Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesColloques2006Heridas en el cuerpo, heridas en ...Cuerpos heridos, conocimiento y v...

2006
Heridas en el cuerpo, heridas en el alma. Injurias, violencias y sensibilidades (siglos XVIII-XIX), simp HIST 26, 52 ICA, Sevilla 17-21 de julio de 2006.

Cuerpos heridos, conocimiento y verdad: las heridas entre la medicina y la jurisprudencia

Laura Cházaro

Résumés

La notion de “corps” est apprehendée ici à travers l’analyse de la notion “classement des plaies”, discutée par les médecins et les juristes mexicains de la moitié du XIXè siècle. Ces spécialistes, pour atteindre leur finalité –soigner et juger le corps-, lui ont attribué le statut de connaissance, médicale ou criminelle. Les différences et les continuités entre ces deux manières de concevoir le corps, les codes normatifs de la loi et la médecine, sont ici passées sous l’analyse. La question se pose sur la façon de placer le corps au centre de la discussion : chacune conçoit différemment ces corps ? Ou bien il faut accepter une vision inquiétante, celle qui présente les corps comme une « matérialité » à discuter ? Selon ce régime de connaissance et de pratiques légalistes, les corps ne seraient pas une unité matérielle, une nature définie au préalable. Les frontières et les limites de la « matérialité » des corps seraient entrelacées aux lois et aux normes provenant des codes et de la clinique, au sein du débat suivi par le blessé, le médecin et le juge.

Haut de page

Texte intégral

 “es tal la fuerza de la verdad, tales las demostraciones fundadas en la experiencia,   tales las victorias que alcanza diariamente la fisiología, que la jurisprudencia tiene que ir haciendo concesiones, lentas, es verdad, hipócritas, también es cierto, pero al fin siempre concesiones, que la llevarán hasta obligarla a operar una reforma completa en el sistema penal, abandonando el empirismo para fundarla en la ciencia demostrada.”1

Introducción

1De lo que voy a hablar aquí es sobre la noción de cuerpos heridos, basándome en las ideas y prácticas de médicos y juristas discutidas en México a mediados del siglo XIX, a propósito de las clasificaciones penales de las heridas. A través de las coincidencias, desencuentros y fricciones entre médicos y abogados a propósito de las heridas podemos identificar una lucha entre profesiones por ganar espacios de decisión y de poder. Pero también, pretendo mostrar, cómo médicos y juristas convierten  a los cuerpos en fuentes de conocimiento para curar y enjuiciarlos; con ello, exponiéndose claramente cuánto la “materialidad” de los cuerpos está comprometida en una inacabada discusión sobre las leyes ó normas a las que responde.2

2El problema de la clasificación de las heridas se volvió relevante cuando médicos y juristas coincidieron en que las heridas criminales no podían penalizarse como injurias morales. Concordaban en que las heridas eran el "testimonio material" del crimen, por lo que podían ser objeto de clasificaciones y caracterizaciones que permitieran, al médico y al juez, determinar la justa pena al agresor (véase cuadro 1, al final del texto). Este cambio de mirada, aparentemente sutil, vino aparejado a la participación de los médicos en la formulación de los Códigos penales y civiles y, en general, en las encuestas judiciales. A través de la labor de clasificar heridas, la distinción médica de normal-patológico penetró la definición jurídica del cuerpo criminal como fuente ó testimonio de verdad. Entonces se consolidaba la idea -hoy dogma- de que la indagación de la verdad  (médica) y la justicia siguen un camino paralelo. En ese encuentro, como lo muestran los textos médicos y jurídicos de la época, el cuerpo se volvió, como sede de la enfermedad y del crimen, fuente de sus conocimientos y testimonio de sus verdades; espacios del saber y, por lo mismo, lugar privilegiado del error y del engaño.  

3Sin duda, las teorías médicas y jurídicas se postularon como saberes in-corporados, derivadas de prácticas e ideas corporales. Pero, al mismo tiempo, sus conocimientos –“justos” y “verdaderos”- postularon un mundo des-incorporado: los médicos porque pretendieron expulsar al cuerpo que investiga, su sensibilidad en tanto moral qua subjetivo; los juristas porque eliminan lo corpóreo como objeto directo del castigo, no más azotes, ni picota, sino cárcel.

4El problema de la clasificación de las heridas revela dos concepciones del cuerpo, en conflicto, cuando se le concibe como sometido a leyes naturales al tiempo que producto y sujeto del orden político y moral.3 Visto del lado de la medicina, esta apuesta implicaba afirmar que las jerarquías políticas están basadas en un orden “natural”, por lo tanto inamovible. En ese intento, la materialidad del cuerpo postulada por el médico implicaba sacrificar la posibilidad de la contingencia legal. Efectivamente, buscando aplicar la encuesta clínica al ejercicio jurídico y en nombre de la verdad, el médico pretendía eliminar lo peculiar, evitando referirse a las intenciones de los individuos como a las singularidades de los cuerpos. Para ellos,  la responsabilidad del reo debía limitarse al uso de sus facultades mentales y a las consecuencias materiales de las heridas. El jurista, en el tema de las heridas, abrió un espacio para la medicina pero no a la tesis de que las acciones criminales ó las leyes penales fueran reducidas a cálculos racionales ó generalizaciones. Médicos y juristas coincidieron en postular al cuerpo como materialidad encuestable, no así en la idea de que pudiera ser reducido a leyes universales e incambiables. Para el abogado ninguna ley podía ser eterna, eran tan perecederas como los acuerdos políticos y sociales. Así, escudriña al cuerpo según sus peculiaridades, considerando siempre resultados probables y tomando en cuenta las posibles circunstancias que podían inspirar las leyes para contener los cuerpos. Las diferenciadas miradas de médicos y abogados sobre los cuerpos heridos revelan que esa supuesta materialidad-naturaleza de los cuerpos, es siempre inacabada, necesitada de normas y leyes que la definan.

De la lesión patológica a las heridas penadas

5Para mediados del siglo XIX, en la medicina mexicana dominaba el procedimiento clínico ó el arte médico de la observación. Se trata de una práctica cuya noción de enfermedad se basaba en una teoría de la percepción. A simple vista, la enfermedad no se ofrece al conocimiento, se hace visible a través del detallado trabajo médico de encuestar, con sus sentidos, la superficie del cuerpo. Lo patológico dejó entonces de ser una entidad azarosa, se volvió "lesión", localizable pero sólo identificable y cognoscible, a través de los síntomas que el enfermo revela: tos, escalofríos y temperatura son síntomas de pulmonía;  el conjunto de formas, sucesión y frecuencias constituyen el signo de esa enfermedad. El médico con entrenados sentidos hará visible, traspasando la piel,  la lesión pulmonar. Así, los síntomas y los signos que constituyen la experiencia de lo patológico revelan las lesiones o disfunciones, origen ó fuente primordial del conocimiento clínico;  el hecho material a partir del cual el médico decide su diagnóstico y el curso de la cura.

6La medicina legal era un tipo de clínica “aplicada”; el médico legal o perito trabajaba en los tribunales para decidir ó enjuiciar cuestiones penales, forenses (suicidios, crímenes, heridas) ó delitos civiles; además de abocarse a dictar las reglas de su práctica profesional.

7En México, hasta los años treinta, el tema de la clasificación de las heridas fue dominio de legisladores y jueces.4  Años después, derivado del impulso generado por las reformas constitucionales de los años cincuenta, la medicina legal hizo suyo el problema. En esa materia, el médico más prominente fue el Dr. Luis Hidalgo Carpio (1818-1879), fundador de la sección de Medicina Legal de la Academia Nacional de Medicina (1864) hasta su muerte, en 1879. Su libro Compendio de Medicina Legal (1877), escrito en co-autoría con el higienista y estadístico Gustavo Ruiz y Sandoval fue referencia obligada para médicos y juristas de la época; partícipe activo del proceso de racionalización jurídica llevada a cabo entre 1857 y 1880.

8El interés de la medicina legal por la clasificación de las heridas se consolidó con la  creencia de que lo jurídico debía aprovechar las verdades médicas. Así, la percepción médica de lo que implicaba conocer los cuerpos, poco a poco, penetró a los códigos y al ejercicio jurídico. Al menos, los médicos buscaron acercar la noción jurídica de pena criminal  a los criterios de lo normal y lo patológico. Movidos por el deseo de abandonar la dominante noción de corporalidad herida como injuria al honor,  los médicos reforzaron su idea de que podemos indagar la verdad jurídica con métodos clínicos. Efectivamente, el médico pretendía introducir la noción de herida qua materia, en la que el heridor es objeto de una moral racional ó natural y el herido es fisiología. La medicina pensaba a los sujetos heridos en referencia a los estados normales y patológicos y no en referencia a códigos locales, como el honor.5  

9En materia de las heridas, el tipo de pena o sanción que imponía el juez al agresor dependía de su clasificación; las penas por delitos de heridas podían ir de 15 días a 12 años, según las circunstancias, la gravedad y consecuencias de las heridas.6 De ahí el interés en el diseño de clasificaciones que evitara arbitrarios castigos a los heridores. Como decía el doctor Hidalgo Carpio “De no admitirse ninguna clasificación sería preciso que las penas se hubiesen de imponer a los heridores fuesen arbitrarias”.7  El auto acordado de 1765, que fungió como modelo hasta 1857, distinguía entre heridas mortales, graves y leves  pero se detenían en las peculiaridades de los cuerpos heridos y los castigos se computaban según se tratara de un hombre o mujer, de españoles,  indios ó de gente de “color quebrado”. Para Hidalgo y Carpio esa clasificación no sólo había probado ser vaga, sujeta a criterios como las castas ó los sexos, dificultaba cualquier decisión justa. En su lugar, él propuso clasificaciones buscando juzgar a los individuos como iguales, según la naturaleza material de la herida y su grado de responsabilidad.

Justicia y verdad; físico y moral

10Esta búsqueda por hallar la justa proporción entre el tipo de herida y la pena, responde al interés médico por afirmar un precepto hoy naturalizado: en el terreno de lo físico como en el moral, las leyes deben alejarse de lo peculiar ó local, del capricho o de la pasión. La doctrina era que lo justo era  sinónimo de verdad; lo erróneo equivalía a lo injusto. Efectivamente, para la generación de Hidalgo y Carpio, la tarea del médico legal en los tribunales -como la del abogado-  era “averiguar la santa verdad”.8 Las heridas, en esta perspectiva, se convertían en acertijos a ser descifrados por la ciencia, en tanto la verdadera medida de la justicia es el conocimiento científico; la generalización y  no el detalle ó lo singular de cada historia criminal.  Los médicos fueron protagonistas del mito de que el verdadero saber, como la verdad judicial, está en los hechos visibles. El concepto de “evidencia” se trastocó, se volvió “hecho” y en ese movimiento, sólo aquel que es capaz de ver y observar hallará la verdad. En ello estaba implícito, además, que el conocimiento verdadero está lejos del poder político, porque se identificó lo político con la ceguera pasional y lo “cierto” con luz de la verdad.9

11En materia de heridas, los médicos exigieron a los abogados abrir un lugar a clasificaciones basadas en encuestas médicas pues estaban persuadidos de que lo jurídico debía asimilar el método clínico de observación.10  El Juez, dice Carpio, debe prescindir “de toda circunstancia moral agravante”; puede tomar a los cuerpos heridos como objetos ó material de observación; para ello, requería del método clínico de investigación. Si los jueces conocían la ley, el médico reclamaba saber del curso material de las heridas.  ¿Con qué conocimientos podía  el juez diferenciar entre una herida leve de una grave?,  ¿cómo discerniría qué tipo de arma y qué región del cuerpo eran las más peligrosas? El Juez, continua el médico, "tiene […] que proporcionar la pena al resultado material de las heridas, ¿y cómo podría hacerlo si no hubiera una clasificación cualquiera en cuyas clases y géneros cupiesen todas ellas?”11 Las clasificaciones que Hidalgo y Carpio propuso aspiraban, más allá de proporcionar parámetros para ordenar los diversos tipos de heridas, a introducir en lo jurídico criterios de la investigación clínica: el médico juzga, el juez aplica la ley.12  

12La intervención médica en los tribunales se consolidó con la creencia en una íntima y natural conexión entre lo “físico” y lo moral; es decir, entre la biología (normales o patológicas) y la vida moral de los individuos. El médico Rafael Lavista, perito como Carpio, decía que igual que “las leyes biológicas gobiernan la vida fisiológica del organismo humano, las sociales (…) conservan el equilibrio social”; por las mismas razones que los individuos se enferman, “(…) se desnutren en el orden legal”.13 Esta asimilación del mundo moral al físico alentaba la idea de que los criterios médicos de normalidad y patología podían medir “lo bueno, lo justo, lo fundado, razonable y legítimo”.14 

13Para los abogados estos planteamientos no eran totalmente aceptables, sin embargo, la doctrina médica legal, tenía la ventaja de presentar a los sujetos criminales  y a los cuerpos heridos como sometidos a las leyes (físicas y morales), comprobables, lejos de juicios erróneos.

De la voluntad a la responsabilidad

14Si en la clínica el médico reconstruye la lesión en términos de una encuesta de síntomas que lo llevan a diagnósticos probables; frente a un tribunal ¿cómo definió y luego clasificó a las heridas? Las respuestas ensayadas no fueron obvias. Los clínicos reconocían que en el ejercicio del diagnóstico y el pronóstico, aún los sentidos más entrenados, solían conducir a equívocos. Era frecuente que en el tribunal se clasificaran heridas como mortales y, a la vuelta de los días, el herido se curara. Aparte del error del médico, estaba la injusticia cometida en contra del agresor, imputándosele, por una mala decisión, una pena más alta.  

15Como buen clínico, Hidalgo y Carpio distinguía entre diagnósticos, a los que consideraba casi siempre certeros y pronósticos, no siempre acertados. Aunque necesarios, los  pronósticos fallaban porque el desarrollo de las heridas, como el de las enfermedades,  en gran medida dependía de las peculiaridades del paciente (edad, constitución física y moral), y de circunstancias que producían resultados inesperados: muerte, incapacidad, la agudización de alguna enfermedad ya existente o el restablecimiento de la salud.   Para los peritos, uno de los problemas de la práctica legal era que los Códigos penales (hasta antes del de 1872), obligaban al médico a clasificar las heridas basándose en el pronóstico de los posibles cursos de las heridas, razón por la cual Hidalgo y Carpio consideraba "defectuosa" la ley de 1857.15 Ese código distinguía tres clases de heridas: leves, graves por accidente  (las que pueden ocasionar la muerte por algún accidente o complicación no necesariamente derivado de la herida) y graves por esencia, clasificación que exigía al médico a pronunciar un juicio, inmediatamente después del suceso, sobre qué tipo de herida se trataba.16 En ello estaba implícito que el médico debía predecir sobre el futuro estado de cosas, determinar si circunstancias o complicaciones aleatorias (ajenas al heridor), provocarían que las heridas se agravaran o se curaran. Puesto así, frecuentemente el perito se enfrentaba a decisiones erróneas, por lo que hacía aparecer su labor como azarosa y no como una ciencia apegada al orden de los hechos.  Gustavo Ruiz, lo dijo claramente: “En lugar de basarse en los hechos reales, ya pasados”, la legislación “obliga al médico a clasificar sobre el pronóstico, (…) lo más falible de nuestro arte”. 17   

16Como si desconociera las complicaciones de la investigación clínica,  Hidalgo y Carpio insistió en que una clasificación correcta debía basarse en argumentos del tipo: “una herida inferida con el instrumento A, de la extensión B, que interesa al órgano C, tendrá siempre el resultado material  X”18. Si en la clínica, rara vez se podía proceder a posteriori, pretender lo mismo en materia judicial  le parecía exagerado.  

17Hidalgo y Carpio tuvo la fortuna de formar parte de la Comisión médica que instruyó en materia de medicina legal al Código Penal de 1871 y su participación, como la de otros médicos,  se refleja en la nueva clasificación de las heridas de ese Código.  La Comisión distinguió entre las lesiones que “no ponen ni pueden poner en peligro la vida” (art. 529); las lesiones que “aunque de hecho no pongan, hayan podido poner en peligro la vida del ofendido, por la región en que están situadas, por el órgano interesado o por el arma empleada para inferirlas (art. 528)” y, finalmente,  las lesiones mortales (art. 527).19  En esta nueva propuesta, el legislador tomó como criterio la sanidad o la muerte, evitando al médico pronunciarse sobre los posibles accidentes que sufriría el cuerpo herido.20  Como corroboración de ello, descargó al médico de la obligación de rendir al juez su peritaje inmediatamente después de sucedidos los hechos. El perito podía esperar hasta dos meses, evitando así que emitiera pronósticos sobre el posible curso de las heridas. Según el licenciado Rafael Rebollar, miembro de la comisión del Código Penal y uno de sus principales defensores, el nuevo código asignó al médico tareas propias: “decidir del hecho, decir cuándo la herida ha sido o ha podido ser la causa eficiente de la muerte, siendo cierta la intención del homicida”.21

18Sin embargo, los jóvenes discípulos de Hidalgo Carpio, los doctores Mariano Zúñiga y Porfirio Parra, encontraron defectuoso al Código. Aunque salvado el problema de los pronósticos, la clasificación de las “heridas que pueden poner en peligro la vida” (artículo 528),  seguía basada “en la posibilidad del hecho, es decir, en lo hipotético, en lo abstracto, en lo metafísico y lo ideal nunca podrá ser buen punto de partida para sacar una conclusión exacta y positiva”.22  Para el médico entrar  al terreno de la posibilidad equivalía a aceptar que el cuerpo es una como una urna, cuyo verdadero contenido se conoce por probabilidades; en cambio para  el Lic. Robollar esa era la naturaleza de los hechos jurídicos. El Código planteaba, según el abogado, que las lesiones eran hechos con diferentes efectos, acotados por las circunstancias: el tipo de arma ó la región herida. Puesto así, la investigación de la culpa no podía excluir los efectos probables y circunstancias locales. Ahí se jugaba una noción de ley distinta, al menos en dos aspectos: el cuerpo como la sociedad no pueden explicarse por leyes intercambiables o universales; las leyes jurídicas pueden postularse como axiomas pues “de un hecho [casi siempre, contemplaban] la posibilidad de sus efectos”.23

19El alegato médico-legal sobre el cuerpo herido parece extraño. En la clínica los médicos estaban acostumbrados a develar la enfermedad de una multitud probable de síntomas, a inferir un diagnóstico de detalles, como la idiosincrasia del paciente, la edad, la “raza” ó el sexo. Pero una vez puestos en los tribunales, parecían exigir al cuerpo verdad y transparencia.  Es como si la medicina condenara, como metafísico o erróneo, aquello que en el Hospital hacía a diario: ofrecer diagnósticos, basados en la apreciación probable de los fenómenos patológicos. De ahí, las supuestas continuidades y similitudes entre la medicina y la jurisprudencia se ponían en entredicho, revelando cuánto la materialidad del cuerpo –herido ó enfermo– supone normas y acuerdos, –morales ó políticos– sobre lo que es natural, normal  ó legítimo.  La distancia entre los abogados y los médicos revela desacuerdos sobre cuál es la “naturaleza” del cuerpo: ¿posee alma, mente o intención, deseos?

20Es obvio que las heridas criminales no son causadas por patologías, aunque desencadenen estados morbosos ó la muerte; en cambio involucran la intención y moralidad del agresor sobre las que el médico y el juez deben juzgar. En ese sentido, la materialidad de la lesión dependía de  la intención del agresor, factor que no siempre se conocía o era explícito. La extraña insistencia médica por aferrarse a hechos, evitaba todo desvío hacia una investigación de la intención moral del agente. De hecho se argüía que considerar eventos probables era igual a entrar en las razones morales ó intenciones del heridor. Se negaban a ello porque, en principio, decía el Dr. Zúñiga, “de la descripción de una herida no [se puede] deducir la acción moral”.24  Sin embargo, desde 1856,  Hidalgo y Carpio pensaba al reo según el criterio de la responsabilidad (civil y criminal). Para él, igual  que al criminal no se le podía juzgar por los posibles cursos de las heridas, tampoco se podía juzgar por lo que pudo querer o desear; su culpa sólo podía medirse por lo que conscientemente se propuso hacer; por sus intenciones racionales.  Así dijo: lo que importa “saber al juez para ponderar la responsabilidad del reo” es “lo que toca a lo material del hecho”.25   En esa concepción si las heridas eran consideradas fenómenos médicos (materiales), las acciones del heridor debían enjuiciarse en  función de sus consecuencias tangibles y actuales.

21En ello está implícita la idea de que los cuerpos son movidos por mentes capaces de hacer cálculos racionales26. El cuerpo médico es un cadáver, animado por la racionalidad de una mente privilegiada. En cambio, para el abogado el cuerpo está vivo, es sujeto acotado por sus circunstancias, pueblo, indio, mujer ó varón; donde no todos gozan de la misma capacidad de ser responsables o racionales.  Los integrantes de la comisión del Código civil de 1870 parecen reproducir la tesis de que en México no es posible crear un ley que, además de llenar “todas las condiciones de justicia, equidad, orden, claridad y concisión (…) se acomodara exactamente” “a las costumbres e índole del pueblo”, “que contuviera un precepto fijo para cada actor”. Porque las leyes “no pueden (…) prever todos los actos que inspira el interés y la malicia” pero, sobre todo, porque se vive bajo “una incesante revolución moral (...) que exigen constantes modificaciones en la legislación, para acomodarlas a las nuevas necesidades de la sociedad”.27    Efectivamente, en la constitución del cuerpo como fuente de verdad, médica y jurídica, lo que estaba a debate era su contraparte, lo moral, que justamente le ofrece una materialidad u otra. Puesto de otro modo, el cómo ese cuerpo-cadáver se materializa parece depender de los ideales regulatorios que animaban a los sujetos. Si para unos la norma jurídica no podía ser universal era porque esos cuerpos adquieren materialidad a través de un amasijo de detalles: su historia política y biológica, inscrita en la “raza”, en las diferencias sexuales. Desde ahí se respetan o se infringen leyes; desde ahí los cuerpos heridos son “hechos”. Para el médico legal, en cambio, el detalle y los accidentes de la historia clínica implicaban cuerpos con facultades mentales, responsables, movidos por normas de racionalidad. Los juicios irracionales, el capricho, la locura o desvarío, son materialidad enferma, anormal, materialidad que no podía ser más que curada, irracionalidad enjuiciada.  

22Las distancias entre los médicos los abogados no pueden ser abordadas como si se tratara de una mayor o menor corrección de argumentos acerca de las lesiones y su conocimiento, Más bien, expresan concepciones distintas sobre  lo material, como organismo individual sometido al orden médico y la colectividad política, homogeneidad diferenciada por su clase, raza y sexo; manifiestan el conservadurismo moral del médico y el autoritarismo nacionalista del juez.

23En los textos jurídicos y médicos, el cuerpo herido diluye su materialidad entre una naturaleza médica de normalidad y patología y un perfil legal o ilegal. No podemos referirnos a él como entidad dada ó naturaleza a priori y a-histórica. Más bien, circunscritos a los textos aquí aludidos, los cuerpos parecen materializan según normas; en este caso, las del orden médico y del jurídico de la época. Pero aquí lo más sobresaliente es, quizás, esas contradicciones ó heridas entre las normas médicas y las jurídicas; más bien analizar cómo esos cuerpos heridos acaban siendo el producto, el resultado positivo del debate de esas normas. Finalmente, el debate muestra más que equívocos, las posibles configuraciones en las que el cuerpo se materializa. La herida aquí es signatura del cuerpo al tiempo que memoria, toma forma a través de las normas que aquellos profesionistas, médicos y abogados se daban a sí mismos para sus propios cuerpos como entidades civilizadas, sanas, ordenadas y sujetas al orden nacional.

24Nota: Este cuadro lo elaboré a partir de los textos de Luis Hidalgo y Carpio, citados en el artículo.

Haut de page

Notes

1De Zayas, Rafael, Fisiología del crimen. Estudio jurídico sociológico, 1885, Imprenta de R. de Zayas, p. 9.
2 Se han escrito múltiples e interesantes trabajos sobre la cuestión es de la criminalidad y el derecho penal y civil en el México del siglo XIX. Entre ellos, podemos mencionar Speckman Guerra, Elisa, Crimen y castigo. Legislación penal, interpretaciones de la criminalidad y administración de justicia (Ciudad de México, 1872-1910), México, El Colegio de México-UNAM, 2002, pp. 32-55; Urías Horcasitas, Beatriz, Indígena y criminal. Interpretaciones del derecho y la antropología en México, 1871-1921, México, Universidad Iberoamericana, 2000; González, María del Refugio, El derecho civil en México. 1821-1871, México, UNAM, 1988; Lozano, Armendáriz, Teresa, La criminalidad en la Ciudad de México, 1800-1821, México, UNAM, 1987.
3 Según Frida Gorbach, los médicos mexicanos del siglo XIX en materia de enfermedades mentales y actos criminales buscaban romper con la tradición, fuera hipocrática o cristiana. Esta búsqueda los colocó en el problema de afirmar la “supremacía de la mente sobre el cuerpo” al tiempo que no querían renunciar a conectar el ámbito de lo físico, y lo mental, lo psíquico, lo orgánico y lo social. Gorbach, Frida, “La histeria y la locura. Tres itinerarios en el México de fin de siglo XIX” en: Cházaro, L. y Estrada, R., En el umbral de los cuerpos. Ensayos de antropología e historia, México, 2005, El Colegio de Michoacán, p. 99. Este último argumento permitió a algunos médicos a explicar el crimen como efecto del malfuncionamiento de las facultades mentales, remitiendo directamente a una lesión (en las “celdillas nerviosas”) que reduce al individuo a vivir en un mundo imaginario, actuando en contra de la toda regla moral y social, por lo tanto, de carente de la  razón,  inscrita en la mente.
4 En México, el proceso de codificación civil y penal iniciado desde la constitución de 1857, inspirado en los códigos franceses e italianos, fructificó hasta los años setenta. Este tardío proceso de codificación civil y penal, como lo señala Ma. del Refugio González,  no sólo significó un retraso en la racionalización y sistematización del derecho, sino que además significó que, por más de cincuenta años de vida independiente, el derecho colonial siguiera vigente.  González, María del Refugio El derecho civil en México 1821-1871. (Apuntes para su estudio), 1988, pp. 60-65 y 103-114.
5 La noción de honor merecería, por sí sola, un estudio aparte. Aquí lo que interesa subrayar es que para los abogados del siglo XIX el honor (incluso en el Código penal de 1872) es un motivo para cometer delitos, de hecho podía ser un atenuante, como era el caso del homicidio provocado por adulterio, en el que honor masculino medido según la honra femenina. Speckman, E., Crimen y castigo. Legislación penal, interpretaciones de la criminalidad y administración de justicia (Ciudad de México, 1872-1910), 2002, pp. 40-1.
6 Véase: Gómez Makelroy, Rafael, Estudio médico legal del artículo 527 del Código penal vigente en el Distrito Federal, México, Tesis inaugural, edición del autor, 1882, pp. 1-3 y Código penal (1872), citado por Carpio Hidalgo, L. y Gustavo Ruiz y Sandoval, Compendio de medicina legal, 1877, p. 625.
7 Hidalgo Carpio, “Clasificación médico legal de las heridas”, La Unión Médica de México, México, Tomo I, Número 7, febrero de 1857, p. 73.
8Hidalgo Carpio, Luis. Introducción al estudio de la medicina legal mexicana. México, Imprenta de I. Escalante y Cia, 1869, p.  iii.
9 Foucault, Michel, 1995, p. 59
10 Según Gustavo Ruíz y Sandoval (1852-1884), Luis Hidalgo Carpio  consideraba que la más alta virtud del médico legal era sacar  “la mayor enseñanza posible de cada caso clínico. (Coleccionaba) datos (…) y jamás se aventuraba a asentar como cierto un hecho siquiera probable. La base del conocimiento legal, como del clínico, era observar;  en el cuerpo del ofendido, los signos del crimen que se ofrecían al observador atento”. Ruiz y Sandoval, Gustavo, “Velada fúnebre en honra del Dr. Luis Hidalgo Carpio”, Gaceta médica de México, México, Academia Nacional de Medicina, (en adelante, GMM), Tomo XIV, 1879, p. 250. En otra parte ambos expresaban esa idea aplicada a la medicina legal: los principales “signos particulares que advierten de la participación de un individuo en ciertos delitos” son: “los que quedan sobre los vestidos o sobre el cuerpo, sea de la víctima o del agresor; adherencia de cabellos o de pelo a ciertos objetos, pisadas o rastros sobre el suelo, producidos por alguna parte del cuerpo acusado”,  Hidalgo y Carpio, Luis y Ruiz y Sandoval, Gustavo, Compendio de medicina legal arreglado a la legislación del Distrito Federal. Tomo I y II, México, Imprenta de Ignacio Escalante, 1877. p. 300.
11Hidalgo Carpio, “Clasificación de las heridas”, México, GMM, Tomo I, 1864, p. 78.
12Así decía Hidalgo y Carpio: “El conjunto de los conocimientos en Medicina y ciencias accesorias  (...) son indispensables para ilustrar a los jueces en la aplicación de las leyes (...) El perito, “en su apreciación de los hechos servirá de fundamento a las sentencias judiciales: quiero decir, que muchas veces el médico es quien juzgará del negocio, y el tribunal el que aplicará la ley”,  Hidalgo Carpio, Luis. Introducción al estudio de la medicina legal mexicana, pp. iv  y 7.
13Lavista, Rafael. “Relaciones entre la medicina y la jurisprudencia” en: Concurso Científico de 1895. Academia de Medicina, Discurso pronunciado en la sesión del día 15 de julio. México, Secretaría de Fomento, 1895, pp. 6-7.
14Lavista, R. “Relaciones entre la medicina y la jurisprudencia", p. 14.
15Hidalgo Carpio, “Clasificación médico legal de las heridas”, 1857, p. 152.
16Estas heridas eran definidas como sigue: “[...] deberá entenderse en lo de adelante por heridas leves, las que de ninguna manera ponen en riesgo la vida; heridas graves por accidente, las que pueden ocasionar la muerte por algún accidente que no es necesario de las mismas heridas, sino que puede o no sobrevenir según las circunstancias; heridas graves por esencia, las que por razón de su sitio, naturaleza, extensión o profundidad dan el resultado ordinario de quitar la vida”. Citado en: Hidalgo Carpio, “Clasificación médico legal de las heridas”, 1857, p. 153.
17Gustavo Ruiz y Sandoval. “Medicina legal. La última reforma al código Penal del Distrito en materia de lesiones”, México, GMM, Tomo XIX, 15 de agosto de 1884, p. 354.
18Hidalgo Carpio, “Clasificación de las heridas”, México, GMM, 1864, Tomo I, p. 79, el subrayado es mío.
19Ver el Código Penal en lo referente a las heridas en: Hidalgo Carpio y Ruiz Sandoval, Compendio de Medicina legal, 1877, p. 658-660 y Zúñiga, Mariano, “Revista Médica Nacional. Clasificación de las heridas y lesiones según el Código Penal”, México, GMM, 1874, pp. 51 y 113-114.
20De hecho, el artículo 520 dice a la letra: “No se imputarán al autor de una lesión los daños que sobrevengan al que la recibe, sino en los casos siguientes: I. Cuando provenga exclusiva y directamente de la lesión; II. Cuando aunque resulten de otra causa distinta, ésta sea desarrollada por la lesión, o su efecto inmediato necesario” Código Penal de 1871, citado por Hidalgo Carpio y Ruiz Sandoval, Compendio de medicina legal, 1877, p. 658.
21Rebollar, Rafael, “Clasificación de las heridas”, México, GMM, 1874, p. 54.
22Zúñiga, Mariano, “Revista Médica Nacional. Clasificación de las heridas y lesiones según el Código Penal”, 1874, pp. 73-74.
23 Código Civil del D. F. y territorio de Baja California. Exposición de los cuatro libros del Código Civil (...) que hizo la comisión al presentar el proyecto al Supremo Gobierno. México, Tip. Aguilar e Hijos, 1879, pp. 4-6.
24Zúñiga, Mariano, GMM, 1874, pp. 125 y 127.
25Hidalgo Carpio, GMM, 1864, Tomo I, p.  79.
26 Gómez Makelroy, R., Estudio médico legal del artículo 527 del Código penal vigente en el Distrito Federal, p. 20.
27Código Civil del D. F. y territorio de Baja California. Exposición de los cuatro libros del Código Civil, 1879, pp. 3-4.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Laura Cházaro, « Cuerpos heridos, conocimiento y verdad: las heridas entre la medicina y la jurisprudencia »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 19 novembre 2006, consulté le 05 décembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/2981 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.2981

Haut de page

Auteur

Laura Cházaro

Sección de metodología y teoría de la ciencia, Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, México.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search