Navigation – Plan du site
Patrice Giasson

Miguel Lisbona Guillén (coord.), La comunidad a debate. Reflexiones sobre el concepto de comunidad en el México contemporáneo, México, Colegio de Michoacán/Universidad de Artes y Ciencias de Chiapas, 2005, 312 pp.

[02/04/2006]

Entrées d’index

Mots clés :

communauté
Haut de page

Texte intégral

1¿Qué entendemos por “comunidad”? Este término que ha servido de base a la antropología mexicana -en particular al momento de interesarse en sus habitantes de origen indígena- ¿Es aún vigente? ¿Hasta qué punto podemos hacer uso de tal concepto sin alterar la noción de individuo? ¿Qué nuevas perspectivas engendra para las denominadas “comunidades” el actual fenómeno de la globalización y del supuesto debilitamiento del poder tradicional del Estado Nación? En este sentido ¿Hasta qué punto la recuperación de la noción de la comunidad, “donde supuestamente se mantienen los valores inalterables” (p. 65), pueda ser un remedio? Por otra parte ¿“Qué sucede cuando los indígenas miembros de una comunidad se van de ella, como sucede con los indígenas que se establecen en las ciudades?” (p. 90)

2Estas son algunas de las preguntas que formulan los autores de la obra colectiva titulada La comunidad a debate. Reflexiones sobre el concepto de comunidad en el México contemporáneo, coordinada por Miguel Lisbona Guillén y editada entre el Colegio de Michoacán y la Universidad de Artes y Ciencias de Chiapas. Fruto de once estudios particulares elaborados en el seno del Encuentro Pueblos y Fronteras 2003, dicha publicación llamará la atención tanto de los especialistas de las ciencias sociales –antropólogos, sociólogos e historiadores- como de un público más amplio interesado en familiarizarse con la realidad social del México contemporáneo y en particular, con la de los grupos indígenas.

3El telón de fondo que atraviesa toda la obra gira, como lo menciona el título, alrededor de la problemática de la “comunidad”. Es más, la naturaleza misma del libro, elaborado como un mosaico, y cuyos estudios tratan tanto de la Ciudad de México como de regiones de todo el país (Chiapas, Oaxaca, Chihuahua) –y en un caso hasta el Petén guatemalteco-, se articula como un nuevo esfuerzo hacia la comprensión de las dinámicas sociales vigentes en un país tan complejo como México. La revisión emprendida colectivamente por los autores sobre el concepto de comunidad estimuló por ejemplo a uno de los autores, Gabriel Ascencio Franco, a ampliar su uso, tradicionalmente limitado al estudio de pueblos indígenas, a otras realidades sociales como la de los rancheros.

4De esta manera La comunidad a debate no se limita a enumerar las diferencias que dividen a los varios grupos humanos o a sencillamente enfatizar las nociones dicotómicas que predominaron en la antropología tradicional (indígena versus no-indígena, identidad versus alteridad, rural versus urbano, historia y tradición versus modernidad), el libro tiende más bien a matizar las concepciones clásicas atribuidas a la noción de comunidad. Como por ejemplo la idea de su supuesto aislamiento del resto del mundo. Los autores se enfocan así en los complejos nexos que unen a los humanos aún siendo parte de un grupo específico o de una comunidad histórica o inventada. Nos recuerdan que en algunos casos el título mismo de “comunidad” otorgado a ciertos grupos, es una creación que remonta al siglo XVI.

  • 1 Fue por esta misma convicción que José Alejos García, después de realizar un primer estudio sobre e (...)

5Como lo recuerdan los diferentes artículos de esta obra así como las palabras mas frecuentes del Índice temático, el concepto de “comunidad” es inseparable de otros conceptos no menos complejos como los de “identidad”, “sociedad”, “tradición” o “cultura”, todos propicios a debate y reformulación. En la actualidad, como lo señala José Alejos García: “la comprensión antropológica de la cultura no puede ser sino intercultural, es decir, relacional y relativa respecto de las otras culturas, a su interacción e influencia mutua” (p. 166).1 Si Alejos García menciona que, a diferencia de los otros grupos étnicos que han sobrevivido en Guatemala, los Itzáes habían podido conservar una identidad propia al gozar a lo largo de su historia de un relativo aislamiento, gracias entre otras cosas a la densidad de la selva del Petén, el autor nos advierte también que esta situación los privó de la adquisición de esas “armas de los dominados” –capacidad de resistir, de amoldarse a una nueva realidad.- “Herramientas” obtenidas por los otros grupos más abiertos. Los Itzáes se colocaron así “en serias desventajas al momento de la irrupción violenta del capitalismo y ahora de la globalización” (p. 170). No obstante, lejos de alabar la supuesta apertura engendrada por la globalización, el autor insiste en que “el acercamiento y encuentro entre personas de todo el mundo puede ser intenso, pero es sólo un hecho superficial, porque en el fondo tales encuentros se dan en situaciones de desigualdades” (p. 172). Contrariamente a otros lugares, Alejos García observa también que en el Petén la globalización no implicó el debilitamiento del Estado Nacional sino que reforzó su poder regional “en beneficio de la cultura imperial” (p. 174).

6La noción de “comunidad” atraviesa esferas muy variadas de las ciencias sociales, desde la antropología, que la convirtió en un concepto clave –hablar de comunidad en México es para muchos sinónimo de grupos o pueblos indígenas-, pasando por la filosofía política –con cuestiones como las relaciones de poder que se juegan en las comunidades-, hasta las esferas del derecho –al pensar la cuestión del derecho del individuo (moderno) frente al derecho comunitario (de naturaleza histórica)-.

7A través de un detallado análisis histórico del concepto de “comunidad”, uno de los autores, Manuel Delgado, señala lo “controvertido y ambiguo de su significado”. Nos recuerda por ejemplo la presencia, en la base misma de las ciencias sociales, de marcadas y obvias dicotomías limitativas. Entre ellas las posiciones de Ferdinand Tönnies, para quien la gemeinschaft (comunidad natural, unida por lazos parentescos o de vecindad) se opondría a la gesellschaft (asociación voluntaria sin vínculos directos). El autor advierte que dicha oposición parte de una idea romántica y de una “concepción fatal del capitalismo” que hubiera llevado Tönnies a dar más importancia a la gemeinschaft. Por lo tanto: “la comunidad tönniesiana no deja de ser la formalización teórica que la recién inventada sociología hace de la vieja comunidad [...]” (p. 42). Esta no sería ajena a la noción romántica de cultura presente en los trabajos de Franz Boas.

8No cabe duda de que la variedad de artículos presentes en este libro da cuenta de diversas maneras de pensar la “comunidad”. En su artículo titulado “Entre el individuo y la comunidad”, Rodolfo Vásquez da el ejemplo de tres casos de juicios comunales de gran arbitrariedad que desembocaron en sentencias discriminatorias como la pena de muerte, la tortura y la justificación de los abusos sexuales de un padre sobre su hija. Vásquez desmuestra cómo la aplicación de costumbres y tradiciones “colisionan con los valores éticos y jurídicos de Estados nacionales constitucionales y democráticos” (p. 241) y concluye afirmando su convicción de “que deben prevalecer los derechos liberales sobre los culturales” (p. 261). Para Zárate Hernández, la organización comunal implica generalmente una construcción jerárquica en la cual se impone “la manipulación y la imposición de la voluntad de los líderes sobre la opinión de los representantes de familia y barrios” (p. 81). El autor reconoce finalmente que : “La comunidad, como forma de organizarse sigue siendo un ideal, y como tal, imposible de existir en la realidad” (p. 83).

9Las diversas trayectorias a las cuales nos convocan los varios artículos nos obligó a seleccionar unos cuantos ejemplos para reseñar esta publicación. De manera general, lo más estimulante de esta obra es que demuestra que las ciencias humanas mexicanas en su conjunto, y en particular la antropología, han sabido abordar de frente un concepto universal tan complejo pero demasiadas veces tomado como dado. Objeto de construcción, objeto de manipulación, la comunidad se encuentra a debate.

Haut de page

Notes

1 Fue por esta misma convicción que José Alejos García, después de realizar un primer estudio sobre el discurso oral de los Choles de Chiapas (titulado Mosojäntel. Etnografía del discurso agrarista entre los Choles de Chiapas. México, UNAM, 1994) decidió complementarlo con otro que diera cuenta del punto de vista de los no-indígenas, (véase: Ch’ol/Kaxlan, identidades étnicas y conflicto agrario en el norte de Chiapas, 1914-1940, México, UNAM, 1999). Este segundo libro permitió matizar las dicotomías entre ambos grupos e insistir sobre su interacción constante.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Patrice Giasson, « Miguel Lisbona Guillén (coord.), La comunidad a debate. Reflexiones sobre el concepto de comunidad en el México contemporáneo, México, Colegio de Michoacán/Universidad de Artes y Ciencias de Chiapas, 2005, 312 pp. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 02 avril 2006, consulté le 17 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/2191

Haut de page

Auteur

Patrice Giasson

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page