sobre sugestión tal como se la había solicitado y se despide bajo la fórmula: “sin otro particular me repito su buen amigo y atto s.s….” (seguro servidor)

36A los pocos días, Romualdo le envía otra misiva al director, dándole ideas de cómo debería organizarse el espacio hospitalario para lograr un mejor funcionamiento, dos días más tarde el director responde: “refiriéndome a su atta de 5 del presente le digo que la he leído con mucho gusto porque encuentro en ella muchas indicaciones que redundarán en beneficio de los enfermos de ese Pabellón y que estoy dispuesto a llevarlas a cabo después de estudiarlas personalmente en el lugar mismo…Un dia de éstos yo pasaré por ese pabellón para estudiar las proposiciones que ud. me hace y que mucho agradezco” 19.

37Vínculos como éste son escasos, no es lo propio ni lo pertinente del transcurrir cotidiano del hospital, sin embargo aparecen y rompen con la leyenda negra del hospital, y rompen, también, con la normalidad misma de las relaciones por él exigidas.

38Aquí, en este o en aquel expediente, se encuentran los rastros de vínculos teñidos con la coloración de las pasiones involucradas en el juego, que aparecen e iluminan por un instante, cual destello, el espacio gris y taciturno de ese encierro en el que supo enseñorearse el abandono y la incolora indiferencia.  

39El abandono y la seducción se impusieron en la lectura de los textos de los pacientes como las formas extremas de la calidad que asumieron los vínculos, formas en que el vínculo se encuentra en el límite de sí mismo, en el punto de su propio desfallecimiento.

40En el abandono, el vínculo se tambalea ante su inminente desaparición y es por la vía de la exclusión, por su negación en tanto vínculo, que llega a constituirse como tal: el gesto de dejar al paciente “abandonado a su suerte”, sumido en la indiferencia y en la más completa opacidad, se constituye en la forma predominante, en la forma vincular propia y pertinente de la institución, que sólo, a veces, se colorea con el prejuicio racial o sexista.

41En la seducción, la lógica se invierte: el vínculo llega a su propio límite, no por falta sino por exceso; esta excedencia del vínculo, esta ligazón en trabazón se vuelve la razón misma de su resquebrajamiento y disolución, transforma al vínculo en lo (im)propio de rituales y reglamentos, le borra pertinencia, lo extraña de la trama normativa, lo aleja de las figuras regulatorias.

42Entre el abandono y la seducción, entra una y otra forma extrema, reina la fatiga, el cansancio, la tranquilizadora indiferencia del médico, por momentos coloreada de prejuicios, y el silencio gris y pertinaz de los internos de los cuales no resta ni siquiera un precario gesto.  Palabras escritas que se abren en testimonio, no ya del delirio o de la enfermedad, sino en el puro testimonio afectado de precariedad de una vida puesta en juego y vaciada de su forma. Vidas que emergen de la letra como un gesto: ya jugadas, nunca acabadamente representadas por éste o aquel discurso, nunca dichas, nunca completamente figuradas. De esos trazos escuetos y brumosos, desde esa escasa legibilidad su lectura fue posible, irrumpieron como un desgarro, debatiéndose entre el silencio y el enigma de un secreto.

Haut de page

Notes

1 En los diez primeros años de existencia del Hospital, el número de hombres internados casi duplicaba al de mujeres; un 80% de los internos, tanto hombres como mujeres, eran considerados indigentes siendo recluidos, en su mayoría, por orden de alguna instancia gubernamental; el diagnóstico que aparece con la más alta frecuencia es el que corresponde a alcoholismo o alguna de sus caracterizaciones taxonómicas tales como epilepsia alcohólica o psicosis alcohólica. Información obtenida a partir de los Libros de Registro (1-10) que consignan las internaciones al Manicomio desde su inauguración hasta 1920. (AHSS,FMG,SLR 1 al 10)
2 AHSS, FBP, SEH, SeMG, leg 4, Exp. 19, 28 y 37.
3 AHSS, FMG, SEC, caja 105, Exp. 5 Se guarda la ortografía original en todas las citas de los expedientes.
4 AHSS, FMG, SEC, caja 20, Exp. 27
5 AHSS, FMG, SEC, caja16, Exp. 1
6 AHSS, FMG, SEC, caja17, Exp. 6
7 AHSS, FMG, SEC, caja 19, Exp. 11. Subrayado en el original.
8 AHSS, FMG, SEC, Caja 7, exp. 10.
9 Cfr. Raymundo Mier, “Schreber: introspección, negación delirio”, en Revista Tramas. Subjetividad y procesos sociales # 11, Junio de 1997, Dpto de Educación y Comunicación, División de Ciencias Sociales y Humanidades, UAM-Xochimilco, México.
10 En todos los expedientes aparecen retratos fotográficos del paciente realizados en el momento de la internación que permitirá reconocerlos en el caso de que no respondan por su nombre. Pueden existir retratos fotográficos realizados en diferentes momentos, especialmente en aquellos internos de larga estadía, en que el tiempo de encierro deja la huella indeleble en sus rostros. Al observarlos en tanto indicios, nos remiten a otro tiempo de una actualidad mayor que cualquier tiempo cronológico.
11 Cfr. Raymundo Mier, “Calidades y tiempos del vínculo. Identidad, reflexividad y experiencia en la génesis de la acción social”, en Revista Tramas. Subjetividad y procesos sociales, #21, julio/diciembre 2003, Dpto de Educación y Comunicación, División de Ciencias Sociales y Humanidades, UAM – Xochimilco, México.
12 Cfr. Giorgio Agamben, Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida, Valencia, Pre-textos, 2003., pp, 43-44 y 135-143.
13 AHSS, FMG, SEC, Caja 19, exp. 23.
14 AHSS, FMG, SEC, Caja 95, exp. 36.
15 AHSS, FMG, SEC, Caja 65, exp. 19.
16 AHSS, FMG, SEC, Caja 14, exp. 36.
17 AHSS, FMG, SEC, Caja 24, exp. 3.
18 Cfr. Jean Baudrillard, De la seducción, México, Rei México, 1990.
19 AHSS, FMG, SEC, caja 19 exp. 3.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Inés García Canal, « La relación médico-paciente en el Manicomio de La Castañeda entre 1910-1920, tiempos de revolución. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 02 janvier 2008, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/14422 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.14422

Haut de page

Auteur

María Inés García Canal

Profesora e Investigadora de la UAM-Xochimilco

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page