Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Ronald Raminelli

Privilegios y malogros de la familia Camarão

[17/03/2008]

Résumés

For one century, the Camarão family (Potiguar Indians) attempted to approach the monarchy and the Church. To achieve this objective, they abandoned their nomadic lifestyle, polygamy, cannibalism and slowly began to behave more as Christians and noblemen in search of honor and royal privileges, mainly through military services to the Portuguese Crown. These changes can not be interpreted only as a mere acculturation process, but as a mean to strengthening their power and leadership. Their alliance with the Portuguese was essential to the maintenance of their control over other indigenous groups, to perpetuate the patent of governorship and to guarantee the transmission of immaterial assets, as that alliance not only provided the Camarão family weapons and fortifications, but also gave them honors and privileges. Furthermore, Christian marriages assured the transmission of inheritance from Indians leaders to their sons, which might also include the honors and privileges of the fathers.

Haut de page

Texte intégral

1En 1691, en una consulta al Consejo Ultramarino, quedaron evidentes los peligros en conceder hábitos de las Órdenes Militares a los indios. D. Lázaro Pinto, principal de una aldea en Maranhão, masacró un grupo de indios tremembés que habían hecho un acuerdo de paz con el gobernador de la capitanía. El oidor Manoel Nunes Colares ordenó la prisión de D. Lázaro. Entre tanto, el principal gozaba de fuero privilegiado por ser Caballero de la Orden de Cristo. Por lo tanto, la sentencia no podía ser cumplida porque no existía en la capitanía un juez de los Caballeros. El Consejo desconfió de la honra concedida al principal y ordenó investigar si el hábito había sido concedido por el rey o por un gobernador. Después de averiguarlo, quedó constatado que no había registro de la concesión del hábito entre las mercedes regias, ni habilitación en la Mesa de la Consciencia y Órdenes. Así que D. Lázaro podía ser sentenciado por no disponer del fuero privilegiado1.

2Ese episodio nos remite a los privilegios de las Órdenes Militares. La concesión de los hábitos a los indios los tornaba individuos que podían contar con las honras no disfrutadas por buena parte de los habitantes de la América Portuguesa. La inversión de las jerarquías creaba constreñimientos para los gobernadores y capitanes, instigaba las disputas locales y dificultaba la acción de los misioneros2. De manera general, los caballeros y los comendadores de las Órdenes Militares recibían pensiones y el derecho a fuero privativo, cómo personas religiosas, caso se envolviesen en causas criminales y civiles. Si poseían fuero eclesiástico, eran, en principio, juzgados por los jueces de los caballeros, y además podían apelar a la corte de tercera instancia. Aún después de condenados por la Mesa de Consciencia y Órdenes y por el rey, maestro de las Órdenes, ellos no podrían recibir punición pública. Si el crimen era muy grave, perdían la insignia antes de recibir castigo. La merced creaba privilegios semejantes a los disfrutados por la nobleza cristiana y lusitana3.        

3La concesión de hábitos al gentío contrariaba también un principio religioso, una vez que los valientes guerreros tupis no siempre pautaban sus hábitos en los preceptos cristianos. A veces, eran denunciados por perpetuar el canibalismo, la poligamia, las borracheras y ritos contrarios a las enseñanzas de los misioneros. De esta forma, se establecía un callejón sin salida, el monarca consolidaba las alianzas con las jefaturas indígenas, indispensables a la manutención de los dominios ultramarinos, pero, al mismo tiempo, le faltaba el respeto a las tradiciones de negar privilegios a hombres con defecto mecánico. Las mercedes contrariaban sobre todo los principios de fidelidad religiosa y de pureza de sangre, preservados por la Mesa de Consciencia y Órdenes. La condecoración de los jefes nativos constituía, en fin, una paradoja, razón para el número tan reducido de indios con el título de caballero de las Órdenes Militares.

4El atolladero para la concesión de hábitos a los indios remontaba a fines del período filipino cuando los primeros indios recibieron merced por los hechos en las guerras. Desde el episodio envolviendo a D. Lázaro Pinto, parece interesante apreciar nuevamente la concesión de hábitos y patentes militares a los jefes potiguares (grupo de lengua tupi) Felipe Camarão y a Diogo Pinheiro Camarão y a sus familiares, entre 1630 y 1720. Con el análisis de esas mercedes, se perciben las estrategias empleadas por la administración colonial y por la Mesa de la Consciencia y Órdenes a fin de ampliar las alianzas con los indios sin contrariar los impedimentos legales y los intereses de los gobernantes locales. Inicialmente, la monarquía buscaba asegurar las alianzas recurriendo a las promesas de los hábitos de caballero de las Órdenes Militares, compromiso que ni siempre se cumplía. Después, se volvió común la concesión de patentes militares que no viabilizaban fueros privilegiados.

5Las mercedes concedidas a la familia Camarão nos permiten reflexionar principalmente como las estrategias familiares, propias del Antiguo Régimen, fueron incorporadas por las jefaturas indígenas. Con la manutención de la familia, los jefes pretendían garantizar la transmisión de las mercedes regias, de los privilegios y del poder de comando. Aunque, entre los tupis tradicionalmente los principales tuviesen un poder muy limitado, la conquista y la colonización viabilizaron el fortalecimiento político de los líderes militares aliados a los portugueses. Como recompensa por sus acciones guerreras, los jefes solicitaban al rey patentes militares y, más tarde, suplicaban por la transferencia de la misma hacia un hijo o un pariente. Esa negociación permitió que la familia Camarão disfrutase, por casi cien años, de la patente de gobernador de los indios de las aldeas de Pernambuco.

6Los jefes potiguares buscaban por tanto preservar privilegios bajo el dominio de su linaje. Como recientemente escribió Enrique Soria Mesa, “la supervivencia de la familia, la permanencia de la varonía y de las señas de identidad colectivas, la concentración o dispersión de los patrimonios, la creación de nuevas redes de parentesco y de influencias… no eran circunstancias precisamente despreciables”4.  Prácticas semejantes, pero no iguales, consolidaron el comando de los jefes potiguares sobre los indios de la capitanía de Pernambuco y les concedieron el control de las milicias indígenas, compuestas por diversas etnias. La nueva jerarquía entre los indios se originó en medio de las guerras de Pernambuco, cuando la monarquía necesitaba mantener alianzas y recompensar a sus principales aliados indígenas.

7En los combates entre luso-brasileños y neerlandeses, la participación de indios y de negros, bajo el comando de Felipe Camarão y Henrique Dias, fue decisiva para las victorias luso-brasileñas5 . En esa época, la monarquía lusitana todavía enfrentaba la guerra contra los castellanos y la escasez de recursos para investir en ultramar. En esa coyuntura francamente desfavorable, los rígidos impedimentos para la concesión de hábitos y condecoraciones de las Órdenes Militares fueron moderados a fin de viabilizar recompensas a los vasallos e incentivar la lealtad a la monarquía lusitana. Los títulos de caballero, entre tanto, no eran factor preponderante, capaz de catalizar la reacción orquestada.  La resistencia luso-brasileña se fortaleció, en la década de 1640, con las noticias de la independencia de Portugal, con la caída de los precios del azúcar y con el endeudamiento de los colonos junto a la Compañía de las Indias Occidentales6.

8En la carta regia de mayo de 1633, Felipe IV de España reconocía los servicios prestados por los indios liderados por Felipe Camarão a partir del atestado enviado a Lisboa por el general Matias de Albuquerque. Para conservar los indios quietos y obedientes, el soberano enviaba algunas mercancías, como paño de lino, peines, cuchillos, tijeras, espejos, velas, y “otras cosas semejantes con que se obliguen a asistir en la guerra”. Para el principal, Antônio Felipe Camarão, considerado como buen cristiano y respetado por todos los indios de la capitanía de Pernambuco y de las demás hasta Ceará, se concedía la merced del hábito de la Orden de Cristo con 40 mil reis de renta, una patente de capitán-mor de los indios potiguares con otros 40 mil reis de sueldo pagados en el almacén de esa capitanía. Entre las mencionadas gracias, se incluía un blasón de armas7. Dos años después, llegó a Pernambuco un documento con noticias sobre el hábito de la Orden de Cristo y el título de Don. Desde entonces, el jefe potiguar era nombrado de Don Antônio Felipe Camarão8. En carta al Conde da Torre, la regente de Portugal, Princesa Margarida, concedió la prestigiosa merced y una cadena de oro, por valor de dos mil reales con una medalla de la princesa. Las dádivas eran recompensas por los servicios prestados por el potiguar, en abril de 1638, cuando se rechazaron los ataques de Nassau para invadir la ciudad del Salvador de la Bahia9.

9No se trata apenas del lapso de tres años, sino de un hecho realizado en tiempos de Felipe IV de España y la concesión de D. João IV, nuevo rey de Portugal. De ese modo, el compromiso del monarca español fue concretizado por la Monarquía restaurada, pues el hábito y la encomienda de la Orden de Cristo solamente serían otorgados en el gobierno brigantino. En la Cancillería de la Orden se encuentran atestadas las siguientes mercedes: “hago saber a los que está mi provisión veneren que confiando en la bondad discreción  y saber Frei D. Antônio Felipe Camarão caballero profeso de la misma orden, comendador de la encomienda de los molinos de la villa de Soure que conforme la obligación que tiene como caballero que de ella procurara la conservación y crecimiento de los bienes y rentas de la expresada Orden en especial los que pertenecen a los referidos molinos…” . Para tanto, el indio agraciado debería, en dos años, pagar lo que debía a la Orden de Cristo, caso contrario, perdería parte de la merced. El documento de la Cancillería de la Orden de Cristo también recordaba la necesidad de recurrir a la dispensa papal como condición para recibir la merced. Caso no alcanzase el perdón, Felipe Camarão no sería beneficiado, pues para disponer de los rendimientos provenientes de la condecoración en Portugal eran necesarios servicios militares en el norte de África10.

10Los hechos de Felipe Camarão no se realizaban apenas en el campo de batalla. No obstante, en el camino hacia la cima social, él y sus parientes habían recurrido especialmente al servicio militar. De hecho, como es bien sabido, en los imperios ibéricos, el ejército fue una de las vías más efectivas para ascender socialmente11. El capitán-mor Camarão también exigía a sus aliados que observasen lealtad para el monarca y para los principios de la fe católica. Dirigiéndose a los potiguares que se habían pasado para el lado enemigo, Camarão les prometió el perdón. Para eso, ellos deberían abandonar a los herejes. Llevando una bandera blanca, ellos deberían buscar directamente a D. Felipe Camarão, quien los integraría en la lucha por la libertad divina. Esa estrategia para ampliar los aliados era, por cierto, la fuente de la honra alcanzada por Don Antonio entre los portugueses. Al comandar la enorme milicia potiguar, él engordaba, a cada victoria, su honra. “Y pienses en nuestra salvación, por cuanto, cómo verdaderos cristianos que sois, tended no solamente de cuidar de la vida, sino también del alma y debéis saber que yo, vos y todos los que están con vosotros somos súbditos de Su Majestad Católica el Rey de Portugal”. Así, como en las crónicas luso-brasileñas, era evidente que los indios aliados, denominados de “excelente raza”, se pautaban en la lealtad al rey y en la fe católica, dos atributos inherentes a los leales vasallos portugueses. En fin, el prestigio de Don Antonio resultaba de una tríada: fidelidad a la monarquía, fervor católico y capacidad de regimentar aliados.

11No obstante sus hechos, hay una notable falta de información sobre sus mercedes. Lo mismo no ocurrió con sus compañeros de guerra luso-brasileños, pues estos tuvieron debidamente registradas sus recompensas. En la Cancillería de la Orden de Cristo, no existe proceso de habilitación, ni la carta de hábito, ni la licencia para tornarse en caballero armado. Teniendo defecto mecánico y sangre impura, la dispensa papal también no fue localizada. Por cierto, con el objetivo de preservar las alianzas consolidadas por los Austrias, D. Juan IV, recién establecido en el trono, trató de confirmar las mercedes, sin hacer las debidas porterías, provisiones y registros en la Cancillería. De todos modos, se hizo el registro de la encomienda, que por su vez, le concedía el hábito. Sobre la patente de capitán-mor de los potiguares y el blasón de armas no conseguimos registros. Con relación  a la encomienda, en 1645, la Orden de Cristo exigía el pagamento del servicio de demarcación, medición y división de bienes. En plena guerra, Felipe Camarão tal vez no tuviera los recursos y ni la disponibilidad para enterarse de su patrimonio. Por cierto, falleció, tres años después, sin poder disfrutar de los beneficios del título de comendador.

12De su heredero, se sabe, en principio, que el gobernador de Pernambuco, Francisco Brito Freire, lo acogió en su casa a fin de adoctrinarlo, como homenaje a las bravuras paternas12. Él no heredó del padre los privilegios, ni la condecoración, ni el hábito, aunque pudiera presentar al Consejo Ultramarino los servicios paternos que no resultaron en merced. Como las últimas no fueron efectuadas, el hijo podría escribir al monarca a fin de suplicar recompensa por los hechos militares del padre. De hecho, era práctica común la presentación de servicios prestados por antepasados muertos en el momento de pleitear hábitos de las Órdenes Militares.

13En 1682, el puesto de capitán-mor y gobernador de los indios de las aldeas de Pernambuco estaba vacante. Antes, había sido destituido Don Antônio João Camarão debido a incidentes con muertes de indios. El gobernador de Pernambuco, Don João de Sousa (1682-1685), decidió castigar al gobernador de los indios por su mal proceder. Sería acusado de insultar y de consentir, en sus aldeas, la ocurrencia de asesinatos sin el debido castigo. Actuó contra el servicio de Su Alteza al matar, de forma escandalosa y tiránica, una india a cuchilladas. En su primer año de gobierno, Don João de Sousa, a partir de la denuncia realizada por misioneros, dio orden de prisión al mencionado jefe indígena. Tras decretada, escribió el gobernador: el jefe D. Antônio João Camarão: “se ausentó de su aldea, largando su puesto y faltando a la obediencia que me debía, por lo que atendiendo yo a todas las sobredichas razones, y las más que sobre esta materia me dieron los religiosos misioneros, que asisten en aquellas aldeas, pensé por ser muy conveniente al servicio de Dios, y por el bien de aquellos indios proveer el referido puesto en persona de mejor celo y doctrina”13.

14Años después, Don Antônio João Camarão desembarcaba en Lisboa en búsqueda de recompensas por servicios militares. Estaba en compañía de su protector, el gobernador general y Almotacén-mor Antônio Luís Gonçalves da Câmara Coutinho (1690-1694). Este “lo tiene en su casa y está sustentando por no tener cosa de que se valga, y que como venía a despacharse por sus servicios, y los de su Padre Don Antônio Felipe Camarão”. En consulta del Consejo Ultramarino al rey D. Pedro II, queda evidente que el gobernador de los indios destituido por mal procedimiento y asesinato estaba en la miseria, aunque fuera hijo del héroe de las guerras de Pernambuco. Él no heredó la patente de gobernador de los indios directamente del padre, pues el sucesor de Felipe Camarão había sido su primo, Diogo Pinheiro Camarão. En 1695, ciertamente con edad avanzada, apelaba a las autoridades metropolitanas para alcanzar merced por los servicios prestados por su padre. Por no portar los documentos comprobatorios, ni el testamento paterno, no podría solicitar los privilegios suplicados. Siendo indio pobre e incapaz de financiar el viaje de retorno a Pernambuco, el Consejo concedía “una ayuda de costo para él, y sus dos compañeros, y una ración para ellos en la Nao Nossa Senhora da Estrela que va hacia Bahia para de ahí pasen a Pernambuco”14. Con respecto a los servicios prestados por Don Felipe Camarão, su hijo recibió solamente 30 mil reis de ayuda de costo y se dirigió hacia Pernambuco.

15Las recompensas inherentes a los servicios militares escaparon de las manos del padre y del hijo, una vez que ni el viaje a Lisboa, ni el apoyo del Almotacén-Mor fueron capaces de sensibilizar al Consejo Ultramarino. Sus expectativas de honra fueron malogradas, pues el monarca, en su atributo de justiciero, no siempre recompensó con equidad los hechos en las guerras de Pernambuco. En una sociedad estamental, los bienes materiales y simbólicos no eran franqueados a los súbditos de sangre impura, portadores de defecto mecánico e inclinados a hábitos polémicos. Hecho semejante también alcanzó a los potiguares aliados de los neerlandeses. Sin sus tropas y aislados en los Países Bajos, Paraupaba perdió el principal triunfo para sustentar sus reivindicaciones15

16En suma, Don Antônio Felipe Camarão fue el primer potiguar a recibir la patente de capitán-mor y gobernador de los indios de la capitanía de Pernambuco, merced concedida por el soberano español el 20 de agosto de 163616. Con su muerte, su primo D. Diogo Pinheiro Camarão sería agraciado con el mismo puesto. Aunque Felipe Camarão falleció en 1648, el nuevo gobernador de los indios solamente recibiría la carta patente el 22 de junio de 167217. De hecho, unos pocos compañeros potiguares tuvieron sus hechos reconocidos. Para solicitar la merced por los servicios en la guerra de Pernambuco. D. Diogo Pinheiro Camarão y más seis indios se establecieron en Lisboa, acompañados de Martim Soares Moreno. Esa estrategia, por cierto, era más segura para defender sus pleitos y resultó en las mercedes concedidas por la princesa D. Margarida. En la oportunidad, él recibió de la regente, en septiembre de 1638, además de una promesa de hábito de Avis o Santiago, una pensión en el valor de 1250 reales, 500 pagos en Bahia y 750 en Pernambuco, después de restaurado. En su habilitación, fechada en 1639, quedan evidentes las resistencias de la Mesa de Consciencia a conceder el hábito sin promover las debidas investigaciones. Al fin y al cabo, recibió el privilegio18. La merced era el resultado de mucha pelea. En medio a las guerras de Pernambuco, él acumuló las patentes de “capitán, sargento-mor, capitán-mor y gobernador de los indios de la misma capitanía y sus anejas, y encontrándose en muchas ocasiones de guerra contra los holandeses particularmente en la disputa del río São Francisco tomada de la fuerza en que el enemigo estaba retirado afuera otras fuerzas que ayudó a rendir en las estradas que se hicieron para el “sertão” y asalto de los distritos de la Paraíba y en las batallas de Guararapes”19.

17Mismo así, muchos años después, el capitán D. Diogo Pinheiro Camarão relató al Consejo Ultramarino sobre los avillanamientos que su tropa de indios recibía del maestro-de-campo General Francisco Barreto. En la carta, con fecha de julio de 1650, él denunció que era tratado con poco respeto, “con palabras muy malas”, además de que su tropa contaba con sueldo muy inferior al recibido por la “infantería blanca”. Por eso le pedía al monarca que pusiera los ojos sobre los vasallos que actuaron con bravura en las guerras de Pernambuco. D. Diogo, por cierto, no estaba satisfecho con las honras y los privilegios inherentes al título de Caballero de la Orden de Santiago, pues, en 1675, solicitó el prestigioso título de caballero de la Orden de Cristo, sin recibir respuesta de las autoridades metropolitanas.

18A pesar del fracaso del linaje de Felipe Camarão, el de su primo, Diogo Pinheiro Camarão, obtuvo éxito. Su hijo, D. Sebastião Pinheiro Camarão, recibió el hábito de caballero de la Orden de Santiago en 1672, en el mismo año en que su padre alcanzó la patente de gobernador de los indios de Pernambuco.  En su proceso de habilitación, se registró una verdadera disputa entre el monarca y la Mesa de Consciencia y Órdenes. El rey reafirmaba su estrategia de promover aliados indígenas en cuanto la Mesa hacía valer las Definiciones de las Órdenes Militares. Aunque benemérito por servir al monarca, D. Sebastião Pinheiro Camarão no podría ser dispensado de las pruebas, privilegio solamente concedido por el Sumo Pontifico. La Mesa cuidaba el crédito y la autoridad de la Órdenes Militares, pues no era justo que se perpetuasen los ejemplos perjudiciales permitidos por el rey de Castilla. Para los miembros de la Mesa de Consciencia, la prudencia guió al rey D. João IV cuando concedió, a los indios y a otra nación semejante, “su insignia en una moneda de oro y en lugar del hábito que sin probanza no lo podía dar”20.

19En 1672, padre e hijo serían agraciados con el título de caballero y con las patentes militares. A Don Diogo, Su Majestad ratificó la patente de capitán y gobernador de los indios de las aldeas de Pernambuco; a Don Sebastião, el soberano confirmó su puesto en la “compañía de la Infantería a que se ejercita y que continuando el servicio queda con recuerdo de su merecimiento para ocupar el que hubiera lugar con aquella compañía de Infantería habrá el sueldo que le gozar y gozará de todas las honras, exenciones y franquezas en razón de le tocaren…” 21. De hecho D. Diogo y D. Sebastião Pinheiro Camarão fueron  los jefes potiguares que mejor disfrutaron de los beneficios monárquicos. Lucharon en las guerras de Pernambuco y lideraron, posteriormente, a las milicias indígenas. Esos servicios les valieron títulos de caballero y cartas patentes, mercedes no siempre disfrutadas por los gobernadores de los indios posteriores. Aunque leales y combativos, sus hechos no les valieron la honra de ser caballero de una Orden Militar. La restauración y el fin de las guerras con Castilla tornaron la monarquía más sólida y menos dependiente de sus aliados de las fronteras. Los indios no serían más agraciados con mercedes de tanto prestigio.  Envés del hábito y del fuero privilegiado, los reyes prefirieron conceder a los héroes de guerra una medalla de oro o cartas patentes.

20No obstante destituidos de los hábitos de caballero de las Órdenes Militares, los jefes de la familia Camarão detuvieron por casi un siglo la patente de capitán-mor y gobernador de las aldeas indígenas entre el río São Francisco y la capitanía del Ceará. Después de Felipe Camarão y de su primo, el titular de la patente de gobernador fue Antônio João Camarão, hijo del primer héroe indígena de las guerras de Pernambuco. Nombrado en 1677, Antônio João sería destituido en 1682, conforme ya fue mencionado. Con los escándalos provocados por el último, recibió la patente un jefe de otra etnia. El nuevo gobernador de los indios, Antonio Pessoa Arco Verde, era descendiente de los antiguos tabajaras22, fieles aliados de los portugueses desde las primeras luchas por la conquista de la Paraíba. Arco Verde sirvió como soldado y capitán de infantería de los indios por veintinueve años. En varios momentos, luchó en la “guerra de los Palmares, en que hubo con honrado celo y valor, yendo por cabo de tropas, en las marchas que se hacían que resultó, muchas veces, acometerse a los enemigos y hacerles considerable daño con pérdida de su gente…”23.

21Por diez años, por lo tanto, la familia Camarão quedó fuera del comando de las aldeas indígenas. Arco Verde tuvo promesa de título de caballero de la Orden de Cristo, en 1674, y recibió sueldo de 1500 reis por mes en 1683, meses después de asumir el puesto de gobernador24. En la época, el proceso de habilitación a la Orden Militar todavía no había alcanzado buen término, pues Arco Verde hizo una petición a la Mesa de Consciencia y Órdenes “en que dice que V. A. fue servido mandarle lanzar el hábito de San Bento de Avis en la ciudad de Olinda, capitanía de Pernambuco, y por descuido de su procurador en esta ciudad no pasaron las provisiones por la cancillería en el término de la ley…” 25. Este incidente, por cierto, atrasó el proceso e impidió que el jefe tabajara obtuviera tan prestigiosa merced regia.

22Debido a la muerte de Arco Verde, el puesto de gobernador de los indios retornaría  a la familia Camarão en marzo de 1694. Desde entonces el Registro General de las Mercedes atribuye a Don Sebastião Pinheiro Camarão la carta de gobernador de los indios de las aldeas de la Capitanía de Pernambuco26. Don Sebastião tuvo una hoja de servicio muy extensa, pues luchó con su padre en las guerras de restauración y participó de los tercios indígenas desde corta edad. Su mayor hazaña, sin embargo, fue aliarse, en los incidentes de la década de 1710, a los comerciantes envés de luchar al lado de los patricios. El partido de la nobleza no pudo contar con el liderazgo potiguar para intimidar a los opositores, como había ocurrido, otrora, en la “guerra de la libertad divina”. No obstante las incisivas órdenes del obispo gobernador, Don Manuel Álvares da Costa, uno de los líderes de los “mazombos”, Don Sebastião rechazó el apelo para emplear sus tropas en las embestidas contra la villa del Recife. Al percibir la resistencia del gobernador de los indios, el coronel Leonardo Bezerra Cavalcanti le prometió “un ingenio y las mejores haciendas que hubiera en Recife para repartir con sus soldados…”27. Su recusa, por cierto, exprimía su lealtad al rey y gobernador depuesto, Sebastião de Castro Caldas. En la ocasión, el indio respondió al noble amotinado con las siguientes palabras: “como caboclo que era no carecía de ingenio”.

23El partido de la nobleza no se resignó con la renuncia del gobernador de los indios. Sus líderes le escribieron una carta y rememoraron las alianzas entre los habitantes de Pernambuco y los indios potiguares. En esa pugna contra los comerciantes, la nobleza de la tierra no podría prescindir de los leales aliados indígenas. En carta, apelaban  al pasado ilustre de los potiguares: “Bien sabe vuestra merced cuanto se desvelaron nuestros antepasados en la restauración de esta tierra, demostrando su fidelidad al costo de su sangre, vidas y haciendas, y que vuestra merced compite con mucha parte de esta gloria por el señalado de las proezas del memorable padre de vuestra merced, como uno de sus principales restauradores…”28. No obstante la invocación de la “azucarocracia”, Don Sebastião abrazó la causa de los comerciantes.

24En el calor de los embates, para entender el abandono de los tradicionales aliados, corrían rumores del altísimo premio destinado al jefe potiguar. Él habría recibido de los comerciantes 1.200.000 reis de gratificación por el apoyo militar. La nobleza de la tierra no dejó pasar en blanco la alta traición y ordenó el aniquilamiento de su aldea de S. Miguel de Uma, además de la quema de las tierras de labranza. La represalia provocó su retirada y la de su gente hacia Santo Amaro, en las Alagoas. Según Pereira da Costa, Don Sebastião falleció mucho tiempo después, en 1721, con edad avanzada29.

25Hijo de D. Sebastião, el próximo gobernador potiguar sería Don Antônio Domingues Camarão Arco Verde, “nacido de indios notables”, escribiría con razón Pereira da Costa, “por las elevadas posiciones a que atingieron, y por sus títulos y valor por las armas…”30. Don Antônio todavía contaba con el apellido tabajara, oriundo de su pariente, tal vez de su abuelo, Antônio Pessoa Arco Verde, gobernador de los indios antes de su padre. Entre los principales, en aquel momento, las estrategias de casamiento no eran ignoradas. Como los jefes indígenas, en el Antiguo Régimen, la nobleza europea practicó frecuentemente el casamiento endogámico. Esta unión era en principio una táctica, una forma de evitar la evasión del patrimonio. “Sin rechazar del todo esta teoría”, Soria Mesa considera “que, en general, los motivos que llevaron a la endogamia se relacionan más con lo inmaterial”. “Creo”, escribió el historiador, “que la razón básica de su existencia estriba en la búsqueda del reforzamiento continuo de los lazos de solidaridad interna del conjunto familiar”31. De hecho, los jefes indígenas poco defendían sus bienes materiales. Pero luchaban con dificultad para mantener su prestigio dentro de la comunidad. Por tanto, los casamientos eran una maniobra política.                 

26La patente de gobernador de Don Antônio Domingues Camarão se amparaba no apenas en la ascendencia ilustre, sino también en los hechos realizados como sargento-mor del tercio, en celo de su muy leal servicio y en la imitación del ejemplo de su padre32. Sería Don Antônio, entre tanto, el último gobernador de las aldeas de la capitanía de Pernambuco. La honra y el privilegio de la familia Camarão durarían solamente por algunos años después de su pose. En 13 de abril de 1722, él escribió una carta al soberano Don João V y relató la grave crisis que acometía su autoridad.

27En la misiva, él solicitaba el apoyo del monarca para impedir el desmantelamiento de su tropa: “Muchos indios soldados de este Tercio andan derramados por todo Pernambuco y Paraíba por inobedientes, criminosos y mal procedidos, y como por la distancia me es muy dificultoso sosegarles, me parece que solamente mandando V. Majestad al gobernador de Pernambuco y Paraíba que publiquen Bandos por todas las comarcas de su jurisdicción a fin de que sus capitanes-mores tengan vigilancia y no consintieran” la permanencia, en las comarcas, de sus subordinados por más de ocho días33. Solicitaba al monarca apoyo para impedir que los capitanes incorporasen en los tercios a sus indios errantes. En particular, los tercios de los Paulistas promovían acentuadas bajas al llamarlos para “asentaren plaza”.

28Desde el inicio del gobierno de los indios, Don Antônio se preocupó en componer las aldeas y reunir gente vagabunda encontrada en el “sertão”, “olvidados del servicio militar y de los ejercicios cristianos”. Él utilizaba esta tarea no sin grande molestia, pues sus intentos causaban daños a los habitantes, particularmente cuando la captura de indios reducía el número de brazos en las propiedades. Al mandar arrestar algunas parejas “que andaban desparramados en la partes de la capitanía de la Paraíba para congregarlos en las que les pertenecían”, sus correligionarios enfrentaron a los potentados locales. En el camino de regreso, un capitán y un teniente del regimiento del gobernador de los indios se depararon con el capitán-mor Antônio Ferreira de Meneses, escoltado por cincuenta hombres armados, a caballo o a pie.

29Por la falta de respeto a las órdenes de Don Antônio, los indios errantes fueron capturados y puestos fuera del poder de dichos oficiales indígenas. Con el apoyo del gobernador de la Paraíba, el capitán-mor Ferreira de Meneses acusó a los oficiales de robar un templo, razón para que ambos permaneciesen durante tres meses detenidos en la cárcel. La ambición del mencionado capitán-mor dificultaba la autoridad del jefe indígena y contribuía, según la carta de Don Antônio, para mantener los indios fuera “del gremio de la Iglesia,  de sus misioneros, y de la obediencia del servicio de V. Majestad…” 34.

30Aunque contase, inicialmente, con la ayuda del soberano, Don Antônio enfrentó dos provisiones regias, entre junio y julio de 1731, donde quedaban expuestas, de inicio, las controversias con los misioneros de las aldeas y, en seguida, la recusa de seguir la orden regia que detentaba otro indio en el puesto de capitán-mor de una aldea. La provisión de julio ordenaba también la prisión de D. Antônio Domingos Camarão, “no solamente por las grandes culpas y excesos de que es argüido, sino también por el recelo de que pueda crear alguna sublevación en esas capitanías con su desordenado procedimiento”35. Desde esta resolución, cada aldea sería gobernada por un capitán de los indios, subordinados al capitán-mor del distrito.

31En fin, la trayectoria de los gobernadores de indios está ampliamente imbricada a las coyunturas políticas de la monarquía lusitana. De Don Felipe, en 1630, a Don Antônio, en 1730, Portugal estuvo tanto sometido a las intemperies originadas por las guerras de restauración, como vivió el esplendor del reinado de Don João V. Por cien años, la remuneración de los indios permite concluir que cuanto más fragilizada la monarquía mayor era el premio concedido a sus vasallos. La patente en cuestión surgió durante los primeros embates contra los neerlandeses y se fortaleció en las victorias obtenidas por la “guerra de la libertad divina”. Inicialmente, la carta patente era acompañada por el hábito y por la condecoración de la Orden de Cristo. Después de la restauración de Pernambuco, los valerosos guerreros indígenas ganaron solamente el hábito, cuando no recibían apenas la promesa de hábito.

32Por cierto “a guerra dos bárbaros” (la guerra de los bárbaros) restringió la captura de almas en el “sertão” y provocó la consecuente escasez de brazos indígenas en las capitanías de la Paraíba y de Pernambuco, el comando de los gobernadores de los indios entró en conflicto con los potentados locales. El temor de Don Antônio Camarão Arco Verde se erigía en torno de la certeza de que sus subordinados huían de su control. Los jefes militares sin soldados perdían no solamente su capacidad de comando, sino también y sobre todo, su competencia para negociar y forjar alianzas con sus superiores. Así, la mengua de los regimientos era la mengua del comandante. La confrontación entre el capitán-mor y el “último de los Camarão” permite entrever que los jefes indígenas constituían dificultades a la expansión de las áreas bajo control de los capitanes luso-brasileños. Por lo tanto no sería prudente que el soberano los incentivara con patentes militares. En suma, el eclipse político de la familia Camarão se originó en el fortalecimiento de los tercios comandados por los paulistas y por los demás luso-brasileños.

33Por un siglo, los jefes potiguares intentaron aproximarse a la monarquía y a la Iglesia. Para eso, abandonaron el nomadismo, la poligamia, el canibalismo y poco a poco  se pasaran a comportar como cristianos, como nobles en busca de honra y privilegios regios. La alteración de los hábitos no puede ser interpretada como una mera aculturación, sino como un medio de fortalecer su poder de comando. La alianza con los portugueses era vital para mantener el control sobre los grupos indígenas, para perpetuar las patentes de gobernador y garantizar la transmisión de los bienes inmateriales36. Los casamientos cristianos tenían como finalidad asegurar la legitimidad de los hijos y la posibilidad de recibir las honras y los privilegios de su padre. Esas prácticas no fueron entretanto capaces de mantener, en los primeros años del siglo XVIII, la patente militar y el prestigio de la familia Camarão.

Haut de page

Bibliographie

Carvalho Junior, Almir D. Índios Cristãos; a conversão dos gentios da Amazônia portuguesa. Tese de Doutorado – Unicamp, Campinas, 2005.

Coelho, Duarte de Albuquerque, Memórias Diárias da Guerra do Brasil, São Paulo, 2005.

Costa, Pereira da. (1983),  Anais Pernambucanos, Recife, 1983.

Levi, Giovanni, A herança imaterial (trad.), Rio de Janeiro, 2000.

Mello, A. G. de, Restauradores de Pernambuco. Recife, 1967.

Mello, E. C. de, Olinda Restaurada, São Paulo, 1975.

Meuwese, Markus P., “For the peace and well-being of the country”: intercultural mediators and the Dutch-Indian relations in the New Netherland and Dutch Brazil – 1600 -1664,  Dissertation submitted to the Graduate School of Notre Dame University, Notre Dame, 2003.

Santos, Manuel dos, Calamidades de Pernambuco, Recife, 1986.

Soria Mesa, Enrique, La nobleza en la España moderna, Madrid, 2007.

Vinson III, Ben, Bearing arms for His Majesty, Stanford, 2001.

Haut de page

Notes

1Almir D. Carvalho Junior, Índios Cristãos; a conversão dos gentios da Amazônia portuguesa, Tese de Doutorado – Unicamp, Campinas, 2005, p. 228; Arquivo Histórico Ultramarino (AHU), Maranhão  cx. 7d. 802.
2 AHU, Maranhão, cx.3, d. 238, d. 262 e d. 272.
3AHU, Maranhão, cx.4, d. 418.
4 Enrique Soria Mesa, La nobleza en la España moderna, Madrid, 2007. p.124.  
5José Antônio Gonsalves de Mello, Restauradores de Pernambuco, Recife, 1967.
6Evaldo Cabral de Mello, Olinda Restaurada, São Paulo, 1975. p. 20-41.
7 Registro de una carta de Su Majestad escrita a Matias de Albuquerque a respecto de los indios y Camarão. Documentos Históricos (DH), 16: 466-467, 1930.
8 Duarte de Albuquerque Coelho, Memórias Diárias da Guerra do Brasil, São Paulo, 2003. p. 249 e 335.
9José Antônio Gonsalves de Mello, Restauradores... p. 29.  
10 IANTT ( Instituto dos Aquivos Nacionais/ Torre do Tombo) - Cancillería de la Orden de Cristo, livro 36 folha 36-36v; 236;fl. 10-10v; livro 24, fls. 447-447v. Agradezco a Ronaldo Vainfas por la oferta de esos documentos. Ver también DH, 17: 290-291.
11Ben Vinson III, Bearing arms for His Majesty, Stanford, 2001, p.173-198.    
12José Antônio Gonsalves de Mello, Restauradores ... p. 20-21 y 49.
13Pereira da Costa, Anais Pernambucanos, Recife, 1983. v 3 p. 45.
14AHU, Pernambuco cx..17 doc. 1675. Consulta del Consejo Ultramarino al rey D. Pedro II, sobre el requerimiento del capitán-mor de los Indios de la capitanía de Pernambuco, D. Antônio João Camarão, pidiendo ayuda de costo a fin de regresar a la misma. 14 de marzo de 1695.
15Markus P. Meuwese, “For the peace and well-being of the country”: intercultural mediators and the Dutch-Indian relations in the New Netherland and Dutch Brazil – 1600 -1664,  Dissertation submitted to the Graduate School of Notre Dame University, Notre Dame, 2003.
16Pereira da Costa, Anais Pernambucanos... v 3 p.44.
17IANTT, Registro General de Mercedes, Cancillería de D. Afonso VI, lib. 19, hj. 464.
18IANTT, Habilitación de la Orden de Santiago, letra D, maço 2, n. 26 (1639)
19IANTT, Registro General de las Mercedes, D. Afonso VI, liv. 19 fl. 464.
20IANTT, Habilitación de la Orden de Santiago, letra  S, marzo 1, doc. 14.
21IANTT, Registro General de las Mercedes, D. Afonso VI, lib. 19 h. 464.
22Pereira da Costa, Anais Pernambucanos.... v 3 p. 45.
23IANTT, Cancillería de D. Pedro II, liv. 51 fl. 126.
24 IANTT, Registro General de las Mercedes - Órdenes liv. 9 fl. 279v (20.01.16740); Registro General de las Mercedes, lib. 3, hj. 31v (09.04.1683).
25IANTT, Mesa de la Consciencia y Órdenes, Consultas COM 179. (26.03.1683).
26IANTT, Registro General de las Mercedes, D. Pedro II, liv. 4 fl. 247-249v.
27Manuel dos Santos, Calamidades de Pernambuco. Recife, 1986. p. 96
28Manuel dos Santos. Calamidades... p. 102.
29Pereira da Costa, Anais Pernambucanos... v. 4 p. 407-409.
30Idem, v. 5 p. 329.  
31Enrique Soria Mesa, La nobleza … p. 135.
32IANTT, Cancillería de D. João V, liv. 56, fl. 151v.
33Pereira da Costa, Anais Pernambucanos.... v. 5  p.328.
34Idem, v.5 p. 28.
35Idem, v. p. 5 p. 331.
36 Giovanni Levi. A herança imaterial. (trad.) Rio de Janeiro, 2000. p. 175-197.  

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ronald Raminelli, « Privilegios y malogros de la familia Camarão », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 17 mars 2008, consulté le 17 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/27802 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.27802

Haut de page

Auteur

Ronald Raminelli

UFF/CNPq/FAPERJ. rraminelli@uol.com.br

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page