Navigation – Plan du site
Juan Camilo Escobar

Frédéric Martínez, El nacionalismo cosmopolita. La referencia europea en la construcción nacional en Colombia, 1845 - 1900, Bogotá, Banco de la República, Instituto Francés de Estudios Andinos, 2001, 580 pp.

[04/02/2005]

Entrées d’index

Géographique :

Colombia, Paraguay

Chronologique :

siglo XIX

Palabras claves :

nacionalismo, cosmopolitismo
Haut de page

Texte intégral

1El libro del historiador francés Frédéric Martínez representa un aporte muy valioso para la historia de Colombia, Latinoamérica y Europa. Latinoamérica se ve comprendida a través del caso colombiano y Europa por medio de la presencia de colombianos en ciudades, rutas, oficinas, instituciones y sociedades literarias y científicas del Viejo Mundo. Hubiéramos querido sí un poco más de ejemplos comparativos con viajeros de otros países de América Latina para precisar semejanzas y diferencias y poder así comprobar una de sus conclusiones donde se afirma que: “la temprana orientación de Colombia hacia un discurso nacionalista y neotradicionalista contrasta con el resto de Latinoamérica”. No obstante, este trabajo reinterpreta la historia de las ideas y del pensamiento a través de una historia que piensa también los imaginarios identitarios, los partidos políticos, el Estado-nación y los hombres productores de ideas dentro del marco de una historia social de las élites intelectuales.

2Dicha investigación llevó a Martínez por los archivos colombianos del siglo XIX en Bogotá, Medellín y Popayán, así como a revisar algunos fondos del Ministerio de Asuntos Exteriores de París y los Archivos Nacionales de Francia en la misma ciudad. Halló especial información en archivos personales de los cuales la correspondencia fue siempre ampliamente utilizada. Las fuentes primarias utilizadas revelan por lo tanto un buen trabajo de historiador en el que, además, los impresos oficiales del Estado colombiano como los mensajes de los presidentes al Congreso, los informes ministeriales o de secretarías, la prensa oficial y los periódicos privados de la época, publicados tanto en Colombia como en Europa, ocupan un lugar principal en los nueve capítulos.

3El problema fundamental de la obra se centra en la constitución del sentimiento nacional por parte de las élites colombianas en relación con los viajes que éstas efectúan a Europa durante la segunda mitad del siglo XIX. Llamado por el autor un nacionalismo cosmopolita, es decir una representación de sí mismos a través de modelos importados. Lo que no quiere decir simple sumisión, trivial imitación o escueta influencia de ideas trasladadas de un mundo a otro sin pasar por las complejas condiciones locales, por las particularidades de quienes las enuncian y por lo que el autor denomina muy acertadamente “la guerra de las representaciones”. Lo anterior se puede apreciar en las constantes alusiones al contexto ofrecido por la historia colombiana. Alusiones que muestran a su vez los enfrentamientos entre las imágenes sobre Europa con el fin de legitimar en el poder los proyectos y las ambiciones de las élites: “a los intereses propios de cada estrategia política responde una hábil mezcla de referencias exteriores”. Así vemos desfilar por las páginas del libro hombres concretos que viajan a Europa, escriben, publican, regresan a Colombia o se instalan definitivamente en el Viejo Mundo, se vinculan a los gobiernos, los representan diplomáticamente, participan en las exposiciones universales, ingresan en las sociedades científicas y son en ocasiones enterrados con mucha pompa en las capitales europeas, como sucedió con José María Torres Caicedo.

4Especialistas en lo que el autor llama “un truco retórico”, las élites buscan incesantemente una inspiración cosmopolita, exterior, que termina por hacerlos chocar con “ la realidad, la cual, si no les es totalmente contraria, les plantea serias objeciones, como si la definición nacional propuesta al país debiera servir para contrabalancear su realidad por el verbo, debiera exorcizar, por la magia de la palabra, las características &endash;los defectos, las taras, habrían dicho los regeneradores- de la sociedad colombiana”. Ahora bien, para el autor todo este esfuerzo nacionalista es debido en particular al abandono que las élites colombianas deben efectuar del sentimiento de pertenencia a una comunidad mayor: la civilización. Después de los viajes de los colombianos a Europa y después sobretodo de constatar que las élites europeas no los consideraban sus iguales, los letrados de la antigua Nueva Granada deben “replegarse sobre una comunidad imaginada más estrecha y que todavía está por crear: la nación colombiana”.

5Quizás en el anterior punto existen ciertos problemas propuestos por el autor susceptibles de seguir siendo debatidos. Creemos que a pesar del esfuerzo nacionalista efectuado por los grupos dirigentes de la Colombia decimonónica, el ideal y el sentimiento de pertenecer a una civilización común con los europeos no es abandonado. Es posible que se desarrollen criticas terriblemente negativas a ciertos ámbitos del Viejo Mundo, como la que se hace a la Francia revolucionaria, laica y libertina, pero si miramos los procesos modernizadores que se desarrollan en las primeras décadas del siglo XX constataremos que tanto lo que el autor llama la “legitimidad cosmopolita”, como la convicción que las élites dirigentes tienen de hacer parte de un mundo común y compartido con Europa primero y Norte América luego no entra en declive. La transformación urbana de las principales ciudades colombianas en la primera mitad del siglo XX muestra que las élites continúan atentas a participar de las creaciones de “la civilización”. En la misma dirección, pensamos que las élites europeas no formaron un bloque monolítico y por tanto lo que el autor denomina como “ los prejuicios de los europeos” debe ser analizado con más detalle.

6La publicación de Frédéric Martínez es, finalmente, la muestra de una rigurosa metodología de trabajo histórico. A partir de una base de datos de 580 viajeros colombianos a Europa entre 1845 y 1900 pudo sacar conclusiones sobre los promedios anuales de sus viajes, encontrando un importante incremento a partir de 1865 con una media anual de 30 colombianos presentes en Europa. De todos estos viajeros, el historiador francés revisa 38 relatos de viaje que se convierten en sus principales fuentes para el análisis.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan Camilo Escobar, « Frédéric Martínez, El nacionalismo cosmopolita. La referencia europea en la construcción nacional en Colombia, 1845 - 1900, Bogotá, Banco de la República, Instituto Francés de Estudios Andinos, 2001, 580 pp. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 04 février 2005, consulté le 18 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/252

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page