Navigation – Plan du site
Colloques | 2006
Le Paraguay à l'ombre de ses guerres. Paris MAL-EHESS-IEP 17-19 novembre 2005
Lourdes Espínola

El Chaco como territorio literario: un bio-análisis de los textos

[01/02/2006]

Texte intégral

1Quisiera comenzar con la lectura de un texto del analista social antropólogo y filósofo Benno Glausser dictado en la Conferencia Inaugural del Congreso Internacional “Desarrollo Sostenible del Gran Chaco” realizado en Bad Boll, Alemania en enero de 1996. Este ensayo se inicia con la frase “El gran chaco es un organismo vivo” y cito:

El Gran Chaco es un organismo vivo, habitantes, cursos de agua, clima, cielo. Imaginemos que es como una persona, un organismo que en pocas décadas sufrió transformaciones considerables. Conocemos las peculiaridades del Chaco y sabemos que es un ser, un ente muy delicado. No le viene bien cualquier cosa.

Las personas que han ido al Chaco, tal vez lo vivieron y sintieron también como el Chaco es plano, estar allí da un sentimiento muy particular: no hay horizonte; al viajar parece que uno no va a ningún lado. Se siente desconexión con el resto del mundo. A veces captamos un ambiente de “estar simplemente,” una suerte de tranquilidad que dentro de nuestro habitual activismo, la vivimos como inmovilismo. No hay donde ir: lo más lejano está a la vista es, parte de las nubes, algún punto en la cercanía. Uno recae sobre sí mismo; prevalece el estar centrado sobre si mismo, la vida interior y lo local, los detalles de la vida del lugar en el cual estamos, cobran más importancia. Se está abierto a lo que ocurre allí…Las características de estar en el Chaco marcan a sus habitantes.

La observación siguiente se refiere a algo que las personas que no viven desde siempre en el Chaco perciben como una condición básica de escasez y carencia. Hay poco agua, y no en todas partes…

No se puede vivir ni sobrevivir de manera aislada en el Chaco, en el anonimato y sin mantenerse en relación íntima y respetuosa con la naturaleza.

La cuarta observación, la última de este tipo, se refiere a un elemento calve en el agua, los cursos del agua y los ríos… el comportamiento de los ríos “divagatorios.” Los ríos chaqueños son como la gente chaqueña: ocurren cosas que los modifican, pero a la larga quedan igual.

Pongámonos a escucharlo…el Chaco como maestro, no nos enseña solamente que hacer con él, sino nos ofrece también oportunidades de aprendizaje.

2Recordemos entonces la frase inicial “El Gran Chaco es un organismo vivo…imaginemos que es como una persona.” Permítanme hacer aquí una muy breve referencia para sentar más claramente las bases de este trabajo mencionando parte del prólogo del libro Vanguardias literarias de Argentina, Uruguay y Paraguay editado por Carlos García y Dieter Reichardt y publicado por Veuvert Ediciones (Frankfurt/Madrid), donde los autores expresan que Paraguay tuvo dos madrastras literarias de las vanguardias, y son sus dos guerras: La Guerra Grande (o de la Triple Alianza) y la del Chaco.

3Si el gran chaco es un organismo vivo, tratémoslo como tal y veamos los testimonios de una de sus enfermedades: La guerra y como ésta se refleja a través de la obra de diversos autores. Desearía aplicar mi formación científica para el análisis de los textos literarios utilizando un método interdisciplinario que denomino bio-análisis de textos. Clasificaré los textos en textos de diagnóstico: incluyendo los descriptivos de signos y síntomas, y en textos de tratamiento o terapéuticos.

Textos de diagnóstico

4En la lectura de las obras de temática de la guerra del Chaco vemos dos imágenes recurrentes y son la sed como síntoma y la presencia de la muerte como signo, a modo de ejemplo escuchemos extractos de Estampas de la Guerra de Hugo Rodríguez Alcalá y de Hijo de hombre de Augusto Roa Bastos. La frase de Augusto Céspedes da el tono inicial al poemario de Hugo Rodríguez Alcalá, Estampas de la guerra a medio siglo.

Ya está acabado tu paisaje,
Ya tienes esqueletos de soldados
Bajo los esqueletos de tus árboles.

Las cosas que yo he visto
Hoy me parecen pesadilla.
Lector: el escenario de ese drama
Que te evoca mi poesía
Es un desierto: el Chaco.
Lector yo quiero que me sigas.
Hazte de una caramañola,
Ponte las botas, y encamina
Tus pasos por las rutas polvorosas
De la Sed, del Horror, de la Agonía. (17)
El Chaco está poblado de fantasmas.
No salgas nunca amigo,
A medianoche, sólo, en tu camión:
Los has de ver vagar por los caminos.
El Chaco está poblado de fantasmas
Vaga en él un ejército de espíritus. (21)

5El tema de la sed como síntoma, impregna la poesía y la prosa que se refiere a la guerra del Chaco, ejemplo de ello leemos en la novela Hijo de hombre de Augusto Roa Bastos, donde se describe en términos casi médicos el cuadro del sediento:

Jaqueada por las culatas, la columna se formó desordenadamente. Entonces el oficial mandó repartir la ración de agua. Medio jarro de agua por cabeza…..-Basta-dijo de pronto el oficial con el brazo en alto -¡Los demás esperen en sus unidades! ¡El resto del agua se va a mandar a la línea! ¡Veo que tienen todavía pie bastante duro! ¡Pueden ir a pelear! Rota a trechos, la cola de sedientos permanecía sin embargo a la espera obcecada del agua…  (232)

Echó a andar con lentitud. El polvo se enroscó a su escuálida figura. Subió hasta la picada cara de pájaro donde la piel reseca se pegaba al hueso, curtida, grabada a fuego por los espinos del Chaco, por los gránulos morados de la pólvora….

6Para luego en otro capítulo titulado 5 de septiembre, leemos como se pone el nombre del síntoma a la enfermedad:

Pequeño y circunspecto el teniente coronel Estigarribia no trata de imponer su presencia.-Triunfará el ejercito que consiga dominar las comunicaciones del enemigo. Sobre todo el que consiga llevar agua a sus líneas. Porque esta va a ser la Guerra de la Sed. (187)

7Otros poemas de la misma colección de Hugo Rodríguez Alcalá son detalladamente descriptivos:

…Delirando de sed, enloquecido,
inyectadas en sangre las pupilas.
Cuando llegó a  mi lado
-Agua, agua-pedía
ronca la voz, amoratado el labio,
los pómulos salientes, la faz lívida (39)

Todo un Cuerpo de Ejercito enemigo
Vencido en Picuiba, pereció en los caminos de la Sed.
Los campos sembrados de cadáveres
Y de los camiones incendiados
Hablan de aquel vía crucis.
El mayor estratega
En la inmensa, espantosa soledad,
Fue un fantasma: la Sed.
Despiertan los recuerdos,
Quiero hablar de la Sed.
Atacaban furiosos los soldados,
Con desesperación, a los camiones,
Para beber el agua burbujeante
De los ardientes radiadores
...Ya los sobrevivientes
Iban cayendo muertos.
Al fin venció la Sed
Sobre el camino. (42)

8La novela de José S. Villarejo titulada Ocho hombres describe la sed de esta manera:

-En Boquerón si pasamos la sed-exclamó Galeano-Algún día sin llevar una gota a los labios: orinábamos y tomábamos después de frío. A veces ni se aguantaba y se tomaba caliente nomás. Había solo treinta y dos camiones para todo servicio; para heridos, municiones, agua y comida. Malos ratos pasamos: recién nos atropellaban los bolivianos en serio, y no teníamos nada preparado. Luego, se rompieron los camiones: uno hoy, otro al otro día y no llegaban como los que se rompían. Así nos trancamos en Saavedra. ¿Ninguno más estuvo en Saavedra? (p.1147)

9El síntoma de la sed y el signo de los cadáveres, presos de la sed y el hambre, que se encontraban al paso, son una constante temática.

10En la obra de Emiliano R. Fernández con su estilo inocente y animoso se observa el signo de la muerte con una variante distinta a las obras anteriores, la muerte aquí se describe casi como un espectáculo, una visión casi dantesca de cabezas cortadas en el campo, pero aún así la batalla es una especie de fiesta o jeroky (juerga) con música alegre como la polca 13 Tujutî.

11Emiliano R. Fernández canta las glorias de la nación en guaraní o en jopará con una estructura propia que dificulta la traducción al castellano. Su obra de carácter popular ha sido recogida en las publicaciones de Ocara Poty Cue Mí. Esta revista de distribución en folletos ha realizado una meritoria labor de compilación de la obra de Emilianoré la cual antes permanecía mayormente dentro de la tradición oral.

12Existen tres periodos bien definidos en la obra de Emilianoré la primera etapa anterior a la Guerra del Chaco, la de los versos de Rojas Silva rekávo, y de una de las más conocidas, la despedida a su amada Catalina para ir al frente de batalla, primero titulada Ajháma che china y hoy conocida como Che la Reina.

13En la segunda etapa Emilianoré se convierte en figura simbólica de la poesía popular, el soldado-poeta es conocido como el Tirteo Verde Olivo y según la leyenda componía sus versos en el mismo frente de batalla.

14La tercera etapa donde hay versos de temática amatoria, está también palpada la desilusión del veterano que regresa y no se siente reconocido, ejemplo de ello son Camarada y Mboriahú Memby, estas descripciones podemos comparar a un proceso curativo de una infección donde el alivio viene a consecuencia de un drenaje.

15El guaraní fue un factor importante de unión entre los combatientes, una lengua aglutinante y fraterna. El autor José S. Villarejo en su obra 8 hombres: escribe sobre este trato en el campo de batalla.

16Similar es al de Emilianoré es el caso de la obra de dramaturgia de Julio Correa, quien es comisionado al estallar la guerra para alentar a los soldados paraguayos en el frente, actuando a beneficio de la Cruz Roja paraguaya, luego en el Teatro Municipal de Asunción, siendo también pionero -con su compañía teatral- en las giras al interior del país.

17En la obra de Julio Correa de contenido social, se testimonia la amargura de la guerra como en Guerra Ayá (Después de la Guerra) Terehó yevy frentepé (Vuelve al frente de nuevo) aunque las piezas teatrales son también poéticas como Sandía Yvyguy (Sandía Enterrada).

18Como parte de un proceso casi terapéutico-reparador podemos enfocar varias obras de autores quienes en su mayoría no vivieron la Guerra del Chaco como experiencia personal, pero si la vivieron con una cercanía afectiva como el caso de la escritora Elsa Wiezell, esposa del Capitán Vicente Espínola,, ex combatiente del Chaco y artífice de la victoria de Campo Vía.

19Elsa Wiezell, autora de más de treinta libros publicados, fue fundadora de la primera Escuela de Bellas Artes de Paraguay y jefa de redacción de El Feminista en los años 50. El poema titulado Mi patria y su Capitán es un ejemplo de poema de curación o sanador.

20En el libro Paraguay con su horizonte secreto, Wiezell enfoca de modo diferente la temática del Chaco, ya que no son no los daños externos, sino las cicatrices emocionales que producen un hombre resultante de esta contienda y es así que en el poema Hombre del Chaco leemos:

Vino caminando solemne
con un rayo de estatua
y un vapor amarillo
cruzando su mirada..
Vacilante o furioso
en el calor del cemento
o en la fuerza encendida del río.
Nos trajo esta resignación
y esta orfandad de risa
Desterrado del mar
Con una atmósfera de rocío
tumbándole las manos
y esta generación de guerra.
con un fuego
dilatado de presagios…
Está herido
en el génesis del cielo (p.363)

21El Hombre del Chaco es simbólicamente el padre de la estirpe paraguaya, la cuál es descripta en este poema como si fuese la de los hijos de la guerra, sean ellos citadinos o rurales, son herederos de esa experiencia que los marca en su herida inicial y desde el origen.

22La publicación de la colección de cuentos que incluye a quince autores miembros del Taller de cuento breve, aparecida en el año 2001 con el sugestivo título Sin rencor, cuentos sobre la Guerra del Chaco, es ejemplo de este tipo de literatura de carácter casi terapeútico.

23El ejercicio de escribir con una temática común fue un desafío que tomaron catorce autoras para quienes la Guerra del Chaco era un acontecimiento histórico pero no parte de la historia personal. Los cuentos de la colección son en su mayoría de trama sencilla y de lenguaje claro y algunos de ellos relatan historias de unión de amor de parejas de los enemigos como en la narrativa Amor después de la guerra de Dunia Chávez González y en el cuento titulado El prisionero de guerra de Carmen Escudero con un sorpresivo final, complementa esto el tema de la paz.

24El último acto de Yula Riquelme de Molinas es un cuento corto de después del final de la Guerra, en este relato la autora escribe:

Sabe que el infierno quedó atrás y sin embargo, aún retumba en su cabeza el silbido de las balas. El humo azul de las explosiones permanece clavado en sus ojos. El vaho de la pólvora se pegó a su nariz y hasta el pan casero huele a cartuchos de artillería. Corre septiembre de 1935. En junio se firmó la paz del chaco. Es hora de que sus sentidos recuperen la normalidad…No encuentra la paz verdadera, pese a haberla vitoreado por las calles de Asunción, en el desfile de la Victoria…Rememorar aquella ceremonia inconclusa no le ayuda, le hace dudar…El Presidente Ayala premió su bravura: fue condecorado y ascendido. La gloria y la fama debería proporcionarle satisfacción, reposo y eso no ocurre (p.155).

25La temática de la búsqueda de esa paz interior no es otra que la temática sobre la curación, la terapéutica, la que en esta breve narrativa se resuelve con el recibo de una moneda de regalo de un prisionero boliviano a quien el Capitán paraguayo regaló una medalla milagrosa de la Patrona del Paraguay.

26Otra obra de reciente publicación que toma parcialmente el tema de la Guerra del Chaco, interesante de mencionar es Madres en el amor y en la guerra de las autoras Olga Caballero y Gloria Jiménez Guanes. Este libro, según las autoras, fue concebido como un homenaje a las mujeres paraguayas olvidadas y reúne testimonios desde la década de 1930 hasta el 2004.

27De acuerdo a Gloria Jiménez, “hasta hoy casi nada se había relatado acerca de la presencia de la mujer paraguaya como protagonista en la retaguardia de la Guerra del Chaco (1932 – 1935) que enfrentó a Bolivia y Paraguay por la posesión de tierras fronterizas”. La temática de la Guerra del Chaco no forma parte de la vivencia personal de las autoras. Podemos ubicar esta obra con similar función curativa como la colección Sin Rencor.

28La escritora paraguaya Margot Ayala de Michelagnoli escribe en su narrativa titulada Entre la Guerra y el Olvido:

Entrar en el Chaco es transitar en medio de una atmósfera donde el tiempo tiene otra dimensión y las horas se deslizan en un espacio mítico... Al sur, el río Pilcomayo, que en épocas de lluvias se convierte en un pantano infranqueable, se desplaza desde el río Paraguay... Este fue el escenario de la Guerra del Chaco (p.5)

29Quiero notar aquí la similitud del mensaje entre el ensayo inicial de Benno Glausser y de la prosa narrativa de Ayala sobre la dimensión mítica del tiempo chaqueño. Releyendo los textos, pregunto si es casual que sean escritoras las autoras de la mayoría estos obras clasificables como terapéuticos para el herido territorio literario del Chaco paraguayo. No sé la respuesta cierta a estas cuestiones, pero no me sorprende que la cura posible para el mal que afecto al territorio del Chaco: la guerra, sea la palabra.

30Los guaraníes en su mitología originaria hablaban de Ñamandú, Nuestro padre grande, el Primero, Origen y Principio y es el quien primero crea el fundamento del lenguaje humano, el idioma, la palabra, un himno sagrado. Este principio teológico explica el tremendo valor que tiene para los guaraníes la palabra, siendo el ñe’êngatu quien tiene el don de la palabra.

31De este poder saben poetas, psicólogos y chamanes y es un valor que permanece intangible pero real en la sociedad paraguaya, por eso la posibilidad de que por la palabra y la literatura se prosiga ese proceso curativo al ese ser vivo que es el Chaco de  cuya biografía testimonian estos textos.

Haut de page

Bibliographie

Ayala de Michelagnoli, Margot. Entre la guerra y el olvido. Asunción : Compugraph Impresora, 1991.

García, Carlos y Dieter Reichardt. Bibliografía y Antología crítica de las Vanguardias literarias Argentina, Uruguay, Paraguay. Madrid y Frankfurt: Vervuert Iberoamericana  Ediciones, 2004.

Roa Bastos, Augusto. Hijo de hombre. Asunción: Editorial El Lector, 2003.

Rodríguez Alcalá, Hugo et al. Sin Rencor Cuentos sobre la guerra del Chaco. Asunción: QR Producciones Gráficas, 2001.

Rodríguez Alcalá, Hugo. Estampas de la guerra a medio siglo y otros poemas del Chaco. Asunción: Ediciones Cromos, 1985.

Villarejo, José S. Ocho hombres. Buenos Aires: Ediciones Mediterráneo, 1984.

Wiezell, Elsa. Antología poética. Asunción: Escuela Técnica Salesiana,1982.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Lourdes Espínola, « El Chaco como territorio literario: un bio-análisis de los textos », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 01 février 2006, consulté le 26 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/1644 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.1644

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page