Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Ve Journée d'histoire des sensibilités, Rennes, UHB, 20 mars 2008/Va Jornada de Estudios de Historia de las Sensibilidades – Coord. Luc Capdevila-Frédérique Langue
Manuel Gárate

"Mi honor bien vale tu silencio"

Dos académicos y el recuerdo de la tortura en Chile (1973-2001)
[24/04/2008]

Résumés

Durant la période de la transition démocratique au Chili, les pouvoirs publics avaient pratiquement abandonné le thème de la violation des Droits de l'Homme, en particulier suite à la publication du Rapport Rettig en 1991. Il a néanmoins suffit qu'Augusto Pinochet soit arrêté à Londres en 1998 pour que le spectre de ce passé récent et sensible fasse irruption dans l'espace public. Produit de la dénonciation de la torture par deux académiques en 2001, les sensibilités multiples, personnelles et institutionnelles, resurgissent donc, posant le thème comme une question encore non résolue de la société chilienne. De plus, nous observerons comment la législation portant sur les délits de parole a influencé la médiatisation du cas chilien et favorisé la création ultérieure d'une commission nationale visant à instaurer un système de rendition de comptes concernant la torture et permettant de mesurer l'ampleur du phénomène des prisonniers politiques au Chili.

Haut de page

Texte intégral

1) Presentación

  • 1  Quiero agradecer la ayuda y consejos de María Eugenia Albornoz, especialmente en lo referente a la (...)

A mi amigo Hernán (Nano), cuya música y generosidad nos libera de todas las violencias.1

  • 2  Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión (...)

“Me cambiaron… Nos cambiaron la vida junto a mi esposa, nos marcaron para toda la vida, nos metieron miedo hasta los huesos… Me habían… detenido, secuestrado, torturado, humillado…, pateado…, golpeado…, insultado…, relegado…, pasado hambre…, flaco…, ojeroso…, herido en el alma…”
Hombre detenido en 1973, a los 24 años, Región Metropolitana (Chile)2

  • 3  Manuel Gárate es licenciado en Historia de la Universidad Católica de Chile, Master en Ciencia Pol (...)
  • 4  Al respecto, publicamos en el Nº 5 de la Revista Nuevo Mundo una reseña del principal libro que tr (...)

1Hay situaciones en las que la propia dinámica de un evento, su impacto mediático e incluso la sorpresa de su irrupción generan de inmediato consecuencias que alteran un curso histórico o bien lo modifican de manera sustancial3. Fue así como sucedió con el denominado caso « Agüero-Meneses », el cual enfrentó judicialmente a dos investigadores universitarios chilenos en torno al espinoso tema de la tortura4.

  • 5  Frédérique Langue ha escrito una introducción sobre el concepto de Historia de las Sensibilidades (...)
  • 6  Un excelente y reciente estudio sobre los límites y el umbral de lo aceptable moralmente en las so (...)
  • 7  Paz Rojas Baeza, « Torturas. Romper el silencio », en Patricia Verdugo (ed.), De la tortura no se (...)
  • 8  Marc Ferro, Les tabous de l'Histoire, Pocket, Paris, 2004.

2No se trataba de una querella historiográfica respecto a lo sucedido durante el pasado reciente de la dictadura militar chilena (1973-1989), sino que directamente de una acusación por injurias graves establecida por el cientista político y profesor universitario Emilio Meneses Ciuffardi en contra de su colega – y también cientista político- Felipe Agüero Piwonka. Agüero había identificado directa y públicamente a Meneses como uno de sus torturadores en el Estadio Nacional durante septiembre de 1973. Sin embargo, la denuncia de Agüero se llevó a cabo en 2001, es decir 28 años después de haberse producido los hechos, y cuando ya no había ninguna posibilidad de sanción penal ¿Pero por qué haber esperado tanto tiempo? Y a nuestro juicio lo más importante desde el punto de vista de una historia de las sensibilidades5: ¿Qué hace que una persona decida revelar algo tan íntimo y doloroso después de casi 30 años? ¿Qué es lo que desata esta necesidad de hacer público ese dolor tan particular e inenarrable como lo es la tortura? La singularidad de este caso no está sólo en la confrontación de dos seres humanos puestos en la circunstancia de recordar sus vivencias personales, sino en la retórica del honor, la vergüenza, el “buen nombre” y aquella herida que reflota de lo más profundo de la conciencia. Por lo demás, también nos interesa aquella mirada institucional, primero de incredulidad, después negación, pero también de aceptación y extrema cautela frente a lo indecible, o más bien lo impresentable6. No buscamos el relato de la tortura en sí, ya ampliamente tratado en otros trabajos, sino más bien de sus repercusiones sociales7, y de la incomodidad social que provoca su sola mención. Como bien lo ha dicho Marc Ferro8, es uno de aquellos temas que constituye un tabú de la historia.

2) El contexto

  • 9  Recomendamos el interesante trabajo de Alexander Wilde sobre la irrupción de la memoria durante la (...)
  • 10  El mismo autor se refiere con cierta ironía al concepto de “Conspiración del Consenso” (Ibid. p.47 (...)

3El tema de los atropellos a los derechos humanos en Chile había sido prácticamente cerrado tras la publicación del informe de la “Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación” (Informe Rettig) en 1991, el cual trató específicamente sobre los casos de personas detenidas y desaparecidas. Respecto de la tortura y sus sobrevivientes se había dicho poco y nada, pues la política oficial de una transición política pactada9 evitó cualquier tema que pudiese alterar los frágiles equilibrios democrático-económicos y generar roces con mundo militar y los civiles que los apoyaban10.

  • 11  Carmen Hertz explica muy bien esta situación desde el punto de vista legal en: Carmen Hertz, « El (...)
  • 12  Sobre la Convención contra la Tortura de 1987, se puede consultar el texto completo en español en  (...)
  • 13  No podemos dejar de mencionar que los familiares de las víctimas del régimen militar continuaron d (...)

4Todo esto cambiaría con el arresto de Augusto Pinochet en Londres el 16 de octubre de 199811. El pedido de extradición por parte del juez español Baltasar Garzón al gobierno inglés, incluyó entre los cargos no sólo la desaparición de personas, genocidio y terrorismo, sino también la tortura, siguiendo lo estipulado por la convención internacional que el mismo gobierno de Chile había firmado en los últimos años del régimen militar12. Esto tuvo un efecto inmediato en las causas por violaciones a los derechos humanos que se estaban interponiendo en Chile en contra del ex dictador, pero que difícilmente habían podido prosperar debido a los equilibrios políticos antes mencionados13.

  • 14  Felipe Agüero,  (06 de junio 2001), “La interminable tortura del silencio”, [Electronic Version], (...)

“El carácter contenido de la transición chilena, con Pinochet activo en posiciones de poder, impidió que la sociedad se abriera para conocer a fondo toda la verdad de la represión. Las cosas cambiaron, sin embargo, con el arresto de Pinochet en Londres en octubre de 1998, el cual permitió una suerte de catarsis. Si la Cámara de los Lores hablaba de torturas, muertes y crímenes, también la sociedad chilena podía comenzar a hacerlo con mayor soltura.”14

  • 15  Un reciente e interesante estudio colectivo sobre el efecto de los grandes “affaires” y polémicas (...)
  • 16  Sobre el affaire Pinochet, recomendamos la lectura del sitio web especial que el diario El País de (...)
  • 17  Anne Pérotin-Dumon describe muy bien la evolución de la sociedad chilena en el conocimiento sobre (...)
  • 18  Ver: O'Shaughnessy, Hugh, Pinochet: the politics of torture, NY, New York University Press, 2000, (...)

5Fue entonces el factor internacional –la detención de Pinochet15- el que desencadenó no sólo la irrupción pública y mediática del tema de los derechos humanos, sino también la exigencia de justicia al Estado de Chile por parte de las víctimas16. Pero más importante aún, el arresto de quien hasta ese momento se suponía intocable, e incluso legitimado institucional y políticamente como senador vitalicio, activó los mecanismos del recuerdo en muchas personas que hasta ese momento habían guardado en su más estricta intimidad los dolores de la represión, entre los cuales se incluía la tortura. Por primera vez fue posible siquiera imaginar la verdad y alcanzar algún grado de justicia y/o reparación. Pero la esperanza estuvo acompañada también del dolor del recuerdo, producto del tenso ambiente político generado con motivo de la detención y proceso de Pinochet en Londres17. Baste recordar las innumerables presiones internas que recibió el gobierno de Chile para asegurar el regreso del ex-dictador al país bajo el argumento de la violación de la soberanía jurisdiccional18.

3) Las particularidades de la situación

  • 19  Sobre la definición actual de la tortura y su tratamiento por el Derecho Internacional, recomendam (...)

6¿Pero qué es lo que hace tan especial este caso desde el punto de vista del análisis sociohistórico y desde una mirada de lo sensible? En primer lugar, el episodio permitió la emergencia de la cuestión del tormento físico –por causas políticas- como una cuestión pendiente en la sociedad chilena; como un drama por años guardado en silencio, y muchas veces con vergüenza, pues ante la tragedia de la desaparición y ejecución de personas, la tortura aparecía como un “crimen menor”, parte de los “excesos” de algunos agentes del Estado, como se dijo eufemísticamente duranteaños19. Incluso para muchos de los afectados, la tortura apareció como el precio de haber sobrevivido: un doloroso secreto que –haciéndose público-  podía desatar los fantasmas del pasado, humillando por segunda vez a quienes la habían sufrido. Denunciar la tortura significaba enfrentar a los perpetradores cara a cara, tener que cotejar los testimonios sin que por ello pudiese esperarse la más mínima sanción penal ni reparación legal, pues los crímenes estaban prescritos y amnistiados. Peor aún, el sistema legal chileno permite que el denunciado pueda contra querellarse por injurias y calumnias, pudiendo con ello derivar en sanciones penales contra los denunciantes e inhibiendo a muchos para que entregasen su testimonio. Se trataba nuevamente de un pasado vivo, que vuelve una y otra vez al presente, pero que además obliga a poner en palabras lo indecible, lo que avergüenza a la sociedad; y que por lo mismo fuerza a romper un silencio y una marginación antigua.

  • 20  La segunda comisión fue creada en 2003 a petición del Presidente de la República de la época, Rica (...)

7En segundo lugar, y producto del caso Agüero-Meneses, se generó un ambiente propicio para la creación de una segunda instancia, esta vez denominada Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, cuya misión fue recabar información sobre el alcance, grado y sistematicidad de la aplicación de la tortura durante el régimen militar chileno20. La comisión pudo mediante testimonios, cruce de datos informáticos y presentación de documentos probatorios, establecer un número oficial de víctimas de la tortura que alcanzó las 27.255 personas entre 1973 y 1989. Ello se logró a partir del análisis comparado de 35.868 testimonios voluntarios. Esta enorme cantidad de información y su posterior publicación, permitió tomar conciencia de la importancia del tema y de sus repercusiones contemporáneas. De ahí la significación de este caso y de lo ocurrido en los primeros meses del año 2001.

  • 21  Katherine Hite ha escrito un interesante texto sobre la calidad de monumento a la memoria del Esta (...)
  • 22 Sobre la fijación y la exactitud de los detalles del recuerdo en situaciones traumáticas, retomamos (...)

8La historia de la víctima y el victimario se remonta a septiembre de 1973, cuando Felipe Agüero Piwonka, en aquel momento un joven estudiante de sociología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue arrestado en la calle por una patrulla militar debido a que formaba parte del MAPU; un partido político que integraba la coalición de izquierda del Presidente Salvador Allende. Agüero fue trasladado a la base aérea de El Bosque en Santiago, donde fue duramente golpeado, para después ser llevado al mayor centro de detención de la ciudad y principal coliseo deportivo del país: el Estadio Nacional21. Fue en este lugar donde sometido a todo tipo de interrogatorios, vejámenes e intensas torturas, como sucedió también a muchos de los que pasaron por este recinto. Es aquí donde comienza la historia de ambos protagonistas, pues en una de las sesiones de interrogatorio, Agüero pudo mirar bajo la capucha que cubría su cabeza alcanzando a distinguir dos rostros que jamás olvidaría22: eran los de sus torturadores, que además pudo asociar con sus respectivas voces.

9Emilio Meneses Ciuffardi también era un joven de 23 años en aquel momento. Poseía el grado de subteniente de reserva de la Marina chilena, y había sido llamado a servicio activo cuando se produjo el Golpe de Estado en septiembre de 1973. En1971 Meneses había sido detenido por porte ilegal de armas, siendo vinculado con grupos de ultraderecha, lo cual no le impidió ingresar normalmente a la Marina en 1972. Al producirse el Golpe, Meneses fue llamado a cumplir labores de “inteligencia” en el Estadio Nacional. Es en este momento cuando se juntan los destinos de ambos hombres. Agüero reconoció en Meneses a uno de los hombres que dirigió una de las sesiones de torturas que sufrió en el recinto deportivo, aunque sin saber ningún dato sobre su identidad. No se trataba sólo de la persona que estuvo a cargo del interrogatorio, sino que también de quien le aplicó directamente diversos tipos de tormento, incluyendo múltiples golpes en las partes más sensibles del cuerpo. Felipe Agüero permaneció un mes completo en el Estadio Nacional, para después ser trasladado a la Cárcel Pública de Santiago y liberado en febrero de 1974.

  • 23  Felipe Agüero, Op.cit., p.1.

“Como miles de otros, caí detenido a pocos días del Golpe militar de 1973. Seguí un trayecto que, con variaciones, fue sumamente común. Empecé en un regimiento de la Fuerza Aérea, continué en el Estadio Nacional y terminé en la Cárcel Pública de Santiago. En los dos primeros recintos fui víctima de torturas. Otros corrieron peor suerte y fueron asesinados, desaparecidos o retenidos por un tiempo mucho más largo.”23

  • 24  Ver: Agüero, Felipe & Hershberg, Eric, "Las fuerzas armadas y las memorias de la represión en el C (...)

10Felipe Agüero permaneció en Chile por otros 10 años, trabajando entre 1978 y 1982 como un prolífico investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), para posteriormente partir a Estados Unidos a realizar un doctorado en Ciencia Política en la Universidad de Duke, donde se especializó en temas de Defensa y específicamente en las relaciones entre civiles y militares24. Durante su permanencia en Chile, Agüero dice haber vivido con el miedo constante de todas las víctimas de la represión, es decir, la posibilidad de ser nuevamente detenido en forma arbitraria y sometido a interrogatorios y vejámenes. Las marcas de la memoria no le permitieron olvidar los rostros de sus verdugos, pudiendo reconocer perfectamente a uno de ellos en las páginas sociales del principal periódico del país, El Mercurio. Se trataba del profesor Emilio Meneses, experto en temas de defensa y académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). La peor de sus pesadillas parecía hacerse realidad: el hombre que había identificado como su torturador era un respetado colega, asesor en temas de defensa e historia diplomática, además de profesor de una de las más reconocidas universidades chilenas.

  • 25  Ibid., p.1.

“Como yo soy cientista político, inevitablemente iba a encontrarlo en lugares de actividad profesional. Viví algunos años con esta información, que sólo compartí con amigos muy cercanos. No era posible más, pues todavía era la época de la dictadura, y las represalias seguían siendo mortales.”25

  • 26  Patricia Verdugo, “Los Protagonistas”, en De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalo (...)

11Durante el mismo período, Emilio Meneses se desempeñó como asesor de la comandancia en jefe de la Marina hasta 1975, perteneciendo oficialmente a la filas de la institución hasta 1978 y realizando algunos cursos en la Academia de Guerra del Ejército, específicamente en el rubro no detallado de “guerra especial” e “inteligencia internacional estratégica26. La carrera universitaria de Meneses comenzó en 1974 cuando fue aceptado en el Diplomado de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Chile, institución que, justamente en esos años, estaba intervenida por la Marina y tenía como rector designado al Almirante en retiro Alfonso Sweet. Meneses fue también becado por el régimen militar para realizar un master en la Universidad de Georgetown y un doctorado en Relaciones Internacionales en Oxford.

  • 27  Sobre las convenciones y definiciones internacionalmente aceptadas sobre la tortura y sus efectos (...)

12Tanto Agüero como Meneses continuaron desarrollando normalmente sus carreras académicas hasta que  a principios de los años 1990 se encontraron en un seminario organizado por FLACSO. Agüero reconoció a Meneses de inmediato, pues tras 17 años este último mantenía prácticamente su mismo aspecto atlético de juventud y su rostro había cambiado muy poco. Finalmente se había producido aquello que tanto temía: ambos compartían un espacio de reflexión académica. Pero ahora lo atormentaba el silencio y aquello que algunos psicólogos han diagnosticado como el sentimiento de vergüenza del sobreviviente27. En cuanto a Meneses, éste no guardaba recuerdos particulares respecto de Agüero, y como tantos que practicaron interrogatorios en los centros de detención del régimen militar, el antiguo estudiante de sociología era uno entre muchos que habían pasado por la experiencia; un apellido, un rostro más, otro enemigo político derrotado, aterrorizado e indefenso.

13Agüero guardó su secreto por otros 11 años, pues sabía que un velo de silencio y temor cubría a una sociedad chilena que iniciaba una transición democrática bajo la tutela de los militares y de quienes colaboraron con su régimen. Sólo el arresto de Pinochet en Londres y la apertura social y de los medios al tema de los derechos humanos, abrió un espacio para finalmente liberarse de un silencio que él mismo comenzaba a considerar como cómplice. A su juicio, ya no se justificaba seguir evitando las reuniones académicas en Chile –con el daño que esto producía a su trabajo- por temor a encontrarse con Meneses, pues justamente era éste quien debía hacer frente a su pasado.

  • 28 Felipe Agüero, Op.cit., p.2.

“En este contexto, decidí que no podía seguir guardando silencio sobre la información que yo tenía, y decidí ponerla en conocimiento de las autoridades de la Universidad Católica, donde trabajaba el aludido torturador del Estadio Nacional. Lo hice en carta privada, que terminó siendo publicada cuando la prensa logró hacerse de ella. También, en entrevista a la Revista Cosas, hablé del asunto, aunque sin mencionar al individuo en cuestión.”28

  • 29  Agüero en ningún momento solicitó la expulsión de Meneses, sólo quería que sus colegas supieran el (...)
  • 30  Según el propio Agüero, la decisión de enviar la carta y advertir al director del Instituto de Cie (...)

14En febrero del año 2001 Felipe Agüero, residente en Estados Unidos desde 1982, escribió una carta y un correo electrónico29 privado al director del Instituto de Ciencia Política y al rector de la Universidad Católica, haciendo clara mención de que entre su cuerpo de profesores contaban con una persona que había sido su torturador en el Estadio Nacional en 197330.

  • 31  Felipe Agüero (reproducción), "Carta de un Académico", Encuentro XXI, Otoño 2001, nº 18, 2001, p.1 (...)

“Por circunstancias que no viene al caso señalar, he estado en conocimiento de la identidad de dos de mis torturadores por bastante tiempo desde que recobrara la libertad en 1974. Uno de ellos falleció de un ataque cardíaco hace algunos años. El otro se desempeña, por desgracia, como profesor de ciencia política en el Instituto actualmente bajo tu dirección. Como también yo soy profesor en ciencia política, he debido entrar en contacto con él en diversos lugares, a menudo en los recintos de vuestro prestigioso Instituto, a algunos de cuyos eventos has tenido la gentileza de invitarme.”31

  • 32  Sobre la historia de amnistía política en Europa, recomendamos especialmente la lectura del conjun (...)
  • 33  Patricia Verdugo, "Protagonistas de la tortura", La Nación, 09 de enero 2005. Disponible en: http: (...)

15 La carta terminó filtrándose a los medios de comunicación y generando una importante controversia al interior de la universidad ¿Qué se debía hacer?, ¿Cómo reaccionar ante una denuncia de un delito ya prescrito y amnistiado32?, ¿Bastaba el testimonio de una persona para tomar medidas disciplinarias o bien era necesario contar con pruebas judiciales?, ¿Qué hacer en el entretanto con la movilización de los estudiantes y el académico denunciado negando los hechos y acusando una conspiración extranjera?, ¿Podía el ambiente universitario siquiera resistir la idea que uno de los suyos fuera sospechoso de haber aplicado torturas? Todas estas cuestiones tensionaron al máximo la vida del plantel universitario durante el primer semestre de 2001. A esto se agregaba el hecho de que Meneses había sido cuestionado sólo unas semanas antes por una denuncia de la Fuerza Aérea de Chile por haber ofrecido sus servicios de lobbysta a favor de la compra de los aviones de combate suecos Saab Gripen en desmedro de los F16 estadounidenses33.

  • 34  Para comprender el procedimiento y la tradición hispana respecto de es tipo de delitos de palabra, (...)
  • 35  El Artículo 418 del código penal chileno de 1874 establece que: “Las injurias graves hechas por es (...)

16Al difundirse públicamente la carta de Agüero, la reacción inmediata de Meneses fue denunciar una conspiración de quienes lo acusaban de lobbysta, y especialmente de aquellos que defendían la opción de compra de los aviones norteamericanos. Meneses – bajo el argumento de defender su imagen, honra y prestigio- decidió responder a las palabras de Agüero mediante la vía judicial, por lo que interpuso el 22 de mayo de 2001 una querella por injurias graves34 ante el séptimo juzgado del crimen de Santiago en contra de Felipe Agüero Piwonka. Debemos recodar que en Chile este delito35 puede ser penado con multas en dineros e incluso la privación de libertad. La paradoja era que nuevamente Felipe Agüero se encontraba en el banco de los acusados, y además por quien se suponía la había torturado hace casi 30 años. Ahora debía probar en Chile que él decía la verdad sin más pruebas que la certeza de su recuerdo.

17Sin buscarlo expresamente, la posibilidad de enfrentar cara a cara a su verdugo había llegado de la manera menos previsible. El mundo académico chileno estaba perplejo ante lo que hasta hace poco parecía inimaginable: dos reconocidos investigadores y profesores universitarios enfrentados por una acusación tan grave como la tortura. Como se insistió tan pomposamente en aquel momento: “el lugar por definición donde se transmiten los saberes y valores de la sociedad se encontraba profundamente alterado por el fantasma del horror y la violencia física en su expresión más brutal”.

  • 36  Probablemente el mejor documental histórico producido sobre lo que sucedió en el Estadio Nacional (...)
  • 37  El tristemente célebre “disco negro” del Estadio Nacional era el lugar donde debían dirigirse los (...)

18El caso judicial duró 18 meses;se interrogó a numerosos testigos entre los cuales se encontraban otros cuatro prisioneros del Estadio Nacional. Algunos de ellos, incluso en el extranjero, recordaron el rostro de Meneses al ser reproducido en los periódicos chilenos (también en Internet) y decidieron entregar su testimonio. Los medios de prensa y la sociedad chilena conocieron los detalles de lo sucedido en este centro de detención36. Durante el proceso Meneses reconoció haber sido “interrogador” durante el período señalado, pero jamás haber aplicado torturas o tener conocimiento de ellas en el lapso de tiempo que permaneció asignado al Estadio Nacional y que solo supo de los hechos con posterioridad. Su relato resultó poco creíble tanto a nivel jurídico como de sus pares académicos, pues todos quienes estuvieron en el Estadio recuerdan los gritos y los quejidos de quienes eran llevados al llamado disco negro37 y posteriormente “interrogados”.

  • 38  La exceptio veritatis (excepción de verdad) es la facultad que corresponde al acusado de un delito (...)

19Durante el proceso los abogados de Agüero invocaron el principio jurídico de Exeptio Veritatis38, el cual fue aceptado por el tribunal, con lo cual quedaba establecido que Agüero no había mentido y por tanto no había delito injuria. El caso de Felipe Agüero y Emilio Meneses había permitido destapar un tema vedado por casi 30 años. Miles de chilenos habrían sufrido la represión política en sus propios cuerpos y habían guardado silencio y sentido vergüenza por años. El temor había comenzado a desaparecer.

4) Sensibilidades y honores en disputa

20Una primera cuestión que salta a la vista del investigador es la persistencia en el uso de la defensa judicial para cuestiones como el honor, la honra, el buen nombre, el prestigio, la imagen y la reputación de las personas. Esto da cuenta de las características de los sujetos involucrados. Se trata de personas con un capital social e intelectual importante, que pertenecen a un espacio regulado y elitista como es la academia –aunque no necesariamente influyente en lo económico- pero para quienes el juicio público representa un elemento determinante en sus particularidades trayectorias individuales, tanto a nivel profesional como social. De lo anterior se deduce que tanto la situación de víctima de tormentos como –especialmente- la simple sospecha de haber sido torturador conllevan una serie de consecuencias sociales, independientemente de las posibles sanciones penales o de la veracidad de la acusación. El hecho de pertenecer a un medio universitario donde se asume –de manera absolutamente a priori- que los antecedentes académicos y “morales” de sus integrantes son intachables, hace aún más compleja la situación en términos de lo que se ha denominado como una sana “convivencia académica”.

  • 39   Sobre el concepto de “muerte social” y el trabajo de archivos sobre el delito de injurias en Chil (...)
  • 40  Sobre la historia y la noción del delito de injuria en Chile recomendamos el siguiente artículo de (...)
  • 41  La Constitución chilena lo establece explícitamente en su artículo 19, nº 4: “La Constitución aseg (...)
  • 42  Ver: Alejandra Matus, “El honor y su poder intimidatorio”, Medios y Libertad en Las Américas, 06 d (...)
  • 43  El informe más completo sobre las restricciones a la libertad de expresión en Chile, elaborado en (...)

21No es extraño que se mencione en la literatura y medios chilenos de comunicación la idea de la “muerte social39 como el mayor peligro que enfrenta quien se siente injuriado, pues al dolor de la supuesta afrenta se suma el juicio de la comunidad y la imagen que se hacen los otros del afectado. Esto se aprecia particularmente en una sociedad como la chilena40, donde la mirada del otro tiene una enorme importancia en la construcción social de los sujetos y donde no es casualidad que los delitos de palabra contra el “honor”, la “honra” y el “buen nombre” sigan teniendo un peso capital, impidiendo incluso el libre ejercicio de las libertades de expresión y de prensa41. No se puede dejar de mencionar que los efectos intimidatorios42 en lo penal de la legislación en cuestión han generado una serie de sentencias adversas en contra del Estado chileno por contravenir los principios de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, especialmente cuando se trata de críticas dirigidas a personas que ocupan cargos de poder43.

22En lo que respecta a los involucrados, es Felipe Agüero quien decidió terminar con el velo de silencio y pudor que confesaba ya no poder soportar, pues se trataba de “un trago doloroso y amargo que debía experimentar en solitario”. Fueron las circunstancias del país, sumado al caso Pinochet y las revelaciones sobre trato cruel sufrido por su amigo Eugenio Ruiz-Tagle, las que desencadenaron los dolorosos mecanismos del recuerdo, los cuales lo incitaron a escribir la carta. Agüero insistió en que no debía ser él quien hubiere de cargar con la vergüenza del vejamen, sino Meneses. Peor aún, este último continuaba viviendo en una situación de engaño respecto de sus colegas y estudiantes universitarios:

  • 44 Felipe Agüero (reproducción), "Carta de un Académico", Encuentro XXI, Otoño 2001, nº 18, 2001, p.13 (...)

“Pese al desconcierto y profundo desagrado con esta situación, abrigué la esperanza de que este individuo haría alguna expresión que, reconociendo el carácter perturbador de esta circunstancia, contribuyera a morigerar mi sensación confusa de estupor y temor. Con el tiempo, al no haber ocurrido esto, y dándome espacio a que lentamente clarificara un sentimiento reprimido, he caído en cuenta de que mi silencio termina, en verdad, por hacerse cómplice del engaño a que este individuo, Emilio Meneses, somete a diario a todos quienes los rodean”.44

  • 45  Manuel Délano, "Frente a frente con el horror. Un académico chileno identificó entre sus colegas a (...)

“Parece absurdo, pero yo, la víctima, y no el victimario, era quien tenía miedo”.45

23Fue la filtración a la prensa de esta carta privada, además del mail dirigido a las autoridades universitarias y la negación reactiva del aludido, lo que empujó a Felipe Agüero a ratificar su denuncia. Por su parte, Emilio Meneses respondió primero negando tajantemente su participación en los hechos y después acusando a Agüero de formar parte de una conspiración relacionada con la venta aviones de combate al Estado de Chile. Al ver que esto no dio resultados, y que su situación se hacía cada vez más complicada al interior de la universidad, Meneses decidió recurrir a la justicia e interponer una querella por injurias graves en contra de Felipe Agüero. No habiendo pruebas ni testigos directos de lo ocurrido 30 años antes en el Estadio Nacional, el sistema penal chileno daba la posibilidad al querellante de “limpiar su honor” e imponer el silencio a Felipe Agüero. Una acusación sin pruebas ni testigos, respecto de supuestos delitos ya prescritos y amnistiados desde 1978, parecía destinada a ser tipificada como injuria. Como lo anuncia el título de esta comunicación, la defensa del honor del querellante pretendió acallar legalmente el recuerdo vivo del afectado.

24Sin embargo, el reconocimiento de Meneses durante el proceso de su calidad de “Interrogador y clasificador de detenidos” y no de torturador, así como la participación de otros ex-prisioneros que aseguraron haberlo identificado en el Estadio Nacional, debilitó la posición del aludido y fortaleció el testimonio de Agüero ¿Cómo se podía ser interrogador-clasificador sin saber nada acerca de las torturas, cuando hasta el último de los soldados supo lo que allí sucedía? ¿Cómo se podía “interrogar” sin participar de todo el mecanismo represivo que incluye la tortura psicológica, tal y como lo establece la convención internacional contra la tortura?

  • 46 Declaraciones de Emilio Meneses publicadas en el diario La Segunda (Chile) y disponibles en el siti (...)

“Yo, al señor Felipe Agüero no lo interrogué, no lo vi en ningún momento en el Estadio Nacional. Incluso ignoraba su presencia allí”.

“… desde siempre, todos mis amigos, conocidos y colegas supieron, y nunca escondí, que estuve en servicio en la Armada de Chile (marina) y la Armada me destinó a ser interrogador en el Estadio Nacional. Nunca mientras cumplí ese servicio, en ningún momento, a nadie sometí a apremios ilegítimos”.46

25 Fueron estos elementos los que fragilizaron la argumentación que insistía en la falta de pruebas concretas y que –en último término- la cuestión se resumía en la palabra de un hombre contra la de otro. Y en la “comunidad de memoria” que sostiene a cada uno. En términos jurídicos, se trata de la contraposición de dos sistemas probatorios: Meneses y su abogado utilizaron lo estipulado en el código penal para el delito de injurias graves sin considerar el contexto de la circunstancia descrita por Agüero, es decir, abstractamente, desapegada de la realidad social. El fracaso de su recurso demuestra que al cuerpo de derecho que sostiene la figura de la injuria se le superpone la historicidad de la circunstancia en la que los sujetos estuvieron implicados: la figura jurídica no puede existir separada de la historicidad.

26El caso también generó una reacción internacional en el ámbito de los cientistas sociales. Fue así como circuló rápidamente una carta firmada por 230 reconocidos académicos de todo el mundo apoyando la posición de Agüero y planteando su negativa de asistir a cualquier actividad científica donde Emilio Meneses fuera partícipe. El asunto era delicado pues ¿cuánto podía resistir el ambiente académico internacional, la sola idea de contar entre sus miembros, a una persona respecto de la cual había fundadas sospechas de su participación en graves violaciones a los derechos humanos? No se trató únicamente de un asunto de solidaridad con el profesor Agüero, sino que también de prestigio de la disciplina.

27Finalmente la justicia determinó que Felipe Agüero ejerció simplemente su derecho de libertad de expresión, sin violar el derecho a la protección al honor de Meneses, pues los hechos relatados por Agüero no eran falsos de acuerdo con el principio de exceptio veritatis. El principal argumento de la defensa fue que la protección de la honra de un individuo estaba subordinada al derecho de conocer los graves crímenes contra la humanidad perpetrados en el Estadio Nacional. Finalmente fue ésta la posición que prevaleció.

5) La incomodidad institucional

28La situación vivida que puso en juego las sensibilidades de ambos individuos en un salto temporal de casi 30 años, generó también una serie de repercusiones a nivel de la institución universitaria que cobijaba al profesor denunciado como torturador. Ya en 1998 Felipe Agüero había confesado privadamente a su amigo y colega del Instituto de Ciencia Política de la Universidad Católica, Tomás Chuaqui, la identidad de quien lo había interrogado y maltratado en el Estadio Nacional.

“Yo me caí al suelo. Fue tal el impacto que se me doblaron las rodillas y caí al suelo. Seguí hablando con él sentado en el suelo. Me hablaba de Emilio Meneses, con quien yo pasaba mucho tiempo en el Instituto de Ciencia Política, casi todo el día. Almorzábamos juntos casi todos los días. Le pregunté a Felipe finalmente qué iba a hacer. Voy a tener que enfrentarlo en algún momento, me respondió.” (Tomás Chuaqui)

  • 47 De hecho, los estudiantes estaban divididos entre (1) quienes planteaban directamente la “inhabilit (...)
  • 48 Esta posición fue defendida particularmente por Carlos Huneeus al interior del Consejo de la Facult (...)

29Al momento de hacerse pública la denuncia de Agüero, el ambiente se tensionó rápidamente al interior de la universidad. Un grupo importante de estudiantes se organizó para no asistir a los cursos de Meneses y hacer público el boicot a su permanencia en la universidad47. Por otra parte los profesores se dividieron al menos en dos grupos. Estaban quienes consideraban que la situación era insostenible y que, aunque no había una sentencia judicial de por medio, el hecho contar con un ex-interrogador de prisioneros dentro del cuerpo de profesores era de por sí algo inaceptable. Por otra parte estaban aquellos que priorizaban la vía legal, insistiendo en no pasar por encima de la presunción de inocencia, lo cual dañaría irremediablemente la carrera académica de Meneses48. Sin embargo, la pregunta de fondo que rondaba el ambiente era ¿Por qué un profesor con el prestigio y la carrera de Felipe Agüero en Estados Unidos habría de lanzarse en una falsa denuncia de una cuestión tan delicada como la tortura, arriesgando de paso ser desmentido sino simplemente porque decía la verdad? La cuestión de decidir quien mentía y quien no, parecía irresoluble. Pero los tiempos de la justicia no son los de la academia y la tensión dentro del Instituto de Ciencia Política durante el primer semestre de 2001 exigía una toma de posición.

  • 49 Claudio Fuentes, “Académicos: Golpe a la Cátedra”, en Patricia Verdugo (Ed.), De la tortura no se h (...)
  • 50 Ibid. p. 101.

30Como bien dice Claudio Fuentes49, el problema era de carácter ético y no judicial ¿Podía un individuo que se había definido como interrogador y clasificador de prisioneros, seguir siendo miembro de una comunidad académica confesional que se dice transmisora de valores? La reacción oficial de la Universidad fue anteponer la presunción de inocencia y plantear el desconocimiento de las labores de Emilio Meneses anteriores a su ingreso al plantel educativo. Finalmente la institución le otorgó un permiso indefinido para solucionar su problema en los tribunales de justicia, esperando que con ello se “impusiera la verdad”50. Meneses insistió en continuar con sus tareas docentes, al mismo tiempo que sus colegas del Instituto decidieron no emitir ningún tipo de declaración a la prensa. Los profesores se habían autoimpuesto un silencio cuyo objetivo era evitar un mayor escándalo en una ya tensionada facultad, a lo cual se sumaba el creciente apoyo de la comunidad académica internacional en favor de Felipe Agüero. Pero todos sabían que detrás de este problema específico se hallaba una cuestión mucho más espinuda: ¿había llegado el momento de interrogarse sobre el pasado reciente de la universidad y su papel durante el régimen militar?

31Lo que sí sabemos es  que lo que terminó con la carrera de Meneses en la Universidad Católica no fue su calidad anterior de interrogador de prisioneros, sino más bien las denuncias del gobierno norteamericano por una oferta de lobby encubierta por la venta de aviones de combate. Este fue el argumento principal que pesó para desvincularlo de la institución. Para la mayoría de los profesores quedó meridianamente clara la idea de que Meneses nunca pudo explicar satisfactoriamente sobre si sabía lo que ocurría en el Estadio Nacional mientras cumplió labores de interrogador, y si aquello le parecía éticamente reprobable. Una cuestión sí parecía haber quedado establecida tanto ética como judicialmente: no era posible haber estado en el Estadio Nacional entre septiembre y noviembre de 1973 y no saber que allí se torturaba.

32A modo de conclusión quisiéramos decir que este cruce de historias personales y sensibilidades tensionadas hizo que el silencio pudiera romperse a pesar de los embates del honor y todas sus derivaciones. Pero más importante aún, abrió una puerta para que se repensara por primera vez en Chile el tema de la tortura y la prisión política.

Haut de page

Bibliographie

Agüero, Felipe, "Carta de un Académico", Encuentro XXI, Vol.Otoño 2001, nº 18, 2001, p.134-135.

Agüero, Felipe, "La interminable tortura del silencio", Medios y Libertad en Las Américas, nº13 de junio 2001, http://www.libertad-prensa.org/Director.aspx?P=Articulo&A=218.

Agüero, Felipe & Hershberg, Eric, "Las fuerzas armadas y las memorias de la represión en el Cono Sur" en  Agüero, F. & Hershberg, E. (Eds.), Memorias militares sobre la represión en el Cono Sur: visiones en disputa en dictadura y democracia, España / Argentina, siglo XXI, 2005, p.

Albornoz Vásquez, María Eugenia, "La Injuria de Palabra en Santiago de Chile, 1672-1822", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, nº4, 2004, 12 février 2007, http://nuevomundo.revues.org/document240.html

Albornoz Vásquez, María Eugenia, "Seguir un delito a lo largo del tiempo: interrogaciones al cuerpo documental de pleitos judiciales por injuria en Chile, siglos XVIII y XIX", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, nº7, 2007, 15 février 2007, http://nuevomundo.revues.org/document13033.html

Armendáriz León, Carmen, "La naturaleza jurídica de la exceptio veritatis en el delito de calumnia", Icade: Revista de las Facultades de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales, nº 70, 2007, p.221-243.

Baeza Rodríguez, Cecilia, "Los discursos públicos sobre la gobernabilidad en Chile como relatos de acción pública: un enfoque cognitivista sobre la importación de las ideas", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, nº8, 2008, 17 janvier 2008, http://nuevomundo.revues.org/document11042.html

Boltanski, Luc, Claverie, Elisabeth, Offenstadt, Nicolas & Damme, Stéphane Van (Eds.), Affaires, scandales et grandes causes. De Socrate à Pinochet, Paris, Stock, 2007, 457 p.

Carneiro, Sarissa, "Alguien te hablará de los tiempos oscuros: memoria, telemaquia y transmisión de nuestro pasado reciente", Literatura y Lingüística, nº 17, 2006, p.83-89.

Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, Santiago de Chile, junio 2005, 780 p. Disponible en: http://www.comisiontortura.cl/listado_informes.html

Délano, Manuel, "Frente a frente con el horror. Un académico chileno identificó entre sus colegas a uno de sus torturadores ", El País (España), 17-01-2005.

Dougnac Rodríguez, Antonio, "Los principios clásicos del procedimiento y palabra hablada en el sistema jurídico indiano al estilo de Chile", Revista de estudios histórico-jurídicos, nº 28, 2006, p.425-490.

Easterbrook, Michael, "Justice, Memory, and a Professor's Accusation", The Chronicle of Higher Education, Vol.47, august 17th 2001, p.A36-A39.

Fassin, Didier & Bourdelais, Patrice (Eds.), Les constructions de l'intolérable. Études d'anthropologie et d'histoire sur les frontières de l'espace moral, Paris, La Découverte, 2005, 230 p.

Fuentes, Claudio, "Etica y academia", La Tercera, 14 de noviembre 2005,

González, Mónica, "Entrevista a Carlos Huneeus: Concertación: el telescopio de que falta", Asuntos Públicos, nº04 de agosto 2001, http://www.asuntospublicos.org/entrevista.php?id=18

Guzmán, Patricio, Le cas Pinochet. France, Chile, Belgium, Spain, Editions Montparnasse, 2001, 110 min.

Hite, Katherine, "Chile's National Stadium. As Monument, as Memorial", Revista. Harvard Review of Latin America, Vol.III, nº3, Spring 2004,

Hite, Katherine, "La superación de los silencios oficiales en el Chile postautoritario" in Perotin-Dumon, A. (Ed.) Historizar el pasado vivo en América Latina. Santiago, 2007, http://www.historizarelpasadovivo.cl/downloads/hite.pdf

Langue, Frédérique, "L’histoire des sensibilités. Non-dit, mal dire ou envers de l’histoire? Regards croisés France-Amérique latine", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, nºNº 6, 2006, 07/11/2007, http://nuevomundo.revues.org/document2031.html

Lira, Elizabeth, "Comisión nacional sobre prisión política y tortura. Del reconocimiento a la reparación", Mensaje, nº mayo 2005, p.1-6.

Otero González, María Del Pilar, "La exceptio veritatis y la falsedad objetiva en los delitos contra el honor", La ley penal: revista de derecho penal, procesal y penitenciario, nº 28, 2006, p.23-40.

Matus, Alejandra, “El honor y su poder intimidatorio”, Medios y Libertad en Las Américas, 06 de junio 2001.

O'Shaughnessy, Hugh, Pinochet: the politics of torture, NY, New York University Press, 2000, 208 p.

Parot, Carmen Luz, “Estadio Nacional” (DVD), ColecciónMemoria Viva, Chile, Alerce, 2001, 90 min.

Pérotin-Dumon, Anne, "El pasado vivo de Chile en el año del Informe sobre la Tortura", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, nº5, 2005, 1 février 2008, http://nuevomundo.revues.org/document954.html

Piper, Isabel, "Obstinaciones de la memoria: La dictadura militar chilena en las tramas del recuerdo", Athenea Digital, nº8, otoño 2005, http://psicologiasocial.uab.es/athenea/index.php/atheneaDigital/article/view/256/256

Piper, Isabel, "Trauma y Reparación: elementos para una retórica de la marca" en  Lira, E. & Morales, G. (Eds.), Derechos Humanos y Reparación: una discusión pendiente, Santiago, LOM, 2005, p. 90-99.

Valdés, Cecilia, "Torture Charge Pits Professor Vs. Professor", The New York Times, 08 septiembre 2001,

Verdugo, Patricia (Ed.), De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Santiago, Catalonia, 2004, 227 p.

Verdugo, Patricia, "Protagonistas de la tortura", La Nación, 09 de enero 2005,

Wahnich, Sophie (Ed.), Une histoire politique de l'amnistie. Études d'histoire, d'anthropologie et de droit, Paris, Presses Universitaires de France, 2007, 263 p.

Wilde, Alexander, "Irruptions of Memory: Expressive Politics in Chile's Transition to Democracy", Journal of Latinoamerican Studies, Vol.31, nº 2, 1999, p.473-500.

Haut de page

Notes

1  Quiero agradecer la ayuda y consejos de María Eugenia Albornoz, especialmente en lo referente a la legislación por delitos de palabra y su significación en la cultura chilena. Agradezco también la ayuda de Adeline Joffres y Elizabeth Osborne quienes amablemente me ayudaron con los resúmenes.

2  Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, Capítulo VIII: “Consecuencia de la prisión política y la tortura”, Santiago de Chile, 2005, p. 513. Disponible en: http://www.comisiontortura.cl/listado_informes.html

3  Manuel Gárate es licenciado en Historia de la Universidad Católica de Chile, Master en Ciencia Política de la Universidad de Chile y actualmente realiza su doctorado en Historia y Civilización en la EHESS de Paris bajo la dirección de Mme. Frédérique Langue (MASCIPO, UMR 8168).

4  Al respecto, publicamos en el Nº 5 de la Revista Nuevo Mundo una reseña del principal libro que trata sobre el tema: Manuel Gárate, “De la tortura no se habla: Agüero versus Meneses, Patricia Verdugo (ed.), Catalonia, Santiago, 2004, 228p”. Disponible en: Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Número 5 - 2005, mis en ligne le 21 mars 2005, référence du 05 mars 2008, disponible sur : http://nuevomundo.revues.org/document884.html

5  Frédérique Langue ha escrito una introducción sobre el concepto de Historia de las Sensibilidades aplicado a la historia reciente latinoamericana: Frédérique Langue, « L’histoire des sensibilités. Non-dit, mal dire ou envers de l’histoire? Regards croisés France-Amérique latine », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Número 6 - 2006, mis en ligne le 17 mars 2006, référence du 24 mars 2008, disponible sur : http://nuevomundo.revues.org/document2031.html

6  Un excelente y reciente estudio sobre los límites y el umbral de lo aceptable moralmente en las sociedades denominadas occidentales, puede encontrarse es: Fassin, Didier & Bourdelais, Patrice (Eds.), Les constructions de l'intolérable. Études d'anthropologie et d'histoire sur les frontières de l'espace moral, Paris, La Découverte, 2005, 230 p.

7  Paz Rojas Baeza, « Torturas. Romper el silencio », en Patricia Verdugo (ed.), De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalonia, Santiago, 2004, p. 161-180.

8  Marc Ferro, Les tabous de l'Histoire, Pocket, Paris, 2004.

9  Recomendamos el interesante trabajo de Alexander Wilde sobre la irrupción de la memoria durante la transición política chilena a la democracia en los años 1990. Su punto de vista difiere del nuestro únicamente cuando señala otros momentos anteriores a la detención de Pinochet en Londres cuando la memoria de la represión se hizo presente en el espacio público: Alexander Wilde, "Irruptions of Memory: Expressive Politics in Chile's Transition to Democracy", Journal of Latinoamerican Studies, Vol 31,  nº 2, May 1999, p.473-500.

10  El mismo autor se refiere con cierta ironía al concepto de “Conspiración del Consenso” (Ibid. p.476), a lo que sumó al uso abusivo del concepto de gobernabilidad como huida a todo tipo conflicto. Sobre este último punto, recomendamos: Cecilia Baeza-Rodríguez, « Los discursos públicos sobre la gobernabilidad en Chile como relatos de acción pública: un enfoque cognitivista sobre la importación de las ideas », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Número 8 - 2008, mis en ligne le 14 janvier 2008, référence du 17 janvier 2008, disponible sur : http://nuevomundo.revues.org/document11042.html

11  Carmen Hertz explica muy bien esta situación desde el punto de vista legal en: Carmen Hertz, « El Proceso », en Patricia Verdugo (ed.), De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalonia, Santiago, 2004, p. 63-89.

12  Sobre la Convención contra la Tortura de 1987, se puede consultar el texto completo en español en : http://www.unhchr.ch/spanish/html/menu3/b/h_cat39_sp.htm

13  No podemos dejar de mencionar que los familiares de las víctimas del régimen militar continuaron de manera sistemática buscando todos los caminos para lograr que sus casos fueran tratados por la justicia, a pesar de las restricciones políticas y el olvido sistemático de buena parte de la sociedad chilena y de sus representantes políticos.

14  Felipe Agüero,  (06 de junio 2001), “La interminable tortura del silencio”, [Electronic Version], Medios y Libertad en Las Américas, p.1, from: http://www.libertad-prensa.org/Director.aspx?P=Articulo&A=221

15  Un reciente e interesante estudio colectivo sobre el efecto de los grandes “affaires” y polémicas públicas en la historia y sus posteriores consecuencias, puede encontrarse en: Boltanski, Luc, Claverie, Elisabeth, Offenstadt, Nicolas & Damme, Stéphane Van (Eds.), Affaires, scandales et grandes causes. De Socrate à Pinochet, Paris, Stock, 2007, 457 p. Del texto destacamos el artículo de Olivier Compagnon: “L’affaire Pinochet (1990-2006). La justification à l‘épreuve des changements d’échelle”, p. 347-364.

16  Sobre el affaire Pinochet, recomendamos la lectura del sitio web especial que el diario El País de España dedicó al tema “Especial Pinochet”: http://www.elpais.com/especiales/2001/pinochet/portada.html . Las mejores imágenes sobre el caso pueden encontrarse en el documental de Patricio Guzmán: Guzmán, Patricio, Le cas Pinochet, France, Chile, Belgium, Spain, Editions Montparnasse, 2001, 110 min.

17  Anne Pérotin-Dumon describe muy bien la evolución de la sociedad chilena en el conocimiento sobre lo sucedido durante el régimen militar: Pérotin-Dumon, Anne, "El pasado vivo de Chile en el año del Informe sobre la Tortura", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, nº 5, 2005, 1 février 2008, http://nuevomundo.revues.org/document954.html

18  Ver: O'Shaughnessy, Hugh, Pinochet: the politics of torture, NY, New York University Press, 2000, 208 p.

19  Sobre la definición actual de la tortura y su tratamiento por el Derecho Internacional, recomendamos la lectura de: Roberto Garretón, ¿Qué es ser “torturador”? Una perspectiva desde el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, en De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalonia, Santiago, 2004, p. 141-159.

20  La segunda comisión fue creada en 2003 a petición del Presidente de la República de la época, Ricardo Lagos Escobar en tanto que órgano asesor de la Presidencia. Fue nombrada como “Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura”, más conocida posteriormente como “Comisión Valech”, tomada del nombre de quien ejerció su presidencia: el obispo católico Sergio Valech. El informe de la comisión está disponible en Internet desde el sitio web del Ministerio del Interior del Gobierno de Chile: http://www.comisiontortura.cl/

21  Katherine Hite ha escrito un interesante texto sobre la calidad de monumento a la memoria del Estadio Nacional: Katherine Hite, “Estadio Nacional: monumento y lugar de conmemoración”, en De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalonia, Santiago, 2004, p. 213-227.

22 Sobre la fijación y la exactitud de los detalles del recuerdo en situaciones traumáticas, retomamos el texto de Paz Rojas Baeza, Op.cit., p.168.

23  Felipe Agüero, Op.cit., p.1.

24  Ver: Agüero, Felipe & Hershberg, Eric, "Las fuerzas armadas y las memorias de la represión en el Cono Sur" en  Agüero, F. & Hershberg, E. (Eds.), Memorias militares sobre la represión en el Cono Sur: visiones en disputa en dictadura y democracia, España / Argentina, siglo XXI, 2005.

25  Ibid., p.1.

26  Patricia Verdugo, “Los Protagonistas”, en De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalonia, Santiago, 2004, p. 17-44.

27  Sobre las convenciones y definiciones internacionalmente aceptadas sobre la tortura y sus efectos físicos y psíquicos, nos pareció un buen compendio la “Guía de formación para el recibimiento de víctimas de la tortura”, elaborada por la Sección de Refugiados de Comisión de Inmigración y del status de Refugiado de Canadá: Disponible en: http://www.irb-cisr.gc.ca/fr/ausujet/tribunaux/spr/victorture/

28 Felipe Agüero, Op.cit., p.2.

29  Agüero en ningún momento solicitó la expulsión de Meneses, sólo quería que sus colegas supieran el rol que había cumplido en los eventos de 1973 y esperaba de éste último alguna actitud respecto de lo ocurrido. Para ello el mismo Agüero cita el artículo de Tomás Moulián publicado en El Mostrador el 31 de mayo de 2001: "En vez de responder con querellas"(...), el aludido "debió contribuir a eliminar esas zonas de odio que lo llevaron a hacerse partícipe de esas tareas. Si en vez de jugar el papel de víctima de una acusación injusta Meneses hubiera dialogado sobre lo que lo condujo a ser interrogador en un campo de concentración, podría haber creado una zona de encuentro con quienes, desde el otro lado, no nos creemos a salvo de los aspectos malditos de la condición humana y sospechamos de nuestras propias acciones si hubiéramos estado en su lugar".

30  Según el propio Agüero, la decisión de enviar la carta y advertir al director del Instituto de Ciencia Política de la Universidad Católica de Chile, nació al conocer las condiciones en qua había muerto su amigo detenido desaparecido en 1973, Eugenio Ruiz-Tagle. Este caso fue investigado por el juez Juan Guzmán Tapia en relación a los asesinatos de la llamada Caravana de la Muerte, del cual fue acusado Pinochet como autor intelectual. Los macabros detalles de este crimen, además de la confesión oficial de las Fuerzas Armadas de que los cuerpos de los desaparecidos habían sido lanzados al mar, desencadenaron en Agüero la necesidad de reaccionar de alguna manera. A esto se sumo el hecho de que su nombre fuera mencionado por el diario El Mercurio como uno de los prisioneros liberados gracias a la ayuda del asesinado líder de la derecha Jaime Guzmán, quien habría intercedido a favor de Agüero al conocer la suerte corrida por Ruiz-Tagle. En definitiva, la exposición mediática de las salvajes torturas sufridas por Ruiz-Tagle (y descritas por su propia madre) desencadenaron la necesidad en Agüero de terminar con la impunidad social de su propio verdugo. Sobre los detalles del caso de Eugenio Ruiz-Tagle recomendamos ver el reporte del Centro de Derechos Humanos y Derecho Humanitario de la Washington College of Law sobre el caso Nº 1874: http://www.wcl.american.edu/pub/humright/digest/inter-american/espanol/annuales/1975/caso1874chi.htm

31  Felipe Agüero (reproducción), "Carta de un Académico", Encuentro XXI, Otoño 2001, nº 18, 2001, p.134.

32  Sobre la historia de amnistía política en Europa, recomendamos especialmente la lectura del conjunto de trabajos dirigido por Sophie Wahnich y el equipo de investigación “Derecho y Justicia” del CNRS: Sophie Wahnich (Ed.), Une histoire politique de l'amnistie. Études d'histoire, d'anthropologie et de droit, Paris, Presses Universitaires de France, 2007, 263 p.

33  Patricia Verdugo, "Protagonistas de la tortura", La Nación, 09 de enero 2005. Disponible en: http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20050108/pags/20050108194853.html

34  Para comprender el procedimiento y la tradición hispana respecto de es tipo de delitos de palabra, recomendamos la lectura del siguiente trabajo: Antonio Dougnac Rodríguez, "Los principios clásicos del procedimiento y palabra hablada en el sistema jurídico indiano al estilo de Chile", Revista de estudios histórico-jurídicos, nº 28, 2006, p.425-490.

35  El Artículo 418 del código penal chileno de 1874 establece que: “Las injurias graves hechas por escrito y con publicidad, serán castigadas con las penas de reclusión menor en sus grados mínimo a medio y multa de once a veinte unidades tributarias mensuales. No concurriendo aquellas circunstancias, las penas serán reclusión menor en su grado mínimo y multa de seis a diez unidades tributarias mensuales”. Por su parte, el Artículo 422 establece que: “La calumnia y la injuria se reputan hechas por escrito y con publicidad cuando se propagaren por medio de carteles o pasquines fijados en los sitios públicos; por papeles impresos, no sujetos a la ley de imprenta, litografías, grabados o manuscritos comunicados a más de cinco personas, o por alegorías, caricaturas, emblemas o alusiones reproducidos por medio de la litografía, el grabado, la fotografía u otro procedimiento cualquiera”.

36  Probablemente el mejor documental histórico producido sobre lo que sucedió en el Estadio Nacional de Chile durante los primeros meses transcurridos con posterioridad al Golpe de Estado (septiembre a noviembre 1973) sea el de Carmen Luz Parot realizado en 2001: Parot, Carmen Luz, Estadio Nacional, Colección Memoria Viva, Alerce, Chile, en Español, 2001, DVD NTSC, 90 min. El documental contiene escenas realmente reveladoras de lo que ocurrió en el lugar, pero destaca especialmente el episodio tragicómico del montaje que hicieron los militares para mostrar a la prensa extranjera el “buen trato” que se le daba a los prisioneros, incluso desde el punto de vista de su nutrición y actividades “recreativas”. Sobre el documental en DVD, ver ficha técnica y comentarios en: http://www.candilejas.cl/modules.php?name=News&file=article&sid=9

37  El tristemente célebre “disco negro” del Estadio Nacional era el lugar donde debían dirigirse los prisioneros que eran llamados por alto parlante para ser interrogados. Todos sabían la suerte que le esperaba a aquellos que debían acudir al lugar. En su mayoría volvían golpeados, cojeando tras ser sometido a todo tipo de vejámenes y humillaciones físicas y psicológicas.

38  La exceptio veritatis (excepción de verdad) es la facultad que corresponde al acusado de un delito de calumnia de probar la realidad del hecho que ha imputado a otra persona, quedando exento de responsabilidad penal (Wikipedia). Sobre este principio jurídico –en términos generales-  recomendamos la lectura de: María Del Pilar, Otero González, "La exceptio veritatis y la falsedad objetiva en los delitos contra el honor", La ley penal: revista de derecho penal, procesal y penitenciario, nº 28, 2006, p.23-40. Ver también: Armendáriz León, Carmen, "La naturaleza jurídica de la exceptio veritatis en el delito de calumnia", Icade: Revista de las Facultades de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales, nº 70, 2007, p.221-243.

39   Sobre el concepto de “muerte social” y el trabajo de archivos sobre el delito de injurias en Chile desde el siglo XVIII, recomendamos la lectura del artículo de María Eugenia Albornoz. Ver: Albornoz Vásquez, María Eugenia, "Seguir un delito a lo largo del tiempo: interrogaciones al cuerpo documental de pleitos judiciales por injuria en Chile, siglos XVIII y XIX", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, nº 7, 2007, 15 février 2007, http://nuevomundo.revues.org/document13033.html

40  Sobre la historia y la noción del delito de injuria en Chile recomendamos el siguiente artículo de la misma autora: Albornoz Vásquez, María Eugenia, "La Injuria de Palabra en Santiago de Chile, 1672-1822", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, nº 4, 2004, 12 février 2007, http://nuevomundo.revues.org/document240.html

41  La Constitución chilena lo establece explícitamente en su artículo 19, nº 4: “La Constitución asegura a todas las personas: El respeto y protección a la vida privada y pública y a la honra de la persona y de su familia”.

42  Ver: Alejandra Matus, “El honor y su poder intimidatorio”, Medios y Libertad en Las Américas, 06 de junio 2001. Disponible en: http://www.libertad-prensa.org/Director.aspx?P=Articulo&A=221

43  El informe más completo sobre las restricciones a la libertad de expresión en Chile, elaborado en 2001, se encuentra disponible en el sitio de la organización internacional Human Rights Watch: http://www.hrw.org/spanish/informes/2001/chile_desacato.html . Para los fines de esta ponencia, nos interesa especialmente el siguiente párrafo del acápite sobre las recomendaciones el Estado de Chile: “El Gobierno (chileno) debe abolir permanentemente todas las leyes que criminalizan la difamación, reconociendo el principio de que todos los conflictos derivados de alegaciones de injurias o calumnias deben ser resueltos en litigios civiles y no en los tribunales penales”.

44 Felipe Agüero (reproducción), "Carta de un Académico", Encuentro XXI, Otoño 2001, nº 18, 2001, p.134.

45  Manuel Délano, "Frente a frente con el horror. Un académico chileno identificó entre sus colegas a uno de sus torturadores ", El País (España), 17-01-2005. Disponible en: http://www.elpais.com/articulo/ultima/Frente/frente/horror/elpepiult/20050117elpepiult_1/Tes/

46 Declaraciones de Emilio Meneses publicadas en el diario La Segunda (Chile) y disponibles en el sitio web Memoria Viva. Disponible en: http://www.memoriaviva.com/culpables/criminales%20m/meneses_emilio.htm

47 De hecho, los estudiantes estaban divididos entre (1) quienes planteaban directamente la “inhabilitación moral” de Meneses para continuar en le universidad, (2) los que priorizaban la vía legal y la presunción de inocencia, y finalmente (3) un grupo minoritario que postulaba debía permanecer en el cargo dada su calidad académica.

48 Esta posición fue defendida particularmente por Carlos Huneeus al interior del Consejo de la Facultad, pues consideraba que Meneses estaba siendo utilizado como chivo expiatorio de lo sucedido en la universidad durante el régimen militar. Su argumento principal se basaba en evitar toda condena bajo el principio de la presunción de inocencia.

49 Claudio Fuentes, “Académicos: Golpe a la Cátedra”, en Patricia Verdugo (Ed.), De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalonia, Santiago, 2004, p. 91-116.

50 Ibid. p. 101.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « "Mi honor bien vale tu silencio" », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 24 avril 2008, consulté le 25 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/30192 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.30192

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page