Navegação – Mapa do site
Debates | 2008
Violencias y sexualidades: una relación compleja en la historia de Chile – Dossier coordinado por Margarita Iglesias Saldaña
Luis Sánchez Toro

‘Obligados a ser hombres y vestir como soldados’. Entre imágenes y discursos fundamentales para la “ley” de Obligatoriedad Militar en Chile

[13/03/2008]

Resumos

This research focuses on the concept of gender, most particularly on masculinity, in Chilean history.  By studying newspapers and specialized works published during the last decade of the nineteenth century, it is possible to show how masculine representations were conformed, that intended to facilitate an imaginary installation and a passive performance which, under the protection of the Law, established ways of perceiving the functionality of the bodies.  Thus I recognize how symbolic violence spread out, leading working class men to develop certain identities that could provide benefits beyond themselfs.

Topo da página

Entradas no índice

Géographique :

Chile

Palabras claves :

soldados, hombres, disciplina

Palavras Chaves :

Masculinidades
Topo da página

Texto integral

Masculinidad, la otra categoría de género

1Debido1 a una necesaria arremetida intelectual y política emergen desde los estudios de “género” una serie de cuestionamientos a los “discursos” sobre lo masculino, aquel vilipendiado género conminado a la brecha de lo incomprendido e inexplorado, parecía desde la década de los ochenta preocupar a la comunidad académica internacional de forma especial2. De esta manera tal interés cuestionó y confrontó el uso tradicional del concepto, por cuanto, hablar de género había remitido al plano de lo femenino y, por consecuencia, de las mujeres, haciendo de lo masculino un otro monolítico. El nuevo significado, “emerge”, resquebrajando tal noción instalada en el lenguaje académico, propiciando una ampliación del concepto género, apropiándose de la categoría masculina que ha permitido  hasta la fecha, entender su origen contextual e histórico. Así, desde la conceptualización y aplicación historiográfica de la categoría “género” fue factible pensar no sólo lo femenino y así el rol de las mujeres en el espacio social y privado, sino, por contrapartida la posición, poder y disciplina que conlleva la masculinidad para los hombres en todas las esferas del orden simbólico.

2Nos referimos pues a los hombres como sujetos construidos en un ámbito social. La ampliación del concepto género hacia lo masculino nos ha permitido entender que “...el género remite, por su parte, a operaciones culturales que dan significación a lo masculino y lo femenino en cada formación histórica... en la ida y vuelta entre cuerpos sexuados  e inconscientes, con datos de la cultura y de la historia se arma la identidad de género”3. Este esfuerzo teórico e intelectual ha establecido y evidenciado también a los “hombres” al igual que las “mujeres”, enfrentados y demandados por roles, prácticas, discursos y representaciones: todos “dispositivos” a través de los cuales opera la mecánica corporal e imaginaria de los géneros. Por tanto, referirnos al género masculino, desde este enfoque, es presenciar su identidad fundada en la creación y uso social e individual de tales dispositivos.

3Como garantes de la funcionalidad de los dispositivos de género emergen los cuerpos sexuados, gracias al orden binario que crea y separa sujetos y sujetas en el orden simbólico. Por tanto, no es factible referirnos al género sin invocar reiterativamente un discurso del cuerpo, lugar primario de conquista, donde consta la dominación al establecerse como referente diferenciador y conminador, dibujando ordenes y performatividades. Las representaciones de género, siguiendo este orden, se instalan como instancias subjetivas, encargadas de forjar los cuerpos en el imaginario y la materialidad, haciendo doblemente operativa su función: en el campo de la imagen y de cómo esta construye la “realidad”. En el caso particular de esta investigación, apreciaremos cómo tales dispositivos, creados e ingeniados por el discurso oficial –médico, científico y político– logran su instalación gracias a un movimiento jurídico e histórico, en momentos cuando el centro de poder requiere de nuevas fuentes de legitimidad y cohesión.

4La masculinidad es el producto de estrategias y juegos de poder, que nos permiten en este caso hablar de género o los géneros masculinos. Sus formas imaginarias, discursivas y performativas, también poseen la particularidad de establecer una lucha intestina por la hegemonía, de la cual resulta la más apta para ese sistema. La variedad de representaciones del género masculino se enfrentan en sus  respectivos contextos históricos y sociales, por la preponderancia y reproducción del ideal, como un germen de poder necesario de transmitir. Pero la particularidad de las luchas entre masculinidades, en sus formas de llegar a ser hombre, radica  específicamente en la automática oposición que adquieren las versiones menos afortunadas con respecto al modelo hegemónico, es decir, la configuración del débil, torcido, menor o vencido según el diseño preponderante. En el campo de las masculinidades los hombres reproducen las posiciones dominador/dominado, juego que ha permitido a través de la historia de las subordinaciones y las resistencias dar cuenta de las relaciones entre hombres. Estas configuraciones son procesales, unidas a otras formas de dominación, sociales, políticas, económicas y culturales, las cuales transportan no sólo nuevos órdenes fácticos sino pliegos conductuales que la hacen operativa. Esto permite no sólo la discontinuidad de formas de vida, sino de formas subjetivas, en este caso masculinas.

5Los estudios sobre el particular, desde el estructuralismo y feminismo, han trazado ciertas líneas con respecto a las formas culturales que conllevan la obtención del estatus de hombre para la diversidad de sociedades en el mundo, todas ellas ancladas y forjadas sobre bases androcéntricas y patriarcales. En ellas la masculinidad adquiere una preponderancia particular, como valor de cambio entre los hombres la “virilidad” se transforma en uno de sus  signos por antonomasia, a través del cual no sólo se adquieren las imposturas del orden masculinista sino la garantía del ejercicio del poder sobre lo femenino y las otras variantes masculinas o subjetividades alternas o fuera del orden simbólico. Gracias a la preciada masculinidad se adquieren posiciones centrales y de dominio en el campo social, castrando o dejando atrás la dependencia y ligue con la madre, la cual, en este caso, representa para el varón la fobia a todo un ámbito alterno de  connotada debilidad, dependencia y feminidad. Negando esos lazos maternos con el varón las sociedades patriarcales organizan las ceremonias y ritos de iniciación, como umbrales del transito subjetivo a lo masculino, definidos como “...métodos para conseguir que los niños se conviertan en hombres, en verdaderos hombres... se trata siempre de una institución que prueba que la identidad masculina se adquiere a un alto precio”4. La llamada iniciación es en la práctica una imposición significativa que a través del rito y sus marcas, instala sobre los cuerpos la forma simbólica de un hombre. De esta manera se sella el ingreso y transmisión de una forma masculina imaginada. Reflexionado seriamente deberíamos re-valorar esta instancia y apreciar su gran fuerza simbólica, una de las mecánicas del género más relevantes, en cuanto el mismo cuerpo social participa y representa así mismo, volcándose, en el trayecto del joven varón a hombre. Se recrea de alguna manera el microcosmo de los órdenes sociales y se instala una violencia simbólica que procura ser permanente sobre el cuerpo de los hombres.

6Llevando estas nociones al plano de la investigación, establezco que aquel dispositivo de violencia, que conlleva la instalación y operación de un modelo masculino, insta y asocia el ejercicio de la violencia con el rol masculino, como potenciador y, a la vez, conminador, según la legitimidad y legalidad que declare el discurso de poder. Por tal motivo recurro a las fuentes historiográficas y documentales, valorándolas como restos de una construcción del imaginario social, que “fundan”, en este caso, una percepción sobre lo masculino.

Ideas, visiones y nociones que planificaron la ley de 1900

7El objetivo particular de esta tesis se centra en el análisis de las direcciones discursivas tomadas específicamente en los años previos a la instalación legal de la obligatoriedad militar en Chile, fundamentales para la redacción de la ley de 1900; en esa misma senda y usando la figura antropológica de la “iniciación” vislumbro la necesidad simbólica de las elites de establecer un canal a través del cual un nuevo modelo adquiera solidez y operatividad: el soldado chileno; acontecimientos desarrollados en un contexto donde las elites preocupadas por el atomizado poder del Estado chileno decimonónico, re-conocieron en las clases populares, especialmente en sus hombres, un segmento preponderante por su aumento poblacional y visibilidad, por lo cual, un potencial peligro e importante grupo sobre el cual echar mano en la necesidad de extender su influencia y dominio. ¿Cómo hacerlo? Las condiciones históricas fueron optimas, Chile era un Estado oligárquico en plena modernización, fruto de las corrientes liberales que expandían sus ideales por Occidente, representados sobre todo en los discursos  evolucionistas e higienistas, los cuales fundaron las políticas de control, seguridad y regulación poblacional de esos años.

8Revisando los discursos historiográficos y cuestionando algunas fuentes documentales, establezco a la ley de 1900 como una consecuencia del triunfo de una percepción social de las elites con respecto a las masas populares, la cual, fruto de su mismo derrotero histórico experimentó una madurez teórica que la justifica hasta nuestros días. Por lo tanto, esta tesis centra su búsqueda en los antecedentes -ideológicos e imaginarios-  que dan fuerza a la “ley”, asumiéndola en un marco de políticas que reflejan una visión y necesidad de un grupo de gobierno en un período determinado de nuestra historia.

9Hecha esta aclaración, especifico mi inquietud en tanto el período abordado marca un importante hito en un proceso de cambio en las formas de interrelación e intersubjetividad entre ambos segmentos. Por eso es importante analizar la ley como consecuencia de una necesidad de poner en practica una política integradora y no excluyente de los sectores populares, un giro propiciado tanto por el contexto social como por las aspiraciones liberal burguesas del siglo antepasado. En consecuencia, me veo en la obligación de esbozar breve y someramente el panorama que la historiografía a retratado al respecto y de esta manera entender el proceso y las ideas-fuerza que transitaron y cristalizaron en la ley.

10Si deseamos comprender los acontecimientos sociales de Chile a fines del siglo XIX, la historiografía nacional presenta y re-presenta al lector un contexto de efervescencia social que marca el sentir del período. La tradicional economía había centrado su capital y esfuerzos en la producción agrícola y minera, lo que había asegurado el desarrollo de un liderazgo social y político al segmento de los terratenientes y dueños de minas, no obstante, el incipiente desarrollo industrial de esos años comenzaba a conformar un bloque importante y relevante en el desarrollo nacional, el cual manifestaba y reclamaba la necesidad de intervenir y conducir los destinos del país. Mientras las elites políticas, sociales y económicas luchan entre sí por la dirección de la nación en aras de su visión, el “bajo pueblo” como suele llamar la historia social, comenzaba uno de los procesos de trashumancia más significativo hasta su fecha, gracias a la formación de nuevos focos de producción, en los cuales, confiados y afanados pusieron sus expectativas. Los epicentros de la producción industrial se vieron invadidos por una gran cantidad de emigrante de las haciendas terratenientes, donde sus vidas habían ejercido el servilismo a través del peonaje e inquilinaje. En el caso de los centros urbanos la situación se volvió critica, debido a que las instancias ahí generadas gracias a la sobre población produjeron el hacinamiento e insalubridad propias de una estructura urbana concentrada y de fuerza centrifuga, con respecto a esta nueva población barrida a los cordones que envolvían a la ciudad de Santiago. Este contexto, de aumento poblacional, descontento social y precarias e ínfimas condiciones de vida y trabajo, se bautiza como “La cuestión social”5.

11¿Dónde estaba el problema para las elites? La periferia continuaba ahí para conminar a esta población, la cual tampoco parecían conformar un frente organizado políticamente. La latencia de un posible conflicto social, preocupó a las autoridades y elites. En este caso específico existe en la historiografía dos vertientes no opuestas pero bifurcadas con respecto al verdadero temor de las elites a la emergencia sobre poblacional de los sectores populares, unos hablan de un temor ante el descontrol barbárico, lo que podría generar un constante clima de ingobernabilidad e inseguridad frente a los cuales las elites no contaban con métodos coercitivos, en el mismo sentido se argumentó la posibilidad de “riesgo [a] propagar epidemias”6 ante la imposibilidad de llevar a cabo políticas sanitarias masivas; por otro lado, estaba el temor a la intromisión política y organizada de los sectores medios y bajos en el ejercicio del poder. Así mismo la mirada sobre los sectores populares desde las elites difería, por una parte estaban los conservadores, grupo tradicional, católico y de origen terrateniente, quienes manifestaban con suma preocupación este florecimiento poblacional, el cual problematizaban y enfrentaban con ideas de represión y/o expulsión; por otro lado, yacían los grupos liberales, que deslavaban estas imágenes satanizadas del bajo pueblo, con la simple idea de “regenerarlos”. Estas dos grandes fuentes del poder político debatieron si el hombre de origen popular y su prole en su peligrosidad política, infecciosa y de seguridad, tenía alguna cabida en el orden social que ellos habían establecido en el funcionamiento de orden nacional.

12¿Qué eran estas personas? Potenciales delincuentes dados al robo, pillajes y saqueos, figuras factibles de reformar a través de una educación orientada a apaciguar sus bríos y establecerlos en un orden donde políticamente adquirían una posición pasiva. El cuerpo de los hombres populares tuvo particular atención, no desconociendo la relevancia científica del cuerpo de las mujeres, el cual a través del mismo discurso médico y científico era debatido en Europa y, por consecuencia, en América,  su naturaleza biológica como causal de ciertas conductas delictivas. El determinismo biológico y, más bien, fenotípico de la población rendía culto a una larga tradición intelectual por la cual el racismo y evolucionismo transitaban. El cuerpo de estos hombres se percibía enfermo, eso es claro, pero los argumentos y soluciones eran básicamente dos, la más tradicional confería a este mal razones biológicas, atávicas, y como consecuencia se hablaba de confinamiento, erradicación, castigo y reclusión, no obstante, por otro lado, se desplegaban las razones o causas sociales, las cuales hablaban de remedios, normas, educación y asepsia.  Esas dos grandes fuentes de explicación confluían en el discurso médico y, por devenir, político y social.

13Pero existía una tercera vía no contemplada hasta finales de siglo, me refiero al socialismo y anarquismo que asomaban sus discursos contrarios a esta posición subyugada del proletariado y a su voz filtrada y utilizada por esta ala liberal más cercana al asistencialismo social.  Aún cuando su presencia ha sido visualizada, los sectores de izquierda fueron siempre marginados del juego político institucional, los bloques liberales y conservadores, se encargaron de desprestigiarlos y satanizarlos por su radicalidad e inversión de ordenes al proponer la emancipación popular. A pesar del débil poder de su accionar, el frente izquierdista suscitó temor nuevamente relacionado con el potencial del hombre popular.

14Paralelamente a la llamada cuestión social, la literatura y parte de la historiografía suelen llamar a este período La belle époque chilena. Lo cual resulta por lo menos paradójico, pero a la vez muy sintomático de las visiones que han posado su mirada en estos acontecimientos. La belle époque chilena  tiene relación con la instalación de nuevos ideales y parámetros transportados por las elites burguesas desde Europa, específicamente desde Francia e Inglaterra, a raíz de la necesidad de una identidad, lo cual requería simular aquellas apariencias vistosas de unos imperialismos pujantes, corrigiendo y diferenciándose de los modelos más bien sobrios y conservadores de las elites tradicionales. El rejuvenecimiento de las elites chilenas no refería a una conquista en el plano ideológico, necesariamente, su  preponderancia radicaba en que sus portadores fueron capaces de adquirir escaños de poder, influenciado las esferas políticas y sociales. En cuanto a sus propios patrones de masculinidad, las elites liberales y burguesas implantaron ideales de comportamiento, cargados de refinamientos e imposturas engalanadas, lo cual se contrapuso a la forma tradicional, bastante colonial y patronal. Como sostiene Carolina González, “a lo largo del siglo XIX, la masculinidad hegemónica, coincidente con las elites decimonónicas, se había reformulado por el influjo de los ideales modernos de racionalidad  y virtud que van a servir como soporte, flexible, para diferenciar tanto a los varones de las mujeres, como a los varones mismos según su posición social”7.

15Este nuevo flujo identitario de la burguesía chilena procuraba establecerse sobre ideas y forjar una moral, centradas básicamente en la racionalidad científica, promoviendo y reforzando, a su vez, la posición político-publica de los hombres siempre en el poder. Como mencioné anteriormente, la lucha encarnizada de y por la masculinidad, requiere de movimientos alternos promotores de su viabilidad social, por tal razón sus permanencias y cambios son sólo factibles en la díada espacio-tiempo, en la cual el discurso intenta fijar su duración. El final de la centuria y el advenimiento de un nuevo crepúsculo de poder en el organismo de las elites chilenas, tiene relación con un recambio de la propia identidad de estas, gracias al contacto permanente y referencial con el centro del mundo civilizado. Por tal motivo, este período de tiempo crea un espacio donde es factible apreciar cómo el campo de referencias masculinas tornasola nuevamente en la historia, intentando una vez más despegarse de ese pasado colonial y provincial, condenado por el peso de la noche. De esta manera emerge en la moda de esos tiempos, el gentleman como modelo ideal a seguir.

16La instalación de tal masculinidad europeizada en el imaginario colectivo, correspondió a un hecho exclusivamente para el grupo de las elites, necesitados de figuras referenciales nuevas, para lo cual movilizaron la moda y las imágenes en función de imprimir su propio sello, dejando atrás la tradicional figura masculina provincial-patronal. Para concretar sus proyectos los hombres de la burguesía, no sólo pensaron en sí como efigies de poder, contemplados y siempre presentes en el temor o el deseo, los sujetos populares requerían de modificaciones que docilizaran sus comportamientos y, a la vez, re-utilizarlos en la dirección que los designios políticos propusieran. Un archivo importante de fuentes para la recreación de las mentalidades lo conforma la literatura, en aquellos tiempos las corrientes naturalistas y criollistas expresaron un puntal interés en el mundo popular, instalando sus interpretaciones con respecto aquel foco inmanejable de los suburbios. Reiterando nuevamente un preocupación por los “supuesto” padecimiento de estos sectores, resolvieron explicarlo echando mano nuevamente a estas vertientes dicotómicas sobres las cuales se debatían las corrientes esencialistas y social-determinista. Un ejemplo de ellos lo representan, por un lado, la novela de Joaquín Edwards Bello, El Roto8, narración que centrada en el circulo desafortunado de la pobreza explica de alguna manera que un “peso” anterior a toda posición social conmina los cuerpos a un determinado padecimiento, la debilidad esencial por la cual algunos están destinados a padecer; por otro lado esta el caso de Alberto Blest Gana con Martín Rivas9, novela que narra el ascenso social de un joven provinciano a través de la educación y modales que va adquiriendo junto al roce social de la ciudad, lo cual significará no sólo dejar ese mundo popular de sus orígenes, sino despreciarlo y utilizarlo.

17Siguiendo el título de esta tesis, la recopilación de fuentes periódicas y revistas especializadas, hizo hincapié en el cómo se crea un modelo de masculinidad a través de los métodos de militarización popular. De esta manera la revisión documental tuvo por objetivo comprobar como las elites en sus justificaciones políticas de seguridad nacional, trasuntaron una visión estereotipada del cuerpo social popular, la pre-concepción de un segmento históricamente pensado en el descontrol y fugacidad. En ellos se enfoca la mirada de las elites, arremetiendo a través de sus métodos disciplinarios en la captura de sus cuerpos. Por tanto, la maquinaria de dispositivos militares, hizo perfecta sincronía con la visión correctiva, ortopédica y mecanizada del esperado cuerpo laborioso y útil de los hombres.

18Si bien las múltiples experiencias bélicas del siglo XIX habían dado el triunfo a Chile, la formación de los ejércitos había sido siempre un problema legal, financiero y de contingente. La fuerza patriota triunfadora en la guerra por la independencia había sorteado con dificultad estos inconvenientes, sobre todo en su último punto. La leva forzada capturaba en sus filas un variopinto de hombres, vagabundos, peones, inquilinos, mineros y artesanos, los cuales ajenos a las ambiciones y planes patriotas o realistas, padecían la obligatoriedad de tomar las armas. Una metáfora expresada por María Angélica Illanes lo explica de manera sintética: “El sonido de las cabalgaduras persecutorias en nombre de la libertad, quedó grabado el eco de los valles como símbolo premonitorio de esa permanente contradicción de la historia republicana: la libertad y el látigo”10. La huida y deserción ante las tropas y el ejército, durante y tras el proceso emancipatorio, fue un grave problema que aquejaba a esta incipiente república, ante la imposibilidad de sostener un Estado sin un ejército las autoridades de la primera mitad del siglo XIX, desplegaron una serie de artilugios legales para cohesionar una diversidad de hombres ajenos a su pretendida e imaginada unidad nacional. De garantías civiles, en la Constitución del 1828, a los miembros de las milicias cívicas, hasta formas indirectas de coerción como las cárceles de Portales y el movimiento estratégico de los terratenientes a favorecer el endeudamiento de sus inquilinos y peones, fueron formas que grafican la necesidad a veces desesperada por dar alcance a estos elementos importantes para la estructura social. La obligatoriedad militar, recayera sobre quien fuera, siempre fue una incomodidad, pero un grupo importante de hombres se vio especialmente afectado, los artesanos, sobrepasados en sus actividades debían además responder a entrenamientos en la Guardia Nacional. Pero del mismo modo en que se desplegaban formas legales también se comprobaban sus inoperancias, sus errores de aplicación y generalidades desconocedoras de la realidad social chilena. Aún así, se sostuvo que la militarización del pueblo era un método eficaz para incorporarlos socialmente a través de la disciplina, Portales decía que los batallones cívicos eran instancias de “moralización”11 de los sectores populares, comprobándonos una vez más que hablamos de una instancia de disciplinamiento y educación civil y personal.

19El más importante conflicto bélico para Chile durante el siglo XIX fue la “Guerra del Pacifico”; la  cual suscitó el más importante despliegue de contingente militar en la historia de este país, todos dispuestos y forzados a sostener batallas en aras de la defensa y expansión territorial más substancial de Chile, del cual resultaron victoriosos pero no menos tranquilos en cuanto al potencial beligerante de las naciones vecinas. La participación popular chilena fue vital en el triunfo, aún cuando los annales de guerra sobrevaloren la participación de los miembros de las elites, la cooperación fue retribuida con un emblema, el cual condensó una visión elitista del soldado popular, el roto chileno, representativo de las masas, el roto refiere al grupo de hombres que sin una instrucción especial en técnicas militares y manejo de armas, sirvieron como pudieron bajo un “supuesto” objetivo patrio. Y digo supuesto, porque lo defendido en sí fueron los intereses burgueses sobre los territorios del norte chileno, en ese tiempo en disputa con Bolivia y Perú. De todas maneras, podemos sacar en limpio que la creación de este emblema patrio sirvió de catalizador en su afán  unificador de un uso necesario de la fuerza popular en la defensa del país. Emblema que servirá de pieza fundamental en un uso discursivo promotor de una relación directa entre patria y pueblo, cuestión no vista hasta ese momento en la historia. La estrategia discursiva los involucró movilizando su figura representativa. Una vez instalado “el roto” en el lenguaje, la fluidez de mensajes azuzadores y provocadores a sus representados no se hizo esperar, en los años posteriores al término del conflicto bélico se convirtió en un símbolo permanente de la prensa, sobre todo de aquella dirigida a los sectores obreros. La posibilidad de conflictos con Argentina en el último decenio del siglo generó la masificación y utilización de la figura popular chilena, incluso un medio de difusión periódica lo utilizó como nombre, apreciando en él arengas que retrotraían la “historia” y hablaban del roto como sujeto activo en ella: “¡Salve sol de septiembre de 1810! ¡que en 1898 podamos decir al empuñar la espada pasa es al combate, como el héroe Rodríguez en la plaza de armas de Santiago! ¡Aún tenemos patria!”12.

20Por su partes las elites de gobierno, imbuidas en una carrera armamentista, aceleraron las iniciativas de modernizar el ejército y hacer, a través de un reglamento y de una vez por todas, un modelo extensivo de ella a toda la ciudadanía –la cual era exclusivamente masculina–. Para ello encargaron a una comitiva llamada Buenos Aires-Berlín el cotejo de formas exitosas de conscripción obligatorias, la cual concluyó en el modelo prusiano de formación de ejércitos. La ordenanza que de ahí se redactó concluyó la necesaria aplicación de un entrenamiento profesional de los conscriptos, esto quiere decir, que la formación de soldados será inducida a través de dos métodos, uno educativo o teórico y otro práctico o en terreno, para lo cual era imperativo establecer una horizontalidad en ellos, vale decir, alcanzar un nivel, donde hombres de distinto origen o clase social, pudiera adquirir estos nuevos conocimientos y entrenamiento en igualdad de condiciones. A la luz de la extrema realidad social, el modelo prusiano de profesionalización del ejército parecía un objetivo inalcanzable, cuestión debidamente manifestada por la misma comisión a las autoridades cuando plantearon que “...vamos a ensayar un servicio militar, reuniendo en nuestros cuarteles ciudadanos de diversas condiciones, costumbres e instrucciones i tendrán que formar parte del aprendizaje militar, aunque no corresponda a el la instrucción que ya deberían haber adquirido el pueblo en la escuela”13. Chile no era Alemania, aún cuando las elites deseaban lo contrario, y su estructura no diera pie para pensarlo. En el mismo sentido, la misma prensa denunció que por muy buena que fuese la ordenanza Chile adolecía de un cuerpo legal que la sostuviera y, por tanto, su inutilidad se avizoraba. Se intentó en 1896 y no resultó, luego en 1900 y si bien las criticas fueron las mismas, la  ordenanza se llevó a cabo de todas maneras, la diferencia recaía en que esta vez se había redactado junto a la ordenanza un código militar, que no sólo establecías las reglas al interior de los cantones de reclutas sino que dibujaba un nuevo panorama para los oficiales y jerarquías del ejército chileno.

21La nueva ordenanza y configuración del ejército chileno evaluó y reglamentó desde el tendido de la cama hasta las posturas al cargar armas; de castigos y humillaciones hasta el buen uso del uniforme; desde la económica particular o familiar hasta el culto religioso. Todo precisado, establecido milimétricamente para alcanzar la figura prusiana y, de este modo, un Estado respetable. Las elites se preguntaban “¿porqué entonces no educar al soldado chileno en la misma escuela que el alemán?”14 y se respondían creyendo que “...los cuarteles servirán al pueblo de escuela donde adquirirán hábitos de orden, puntualidad i disciplina que les serán útiles el resto de su vida”15. Con estos argumentos la ordenanza entró en vigencia. Pero es importante detenerse en el punto central de la educación, el cual es muy relevante para este caso. Las elites hablan de ella como método por el cual se extrae de la barbarie a estos segmentos populares, el ideal ilustrado y racional que manejaba esta burguesía liberal era reiterado deliberadamente, pero resulta paradójico que en el caso chileno, sus elites pensara en el ejército como aula para su desarrollo, de esta manera comprobamos que el interés de la clase de gobierno por esos años no estaba realmente preocupada en la educación o la extensión del alfabetismo, como formas de enriquecer y desarrollar al pueblo, sus reales pretensiones yacían en conseguir un uso práctico de ellos, una utilidad en razón de sus propios intereses.

22Esta lógica fue prontamente planteada a través de la prensa, en ella algunos criticaban al gobierno y al parlamento por pretender un Estado que educase por medio de la instrucción de las armas, otros más acomodaticios proponían la fusión de las áreas educativa y militar, tratando de evitar el gasto financiero y, a la vez, inducir una formación integral, preguntándose ingenuamente “¿qué niño no querrá ir a la escuela, si sabe que en ella va hacer ejercicios militares?”16. Trazados por la misma estratégica la escuela y la milicia, comparten según Foucault, un mismo sentido de ordenamiento y disciplina, por la cual los sujetos adquieren una relación directa con las jerarquías y asumen su posición subordinada. A través del discurso modernizador de las elites tales estrategias y nociones se introducen en las políticas que dan dirección al Estado, relacionado con ello nuevamente la necesidad  de dejar ese “peso” anquilosado de las formas coloniales pervivientes en la fachada y organismo de este país. El temor a la oscuridad del pasado colonial tiene estrecho vínculo con la percepción de un mundo popular evocador de tales épocas, tiempos a las cuales se representó como dominados por la brutalidad y fragilidad de poder. En ese nombrado temor radicaría la necesidad de alejar lo más posible esa visión fantasmática de un pasado manifiesto en la realidad social chilena, por eso su relación siempre constante con el período. Y así lo expresa este artículo cuando dice que “La vigencia de la actual ordenanza general del Ejército [Guardia Nacional], copiada literalmente a principios de siglo de la ordenanza española del coloniaje, produce en el ejército el mismo efecto que los caciques araucanos que visitan la capital con chiripá i sombrero de pelo. Sus disposiciones son tan añejas, tan impracticables, han sufrido tantas enmiendas por leyes posteriores, que aquellos que no pasa de ser un conjunto desatinado y grotesco de imposible de hacer cumplir y respetar”17.

23De esta manera el ideal modernizador del Estado tiene como contrapeso la figura voraz de un pueblo que en su cultura revive un caos social y una pasividad política, donde la racionalidad burguesa no tiene cabida. Por eso la lucha de las elites por refrescar sus apariencias, sus formas y sus políticas de gobierno, para dejar atrás una imagen de atrasos y permanencias que obstaculizan sus aspiraciones y gobernabilidad en el devenir. La masculinidad popular, sujeta a otras leyes relacionadas con su vida itinerante y desordenada, fruto de un legado sistema económico colonial, resultó un escollo importante de subvertir cuando tales figuras se hicieron presentes en el espacio urbano, atormentando a las elites con sus potencialidades barbáricas. No se debían traicionar los nuevos bríos del desarrollo modernizador, única forma de pervivir en el poder y a la vez lograr moldear a estos sujetos peligrosos pero necesarios para sostener la estructura de poder. Por eso que la nueva propuesta regeneradora lanzada por las elites se dirigía a establecer un ideal, funcional y próximo, ante el cual los sujetos populares pudieran reconocerse y, junto con las elites, alcanzar una nueva identidad acorde con los tiempos europeos. El soldado como figura impuesta es el resultado de un trabajo histórico por parte de las elites, las cuales en busca de tecnologías legales y mecanismos físicos o corporales intentaron modelar el hervidero de rebeldías que se cocinaban en esos tiempos, gracias a los factores de la sobre población e influencia y utilización política de las masas urbanas o suburbanas, parecía para ellas el momento preciso en el cual implementar medidas que reunieran ambas: educación y disciplina.

24De esta manera, logramos transitar a través de dos figuras simbólicas, del roto al soldado chileno, por medio de los cuales se intentó identificar al hombre popular con una forma responsable de pensar “su” tierra, haciéndolo, también dueño, simbólicamente, de un patrimonio llamado territorio nacional, la patria. La propiedad, lugar de partencia, el legado paterno, al cual no habían tenido derecho las masas trashumantes desde siempre, representó para los sectores populares una posibilidad de re-conocimiento, de adquirir a través de este pacto una “nacionalidad” que los embestía con una legitimidad prometida desde la guerra por la independencia.  Tocados en este punto, la figura soldadesca pareció para los hombres populares una alternativa viable y asegurada de vivir y establecerse como sujetos masculinos, la cual planteaba su propio rito de iniciación.

Topo da página

Bibliografia

Amado, A., y N. Domínguez, en Daniel Balderston y Donna Guy (eds.), Sexo y sexualidades en América Latina, Editorial Paidós, Buenos Aires, 1998.

Badinter, E., XY: la identidad masculina, Editorial Alianza, Barcelona, 1992.

Blest Gana, A., Martín Rivas, Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile, 1983.

Edwards Bello, J., El Roto, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1981.

Grez Toso, Sergio, De la regeneración del pueblo a la huelga general. Génesis y evolución histórica del movimiento popular en Chile 1810-1890, Editorial DIBAM, Santiago de Chile, 1997.

González, C., Entre sodomitas y hombres dignos, trabajadores y honrados. Masculinidades y sexualidades en las causas criminales por sodomía (Chile en el siglo XIX), Tesis para optar al grado de magíster en Estudios de Género y Cultura en América Latina, Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades, Santiago de Chile, Marzo de 2004.

Illanes, M. A., “Azote, salario y ley. Disciplinamiento y rebeldía en la mano de obra en la minería de Atacama 1817-1852”, en Proposiciones Nº 19, Santiago, 1990.

Romero, L., ¿Qué hacer con los pobres? Elites y sectores populares en Santiago de Chile, 1840-1895, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1997.

Topo da página

Notas

1Explicando brevemente el título del texto, alude al uso de fuentes periódicas y publicaciones de carácter especifico de circulación gremial, sobre las cuales se trabaja, rescatando un entramado discursivo, el cual da cuenta de una querella de fundamentos y pensamientos que arrogan la creación imaginaria de ciertos sujetos y de cómo es factible su instalación a través de normas legales e imperativos políticos. Tomando estos restos discursivos, cristalizados en la ley, se revisa la etapa previa, germinal, de la militarización popular, confirmando cómo se justifican a través de la prensa está carga de “determinaciones” socio-culturales, las cuales forjan la opinión pública al extender su influencia.
2 Este estudio utiliza como fuentes periódicos y revistas: El Roto chileno, Santiago de Chile, sábado 17 de septiembre de 1898. Revista militar chilena, Estudios Militares, desde  Verden, a 13 de Julio de 1896. El sacristán, articulo “En la escuela no en el cuartel”, sábado 13 de Junio de 1902.
3 Ana Amado y Nora Domínguez. En Balderston, Daniel y Donna Guy (eds.), Sexo y sexualidades en América Latina, Editorial Paidós, Buenos Aires, 1998, p.12.
4 Badinter, E. XY: la identidad masculina, Editorial Alianza, Barcelona, 1992, p.91.
5 La periodificación siempre es un problema, a veces absurdo, al interior de la disciplina historiográfica. Pero es relevante comentar que la disparidad de criterios entre historiadores/as es inabarcable para este estudio, como la problemática de la cuestión social tiene ribetes políticos, sociales y culturales, yo acojo la periodificación planteada por el historiador Sergio Grez Toso, quien propone en De la regeneración del pueblo a la huelga general. Génesis y evolución histórica del movimiento popular en Chile 1810-1890 un período de ochenta años en los cuales se gesta no sólo una madurez política de algunos miembros de sectores populares organizados sino una representación social de los mismos, a través de los discursos que de legítimos se transforman en “legales”.   
6 Romero, L., ¿Qué hacer con los pobres? Elites y sectores populares en Santiago de Chile, 1840-1895, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1997, p.136.
7 González, C., Entre sodomitas y hombres dignos, trabajadores y honrados. Masculinidades y sexualidades en las causas criminales por sodomía. (Chile en el siglo XIX), Tesis para optar al grado de magíster en Estudios de Género y Cultura en América Latina, Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades, Santiago de Chile, Marzo de 2004, p.86.
8 Edwards Bello, J., El Roto, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1981.
9 Blest Gana, A., Martín Rivas, Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile, 1983.
10 Illanes, M. A., “Azote, salario y ley. Disciplinamiento y rebeldía en la mano de obra en la minería de Atacama 1817-1852”, en Proposiciones Nº 19, Santiago, 1990, p.19.
11 Grez Toso, Sergio, De la regeneración del pueblo a la huelga general. Génesis y evolución histórica del movimiento popular en Chile, 1810-1890, Editorial DIBAM, Santiago de Chile, 1997, p.209.
12 El Roto chileno, Santiago de Chile, sábado 17 de Septiembre de 1898.
13 Revista militar chilena, Estudios Militares, desde  Verden a 13 de Julio de 1896.
14 Ibíd.
15 Ibíd.
16 El sacristán. Articulo “En la escuela no en el cuartel”, sábado 13 de Junio de 1902.
17 La prensa. Articulo “La ordenanza jeneral del ejército”, miércoles 3 de Octubre de 1900.
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Luis Sánchez Toro, « ‘Obligados a ser hombres y vestir como soldados’. Entre imágenes y discursos fundamentales para la “ley” de Obligatoriedad Militar en Chile », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Debates, posto online no dia 13 março 2008, consultado o 21 setembro 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/27022 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.27022

Topo da página

Autor

Luis Sánchez Toro

Licenciado en Historia, Diplomado en Estudios de Género y Cultura

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Topo da página