Navigation – Plan du site
Wendy Abusabal

Carmen Salazar-Soler, Anthropologie des mineurs des Andes. Dans les entrailles de la terre, L’Harmattan, Paris, 2002

[04/02/2005]

Entrées d’index

Géographique :

Andes, Perú

Chronologique :

siglo XX

Palabras claves :

minas, mineros
Haut de page

Texte intégral

1El paso de campesino a minero, en un espacio tradicional como el andino, es un proceso que implica no solamente un cambio de actividad económica; por la forma en la que está estructurada la sociedad andina este paso repercute en el universo simbólico de los individuos, en sus formas de organización y en la dinámica familiar. Es precisamente dicho proceso el que analiza Carmen Salazar a partir del estudio de los trabajadores del Centro Minero Julcani en los Andes Centrales del Perú en los años ochenta, mostrándonos las formas a través de las cuales el "mundo tradicional" andino persiste en la transición campo-mina. El libro nos presenta, a su vez, una reflexión sobre el sistema de representaciones de los mineros y un análisis histórico de la actividad minera desde el periodo colonial hasta la actualidad, analizando el complejo sistema de organización del trabajo en la mina, asi como la articulación del espacio rural en torno a esta actividad que fue, años atrás, la más importante de la región.

2El estudio resulta de especial interés en este momento si tenemos en cuenta que el modelo económico peruano actual privilegia la actividad minera sobre la agrícola. Cada vez son mas las empresas mineras que se instalan en zonas rurales afectando la vida de las familias campesinas, la dinámica de las regiones y amenazando el derecho de las comunidades campesinas sobre sus tierras.

3La autora parte de la hipótesis de que la transición de campesino a minero constituye a la vez una ruptura y una continuidad. Ruptura en la medida en que las condiciones laborales del minero presentan diferencias significativas respecto a las características del trabajo agrícola en una comunidad campesina, continuidad porque estos cambios se producen en un mismo espacio social y cultural. Al ingresar a trabajar en una mina el campesino se encuentra frente a un universo totalmente nuevo, debe enfrentarse a una tecnología de trabajo que le es ajena y habituarse a un espacio de trabajo frío y obscuro como es el socabón de una mina. Paralelamente a este cambio se impone una forma de organización del trabajo basada en un sistema jerárquico en el que los trabajadores poseen diferente status dependiendo del tipo de trabajo que realicen. El minero debe obedecer a una autoridad impuesta por la empresa, adecuándose a un sistema que no guarda relación alguna con el sistema de cargos de la comunidad campesina, en el cual las autoridades son elegidas en función a su prestigio y a su reconocimiento social y en la que las relaciones entre agricultores son igualitarias.

4Un flujo importante de campesinos procedentes de comunidades diversas pasan a integrar un nuevo espacio social –el campamento minero- en el que deben convivir adaptándose a una nueva forma de vida fuera de sus comunidades y lejos de sus redes familiares. Frente a esta realidad se va generando paulatinamente entre ellos un sentimiento de solidaridad en función a aquello que los une: el hecho de pertenecer a una comunidad campesina, su condición de obreros y la necesidad de reivindicar sus derechos frente a la empresa. Como consecuencia de ello surgen los sindicatos, creándose asi un espacio de lucha colectiva en favor de los intereses de los trabajadores.

5El rol de los sindicatos no se limita a aquello, ellos funcionan a su vez como un mecanismo de integración del tejido social en la mina, puesto que constituyen también un espacio de actividad social y cumplen un rol conciliador frente a los problemas domésticos de las familias mineras, retomando de alguna manera el rol de las autoridades comunales.

6En otro momento la autora nos habla acerca de la organización de las mujeres en la mina. En la comunidad campesina trabajo y familia se funden en un solo espacio y las labores son compartidas entre los miembros de la misma. En la mina esta concepción de familia-fuerza de trabajo se quiebra y ambas esferas –familiar y laboral- se separan. A pesar de ello, las esposas de los mineros continúan de alguna manera formando parte de la dinámica laboral, si bien no lo hacen directamente a través del trabajo manual lo realizan a través de la gestión de sus organizaciones, creadas para velar por los intereses de la familias obreras.

7El texto de Carmen Salazar nos presenta una reflexión acerca de la formación del proletariado en los Andes frente al caso europeo. Si bien el campesino se adapta a nuevas condiciones de trabajo y de organización en la mina no se podría hablar del surgimiento de un proletariado propiamente dicho puesto que la actividad en la mina es concebida por el campesino como temporal, como un medio para obtener mejoras económicas y de esa manera poder migrar a la ciudad. Los campesinos-mineros mantienen los vínculos con su comunidad de origen, continúan formando parte de la dinámica comunal, conservan sus tierras y las continúan trabajando a través de los familiares que permanecen en la comunidad. El minero pertenece pues a ambos espacios.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Wendy Abusabal, « Carmen Salazar-Soler, Anthropologie des mineurs des Andes. Dans les entrailles de la terre, L’Harmattan, Paris, 2002 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 04 février 2005, consulté le 12 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/289

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page