Navigation – Plan du site
Débats | 2008
Violencias y sexualidades: una relación compleja en la historia de Chile – Dossier coordinado por Margarita Iglesias Saldaña
Margarita Iglesias Saldaña

Instalación del imaginario y la representación de la superioridad del conquistador

[13/03/2008]

Résumés

Since the arrival of the Spaniards, the formation of the Chilean society was marked by the explicit and implicit violence of the invasion of a minority group and the need to establish a project of domination and social order.  Similarly to the military conquest of the territory, power structures were established and organized around administrative centers and fort-cities, without taking into consideration ethnicity or sex differences of the individuals who inhabited them. These were the original cities of that society.

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

Chile

Palabras claves :

violencia, conquista, población
Haut de page

Texte intégral

1Desde la llegada de los españoles, la formación de la sociedad chilena estuvo marcada por la violencia explícita  e implícita  de la invasión de un grupo minoritario y la necesidad de asentar un proyecto de dominación y de ordenamiento de la sociedad; lo que Rolando Mellafe ha denominado la captura del poder y que impuso la adopción de formas católicas para los emparejamientos, los matrimonios, así como la entrega de mujeres indias para formar estas nuevas familias que perpetuarían un nuevo tipo de asentamiento occidental en una cohabitación  de los invasores con el grupo de origen1. Paralelamente a la conquista bélica de los territorios se fueron estableciendo estructuras de poder organizados en torno a centros administrativos y ciudades-fuertes, desde donde se originaron las actuales ciudades de nuestra sociedad. Por lo demás, desde el siglo XVI, no sólo la violencia se ejerció como manifestación guerrera  de conquista, sino que los tiempos en sí eran violentos, en la medida que el control de la naturaleza y de sus fenómenos devastadores no eran controlados aún por los humanos”2.

2En este contexto fue donde se aprendieron esencialmente las nuevas formas de vida, comportamientos, creencias, la religión y normativas impuestas por el grupo conquistador que coexistieron con las prácticas de la población indígena.

3El hecho mismo de  la fundación  de la ciudad de Santiago significó una lucha violenta por la ocupación del territorio entre los conquistadores  y la respuesta de las poblaciones indígenas. La fundación de la sociedad chilena se inscribe en el proyecto colonizador de tierras y poblaciones del espacio americano durante los cuatro siglos posteriores al descubrimiento de América. Ese proceso ininterrumpido, que muchos califican como el más importante, de la historia, se inició con los asentamientos de españoles en estos territorios conquistados. En el sur de América los españoles encontraron una situación bastante similar a la del norte. Igualmente comenzaron asentándose en las costas (Caracas, Santa Marta, Cartagena de Indias,…) en la primera mitad del siglo XVI, pero pronto supieron que los pueblos más ricos estaban hacia el interior, en la franja andina: allí se encontraba el imperio inca y su capital, Cuzco. Pizarro fue el conquistador de esa zona, y también se ocupó de fundar ciudades sobre las afloraciones mineras: Quito, Chile, Santiago,…y una nueva capital, más cercana a la costa del Pacífico, Lima. Se dividió la extensa  zona conquistada en dos virreinatos, Nueva España, con México como capital; y Perú, capital Lima. A su vez estos se subdividieron en capitanías generales, y con el tiempo las capitanías generales del virreinato del Perú se convirtieron a su vez en virreinatos: Nueva Granada, en el norte; Perú, en la franja costera de los Andes; y la Plata, que tuvo su capital en la nueva ciudad de Buenos Aires. Así, se establecieron una serie de puntos a lo largo de la costa atlántica, y luego de la pacífica. Razones económicas y agrícolas; la ciudad es el punto de inicio para explotar el territorio, cultivarlo. Razones militares, de defensa. Se crearon presidios, que con el tiempo van a generar a su alrededor auténticas ciudades. Todas razones necesarias para la creación de una sociedad de control disciplinario desde los orígenes hispánicos del rediseño en las tierras americanas una vez conquistadas. En este sentido se ha llegado a elaborar toda una teoría  que considera que el avance de la colonización de América se hizo a base de ir adelantando una línea de frontera: frontera frente a lo indígena, a los elementos naturales, a otras potencias europeas. Así, puede decirse que la expansión europea en las nuevas tierras descubiertas se materializó en construcciones y formas de asentamiento propias de una tierra de frontera. Muchas de ellas habían sido experimentadas en la península Ibérica, desde la edificación a casamuro, a las torres con un recinto cerrado que sirvieron para las guarniciones o presidios, o a los mismos conventos fortificados, pero la magnitud de la empresa americana confirió a esas formas unas peculiaridades que acabaron siendo propias3.

4Desde la fundación de la nueva sociedad se habían dado luchas de poder al interior del grupo conquistador, en la misma ciudad de Santiago de Chile y con relación al Perú4. La destrucción de la ciudad, la matanza y el hambre fueron parte fundacionales de la ciudad de Santiago, así lo expresó Pedro de Valdivia en una de sus cartas: “Se había quemado la comida y la ropa y cuanta hacienda teníamos, que no quedamos sino con los andrajos que teníamos para la guerra, y con las armas que a cuesta teníamos, y dos porquezuelas y un cochinillo, y una polla y un pollo y hasta dos almuerzos de trigo”5.

5El grupo invasor construyó la ciudad entre las luchas internas, por la apropiación de los territorios, y la lucha de los indios, para impedir su instalación, por el poder a establecer. Desde el primer hecho histórico social de violencia fundacional, los hombres serán en el campo español los héroes de las jornadas, pero la fuerza y el coraje de vencer en la batalla estará dado en el imaginario colonial, transmitido a través de imágenes representativas, por una mujer: Inés Suárez, quien según los cronistas de la época fue protegida por el apóstol Santiago, Dios y la virgen María, lo que les dio en definitiva la fuerza moral y bélica para salir  triunfadores de tan desigual batalla numérica. Ya en la fundación de Santiago (1541) se encontrarán las primeras referencias de las creencias cristianas que atribuyen la protección de Dios, la Virgen y los santos a los invasores españoles en las batallas emprendidas contra los indígenas; es lo que algunos autores han denominado la milagrería barroca,6 que se usó como imágenes para la comprensión de las primeros encuentros entre españoles e indígenas. De este modo, el apóstol Santiago, matamoros en España, aludiendo a la Reconquista- pasa a ser en territorios chilenos Santiago matamapuches, protegiendo a los españoles para su instalación definitiva en lo que será la ciudad de Santiago. Vemos así que desde la fundación de Santiago, los indígenas estarán sorprendidos por la fuerza de estas imágenes, pues son ellos quienes relatan a través del cronista las apariciones tanto del apóstol como de la Virgen a favor de esta fuerza conquistadora. Estos acontecimientos fueron relatados en diversos puntos del territorio y por diferentes autores de la época7.

6En todas las crónicas de los siglos  XVI al XVIII, se encontrará la superioridad española y el llamado a la obediencia indígena, en tono casi paternalista o maternal, según sea el caso, a la vez que atemorizándolos por los castigos que recibirán si no hacen caso de estas apariciones. Al mismo tiempo, se atribuye a estos indígenas el estar protegidos por el Diablo con lo que se introduce una nueva conceptualización de poder e imagen que disputara la instalación del conquistador. Estas imágenes quedaron registradas en las crónicas de Alonso de Ovalle8.

7La instalación de los españoles estaba precedida por invasiones incaicas que habían dejado su impronta en las poblaciones establecidas en los territorios denominados desde entonces como Chile, y que usaron exactamente el mismo espacio y los mismos lugares en los cuales se habían levantado “los pueblos de indios”, aprovechando sus mismas tierras agrícolas y sus canales de acequias, aunque formalmente se respetó el derecho de los naturales a sus tierras, el arrebatamiento por parte de los conquistadores fue posible  gracias a los traslados de población que hicieron tanto los incas como los conquistadores europeos9.

Instalación de aparatos administrativos del gobierno y creación de la sociedad del disciplinamiento

8Junto con la creación de este imaginario de superioridad del conquistador se instalan las divisiones en Encomienda, pueblos de indios y las formas administrativas que tomará la conquista.

9Al fundarse la ciudad de Santiago, el 12 de febrero de 1541, se instituyeron las formas y jerarquías étnicas y sexuales que adquiriría la sociedad colonial. Ya en los comienzos del siglo XVII se construye Santiago como el centro del poder colonial, de la vida pública, laica y religiosa, del comercio, y de tránsito permanente.

10Desde ese mismo momento se distinguió a los vecinos de los naturales. Vecinos que según las leyes de Indias serían los pobladores y administradores del nuevo sistema de sociedad. La estratificación social estaba jerarquizada, desde la calidad de “vecino”,y especificado por las Leyes de Indias, que “tendrán calidad de vecinos solo los hombres propietarios” y “que no pueden ser elegidos para los oficios de Cabildo o otros consejiles ninguna persona que no  sean vecinos y el que tuviere casa poblada, aunque no sea encomendero de indios, se entienda ser vecino”10, asegurando así que la administración de la ciudad estuviera dirigida por los fundadores-conquistadores preservando en sus manos la repartición de tierras, solares y cargos públicos 11. Serán entonces, estos hombres los que dictarán y ejecutaran las normativas de comportamientos en la ciudad.

11En la formación de estos espacios y en el ordenamiento de las sociedades, se encontrara las limitaciones teológicas y legales respecto a las mujeres que regían en el mundo occidental cristiano, que las situaban en un lugar de subordinación e inferioridad respecto a los hombres12. Situación descrita y normada profusamente a través del cuerpo legal Recopilación de las Leyes de Indias y que desde la Iglesia Católica se dictaba desde los Sínodos y especialmente a partir del Concilio de Trento y el traslado de sus orientaciones al Concilio limense de 156313.

12Así esta estructura urbana guardaba toda la cosmovisión de la cultura dominadora, y es en ella donde se va estructurando la sociedad y sus diferentes normativas14. En esta conformación física vemos ya dibujarse el panóptico foucaultiano en toda su magnitud: los poderes cívicos, religiosos y coercitivos se encuentran al centro de la ciudad, rodeados de habitaciones, comercio y tránsito permanente, lo que permite un control social, real, simbólico y de despliegue de representaciones en un espacio acotado en los albores de la ciudad de Santiago. El rito del poder ordenador y administrativo, civil y religioso, despliega todo su fasto en este cuadrante15. Un espacio que será definido como damero y que expresa  una jerarquía concéntrica, todo gira en torno a la Plaza Mayor, espacio que se establece simbólicamente y de derecho como el centro del poder institucional. Es en la Plaza Mayor donde se ubica el poder político representado en los edificios del Cabildo, la Real Audiencia, la Cárcel, entre otros. Además el poder espiritual, representado en la Catedral. También tenemos el poder económico, simbolizado en la Tesorería, las Cajas Reales y en los portales de la plaza donde se establecen las tiendas de los principales mercaderes. Y finalmente, el poder social, expresado en las casas  de los vecinos notables  que se ubican también alrededor de esta Plaza Mayor.

13Esta jerarquía a su vez se establecía en torno a los parámetros de la Conquista y la cosmovisión española, es decir cumpliendo la pirámide de una sociedad blanca y masculina que se expresa en la tríada patriarcal Dios/Rey/Conquistador, que tendrá un correlato en la formación familiar definida como legitima con el pater familia en lo más alto de esta pirámide doméstica.  Por lo tanto, una organización donde las mujeres y las otras castas tienen roles definidos en torno a esta jerarquía conquistadora masculina occidental u occidentalizada, pero que sin embargo dados los sucesos cotidianos, conviven y organizan la ciudad de hecho.

14Esta jerarquía también se aprecia en la estructura socioeconómica de la ciudad, a medida que los solares se fueran alejando de la plaza su valor iba disminuyendo, lo que hace deducir que alrededor de la Plaza viven sólo aquellos que conforman la elite dominante de la sociedad16.

15En definitiva, el espacio urbano en construcción se va instalando como el lugar privilegiado para la representación del poder colonial en toda su dimensión jerárquica y segregacional. En este espacio es donde la jerarquía Dios, Rey, Conquistador, vecino, colono, impondrá su representación material y simbólica del triunfo en este territorio. El ideario masculino construye desde esta jerarquía el espacio sexual, social, étnico en el que deberán convivir las poblaciones santiaguinas desde el siglo XVII en sus distintas realidades: comerciantes ricos, vecinos y sus señoras e hijas, indios vagabundos, mujeres y niños, esclavos domésticos y fugados de distintas regiones, pequeños comerciantes y artesanos, hombres y mujeres, celadores y cuidadores del orden por cuenta de la Real Audiencia y el Cabildo, un mundo al cotidiano que se desplaza desde y con sus jerarquías y lugares sociales en esta construcción simbólica espacial de una “ciudad panoptizada”, el sentido descrito por Michel Foucault en su conocida obra Vigilar y Castigar. En esa sociabilidad cotidiana las mujeres de todos los grupos socio étnicos interactúan y generan lazos de convivencia, lazos que el ordenamiento patriarcal blanco busca constantemente controlar y segregar, lo que provoca, en gran parte, tensiones que muchas veces son resueltas de forma violenta, física o simbólica.

16Para que este modelo funcione por los siglos de los siglos, también se dibujan los dispositivos sexuales que entrecruzaran estos poderes de ordenamiento social según normativas explicitadas en el Concilio de Trento y trasladadas sin distinción de las diferencias étnicas y de costumbres de estos territorios, al Concilio límense de 1568. Para M. Foucault, la Contrarreforma, acelera el proceso de eximen de si mismo en todos los países católicos otorgando una importancia fundamental a la penitencia y a la expansión de la confesión sobre los pecados de la carne, al mismo tiempo que el siglo XVII iniciará una edad de represión, propia de las sociedades llamada burguesas17.

17En América hispánica, la Contrarreforma será la orientación práctica en el sistema de aprendizaje de una sexualidad occidental, heterosexual y procreativa bajo la impronta católica tredentina y que busca ordenar la descendencia blanca, mestiza, indígena y esclava como parte del ordenamiento de las nuevas sociedades cristianas posteriores a la conquista.

La construcción del otro: la diferencia disciplinada

18Al instalarse los poderes políticos administrativos que debían imponer la superioridad del colonizador, se fueron estableciendo medidas coercitivas  respecto a ciertas costumbres indígenas y reubicando el ordenamiento social espacial desde la perspectiva masculina jerarquizada.

19En el centro de la ciudad se levantaban así los lugares de administración del poder y de castigos ejemplares a la vista, parafraseando a M Foucault, el “vigilar y castigar”, no en un lugar apto para el encierro, sino en la ciudad misma, donde la vida cotidiana fluía en permanencia.

20En ese mundo estratificado étnica, social y económicamente, se sitúa también la jerarquía de los sexos según un ideario masculino donde las mujeres circulaban y participaban activamente en la vida cotidiana, cuyas instituciones se regían por orígenes sagrados, militares y estatales, todas gobernadas por hombres y buscando perpetuar el orden jerárquico  buscando implantar el “ideal del imaginario europeo del deber ser masculino: los tres órdenes sociales: el clero, el guerrero, y el labrador del orden medieval, que en América se encarnan en la evangelización, la conquista y la reorganización de la explotación y la propiedad de la tierra”18.

21La circulación de los espacios se normaba y controlaba desde las instancias del poder centralizado: Real Audiencia, Cabildo y Prescripciones eclesiásticas.

22En este contexto de formación social en condiciones diversas de desigualdad, la violencia contra las mujeres viene a justificarse desde la norma: es decir, se trata de un discurso en el que esa violencia forma parte de la propia normatividad, de los mismos valores y formas de relación que la sociedad va instituyendo como modelos de vida en la modernidad ilustrada19, violencia contra las mujeres que viene a integrarse, además, en el más amplio contexto del discurso sobre la sexualidad, que hace del sexo femenino un todo sujeto a la dominación masculina. Y ésta se establece por una violencia que es estructural, que está enraizada en la misma dinámica de relación entre los sexos y que, por lo mismo, se convierte en un problema político de género que no afecta sólo a aquellas mujeres que son objeto material de la misma20. Este sistema de violencia involucró a las mujeres desde sus orígenes, quienes a su vez lo verbalizaron y practicaron en sus relaciones cotidianas, incluso con otras mujeres, preservando la jerarquización étnica en la práctica de dicha violencia21.

23Desde inicios del siglo XVII, el perfilamiento de la sociedad que se busca construir y disciplinar estará orientada al orden sexual, estamentario y étnico que presidirá el modelo colonial.

24En principio no hemos encontrado restricciones legales para que se les otorgara  autorización de ejercer el comercio establecido a las mujeres, pero habrá que esperar años, para que estas empiecen a obtener licencias de pulperas. De todas formas, estas deberán acreditar que son casadas y que tienen la calidad de vecinas o moradoras por matrimonio con un igual, pues por si solas no eran detentoras de la calidad de vecina.

25Todas la ordenanzas cabildares buscaban mantener este  orden y todas las referencias a desordenes sociales cotidianos ponen en cuestión a los indios e indias,  esclavos y  esclavas africanos y forasteros no registrados en las ciudades.

26Mujeres y hombres, viven, de alguna manera en los espacios urbanos, un entremezclamiento de hecho y no de derecho, no paritario, como lo observamos en las ordenanzas reales y su aplicación a través de los cabildos. Una forma de vida donde los hombres y las mujeres se encuentran,  frente a frente permanentemente, o frecuentemente uno al lado del otro. Es así como se les ve junto en espacios diversos que definiremos como “…sexuados, donde hombres y mujeres, se evitan o buscan… El espacio regula y expresa a un tiempo esta dualidad, la torna visible”22.

27Un espacio que permanecerá y cambiará a través del tiempo ocupado indistintamente por hombres y mujeres, dependiendo de las relaciones y funciones históricamente construidas, donde se produce un encuentro de hecho a pesar de las desigualdades de derecho con predomino masculino, social y cultural.

28Este lugar de encuentro, la ciudad de Santiago, que desde la Colonia será un centro de poder, de administración, de comercio y de sociabilidad –determinante en la vida de sus habitantes– irá tomando formas y usos específicos por la ocupación en los distintos tiempos históricos, moldeado por quienes lo ocupan, hombres, mujeres, niños, y a su vez influenciando los comportamientos de las personas expresados en la sociabilidad cotidiana.

29Esta ocupación sexuada del espacio conlleva tensiones, tanto en la relación con el entorno como entre las personas (corporales, sexuales), desiguales desde el punto de vista del derecho y de la aceptación social y cultural. Además de hombres y mujeres, indios e indias, esclavos y esclavas africanas y poblaciones indias esclavas prisioneras de guerra, autorizadas por la legislación real, a lo menos durante la primera mitad del siglo XVII a partir de 160823. Disposición que sólo fue levantada en 167924.

30Desde la conquista española y la instalación de la Colonia, así como en los albores republicanos del silgo XIX, la ciudad  ha sido un lugar propicio para conseguir la recta sociabilidad, representando el espacio por excelencia donde transmitir e imponer los valores indispensables a la organización ciudadana y sus más variados aspectos25, así como un lugar de ordenamiento de las relaciones hombres mujeres, masculino/femenino.

31Esa recta sociabilidad impregnada de leyes, códigos, costumbres, laicos y religiosos, rectificadoras de los comportamientos humanos, que muchas veces se impone por vías normativas y represivas, es en sí una forma de violencia, que  puede expresarse a través de discursos, de gestos o de castigos físicos, asociando a las mujeres, y  específicamente sus cuerpos, a la idea de lo incontrolable, seductora y repudiable a la vez, inquieta a los organizadores de las ciudades, laicos y religiosos,  quienes ven en las mujeres, así como en las multitudes, un peligro supremo26. En el caso de Chile, esta idea de las mujeres tendrá una correspondencia con la diferenciación étnica que atravesará simultáneamente a la sociedad y que inquieta a los conquistadores por la confrontación-cohabitación en la formación de estas nuevas sociedades occidentalizadas. Las formas de administrar  estas tensiones y sus diversas expresiones, así como las formas violentas que en muchos casos éstas adquieren, determinarán los comportamientos sociales de hombres y mujeres. La producción y reproducción de violencia es parte constitutiva de la cotidianeidad y  de las representaciones e imaginarios en que se desarrollan las relaciones entre los sexos al interior de la sociedad chilena, y  esta se diferencia según el grupo social, económico o étnico de pertenencia de las mujeres, cuestión que podemos apreciar en el pensamiento simbólico de la diferencia de los sexos y que toman formas variables según las épocas y en las maneras de administrarlas desde los poderes que estructuran y organizan los comportamientos en sociedad, generando múltiples tensiones en las relaciones hombres mujeres.

Haut de page

Notes

1Mellaffe Rolando, Historia Social de Chile y América, Santiago, Editorial Universitaria, 1986, p.217-218.
2 Ibid., p. 284.
3 Fuentes Carlos, El Espejo Enterrado, FCE, México, 1992 pág. 148-154; Padilla Aguilar María Teresa, Como aparecieron las ciudades del nuevo mundo, disponible en  http://www.odiseo.es.vg
4 Encina Francisco y Castedo Leopoldo, Historia de Chile, Zig-Zag, Santiago, 1954 Tomo I, p.51-52.
5 Encina F, y Castedo L., Ob.Cit., p.52.
6 Mariño de Lobera, Pedro, Crónica del Reino de Chile, Escritores coloniales de Chile, Santiago, Editorial Universitaria, 1970, p.14, Prólogo.
7 Idem., p.16.
8 De Ovalle, Alonso, Historica relacion del Reyno de Chile y de las missiones y ministerios que exercita en el la Compañía de Jesús, Roma, edicion de Francisco Cavallo, 1646, Version digitalizada, disponible en www.memoriachilena.cl
9 De Ramón, Armando, Santiago de Chile, Sudamericana, Santiago, 2000, p.16.
10 Recopilación Leyes de Indias (Firmada por Carlos II mediante pragmática de Madrid del 18.05.1680). Recopilaciones realizadas por Antonio de León Pinelo y Juan de Solórzano Pereira, que contiene las Pragmáticas y Cédulas Reales, los autos acordados, las Ordenanzas, así como cualquier otra fuente legal, publicación que constituyó un cuerpo legal del conjunto de disposiciones legislativas reunidas y ordenadas en 9 libros, los que contienen alrededor de 6.400 leyes, publicadas en Madrid en 1701. Libro IV, tit. 10, ley VI, p.115.
11 Ibid, Libro IV, tit. 6, Ley IV, p.104.
12 Gonzalbo Aizpuru, Pilar, “Niñas maduras y jóvenes viudas en el México colonial”, en Pilar Pérez Canto y Margarita Ortega López (eds), Las Edades de las mujeres, Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid, Madrid, 2002.
13 Durán, Juan Guillermo, El Catecismo del III Concilio Provincial de Lima y Sus Complementos Pastorales (1584-1585), Publicaciones de la Facultad de Teología, Universidad Católica Argentina, Buenos Aires,1981, p. 532.
14 Puig, María Elisa, Pasos callados. Participación de las mujeres en el espacio público, 1598-1647, tesina para optar al grado de Licenciada en Historia, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, 2005.
15 Valenzuela Márquez, Jaime, Las Liturgias del Poder. Celebraciones públicas y estrategias persuasivas en Chile colonial (1609-1709), Santiago, Ediciones de la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana / Lom Ediciones, 2001.
16 De Ramón, Armando, Santiago de Chile, 1650-1700, en Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile, Vol. 12-13, Santiago, 1974-1976.
17 Foucault, Michel, Historia de la Sexualidad. La Voluntad de Saber, Siglo XXI, México, p.129.
18 Iglesias Saldaña, Margarita, “La Ragún: una enamorada del santísimo sacramento o un caso de conversión indígena en Chile colonial”, en Nomadías, Nº2, Santiago, CEGECAL, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, Cuarto Propio, Santiago, 1997, p.54.
19 Posada Kubissa, Luisa, “Discurso patriarcal y violencia contra las Mujeres: Reflexiones desde la teoría feminista”, en  Bernárdez Asun (ed.), Violencia de género y sociedad, Madrid, Ayuntamiento de Madrid, Instituto de Investigaciones Feministas, 2001, p.14.
20 Ibid., p16.
21 Albornoz Vásquez, María Eugenia, Violencias, Género y Representaciones: la injuria de palabra en Santiago de Chile (1672-1822), tesis inédita conducente al grado de Magíster  en  Género  y Cultura, Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades, Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina, CEGECAL, Santiago de Chile, 2003.
22 Perrot, M., Femmes Publiques, Paris, Textuel, 1997, p.10.
23 Recopilación Leyes de Indias, Ob. Cit., p.126. Ver Libro VI, tit.II, Ley XIV, dictada en 1608. Se reafirmó esta condición de esclavitud en 1625, 1662 y 1668.
24 Ibid., Libro VI, tit. II, Ley XVI, p.227.
25 Caviares, Eduardo y René Salinas, Amor, Sexo y Matrimonio en Chile tradicional, Valparaíso, Instituto de Historia  Universidad Católica de Valparaíso, 1991, p. 37.
26 Ibid, p. 9.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Margarita Iglesias Saldaña, « Instalación del imaginario y la representación de la superioridad del conquistador », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 13 mars 2008, consulté le 16 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/26952 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.26952

Haut de page

Auteur

Margarita Iglesias Saldaña

Profesora de Historia, Centro de Estudios de Género y Departamento de Ciencias Históricas, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page