Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Máximo García

Consumo y patrimonio familiar en Castilla. Claves y evolución secular

[22/03/2008]

Résumés

In this article, with a new optic, we study in depth about the relationship between the family inheritance, the strategies of transmission of the goods and the domestic consumption there were in the Baroque and the Enlightenment Castilian society. First, we analyse testamentary facts, because the woman could received very important bequests and mejoras, but in dresses and furnishing, and not in lands or houses that make firm her subsistence. In second hand, the dowry feminine reaffirm a system of ‘advance of legítimas’ in a very important consumer moment, moreover the cultural impact that her dresses showed in the foreign travellers.

Haut de page

Entrées d’index

Mots clés :

dote

Palabras claves :

herencia, Mujer, consumo
Haut de page

Texte intégral

1. Planteamientos

1Con el objetivo de profundizar en nuevos planteamientos metodológicos y modelos de estudio sobre la relación existente entre patrimonios familiares, estrategias de transmisión y el consumo dentro del hogar, este trabajo pretende mostrar los primeros resultados del equipo Cultura material, consumo, moda e identidades sociales. Mujer, vestido y apariencia en Castilla y en León durante el Antiguo Régimen (XVI-XIX), reflexionando sobre algunos aspectos clave para las sociedades barrocas e ilustradas: ¿el ajuar doméstico dependía únicamente de la disponibilidad patrimonial?, ¿los ámbitos rurales tendían a acercarse a las pautas de demanda urbana?, ¿el nivel cultural potenciaba ‘consumos diferenciadores’ -en libros, mobiliario, etc.-?, ¿el ciclo vital influía en el gasto personal y en la tipología de los enseres adquiridos?, ¿se heredaba y/o se dotaba con el mismo tipo de objetos del hogar?...

2Se toman como referencia los datos testamentarios, teniendo en cuenta: que las dotes recibidas por las hijas debían traerse a colación a la hora de realizar las partijas hereditarias; que las mandas en el instante postrero para beneficiar a alguna hija eran muy importantes; que las mejoras por el valor global del tercio y remanente del quinto de los bienes paternos para ayudar a la descendencia femenina también fueron determinantes; de la misma manera que las condonaciones de deudas familiares “por lo bien que me ha cuidado”. Así, en las particiones patrimoniales, tras su inventariado, se reafirmaban esas mismas cuestiones.

3Se reforzaba entonces la idea de solución de los problemas temporales para la viuda, cuando podían beneficiarse de numerosas mandas, ser socorridas con la mejora, favorecidas tras su nombramiento como herederas universales y únicas -a falta de herederos forzosos-, no olvidadas en su derecho a la devolución dotal o restituidas con el ‘lecho cotidiano’.

4Las féminas recibían bastante, pero en ropaje, menaje y enseres de casa, más que obteniendo bienes raíces que asegurasen su subsistencia. Por eso, presentan muy diferentes significados de cantidad y calidad cada uno de los segmentos de las dádivas donadas por la familia a las mujeres: no era similar un mismo valor correspondiente a prendas de vestir, piezas especiales del hogar, menaje de cocina, joyas, adornos de casa, varas de tela o pequeños objetos de plata, que las cantidades en metálico procedentes de las dotes institucionales de pobreza (fruto, por ejemplo, de obras pías para casar huérfanas pobres), que la tasación de tierras, viñas, casas, géneros de tienda y útiles de labranza, o que diversos libros, cuadros y estampas

5A su vez, la dote femenina reafirmaba un sistema de adelanto de legítimas en un momento consumista clave y muy necesitado de contar con bienes al servicio del ciclo familiar, presentando implicaciones patrimoniales fundamentales. Desde esa perspectiva, se relaciona la estructura de los bienes aportados por la familia (cama y vestido o patrimonio raíz y urbano) con el propio significado de la dotación filial castellana, más, en tercer lugar, el impacto cultural que causó la vestimenta mujeril en los viajeros extranjeros.

2. Familia, mujeres y particiones hereditarias

6La trascendencia de la mujer en los presupuestos hereditarios podía conferirla un papel de fuerza entonces; aunque también el de sumisión y atención a las necesidades familiares. Sus resortes de poder durante el Antiguo Régimen, confiriéndole importantes atribuciones económicas y familiares, se basaban en el paternalista “mucho amor, cariño y satisfacción que la he tenido y tengo”.

2.1. Escrituras testamentarias y mujer casada

7Segundos y terceros testamentos, y codicilos, solían beneficiar a la salvación del alma propia, pero también a la familia (máxime a la familia femenina). En todo caso, las cláusulas testamentarias podían ser otorgadas por una o varias personas1. Individuales o conjuntos (el 10% en Valladolid), fueron marido y mujer quienes más asiduamente testaron de esta última manera. Aquellos ‘dobles’ o ‘de mancomún’ conforman, por tanto, un bloque bastante considerable, y algo superior al de otras ciudades2.

8Los matrimonios solían testar conjuntamente (así lo ejecutaron en el 95% de los casos). Pero los cónyuges también tenían la alternativa de hacerlo de forma individual3. El estado de salud de los testadores y los herederos nombrados de común acuerdo motivaba cada opción. Algunos estudios consideran esta modalidad testamentaria como un reflejo de la imposición masculina y familiar sobre la mujer y otro claro exponente de la sujeción femenina al ‘cabeza de casa’. Cuando el 70% de estas escrituras se realizan sin sucesores forzosos y ambos se encuentran sin enfermedad que les mediatice (y sólo en otro 20% el marido está en serio peligro de muerte y ella sin achaques, posibilitándose entonces una proclividad marital a arrastrar a su consorte a realizar una última voluntad postrimera), tales teorías son discutibles4.

9En esas condiciones de mayoritaria ausencia de dolencias y a falta de forzosos, todos los matrimonios que testaron mancomunadamente se nombraron recíprocamente sucesores de sus respectivos bienes propios. Sin omitir la posible inducción del marido sobre la mujer para hacer recaer sus bienes en él (y aunque la actitud contraria en las mismas circunstancias también era posible), estas actas sólo reflejan cohesión familiar y consolidación de los lazos parentelares, pues mediante estas declaraciones los bienes conyugales se mantenían unidos, asegurando su disfrute compartido. Situación que tuvo una mayor trascendencia en las zonas urbanas, aumentando progresiva y fuertemente a medida que fue transcurriendo el Antiguo Régimen5. (ver anexo tablas,1).

10Por su parte, la gravedad de las dolencias fue el motivo de la redacción de los poderes para testar. La confianza en los allegados también influyó en la amplitud documental que alcanzó. La urgencia fue el motor de la continuada reiteración de apoderar a alguien de pleno crédito y que, de antemano y reiteradamente, ya conociera su voluntad.

11Cabría la tentación apriorística de considerar estas escrituras como más propias de las mujeres. Algunas licencias para testar concedidas por padres y maridos apuntaban a que mediante este documento, menos complejo, la mujer accedería más fácilmente, y sin esas trabas, a un derecho que la misma Iglesia potenciaba y exigía. El menor número de cláusulas y la abrumadora preponderancia de apoderados masculinos parecían confirmarlo. Sin embargo, las conclusiones difieren sustancialmente, pues el 53% femenino de los poderdantes es irrelevante. (ver anexo tablas, 2)

12En cuanto a las personas encargadas de hacer cumplir efectivamente su contenido, la parentela masculina apoderada resume la decisión de quienes se vieron forzados a su rúbrica.

13La distribución sexual de tales poderhabientes es clara: un 70% de los encargados de cumplimentar las peticiones del otorgante finado eran varones. Y los resultados son aún más abrumadores al analizar los porcentajes de las testadoras, quienes, todas, nombraban a hombres por ejecutores de su última voluntad, y a los que, apenas cuatro, acompañaron de una apoderada.

14La dependencia-confianza familiar también aparecía resaltada entonces: las estrechas relaciones de parentesco se ponían de manifiesto cuando el 78% de los apoderados eran familiares allegados. Amos y criados fueron nombrados por esas mismas vinculaciones, más afectivas que profesionales. Los miembros del clero ocupaban una situación privilegiada dado su ascendiente moral. Por razones de legalización testamentaria, de garantía de fiel ejecución y ante posibles disputas patrimoniales, la presencia de los empleados judiciales también fue amplia. El nombramiento de vecinos y amigos se vincula más a razones de urgencia perentoria.

15Realidad confirmada en el marco evolutivo. Los respectivos cónyuges siempre rondaron el 50% de los apoderados, con una menor proporción rural (el resto de la familia estuvo mejor representada en Valladolid), y aumentando al afianzarse el modelo contemporáneo de hogar burgués. Hijos y hermanos sobrepasaban también el 10% de los nominados, por lo que el núcleo familiar aparecía testigo y activo (con un 83% medio) en aquellos últimos instantes vitales.

16Además, poderhabiente y albacea solían ser la misma persona. De su recta actuación dependía que las últimas voluntades fuesen fielmente ejecutadas. Aún con todo, ¿se acometían estrictamente y conforme a derecho, procurando evitar las extralimitaciones y ciertos ‘olvidos’? (ver anexo tablas, 3)

17Según el ordenamiento legal “tales comisarios testamentarios hacen muchos engaños con los poderes, extendiéndose a mas de la voluntad quienes se los dan”6. Lo que parece contradecir la seguridad con que se depositaba la confianza en los familiares (en cónyuges y mujeres, aunque el elevado peso clerical junto al de miembros de la Chancillería y otros ‘amigos’ cercanos también indique un respetuoso temor hacia las cuestiones judiciales y conflictivas); pero si los fraudes hubieran sido tan reiterados no se mantendría a los mismos albaceas en sus cargos, e, incluso, el número de estas actas habría disminuido. Más del 90% de los poderes anulaban esa ley, dando plena libertad a dichos apoderados: “para que en mi nombre, después que yo muera, en término predefinido por derecho o fuera de el, otorgue mi formal testamento y última voluntad, con cuantas mandas y cláusulas convenga”. (ver anexo tablas, 3)

18El trato vital y la convivencia familiar obviarían muchos de los trámites últimos, pues “reiteradamente lo tengo comunicado”: “como todas las cosas las tengo tratadas con... de que tengo entera satisfacción... y confiando de su celo”, apoderando a sujetos de entera confianza “para que en su nombre hagan su testamento según tengo comunicado”7. A grandes rasgos, los albaceas y ejecutores finales presentan una composición y jugaron un papel protagónico similares.

2.2. Beneficiarias de la muerte. La importancia familiar

19Iglesia y familia fueron los principales beneficiarios de la muerte. Por sentido parentelar y también para ponerse a bien con Dios, saldando las cuentas postreras con los sobrevivientes. Así, los testamentos son instantáneas sociales y económicas personales, a la par que resultan claves para la comprensión de los comportamientos colectivos. El entorno doméstico amplio (vinculando a vivos y difuntos) aparecía reflejado entonces con todos sus valores de vecindad, convivencia, laborales o de ‘amor, cariño y confianza’. Mandas, fundaciones, fideicomisarios, albaceas, testigos, mejoras, tutorías, ofrendas, entierros y misas, más la dejación de muchas disposiciones a la libre elección de los ejecutores, reforzaban el peso de la cohesión familiar.

20Puestos los medios para la salvación personal, surgían las preocupaciones terrenas: mirando por el futuro de los vivos. Las medidas encaminadas a solventar pleitos hereditarios, compensar buena conducta, juventud o feminidad, asegurar minorías de edad, solucionar agravios, resarcir afrentas, pagar deudas o satisfacer atenciones además de su propio fin económico, aplacarían conciencias, evitarían problemas sucesorios, contribuirían a la estabilidad familiar y redundarían egoístamente en la permanencia del finado en la memoria colectiva. Hijas y sobrinas veían muchas veces entonces solucionado su futuro. Tíos curas y padres tampoco se olvidaban de sus servicios y necesidades, mientras los cónyuges se mejoraban o dejaban mutuamente por herederos cuando era factible. En definitiva, se cumplía ‘con los que se quedan’, ayudándoles.

21Así, la distribución patrimonial en función de la estructura familiar constituye un apartado muy interesante para comprender las consecuencias económicas de la muerte.

22¿Puede cuestionarse la ‘libertad’ femenina al testar? Se dictaminaba que “aunque la mujer sea casada, no necesita de presencia, ni licencia, del marido para ello”8, pero también tiene ‘experiencia’ de múltiples injerencias, presiones y amenazas del esposo sobre la esposa, sobre todo cuando ésta tiene libertad de nombrar heredero diferente a su cónyuge. ¿Cuántas no se verían ‘forzadas’ a realizar sus cláusulas legatarias bajo presiones, veladas o explícitas, conyugales o familiares?

23Las licencias para testar de padre a hijo y de marido a mujer deben valorarse con estos criterios9, lo que implicaba ciertos acuerdos y vías de actuación unitarias. Viviendo los ascendientes, las dificultades para legar libremente los bienes, tanto para hombres como mujeres (aunque siempre más presionadas estas últimas), se incrementaban, debiendo recurrir los interesados a la petición de un permiso expreso. Otras muchas declararon ser “mayores de 25 años” y “no sujetas a tutela y curaduría alguna” al realizar sus actas de últimas voluntades y poder legalizar así más fácilmente la donación de sus respectivas haciendas. Esas licencias permisivas aparecen con cierta frecuencia en lo tocante a las cuestiones patrimoniales de los testamentos realizados conjuntamente por marido y mujer (“precedida la licencia necesaria”), correspondiendo al primero su otorgamiento10. Dependiendo de la situación familiar, algunas hijas también debían pedir los correspondientes permisos “para disponer judicial de todos sus bienes muebles y raíces”. Era solamente un ‘requisito formal’ siempre concedido, pero podía llegar a ser un medio de presión y coacción.

24Para valorar el papel sucesorio de la mujer castellana11 debe significarse que una mayoría de los testadores, y en aumento progresivo, mencionaban el “amor y cariño que he tenido y tengo a mi mujer”, lo que se traducía en nombramientos sucesivos de tutor y curador de los hijos al cónyuge vivo. ¿Niño y madre?; ¿‘amor conyugal burgués’?

25La familia se basaba en el matrimonio y la autoridad doméstica correspondía al marido12. Dentro de la comunidad de gananciales administraba su propio capital, sus arras, los bienes parafernales de la mujer, los allegados en concepto de dote y los adquiridos después de la boda mancomunadamente (‘multiplicados’). Además, esta ‘autoridad marital’ y la patria potestad del cabeza de hogar se extendía sobre las personas y el patrimonio de los hijos. El padre controlaba la hacienda familiar (la del consorte, la ganancial y el pecunio filial). Así, las claves hasta la disolución de la comunidad doméstica “venían determinadas por el poder económico del padre de familia… y la mujer estaba limitada y sometida a la autori­dad del marido”13.

26Eso sí, tales rupturas conyugales traían consigo, para la mujer, la recuperación de la dote y el disfrute íntegro o parcial, en función de la existencia o no de descendencia, de las arras, y, siempre, la partición de los bienes gananciales; confirmándose la norma de la recepción por parte de la viuda de su ‘parte del león de la herencia’14, toda vez que la legislación sobre dichos patrimonios adquiridos durante el matrimonio ordenaba que: “toda cosa que marido y mujer ganaren o compraren, estando de consuno, lo hayan ambos por medio” y “si el marido mandare alguna cosa a su mujer al tiempo de su muerte, no se le cuente en la parte que la mujer ha de haber de los bienes multipl­icados durante el matrimonio; haya la dicha mitad de bienes y la tal manda”15.

27La disolución de una familia, por tanto, sólo adquiría plena carga económica cuando el cónyuge masculino fallecía. La desaparición materna, pese a la transmisión hereditaria pareja a todo deceso, sólo prolongaba el escenario de la comunidad doméstica16. Esta autoridad paterna se ponía claramente de manifiesto cuando al morir uno de los cónyuges quedaban hijos menores17. Al morir la madre nada cambiaba, pues el padre continuaba por derecho con la patria potestad física y patrimonial hasta la mayoría de edad del párvulo. Tras el fallecimiento del varón se planteaba una muy distinta situación jurídica: las tutelas. La esposa y madre sólo sería tutora y curadora de sus hijos por cláusula testamentaria expresa. Así, la mujer quedaba sometida al régimen jurídico regulador de la institución tutelar, aunque los testamentos del XVII y XVIII reflejen que prácticamente en todas las ocasiones, viviendo la madre, ésta era la designada por su cónyuge, fuera o no la madre de los menores, relevada de fianzas y de las condiciones legales impuestas, pues: “por el mucho amor y cariño y satisfacción que tengo de ella, lo hará como requiere”.

28Los tutores: numerosas esposas (muchas consortes nombradas por sus respectivos maridos difuntos), junto al resto de los familiares cercanos interesados y al lado de otros personajes ‘conocedores de leyes’ para contribuir a no arruinar las hijuelas de los menores. (ver anexo tablas,4)

2.3. La dote femenina

29En otra vertiente paralela, la estrategia matrimonial castellana venía determinada, dada la básica igualdad divisoria de las herencias, por el papel desempeñado por la mujer al aportar al enlace su dote “a cuenta de las legítimas paterna y materna”. La ‘salida’ de bienes del tronco familiar una vez entregados los bienes dotales provocaba la fragmentación del patrimonio, que únicamente quedaba salvaguardado por el circuito endogámico social y parentelar, entendido como mecanismo corrector y de control del sistema de transmisión de la propiedad.

30“La dote llevada al matrimonio, parte fundamental de la hacienda familiar, garantiza su independencia porque ella, y no el marido, ejerce el derecho de disposición”18. Por eso la dote femenina encierra tantas claves interpretativas singulares y de amplio significado. Como ponen de manifiesto los estudios para la zona rural sevillana (Francisco Núñez), de Navarra (Ana Zabalza) o de Barcelona (Mª Adela Fargas), junto a otros trabajos ya clásicos pero todavía de igual valor (Testón y Zarandieta en Extremadura), fuese cual fuese el modelo legal imperante, de heredero único o igualitario, la importancia hereditaria de la mujer a través de este mecanismo de trasvase de bienes patrilineales resultaba determinante para comprender la estructura familiar del Antiguo Régimen y las distintas formas de entender ‘la casa’. Aunque dependiendo de cada sistema de derecho sucesorio, y de su práctica concreta, su alcance real sea diferente, desde el XVI la dotación a las mujeres se fue afianzando y consolidando como fórmula de adelanto de partes más o menos sustanciales de las legítimas y de plena propiedad femenina.

31Así lo sugieren las referencias a las dotes femeninas aparecidas en las propias disposiciones testamentarias, cuando no olvidan clausularlo para que se recuerde en el momento pertinente de la formación de las correspondientes particiones e hijuelas. (ver anexo tablas, 5)

32Las haciendas se repartían tras los sucesivos fallecimientos dentro del seno familiar; entonces solían disgregarse entre los legítimos y forzosos, o pasar a ramas colaterales en ausencia de los primeros. Era el momento clave para que muchos hijos pudieran contar con medios económicos suficientes para iniciar una nueva unidad doméstica. Sin embargo, con anterioridad, junto a los hermanos ingresados en alguna de las muchas órdenes regulares existentes entonces, renunciando a sus legítimas y dejando vía libre al resto de sus hermanos para recibir porciones patrimoniales mejores del primitivo tronco ganancial, también las mujeres podían haber sido dotadas con generosidad o sólo míseramente, dependiendo de la coyuntura concreta, de la estrategia del cabeza de casa o de la simple posición económica de la familia en cuestión. En ese instante salían del tronco común cantidades mayores o menores de capitales en metálico o de bienes en especie, de muy diferente significado y trascendencia.

33Con esos argumentos, las cartas de pago de dote valoran toda la amplia tipología de los enseres que la mujer aportaba al enlace matrimonial (aspecto neurálgico pero inabarcable aquí y ahora), orientando decisivamente sobre cómo esos recursos influían en las economías familiares19. Esa importante cantidad de vestimentas (‘viejas’, heredadas, rotas o ya regalos nuevos) recibidas en aquellos momentos nupciales eran portadas por sus dueñas no sólo para cubrirse, sino, y en la medida de lo posible, para lucir y mostrar una apariencia exterior ‘a la moda’.

2.4. La distribución de la propiedad. Legados y mejoras testamentarias

34Prosigamos. La fuerte disgregación patrimonial producida en la línea de descendencia al dividir las haciendas en sucesivas particiones e hijuelas entre los herederos legítimos provocaba una amplia serie de consecuencias sociales. Por eso, la vida monacal pudo ser una ‘estrategia no matrimonial’ guiada (al igual que la ya comentada dotación de las hijas conforme a múltiples tácticas posibles) por algunos padres con criterios hereditarios: a mediados del Setecientos, un 14% de esos vástagos no podían ser herederos al pertenecer a las distintas órdenes regulares.

35Sin considerar la amplia casuística relativa a los sucesores legítimos20 entre las pautas de reparto de los patrimonios resalta que en muchos matrimonios sin herederos forzosos los cónyuges se designasen por herede­ros recíprocamente; y entre los no forzosos destacaba ‘el alma’, pero también las esposas (criadas y sobrinas). Muchas mujeres y, en general, la familia femenina. (ver anexo tablas, 6,7)

36Dotes, arras, renuncias de legítimas, ayudas familiares... contribuían a distribuir las propiedades. Así, antes de la muerte del cabeza del hogar, partes considerables de las futuras hijuelas ya habían pasado a manos de sus legítimos y futuros herederos: bienes que se traerían a colación en el momento de las particiones. Algunos hijos/as podían haber sido dotados o mejorados entonces, contribuyendo a la estabilización de las nuevas unidades familiares.

37Práctica vigente a lo largo de toda la modernidad, la ‘salida del siglo monacal’ traía aparejada importantes consecuencias patrimoniales. Todo aspirante a profesar quedaba excluido del sistema de particiones y obligado a renunciar sus futuras legítimas y se prohibía que “los religiosos profesos de ambos sexos sucedan a sus parientes, por ser tan opuesto a su absoluta incapacidad personal como repugnante a su solemne profesión, en que renuncian al mundo y a todos los derechos temporales”21. A partir de las ‘cartas de renuncia de legítimas de religiosas’, padres y hermanos serían los principales receptores de estas renuncias y, con ello, los ascendientes podían realizar las particiones sin tenerles en cuenta, mientras los demás deudos mejoraban sus respectivas hijuelas con la parte proporcional que les correspondiera de sus legítimas22.

38Ventas, dotes o renuncias y donaciones inter-vivos constituían otros mecanismos claves de trasvase. Las donaciones ‘en sanidad sin manda’ eran irrevocables y tenían su origen en el pago de un beneficio recibido y/o en la confianza de su futura obtención. El “mucho amor y cariño” tratándose de familiares y el “grandísimo afecto, celo y devoción” cuando los receptores eran centros religiosos, benéficos o alguna imagen o altar, se convirtieron en las principales causas esgrimidas. Junto a estas motivaciones, sin embargo, se escondían realidades más ‘prácti­cas’: el agradecimiento de las atenciones recibidas, la esperanza (pagada) de su continuación venidera y la ‘compra de la salvación’ final, máxime cuando la mayoría de los donantes estaban enfermos y pretendían asegurarse la protección en los últimos días de su vida. La sentencia, asidua: “con edad crecida, debo muchas atenciones y socorros que en mis necesidades se me han ofrecido... por el mucho amor, cariño y voluntad... me han de asistir en mis enfermedades y luego cumplir mi testamento”, lo confirma.

39Generosidad, obligación e interés constituyeron las causas de la realización de aquellos legados. Aunque difíciles de precisar, partidas considerables de las haciendas personales se distribuían por este medio entre los favorecidos. Pías o no, escapaban a las hijuelas de los forzosos como vía de desviación de bienes desde las hijuelas propias de los herederos hacia otros allegados. Satisfaciendo servicios prestados, pagando deudas, ayudando a menores y féminas, para adquirir cultura..., se donaban todo tipo de enseres muebles, raíces y moneda de cuenta. Familiares (y convecinos, pobres, viudas, clérigos, instituciones benéfico-asistenciales y conventos regulares y templos seculares) se beneficiaban así de los últimos deseos de los moribundos.

40‘Legados graciosos’ a familiares y vecinos, con criterios de amistad, estima y cariño, que explicitan unos sentimientos personales que se iban imponiendo en la mentalidad popular. En muchas ocasiones únicamente eran cláusulas de estilo, pero esa misma consideración certifica ya su extensión social y su aceptación comunitaria, de indudables consecuencias.

41“Por varios escrúpulos”, “que en conciencia debo restituir”, “tenga memoria de mi afecto y amistad que nos hemos profesado”, “en remuneración del amor y cariño que nos hemos tenido”, “igual que me favoreció en vida me favorezca en muerte, rogando por mi alma”, “para descargo de mi conciencia” o “en pago a la mucha caridad con que me ha asistido” fueron las causas más reiteradamente esgrimidas, y siempre más el “me encomienden a Dios”. Por tanto, confianza, deudas no satisfechas, agradecimiento, protección a los miembros más pobres, débiles o desacomodados de la familia, remuneración de ayudas y asistencias recibidas, demostración de cariño, descargo de la conciencia y, siempre, solicitud de oraciones ante la divinidad por su alma, como contrapunto, regían la concesión de estas mandas.

42Pero si las mandas devocionales, de miras escatológicas, de ayuda interesada a pobres y clero para que intercediesen por ellos “para el paso en que están” fueron importantes (juntas superaban el 20% de las donaciones) la mayor parte recayó en los más cercanos, necesitados o de quienes, dentro del propio entorno familiar, más ayuda se había recibido. Relaciones de familia, servicio, vecindad o convivencia constituyeron la base de muchos de aquellos legados.

43Más de la mitad recayeron en miembros de la unidad familiar. Sobrinos, hermanos e hijos -por vía de mejora o de simple manda- acapararon el 72%, del 52% total correspondiente a los familiares. Y si los varones beneficiaban más a sobrinas e hijas, las mujeres aún en mayor proporción. “En atención a ser mujer”, “para más fácil ayuda y remedio de su estado”, “y por su sexo necesitar de mayores auxilios para su remedio” o “por estar soltera y sin acomodo” fueron las razones esgrimidas. El “mucho cariño” se relacionaba con “haber vivido y cuidado en mis enfermedades”. El amor y el parentesco primaban, pero también el deseo y la obligación de socorrer (acomodar, mejorar) a los próximos más necesitados, junto con “la compensación a lo bien que lo ha hecho conmigo” más la utilización de este mecanismo como medio de presión, control y de asegurarse el propio cuidado personal (“y lo siga ejecutando como hasta ahora”) se entremezclaban en estas mandas familia­res23. (ver anexos tablas, 8)

44También a través del sistema castellano de la mejora, nunca forzosa, las mujeres fueron las más asiduamente beneficiadas, aunque también apareciesen varones, sobrinos y hermanos en proporción considerable24. Instituida “en las cosas que el testador hubiere señalado como mejora del tercio y remanente del quinto”, y no necesariamente en dinero, sobre el quinto de libre disposición, podía gravarse a voluntad con cualquier condición o vinculación. (ver anexos tablas, 9)

45En suma, así y aunque no fue la única favorecida en los momentos postreros, la mujer adquiría entonces un papel protagonista en la transmisión de la propiedad. En vida o post-mortem, doncellas, hijas, esposas, sobrinas, nietas... percibieron, por mecanismos dotales y/o de amejoramiento “en el tercio y remanente del quinto”, partes sustanciales de los patrimonios paternos.

46Una tercera clave, sobre la que no podemos detenernos ahora, para el estudio de los contrastes patrimoniales, la cultura material y el consumo femenino, aparece reflejada en las miradas extranjeras sobre sus vestidos externos y sus ‘hábitos públicos diferenciadores’. Con su particular forma de entender el atuendo castellano, reflejando una cultura material basada en niveles patrimoniales y criterios ideológicos, ahondaron en la ‘percepción del ajuar’ y en las ‘esencias del ser español’ (sus hábitos perversos, pereza o vanidad); todo ello misturado con importantes apreciaciones morales, de costumbres y mentalidad. En las actitudes de aquella minoría ante el vestido patrio se mezclaba miedo, locura, extrañeza, fealdad, miseria, fantasía, originalidad, ridiculez, gracia, encanto, lástima, desilusión o ‘mala traza y gusto’25. El cúmulo de sus numerosos tópicos, críticas asiduas difundidas en sus países de origen por aquellos viajeros, reforzaron la leyenda negra antiespañola, pues aunque los hábitos se iban modificando, pensaban que el lujo notorio seguía promoviendo el lucimiento público en la medida en que el atuendo era signo de una cierta ideología.

3. Conclusiones. Contrastes patrimoniales y de cultura material

47El momento de la muerte es un instante clave para valorar los bienes que disfrutaba la sociedad castellana durante el Antiguo Régimen. De su reparto, en ese momento postrero o con anterioridad, dependían algunas de las posibilidades de desenvolvimiento económico futuro de una familia. En ese contexto, el papel desempeñado por la mujer en la transmisión patrimonial y monetaria fue determinante. A través de la dote y del sistema de mandas testamentarias y mejoras las haciendas no se partían con igualdad, y porciones considerables de los capitales, y antes, pasaron a la plena posesión de las féminas. Fueron beneficiadas entonces atendiendo a criterios de orfandad, minoría de edad, soltería, viudedad y “por su sexo necesitar de mayor auxilio”; recompensándolas “la mucha caridad con que me han asistido” y “en remuneración de su amor y cariño”.

48Pretendemos continuar investigando y avanzando en esa dirección. Los problemas documentales y metodológicos (tampoco son menores en el plano de las mediciones del volumen de riqueza, el poder adquisitivo, el nivel de vida y las posibilidades de expansión de la demanda familiar) dificultan a veces el cotejo del presupuesto doméstico dedicado a cada uno de sus apartados, pero no suponen un límite para este tipo de análisis. Por el contrario, el recuento de la abundancia mayor o menor de productos según categorías sociales y períodos es muy útil para conocer los cambios en el consumo a largo plazo. De hecho, demuestran las posibilidades de utilizar la valoración dotal total y la de sus distintos componentes a la hora de contrastar diferentes esferas de la demanda (al inicio y al final de la vida de cada hogar) y ello no sólo para compararlo con otras áreas, evitando los sesgos derivados de las distintas técnicas de tasar e inventariar aquellos bienes, sino también de cara al estudio del subsector textil doméstico, donde es imprescindible considerar su valor y naturaleza, así como la modificación del tipo de tejidos utilizados. En todo caso, el carácter simbólico de las dotes delatan los patrones de consumo típicos de dichos enseres, y en esa misma línea se revelan de gran interés también los inventarios de tiendas, de comerciantes y de la buhonería.

49Otro aspecto de interés es la cronología e intensidad de los cambios, dada la fragilidad temporal y espacial de una ‘revolución del consumo’ por explosión de las pautas de demanda femenina en la Castilla del XVIII, pese a presentarse como un siglo muy dinámico y de consolidación de importantes transformaciones previas. En esa línea se inserta también el elevado peso que en las dotes vallisoletanas urbanas y rurales (y no sólo ya en Cataluña, donde el uso de los nuevos algodones fue más temprano y amplio durante el periodo ilustrado) adquirieron la ropa de cama y los productos.

50Más interesantes aún resultan los mecanismos básicos de composición y ampliación de las demandas de algunos sectores sociales. Por ejemplo, la difusión de nuevos hábitos consumistas no respondía exclusivamente al modelo de imitación de la vida noble, pues artistas, comerciantes y doctores podían mostrar un interés por las novedades superior al de la clase dirigente. Asimismo, la propensión al consumo de los textiles era proporcional más al grado de conexión de las economías familiares con el mercado que al mero volumen del patrimonio. Por eso resulta interesante que algunas artesanas apunten cambios muy intensos en su ajuar, que muchas novias menestrales exibiesen dotes muy ricas en tejidos o que se constate en áreas castellanas rurales una tendencia a adquirir bienes semiduraderos más dinámica, elevada y variada en aquellas localidades mejor comunicadas mercantilmente. Y también se insiste en la importancia de los grupos intermedios y con ingresos en aumento en la reactivación de aquel proceso: en los niveles medios de renta fue donde se activó más nítidamente la demanda de ajuar doméstico y de nuevos géneros textiles, pues al ascender en la escala patrimonial siempre hubo un desplazamiento hacia los suntuarios.

51Todo indica que las tranformaciones empezaron a acelerarse desde finales del siglo XVIII. Durante ese periodo se detecta un gran dinamismo, pese a que la rigidez del ingreso rural en Castilla limitaran dicha expansión. Los cambios se multiplicaron durante la primera mitad del XIX. La tendencia a la diversificación del consumo doméstico y al desarrollo de nuevos segmentos de la demanda, también entre el campesinado y el mundo femenino (sobre todo en enseres y ornamentos), iniciada ya hacia 1820, aumentó desde entonces significativamente. Más aún, los hábitos de vida estaban cambiando en los entornos urbanos de manera aún más rápida y constante hacia formas más modernas y de raíces burguesas.

52Se gestaba una sociedad más consumista, pero limitada a espacios urbanos y a grupos emergentes y culturalmente ilustrados. En todo caso, tardía. Así, fray Gerundio de Campazas señalaba que las campesinas podían contar ya con muchos bienes nuevos a mediados del XVIII, lo que incidía en la aceleración del cambio de modas, en el vestir y en el pensamiento. Así podía atestiguarse también a comienzos del XVII, cuando la Corte residía en Valladolid. Es cierto que el patrimonio familiar podía ser amplio entonces. El incremento del contrabando lo atestiguaba y los viajeros extranjeros dejaron constancia de tal realidad; lo mismo que los inventarios acaudalados y tras analizar el volumen de las dotes urbanas más dotadas. Y según todos los indicios aquella situación se apreciaba públicamente de forma más nítida entre las mujeres. Ellas eran quienes podían salir notablemente beneficiadas tras los fallecimientos de algunos miembros de sus familias (tíos curas, hermanos solteros o padres viudos). Las mandas y mejoras testamentarias cuantifican dicho proceso.

53Y sin embargo, existía una enorme brecha patrimonial y de ‘civilización material’. La buhonería y los mercados de segunda mano (‘la liendre’ de Burgos) certificaban muchas carencias. La apariencia era entonces muy diferente, hasta culturalmente, para hombres y mujeres. Tras cada fallecimiento, los elevados gastos funerarios repercutían negativamente en los patrimonios. Además, las divisiones hereditarias no beneficiaban por igual a hermanos y hermanas: ellos solían recibir más tierras y útiles mecánicos con los que reemprender el desarrollo doméstico, mientras ellas, básicamente, ropa de casa y menaje de cocina.

Haut de page

Notes

1 Se han utilizado todas las actas de últimas voluntades protocolizadas en la ciudad de Valladolid y en varias localidades de su provincia redactadas en los quinquenios 1650-54, 1700-04, 1750-54, 1795-99 y 1830-34.
2 Pascua, Mª J. de la, Actitudes ante la muerte en el Cádiz de la primera mitad del siglo XVIII, Cádiz, 1984, p. 17; y Rivas, J. A., Miedo y piedad: Testamentos sevillanos del siglo XVIII, Sevilla, 1986, p. 56.
3 Un año separa las declaraciones de don Francisco Bocalán Manrique de Lara, regidor perpetuo de Valladolid, 10-abril-1753 (AHPV, Sección Protocolos, legajo 3556, f. 427) de la de su esposa, Dª Juana Madoya, 6-abril-1754 (leg. 3411, f. 637). En cambio, testaron el mismo día, el 23-mayo-1752, pero por separado, don José Renón, administrador del convento de Santa Clara, y Dª Josefa Pascual (leg. 3170, f. 108 y 110, Valladolid).
4 La escritura de Juan Sánchez de Abis y María de San Antolín explica por qué marido y mujer testaron de conformidad: ella estaba sana, pero Juan declaraba padecer “achaques habituales y estar muy falto de la vista”, condicionando muchas de aquellas realizaciones conjuntas; AHPV, Prot., leg. 3262, f. 491 (Valladolid, 1752).
5 En el Valladolid de 1800 quienes testaban conjuntamente llegaron a representar el 19%; y también fue creciendo su porcentaje en Cigales (11%), Peñafiel (10%) o Medina de Rioseco (17%); casi un 7% de media global rural.
6 Novísima Recopilación, ley I, tít. XIX, lib. X.
7 Como expresión asidua de los encabezamientos de los poderes para testar, así se manifestaba don Tomás Andrés Guerra, tesorero de la Universidad, cuando apoderó a su hijo y a su yerno; AHPV, Prot., leg. 3292, f. 588. 1752.
8 Melgarejo, P., Compendio de Contratos Públicos,..., Madrid, 1704, p. 76. “Sucede más de lo ordinario en mujeres casadas, que sin tener hijos se hallan persuadidas y amenazadas de los maridos para que los instituyan por herederos, y ellas, por la reverencia del matrimonio o por miedo, lo hacen”; Ibídem, p. 86.
9 Bernardo y Antonia Álvarez, marido y mujer, pedida, concedida, otorgada y aceptada la licencia que entre los dos se requería, dieron licencia a su hija Dª Josefa Rodríguez (de un primer matrimonio) para que pudiera disponer por testamento o extrajudicialmente de sus bienes muebles (AHPV, Prot., leg. 3637, f. 191, Valladolid, 1754).

No siempre los padres dieron licencia para disponer de sus bienes y nombrar herederos. Fue el caso de Baltasar López, quien “sin embargo de hallarme con madre, y ésta no querer darme licencia para disponer de todos mis bienes” nombró por heredera a su mujer; AHPV, Prot., leg. 3170, f. 93 (Valladolid, 1753). O “por hallarme bajo la patria potestad no me es permitido por derecho”, se repetía muy asiduamente; leg. 3417, f. 514 (Valladolid, 1751).

10 “No dio tiempo para testar por testimonio de escribano... se reciba información sobre la licencia solicitada”; AHPV, Prot., leg. 3545, sin fol. “Respecto el estado en que se hallaba y considerando la tardanza que podía haber en venir escribano... damos licencia para que lo haga”; leg. 3411, f. 386. “Porque no se quedase sin disponer sus cosas, previa licencia concedida, se puso por memoria firmada ante mi”; leg. 3520, f. 38 (todos: Valladolid, 1752).
11 Chacón, F. (ed.), Familia y sociedad en el Mediterráneo Occidental. Siglos XVI-XIX, Murcia, 1987; y Flandrin, J. L., Orígenes de la familia moderna, Barcelona, 1979.
12 Gacto, E., “El grupo familiar de la Edad Moderna en los territorios del Mediterráneo hispánico: una visión jurídica”, en Chacón, F. (ed.), La familia en la España Mediterránea (siglos XV-XIX), Barcelona, 1987, p. 36-64.
13 Iglesias, A., “Individuo y Familia. Una historia del derecho privado español”, en Artola, M. (dir.), Enciclopedia de Historia de España, Madrid, 1988, I, p. 517-518.
14 Casey, J. y Vincent, B., “Casa y familia en la Granada del Antiguo Régimen”, en Chacón, F. (ed.), La familia en la España Mediterránea (siglos XV-XIX), Barcelona, 1987, p. 198-200.

“El derecho dice que todas las cosas que han marido y mujer se presumen ser del marido hasta que la mujer muestre que son suyas; pero la costumbre guardada es en contrario, que son de ambos por medio”, Novísima Recopilación, ley IV, tít. IV, lib. X.

15 Novísima Recopilación, ley I, tít. IV, lib. X. “Cuanto ganaren de esta guisa, todo sea del marido y de la mujer, y sea comunal de ambos”, Ibídem, leyes II, VII y VIII, tít. IV, lib. X.
16 Gacto, E., art. cit., p. 44.
17 Lorenzo, F. J., “La familia y la herencia en la Edad Moderna Zamorana a través de los testamentos”, Stvdia Historica, IX, 1991, p. 174-177.
18 Casey, J., “La familia en la Andalucía del Antiguo Régimen”, Historia 16, 57, 1981, p. 68 y ss.
19 Testón, I., Amor, sexo y matrimonio en Extremadura, Badajoz, 1985, p. 75-104; y García, M. y Dávila, R. Mª, “Vestirse y vestir la casa. El consumo de productos textiles en Valladolid (1700-1860)”, Obradoiro, 14, 2005, p. 141-174.
20 García Fernández, M., “Herencias y particiones de bienes en Valladolid durante el siglo XVIII. Testamentos e Inventarios post-mortem”, Investigaciones Históricas, 8 (1988), p. 73-108; y García, M., Herencia y patrimonio familiar en la Castilla del Antiguo Régimen (1650-1834). Efectos socio-económicos de la muerte y la partición de bienes, Valladolid, 1995.
21 “Dedicándose sólo a Dios;... pues por el hecho de verificarse la profesión del religioso o religiosa, les declaro inhábiles a pedir ni deducir acción alguna sobre los bienes de sus parientes que mueran abintestato, y lo mismo a sus conventos el reclamar en su nombre estas herencias”, Novísima Recopilación, ley XVII, tít. XX, lib. X.
22 AHPV, Prot., leg. 2811, f. 46 (Valladolid, 1701). Otro ejemplo: leg. 2811, f. 5 (Valladolid, 1700).
23 “Para ayuda de su remedio y socorro de su pobreza”, “para sus gastos de manutención”, “por los muchos favores le debo”, “en pago a su asistencia a mis enfermedades”, “por haber estado en mi compañía”, “en reconocimiento a sus atenciones”, “por la fidelidad con que ha obrado conmigo”, “por ser menor”, “es lo menos que puedo darla”...
24 Casey, J. y Vincent, B., art. cit., p. 193-194.
25 García Mercadal, J., Viajes de extranjeros por España y Portugal (Desde los tiempos más remotos hasta comienzos del siglo XX), 6 tomos, Valladolid, 1999.

Véase: Saavedra, P. y Sobrado, H., El Siglo de las Luces. Cultura y vida cotidiana, Madrid, 2004.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Máximo García, « Consumo y patrimonio familiar en Castilla. Claves y evolución secular », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 22 mars 2008, consulté le 16 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/29202 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.29202

Haut de page

Auteur

Máximo García

Profesor Titular, Historia Moderna. Universidad Valladolid, España). mgarcia@fyl.uva.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page