Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Ana María Rivera Medina

Cuerpos de mujer en el mundo laboral bilbaíno bajomedieval y moderno (s. XIV –XVI).

[28/01/2008]

Résumés

Dans le monde du trvaail, l'activité féminine est déterminée pour l’essentiel dans les ordonnances et les actes municipaux. Ceux-ci sont donc une source fiable lorsqu’il s’agit d’évaluer la participation féminine dans le monde urbain de Bilbao, au Moyen Âge tardif et au début de l'époque moderne. Dans la ville même, la femme joue un rôle remarquable dans les activités économiques urbaines. Elle est vigneronne, vinicultrice, boulangère, meunière, tavernière, hôtelière, poissonnière, commerçante en tissu et regrattière. Les femmes exerçant ces activités ont une caractéristique commune : elles s’installent toujours sur la mince ligne qui sépare le légal de l'illégal, l'honnête et le déshonnête, la moralité du péché. Parce qu’elles vivent et travaillent dans la rue, certaines d'entre elles seront l’objet de l'attention permanente des autorités. Leur incorporation à ces activités est variée. Dans notre travail nous analyserons les modalités de leur participation, la manière dont elles parviennent à éluder les obstacles imposés par la législation, et au regard de tous, dans une ville qui marche vers la modernité en un temps d'expansion commerciale et industrielle.

Haut de page

Notes de la rédaction

Trabajo presentado en presentado en el Congreso Internacional Familia y Organización Social  en Europa y América, celebrado del 12 al 14 de diciembre en Murcia y  Albacete

Texte intégral

Introducción

1Los tiempos bajomedievales y los comienzos de la modernidad fueron momentos de grandes tensiones para la Villa de Bilbao. Por una parte, las luchas de los banderizos creaban inseguridad en todos los ámbitos: político, económico y social. La Villa era un bullir de violencia, trasgresión y desorden a los que había que poner fin. La clase dirigente, inmersa en sus propias guerras, estaba, a la vez, deseosa de encontrar una salida económica para una Villa acotada por su propia geografía. Y por otra parte, los bilbaínos estaban abocados a la carrera comercial, obsesionados por el control de las aguas y de los caminos, desdeñando el trabajo y la posesión de la tierra (García de Cortázar: 2005: 475-493), porque el control de las vías comerciales marítimas y terrestres era el objetivo a conseguir como salida económica. Tal es así que en dos siglos la  Villa vizcaína se convierte en una urbe capaz de levantar una Iglesia como la de Santiago, admitir órdenes mendicantes y crear beaterios femeninos; síntomas de desarrollo urbano y progreso social.

2Durante este periodo el organigrama social y económico cambia. Triunfa el modelo villano; un  tipo de familia nuclear que se opone al anterior modelo de familia extensa; una economía con doble vertiente, la marítima y la terrestre, y las ciudades se plagan de transportistas y mercaderes que conviven con una pujante inmigración. Se llega así al auge de la vida urbana y del comercio (Val Valdivielso, M.I: 1984: 33-337). En consecuencia las actividades económicas dentro de los límites de la Villa crecen en número y en desarrollo. El mercado local necesita, pues, de mano de obra, y es en este momento cuando la mujer adquiere protagonismo fuera del ámbito doméstico, bien como trabajadora asalariada o por cuenta propia. En este marco, la mujer como tal fue objeto de atención por parte de las autoridades de la Villa. Las actas y ordenanzas reflejan el control exhaustivo, casi “inquisitorial” a que fue sometida la mujer, y que era aún  más férreo si se trataba de mujeres trabajadoras, pobres y sin tutelaje masculino. El Concejo pretendía establecer una “republica” decente donde se respetase el orden público y las llamadas buenas costumbres.

3A partir de las fuentes manuscritas y publicadas intentaremos analizar el trabajo femenino a lo largo de un día laboral en la Villa. Las ordenanzas, las actas, la documentación municipal, notarial y judicial nos descubren un mundo femenino activo formando parte del universo comercial, industrial y del sector de servicios de la sociedad de la época. La mujer hace acto de presencia en todos los frentes, siempre trabajando extensas jornadas, expuestas a las inclemencias meteorológicas y a la dificultad de su tarea, ganando salarios escasos y siempre vigiladas por la autoridad y por los hombres. En esta ponencia intentaremos demostrar que, a pesar del estricto control que soportaron, las mujeres fueron una pieza clave en el mundo laboral urbano de la Villa de Bilbao durante la época medieval y el comienzo de la Edad Moderna.

Ser mujer en el Bilbao bajomedieval y moderno

4Sabido es que la legislación, los escritos pedagógicos y morales1 y la tradición relegaron a la mujer a un papel secundario en la sociedad bajomedieval y moderna,  su sino estaba marcado por la discriminación. Por tanto, sobrevivirá en una sociedad que le era hostil.

5Las mujeres de los estratos superiores soportaban un control más férreo que aquellas de los estratos inferiores. Y éste se traducía en encierro, que se justificaba en defensa del honor, no tanto el de ellas como el de sus familias. Por su parte, las mujeres de estratos inferiores disponían de una mayor libertad de acción debido a las necesidades económicas y laborales de sus familias. La necesidad de sustento se convertía en una puerta que las sacaba de casa al mundo laboral. De esta manera, tenían más posibilidades de sustraerse al control social, aunque tal como indica Iñaki Bazán (2006:44), al salir a la calle renunciaban automáticamente a su condición de honradas.

6La ideología oficial y la realidad cotidiana les negaban su identidad. Esta situación era perceptible en toda Europa, y Bilbao no fue una excepción. El auge urbano se mide también en la Villa a través del gran número de mujeres que trabajan en diferentes oficios. Unas ayudando a maridos o parientes, otras tratando de sobrevivir realizando diversas tareas remuneradas. Todas sufrirán los efectos de un poder político y social que las vigila, controla, persigue y castiga. Porque estar en la calle, entre otras cosas, significaba vivir en el filo entre lo honesto y lo deshonesto, entre el pecado y la virtud.

7El control que se ejercía sobre las mujeres iba más allá de los símbolos externos. Su comportamiento personal, su papel dentro de la sociedad o sus relaciones dentro de un grupo también serán objeto de diversas ordenanzas. Les estaba prohibido sentarse en la calle a departir2; tampoco podían ir a la Iglesia hasta el momento en que tañeran las campanas3, porque se reunían y conversaban; como tampoco se les permitía reunirse a más de seis mujeres para asistir a un parto4, ni vivir solas. En 1560, una vez más, el Ayuntamiento explicaba que habían llegado a la villa muchas mozas y mujeres y residian y han tomado casa y vivienda ante lo cual se pregona una ordenanza sobre las mozas que están sin amo, ordenándolas que dentro de los próximos quince días tomen amo y se aparejen, y sino salgan e bayan de dicha villa a sus tierras, so pena de tres mil maravedís5.

8Si el modelo existente predicaba a una mujer enclaustrada en los límites de su casa, aquella que por necesidad salía a la calle, haciendo caso omiso de las normas establecidas, era considerada una pecadora, o se vigilaba atentamente su conducta para que no cayera en pecado (Rivera Medina:2007). Esto nos lleva a pensar que las mujeres trabajadoras de Bilbao cargaban, tácitamente, el sambenito de pecadoras públicas, y serán permanentemente cuestionadas e  investigadas sobre su conducta, sobre todo acerca de su comportamiento sexual (Rivera Medina: 2007). Además, su actitud será valorada a la hora de pedir licencia para ejercer un oficio: las mugeres sean cassadas o biudas de buena vida e fama…6”, como más adelante observaremos.

9Ahora bien, las fuentes nos permiten también  distinguir a dos clases de mujeres según su condición y sus ingresos. Así, pues, la mujer casada casi nunca es denominada por su nombre; se dice, por ejemplo, Pedro Sáez y su mujer. De ésta conocemos su actividad, sus bienes, su trabajo, pero no siempre conocemos su nombre y apellido. Es decir, una mujer al casarse pasaba a ser una esposa, desaparecía como mujer individuo para convertirse en un apéndice de su marido. En tanto que las mujeres de clases inferiores, y sobre todo las que no están sujetas a la tutela masculina, suelen figurar con nombre y apellido, al menos con nombre; pero además, sabemos que no tienen ingresos.  Por otra parte, conocemos dónde y cómo viven: las de los estratos superiores en casas o casas-torre; en tanto que las féminas desheredadas viven en un rincón o en las bastardas de casas mayores. En las fogueras del siglo XV y XVI7 figuran las mujeres de la clase dirigente solamente con el calificativo de “mujer” o “viuda de”, es decir, sin hacer mención a su nombre de pila; mientras que las mujeres solas se registran con su nombre, su oficio y su nivel de ingreso: “pobre”.

10La mujer trabajadora bilbaína, además de tener que pasar largas jornadas trasegando diversas mercancías y ejerciendo duros oficios, era verdaderamente una marginada. Malvivía en pequeños espacios porque sus ingresos no le permitían tener al menos una habitación. Su salario cubría escasamente sus necesidades más perentorias y además, en la república del rumor, fueron  tildadas como mujeres de “mala vida” (Rivera Medina: 2007a).

11Pese a todo, las mujeres de la Villa participan activamente en su economía, convirtiéndose en las verdaderas protagonistas del comercio al menudeo, así como en actividades, a veces, de carácter masculino. Estos elementos las diferencian de sus homólogas europeas.  Los estudios sobre el tema demuestran que en ciudades comerciales similares a  Bilbao, es decir, con una tasa de crecimiento demográfica ascendente, la participación de la mujer en la vida económica no alcanzaba tan altas cotas. En Génova, el 90 % realiza tareas de corte doméstico y además se advierten espacios de actuación para ellas: el 70% relacionados con la producción y el 26 % con los servicios siempre de carácter doméstico (Mottu-Weber: 2002-352-354); en Varsovia, el 83 % se dedica a tareas propias de su sexo, aunque existen categorías profesionales para aquellas que trabajan de forma independiente; en Cracovia, el porcentaje alcanza un 70 % (Karspinski: 2002-280-85); en Bolonia, el 60 % se dedica al abastecimiento, el 18% a las tareas domésticas y un 8% al comercio, y es de destacar que existen familias dedicadas a la lavandería ( Palazzi: 2002-370-76); en tanto que en las villas y ciudades castellanas, en las que el fenómeno urbano es tardío,  la mujer parece suscribirse al ámbito doméstico y al  del comercio al menudeo, aunque no hay cifras concretas para realizar una valoración(Asenjo González: 2002-555).

12A pesar de lo dicho, todas viven rozando la línea de la pobreza, marginadas del mundo gremial, porque éste estaba “reservati agli uomini”, tal como se dice en textos italianos. En suma, pobres, desasistidas y desheredadas de la sociedad, porque en las ciudades europeas como en Bilbao, decir pobreza era sinónimo de marginalidad y ésta de delito (Bazán: 1999,2000, 2006; Reguera: 1999-533). Sin embargo, a pesar de todas las trabas impuestas podemos hablar de ellas, porque ellas nos hablan a través de las fuentes.

La mujer y el mundo laboral

13La legislación laboral bajomedieval y moderna se redacta en masculino. Las ordenanzas y actas de los Concejos dan buena cuenta de ello. No es desconocido que la mujer saltó al ruedo profesional bien porque había tareas que se consideraban propias de su género, bien por necesidad de sustento. A ello se refieren las disposiciones de Cortes de los siglos XIII a XVI, sobre las que Rábade Obradó(1988: 115) ha confeccionado una distribución temática relativa al trabajo femenino. La autora concluye diciendo que en la sociedad medieval era habitual que la mujer trabajara y que, sin duda, conformó un colectivo de importancia (119).  Y aunque fueron conocidas y reconocidas como trabajadoras, nunca pudieron formar parte de la organización gremial por sí mismas, sino siempre a través de sus maridos.

14En la Villa de Bilbao, desde muy tempranamente las mujeres ejercen oficios de distinta índole. Algunos propios de su sexo, según la terminología de la época; es decir, una prolongación de las tareas domésticas: tal es el caso de lavanderas, criadas, panaderas, pescaderas, costureras, regateras. Y otros, en actividades que pueden considerase como masculina: es el caso de las molineras, cargadoras, renteras, etc. Desde el alba hasta altas horas de la noche trajinaban por las calles de la Villa con el único objetivo de sobrevivir, tal como lo veremos.

Amanece en la Villa: comienza la jornada

15Al despuntar el día, muy temprano, comenzaba la actividad laboral en la Villa. Las horneras o panaderas, que además también debían vender el pan horas después, iniciaban sus labores muy temprano. El trigo había sido molturado por las molineras o “roderas”8 el día anterior, que previamente recogían de la llamada casa del azoque o azogar en donde trabajaban ocho “cojedoras”, que dependían del arrendador. A primera hora, ya sea en las casas particulares o en los hornos públicos, se amasaba el pan, que era conducido a los hornos; aunque se tenía por costumbre enviar a mujeres, mozas y criadas a amasar y “façer” el pan en los hornos de la Villa. Cada una traía su harina, previamente pesada en el “peso de la harina”9,  que debía estar bien cernida,  además de agua limpia, y amasaba el pan, que sólo podía hornearse hasta tres horas después de amasado10. El “peso de la harina”11 se situaba en una casilla en la plaza de la Villa12; estaba a cargo de su arrendador, y era atendido por éste y su mujer o por  otras mozas contratadas. Aunque era común que el propietario de la renta fuera un hombre, también estuvo arrendado a una mujer, María Saes de Balmaceda, en 1516, tal y como nos indican las fuentes. La tarea del arrendador o arrendadora consistía en pesar el trigo según los pesos y medidas estipulados: la libra tenga diez y seis onças, la arroba veinticinco libras y el quintal quatro arrobas.

16Los usuarios de los hornos debían pagar a la hornera por cocer el pan, pero también debían cuidarse de ella porque solían engañar a sus clientes, de forma que algunas cobraban de más y otras entregaban menos cantidad de pan.  En torno a los hornos públicos se reunían muchas mujeres de distinta condición (Val Valdivieso; M. I.: 2002, 83-110). Unas trabajaban más, otras eran haraganas. Unas intentaban hacer fraudes y engaños, otras trueques, provocando, según el Consistorio, muchos y graves inconvenientes. Ante lo cual se ordenó que cada vecino mandase al  horno a su criada con la masa para cocerlo limpiamente13. El pan debía estar cocido al mediodía, momento en que se realizaba la primera ingestión del día y se producían diversos tipos de panes: el llamado de Arrigorriaga, o pan de fuego que no se cocía en horno, pan blanco de mayor calidad para abastecer a las clases pudientes y pan negro, llamado de los pobres, aunque no por ser más blanco era menos basto (Flandrin-Montanari: 2004-750). Además, solían hornearse  confituras, “diaçitros”, mazapanes y pastas.

17Las mujeres que se reunían alrededor de los hornos estaban siempre sometidas a una vigilancia estricta por parte del Consistorio. Se controlaba a las horneras en cuanto a su oficio, materiales y honestidad; a las mozas y criadas respecto del comportamiento en el horno; a las molineras y panaderas en cuanto a la fiabilidad en los precios, los pesos y calidad del material; y a todas, en relación a su actitud personal, sus relaciones sociales, sus andanzas y, fundamentalmente, sobre su estado de salud; porque preocupaba el contagio de las “bubas”, enfermedades venéreas, infecciosas o contagiosas que pudieran desatar una epidemia en la Villa. Además, aquellas pobres que padecían de esta dolencia eran impunemente atacadas como causantes de graves daños a los hombres “en su persona y hacienda”, ante lo cual eran conminadas no sólo a salir de la Villa, sino también del Condado de Vizcaya14.

18Las horas corrían y con éstas se incrementaba la actividad. Aparecían en la plaza de la Villa las pescaderas, sardineras y regateras. Algunas pescaderas compraban el pescado en Bermeo, Laredo, Lekeitio, Castro Urdiales o Portugalete. Recorrían cuatro o cinco leguas diarias o llegaban a la Villa en pequeñas embarcaciones trayendo pescado fresco, y no tan fresco, a sus habitantes. A lo largo del siglo XIV éstas no tuvieron puntos de venta prefijados. Se desplazaban con sus cestas por las calles o se arremolinaban en los barrizales, que ellas ocasionaban, en el Portal de Zamudio, o vendían en las puertas de sus casas.  Su presencia junto a la de sus productos ensuciaba terriblemente las calles y cubría todo el aire con un intenso olor a pescado (Rivera Medina: 1997-15-45).

19En Bilbao se confundían, a estas horas, una mezcla de olores a humo procedente de los hornos y de las chimeneas, a pan cocido, a pescado, inmundicias, agua sucia o estancada que la hacía reconocerse como una verdadera villa bajomedieval. El hedor era imposible de soportar y aumentaba con la humedad y el “zirimiri”. Además, las pescaderas ocupaban zonas de descarga del puerto, impidiendo la tarea de carga y descarga realizada por las cargueras o pasaderas, que también acarreaban materiales para las construcciones dentro de la Villa. Entre ellas había seis pasadoras de trigo y dieciséis más para repartir el trigo en  las casas particulares.

20En 1512 se ordena que se construya un “prendiz” de madera en el cay debajo de la plaza. Esto era una ampliación, una extensión del muelle donde se situarían pescaderas y sardineras con el fin de que estuvieran reunidas; además, hacía las veces de desagüe del agua que desprendían sus mercancías, que vertía a la ría. El prendiz se extendía desde la esquina de la plaza hasta la pared de la Casa del Concejo y hasta la otra esquina “de la puente”. Las pescaderas y sardineras se sorteaban el sitio que correspondía a cada una, sitio que debían cambiar sucesivamente para que todas pudieran, de vez en cuando, disfrutar  del mejor puesto de venta: junto a la puerta de la Casa del Concejo. Allí comenzaron a vender pescado fresco, cecial y arencado, y gracias a las nuevas instalaciones se puso orden y se saneó una zona de gran trasiego en la Villa.

21Las regateras de pescado, por su parte, siguieron pululando con licencia o sin ella, pero a éstas había que sumar, dentro del trajín cotidiano de la Villa, las regateras de fruta, de candelas, de aceite15, en menor medida las del vino, y los más diversos objetos y mercaderías. En general, las regateras tenían muchas y grandes limitaciones para vender su mercancía, siempre de dudoso origen. Les estaba prohibido comprar mantenimientos para revender, pero estaban dispuestas a exponerse a penas de cárcel o destierro16 con tal de ganarse el sustento.

El mediodía: horas de intensa actividad

22A estas horas  andar por la Villa se convertía en casi una peregrinación. Habían abierto las tiendas, bodegas, ambas regenteadas por mujeres; mozas y criadas deambulaban realizando recados; las tabernas, mesones, posadas y sidrerías bullían de hombres de distinta condición.  Podía oírse la voz de las pregoneras; las lenceras y plumeras ponían sus tablas con los más diversos tipos de telas (bretonas, francesas y extranjeras), lienzos y plumas. Estaban abiertas las tiendas y, seguramente, la tendera estaba en la puerta del pequeño local cuidando que nadie hurtase la mercancía expuesta en su tablero, de una vara de ancho, tal y como lo mandaba el Concejo.

23Aunque estamos situando a una mujer trabajadora urbana dedicada casi exclusivamente al comercio al menudeo, también existieron en Bilbao las llamadas “mujeres tratantes”, sobre las que recaía, como a casi todas sus congéneres, el peso de la duda, viviendo siempre rozando la fina línea de la legalidad. Al parecer, éstas solían adquirir mercancías y bienes, sin fianzas, amparadas en la protección que les otorgaban las Leyes de Toro, incumpliendo los compromisos de pago. Tal vez por esto una Real Cédula de 1511 autoriza al Concejo de la Villa a denunciar a toda aquella tratante que dejase de pagar sus deudas, sin tener en cuenta las sentencias de las mencionadas leyes.

24Las tratantes no eran las únicas que actuaban en el comercio al por mayor; lo hacían también las llamada “corredoras”, a quienes se les obligaba a tener fiador para poder hacer corretajes17. Éstas contaban con la licencia del Ayuntamiento y si cometían algún fraude probado o abandonaban circunstancialmente el oficio, se las inhibía para siempre en el ejercicio de la actividad o se las desterraba.

25Por su parte, las bodegueras y sus mozas estaban atentas a la hora de surtir sus casas particulares o las tabernas, mesones y posadas de los productos necesarios para las viandas, pero sobre todo de vino. Las bodegas se situaban en los bajos de los edificios y estaban dispersas entre la geografía urbana. Las bodegueras no estuvieron exentas de celo y vigilancia. A ellas se las acusaba de fraude, engaño, de mezclar vino joven con vino añejo o de vender vino foráneo contraviniendo los intereses de los productores locales. Además, eran cuestionadas por su comportamiento moral y sexual, por su tentadora solidaridad con el género masculino, y, al igual que otras trabajadoras, sufrieron penas de diversos grados por su cuestionado comportamiento o, sencillamente,  por el rumor que corría de boca en boca en los corros callejeros (Rivera Medina: 2007 a-b).

26Ahora bien, existió un conjunto de mujeres que trabajaban para y en el ámbito doméstico. Nos referimos a las criadas, mozas, cocineras, tejedoras, lavanderas, costureras, amas de cría, etc. Éstas podían vivir en la casa donde ejercían su oficio, o lo hacían en otro sitio desde el cual se desplazaban a casa de sus clientes. Las lavanderas y costureras18 vivían en casas ajenas y se dirigían a casa de sus amas en horarios y días acordados. Las fogueras de Bilbao dan cuenta de la gran cantidad de mujeres dedicadas a estos oficios, todas ellas consideradas como “pobres”. Dentro del capítulo de la mujer trabajadora marginada, éstas ocupaban el último nivel y no escaparon, como otras de su clase, al rumor del fraude, el engaño y el hurto, el delito más común entre las féminas. Su tarea se desarrollaba en los interiores, pero también formaban parte del paisaje urbano.

27Con el avance del fenómeno urbano, las capas superiores de la sociedad incorporan en sus negocios  mano de obra femenina sin cualificar. Aparecen las llamadas criadas o mozas  quienes, además de limpiar, fregar y realizar recados, acompañaban a las dueñas de la casa dentro y fuera de su casa. La criada fue una empleada, aunque también en ocasiones cómplice de su señora. Gozaba de una mayor libertad que su ama y podía ir y venir por las calles de la villa, ora haciendo recados, ora interesándose por las noticias. Aunque eran insignificantes, desheredadas y pobres, sin embargo no escaparon a la atención de la administración.

28Las criadas y mozas trabajan tanto en el ámbito doméstico como en la trama comercial urbana. Las ordenanzas se refieren a ellas desde muy temprano. Servían para realizar recados, limpiar una casa o colaborar en siniestros o catástrofes urbanas como sucedió en el incendio de 1500. Su buena acción fue empañada por pequeños hurtos, lo que les valió la prohibición de acceder a las casas en caso de accidentes. Del conjunto de las mujeres pobres y trabajadoras, éstas serán las más controladas por las autoridades y por sus amos o amas. En realidad, eran una especie de pícaras urbanas que intentaban sobrevivir  a su condición de infinita pobreza; por eso son observadas con el fin de que siempre estuviesen bajo la tutela de un hombre o de un  amo. En las sesiones del Consistorio son frecuentes las referencias que se vertían sobre ella, aunque hasta el 1600 no encontramos ordenanzas específicas para ellas y su oficio.

29En 1603 se ordena que aquella criada o moza que estuviese sin servir regresara a su tierra, porque según la administración, de andar en su libertad se resultan muchas deshonestidades, ya que recurren a diversas triquiñuelas y con el bicio de la ganancia no quieren servir. El incumplimiento de la orden se pena con cárcel o destierro, aunque se prefiere el destierro porque la experiencia a mostrado que de se hazer lo suso dho an resultado muchos fraudes e inconvenientes19. Sabido es que la vagancia y la limosna quebrantaban el orden  público; por lo tanto, eran males que debían frenarse, cuando no evitarse. El Concejo consideraba que la existencia de mozas y criadas, en suma mujeres desasistidas y sin trabajo, era negativa ya que se podían convertir en vagabundas o limosneras, con lo cual constantemente instrumenta medidas a fin de menguar o erradicar tales fenómenos.

El atardecer y la noche: trabajo y diversión

30Cuando caía el sol, muchas de estas trabajadoras comenzaban a retirarse a sus casas. Los viajeros señalan que a pesar de la dureza de su trabajo regresaban cantando y bailando, como si tras la jornada laboral se dispusieran a vivir momentos lúdicos. Sin embargo, otras seguían en sus trabajos o comenzaban la tarea a esas horas. La hospitalera se encargaba  de la atención alimenticia de los enfermos del hospital y se disponía a preparar la última ingestión diaria con la llegada de la noche. Las difunteras20 se dedicaban a velar a los difuntos y a buscar el pan con que se ofrendaba al cadáver en los enterramientos, y las tajeras21, mujeres que colocaban los tajos en las iglesias para las dueñas, seguramente comenzaban a trabajar. Las primeras, de las que tenemos constancia de su existencia desde comienzos del siglo XV,  también salían por la noche en busca de velas y cirios que iluminaríanla sala mortuoria durante las horas nocturnas. Las segundas, se disponían a preparar todo lo necesario para la oración de vísperas o para la última misa del día. Tampoco ellas desempeñaron su labor sin sentirse perseguidas por la custodia oficial.

31Las horneras, aunque habían concluido su tarea principal, comenzaban a esta hora a preparar el trabajo del día siguiente, ya que una ordenanza de 1488 las obligaba a introducir leña y argoma una hora antes o después de la entrada del sol. Pero, además, se dedican a repartir o vender las ascuas para alumbrar o calentar la casa, de acuerdo con la época del año. Actividades muy vigiladas por el peligro de incendio que suponía el transporte de ascuas por las calles de la Villa.

32La tarde-noche era momento de gran activad en las tabernas. Las taberneras atendían unos tras otros a sus clientes. Algunas eran dueñas de sus locales, otras trabajaban junto a su marido. La oscuridad de la noche abría paso a actividades mal vistas para el mantenimiento del orden público. La prostitución, el juego y las riñas se adueñaban de los locales. Las alcahuetas, oficio que en ocasiones ejercía la tabernera, buscaban clientes para sus protegidas. Las taberneras fueron vigiladas de forma permanente por la administración (Rivera Medina: 2007b).

33Durante toda la jornada estas mujeres trabajadoras de la Villa trabajaban para sustentarse. De su jornal dependía su supervivencia en una sociedad que las juzgaba por su simple condición de mujer. Para la iglesia eran consideradas pecadoras per se; para el Municipio eran las causantes potenciales del quebrantamiento del orden público, tal como queda de manifiesto en las Visitas realizadas por el Concejo a tabernas, mesones y molinos, de las que hemos revisado más de cincuenta para los siglos XVI y XVII22;  para la justicia eran delincuentes menores; y finalmente, para los habitantes de la Villa eran mano de obra barata o desheredadas que por el cobijo y  alimento realizaban cualquier tipo de tarea.

Conclusión

34Las mujeres de la Villa de Bilbao desempeñaron un papel protagonista en las actividades económicas de la Villa y en el paisaje urbano cotidiano. Su despliegue alcanza a las tareas domésticas, artesanales, industriales y al sector de servicios. A la luz de las ordenanzas y mandamientos queda claro que fueron constante objeto de atención por parte de la Administración, pero en ningún caso para mejorar las condiciones laborales sino para controlar a las mujeres en la faceta laboral. La introducción de las mujeres en el mercado laboral fue consecuencia del despegue económico comercial, del crecimiento demográfico y de la ausencia de hombres en la Villa.

35Estas trabajadoras realizaron actividades ligadas al ámbito doméstico, pero también intervinieron y desempeñaron otras labores tradicionalmente asignadas al género masculino. Aunque no podemos cuantificar todavía la participación por sectores económicos estamos en condiciones de afirmar que, además de las mujeres pobres, viudas o solteras que trabajan para mantenerse, existen otras de un mayor rango social y con capitales propios que se introducen en el mundo de los negocios, industria y servicios de manera decidida y dinámica. De lo cual se deduce que la actividad laboral de las mujeres de la Villa, a diferencia de las realizadas por sus congéneres de otras villas y ciudades europeas, excede del ámbito doméstico para incorporarse a actividades que se consideraban propias de los hombres.

36Sin embargo, a pesar de que aparentemente gozaron de mayor libertad que en otros sitios, fueron objeto de atención, vigilancia y control por parte de las autoridades que se empeñaban en establecer un modelo de orden y moralidad pública en el que la mujer era la pieza desestabilizadora: el cuerpo y la libertad de género se negaron reiteradamente en pos de un ideal social represor, que coaccionaba y marginaba, cuando no ninguneaba a la mujer, trabajadora o no.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes y bibliografía

Fuentes manuscritas

Archivo de la Diputación de Bizkaia, Secciones Archivo Municipal, Sección Libros de Actas y Sección  Judicial.

Fuentes impresas

Enríquez Fernández, J. et al. (1990), Libro de Autos Judiciales de la alcaldía (1419-1499) Y Libro de Acuerdos y Decretos Municipales (1463) de la Villa de Bilbao. San Sebastián

Enríquez Fernández, J. et al. (1995), Ordenanzas Municipales de Bilbao (1477-1529). San Sebastián.

Enríquez Fernández, J. et al.  (1996), Repartimientos y fogueras-vecindario de Bilbao (1464-1492). San Sebastián.

Enríquez Fernández, J. et al.  (1997), Foguera-vecindario de las villas de Vizcaya 1511.San Sebastián.

Enríquez Fernández, J. et al.  (1997), Foguera de las Villas de Vizcaya (1514).San Sebastián.

Enríquez Fernández, J. et al. (1999-2000-2001), Colección Documental del Archivo Histórico de Bilbao (1473-1520).San Sebastián.

Bibliografía

Aldama Gamboa, J. P., (1999), “Alcahuetas y prostitutas en Bilbao y su entorno en la Edad Moderna”, en Marginación y exclusión social en el País Vasco. Bilbao,  81-109.

Bazán, I. (1995), “La criminalización de la vida cotidiana. Articulación de orden público y del control social de las conductas”, en La vida cotidiana en Vitoria en la Edad Moderna y Contemporánea. Bilbao,  113-168.

Bazán, I. (1999), “El destierro en el País Vasco (siglos XIV-XVI). La exclusión social a través del sistema penal”, en Marginación y exclusión social en el País Vasco. Bilbao, 25-53.

Bazán, I.  (2004), “La caracterización  de la civilización vasca medieval”, en Historia del País Vasco. Bilbao, II, 443-476.

Bazán, I.  (2006), “Mujeres, delincuencia y justicia penal en la Europa Medieval. Una aproximación interpretativa”, en Mujer, marginación y violencia. Entre la Edad Media y los tiempos modernos. Córdoba, 29-75.

Cavaciocchi, S. (Coord.) (2002), La donna nell’economia secc XIII-XVIII. Firenze, 21. En esta publicación se encuentran los trabajos de Chabot, Ajenjo González, Fejic, Karspinski, Palazzi y Mottu-Weber.

Flandrin, J.L., Montanari, M., (2004), Historia de la Alimentación. Gijón.

García de Cortázar, J. A. (2005),  Investigaciónes sobre historia Medieval de País Vasco (1965-2005). Bilbao. (Varios artículos)

Guiard y Larrauri, T. (1971), Historia de la noble Villa de Bilbao. Bilbao.

Labayru y Goicoechea, E. J. de (1967), Historia General del Señorío de Bizkaia. Bilbao

Le Goff, J., Truong, N. (2005): Historia del cuerpo en la Edad Media. Madrid.

Pastor, R. (2005): “Mujeres populares. Realidades y representaciones”, en Historia de las mujeres en España y América Latina. Madrid, T. II, págs. 445-515.

Rábade Obradó, M.P. (1988), “La mujer trabajadora en los Ordenamientos de Cortes 1205-1505”, en El trabajo de las mujeres en la Edad Media Hispana. Madrid, 113-140.

Reguera, I., (1999), “Hogares pobres y calles inseguras. Segregación social, marginación y delincuencia”, en Vitoria, una ciudad de ciudades. Una visión del mundo urbano en el País Vasco durante el Antiguo Régimen. Bilbao, 533-581.

Riera Melis, A. et al. (1997): “El pan en las ciudades catalanas (ss XIV-XVIII)”, en Alimentazione e nutrizione secc. XIII-XVIII. Firenze, 285-300.

Rivera Medina, A. M. (1997), “Pescado, tiempo y distancia. Las conservas de pescado en Bizkaia (ss. XIV-XVI), en Las conservas de pescado en el País Vasco. San Sebastián, 15-45.

Rivera Medina, A. M.  2006, “Producción Local, abastecimiento urbano y regulación municipal: El marco legal del vino en Bilbao (ss. XIV-XVI)”, en Espacio, Tiempo y Forma, 19.

Rivera Medina, A. M.  2007a, “Tabernas, vino y pecados públicos en el  Bilbao Medieval (ss. XIV-XVI”, en Boletín Histórico de Bayonne. Bayonne (Francia) (en prensa)

Rivera Medina, A. M.  2007b, “Cuerpos femeninos en tabernas y bodegas de Bilbao durante la última Edad Media y primera Edad Moderna”, en Seminaire Corps en Action (EHSS). París (en prensa)

Segura, C., Muñoz Fernández, A. (Eds.) (1988a), El trabajo de las mujeres en la Edad Media Hispana. Madrid.

Segura, C. (1988b), “Posibilidades jurídicas de las mujeres para acceder al trabajo”, en El trabajo de las mujeres en la Edad Media Hispana. Madrid, 15-26.

Segura, C. (2005), “Mujeres en el mundo urbano: sociedad, instituciones y trabajo”, en Historia de las mujeres en España y América Latina. Madrid, I, págs. 517-545.

Trexler, R. G. (1981), « La prostitution florentine aux XVe siécle : patronages et clientèles », en Annales. Paris, 36, 505-513.

Val Valdivieso, M. I. (2002), “La participación de las mujeres en el proceso de producción del pan en Castilla bajomedieval”, en Oficios y saberes de mujeres. Valladolid, 83-110.

VV.AA. (2006), “Discurso y prácticas de género. Mujeres y hombres en la historia de Euskal Herria”, en Vasconia. Cuadernos de Historia-Geografía. San Sebastián, 35.

Haut de page

Notes

1 Nos referimos a las Siete Partidas, las Ordenanzas de Alcalá, las Ordenanzas de Castilla y las Leyes de Toro. A su vez el Derecho Romano habla de imbecilitas sexus para señalar a la mujer y la somete a la potestas marital o del pater familias. Entre los escritos: Libro de las claras y virtuosas mujeres de Álvaro de Luna;  La perfecta casada de Fray Luis de León; Obras Completas de Juan Luis Vives. En Europa se destacan La ciudad de las damas de Cristina  de Pizán o Le Menagier de Paris.
2 Bilbao, 7 de febrero de 1509. Ibídem, pág. 34. Mandaron pregonar  la ordenanza de las mujeres que se asienten con sus sillas en calles publicas, fuera de sus puerta e tableros, que no se asienten, asy so pena de ordenanza”.
3 DFB-AF, AMB, SL: libro 0014 Año 1577, f. 203. Bilbao, 7 de enero de 1577.
4 Bilbao, 14 de febrero de 1491. Ibídem, pág. 73. Mandaron que las mujeres non vayan a vísperas fasta que tannan, so pena de la ordenanza, nin vayan las paridas más de seis mujeres, so la dicha pena
5, DFB-AF, AMB, SL: Libro 0006. Año 1560-1561, f. 17. Bilbao, 21 de febrero de 1561.
6 DFB-AF, AMB, SL: Libro 0014. Año 1577, f. 201. Bilbao, 7 de enero de 1572.
7 Enríquez Fernández, J. et al.: Repartimientos y fogueras-vecindario de Bilbao (1464-1492). San Sebastián, N0 71, Doc. 1: Cuentas y repartimientos vecinal realizados en la villa de Bilbao para pagar el pedido del año 1463. También de los mismos autores: Foguera-vecindario de las villas de Vizcaya 1511. San Sebastián, nº 78.
8 Existieron molinos distribuidos por la Villa: Abasu, Basuondo, Ibayizabal(4), Abando(2), Mena, Urizar, Malaespera, Basando, Basurto
9 Enríquez, J. et al.: Libro de Acuerdos y Decretos Municipales de la Villa de Bilbao (1509-1515),. Nº 56, 1995, pág. 22, Bilbao, 26 de enero de 1509.
10 Ordenanzas… Op. Cit., pág. 189. Bilbao, 3 de julio de 1512.
11 Según Guiard y Larrauri existieron en el siglo XVI tres pesos: uno en la calle Somera, otro en Barrencalle delante de la Torre de San Martín de Zurbarán; y el tercero en San Lázaro. El primero se trasladó en 1555 al Portal de Zamudio.
12 Ibídem: pág. 130. Bilbao, 14 de julio de 1497. Enríquez, J. et al.: Libro de Acuerdos y Decretos Municipales…Op. Cit., pág. 94. Bilbao, 15 de junio de 1509. El peso de la harina, según lo dispuesto por el Ayuntamiento, abría muy temprano hasta las diez de la mañana y desde las trece horas hasta la noche. Bilbao, 18 de junio de 1515, pág. 252.
13 Ibídem, pág 115. Bilbao 13 de abril de 1496
14 Ibídem: pág. 192. Bilbao, 20 de agosto de 1512.
15 A principios del siglo XVI hemos contabilizado más de quince regateras de aceite y tres de frutas, estas últimas situadas en el Portal de Ibeni.
16 DFB-AF, AMB, SL: Libro 0028. , f. 13. Bilbao, 21 de enero de 1598.
17 Ordenanzas… Op. Cit., pág. 134. Bilbao, marzo de 1498; pág. 195. Bilbao, 29 de diciembre de 1513.
18 En el sector naval existieron costureras de velas.
19 DFB-AF, AMB, SL: Libro 0028. Años 1603 y 1604, f. 8-9. Bilbao, 9 de enero de 1603.
20 Una extensa ordenanza sobre su actividad se encuentra en Enríquez Fernández, J. et al: (1999), nº 95. Bilbao, 7 de octubre de 1496 y 22 de enero de 1512.
21 Se les llamaba así porque llevaban los  “taxos” o “tajos” especie de listón de madera para sentarse o arrodillarse en la iglesia, que medían ocho codos (según la ordenanza) y que no podían dejarse en el recinto del templo. Su utilidad queda corroborada en la concordia que se firma entre el Cabildo eclesiástico y el Municipio sobre disposición interna de las iglesias en Bilbao, 6 de abril de 1479. En 1493 las ordenanzas sobre tajos permite que sean llevados por moza o mozo, ratifica sus medidas, así como también que ninguna persona pueda llevar en fiestas más de cuatro tajos y no continuos en el tiempo. Asimismo, prohíbe el ingreso de sillas a la iglesia. Disposición similar se repite en 1501.
22 DFB-AF, AMB, SL: Libros de Actas 0004-0030.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana María Rivera Medina, « Cuerpos de mujer en el mundo laboral bilbaíno bajomedieval y moderno (s. XIV –XVI). », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 28 janvier 2008, consulté le 15 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/21533 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.21533

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page