Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Alberto Baena Zapatero

La mujer española y el discurso moralista en Nueva España (s. XVI- XVII)

[30/01/2008]

Résumés

In New Spain, the moralists, in spite of their peninsular or creole origin, focused their arguments on the minority group which was most likely to be subject of prejudice: the women. The convergence between public and private life gave particular importance to the weak nature of the female population, as it was widely believed that the excesses of women could lead to political decadence for the Kingdom. The works of these religious men give an insight view of the patriarchal model imposed on women, and their criticisms show us how this paradigm could, on certain occasions, be softened and infringed in practice. Their moral aims focused on two main areas: (i) the upholding of a more cloistered, religious life for women to counterbalance the believed idleness of creole ladies, prohibiting their attendance to parties, to theatrical plays, and their attendance at church only to show off; and (ii) the condemnation of opulent and ostentatious lives among members of the most privileged sectors.
Haut de page

Notes de la rédaction

Comunicación presentada en el Congreso Internacional Familia y Organización Social en Europa y América celebrado del 12 al 14 de diciembre en Murcia y Albacete.

Texte intégral

1La emigración española hacia el Nuevo Mundo no fue sólo de personas sino que junto a ellos trasladaron todo un bagaje cultural basado en una serie de valores morales y religiosos que, una vez que se consolidó la conquista, trataron de difundirse entre la población de origen peninsular como forma de perpetuar la identidad hispana y católica ortodoxa al otro lado del atlántico y de ayudar a reforzar los vínculos culturales y políticos que unían a ambas partes del mundo. En este contexto, los moralistas que, independientemente de su lugar de nacimiento, llevaron a cabo su labor en las tierras novohispanas, ejercieron como instrumento de control de estos valores tradicionales entre la población americana, en especial entre las mujeres, recordando con sus sermones que, a pesar de lo alejados que estaban del centro de la cristiandad, debían comportarse según el modelo establecido.

2Si atendemos al análisis histórico de las fuentes que nos legaron estos religiosos, podemos deducir dos tipos de información: por un lado, tenemos expuesto cual era el modelo teórico que se dibujaba para las mujeres desde los púlpitos de las iglesias; por otro, a través de los ataques que dedicaron a las damas novohispanas, tenemos la posibilidad de descubrir cómo era el comportamiento cotidiano de las mujeres al margen de la doctrina, de que forma se casaba la teoría con la realidad y cuales fueron las transgresiones más habituales. Teniendo en cuenta estos dos aspectos, podremos deducir hasta que punto tuvo éxito el proyecto de traslación de la cultura hispana a los nuevos territorios y de que manera ésta se adaptó a las nuevas circunstancias.

3Lo primero que debemos señalar es que en la sociedad hispana de los siglos XVI y XVII no existía una división claramente definida entre la vida privada y la vida pública de las personas. De esta forma, los pecados que se cometían en la intimidad o de manera notoria cobraban una importancia primordial ya que podían afectar a la fortuna del reino. El obispo de Puebla, Juan de Palafox, dejó muy claro cómo el vicio de los súbditos de la monarquía conllevaba la decadencia del reino:

“El vicio en las monarquías no sólo destruye lo espiritual y moral, sino lo político, porque al tiempo que quita a las almas la gracia y a los reinos la protección de Dios, enflaquece el valor y constancia de la nación, y se pierde con eso el consejo y la opinión; y luego comienzan a servir con los vicios los que mandan a otros con las virtudes”1

4Y añadía en sus tratados mexicanos:

“el día que nos hallamos perdido en lo moral, naturalmente seremos triunfo de nuestros enemigos en lo militar y político, como ha sucedido en cuantas naciones ha habido en el mundo, de que son muy patentes los ejemplos”2

5Por lo tanto, el control de la moral de la sociedad, cuyo peso solía recaer fundamentalmente sobre las mujeres, era un tema capital no sólo para salvar las almas de los fieles, sino para salvaguardar el destino político de la monarquía. Para Palafox había cinco cosas que aseguraban la felicidad de un reino, entre ellas “tener la nobleza honrada”.3 Siendo esto así, se entenderá mejor cómo la Monarquía, preocupada por la derrota de sus armas y la pérdida de influencia política, no dudó en intervenir para proteger al reino de caer en el vicio y la decadencia. Los moralistas siempre fijaron su atención sobre cualquier aspecto que se saliese de la norma entre los grupos privilegiados, transmitiendo de manera interesada una idea muy negativa del mundo que les rodeaba y una sensación de debacle moral, con la intención de influir en aquellos que eran responsables de combatir las desviaciones de la norma. Así, el jesuita De la Parra describía de forma catastrofista la situación de México y auguraba el desastre del reino por el mal comportamiento de los españoles:

“Ay de México! Ay de México por sus escándalos! Escándalos en las calles, escándalos en los concursos, escándalos en los paseos, y escándalos aun en los Templos Santos de Dios […]Que si sólo un escándalo servía para perder a innumerables, que hará toda una ciudad llena de escándalos?”4

6El discurso moralista defendía y justificaba el sistema patriarcal de la sociedad, determinaba la superioridad del hombre respecto de la mujer y establecía la división de funciones y de espacios entre ambos. Las obras del obispo de México fray Juan de Zumárraga constituyen un buen ejemplo de cómo los españoles llevaron a las Indias sus conceptos sobre las diferentes funciones que tenían ambos sexos. Así se dirigía a los hombres:

“Venido de la iglesia, concertéis vuestra casa. Y si tenéis estado de casado, y Dios os dio tal compañera que os quite de cuidado de ordenar y regir la casa, entended en lo de fuera de casa, según el estado que Dios os dio. Porque cosa concertada parece que el señor de la casa tenga cuenta con los hombres, y la señora mande y rija a las mujeres”5

7La división de funciones y de espacios entre hombres y mujeres estaba muy relacionada con la opinión que se tenía sobre la naturaleza de las segundas. El concepto que sobre las mujeres tenían los moralistas era muy negativo, las veían como seres débiles moralmente, que se dejaban llevar fácilmente por las pasiones y arrastraban en su caída al infierno a cuantos se dejaban seducir por sus encantos. La imagen que estos religiosos tenían del sexo femenino, motivó que éstas se constituyesen en el principal objeto de sus críticas, ya que las encontraban cercanas a las pasiones y el Diablo. Para fray Andrés de Olmos, profesor en el colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, “el Diablo engaña muy fácilmente a las mujeres: es así porque la primera fue engañada nuestra primera madre, porque no fue el varón que él engañó primero, y porque el sedujo fácilmente a la mujer con falsas palabras”.6 Además, en su obra tratado de hechicerías y sortilegios, Olmos defendía que las mujeres “engañosas” eran más numerosas que los hombres entre los ministros del Diablo y daba cinco razones, entre ellas la siguiente:

“Porque las mujeres se dejan mucho dominar por la ira y el enojo, fácilmente se encolerizan, son celosas, envidiosas; haciendo sufrir, imponiendo tormentos a otros quieren aplacar su corazón y anhelan con facilidad que les pasen a las gentes cosas tristes y penosas. Pero, como pocas perseveran, son bastante fuertes, para saciar su corazón con la muerte de alguien, no les es posible matar a quien aborrecen o atormentan. Por eso se dice que siguen al Diablo para que las ayude  a hacer aquello que desean, las maldades que ansía su corazón”7

8Frente a esta imagen de Eva pecadora aparecía la de la virgen María que ejemplificaba las virtudes y la bondad que se consideraban posibles en las mujeres, la utopía a la que debían aspirar. Las doncellas españolas debían conservarse puras y ajenas al mundo que las rodeaba para llegar vírgenes al matrimonio. Mientras que las esposas, por su parte, tenían que mantenerse castas y fieles. Si tenemos en cuenta la idea preconcebida sobre la falta de carácter femenino ante las tentaciones, es fácilmente compresible la importancia que se atribuía a la vigilancia y el enclaustramiento de las mujeres para el buen orden moral de la familia. Evitando el contacto de las mujeres con otros hombres que no fueran sus maridos o las salidas a la calle, se esperaba reducir las posibilidades con las que contaban para transgredir las normas. El elemento básico de la moral de la sociedad era el honor familiar, y este honor recaía fundamentalmente en el control de la sexualidad femenina. El padre Arbiol resumió de manera elocuente la causa del encerramiento femenino:

“El voto de la clausura es el muro de la castidad, y de todas las virtudes. Contra el general peligro en que viven con su negra libertad todas las mujeres del mundo, se ordenó el encerramiento y retiro, […] para cortar de raíz las ocasiones infelices y desgraciadas”8

9La honra femenina se basaba en la estima personal y social de las personas, y afectaba por igual a hombres y mujeres, de manera que cualquier desviación en el comportamiento de las primeras, comprometía seriamente a los segundos, por lo que era imperativo que esas indiscreciones no se divulgaran públicamente. Para los moralistas de la época, las mujeres no tenían causas justificadas para salir de casa más que la visita de algún fiel enfermo o la asistencia a misa pero “cada cosa de estas es negocio santo y grave, y negocio para que no es menester vestido y aderezo, ni extraordinario, ni polido, ni disoluto”.9 Las salidas descontroladas de las damas o la infidelidad de la esposa se consideraban como dos de los más graves pecados femeninos ya que comprometían la sucesión del linaje familiar.

10Los sermones del jesuita Martínez de la Parra ponen de manifiesto cómo, para las familias novohispanas, era responsabilidad del padre velar por el honor de sus hijas y cuidar de su encierro, y éste no era un tema baladí ya que la negligencia en la guarda de la honra familiar se pagaba con pecado mortal:

“Está obligado el padre, debaxo de pecado mortal, a quitarle al hijo todas las ocasiones de pecar; pues si el hijo sale libre, sin saberse adónde; si la hija vive sin recato, la festejan, y la visitan, y no lo saben los padres, si no es que se hacen que no lo saben, como le apartarán las ocasiones?”10

11El recogimiento de las mujeres de clase alta estaba directamente relacionado con la persecución de la ociosidad en sus vidas. Se entendía que, de tener todo su tiempo ocupado en atender sus obligaciones como esposas o en las tareas propias de su sexo y condición, se evitarían las tentaciones y los malos pensamientos. Con este objetivo, toda la literatura piadosa y los sermones tendían a reforzar la actitud de sumisión y obediencia femeninas, a la vez que ensalzaban la laboriosidad como virtud y como remedio contra las desviaciones. En las Indias, al igual que sucediese en la Península, la costumbre de que las damas principales permanecieran en sus hogares ocupadas en tareas mujeriles se había ido relajando conforme las oportunidades de distracción, dentro y fuera del hogar, se multiplicaban. Así lo denunciaba fray Luís de León:

“Forzado es que, si no trata de sus oficios, emplee su vida en los oficios ajenos, y que de en ser ventanera, visitadora, callejera, amiga de fiestas, enemiga de su rincón, de su casa olvidada y de las casas ajenas curiosa, pesquisidora de cuanto pasa, y aun de lo que no pasa inventora, parlera y chismosa, de pleitos revolvedora, jugadora también, y dada del todo a la risa y la conversación y al palacio con lo demás que por ordinaria consecuencia se sigue, y se calla aquí agora, por ser cosa manifiesta y notoria”11

12En Nueva España, la ociosidad también fue un pecado propio del grupo de mujeres españolas de buena familia, peninsulares o criollas, ya que sólo las damas que disfrutaban de una situación económica desahogada tenían la suerte de poder desocupar su tiempo o de destinarlo a actos de recreo en sociedad. Desde Queretaro, fray Antonio de Ezcaray recordaba cómo en las Indias las mujeres reproducían todos los males que se denunciaban en el viejo mundo:

“De la frecuencia de visitas se siguen muchos daños, e inconvenientes, y no pocas veces graves ofensas de nuestro Señor. El primer daño es la pérdida del tiempo, pues se están los días de fiestas, y los mas entre semana toda la tarde, y la mayor parte de la noche las mujeres en vanas conversaciones, meriendas, juegos, y entretenimientos, sin cuidar de sus casas, sin hilar, ni hacer otra labor decente a su estado, y en muchas necesario para el sustento de su familia”12

13Para los moralistas, las consecuencias de la holgazanería de las damas del reino eran terribles, ya que se trataba, en su opinión, del motivo por el que las mujeres rompían su recogimiento e inundaban el espacio público. En este sentido, el arzobispo de México fray Juan de Zumárraga ensalzaba la laboriosidad como una virtud y dejaba claro que la pereza de las mujeres era aborrecible para el Señor: “La ociosidad en casa se huya; la cual es tan aborrecible a Dios, que todo lo que creó, luego, en creándolo, le dio su oficio ejercitándolo en algo”.13Para evitar este mal se les debía mantener ocupadas constantemente en las tareas propias de su sexo y, junto al cuidado de la casa y la educación de los hijos, lo fundamental era, según estos religiosos, el hilar en casa:

“El Espíritu Santo en los proverbios pinta a la mujer fuerte, y casta, cuyo valor no tiene comparación con los tesoros del orbe, y dice della, que trajo consigo el huso, y la rueca para hilar, y hacer obras de manos, para significarnos, que todo va a una, ser mujer casta, y honrada, y hilar, y trabajar: y sin duda no es de menos honor en una mujer saber jugar bien el huso, y la abuja, que en un hombre la espada y la daga”14

14Los pecados de “ventaneras, visitadoras, callejeras o amigas de fiestas”, eran muy típicos de las damas principales del virreinato, ya que nunca vivieron apartadas del mundo que las rodeaba y, muy al contrario, se perfilaron en el elemento central de la vida social aristocrática y cortesana. En Nueva España los ataques de los religiosos se centraron fundamentalmente en la costumbre de este grupo de damas de asistir a las iglesias para “ver y ser vistas”, ya que por tratarse de la nobleza del reino debían dar ejemplo con su comportamiento al resto de mujeres. Zumarraga advertía de los peligros de una actitud frívola: “Gran temor debería tener la mujer cristiana de ir a la iglesia a ser puesta en el templo de Dios por ídolo del demonio; ante quien los hombres vanos y perdidos estén sacrificando sus ánimas a lucifer”.15 Y advertía contra la peligrosa coquetería de las españolas que asistían al templo con deseos vanos, actuando como instrumentos del Diablo: “Avisando a las mujeres que se guarden de venir a la iglesia para ser vistas y para ponerse en las iglesias a ser resbaladero de las ánimas para que vayan a caer en los infiernos”.16 Según este arzobispo de México, “A la iglesia se va a hablar de y con Dios; no con los hombres, es lugar santo”17, y recordaba en su Doctrina Breve cómo debía ser la forma correcta de asistir a la misa: “se ha de oír con reverencia, devoción y atención, porque en la casa de oración no habemos de estar parlando ni durmiendo ni distraídos con el pensamiento en otra parte; ni habemos de andar paseando, pues no es plaza la iglesia, ni mirando a las mujeres con pensamientos malos”.18 Sin embargo, los moralistas eran conscientes de que las mujeres no asistían a la iglesia con el único objetivo de escuchar la palabra del señor y celebrar la comunión, sino que éstas aprovechaban la ocasión para lucir sus mejores galas en sociedad y presentarse a los ojos de los varones solteros con los que quizá pudiesen relacionarse, por este motivo se dirigían a la población femenina para que se contuviesen: “encargándoles mucho que en todo tiempo tengan obligación a la honestidad de los meneos y hábitos de sus personas, mucho más sin comparación la tienen en las iglesias […] Adviertan también a los hombres que no vengan con deshonestos deseos a la iglesia […] y que estén ende de manera que no sea para mirar a las mujeres y provocarlas a pecar”19. Los moralistas esperaban que se respetase en los bancos de los templos la división entre hombres y mujeres, que no se comunicasen entre ellos ni intercambiasen mensajes o miradas. No obstante, para los individuos de ambos sexos la asistencia a misa constituía un acto social muy importante, por lo que los deseos y preceptos de la Iglesia se vieron desdibujados en la práctica.

15Además, tampoco era bien visto que las damas honestas acudiesen a las representaciones teatrales. En primer lugar porque en muchos casos se celebraban en los mismos conventos religiosos, dando lugar a situaciones censurables: “los hombres hablando con las mujeres cerca de ellas, y ellas pendenciando entre si indecentísimamente”. A diferencia de lo que ocurría en los teatros públicos, “en los cuales la vergüenza misma ha separado a los oyentes, y no pueden hablarse las mujeres con los hombres, y hay aposentos divididos; pero en las iglesias, así como todo es desorden y turbación al resolverlo, todo es también confusión, desorden y pecado al proseguirlo, porque están sin división alguna arriesgados a las indecencias y ofensas de Dios”.20  De las palabras de Palafox podemos deducir cómo las comedias significaban para las criollas una ocasión más para lucir sus últimos vestidos y joyas o para ser cortejadas por algún noble galán. Oportunidad, sin duda, para el galanteo y las citas furtivas.

16Por el contrario, el concepto que sobre el teatro tenían los moralistas era absolutamente negativo y Palafox no ahorraba en metáforas para definir sus males: “la peste de la república, el fuego de la virtud, el cebo de la sensualidad, el tribunal del demonio, el consistorio del vicio, el seminario de los pecados más escandalosos, hijos de la idolatría y gentílica ceguedad. […] desenfrenan los apetitos sensuales, y allí bebe su veneno el alma y sale inflamada al mal; allí se recrean y se relajan los sentidos, allí se deleitan las potencias y cobran fuerza los vicios contra lo bueno, y preparación relajadísima a lo malo”. Por lo tanto, este era un acto al que no se debería permitir asistir a las mujeres porque podían tomar mal ejemplo, animarse a pecar o tomar malas ideas:

“Porque sin duda es cátedra donde se enseñan las maldades, en donde a la casada la advierten cómo engañará al marido, a la doncella a sus padres, de que manera se harán sin pena los adulterios, como se rendirán al vicio las voluntades. Cátedra de pestilencia, donde se enseña a pecar y a que ofendan sus criaturas a Dios con toda destreza y arte”21

17El miedo al mensaje de las obras teatrales no era más que el reflejo de la inseguridad que producía en los varones la libertad de las mujeres. Una libertad física que podía perder el honor familiar, y una libertad mental que tenía el peligro de producir mujeres inquietas que cuestionasen el sistema o que fuesen más lejos de lo que se esperaba de ellas. En resumen, la asistencia de las damas criollas al teatro rompía de dos maneras el ideal de aislamiento para la mujer y los valores tradicionales de la sociedad patriarcal: por un lado, cuando acudían como público tenían una ocasión para pecar con algún hombre; por otro, los argumentos de sus obras abrían su mente a otros mundos y otras ideas que podrían ser peligrosas para su moral y sumisión:

“¿Qué cosa hay allí que sea piedad y religión? Ver hombres enamorando, mujeres engañando, perversos aconsejando y disponiendo pecados. [… Es bueno lo que en todas partes es malo, porque el adulterio que en las plazas se castiga, allí se alaba;[…] los amores que en todas partes se reprimen, allí se solicitan y aplauden; las traiciones que en todas partes se aborrecen, allí entretienen y divierten”22

18Pero el obligar a las damas criollas a mantenerse encerradas en sus casas y prohibirlas la asistencia a estos actos no era suficiente para librarlas de las malas influencias de las comedias, ya que los libros podrían penetrar la tranquilidad del hogar y perturbar sus mentes:

“las comedias, como se han reducido a impresiones, y se pueden leer por los ausentes, no hay doncella tan retirada, ni casada tan guardada, que no pueda beber y morir a este veneno, y así inflaman la imaginación y oscurecen la razón y de esta ruina se han visto grandes y deplorables ejemplos”23

19La forma de evitar que las mujeres se prestasen a estas malas influencias era devolverlas al temor de Dios y esto se conseguía con la amenaza del castigo divino. Una estrategia muy habitual utilizada por todos los moralistas para doblegar las voluntades era jugar con el miedo de sus fieles, para ello recurrían a las figuras de los demonios, la muerte y el fuego del infierno. Palafox citaba el caso de “dos cristianas que entraron en el teatro, que a la una estando en él se le entró el demonio en el cuerpo y salió de allí endemoniada […] A otra mujer, la noche del mismo día que entró en el teatro, le mostraron una mortaja y dentro de cinco días murió”24

20La Iglesia trató de mantener el control moral y social de las mujeres españolas dentro del modelo teórico de domesticidad y recato al que estaban destinadas, y que habían recibido de su tradición castellana. No obstante, las fuentes nos informan de cómo las damas criollas de la alta sociedad no cedieron ante la presión de los púlpitos y continuaron asistiendo a las comedias que se celebraban en los conventos o en la corte, auténticos actos sociales en los que no podían faltar.

21Otro de los grandes objetivos de las críticas de los moralistas, relacionado con la vida en sociedad, fue el pecado de la vanidad y sus manifestaciones a través de la preocupación desmedida por las apariencias. Un defecto que, en la mente de estos religiosos, abundaba más entre las mujeres que podían permitírselo que entre sus homólogos varones. Así, los moralistas atacaron el uso de los llamados “afeites”, productos cosméticos y otros cuidados en el arreglo físico, y contra el uso de vestidos de costosas sedas y brocados. Fray Francisco de Florencia arremetió en su crónica de la provincia jesuita de Nueva España contra el lujo en las galas de las damas y asociaba a éste, otros vicios como la sensualidad o la soberbia:

“Contra la demasía de las galas, especialmente de las mujeres, y como con ellas se fomentan, la sensualidad, la ambición, la vanidad, la soberbia, los escándalos y el olvido de Dios; porque quien cuida mucho de aplacer a los ojos humanos, muy poco cuida de agradar a los ojos divinos: que no anda muy ataviada de virtudes en el alma, quien trae profanamente adornado el cuerpo. Que a la hora de la muerte muy poco aprovechan las galas, y hacen mucha falta las virtudes: que de ordinario andan reñidas la gracia del cuerpo, y la gracia del alma. Esta es la moneda con que se compra el Cielo; aquella es moneda falsa, que acá corre, y allá no vale […] No hay mujer hermosa para Dios, sino la que teme a Dios”25

22El padre Florencia trataba de hacer comprender como lo vano y material era perenne mientras lo espiritual era eterno. Fray Antonio de Ezcaray, por su parte, ponía de manifiesto la responsabilidad femenina en la pérdida de los que las rodeaban:

“Dirás, caen porque quieren: muchos caen sin querer, porque no pueden mas, y porque las ocasiones, y provocaciones son tales, que ni la ancianidad vive segura, y todo nace del ornato culpable, que provoca, y da atrevimiento, para que los hombres se arrojen a donde no se arrojaran, si vieran honestidad”26

23Y recordaba cómo, a pesar de los requerimientos, las criollas permanecían más preocupadas por sus cuidados que por la suerte de sus almas, llegando a límites tan escandalosos como el que nos describe en el siguiente ejemplo:

“[¿] En que pensará una madre que le dice a su hija: Cuando haya gente no conocida no me llames madre, sino hermana, porque como ya eres grande me haces vieja? [¿] Trata de salvarse quien piensa en esto y desea parecer niña? Cada uno abunde en su sentir, que yo no tengo por virtuosa a las que viven de esta suerte más aparejos de las que tiene una pintura”27

24Juan Martínez de la Parra resumía el rechazo que le producía toda la ostentación de la sociedad colonial en la frase “las Pompas del diablo”, que definía afirmando que “no son otras, que las pompas del mundo, esta ambición, esta soberbia, esta vanidad; tanta superfluidad, tanto fausto en alhajas ociosas, en coches, y en criados, en galas, y libreas, en convites, y bodas, en teatros, y juegos”. El moralista se mostraba preocupado por el alcance que estaba tomando en Nueva España la relajación de las costumbres y el gasto que se destinaba a la vida ociosa:

“Si hubiéramos hecho promesa, y solemnísima obligación de buscar con todas las ansias esas pompas del diablo; ¿Qué más se hiciera, que lo que se ve?¿Qué más cuidado se pondría en la ostentación, y en el fausto, o que más desvelos que estos costarán las galas, y los usos?¿Qué más fatigas los puestos, y los honores, si hubiéramos prometido el buscarlos?¿Y eso es lo que renunciamos? O Dios!”28

25De la Parra criticaba con vehemencia la pasión y el descuido con el que las criollas se habían dado al culto de los “fastos del diablo”, insistiendo en la idea de que, por culpa de este motivo, muchas olvidaban sus obligaciones en el cuidado de sus familias y la salvación de sus almas: “Y por esos malditos cuidados olvidan a Dios, olvidan el bien de sus almas, olvidan las cosas espirituales, y olvidan los Sacramentos”.29 Por último, insistía en la idea de que las señoras que vivían ufanas y orgullosas no eran sólo responsables de la condenación de sus almas sino de todas las que por su culpa, de manera directa o indirecta, “resbalaban al infierno” y, como prueba de ello, Martínez de la Parra ponía el ejemplo del escarmiento de una madre que por medio de su hija fue responsable de la pérdida de muchos:

“Una mujer, que no pensaba en otra cosa, sino en sus aliños, cuando menos lo pensaba, se halló una vez en el tribunal de Dios, donde le fue dada sentencia de condenación […] Llegó una hija suya a sosegarla, y ella entonces: Quítate de ahí, maldita seas mil veces, que por ti, por ti me condeno; porque cuando yo te hice aquel vestido de tela, nadie había en esta ciudad, que de ella se vistiera, y desde entonces fueron siguiendo unas, y otras, y ya hoy se lo visten todas; por esto me condeno sin remedio”30

26Las mujeres no debían detener su atención en su apariencia externa ni entrar en rivalidad con el resto de mujeres por la riqueza de su atuendo, sino que debían preocuparse en ejercer el papel que Dios había destinado para ellas, el de fieles y amantes esposas. Tanto era esto así, que fray Andrés de Olmos pedía la implicación de toda la sociedad en la condena de esta desviación: “la mujer que se adorna como si fuera el Diablo no debe ser mirada, no debe ser considerada”.31

27Cuando los religiosos trataban el tema del lujo en el conjunto de la sociedad, y en las mujeres más en concreto, el problema no estaba en si el cuidado de las apariencias era necesario en un sistema jerárquico como forma de marcar el estatus o en si el gasto vano iba en perjuicio de la riqueza del reino, sino que se trataba de un problema fundamentalmente moral y basado en la débil naturaleza de las mujeres, que corrían el riesgo de ayudar al Diablo con sus frivolidades. Sin embargo, en el virreinato se hizo cada vez más evidente la fractura entre el modelo ideal que pretendían los moralistas y la realidad de una sociedad necesitada del lujo como forma de legitimar el ascenso social de muchos de sus miembros y de asimilarse a la metrópoli con la que se comparaban. La ostentación formaba parte de un complejo código social en el que las apariencias eran fundamentales para determinar el lugar que se ocupaba, marcando las diferencias de calidad o étnicas. En este sentido, la necesidad de combatir la confusión en los estados que frecuentemente se denunciaba en el virreinato, empujo a sus grupos privilegiados a ir un paso más allá en el gasto como forma de conservar visible su estatus. Por lo tanto, el discurso teórico religioso debió acomodarse a la realidad del modelo social en el que se desarrollaba. Martínez de la Parra era consciente de esto, por lo que llegó a mostrarse más flexible y tolerante, permitiendo ciertos ornatos (objetos suntuarios domésticos, criados y galas) pero conforme siempre a un estándar social muy definido:

“Yo no afirmo por esto, que seguir, o tener estas pompas, sea siempre, y en todas ocasiones pecado mortal, no, que si el menage de casa, criados, galas, son conforme a la calidad, al caudal, a la persona, al puesto, sin que la vanidad las mueva, sin que salgan los ajenos daños, sin que se sigan malos ejemplos, sin que las vicien fines torcidos, sin que las paguen caudales, y sudores ajenos, no niego que pueden ser lícitas, no soy de genio tan acedo, y melancólico, que me acomode al sentir de algunos, que sin distinción, ni reparo condenan todas las galas en las mujeres”32

28Aunque los fastos y los adornos debieran ser condenables en todas las ocasiones, se podían llegar a admitir en las personas principales, siempre y cuando se cumpliesen dos condiciones, que se hiciesen: “con modestia y sobriedad, con modestia, con honestidad, con decencia, sin desnudeces provocativas, sin aliños nimios, y nimiedades de rameras; esa es la modestia y sobriedad, esto es, según su estado, su calidad, su caudal, y medio a sus obligaciones, sin que a ninguna se falte por entrar en el uso; esa es la sobriedad”.33

29De esta misma opinión era Dávila Padilla cuando afirmaba que doña Ana de Estrada, por ser de condición noble, tenía más difícil el seguir la disciplina cristiana ya que su condición privilegiada y el mundo que le rodeaba conducían su atención hacia el lujo y le alejaban del modelo de mujer piadosa:

“esta mujer siempre fue muy cristiana con estima de su valor, pero tenía tan asentado el señorío de su nobleza, que en algunas cosas se notaba con demasía. Ha menester mucho de Dios, quien ha de mortificar todo lo que es mundo, viviendo en el: y aunque personas principales sirvan a Dios y guarden su ley, caminando para el cielo, con todo eso hay respetos, que parece que en ley de mundo andan con la sangre ilustre, y estorban la perfección del espíritu”34

30Llama la atención el realismo de este fraile que es consciente de “que no se podían guardar con los puntos de su nobleza los del espíritu”. La hidalguía que pretendían los criollos conllevaba una serie de obligaciones incompatibles con el recato y la austeridad que pregonaba la Iglesia. Fray Antonio de Ezcaray, sin embargo, no era tan condescendiente con los grupos acomodados y, aunque reconocía su situación especial, también advertía contra el peligro de ser demasiado permisivos:

“Si estudio en otros autores, y me valgo de los términos, de que la doncella se ha de adornar para casarse, la casada para agradar a su marido, la rica como rica, la noble como señora, que esté la costumbre introducida en la tierra, que no peca quien usa de ella, sino quien la introdujo, y quien la consintió pudiendo, y debiendo estorbarla. Si me valgo de estos cuatro términos, será la profanidad idea platónica, y nunca la encontraré”35

31Junto a las preocupaciones espirituales, lo que realmente preocupaba a los moralistas de las pompas y los afeites de las mujeres no era el gasto que comportaban sino la relación que tenían con las pasiones y la sexualidad. Gracias al cuidado y los adornos las mujeres dominaban a los hombres que atraían con malas artes. Porque según aseguraban, las señoras que procuraban realzar su belleza eran sospechosas de engaño hacia los varones, a los que se daban a conocer como no eran, con una hermosura ficticia que no pretendía otra cosa que provocar la sensualidad masculina.36 Prohibiéndoles los vestidos, maquillajes o tocados femeninos esperaban, en el fondo, lograr neutralizar este poder que podían llegar a ejercer sobre los varones y su autoridad. A este respecto, fue común en los moralistas su desconfianza hacia las esposas de los principales personajes del virreinato, se temía su influencia sobre las decisiones, y se criticaba duramente su deficiencia frente al paradigma femenino de pasividad y silencio que se pretendía imponer a todas por igual. Fray Toribio de Benavente acusaba a las criollas novohispanas de querer mandar sobre sus maridos e incluso se atrevió a ponerles de ejemplo a las indias, lo que llama la atención porque según la pedagogía de la época debían ser los grupos privilegiados los que sirvieran de modelo con su comportamiento:

“no como muchas de nuestras naturales, que quieren mandar en casa más que sus maridos; y lo que más mostruosa cosa [es] que quieren mandar y mandan a sus maridos con el pie. Hayan vergüenza y confusión las tales, y tomen ejemplo de estas infieles que ansí obedecen y aman a sus maridos, y ansí los sirven”37

32Este concepto tan negativo que tenían sobre las intenciones de las mujeres les llevó, como en el caso de Martínez de la Parra, a temerlas: “Más cuantas se pintan, se recaman como la serpiente, que mientras más pintada, cuanto con más bellos matices, peor es, y más mortal su veneno”.38 Mientras que Fray Andrés de Olmos veía oscuras intenciones en los adornos de las mujeres:

“el pecado de vanidad en el adorno, quizá incurran más en él las mujeres, ya que lo cometen en público, quizá para aprovecharse de los hombres. Por eso está escrito: “la mujer es trampa del diablo para capturar almas”. Lo que quiere decir: que ella, la mujer, es la mano del Diablo para agarrar, para apoderarse de alguien, arrojarlo al pecado, para llevarlo a la región de los muertos”39

33Frente a esta desviación, estos sermoneros novohispanos pedían a sus feligreses que no se dejaran llevar por la pasión del cuerpo: “no dándole superfluamente lo que el quiere sino lo que es necesidad y le basta”.40 Y solicitaban, ante todo, moderación: “Limitaos pues hermanos en vuestros comeres y vestidos”. Pero lo más importante era que, para la Iglesia, el aspecto físico estaba relacionado con el alma: “Concertad la vida exterior porque es muestra de la cristiandad interior”.41 Por lo que el desorden en el aspecto significaba un estigma de condenación. El pensamiento católico no se quedaba en la crítica y presentaba el ideal de “renuncia” como alternativa a la vida relajada de los grupos de poder. Este principio alababa en las mujeres la negación más absoluta de los placeres mundanos, aun en los más mínimos gustos por los adornos y la sociabilidad familiar. Así, frente al exceso en las formas, los moralistas proponían el desprecio por lo material, cuya manifestación debía ser la honestidad interior y exterior:

“Un muro y harto fuerte es la honestidad en todo lo visible y exterior, el cual hace retraer los ojos vanos de los mortales. Otro muro más alto es la pureza y honestidad del corazón, el cual defiende de las bestias fieras infernales demonios. De manera que contra enemigos visibles e invisibles, doblado muro es menester; exterior contra los visibles; interior contra los invisibles”42

34Finalmente, encontramos cómo, a pesar del esfuerzo de estos religiosos por imponer la ortodoxia en las formas y comportamientos de sus comunidades, un número considerable de damas novohispanas continuaron saliendo constantemente a paseos o fiestas, desafiaron el modelo de virginidad y castidad, participaron activamente del mundo político y social que las rodeaba, y desempeñaron un papel fundamental en la configuración de la identidad de grupo privilegiado al que pertenecían. Por lo tanto, podemos concluir que, frente al modelo teórico que defendían los moralistas, se dieron dos tipos de reacciones por parte de las mujeres españolas: por un lado, hubo aquellas que no pudieron o no quisieron respetar el rígido modelo que se las imponía y cometieron constantes transgresiones. Por otro, encontramos otro tipo de mujeres que, fuertemente sugestionadas por el discurso religioso que se les transmitía desde los púlpitos, decidieron renunciar a sus riquezas y vida en sociedad para vivir de una manera más intensa y profunda su relación con Dios.

Haut de page

Bibliographie

Benavente, Fray Toribio de, Memoriales o libro de las cosas de la Nueva España y de los naturales de ella, UNAM, México, 1971

Dávila Padilla, Fray Agustín, Historia de la fundación y discurso de la provincia de Santiago de México de la orden de predicadores, Casa de Pedro Madrigal, Madrid, 1596

Ezcaray, Fray Antonio, Sermon Panegyrico. Desagravios de Christo... Por la viuda de Bernardo Calderón, México, 1681

Ezcaray, Fray Antonio, Vozes del dolor, nacidas de la multitud de pecados, que se cometen por los trages profanos, afeytes, escotados, y culpables ornatos, que en estos miserables tiempos, y en los antecedentes ha introducido el infernal dragón para destruir, y acabar con las almas, que con su preciosísima sangre redimió nuestro amantísimo Jesús, por Thomás López de Haro, Sevilla, 1691

Florencia, Francisco de, Historia de la provincia de la compañía de Jesús de Nueva España, Academia literaria, México, 1955

León, Fray Luis de, La perfecta casada, Espasa-Calpe, Madrid, 1980

Martínez de la Parra, Juan, Luz de verdades católicas, Joaquín Ibarra, Madrid, 1789

Morant Deusa, Isabel, "Hombres y mujeres en el discurso de los moralistas. Funciones y relaciones." en Morant Deusa, Isabel (Dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina, Cátedra, Madrid, 2005, 2, pp. 27-62

Olmos, fray Andrés de, Tratado de hechicería y sortilegios, UNAM, México D. F., 1990

Olmos, fray Andrés de, Tratado sobre los siete pecados mortales, UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, México D. F., 1996

Palafox y Mendoza, Juan de, Tratados mexicanos, Atlas, Madrid, 1968

Palafox y Mendoza, Juan de, Ideas Políticas, UNAM, México, 1994

Palafox y Mendoza, Juan de, Discurso en favor de cierto religioso de vida ejemplar... Museo mexicano, Puebla, 2003

Sánchez Lora, José Luis, "Mujeres en religión" en MORANT DEUSA, Isabel, Historia de las mujeres en España y América Latina, Cátedra, Madrid, 2005, pp. 131-152

Zumárraga, Fray Juan de Regla cristiana breve, Ed. Eunate, Pamplona, 1994.

Haut de page

Notes

1 Palafox y Mendoza, Juan de, Ideas Políticas, UNAM, México, 1994, p. 5
2 Palafox y Mendoza, Juan de, Tratados mexicanos, Atlas, Madrid, 1968, p. 457.
3 Palafox y Mendoza, Juan de, Ideas Políticas, UNAM, México, 1994, p. 9.
4 Martínez de la Parra, Juan, Luz de verdades católicas, Joaquín Ibarra, Madrid, 1789, p. 223
5 Zumárraga, Fray Juan de Regla cristiana breve, Ed. Eunate, Pamplona, 1994, p. 53.
6 Olmos, fray Andrés de, Tratado de hechicería y sortilegios, UNAM, México D. F., 1990, p. 47.
7 Ibid., p. 48-49
8 Citado por Sánchez Lora, José Luis, "Mujeres en religión" en MORANT DEUSA, Isabel, Historia de las mujeres en España y América Latina, Cátedra, Madrid, 2005, pp. 131-152
9 León, Fray Luis de, La perfecta casada, Espasa-Calpe, Madrid, 1980
10 Martínez de la Parra, Juan, Luz de verdades católicas, Joaquín Ibarra, Madrid, 1789, p. 199.
11 León, Fray Luis de, La perfecta casada, Espasa-Calpe, Madrid, 1980, p. 72
12 Ezcaray, Fray Antonio, Vozes del dolor, nacidas de la multitud de pecados, que se cometen por los trages profanos, afeytes, escotados, y culpables ornatos, que en estos miserables tiempos, y en los antecedentes ha introducido el infernal dragón para destruir, y acabar con las almas, que con su preciosísima sangre redimió nuestro amantísimo Jesús, por Thomás López de Haro, Sevilla, 1691, p. 255.
13 Zumárraga, Fray Juan de Regla cristiana breve, Ed. Eunate, Pamplona, 1994, p. 53.
14 Ezcaray, Fray Antonio, Vozes del dolor, nacidas de la multitud de pecados, que se cometen por los trages profanos, afeytes, escotados, y culpables ornatos, que en estos miserables tiempos, y en los antecedentes ha introducido el infernal dragón para destruir, y acabar con las almas, que con su preciosísima sangre redimió nuestro amantísimo Jesús, por Thomás López de Haro, Sevilla, 1691, p. 255
15 Zumárraga, Fray Juan de Regla cristiana breve, Ed. Eunate, Pamplona, 1994
16 Ibid.
17 Ibid., p. 25
18 Zumárraga, Fray Juan de, Doctrina Breve, 1544, f. D8v.
19 Zumárraga, Fray Juan de Regla cristiana breve, Ed. Eunate, Pamplona, 1994
20 Palafox y Mendoza, Juan de, Tratados mexicanos, Atlas, Madrid, 1968, p. 460
21 Palafox y Mendoza, Juan de, Discurso en favor de cierto religioso de vida ejemplar... Museo mexicano, Puebla, 2003, p. 38.
22 Palafox y Mendoza, Juan de, Tratados mexicanos, Atlas, Madrid, 1968, p. 451-453
23 Ibid. p. 457.
24 Ibid. p. 453
25 Florencia, Francisco de, Historia de la provincia de la compañía de Jesús de Nueva España, Academia literaria, México, 1955, p. 269.
26 Ezcaray, Fray Antonio, Vozes del dolor, nacidas de la multitud de pecados, que se cometen por los trages profanos, afeytes, escotados, y culpables ornatos, que en estos miserables tiempos, y en los antecedentes ha introducido el infernal dragón para destruir, y acabar con las almas, que con su preciosísima sangre redimió nuestro amantísimo Jesús, por Thomás López de Haro, Sevilla, 1691, p. 41
27 Ezcaray, Fray Antonio, Sermon Panegyrico. Desagravios de Christo... Por la viuda de Bernardo Calderón, México, 1681, f. 10v
28 Martínez de la Parra, Juan, Luz de verdades católicas, Joaquín Ibarra, Madrid, 1789, p. 302
29 Ibid. p. 303
30 Ibid. p. 224
31 Olmos, fray Andrés de, Tratado sobre los siete pecados mortales, UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, México D. F., 1996, p. 47
32 Martínez de la Parra, Juan, Luz de verdades católicas, Joaquín Ibarra, Madrid, 1789 p. 302
33 Ibid. p. 302
34 Dávila Padilla, Fray Agustín, Historia de la fundación y discurso de la provincia de Santiago de México de la orden de predicadores, Casa de Pedro Madrigal, Madrid, 1596, p. 401
35 Ezcaray, Fray Antonio, Vozes del dolor, nacidas de la multitud de pecados, que se cometen por los trages profanos, afeytes, escotados, y culpables ornatos, que en estos miserables tiempos, y en los antecedentes ha introducido el infernal dragón para destruir, y acabar con las almas, que con su preciosísima sangre redimió nuestro amantísimo Jesús, por Thomás López de Haro, Sevilla, 1691, p. 60
36 Morant Deusa, Isabel, "Hombres y mujeres en el discurso de los moralistas. Funciones y relaciones." en Morant Deusa, Isabel (Dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina, Cátedra, Madrid, 2005, 2, pp. 27-62
37 Benavente, Fray Toribio de, Memoriales o libro de las cosas de la Nueva España y de los naturales de ella, UNAM, México, 1971, p. 316
38 Martínez de la Parra, Juan, Luz de verdades católicas, Joaquín Ibarra, Madrid, 1789, p. 303
39 Olmos, fray Andrés de, Tratado sobre los siete pecados mortales, UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, México D. F., 1996, p. 47
40 Zumárraga, Fray Juan de Regla cristiana breve, Ed. Eunate, Pamplona, 1994
41 Ibid.
42 Ibid.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alberto Baena Zapatero, « La mujer española y el discurso moralista en Nueva España (s. XVI- XVII) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 30 janvier 2008, consulté le 21 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/22012 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.22012

Haut de page

Auteur

Alberto Baena Zapatero

Universidad Autónoma de Madrid    albertobaena@hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page