Navigation – Plan du site
Débats | 2008
Violencias y sexualidades: una relación compleja en la historia de Chile – Dossier coordinado por Margarita Iglesias Saldaña
Carla Cárdenas Rocuant

Entre discursos, mediaciones y representaciones: ‘Las Diabólicas’, un acercamiento hacia el estudio de la violencia de género

[13/03/2008]

Résumés

This work studies the discourses and representations which appeared during the sixties in the Chilean newspaper Clarin, to refer to women who committed murder against their partners. It analyzes the installation of social imaginaries of violence concerning gender relations and the configuration of feminine and masculine roles from the perspective of the tabloids and mass media, which intended to offer prototypes legitimized by the society.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

Primera aproximación

1En estos últimos años1, los medios de comunicación chilenos han acogido e instalado públicamente el problema de la violencia contra las mujeres, especialmente, posicionando el nuevo concepto de femicidio que alude al término enarbolado por los movimientos feministas desde la última década del siglo XX para comprender estas agresiones2 –las que en su mayor medida son efectuadas por las propias parejas de las víctimas–. El enfoque dado a este tipo de noticias hace creer que son un asunto novedoso propio de las dinámicas sociales actuales. Sin embargo la situación, al menos en lo referente a la violencia en la pareja, ya estaba presente públicamente en Chile durante la década de los sesenta dentro de la crónica roja de la prensa sensacionalista que, por medio de otro paradigma comunicativo, el llamado ‘crimen pasional’, daba cuenta del extremo de esta violencia: el homicidio. Así se aprecia que nos encontraríamos en una especie de tránsito entre dos formas de explicar y comprender un mismo fenómeno, que poseen tanto similitudes como diferencias en su instalación mediática; por una parte, ambos conceptos continúan utilizando discursos e imaginarios socioculturales para asignar características precisas para lo femenino y lo masculino que se extrapolan correspondientemente a mujeres y hombres; por otro lado, se distingue que el femicidio apunta precisamente a la muerte de mujeres, mientras que el crimen pasional abarca al asesinato sin vincularlo necesariamente a un sexo determinado.

2Las representaciones efectuadas por los mass media en torno a la violencia en la pareja3 han incluido una distinción sexual que se puede traducir en la siguiente idea: ellos son considerados físicamente fuertes y hábiles en el manejo de las armas, mientras que ellas deben ser protegidas por una supuesta inherente debilidad en estas materias4. Pero como toda pretendida regla, esta máxima posee sus propias excepciones; así, la presencia de mujeres que asesinan a sus parejas no son menores en las realidades históricas, menos en la chilena. De allí que es interesante reflexionar en torno a la aprehensión de estas féminas homicidas dentro de un orden social sexuado que erige a lo hombres, por excelencia, como detentores de la fuerza física y / o capacidad homicida: en este sentido surgen diversas inquietudes ¿qué se manifiesta en los medios cuando deben dar cuenta de la ruptura a este orden? ¿Cuáles son los imaginarios a los que se recurre para entender estas acciones homicidas?. ¿Qué representación se construye de estas mujeres?. Más que dar respuestas certeras a estás preguntas, por un afán genealógico, aclaro que atiendo a situarlas en los comienzos de la instalación masiva de estos crímenes en los medios de comunicación para el caso chileno.  

3La violencia física en la pareja –como instrumento/dispositivo de poder– es una evidencia palpable en las prácticas sociales y se ha conformado como una continuidad histórica enmarcada dentro de un sistema de sexo-género hegemónico que arroga a los hombres el dominio de la fuerza física y/o capacidad homicida-. En este contexto,  los “crímenes pasionales” efectuados por mujeres significarían una ruptura a esta concepción, pero su manifestación en las realidades históricas no son escasas. El concepto de “crímenes pasionales” se ha forjado a través de los medios de comunicación y la cultura de masas siendo la prensa escrita su fase inicial. Esta operación puede visualizarse en Chile estudiando el contenido de un periódico en particular, El Clarín, que desde mediados del siglo XX se constituyó como un soporte masivamente mediático. En este escrito se analizan una serie de artículos de este impreso publicados durante el año 1960 que hacen referencia a homicidios cometidos por mujeres en contra de sus parejas.

Cultura de Masas y Medios de Comunicación, El Caso de El Clarín

4En Chile, la cultura de masas irrumpió con fuerza durante la década de los sesenta. Es en esta época en que la presencia de un Estado social-benefactor unido al gran capital permitieron la aparición de la gran masa laboral y la consiguiente cultura social y política de masas5; consustancial a esta formación fue su vinculación con la aparición de un nuevo entramado comunicativo, constituido a fines del siglo XIX y durante las primeras décadas del XX, que se estableció a partir de distintos procesos como: la extensión y complejización de las comunicaciones, la transformación de las relaciones entre la esfera pública y privada, el desarrollo de nuevas comprensiones que ponen en jaque al modelo "letrado" tradicional, así como la constitución de un público nuevo.

5En estos medios de comunicación masivos surgieron periódicos de índole sensacionalista, dentro de cuyas secciones más destacadas se encuentra la crónica policial –también denominada crónica roja– la cual responde a los intereses de un tipo de prensa masificada que construye representaciones que se insertan fácilmente en la vida cotidiana; en general, como toda crónica, es un relato que incluye información y tiene una subjetividad que crea una conexión especial con el público. Este tipo específico de periodismo tuvo su mayor despliegue en los diarios populares de masas, un tipo de prensa que comienza a perfilarse en la década del 30’ y surge con personalidad propia en las décadas del 40’ y 50’-. Su irrupción estuvo determinada principalmente por tres condiciones: la emergencia de un público de masas, la posibilidad de circulación extensiva en el país, y la utilización de temáticas y lenguajes nacionalmente compartidos6.

6A mediados del siglo XX un particular periódico se destacaba: El Clarín, cuyo contenido se inscribía en la corriente del sensacionalismo. Fue fundado el año 1954 y clausurado en 1973, y se presentaba a sus lectores como una especie de defensor público. Ejemplo de ello es su lema Firme Junto al Pueblo, cuyo cometido respondía a la necesidad imperiosa de restablecer los fueros de verdad perdidos, a su entender, en el país. En un principio su edición estuvo bajo el resguardo del diario La Nación poseyendo un claro tinte gubernista; así, en la editorial que conmemoraba sus diez años de existencia recordaban a Carlos Ibáñez del Campo como: el sagaz político y prudente estadista (...) que comprendió la necesidad que había de crear un diario que fuera instrumento, vocero y defensor de las clases populares7. Cabe mencionar en este punto, que la campaña electoral de Ibáñez incorporó discursivamente a las mujeres, otorgándoles un protagonismo inusitado en esas lides. No obstante, las féminas eran consideradas por sus roles de madres, esposas, y “dueñas de casa”; de esta manera no se transformaron las relaciones de género durante el periodo de Ibáñez. Al contrario, la creencia del ibañismo en la jerarquía social se tradujo en ideas conservadoras sobre este tema8. Esta publicación otorgó un importante espacio a la crónica roja, incorporando una multiplicidad de lenguajes populares, que incluían a quienes están en conflicto con la ley, a quienes están al margen de la ley- y a quienes están en instituciones carcelarias.

7Estrictamente desde la filosofía periodística, Clarín se definía como un diario popular, nacionalista y de izquierda, que abría sus páginas a los sectores de la sociedad chilena que generalmente eran ignorados. Investigadores de diversas áreas de las ciencias sociales señalan que “Clarín” (...) es la expresión más completa del modelo populista9. En este sentido, es fundamental que a su manera, "Clarín" asumiera y construía un punto de vista, una opción que necesariamente debía recoger intereses, demandas, anhelos y esperanzas provenientes del mundo popular. Esta situación permite aprehender idearios populares que hasta entonces no tenían una real cabida en los medios de comunicación. En este marco, Clarín tiende a reproducir en sus crónicas los estereotipos habituales de los imaginarios sociales, instalando un estilo periodístico particular que lo distinguió de la prensa escrita que le era contemporánea al no pretender objetividad y utilizar una jerga heredara de la antigua lira popular.

Mujeres y sus Crímenes Pasionales

8El Clarín abarcaba en su contenido gran cantidad de los sucesos policiales que acaecían en el país. Precisamente, durante el año 1960 destacan la frecuencia de los denominados “crímenes pasionales”. En general, se describe el crimen como resultado de un estallido súbito, pero paralelamente la mayoría expresa detalles de la acción donde el homicidio aparece como “consecuencia de”.  Los móviles del homicidio se relacionan con celos, violencia domestica y conyugal, como también a los deseos de estar libre para vivir junto a otra pareja. Los juicios axiológicos emitidos por el diario se vinculan con estás características, junto a la posible intencionalidad con que se efectúo el crimen. En cuanto al escenario del suceso, seis de estos crímenes son efectuados en Santiago y uno en San Antonio, mientras que el resto se desarrolló en distintas localidades rurales del país (de un total de 14 para el año estudiado). Existe un caso que presenta dos versiones, una en julio y otra en octubre, sin embargo, el relato de uno y otro es absolutamente diferenciado10. De éstos, dos hechos implicaron en su desenlace el suicidio de las homicidas.11. Además, tres de ellas no tenían vinculo amoroso con la víctima: una es Elena Peña12, quién mató a la pareja de su hermana; María Carrasco, que disparó en contra de su propia hija13 y, por último, Regina Gálvez, quién asesino a su patrón, confabulada con la esposa de la víctima14.

9¡Yo lo maté..!. Las confesiones son parte sustancial de estos artículos, pues además de aportar sus propias percepciones acerca de los homicidios y las formas en que estos se revelaron ante tribunales o la policía, intentan reproducir “textualmente” las revelaciones de los implicados.: Señor Inspector, yo lo maté porque era un infeliz, nunca había amado tanto como en estos momentos. Todavía quiero al Lucho Aurelio15. De esta manera se esclarecen los móviles del delito, la culpabilidad se aminora al ofender al occiso, y, no obstante, el “enamoramiento” por parte de la implicada hacia su nuevo amante da el tinte “pasional” y “frívolo” al crimen. Distinta es la situación  de Silvia Pino Pozo: Ella en su trémula confesión adujo que disparó contra Óscar Gustavo en transcurso de una escandalera terrible en defensa propia16. Aunque el testimonio no coincidía con lo determinado por los peritos forenses la crónica se pone del lado de esta mujer y consigue entrevistar a vecinos y parientes que corroboren la versión. En otras circunstancias el crimen no es revelado por el autor material, sino por otros implicados. Así sucedió cuando María González aclara su participación en el crimen de Erwin González, delatando de paso a su madre. La crónica resalta la actitud impulsiva y soez de la acusada, que incluso debió ser frenada por Carabineros. Lo “pasional” se puede referir también a la irracionalidad en el actuar de las imputadas. Se configuró además una recurrencia para categorizar las confesiones de estas mujeres con el epíteto de “histéricas”: Instantáneamente se desplomo bañada en lágrimas... una crisis histérica se apodera de ella.17 Así se muestra como el momento de que las culpables declararan su delito no era fácil de conseguir, ni para los policías, como tampoco para los tribunales de justicia. El crimen de Natalia Moraga estuvo, por ejemplo, tres meses sin delatar, mientras que otras homicidas, como la embarazada de dos meses Dina Riquelme, inmediatamente se iban a entregar a las autoridades más cercanas. Hechos como el anterior, sucedían especialmente cuando los crímenes no eran premeditados. Al contrario, cuando el homicidio tenía una maquinación, lograr la confesión era complicado. 15 meses se mantuvo en silencio Hilda Navarro y su amante Gilberto Farías; solamente luego de toda una maniobra policial, ella expresó lo sucedido. Así también le aconteció a Elena Peña, la que luego de los interrogatorios por parte de Carabineros e Investigaciones, Quedó en un callejón sin salida. No tardo después en confesar el frío crimen. Ella en esa tempestuosa incidencia salió en defensa de su hermana clavándole al anciano un cortaplumas en el corazón18.

10Turbulento hogar. Un móvil casi transversal a todos los crímenes pasionales relatados en las páginas de Clarín, es el de “malos tratos”. La violencia doméstica es el argumento recurrente que utilizan no sólo las acusadas, sino también el mismo periódico para responder al “por qué” de los homicidios. Esto nos refleja que dentro de la opinión publica, el tema de las agresiones dentro del hogar y de la pareja, hacia mediados del siglo XX estaba instalado. Precisamente así lo demuestra el artículo referente al crimen de Óscar Riquelme. En él, la agresión física y psicológica es determinante a la hora de recopilar los factores que motivaron el ilícito: Las injurias y las groserías que en un principio se incluyeron como “armas favoritas” en su arsenal ofensivo quedaron rezagados al olvido, puesto que el floreciente comerciante procedía lisa y llanamente, a golpear con pies y manos a su asombrada cónyuge. Unas palizas despiadadas, eran a la vez el comentario obligado de todo ese vastísimo sector ciudadano.

11No obstante, el hacer explícita en la crónica el grado de violencia alcanzada por ciertos hogares o parejas, dependía del carácter que se le quería otorgar a la noticia. Cuando Teresa Mercado se suicidó, luego de asesinar a su cónyuge, se resaltaba la diferencia de edad que ella tenía por sobre su pareja, y los celos que se derivaban de la inseguridad que sentía por esa situación. Al relatar el preámbulo de la tragedia el periódico se muestra moderado, sin describir detalles mayores. Contraria es la narración de los acontecimientos que impulsaron a Dina Riquelme a terminar con la vida de su cónyuge. Los párrafos se hallan atestados de alusiones a las golpizas, incluyéndose recreaciones de los diálogos que se supone la pareja efectúa durante la discusión que culmina transformando a la mujer en homicida. Similarmente se trataba el drama vivido por Silvia Pino; lo que se destaca en el curso de una entrevista al cuñado de la víctima es la discreción y sumisión de Silvia, la cual era una mujer recatada, que intentaba ocultar las contusiones a través del uso de lentes ahumados: Ella jamás salía, siempre estaba en la botillería, atendiendo a la clientela, o bien en su hogar desempeñando las labores de una dueña de casa. Nunca decía nada. Todo lo soportaba calladamente19. Asimismo se revelaba como las agresiones eran una práctica cotidiana en la vida de los protagonistas de estos dramáticos sucesos. Es interesante que las mujeres no se constituyeran solamente como “víctimas” de esta violencia, pues se convertían muchas veces en actrices ejecutantes, practicando la violencia no solamente de igual a igual, sino que –en ciertas situaciones– incluso llegaban a superar a los varones. Es cierto que en algunos casos las féminas recurrieron a otro tipo de estrategias, como el uso de veneno para matar a sus víctimas, pero también recurrían a su “fuerza física” en los hachazos, palazos y garrotazos que utilizaron para perpetrar sus crímenes.

12Endemoniadas o diabólicas. Clasificaciones de este calibre recibían estas mujeres. Además, luego de consumar los homicidios, eran susceptibles de ser catalogadas de “viudas alegres”. La característica de “diabólica” remitía en Clarín principalmente a dos significantes: una es a la idea de una pérfida maquinación y la otra corresponde a la acción de un maligno arrebato. En la primera acepción se encuentran los homicidios premeditados, como los envenenamientos. En este tipo de situaciones, la sustancia tóxica elegida en los dos casos encontrados es la “estricnina”, la cual era utilizada frecuentemente en el campo durante la mitad del siglo XX para matar a los zorros y a las plagas de ratas que acechaban las localidades rurales del país. Esta se vendía libremente en los expendios de medicamentos, sin embargo, la campesina Natalia Moraga no tuvo tanta suerte, ya que el farmacéutico –según  Clarín– al presentir las malévolas intenciones de la futura homicida: Tuvo buen cuidado de tomar todos los datos de la mujer y dejarlo registrado en el libro de ventas (pues) se extrañó por ese brillo siniestro de los ojos de la mujer cuando le paso el frasco con la calavera y las dos tibias20. Significativo es el que se relate la felicidad que producía en la mujer el tener en sus manos la forma de deshacerse de su cónyuge para siempre: Se notaba alegre y de mejor genio, ya nada le importaban los improperios que le lanzaba su enojado marido.21 Pero esta mujer no sólo engañó a su marido al introducir el veneno en la colación que él llevaba aquel fatídico día a su trabajo, sino que también logró que su amante no sospechara de sus intenciones, ni de su acto. El relato sobre el crimen de Hilda Navarro comparte características similares al de Natalia Moraga. Aunque esta no debió comprar el veneno, pues lo tenía en su hogar, la decisión de dárselo furtivamente a su esposo no respondió a un repentino arrebato, sino más bien a una decisión determinada. Si se trata de embaucar, las peores catalogadas son las que inventan, traman y finalmente ejecutan diversos planes no sólo para asesinar, sino que también para librarse de las presuntas sospechas. Clarín muestra como ellas generalmente acaban mal, que no existen “crímenes perfectos” y –peor aún– las sindica como las “diabólicas” por excelencia. Ejemplo de ello es el relato acerca de la farsa montada por las hermanas Peña Pozo, basado en la ficción de una pesadumbre inconmensurable. María Ester Hernández, sólo con una pala doméstica pudo liquidar a su cónyuge, pero lo trascendental es que se trama toda una artimaña para eludir a la justicia, y así como en el anterior caso se había ocupado como disfraz un supuesto “asalto callejero”, en éste el encubrimiento del homicidio se realiza por medio de montar un suicidio. Similar es lo que sucede luego del crimen consumado por Pablina Cheuque y sus cómplices. Estos tres últimos casos se refieren a una planificación post arrebato criminal. De esta manera, el segundo orden de diabólicas que correspondía a las que eran arrastradas en un huracán de pasiones a cometer los homicidios, podía derivar en las diabólicas de primer nivel, es decir, en las “maquinadoras”. Los furores e impulsos malignos podían ser accionados –según el periódico– por los celos, los malos tratos, o el anhelo de vivir libremente con otro hombre.

13Loco Amor: “Y la culpa de todo la tuvo Cupido” Dramática es el tragedia de María Carrasco Verdugo, quien termina suicidándose luego de haber asesinando a su hija. Este caso es sumamente relevante y el tratamiento de la noticia por parte de Clarín es más bien compasivo. A esto se agrega el que no se busquen grandes culpables pues el suceso se describe meramente como accidental: simplemente las redes del amor habían jugado una mala pasada. El apelativo de “pasional” se vincula –por un lado– a los impulsos y arrebatos originados por los celos, pero sólo tres casos presentan este móvil. Uno es el ya citado, mientras que los otros dos comparten una importante característica: las mujeres eran ostensiblemente mayores de edad que sus parejas, construyendo un imaginario que difundía que en estas uniones habrían necesariamente mayores problemas: Era un matrimonio que representaba ser feliz, a pesar de ser la esposa mayor que el marido22. Por otro lado, “lo pasional” también remite a la concepción romántica del amor, idealizándose y generalizándose las características que hacían a las féminas “enamorarse”. Especialmente en los artículos que tratan sobre parajes rurales, se menciona el poder del atractivo citadino en las campesinas: Natalia, la campesina que soñaba con la dicha y el amor, a pesar de  su ignorancia, soñaba con una mejor vida, había escuchado hablar de poetas y de músicos, las bellas artes, sin conocerlas, le gustaban, cosa que desagradaba a su marido23. Como los encantamientos de las inocentes heroínas de las novelas románticas, se describían las historias de éstas mujeres de carne y hueso, que parecían enamorarse al son de un pequeño gesto amoroso. Pero así como llega el amor, aparece prontamente la desilusión. Al menos así se manifiesta en el caso de la campesina Hilda Navarro, quién luego de que su amante la delatara ante Investigaciones, no tuvo otra salida que confesar su crimen. Otro sentimiento que aparece descrito es el arrepentimiento o sufrimiento que algunas féminas adolecen posteriormente de haber consumado sus crímenes. Así “lloran a mares” o incluso intentan “resucitar” a sus occisas parejas. Un caso singular es el de la empleada doméstica Regina Gálvez. El artículo que trata el crimen en contra de Alberto Reeves al informar de la participación de esta mujer en el homicidio, señala que: la material homicida resultó ser la fiel empleada, Regina de las Mercedes, de 33 llamativos años y quien sentía una adoración rayana en la locura por su hermosísima patrona24. Pero, qué significaba esta adoración rayana en la locura.La continuación del relato parece aludir a una especie de “enamoramiento” de Regina. La reproducción de la confesión de la mujer denota cierto nivel de pasión: La empleada se inspiraba en los encantadores ojos de su patrona...–“la  quiero tanto... Por ella podía hasta jugarme la vida... Y lo hice... Odiaba a quien le ponía una mano encima–.”25 Aunque el periódico no explicita el que Regina estaba enamorada de su patrona, tácitamente se da a entender este hecho. De esta manera, el amor que podía sentir una mujer hacia otra, poco a poco comenzaba a tener cabida en los temas incorporados a la opinión pública.

14El Vil Dinero. En la formación de esta sociedad de masas, en que el consumo se alza como la peor, o la mejor parte, el dinero se constituye como un objeto y categoría notable de análisis. Primero que todo, Clarín señala que el dinero –el exceso o la carencia de éste– cambia a las personas. Así, un buen marido puede transformarse en el peor de los “canallas”. Socialmente al hombre se le exigía que fuese el proveedor del hogar; de esta manera se podía provocar una dependencia económica que podía culminar en que se sintiese con la facultad de encarar a su familia por este control: “Ya llegué para encontrarte flojeando. Como siempre... No tienes ni preparada la comida... Claro. Para eso tienen al ‘tonto’. Tú y tu madre me están comiendo los pulmones26. No obstante, las mujeres también podían dominar en el aspecto económico. Claro que esta situación se analizaba desde otra perspectiva. Nuevamente aparecen los casos de mujeres que tenían una diferencia de edad con sus parejas; el relato de Clarín deja en claro como el dinero de ellas impulsó sus respectivas relaciones amorosas: Ella lo había sacado a flote en miles de oportunidades, le brindó su amor, su casa y su dinero cuando el hombre se encontraba agobiado por las deudas y la mala situación económica.27

15Las mujeres, el ‘sexo débil’. ¿Cuán débiles eran retratadas las mujeres en las páginas de Clarín? Aunque la homologación entre los significados de ‘mujer’ y ‘sexo débil’ se materializaba en innumerables ocasiones dentro de su relato, las recreaciones de la realidad permitían entrever una panorámica muy distinta. En las narraciones de estos crímenes pasionales surgen imágenes de mujeres fuertes y decididas. De esta forma son descritas Pablina Cheuque y Orfelina Villalobos, respectivamente: Ella dominaba al revés y al derecho las “debilidades” de su marido y por lo tanto tomó “el toro por las astas” hasta rescatarlo de un deposito clandestino de licores.28 Todo indica que era ella quien “mandaba” en el hogar y no toleraba desliz alguno de su marido. Ella imperiosa y enérgica en sus procedimientos ahoga cualquier protesta o actitud de rebeldía de los suyos.29 Cabe destacar que así como se reconocía su fortaleza, en esta misma radicaba su mayor culpabilidad. Al no ser “mujeres victimas”, ni “enamoradas de otro hombre”, el asesinato de sus parejas era considerado mucho más horroroso. Inclusive, en el caso de la muerte de Víctor Sepúlveda -cónyuge de Orfelina– se  alaba que éste admita en público su condición de maltratado, pero a todos con hidalguía pese a su desmedrada situación confesó que: ¡su esposa como siempre lo había agredido con un palo!30 Tangencialmente, al producirse el que los hombres se enteren que son engañados por sus parejas, las mujeres despliegan una estrategia que puede atacar de frente el honor masculino, especialmente entre sus pares. Sin embargo, el escollo del matrimonio indisoluble –que recién en el siglo XXI vino a ser derribado en nuestro país mediante la promulgación de la ley de divorcio– seguía atando a las mujeres a cierta dependencia marital. De esta manera, se hacían extremadamente dificultosas tanto las posibilidades de separación efectiva, como la alternativa de comenzar una nueva relación de pareja en cauces legales.

Últimas Apreciaciones

16Las representaciones y discursos que envuelven los relatos de estos crímenes permiten adentrarse en cómo se construye mediáticamente una realidad compartida generalmente por un gran espectro de la sociedad, Clarín era un periódico de circulación masiva que instalaba en el espacio público ciertas verdades legitimadas por el saber periodístico. Esta publicación ofrece productos discursivos que se enmarcan en una estructura retórica basada tanto en el binomio presente/ausente, como en la constante comparación entre dos polos, por ejemplo, entre masculino/femenino. Este mecanismo le confiere una base argumentativa transversal a los discursos y representaciones que se evidencian en sus artículos. Según estás lógicas de tratamiento de las noticias, este periódico construye y reproduce, específicamente en relación a las mujeres participantes en crímenes pasionales, pautas de conformación pública para ciertos temas. Por medio de explicitar u omitir palabras y hechos, se configuran significaciones para entender qué es un hombre, una mujer, un crimen, la violencia en el hogar y la pareja, por mencionar algunas.  Así, vemos como la violencia doméstica se engloba bajo el concepto de ‘malos tratos’, o cómo se homologa la designación de las ‘mujeres criminales’ al de ‘diabólicas’, creando un lenguaje propio que le facilita exponer sus juicios e ideas alrededor de un hecho determinado.

17Las mujeres criminales de Clarín permiten que el mundo privado de las vidas e historias de las féminas se sumerja en el espacio público que representan las páginas de un periódico. Esta imbricación produce el despliegue y la convivencia de discursos y representaciones diversas. De forma similar, los dispositivos de poder se visualizan desde su disgregación en el heterogéneo entramado social que abarca Clarín en sus contenidos. Es relevante cómo durante el primer año de la “revolucionaria” década de los sesenta, las categorizaciones con respecto a las mujeres mantienen más resistencias que cambios. Las anteriormente conquistadas facultades ciudadanas no parecen paliar la falta de una legislación de protección a las mujeres, como tampoco aminoran las exigencias de la institución matrimonial mediante. Importante también es el que los crímenes pasionales ejecutados por mujeres permiten establecer que el ejercicio de la agresión física dentro de la violencia de género no es exclusivo de los hombres. Desde el estudio de los cuerpos, se puede abrir un análisis en torno a las representaciones de las mujeres como “sexo débil”, cuestionando la hegemonía del hombre en el ámbito físico. Podríamos admitir que la exhibición de la violencia doméstica en las páginas de un periódico masivo, produce la instalación de está temática en la opinión y discusión pública. Lo trascendental de esta situación, es que el ámbito privado de este tipo de violencia –relegado  al mundo doméstico, el que tradicionalmente se ha caracterizado como femenino– irrumpe dentro de los medios de comunicación de masas que se constituyen como uno de los principales organismos culturales representantes y detentadores de lo público.

18Las representaciones y las discursividades construyen relaciones de dominación que son resultado de condiciones desiguales y contradictorias que generan sus múltiples formas y mecanismos constitutivos. En los relatos sobre estos crímenes, se puede apreciar que los imaginarios sobre estas mujeres ‘criminales’ se relacionan con un dispositivo de poder en torno a los ordenes del sistema de género y del mantenimiento de ciertos paradigmas de conocimiento; en la construcción de discursos y representaciones alrededor de estas mujeres se evidencia que éstas no constituyen, por ejemplo, ‘otro tipo de mujer’, por lo que no se abren caminos para una nueva comprensión del género femenino.

19El significante de la locura permitió a este periódico comprender la trasgresión al modelo de lo femenino que constituían los asesinatos de estas diabólicas, al describir a estas mujeres como desvariadas y no como criminales, reforzándose de esta manera la dualidad mujer-femenino. Similar es lo que sucede actualmente con la agresión de mujeres hacia sus parejas cuando se cataloga como “femicidio frustrado”; las mujeres son mostradas por los medios de comunicación como débiles y seres necesitados de protección, vulnerables, aún cuando ellas ejecuten la acción agresiva, continuándose así con la instalación de imaginarios restringidos sobre las comprensiones socioculturales acerca del género y el sexo. El caso particular de las representaciones de estas mujeres da cuenta de la articulación entre la locura y lo pecaminoso para explicar las transgresiones al ordenamiento sexual y de género, propio de un sistema socio cultural que se basa en la división entre razón y sinrazón, normal y anormal, pero cuyas raigambres religioso-coloniales siguen presentes. Una suerte de “locuralización” de estas mujeres sirve para ocultar las verdaderas razones de sus crímenes que se relacionan con quiebres y contradicciones del modelo del sistema de sexo-género hegemónico imperante en el periodo analizado. Las mujeres, como las ‘otras’, resultan fáciles de catalogar como ‘locas’, fuera de los márgenes de determinado orden, especialmente cuando sus prácticas –y no sólo sus discursos– se alzan como una especie de subversión de los mandatos de género establecidos.

20El tema de la violencia contra las mujeres, al menos en lo referente a la violencia en la pareja, ya estaba instalado en Chile en los 60’ por medio de la prensa sensacionalista que englobaba esta situación dentro del concepto de “malos tratos” por medio de la crónica roja, especialmente en el tipo de noticias que cubrían lo que ellos tipificaban como ‘crímenes pasionales’. Creo que es importante recalcar que cada época posee sus propios paradigmas para comprender este tipo de fenómenos, y es esto lo que queda por dilucidar para Chile a comienzos del siglo XXI, ad portas del bicentenario de su independencia.Bourdieu, P., La Dominación masculina, Editorial Anagrama, Barcelona, 2000.

Haut de page

Bibliographie

Correa Sutil, S., (ed.), Historia del siglo XX chileno: balance paradojal, Editorial Sudamericana, Santiago de Chile, 2002.

Chartier, R., El mundo como representación, Editorial Gedisa, Barcelona, 1999.

Foucault, M., El orden del discurso, Tusquets Editores, Barcelona, 2002.

Hirigoyen, M. F., El acoso moral, Editorial Paidós, Buenos Aires, 2005.

Jimeno, M., Crimen Pasional. Contribución a una antropología de las emociones, Editado por Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas, Departamento de Antropología, Centro de Estudios Sociales. Bogota, 2004.

Lamas, M. (comp.), El Género, La construcción cultural de la diferencia sexual, PUEG, México, 1996.

Ledesma, A., La Sociedad en Vitrina: Mujeres en la publicidad. Chile 1950-1960, Tesina para optar al grado de Licenciada en Historia. Universidad de Chile, Santiago, Mayo, 2005.

Martín Barbero, J., De los medios a las mediaciones: comunicación, cultura y hegemonía, Editorial Pili, Barcelona, 1987.

Perrot, M.,  Mujeres en la Ciudad, Editorial Andrés Bello, Santiago, 1997.

Salazar, G.,”Cultura de Masa y Cultura Popular en Chile, 1950-2000. Del fordismo al neoliberalismo”, en Caviares, E. (ed.), Los Proyectos y las Realidades. América Latina en el Siglo XX, Ediciones Universitarias de Valparaíso, Valparaíso, 2004.

Salazar, G. y J. Pinto, Historia Contemporánea de Chile, Tomo IV, Hombría y Feminidad, Editorial Lom, Santiago, 2002.

Santa Cruz, E., Modelos y Estrategias de la prensa escrita en procesos de modernización: Chile Siglo XX, Editorial ARCIS, Santiago de Chile, 1996.

Sunkel, G., Razón y Pasión en la Prensa Popular: un estudio sobre cultura popular, cultura de masas y cultura política, ILET, Santiago de Chile, 1985.

Van Dijk, T., La noticia como discurso. Comprensión, estructura y producción de la información, Ediciones Paidós, Barcelona, 1996.

Haut de page

Notes

1 En este estudio se ha utilizado como fuente el periódico Clarín. Diario de la Mañana, editado en Santiago de Chile, año VI, 1960. Números: 1928, 1970, 1980, 2041, 2042, 2064, 2087, 2111, 2216, 2120, 2183 y 2235.
2 Consensualmente el femicidio se comprende como el asesinato de mujeres por razones asociadas a su género y/o sexo.
3 La violencia en la pareja es considerada una particular forma de violencia de género, el origen de este proceso violento tiene sus raíces en las relaciones de desigualdad entre lo masculino y lo femenino, en los ideales de hombre y mujer presentes en la sociedad, y en las mismas bases del deber conyugal, es decir, responde a una correlación de fuerzas constantemente en tensión debido a una diferenciación de género intrínseca a la estructura de una pareja heterosexual.
4 Ejemplo de cómo se conlleva en la práctica la instalación de una “dominación masculina”, operación que se sustenta en una división de las cosas y de las actividades de acuerdo con la oposición fundamental entre lo masculino y lo femenino. P. Bourdieu, La Dominación masculina, Editorial Anagrama, Barcelona, 2000.
5 G. Salazar, “Cultura de Masa y Cultura Popular en Chile, 1950-2000. Del fordismo al neoliberalismo”, en Cavieres, E. (ed.), Los Proyectos y las Realidades. América Latina en el Siglo XX. Ediciones Universitarias de Valparaíso, Valparaíso, 2004, p.242.
6 G. Sunkel, Razón y Pasión en la Prensa Popular: un estudio sobre cultura popular, cultura de masas y cultura política, ILET, Santiago de Chile, 1985, p.15.
7 Clarín 21 de Septiembre de 1964. En G. Sunkel, Ibíd.
8 En Chile, durante la primera mitad del siglo XX, las mujeres avanzaron en el plano legal / eleccionario. Pero ¿cuánto de esto podía afectar en el discurso y la representación acerca de ellas en el país? Al parecer no mucho, los mismos historiadores que han sostenido que a partir del ingreso de las féminas a la política surgía una “mujer nueva”, establecen que las instancias institucionales de este ámbito actuaban con la siguiente premisa: “Si al hombre, entendido ante todo como padre y esposo, competía actuar como proveedor, a las mujeres, identificadas con sus roles de madres y esposas, correspondía concentrarse en la cuidadosa crianza de sus hijos, con miras a formar ciudadanos ejemplares y laboriosos, sostén del progreso del país”. Correa Sutil, S. (ed.), Historia del siglo XX chileno: balance paradojal, Editorial Sudamericana, Santiago de Chile, 2002, p.168.
9 Santa Cruz. E.,  Modelos y Estrategias de la prensa escrita en procesos de modernización: Chile Siglo XX, Editorial ARCIS, Santiago de Chile, 1996, p.34.
10  Este corresponde al homicidio de Orfelina Villalobos contra Víctor Manuel Sepúlveda, expuesto tanto el 6 de julio, como el 26 de octubre del año 1960. Artículos componentes de las siguiente ediciones: Clarín Nº 2111, año VI 06/07/60 y Clarín Nº 2223, año VI 26/10/60, correspondientemente.
11 Clarín.  Nº 1928, año V 03/01/60 y Nº 2064 Año VI 10/05/60, respectivamente.
12 Clarín. Nº 2235, año VI 07/11/60.
13 Op. Cit Clarín.  Nº 2064.
14 Clarín. Nº 2216, año VI 19/10/60.
15 Op. Cit. Clarín, Nº 1928, p.7.
16 Op. Cit. Clarín,  Nº 1970, p.8-9.
17 Op. Cit. Clarín, Nº 2216, p.8-9.
18 Op. Cit. Clarín,  Nº 2235, p.7.
19 Op. Cit. Clarín, Nº 1970, p.8-9.
20 Op. Cit. Clarín, N° 1928, p.7.
21 Op. Cit. Clarín, N° 1928, p.7.
22 Op. Cit. Clarín, N° 1928, p.6.
23 Op. Cit. Clarín, N° 1928, p.7.
24 Op. Cit. Clarín, N° 2216, p.8-9.
25 Ibíd.
26 Op. Cit. Clarín, N° 2120, p.9.
27 Op. Cit. Clarín, N° 1928, p.6.
28 Op. Cit. Clarín, Nº 2183, p.8-9.
29 Op. Cit. Clarín, Nº 2223, p.8-9.
30 Op. Cit. Clarín, Nº 2223, p.8-9. Distinto es para el caso de las mujeres golpeadas, ya que en ellas se valora su discreción.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carla Cárdenas Rocuant, « Entre discursos, mediaciones y representaciones: ‘Las Diabólicas’, un acercamiento hacia el estudio de la violencia de género », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 13 mars 2008, consulté le 22 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/27242 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.27242

Haut de page

Auteur

Carla Cárdenas Rocuant

Licenciada en Historia, Egresada Magíster en Estudios de Género y Cultura en América Latina (Mención Humanidades), Universidad de Chile

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page