Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Ana Isabel Sanz Yagüe

Patrimonio, cultura material y diferenciación social en la ciudad de Soria durante el siglo XVIII

[05/02/2008]

Résumés

Nowadays, the material bases of social inequality require the acknowledging of the assets and social factors as interdependent concepts. Soria, a small town in the north of Castile, has not yet been studied from this perspective, for which we are compelled to present here preliminary aspects such as the distribution of wealth and household incomes in the mid-eighteenth century. This short period permit us to combine two important sources: The cadastre of Ensenada and several partition requests. These sources have revealed an extreme concentration of real estate and livestock, and also well defined patrimonial categories.
Haut de page

Texte intégral

Introducción

1El problema clásico de la distribución de la riqueza y, en general, la desigualdad económica de una sociedad constituye un tema de interés permanente entre los investigadores sociales, si bien cambian los supuestos epistemológicos de partida. En estos momentos, el enfoque más reivindicado es aquel que, partiendo de una medición cuantitativa imprescindible, busca la comprensión de los comportamientos socioculturales que operan en el devenir histórico de la organización social. Es por ello que, aun conscientes de no poder abordar en este trabajo cada uno de los conceptos citados en el título, nos ha parecido oportuno integrarlos y buscar sus puntos de enlace, aunque sólo sea en un plano teórico. En el lado práctico, nuestro análisis se centrará en la valoración de la riqueza de los grupos domésticos de Soria y su diferenciación social.

2La elección de este espacio urbano responde a la necesidad de entender la problemática en la que viven inmersas las pequeñas ciudades de la meseta norte castellana, aparentemente desmarcadas de las líneas de progreso que imperan en la centuria ilustrada. Baste como indicador la trayectoria demográfica regresiva que Soria experimenta durante el largo periodo de 1724 a 17701, del que conviene destacar la pérdida de población de los años cincuenta, definidos a nivel peninsular como una de las décadas más dinámicas del siglo2. Esta última circunstancia, verdaderamente atípica, justifica por sí misma nuestra intención de dedicar esta comunicación al breve reinado de Fernando VI, que cuenta además con la presencia del Catastro de Ensenada como fuente historiográfica excepcional.

Fuentes y método

3Básicamente, los estudios orientados a desvelar la distribución de la riqueza y la magnitud de los patrimonios han recurrido a los inventarios post mortem y a las particiones de bienes3, a las contrataciones de seguros -aunque no es el caso español para la época preindustrial4-, y a todo tipo de documentación fiscal, especialmente para aquellos periodos donde las primeras fuentes escaseaban5. Al final del párrafo anterior hemos desvelado el documento principal sobre el que se asienta esta comunicación: el Catastro de Ensenada, cuyas cifras se basan en el comportamiento del quinquenio de 1748-1752. De él hemos utilizado las respuestas particulares elaboradas por los peritos a partir de los memoriales primarios y, en concreto, la información referida a la riqueza rústica, urbana y ganadera de los cabezas de casa6, respondiendo así al trato preferente que este Congreso otorga a la familia.  En total, estudiaremos un vecindario de 824 hogares legos y 46 eclesiásticos (excluido el clero regular), donde residen 3.393 habitantes.

4El alcance de este documento es inigualable por cuanto abarca toda la población de la ciudad, aunque su carácter fiscal exige combatir el fantasma de la ocultación. En este sentido, la fuente se ha contrastado con los protocolos notariales coetáneos, tal como propuso José Manuel Pérez García, aunque en un porcentaje relativamente bajo7: el 28 % de la superficie destinada al cultivo de cereal y el 15,73 % de la propiedad urbana. Apenas hemos advertido una infravaloración del 4 % en la superficie de secano correspondiente a los bienes de propios y una ocultación mayor de superficie de monte público, que, en opinión de Emilio Pérez, podría haber sido calificado como pasto común8. Se trata, por tanto, de errores referidos a la propiedad colectiva, que no restan solidez a esta parte concreta del documento.

5La elección del grupo doméstico como objeto de análisis permite además cubrir las lagunas del Catastro con una segunda fuente, la partición de bienes, a la que sólo cabe reprocharle su escasa presencia entre las escrituras notariales. En concreto, apenas disponemos de 22 particiones para este periodo, de las cuales 15 se concentran entre 1746 y 1750 (nos encontramos de nuevo con el comportamiento anómalo de los años cincuenta)9. Sin embargo, no vamos a ampliar su representatividad recurriendo a los inventarios post mortem10, para poder observar con más claridad dos conceptos fundamentales: la riqueza material y la riqueza neta, que sólo pueden ser contrastados a partir del primer documento.  

6Las críticas atribuidas a esta fuente, y por extensión a los inventarios post mortem, han sido ya descritas en numerosas publicaciones, donde se discute sobre todo la representatividad de las muestras en  los ámbitos social y geográfico, así como el tipo de omisiones encontradas, especialmente en los bienes muebles11. Por el contrario, es más infrecuente hallar trabajos donde se relacionan las anteriores deficiencias con la normativa jurídica que regula las herencias12. En la Tabla 1 (ver documento anexo) pueden apreciarse las principales características de la muestra soriana. Al margen del habitual dominio masculino (17 varones frente a 5 mujeres) o de la ausencia significativa del estamento eclesiástico, entre otros, quizá nos encontremos ante un grupo con una edad media más baja de lo habitual, al menos en cuanto al estado general se refiere. En conjunto, sólo el 18 % de los individuos superan los 55 años y en ello puede estar involucrada la coyuntura demográfica, caracterizada por una elevación de la mortalidad adulta al final de los años cuarenta que culmina con una crisis en 175013.

7No obstante, y dada la omisión sistemática de los datos personales más significativos (profesión, ciclo vital, datos demográficos en general) en este tipo de fuente, la reconstrucción de los mismos exige la consulta de otros documentos notariales, además de los registros parroquiales. Del mismo modo, los bienes inventariados no equivalen a toda la riqueza material del domicilio, aunque representen un alto porcentaje de la misma. Existe irregularidad en el registro del vestuario correspondiente al cónyuge, si bien la declaración más incompleta es la referida al capítulo de alimentos. Además hay que añadir la omisión absoluta de algunos de los bienes más corrientes y del vestuario de los niños, aunque este déficit impone más límites al conocimiento de las diversas formas de vida cotidiana que al estudio económico de los hogares.

8Las deficiencias citadas anteriormente y, en general, la heterogeneidad atribuida a este documento no es casual y podría explicarse a partir de la confluencia espontánea entre factores de diversa naturaleza, como pueden ser: la normativa jurídica, el ciclo vital del individuo, los vínculos afectivos intrafamiliares y el status socioeconómico. Ello también afecta lógicamente al inventario post mortem que le precede, pero es en las particiones donde la interrelación de estos factores, fundamentalmente socioculturales, queda más desvelada, por la descripción detallada que se ofrece de todo el proceso hereditario y del comportamiento familiar previo en el anticipo de las legítimas.

9Esta diversidad, interesante como reflejo de la complejidad organizativa de las sociedades humanas, ha dejado sobre este tipo de documentación el marbete del riesgo y de la dificultad, y ello explica la falta de estudios amplios y de posibilidades comparativas en el contexto regional y nacional español, así como el retraso en el conocimiento de nuestra cultura material preindustrial, si bien se está avanzando recientemente en ello. Un modo de superar este escollo pasa por dedicar un mayor esfuerzo al proceso inicial de su investigación, donde cabe distinguir dos pasos fundamentales: la clasificación previa de cada caso en función del uso historiográfico que permita14 y el diseño de un proceso único de vaciado y de almacenaje de la información, mucho más valioso cuanto más desagregado y flexible sea, lo cual está hoy día facilitado por el uso de bases de datos relacionales. Es nuestra opción en el manejo de estos documentos, y su explicación concreta forma parte de la tesis doctoral en la que estamos trabajando.

10En lo que aquí respecta, el espacio no nos permite más que abordar el problema de la riqueza en sus líneas más generales. En concreto vamos a extraer de las particiones  dos conceptos de riqueza diferentes, que tratan de reflejar la situación real del difunto en el momento de su muerte. Esto significa que los datos cuantitativos que ofrecemos no equivalen a las sumas totales de los contadores y que hemos prescindido tanto del haber que fue entregado a sus herederos legítimos en el pasado como de los gastos post mortem anotados en el apartado de deudas. La eliminación de los anticipos de las legítimas puede resultar controvertida, pero, además de ser coherente con el propósito citado, contribuye de un modo positivo a limar las diferencias ocasionadas por el estadio vital en que se encuentran los individuos.

11Los dos conceptos de riqueza señalados tratan de reflejar dos realidades bien definidas. En primer lugar, la “riqueza material”, que hace referencia al total de bienes muebles y raíces disponibles al tiempo de morir y cuyo valor equivale al cuerpo de bienes una vez descontados los anticipos de la legítima y las deudas favorables al difunto15. En segundo lugar, la riqueza neta, que incorpora al stock material anterior el balance de deudas hallado en el instante concreto de la muerte. De ambas estudiaremos su alcance concreto en reales, si bien es necesario conocer de antemano la información que en torno al conjunto del vecindario nos proporciona el Catastro de Ensenada.

Distribución de la riqueza inmueble y pecuaria en 1753

12La riqueza de los hogares puede no ser equivalente a la del cabeza de casa que los representa, pero, ante la imposibilidad de identificar al resto de sus miembros, no tenemos más remedio que asemejar ambos conceptos. El haber declarado por los 870 vecinos absorbe una proporción modesta del total registrado en el Catastro de la ciudad, que incluye también a su pequeño barrio de Las Casas. En concreto, apenas estaremos haciendo referencia al 21,95 % de la renta bruta agrícola estimada (59.914 rs.), al 52,54 % de la ganadera (595.139 rs.) y al 48,67 % de la urbana (78.650 rs.). Nos interesa conocer el grado de concentración y el reparto social de todo ello, para lo cual podemos tomar dos vías diferentes, según se cuantifiquen las propiedades o la utilidad media bruta anual que podría derivar de ellas. En lo que aquí respecta, analizaremos básicamente las segundas, con la advertencia de que el total de la renta urbana no equivale a un ingreso real, por cuanto también valora el alquiler potencial de la casa propia en la que se reside.

13El recurso más universal para medir el grado de concentración es el índice de Gini, que deriva de la curva de Lorenz y nos obliga a repartir el vecindario en intervalos iguales, una vez dispuesto por orden ascendente de beneficios. Sus valores oscilan entre el 0 y el 1, según se observe una distribución equitativa o una desigualdad máxima. Sin embargo, en la medida en que los propietarios sorianos representan a una parte muy reducida de la población, los valores se advierten tan próximos a 1 que aportan pocas novedades a la investigación. Es por ello que hemos preferido trabajar con distribuciones de frecuencias adaptadas a cada tipo de renta (tablas 2-4).

14En relación con la propiedad urbana, es significativo que al 73 % del vecindario no se le consideren beneficios y, en consecuencia, inmuebles, frente a un 4 % que concentra el 56 % de los alquileres estimados (Tabla 2). No obstante, no son bienes que comporten ingresos elevados salvo para una minoría muy reducida, sobre todo si los comparamos con los procedentes de la ganadería. En este último sector, se advierte el fuerte peso del ovino extremeño, aunque no hayamos ofrecido una información por especies. La residencia de los principales ganaderos mesteños en la ciudad es un hecho ya conocido y por ello se registran rentas superiores incluso a los 100.000 rs. (Tabla 3)16. Así, es lógico que más del 93 % de esta riqueza se reparta entre apenas nueve  personas, frente a un 91 % del vecindario carente de ella. Por su parte, la posesión de bienes de rústica es una realidad algo más restringida socialmente, si tenemos en cuenta que sólo un 5,4 % dispone de algún ingreso procedente de tierras propias, si bien la producción anual estimada sólo superaría los 2.500 rs. en cinco hogares (Tabla 4).

15El reparto socioprofesional de las rentas citadas anteriormente se describe en la Tabla 5, mientras el Gráfico 1 distingue a los vecinos propietarios de quienes no lo son. Si los comparamos, podemos observar que renta y propiedad no son términos equivalentes. Pero ello se debe fundamentalmente a la presencia del porcino y de los animales de labranza, a los cuales no se les reconoce beneficio en el Catastro, y al ganado requerido para el transporte, cuya utilidad se especifica en el ramo de lo industrial-comercial, desestimado aquí. Hecha esta salvedad, interesa analizar primero el escaso 32 % del vecindario con algún tipo de renta agropecuaria o urbana (Tabla 5).

16El hecho más significativo, aunque esperado, es la fuerte concentración de la riqueza entre el sector noble, que acapara casi el 88 % del total estudiado. Este porcentaje, sin embargo, se reduce a la mitad si consideramos la renta urbana por separado. Aquí, los artesanos y los trabajadores del sector terciario del estado general concentran casi el 36 % del total, mientras el clero secular abarca casi el 8 %. En relación con la tierra, merece destacarse la precariedad de los labradores, a quienes apenas corresponde un 4,5 % del beneficio agrario bruto. En este sentido, no hay nada que añadir a las palabras de Alberto Marcos cuando afirma que el principal propietario del suelo agrícola próximo a las ciudades, después de los grupos privilegiados, que disfrutan de un patrimonio vinculado, es el comerciante y, en general, los miembros del terciario, que en Soria se reparten algo más del 11 % de su producción17.

17No obstante, la diferencia patrimonial entre la nobleza y el resto de los grupos sociales es notable si tenemos en cuenta el alcance de los beneficios individuales estimados por el Catastro dentro del término de la ciudad y en relación con los tres tipos de bienes referidos (Tabla 6). Una desigualdad constatada asimismo dentro de su grupo, puesto que la mitad de los no titulados están por debajo de los 1.272 rs. de utilidad anual frente a un máximo de 172.502 rs. entre sus iguales y de 208.645 rs. en los titulados. Por su parte, los vecinos del clero secular disponen de unos ingresos patrimoniales muy modestos, que no llegan a superar los 1.660 rs. Una situación similar a la del sector primario del estado general y ligeramente peor que la de los trabajadores del terciario. Entre estos últimos, alcanzar los 5.000 rs. resulta excepcional, pero ello también implica superar los ingresos potenciales de algunos miembros del estamento noble. Con todo,  es evidente que el vínculo de una buena parte de la población con los bienes agropecuarios y, en menor medida, con la propiedad urbana es bastante débil.

18La fractura anterior es lógica dentro de un núcleo urbano del siglo XVIII y equivale a decir, para el caso de Soria, que un 53 % del vecindario no dispone ni de bienes raíces ni de la ganadería más elemental registrada por el Catastro (porcino o equino) El Gráfico 1 contiene esta información desagregada por grupos socioprofesionales y de ella pueden extraerse dos apreciaciones básicas. Por parte de los grupos con mejor posición social, la desvinculación citada, dentro del marco de esta ciudad, afecta mayoritariamente a los militares y a quienes reciben un tratamiento de respeto, si bien hay una parte nada despreciable de la nobleza y del clero en esta situación18. Por parte de los vecinos del estado general, los jornaleros y las personas sin oficio son quienes viven más desposeídos de esta riqueza, aunque también lo están casi la mitad de los artesanos y de los trabajadores del terciario, así como un 30 % del campesinado urbano (Tabla 5).  

Niveles patrimoniales y particiones de bienes

19La interpretación de la inquietante imagen urbana descrita a partir del Catastro se advierte complicada en la medida en que tenemos un desconocimiento profundo del 53 % de los vecinos desprendidos de los bienes raíces y pecuarios. Un modo parcial de resolver el problema radica en la valoración del patrimonio procedente de las 22 particiones de bienes elaboradas entre 1746 y 1759. Antes bien, hay que advertir que el valor referido a la riqueza material para aquellos individuos que disfrutan de propiedades vinculadas es tan sólo un mínimo, del mismo modo que no hay un reflejo claro de la deuda consolidada que tienen contra sus mayorazgos. No obstante, no es un problema que nos impida comparar los niveles patrimoniales de esta pequeña muestra, estrechamente relacionados con el papel socioprofesional que juegan sus protagonistas (Tabla 1).

20Si atendemos a la cuantía de los bienes materiales, es evidente que no hay agricultores ni artesanos con un patrimonio superior a los 10.000 rs., salvo que se den dos situaciones posibles. En los primeros, la asociación de la agricultura con la ganadería y la arriería. En los segundos, el ejercicio de actividades productivas con una demanda fuerte, que al mismo tiempo se complemente con una actividad comercial considerable. El caso de los cereros-confiteros es notorio, pero podemos apreciar en esta muestra la diferencia entre un simple herrero-cuchillero y otro del mismo oficio implicado en actividades comerciales. La presencia de algún tipo de inmueble contribuye  a mejorar la posición económica de ambos sectores, pero mayoritariamente los valores observados están muy por debajo de los 5.000 rs. de riqueza neta, destacando el endeudamiento de algunos labradores y hortelanos.

21Los profesionales del terciario reflejan ya una situación más ventajosa tanto en  la riqueza material como en la riqueza neta, ya que sólo conocemos un caso de endeudamiento notable, correspondiente a un mesonero pluriempleado que ve reducido su haber inicial en un 127 %. Salvo esta excepción, los patrimonios superan aquí los 20.000 rs., no sólo por disponer de más bienes raíces que los anteriores, sino por incrementar el valor de sus bienes muebles en aproximadamente 10.000 rs.  Con todo, únicamente en los hogares del estado general dedicados al comercio encontramos cifras superiores a los 40.000 rs., que pueden superar con creces a las de la nobleza de rango inferior, pero sin llegar a equipararse con los bienes materiales de los nobles mejor posicionados. La diferencia entre estos últimos y el resto de la población es notoria, puesto que, si bien algún mercader puede sobrepasar ligeramente el nivel de los 100.000 rs. de riqueza neta, sólo la nobleza más pudiente supera esta cifra en bienes muebles, aunque contraiga asimismo un mayor volumen de deuda.

Conclusiones

22El estudio de las dos fuentes empleadas en este trabajo nos ha proporcionado una valiosa descripción de la distribución de la riqueza y sus implicaciones en el proceso de diferenciación social de la población. Por una parte, el Catastro nos ha confirmado el dominio aplastante de una parte de la nobleza sobre los bienes raíces y pecuarios, al tiempo que nos ha advertido del fuerte peso de la producción ganadera en sus ingresos. La riqueza urbana tiende a estar más repartida, pero, en cualquier caso, hay un 53 % de vecinos sin inmuebles ni especies de ganado en su haber, lo cual otorga a Soria un carácter urbano indiscutible.

23Los ingresos individuales brutos, estimados a partir de la averiguación catastral y en relación con los bienes analizados, únicamente superan los 100.000 rs. anuales en la nobleza mejor posicionada, frente a una mayoría de propietarios que rara vez alcanza los 5.000 rs. No obstante, ni la escasa relevancia de muchas de estas rentas ni la ausencia de ellas en el elevado porcentaje de población señalado anteriormente pueden considerarse como signo inequívoco de dificultad económica o incluso de pobreza.

24Más bien nos encontramos ante un déficit en las posibilidades interpretativas de la fuente fiscal que debe suplirse con el estudio de las particiones de bienes, donde, por el contrario, podemos observar con claridad los niveles patrimoniales reales en los que se mueven las familias sorianas. Así, los citados 100.000 rs. constituyen la barrera que distingue al grupo privilegiado más pudiente (formado por regidores y nobles titulados) del resto del vecindario. Por debajo de ella, y con un valor medio situado entre los 20.000 rs. y los 30.000 rs., encontramos profesionales del terciario y artesanos vinculados al comercio, mientras los labradores y el resto de los artesanos sólo se acercan a los 10.000 rs. a partir del pluriempleo en actividades terciarias.

25Con todo, y a pesar de la fuerza orientativa de estos datos, no podemos dar por concluida la comprensión de las bases materiales de la desigualdad social. Más bien contribuyen a poner de relieve la problemática concreta aunque no exclusiva de la ciudad de Soria. Pero la búsqueda de una respuesta más satisfactoria a las necesidades historiográficas planteadas a lo largo de la comunicación pasa por explorar con detalle la documentación notarial utilizada aquí y, en concreto, afrontar el estudio de la cultura material, especialmente valiosa en su doble faceta cualitativa y cuantitativa. Es cierto que con ello no se culminará el conocimiento de la complejidad social, pero lograremos acercarnos a la comprensión de los comportamientos socioculturales, implicados de un modo indisociable en el devenir histórico de las comunidades humanas.

Haut de page

Bibliographie

Aguado de los Reyes, J. (1994): Riqueza y sociedad en la Sevilla del siglo XVII, Sevilla: Universidad, Secretariado de Publicaciones: Focus.

García Fernández, M. (1994): Herencia y patrimonio familiar en la Castilla del Antiguo Régimen (1650-1834). Efectos socioeconómicos de la muerte y la partición de bienes, Valladolid: Universidad, Secretariado de Publicaciones.

James, J. A. (1988): “Personal wealth distribution in late eighteenth-century Britain”, Economic History Review, 2nd ser., XLI, 4, pp. 543-565.

Marcos Martín, A. (2000): España en los siglos XVI, XVII y XVIII. Economía y sociedad, Barcelona: Crítica.

Lindert, P. H.(1986): “Unequal English Wealth since 1670”, The Journal of Political Economy, vol. 94, nº 6, pp. 1127-1162.

Llopis Agelán, E. (2004): “Índices regionales y nacional de bautismos, 1700-1849”, VII Congreso de la Asociación de Demografía Histórica, Granada, Universidad 2004. <http://www.ugr.es/~adeh/comunicaciones/Llopis_Agelan_E.pdf>

Overton, M. (2006): “Household wealth, indebtedness and economic growth in early modern England”, 14º Congreso Internacional de Historia Económica, Helsinki. <www.helsinki.fi/iehc2006/papers3/Overton122.pdf>

Overton, M., Whittle, J., Dean, D. y Hann, A. (2004): Production and consumption in English Households, 1600-1750, London: Routledge, 2004.

Pérez García, J. M. (1975): “Fuentes de control en los catastros fiscales: las escrituras de protocolos”, Actas de las I Jornadas de Metodología Aplicada de las Ciencias Históricas. III Historia Moderna, Santiago de Compostela: Confederación Española de Cajas de Ahorros y Secretariado de publicaciones de la Universidad, pp. 203-212.

Pérez Romero, E. (1995): Patrimonios comunales, ganadería trashumante y sociedad en la Tierra de Soria. Siglos XVIII-XIX, Salamanca: Junta de Castilla y León.

Imízcoz, J. M. (1996): “Los inventarios de bienes en el Antiguo Régimen. Definición, causas y normativa” y “Los inventarios de bienes alaveses en los siglos XVI, XVII y XVIII. Estructura, contenidos y evolución” en Rosario Porres (dir.): Aproximación metodológica a los protocolos notariales de Álava, Bilbao: Universidad del País Vasco, pp. 117-186.

Sobrado Correa, H. (2003): “Los inventarios post-mortem como fuente privilegiada para el estudio de la historia cultural en la Edad Moderna”, Hispania, LXIII, nº 215, pp. 925-862.

Torras, J. y Yun, B. dirs. (1999): Consumo, condiciones de vida y comercialización. Cataluña y Castilla, siglos XVII-XIX, Ávila: Junta de Castilla y León.

Woude, A.Van der Y Schuurman, A. (1980): Probate inventories. A new Source for the Historical Study of Wealth, Material Culture and Agricultural Development, Utrecht: Hes Publishers.

Haut de page

Notes

1 Esta información puede consultarse en nuestro artículo relativo a la evolución demográfica de la ciudad de Soria entre 1700 y 1814, el cual se publicará próximamente en la revista Espacio, Tiempo y Forma de la Facultad de Geografía e Historia de la UNED.
2 E. Llopis Agelán: “Índices regionales y nacional de bautismos, 1700-1849”, VII Congreso de la Asociación de Demografía Histórica, Granada, Universidad 2004. <http://www.ugr.es/~adeh/comunicaciones/Llopis_Agelan_E.pdf>
3 M. Overton: “Household wealth, indebtedness and economic growth in early modern England”, 14º Congreso Internacional de Historia Económica, Helsinki. <www.helsinki.fi/iehc2006/papers3/Overton122.pdf>, J. Aguado de los Reyes: Riqueza y sociedad en la Sevilla del siglo XVII, Sevilla: Universidad, Secretariado de Publicaciones: Focus, 1994, P.H. Lindert: “Unequal English Wealth since 1670”, The Journal of Political Economy, vol. 94, nº 6, 1986, pp. 1127-1162.
4 J.A. James: “Personal wealth distribution in late eighteenth-century Britain”, Economic History Review, 2nd ser., XLI, 4, 1988, pp. 543-565.
5 Véase la cuantiosa bibliografía angloamericana desde los años sesenta (F.M.L Thompson, L. Soltow, J.G. Willianson…) o el fuerte apoyo de la historiografía española en el Catastro de Ensenada.  
6 Archivo Histórico Provincial de Soria (AHPSo), Sección Catastro, cajas 9845-9850.
7 J. M. Pérez García: “Fuentes de control en los catastros fiscales: las escrituras de protocolos”, Actas de las I Jornadas de Metodología Aplicada de las Ciencias Históricas. III Historia Moderna, Santiago de Compostela: Confederación Española de Cajas de Ahorros y Secretariado de publicaciones de la Universidad, 1975, pp. 203-212.
8 E. Pérez Romero: Patrimonios comunales, ganadería trashumante y sociedad en la Tierra de Soria. Siglos XVIII-XIX, Salamanca, Junta de Castilla y León, 1995, p. 117.
9 Entre los 22 casos mencionados se encuentra un vecino de la ciudad que reside en un barrio rural cercano. Es el único que puede romper el carácter urbano de la muestra, pero nos ha parecido oportuno incluirlo por las posibilidades comparativas que ofrece.  
10 Mark Overton ha tratado recientemente la validez de esta fuente para el análisis de la distribución de la riqueza en el largo plazo. M. Overton: “Household …”
11 M. Overton, J. Whittle, D. Dean y A. Hann: Production and consumption in English Households, 1600-1750, London, Routledge, 2004; H. Sobrado Correa: “Los inventarios post-mortem como fuente privilegiada para el estudio de la historia cultural en la Edad Moderna”, Hispania, LXIII, nº 215, 2003, pp. 925-862; J. Torras y B. Yun (dirs.): Consumo, condiciones de vida y comercialización. Cataluña y Castilla, siglos XVII-XIX, Ávila: Junta de Castilla y León, 1999; A. Van der Woude Y A. Schuurman: Probate inventories. A new Source for the Historical Study of Wealth, Material Culture and Agricultural Development, Utrecht: Hes Publishers, 1980.
12 M. García Fernández: Herencia y patrimonio familiar en la Castilla del Antiguo Régimen (1650-1834). Efectos socioeconómicos de la muerte y la partición de bienes, Valladolid: Universidad, Secretariado de Publicaciones, 1994; J.M. Imízcoz: “Los inventarios de bienes en el Antiguo Régimen. Definición, causas y normativa” y “Los inventarios de bienes alaveses en los siglos XVI, XVII y XVIII. Estructura, contenidos y evolución” en Rosario Porres (dir.): Aproximación metodológica a los protocolos notariales de Álava, Bilbao: Universidad del País Vasco, 1996 pp. 117-186.
13 Véase la nota 1.
14 Véase, M. Overton, J. Whittle, D. Dean y A. Hann: Production…, p. 18.
15 La expresión “riqueza material” nos parece oportuno entrecomillarla porque, si bien es totalmente válida desde el punto de vista semántico, no debe confundirse con el sentido otorgado en algunos estudios ingleses, los cuales prescinden de la propiedad inmueble por la simple restricción que imponen sus inventarios post mortem.   
16 E. Pérez Romero: Patrimonios…, pp. 158-159.
17 Marcos Martín, Alberto: España en los siglos XVI, XVII y XVIII. Economía y sociedad, Barcelona: Crítica, 2000, p. 190.
18 Respecto a estos últimos hay que advertir que sólo estamos tratando su haber patrimonial y no el alcance de los beneficios eclesiásticos que les sostienen.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana Isabel Sanz Yagüe, « Patrimonio, cultura material y diferenciación social en la ciudad de Soria durante el siglo XVIII », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 05 février 2008, consulté le 18 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/22902 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.22902

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page