Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Ana María Rodríguez Martín

Una estrategia de supervivencia familiar en Barcelona, en la segunda mitad del siglo XIX

[01/02/2008]

Résumés

This article focuses on the whereabouts of the parents and their legitimate children left before the Barcelona foundling-hospital in the second half of the 19th century. The recovery of those children by their parents after some time is also studied, as well as the evolution of that foundling-hospital, which went from only caring for foundlings to accepting children from families with problems.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1En las páginas que siguen vamos a ver como las familias pobres y en dificultades de Barcelona y su provincia utilizaban una estrategia de supervivencia, que era la de depositar al hijo más pequeño en una institución, la Casa de Maternidad y Expósitos de Barcelona (a partir de ahora, CMEB), creada para acoger sólo a expósitos y que tenía como objetivos oficiales evitar infanticidios y preservar el honor femenino. Incluso, para obviar una posible negativa al ingreso, muchos progenitores abandonaban a su niño en el torno. En la Institución el menor sería lactado, por lo que las madres imposibilitadas para amamantar, o las familias que no podían pagar a una nodriza, o bien estaban atravesando una etapa difícil, veían resuelto el problema. Los matrimonios o uno de los cónyuges, una vez superadas las circunstancias adversas o habiendo pasado el tiempo de lactancia, podían recoger al asilado en la Institución. Es decir, estas personas convirtieron, de hecho, una institución benéfica, la CMEB, en una asistencial.

2La Institución que analizamos fue creada en 1853 y estuvo bajo la autoridad de la Junta Provincial de Beneficencia hasta 1868, y luego, a partir de ese año, de la Diputación Provincial. La CMEB admitía niños expósitos e hijos legítimos, pero estos últimos tenían que encontrarse en situaciones apuradas, ser lactantes y naturales de la provincia de Barcelona, aunque de las condiciones citadas no siempre se cumplieron las dos últimas. En 1890, el nuevo reglamento de la Institución estableció de manera formal lo que se venía haciendo desde hacía años, que era el ingreso de los niños desvalidos, ya fueran hijos legítimos o no. Además, amplió la edad de admisión, que pasó de cuatro a siete años1. No obstante, la CMEB no siguió la política de otras inclusas, como la Pamplona, que otorgaba ayudas a las lactancia materna, lo que permitía a las progenitoras amamantar a sus hijos conservándolos a su lado (Valverde Lamsfus,1994: 59-68).  

El ingreso de los niños en la Institución  

3La CMEB, en el primer año tras su creación, no admitía niños legítimos e, incluso, devolvía a sus padres los abandonados en el torno si había algún indicio que permitiera identificarlos. La Institución alegaba que había sido creada sólo para albergar expósitos. Sin embargo, esta postura sólo pudo mantenerla hasta el verano de 1854, pues debido a la epidemia de cólera el alcalde y el gobernador provincial de Barcelona ordenaron el ingreso de legítimos que fueran lactantes y cuyas madres hubieran muerto por la enfermedad citada. La CMEB aplicó estrictamente estas condiciones y, además, terminada la epidemia, denegó la admisión de legítimos que se encontraban en situaciones difíciles: lactantes con madres viudas incapacitadas para amamantar, huérfanos totales y niños abandonados por su padre tras haber muerto la progenitora2. Sin embargo, esta postura cambió en la década de 1860. En ese mismo año fue aceptado un huérfano de madre que tenía dos años y medio y, por tanto, no era lactante ni expósito. Aunque otras solicitudes de admisión no fueron tenidas en cuenta debido a que los menores ya estaban destetados, cada vez fueron más numerosos los casos aceptados de niños desvalidos, sin más. Respecto a los abandonados en el torno, en 1863 vemos claramente el cambio de política, pues fue ingresada una menor abandonada junto con un extracto de su partida de bautismo. A partir de ese año, estos casos fueron cada vez más frecuentes. Ya en 1868, la CMEB admitió a todos los hijos legítimos dejados en el torno con sus documentos y los inscribió como tales en un libro creado ex profeso para ellos. Esta nueva postura de la Institución aclaró muchas situaciones, pues sabemos que algunos padres, por temor a ver rechazada su solicitud de ingreso, abandonaban a su niño sin papel o documento alguno que delatase su origen. Pasado un tiempo, generalmente el de la lactancia, presentaban a la CMEB la partida de bautismo y, a partir de 1870, la del Registro Civil para legitimar a su hijo y recuperarlo3.   

4El número de legítimos admitidos fue en ascenso durante el período que estudiamos, aunque siempre fue muy inferior al de expósitos, como podemos ver en la tabla 1 (ver documento anexo),  

5El porcentaje de varones ingresados en la Institución era muy similar al de las niñas. Como podemos observar en la tabla que vienes a continuación, la mayoría de todos ellos entraba cuando aún no había cumplido su primer año de vida, sobre todo entre los cuatro y los doce meses,

6Un grupo importante no ingresaba de recién nacido4, por lo que podemos creer que sus padres, en principio, intentaban evitar su abandono en la Institución. Pensemos que la CMEB no permitía visitas a los acogidos y no informaba de su paradero, por lo que los progenitores no volvían a tener contacto con sus hijos hasta que los reclamaban o hasta que eran trasladados a la Casa de la Caridad, institución a la que iban los asilados desde los siete años hasta la juventud. Las instancias de los padres y familiares de los niños solicitando su admisión en la CMEB nos muestran sus esfuerzos por aplazar o evitar este paso, “...tras haber agotado todos los recursos, incluso lo más indispensable del ajuar doméstico...”5. Otras madres sólo ingresaron a sus hijos cuando cayeron en la mendicidad y se vieron yendo de pueblo en pueblo sin poder sostener al más pequeño, o bien cuando se encontraron abandonadas por su esposo en la calle y no pudieron ocuparse del benjamín6.

7La causa fundamental de la entrada de los niños legítimos en la CMEB era la pobreza en la que vivían sus padres que provocaba, a su vez, que su enfermedad, fallecimiento o abandono del domicilio familiar se convirtieran en problemas irresolubles que rompían la unidad familiar. En la tabla 3 podemos ver las situaciones en las que se encontraban estos progenitores,

8En la mayoría de las instancias en las que se solicitaba el ingreso, la situación de la madre era el factor que se citaba como determinante. Podría tratarse de su falta de leche o de una enfermedad que le impidiera lactar. O bien de su fallecimiento o del abandono del domicilio familiar. En la tabla  número 4 vemos reflejadas estas circunstancias,

9Frente a las circunstancias adversas, las familias o los cónyuges viudos no podían pagar una nodriza o proporcionar la alimentación adecuada a sus hijos más pequeños. Si, por añadidura estos niños tenían muchos hermanos o una minusvalía, la situación se agravaba

“...tiene la salud quebrantada (el padre) y sin más recurso que su jornal de bracero, habiendo tenido la desgracia que le abandonara ayer su mujer llevándose  la mayoría de ropas y objetos que constituían su pobre ajuar y dejando junto a la puerta de la calle y abandonado a su hijo Francisco que ella amamantaba, de 12 meses de edad; si bien es cierto que personas caritativas han recogido de momento a sus otros tres hijos menores, ni tiene medio ni encuentra quien se le haga cargo de su mencionado hijo”7.

10En Barcelona ciudad, en la segunda mitad del siglo XIX, había que considerar, además de la pobreza (Cerdá, 1867: 648-664. Sallarés Pla, 1892: 115-7)), el desarraigo que afectaba a muchos consortes. Estas personas habían venido a trabajar a la Capital y carecían de una familia amplia que pudiera arroparlos (Comenge Ferrer, 1900: 3. Fernández, 1985: 46-7 y 170-1). En los casos en que sí existía, era tan pobre que le resultaba imposible alimentar una boca más o proporcionar un ama al lactante que lo necesitaba8. En algunas ocasiones eran los propios familiares, generalmente los abuelos, los que solicitaban el ingreso del niño que cuidaban porque había llegado el momento en que no podían hacerlo9. En todas las instancias están presentes la pobreza, las dificultades, la enfermedad y la muerte.

11El hecho de que el padre tuviera un trabajo no implicaba que, si su esposa carecía de leche, estaba enferma o había fallecido, pudiera pagar a una nodriza que alimentara a su hijo. Las profesiones de los progenitores de los niños legítimos ingresados en la CMEB eran las más bajas y las peor pagadas. El grupo mayoritario lo constituían los jornaleros en las fábrica y talleres, y le seguían el de los campesinos, el de los artesanos y el de los peones y albañiles de la construcción. Los trabajadores no manuales eran escasos10. Las instancias de los padres que solicitaban el ingreso de sus niños citaban sus apuros para subsistir,  

 “...con el jornal que gano de una peseta setenta y cinco céntimos diarios...me es del todo imposible poder proporcionar a mis pobres hijas los auxilios necesarios...pues apenas tengo suficiente para mantenerme así mismo calzar y vestir y satisfacer el alquiler de la choza en la que vivo...”11.

12Esta situación económica precaria volvemos a verla en el momento en el que los padres reclamaban a sus hijos, pues en sus instancias consta su cédula personal. La inmensa mayoría tenía la de undécima clase, es decir, la última, la correspondiente a los trabajadores con menores ingresos. Esta pobreza económica corría pareja con la cultural. Muchos progenitores no sabían ni firmar y otros a duras penas lograban hacerlo.

13La falta de leche de la madre o su escasez para alimentar gemelos, unida a la pobreza que impedía contratar a un ama, era otro de los motivos por los que ingresaban en la CMEB los hijos legítimos. La deficiente alimentación de las clases humildes (Robert Surís, 1904: 18. Blanc Benet, 1907: 243-6) influía sobre la leche materna, y así lo reflejaban las instancias12,

 “...se halla (la madre) en estado sumamente débil, anémico y casi podría decirse en estado de inanición, por cuyo motivo, sin duda, se le han quedado exhaustas sus mamas...”13.

14Para las familias de los niños ya destetados también la ausencia o el fallecimiento de la madre representaba una dificultad si el padre no podía contar con algún familiar que se hiciera cargo del pequeño mientras él iba a trabajar. Este era otro motivo que se alegaba en las instancias de solicitud de admisión de hijos legítimos, “...se ve en la necesidad (el padre) de dejarlas solas (a sus hijas) días enteros para salir a buscar medio de proporcionarles la subsistencia”14. En algunas ocasiones al problema de la muerte materna había que añadirle la cantidad de hijos de los que tenía que hacerse cargo el viudo. En la CMEB ingresaban gemelos recién nacidos y ya huérfanos, o bien uno o dos de los más pequeños de cinco u ocho hermanos15. La precariedad en la que vivían los pobres daba lugar a que los viudos que durante un tiempo habían podido ocuparse de su prole no pudieran hacerlo si les surgía otra desgracia más, que solía ser una enfermedad o un accidente que les impedía trabajar16,  

 “…ganando (el interesado) tan solo diez reales los días que trabaja, los que no han sido suficientes para atender a la manutención de tres hijos y de su esposa enferma desde hacía unos seis meses, debiendo añadir que por colmo de su desgracia hace unos ochos días para salvar a otro trabajador que se había caído dentro de una caldera de lejía de sosa, sin poder lograr su buen intento, él mismo se quemó los pies con l misma lejía con que estaba bañado el cuerpo de su infeliz compañero, y encontrándose por ahora imposibilitado para poder trabajar…”17

15La inexistencia de un padre o familiares, o bien su pobreza o enfermedad, provocaba que no pudieran ser cuidados los hijos de las madres que estaban internadas en el Manicomio, en el Hospital o en las cárceles. Éste era otro motivo de ingreso en la CMEB, máxime si las mujeres morían cuando se encontraban en estas instituciones18.

16Cuando era el padre el que se ausentaba o fallecía, algunas madres se veían obligadas a trabajar, preferentemente en la industria y, también, en el servicio doméstico. Ambas ocupaciones eran incompatibles con el cuidado tanto de un lactante como de un destetado. Por ello, estas progenitoras muchas veces solicitaban la admisión de sus hijos más pequeños en la CMEB. También lo hacían si habían encontrado un familiar que se ocupara del menor, generalmente la abuela, y ésta fallecía19. La inexistencia de un sistema de previsión social daba lugar a que ingresaran en la Institución estos niños que la muerte de su padre hundía en la pobreza absoluta.

17Algunos hijos legítimos también entraban en la Institución por el torno, creemos que debido a que los progenitores temían que no fuera atendida la petición de ingreso mediante instancia. Además, algunos no disponían del dinero que significaba presentar los certificados que solicitaba la CMEB y contratar a una nodriza hasta que se hiciera efectiva la admisión, tal como expresaban algunas instancias que solicitaban posteriormente a la Institución la entrega del menor, “...dispénsenos el no haberlos echo (los certificados) con toda forma pues para ello nos han pedido papeles sellados y a más bastantes gastos y nos encontramos sin un céntimo...”. A todo ello había que añadirle el hambre que tenían algunos niños que llevaban tiempo sin mamar, y que algunos  progenitores, quizás, no conocían otra forma de ingreso de sus hijos o bien se veían incapaces de cumplir todos los trámites exigidos. Creemos, también, que la vergüenza que sentían algunos esposos por abandonar a su hijo influía en que las exposiciones en el torno se realizaran por la noche y la madrugada, aún cuando éste estaba abierto también durante el día.

18Algunos niños dejados en el torno con sus documentos llevaban una serie de objetos, muy detallados en los libros de matrícula, que evidencian el deseo de los padres de singularizar a su hijo para poder identificarlo cuando volvieran a recogerlo. Podía tratarse de una medalla, una estampa, una crucecita o una foto de la madre. En otras ocasiones, los menores llevaban prendidas en sus ropas unas notas en las que los progenitores explicaban las razones del abandono de su hijo, “Los padres de este niño no tienen albergue...no podemos alimentarlo...no podemos comer ni un bocado de pan”, “...el padre sin trabajo ila madre por no poderse alimentar a quedado sin una gota de leche para poderlo criar ifuera un remordimiento de consiensia de dejarlo morir de miseria...”20.  En estas notas se citan el fallecimiento de la madre o su ausencia o enfermedad como factores determinantes. Otras mujeres explicaban en estos trocitos de papel que habían sido abandonadas o se habían quedado viudas,  y se veían incapaces de sacar adelante a varios hijos, incluido un lactante, y, al mismo tiempo, ponerse a trabajar de sirvientas. Todas estas circunstancias se pueden resumir en la miseria y las desgracias, y coinciden plenamente con las que se enumeraban en las instancias de los padres solicitando el ingreso de sus niños. Frente a estas adversidades y a la ausencia de protección social funcionaba la solidaridad, aunque de forma temporal dada la pobreza generalizada de la población. En el caso de los viudos pobres con hijos lactantes se plasmaba en el amamantamiento gratuito de los más pequeños y en el cuidado de los que ya estaban destetados. La ayuda y, sobre todo, la leche de las vecinas eran vitales para los bebés hasta que ingresaban en la CMEB21.

El destino de los niños asilados

19El destino de una gran parte de los hijos legítimos asilados en la CMEB era la muerte causada, al igual que sucedía con los expósitos, por las enfermedades infecciosas y las de los aparatos respiratorio y digestivo22. Todos estos albergados provenían de un medio pobre, por lo que ellos y sus padres pasaban privaciones que incidían sobre su salud (Grabuleda Teixidor, 2002: 94-102 y 145-9). Además, los niños, una vez que ingresaban en los locales de la Institución o iban a la vivienda de sus nodrizas, tenían que soportar unas duras condiciones de vida23. Sin embargo, entre los legítimos, los fallecidos de sífilis generalmente representan un porcentaje mayor que entre los expósitos. Este tanto por ciento todavía aumenta más entre los legítimos dejados en el torno. Esto último parece indicar la vergüenza de los padres ante esta enfermedad de transmisión sexual, de la que un hijo sifilítico constituía la prueba de que la madre, al menos, la padecía. Además, otra de las causas de que estos niños enfermos fueran depositados en mayor proporción en el torno es que era necesario dispensarles muchos cuidados hasta su muerte, que era segura. Creemos que algunos consortes podrían no tener ánimos para ello y otros no disponer de los medios económicos.

20La atrepsia también causaba un alto número de fallecimientos, lo que evidencia las penurias pasadas por estos menores antes de su ingreso y el medio de extrema pobreza del que procedían. Sin embargo, no encontramos niños muertos por inmadurez o falta de gestación, pues éstos ya no llegaban a ingresar en la Institución, como podemos ver en la tabla 5.  

21Al observar los fallecimientos de los legítimos de la CMEB lo que llama la atención es que el porcentaje de mortalidad sobre los ingresados no bajó a lo largo del período que estudiamos, al contrario de lo que ocurrió con los expósitos, como podemos observar en la tabla número 6,  

22Creemos que el hecho de que no descendiera de forma clara la mortalidad de los asilados legítimos, sobre todo en 1899 y 1903, fue debido a que en 1894 aumentó el número de los dejados en el torno. Estos niños tenían una tasa de mortalidad muy alta, pues ingresaban en muy mal estado y cuando lo hacían ya habían pasado mil penalidades al lado de sus padres. Hemos comparado el porcentaje de fallecimientos de estos asilados con el del total de los legítimos  y hemos comprobado que es superior.  

23Algunos hijos legítimos sólo permanecían en la CMEB durante el tiempo que necesitaban lactancia o hasta que la familia resolvía sus dificultades. Sin embargo, otros no fueron recogidos y se quedaron hasta su mayoría de edad bajo la tutela de la Institución. La razón de ello es que, en algunos casos, había fallecido el padre o la madre, o ambos. Ya habíamos visto que ingresaban muchos niños a los que ya les faltaba un progenitor y el otro lo tenían en el hospital, por lo que las probabilidades de que acabara siendo huérfano total eran altas. Otras familias no podían superar las circunstancias adversas que atravesaban y demoraban de forma indefinida la recogida del hijo, algo frecuente teniendo en cuenta la precariedad de la vida de los trabajadores. En otros casos, el padre viudo emigraba a ultramar y no daba razón de su paradero ni regresaba jamás a España24.  

24El tanto por ciento de niños legítimos recuperados sobre los asilados supervivientes fue aumentando hasta 1869 y, a partir de este año, se mantuvo con altibajos alrededor del 60%. Si diferenciamos los albergados que habían ingresado por el torno y los que lo habían hecho mediante instancia, veremos que el porcentaje de recuperados es mayor entre los primeros, por lo que podemos establecer que el abandono en el torno no suponía para los progenitores la voluntad de deshacerse definitivamente de sus hijos. También tenemos que señalar que el porcentaje de recuperaciones de los legítimos fue siempre superior al de los expósitos25. El tiempo transcurrido entre el ingreso y la reclamación de los asilados era variable. Sin embargo, podemos establecer, a partir de 1889, un aumento del número de los que permanecieron más de dos años en la Institución26. Las madres recogían en mayor proporción a sus niños legítimos que los padres, aunque los consortes eran mayoría. También algunos familiares, abuelos y tíos, sobre todo, reclamaron a menores alegando que los progenitores estaban enfermos o habían muerto.

25En los cincuenta años de vida de la CMEB que estudiamos no hemos encontrado ninguna denegación clara de devolución de un albergado legítimo, aunque hubiera sido abandonado en el torno o los consortes estuvieran separados o fueran pobres en extremo. La Institución seguía así las orientaciones de la Real Orden de 22-1-1863 que afirmaba que en ningún caso la exposición de un hijo significaba abandono, sino solamente dejación temporal del cuidado del niño en manos del Estado.

26La CMEB, al considerar que tenía a los hijos legítimos en depósito no permitía que fueran prohijados27 y sólo aceptaba confiarlos provisionalmente a matrimonios respetables, o bien permitía que continuaran viviendo con su nodriza. En ambos casos, las personas que se hacían cargo del menor tenían que firmar un documento en el que quedaba muy claro que en caso de que sus padres lo reclamaran, el niño tenía que ser devuelto

27Los asilados no recuperados por sus progenitores, a partir de los cinco años de edad, o bien se quedaban viviendo con sus amas, sin que éstas cobraran, o bien eran trasladados a la Casa de la Caridad. En el primero de los casos, el porcentaje fue aumentando a lo largo del período que examinamos, como podemos ver en la tabla 9:

28La vida que llevaban estos niños con sus nodrizas era igual a la de los expósitos. Pensemos que sólo las mujeres más pobres aceptaban lactar y cuidar, a cambio de un salario ínfimo, a un niño procedente de una inclusa (Álvarez Santaló, 1980: 121-3. Rodríguez Martín, 2001: 80). Esto implica que vivían en una vivienda sin condiciones y que la alimentación que podían ofrecer a los menores a su cargo era deficiente28. Algunos, cuando llegaban a su juventud, eran el único sostén de su ama ya anciana. De otros sabemos que empezaron a trabajar muy jóvenes y que sus profesiones, ya de adultos, e incluso las de sus consortes, eran todas ellas manuales, no implicaban estudios ni una cierta formación profesional, y eran las peor pagadas29.  

29La edad a la que los acogidos legítimos eran enviados a la Casa de la Caridad estaba establecida  a los cinco años, dos antes que los expósitos, pero la realidad es que fue muy variable. A partir de 1903 la norma es que estuvieran destetados y hubieran pasado, al menos, un año en la CMEB30.

La tutela de la Institución sobre los albergados legítimos

30La tutela que ejercía la CMEB sobre los hijos legítimos a su cargo era la misma que sobre los expósitos, dado que los primeros, una vez que ingresaban en la Institución, recibían el mismo trato que los segundos y, de cara al exterior, eran considerados todos expósitos. Únicamente se establecía una diferencia interna, que era que los niños legítimos eran anotados en un libro aparte. Sin embargo, aunque esto es una señal de la importancia que se daba en el siglo XIX al nacimiento y a la legitimidad, y una manera más de señalar de forma negativa a los expósitos (Valverde Lamsfus, 1994: 74), la realidad es que los asilados legítimos llevaban colgada del cuello una placa de plomo igual que la de los expósitos31 y que sus hojas de lactancia y las que tenían que firmar las nodrizas que quisieran quedárselos eran similares.  Por todo ello, las amas, los alcaldes y los párrocos de los pueblos donde residían estos niños los citaban como expósitos, y así constaban en sus certificados de defunción remitidos por las alcaldías, en los que no constan sus propios apellidos y sí el de Expósito, sobre todo antes de 187032. Los propios niños legítimos que no eran recogidos por sus padres sólo se enteraban de su condición cuando llegaban a su juventud y solicitaban a la CMEB su partida de bautismo para casarse, para hacer el servicio militar o para solicitar su exención33. La ignorancia de sus datos personales llegaba al extremo de no saber seguro su año de nacimiento.

31La tutela de la Institución fue deficiente y se concretó en la falta de garantías que ofreció para conservar la vida de los menores a su cargo. Estas deficiencias comenzaban ya desde el ingreso de los niños, pues eran albergados en unos locales insuficientes y que no reunían las condiciones adecuadas34, por lo que la salud de los asilados se veía afectada, según los médicos del propio establecimiento benéfico (RULL, 1889: 30). Allí, el número de nodrizas internas era siempre insuficiente, llegándose a la lactancia artificial algunos meses del año, lo que significaba una muerte segura para los niños, como llegó a exponerlo la Institución en alguna ocasión,

 “…que atendido el gran número de expósitos de lactancia internos y la falta de amas para alimentarlos como sucede todos los años en la época presente (verano), a pesar de los medios que se emplean para evitar este mal, será necesario destinar al niño a la lactancia artificial, y  por consiguiente condenarle a una muerte cuasi segura…”35.

32Cuando, tras un período variable, los asilados eran recogidos por las nodrizas externas, en muchas ocasiones les esperaban unas duras condiciones de vida que, en el peor de los casos, llegaban a la mendicidad y los malos tratos36. Estas deficiencias en la tutela se agravaban cuando los asilados llegaban a la juventud. Veamos un caso, el de una niña ingresada en 1889. En 1909, cuando se interesaron por ella sus tíos, resultó que vivía con la única hija de su fallecida nodriza, y que ambas muchachas a duras penas logran no caer en la miseria absoluta, pues su hacienda consistía en unos pocos muebles viejos,

 “…encontrándose (las jóvenes) arruinadas por las enfermedades sufridas por sus padres. Las sirve de alimento el jornal de las obreras de la fábrica Caballé; valor total de los dos 22 pesetas. Cuando el paro de la fábrica a causa de la inundación fueron socorridas, del contrario, lo habrían pasado malisimamente”37.

33La CMEB tenía por norma no facilitar información alguna sobre los asilados legítimos. Hemos encontrado la carta del padre de un ingresado en 1899 en la que suplicaba que se le dieran noticias sobre su hijo, y recalcaba que era la tercera o cuarta vez que las solicitaba. En ningún momento tuvo respuesta38, lo mismo que, en 1916, el hermano de una ingresada hacía trece años,

 “Mi padre falleció en el año de 1905 en esa Ciudad y como al depositar a mi hermana en ese Centro era por carecer de recursos y haber fallecido mi madre al darla a luz, cosas que no he sabido hasta hoy por una tía mía que reside en..., por ser en aquella fecha un niño de corta edad que quedé abandonado y teniendo que empezar desde ese momento a luchar por la vida, rodando de pueblo en pueblo hasta parar en...donde ejerzo la profesión de minero; en su virtud y para poder solventar un asunto de familia suplico a V. Se digne manifestarme si mi citada hermana se halla en ese benéfico establecimiento o su paradero” 39.

34La CMEB pidió informes al cura párroco de la joven, que contestó que se hallaba bien cuidada. Posteriormente, la Institución respondió al hermano, pero sin darle el paradero de la acogida, “Según las últimas noticias sigue sin novedad en poder de una familia que la tratan como si fuera hija propia”. El interesado no se dio por vencido y recurrió al secretario del Ayuntamiento del pueblo donde residía, pero recibió de la CMEB la misma respuesta.

35El ingreso de un niño legítimo en la Institución significaba la pérdida de las relaciones familiares, pues las visitas no estaban permitidas. Hemos encontrado las instancias de dos madres solicitando que sus tres hijos, que tenían entre tres y cuatro años y medio, fueran trasladados a la Casa de la Caridad, que sí permitía los contactos familiares40. Cuando, en 1906, un diputado provincial solicitó que pudieran realizarse visitas, la respuesta de la Junta de Gobierno llevaba consigo la insinuación de que los que se encontraban en la CMEB era a causa de la desidia de sus padres, a la que había que darle algún tipo de castigo, que podía consistir en que no pudieran ver a sus hijos, “...no se puede facilitar a quienes les dieron el ser el cómodo incumplimiento de los deberes de la paternidad”41.

Conclusiones

36A modo de conclusión señalaremos que, a lo largo de los cincuenta años que estudiamos, el número de hijos legítimos ingresados en la CMEB fue en aumento, lo que evidencia que, aunque la Institución había sido creada para acoger única y exclusivamente a expósitos lactantes, acabó siendo un centro que asilaba a niños desvalidos, sin más.  

37Los hijos legítimos ingresados en la CMEB mediante instancia estaban directamente relacionados con la pobreza, la muerte prematura de los padres, el abandono familiar y el desarraigo que favorecía la carencia de una familia amplia y de una red social de apoyos. Los abandonos en el torno respondían a las mismas situaciones. Con ellos los consortes forzaban la entrada de su hijo en una Institución que había nacido para salvaguardar el honor femenino y evitar infanticidios, no para cuidar de niños que ya tenían progenitores.

38El porcentaje de fallecimientos entre los legítimos no disminuyó en el período que analizamos, al contrario de lo que sucedió con los expósitos. Las causas de la mortalidad de las dos categorías de asilados eran básicamente las mismas, pues ambas procedían del mismo medio social y pasaban las mismas penalidades en los locales de la CMEB y en las viviendas de sus nodrizas. En los últimos años del período que estudiamos, fallecían proporcionalmente más hijos legítimos, sobre todo los procedentes del torno, que expósitos. Este hecho coincide con el aumento del número de acogidos legítimos que ingresaban en por el torno, pues éstos eran abandonados en peores condiciones y, en muchas ocasiones, enfermos de sífilis y de atrepsia.

39Muchos de los hijos legítimos eran recuperados por sus padres tras una estancia variable en la CMEB que, lo más normal, es que no bajara de los dos años, cuando los niños estaban ya destetados, lo que evidencia el carácter de centro asistencial que le adjudicaban los progenitores y la estrategia de supervivencia que ponían en práctica. Generalmente eran las madres en solitario quienes recogían a sus hijos, puesto que algunas habían sido abandonadas o eran viudas, aunque también lo hacían algunos consortes. La Institución no ponía impedimento alguno a estas recuperaciones, aunque los padres vivieran en la pobreza.

40Los hijos legítimos que no eran recuperados por sus familiares, eran trasladados a la Casa de la Caridad, a no ser que las nodrizas que los tenían a su cargo quisieran continuar cuidándolos sin cobrar salario alguno por ellos. Estos acogidos, hasta su mayoría de edad, estaban bajo la tutela de la CMEB, que tuvo muchos fallos.  

41La Institución no consentía visitas de los familiares ni daba información sobre los niños, lo que en la práctica venía a ser un castigo a los padres. Pero también los asilados eran castigados: durante su infancia y su juventud eran tratados como expósitos porque, de cara al mundo exterior, la Institución no establecía diferencia alguna. Además, no favoreció las reunificaciones familiares ni los encuentros entre parientes, incluso cuando los acogidos eran mayores.

Haut de page

Bibliographie

Archivo Histórico de la Diputación de Barcelona
Legajos 713, 770, j-2.026-8, j-2.282, j-2.355, j-2.395-6, j-2.398, j-2.400, j-2.427, j-2.429, j-2.431, j-2.434, j-2.759 al j-2.787, j-2.877, 2.882, j-2.928, j-3.014, j-3.017, j-3.020, j-3.023-9, j-3.038, j-3.061 al j-3112, j-3.200-5, y C.C/VII .

Bodas de Oro de la Casa de Maternidad y Expósitos de Barcelona, Barcelona, 1903.

Reglamento de la Casa Provincial de Maternidad y Expósitos de Barcelona, Barcelona, 1890.

Álvarez Santaló, L.C. (1980), Marginación social y mentalidad en Andalucía Occidental: Expósitos en Sevilla (1613-1910), Sevilla.

Blanc Benet, J. (1907), Contribución al saneamiento de Barcelona, Barcelona.

Cedá, I. (1887), Teoría general de la urbanización. Reforma y ensanche de Barcelona, Madrid.

Comenge, L. (1900), Mortalidad infantil según las clases sociales, Barcelona.

Fernández, M. (1985), Passat i present de Barcelona (II), Barcelona.  

Grabuleda Teixidor, C. (2002), Salut pública i creixement urbá. Política i acció social en el sorgiment de la Barcelona contemporánia, Barcelona.

Robert Surís, A. (1904), A las clases directoras de Barcelona, Barcelona.

Rodríguez Martín, A. M. (2001), “Algúns aspectos da Inclusa de Pontevedra”, Pontevedra. Revista de Estudios Provinciais, 16, pág. 80.   

Rull, J. y Cabot, J. (1889), Estudio demográfico-médico del quinquenio de 1883 a 1887 de la Casa Provincial de Maternidad y Expósitos, Barcelona.

Sallarés Pla, J. (1892), El trabajo de las mujeres y de los niños, Sabadell.

Valverde Lamsfus, L. (1994), Entre el deshonor y la miseria. Infancia abandonada en Guipúzcoa y Navarra. Siglos XVIII y XIX, Bilbao.

Haut de page

Notes

1Reglamento de la Casa Provincial de Maternidad y Expósitos de Barcelona, Barcelona, 1890, art. 46 y 64.
2 AHDB, Beneficencia, legajos j-2.759 y j-3.023.
3 Idem, legajos j-2.877, j-2.882 y j-3.086.
4 Hemos examinado de forma detallada la edad de los admitidos en 1903 en la CMEB que tenían entre 0 y 1 año. Fueron 77 niños, de ellos 33 ingresaron antes de cumplir 30 días de vida, otros 33 lo hicieron entre uno y seis meses, y 11 entre seis y doce meses
5 Idem, legajo j-3.202.
6 Idem, legajo j-2.783.
7 Instancia dirigida a la CMEB, 27-8-1899. AHDB, Beneficencia, legajo j-2.783.
8 AHDB, Beneficencia, legajos j-2.762, j-2.770, j-2.774, j-3.020 y j-3.025.
9 Idem, legajos j-2.762, j-2.764 y j-3.029.
10 Idem, legajos j-2.759 al j-2.787, y j-3.200 al j-3.205.
11 Instancia  de un viudo, padre de recién nacidas gemelas, 15-8-1879. AHDB, Beneficencia, legajo j-3.201.
12 AHDB, Beneficencia, legajos j-2.774 y j-2.783.
13 Idem, legajosj-2.774 y j-2.767.
14 Idem, legajo j-2.762.
15 Idem, legajo j -2.770.
16 Sesión de la Junta de Gobierno de la CMEB, 4-9-1886. AHDB, Beneficencia, legajos j-2.028 y j-2.762.
17 Instancia a la CMEB, 11-3-1874. AHDB, Beneficencia, legajo j-2.764.
18 AHDB, Beneficencia, legajos j-2.759, j-2.782, j-3.029, y j-3.061 al j-3.112.
19 Idem, legajos j-2.759, j-2.760, j-2767, j-2.770 y j-2.774.
20 Idem, legajos j-2.774 y j-2.783.
21 Idem, legajos j-2.762, j-2.764, j-2.767, j-2774 y j-3.029.
22 Idem, legajos j-2.759 al j-2.787, j-3.023, y j-3.200 al j-3.205. Además, Bodas de Oro de la Casa de Maternidad y Expósitos de Barcelona, Barcelona,  1903, p. 59.
23AHDB, Beneficencia, legajos j-3.029, j-3.066 y j-3.094. Además, artículo sin título, (1896), El Diluvio, 304, pp.5-6.
24AHDB, Beneficencia, legajos j-2.759 al j-2.787, y j-3.200 al j-3.205.
25 Idem, legajos j-3.062 al j-3.112.  
26 Hemos considerado los años 1859, 1864, 1869, 1874, 1879, 1884, 1889, 1894, 1899 y 1903. Pues bien, de los 152 niños recogidos, 48 habían permanecido menos de un año en la Institución, 49 entre uno y dos años, y 55 más de dos años. AHDB, Beneficencia, legajos j-2.759 al j-2.787, j-3.038, y j-3.200 al j-3.205.  
27 Sesión de la Junta de Gobierno de la CMEB, 21-11-1888. AHDB, Beneficencia, legajo j-2.028.  
28AHDB, Beneficencia, legajos j-2.026, y j-3.017 al j-3.027.
29 Idem , legajos j-2.355, j-2.395, j-2.398, j-2.275 al j-2.434, j-2.928, j-3.017, j-3.023, j-3.029, y legajo 770.
30 Sesión de la Junta de Gobierno de la CMEB, 12-8-1903. AHDB, Beneficencia, legajo j-2.028. Reglamento...art. 89
31 Reglamento..art. 67.
32 AHDB, Beneficencia, legajos j-2.774 y j-2.787.
33 Idem, legajos j-2.768, j-2.787 y j-2.780.
34 Idem, legajos j-3.022, j-3.024 y legajo 713.
35 Escrito de la CMEB al gobernador provincial de Barcelona, 27-6-1860. AHDB, legajo j-3.020.
36 AHDB, legajos j-2.396, j-2.400, j-2.427, j-2.429, j-2.431, j-2.434, j-3.017, j-3.020, j-3023, j-3.029, j-3.038, j-3.200.
37 Idem, legajo j-2.774.
38 Idem, legajo j-2.783.
39Idem, legajo j-2.787.
40Idem, legajos j-2.770 y 2.787.
41Sesiones de la Junta de Gobierno de la CMEB, 13-2-1906 y 21-3-1906. AHDB, Beneficencia, C.C/VII 609.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana María Rodríguez Martín, « Una estrategia de supervivencia familiar en Barcelona, en la segunda mitad del siglo XIX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 01 février 2008, consulté le 18 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/22322 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.22322

Haut de page

Auteur

Ana María Rodríguez Martín

Doctora en Historia, profesora de secundaria IES Can Puig. Sant Pere de Ribes. anarmartin@yahoo.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page