Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

María Angélica Illanes Oliva, Cuerpo y sangre de la política. La construcción histórica de las visitadoras sociales (1887-1940), Santiago, LOM Ediciones, 2007, 498 p.

[10/03/2008]

Entrées d’index

Keywords :

Política social

Chronologique :

siglo XIX, siglo XX
Haut de page

Texte intégral

1Este libro, como los otros publicados por la autora (La batalla de la memoria, 2002, o Ausente señorita. El niño chileno, la escuela para pobres y el auxilio. Chile, 1890-1990, 1992) es un aporte contundente a la historia social de Chile. Su aproximación invita, y luego obliga, a reflexionar de otro modo los procesos y los resultados sociales con los que nos debatimos todavía. Sus exploraciones, asociaciones y conclusiones se instalan como nudos de interpretación ineludibles: lúcidos y provocativos, pueden gustar o no gustar, pero llegan para quedarse y sobretodo no permiten que sigan cerradas algunas de las ventanas mas férreamente clausuradas de los edificios explicativos que se han construido acerca de nuestro pasado. Sea el reciente o el no tan inmediato.

2En Cuerpo y sangre de la política la autora muestra la instalación de un dispositivo estatal de sondeo e intervención, femenino y femineizante, que descansa en la acción  de una multitud de operadoras comprometidas y eficientes. Es el estudio de la creación y profesionalización de un tipo de mujeres activas y  vigilantes, que se acercan a los pobres allí donde ellos viven, que escudriñan sus casas y sobre todo sus cuerpos para decidir qué tan necesitados están y cómo sacarlos de un estado que los carcome y que, de paso, sitúa a Chile, en ese periodo, en el horripilante estrado de los países con mayores problemas de pobreza del planeta. El libro, producto de sus estudios doctorales en historia en la Pontifica Universidad Católica, comienza con tres citas, las que, reunidas, anuncian el grueso trasfondo teórico que sustenta su investigación: Engels, Foucault y Dürcheim parecen convocados para vigilar, sino dialogar, con lo que la autora detecta que sucedió en la sociedad chilena. La mirada, de firme origen estructuralista y muy documentada a partir de datos económicos, políticos y médicos, apoyada en estadísticas, discursos, prensa, informes y memorias universitarias que denotan la experiencia de las “señoritas visitadoras”, permite, en esta propuesta, la presencia de testimonios y relatos en primera persona. Y no puede ser de otro modo: ¿Cómo dar cuenta de la transformación de los cuerpos si no es a partir de sus voces?

3Los cinco capítulos, trabajados en una prosa de excelente estilo, abordan secuencialmente el periodo anunciado en el titulo, estableciendo una cronología personal de la autora. Sus titulaciones procuran distinguir los aspectos centrales de cada uno de ellos, y entonces encontramos, por ejemplo, “Visibilidad popular: de la ‘cuestión’ social al ‘cuerpo’ del pueblo” para el primer periodo, que la autora acota en 1900; “Política corporal: benefactores, obreros y señoras ante el cuerpo del pueblo. 1900-1919”, para el segundo, o “Visitación social industrial, rural y sexual (1928-1940)”, para el último. Así, recogiendo las expresiones discursivas de cada época, pasamos de una ‘cuestión’ –que es un debate instalado a nivel de las ideas y de los círculos de opinión– al cuerpo, que es materia, carne y lágrimas, hambre, dolor e ira, suspiros, impresiones y palabras. De la beneficencia y de las señoras caritativas que reaccionan compasivamente ante el sufrimiento del pueblo derivamos a la política social establecida (y articulada por cientos de mujeres) que invade todos los campos de la sociedad: no solamente la ciudad y sus espacios habitados insalubres, sino también las zonas industriales, las rurales y las habitadas por “lo sexual” (la prostitución y las enfermedades venéreas, evidentemente, pero también hay que ver aquí la carga femenina, genérica y negociada en desigualdad de posiciones, que implica asumir imperativamente el apostolado de cuidar, sanar y acompañar junto con prevenir y educar a la población más desvalida en una “colaboración natural” con el Estado, que todavía se mira como un deber de conciencia femenino: “quiénes mejores que ellas para socorrer, escuchar y educar”.)

4La abundante bibliografía, mayoritariamente hispanoparlante, completada con algunas obras en inglés, portugués y francés, reúne publicaciones que cubren todo el siglo XX. Solamente lamentamos la insuficiente, a nuestros ojos, literatura de género utilizada, la que, de haberse ampliado, sin duda habría permitido utilizar esa categoría de análisis de otra manera para construir otras conclusiones. Hacer historia social con perspectiva de género no significa construir una historia apologética del rol femenino en la sociedad, y no estamos seguros de que esa idea esté incorporada por la autora.

5Las fuentes trabajadas van desde los archivos de un par de médicos connotados (Alejandro del Río y Enrique Laval) hasta documentación oficial de distintos ministerios, pasando por las Actas de la Junta Central de Beneficencia de Santiago y Anuarios, Memorias e Informes de distintas entidades vinculadas con la asistencia pública (como la Junta de Salubridad, el Servicio Sanitario del Cólera y el Patronato Nacional de la Infancia), además de la prensa y las memorias universitarias ya mencionadas. En suma, una exploración amplia que aúna discursos sobre una forma de abordar, concretamente, un tema que preocupaba a la “opinión publica” desde hacia cierto tiempo. La rebeldía y la insolencia de los “humildes” siempre explotados –que aflora en los movimientos, las manifestaciones, las luchas de obreros que tanto inquietan a las elites–; la pobreza, la miseria y la indigencia que definitivamente existen en las ciudades que aspiran a modernizarse; las epidemias (algunas bautizadas de “lacras sociales”) que se comparten con otros países; la ignorancia y el analfabetismo (muchas veces hermanados) y otros males “propios” de un amplio sector de la población de la periferia urbana y de los conventillos salpicados en algunos barrios, podían ser atacados, todos juntos, mediante la devota y constante acción de estas mujeres. Ellas, mediante sus cuerpos (valientes y decididos, aunque a veces asqueados y con frecuencia profundamente conmovidos ante lo que veían) y sus palabras (la mayoría de las veces convencidas y enfáticas, aunque también vacilantes y mudas cuando la duda interior y la inmensidad de la tarea agobiaban), se aplicaban para completar metas y planes de alimentación, higienización y educación, convencidas de la necesidad y de la urgencia que imperaba en todos lados, así como de la bondad de su labor y dedicación.

6La publicación se acompaña de anexos fotográficos  y estadísticos. Quisiéramos que circulara masivamente, no solamente por las aulas universitarias de historia, sociología, antropología, psicología, derecho, pedagogías varias, letras, periodismo, trabajo social y ciencia política, sino también por otros espacios, los de gobierno, los centros de estudio, los partidos políticos, las distintas iglesias, las ONG, la prensa, etc.: porque el análisis propuesto es fundamental para asumir el muy fuerte sello que se le ha dado al tema en Chile (remediar y salvar a la sociedad de males que amenazan su desarrollo mediante la acción femenina “de servicio” al país) y porque urge plantear hasta cuándo se seguirá pensando que el tema pasa por “asistir”, desde un planteamiento de curación (que puede ser profesional, participativo, propositito y “sanador”) y no desde una mirada que empiece en la felicidad, en la integridad, en la posibilidad igualitaria de todos los ciudadanos sin necesitar del diagnóstico previo ni de la identificación de la situación de carencia; lo que, en este sistema perverso, implica un lugar aparte señalado. La meta de homologación que empieza del déficit, implementada por personas “llamadas por su vocación” a “tender una mano”, tiene un amargo dejo de humillación que pareciera que en Chile no se quiere (o no se desea) ver ni reflexionar.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « María Angélica Illanes Oliva, Cuerpo y sangre de la política. La construcción histórica de las visitadoras sociales (1887-1940), Santiago, LOM Ediciones, 2007, 498 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 10 mars 2008, consulté le 14 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/26702

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page