Navigation – Plan du site
Débats | 2008
El Peronismo revisitado: nuevas perspectivas de análisis – Dossier coordinado por Marcela Gené y Moira Cristiá
José A. Zanca

La hora de los benditos. Religión, eclesiología y debates estéticos en los años peronistas

[16/04/2008]

Résumés

Most praiseworthy hypotheses which try to explain the relations between Catholicism and Peronism, specially the reasons of their violent rupture in 1955, have pointed out Peron’s incapacity to understand the logic ruling the Church. Constant unsuccessful demands for explicit support to his government, among other reasons, would have put Catholics in “the others” side in the friend-enemy duality of the early Peronism discourse. The aim of this paper is to analyse the changes that took place in the catholic field during the ten-year peronist government, taking intellectuals as subjects in the complex catholic culture. This paper is based on the hypothesis that these changes were part of the process of secularization which hindered the hierarchy from wielding their full authority in 1955, and from stopping the conflict. The areas in which these changes occurred were varied: from the debates on the ideal relation between Church and State to the debates on the aesthetic the new generation of “catholic” writers -such as Graham Greene, Evelyn Waugh and Julian Green- offered. This paper intends to demonstrate that these changes were related to a new ecclesiology, which would need to include the catholic public opinion, and to a more humanist anthropology, as in the European personalism thought.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

Los benditos siempre obran por el estilo: se santiguan al pasar por delante de la taberna, y a la Iglesia le tiran piedras. F. Dostoievski, Los hermanos Karamazov

  • 1  No abundaremos en la bibliografía sobre la relación Iglesia y peronismo, véase los detallados estu (...)

1El volumen y variedad de trabajos sobre la relación entre la Iglesia y el peronismo nos permite afirmar que estamos frente a un campo de estudios ampliamente  consolidado. La producción no ha cesado desde fines de los años ochenta, cuando aparecieron las primeras obras que indagaban sobre esta temática. Estudiado ahora en forma más puntual, este vínculo revela toda su complejidad y bifurcaciones.1

  • 2  Agradezco a Roberto Di Stefano el comentario sobre el carácter de “ritual anticlerical” de la quem (...)

2Tal vez lo más importante de las iniciales preguntas – de ninguna manera abandonadas -, es haber reorganizado un campo de estudios sobre la religión y la sociedad en la Argentina del siglo XX. Estos primeros trabajos cuestionaban las “memorias militantes”, y de ellos se derivan las actuales indagaciones sobre el catolicismo como campo de fuerzas complejo, sobre el rol que cada actor e institución cumple en el mismo, el papel de las ideas, y el peso que adquirió y perdió la jerarquía en cada fase histórica. Al mismo tiempo, la ruptura entre la Iglesia y Perón llevó a cuestiones más profundas sobre el nivel de secularización de la sociedad argentina en los años cuarenta y cincuenta, y cómo ésta se relacionaba con una larga tradición anticlerical que tuvo, sin duda, una expresión singular en la quema de iglesias – de carácter profundamente ritual – en junio de 1955.2

  • 3  Lida, Miranda, Op. Cit., pp. 146-147.

3Más difícil es establecer la durabilidad de las hipótesis formuladas, hace más de veinte años, sobre la relación entre la Iglesia, el catolicismo, Perón y el movimiento que lideró, sobre sus concurrencias y sobre los motivos de sus desavenencias. Muchas veces, las obras iniciales de una temática deben realizar una tarea de indagación y de interpretación, proponer generalizaciones que se sabe, serán cuestionadas, o, como en este caso, lidiar con distintas formas de prejuicio, tanto en la estructura eclesiástica como en la académica. Eludiendo estos estigmas, Perón y la Iglesia católica de Lila Caimari, una de esas obras pioneras, adquiere por su vigencia el carácter de clásico en esta temática.  Se vislumbra en esta interpretación, como señala acertadamente Miranda Lida, que “…Caimari descarta cualquier explicación que pretenda identificar las causas del conflicto entre el peronismo y la Iglesia católica en la propia naturaleza de los actores en pugna, o en rasgos profundos que definirían de una manera sustancial dos actores que habrían estado destinados de antemano a chocar.”3

  • 4  “El aumento de la tensión entre el líder del peronismo y la Iglesia era suscitada por la demanda d (...)

4Nos interesa, a los efectos de este trabajo, retomar las hipótesis de Lila Caimari sobre el cúmulo de conflictos que llevaron a la ruptura del peronismo con la Iglesia, en especial donde se señala la incapacidad de Perón para comprender el funcionamiento de la Iglesia, y por ende la imposibilidad de obtener de sus máximas autoridades – aunque en su íntimo fuero lo hicieran – un apoyo explícito para su gobierno.4 Partiendo de esta estimulante idea, creemos que el desconocimiento de Perón se extendía a los cambios que se habían producido en un plazo relativamente corto de tiempo –digamos, desde el fin de la segunda guerra mundial –, y que hacían mucho más difícil – no decimos imposible - a la jerarquía ejercer un control total sobre los laicos. En buena medida, la escalada de violencia y agresiones entre el catolicismo y el peronismo, encuentran su respuesta en las trasformaciones de diversa índole que el primero vivió bajo los dos primeros gobiernos de Perón.

  • 5  Chaves, Mark, “Secularization as declining religious authority”, Social Forces, Vol 71, Nº 3, marz (...)
  • 6  Zanca, José A., Los intelectuales católicos y el fin de la cristiandad (1955-1966), Buenos Aires, (...)

5El trabajo que sigue se propone comentar algunas de esas trasformaciones en los años peronistas, no necesariamente vinculadas al contexto político, sino a corrientes de pensamiento, debates, y al desarrollo de nuevos imaginarios a nivel de la Iglesia universal. Nos concentraremos en dos tópicos; en primer lugar en los signos que revelaban la búsqueda de un catolicismo más “evangélico” que “institucional”, más “integral” que de “fachada”. Estos datos se revelan como ejemplos en la polémica sobre la relación entre religión y Estado que se reabrió en 1949 en torno a las tesis que Maritain y las críticas, más o menos veladas, al comportamiento “fariseo” de muchos “católicos ejemplares”. En segundo lugar nos enfocaremos en los debates estéticos que cruzaron la década del cincuenta, y cuáles fueron sus derivaciones para la antropología y eclesiología católica. Ese conjunto de cambios se produjo más allá del contexto creado por las características políticas argentinas entre 1943 y 1955. Esas trasformaciones fueron de carácter discursivo y estructural. Sobresale el surgimiento de lo que denominamos una “nueva sensibilidad” entre los católicos, sin duda en concomitancia con una mutación en los discursos sociales catalizados por la posguerra, que manteniendo una oposición al liberalismo, aceptaban una propuesta democrático pluralista, pero rechazaban la idea de un “estado agnóstico” (no sólo en términos religiosos, sino también sociales) con el que identificaban el modelo de estatalidad del siglo XIX. Esa nueva sensibilidad se aprecia también en muchas de las concepciones estéticas que se difunden entre los católicos; el surgimiento de una “nueva novela”, donde el pecado se expresa en forma más descarnada y violenta, y los modelos ya no son vidas virtuosas, sino de seres que están en el abismo de la perdición humana y religiosa. En términos estructurales, el cambio del que son testigos los años peronistas es el de la una secularización interna del campo católico. Esa trasformación se verifica, en primer lugar, en el debilitamiento de la autoridad religiosa.5 Muchas más voces utilizan la prensa confesional y no confesional para expresar su disidencia y exigir el derecho de los laicos a disentir con la jerarquía. El corolario de este proceso ha sido discutido en otro trabajo.6 En este caso analizaremos cómo el proceso de secularización interna significó, en el catolicismo, la posibilidad de un análisis estético “desde lo católico”, pero que no necesariamente seguía las lógicas de la jerarquía, o tenía en mente en forma primordial lo religioso, y por el contrario aspiraba a poder criticar la estética moderna “en sus propios términos”.

  • 7  El análisis del discurso católico tiene particularidades que es necesario aclarar para evitar malo (...)

6Ilustraremos estas trasformaciones utilizando como insumo los debates políticos y estéticos que cruzaron las publicaciones católicas posteriores a 1945. Nos concentraremos en la revista Criterio, pilar en torno al cual giraba el debate de la intelectualidad católica argentina, y que en los años de la posguerra, detrás de su aparente continuidad ideológica y su fidelidad al magisterio y la jerarquía, se mostrará muy alejada de las posiciones sostenidas por muchos de sus articulistas en los años treinta y cuarenta. 7

Catolicismo y sociedad ¿Una nueva relación?

  • 8  Véase Parera, Ricardo, La Democracia Cristiana en la Argentina. Los hechos y las ideas, Buenos Air (...)
  • 9  Véase Zanatta, Loris, Del Estado Liberal a la Nación Católica: Iglesia y Ejército en los orígenes (...)
  • 10  Congar, Yves, Diario de un teólogo (1946-1956), Madrid, Trotta, 2004, p. 229. Étienne Fouilloux, q (...)

7No podemos resumir aquí el largo vínculo que unía a Jacques Maritain y la cultura católica argentina, y en particular con la revista Criterio y su director, Gustavo Franceschi.8 También ha sido largamente estudiada, incluso para comprender la relación entre la Iglesia y el peronismo, la segmentación del campo católico a partir de la Guerra Civil española, y el impacto que tuvo en nuestro país la posición de los intelectuales franceses, en especial Maritain.9 La sucesión entre la guerra civil y la guerra mundial produjo una década de desconexión, en la cual la producción intelectual francesa, en el campo religioso, parece no iluminar a sus pares locales. Sin embargo, después de 1945 los canales de comunicación se hicieron mucho más fluidos que en el período anterior. La presencia de plumas de articulistas franceses e incluso largas notas de las autoridades católicas galas, - que hablaban tal vez un lenguaje menos hosco frente a la modernidad que los obispos argentinos -, al tiempo que presentaba a los lectores argentinos las novedades de un catolicismo “de avanzada”, ubicaba a Criterio en las consideraciones de la opinión pública católica internacional. Esa presencia francesa puede verificarse en una apreciación del futuro Paulo VI,  monseñor Montini en 1952, asentada en el diario del teólogo Yves Congar, refiriéndose a la influencia de las “innovaciones” francesas en Sudamérica: “Lo que en París es una hipótesis, en Madrid es una teoría, y en Buenos Aires una doctrina.”10

  • 11  Véase Papini, Roberto, “La declaración universal de los derechos del hombre. Génesis, evolución y (...)

8El clima de posguerra estuvo signado por la necesidad de institucionalizar los derechos humanos a nivel internacional. Sabemos de la participación de Maritain en la elaboración de la declaración de San Francisco en 1948.11 Pero la posibilidad de la extensión de los derechos del hombre a la libertad de conciencia, y el apoyo que Maritain mostraría a tal iniciativa, puso en guardia a los sectores anti-maritainianos europeos y latinoamericanos.

  • 12  Ponferrada, Gustavo, “A treinta años de la desaparición de Jacques Maritain”, Anales de la Academi (...)
  • 13  El libro comentado por Meinvielle era Jiménez Berguecio, Julio, La ortodoxia de Maritain: ante un (...)
  • 14  Meinvielle, Julio, “Respuesta al P. Jiménez”, Criterio, Nº 1092, 26 de mayo de 1949, p. 269.

9La polémica estalló en 1949, e involucró al padre jesuita chileno Julio Jiménez, defensor de Maritain, y al sacerdote argentino Julio Meinvielle, que había ya dedicado un importante esfuerzo personal combatiendo al filósofo francés, en especial para que sus obras se retiraran de los seminarios.12 No es indiferente que ese año fuera el de la reforma constitucional impulsada por Perón, en la cual muchos católicos tenían cifrada su esperanza de institucionalizar la muerte del estado “liberal y agnóstico”; esperanza que, por cierto, sería defraudada. El primer artículo apareció en la revista Presencia, que dirigía Meinvielle, y allí se comentaba el último libro de Jiménez.13 Meinvielle se despachó afirmando que el peor error doctrinario de Maritain (defendido por Jiménez) era salirse de la tradición de tolerancia de la Iglesia, afirmando que el derecho “al error” era “natural e inalienable”. No pocas dificultades tenían los discípulos locales de Maritain para conciliar en una misma lógica la tradición de la cristiandad medieval con las modernas libertades públicas. El principio tradicional, inscripto en la filosofía tomista, afirmaba que la tolerancia a los cultos no católicos obedecía, no a una situación de derecho, sino de hecho: para evitar males mayores, el estado cristiano “toleraba” a los “incrédulos” e incluso a los “herejes”. Para sostener su acusación de “liberales” a los seguidores de Maritain, Meinvielle citaba Los derechos del hombre y la ley natural donde el filósofo francés reconocía que el hombre “…frente al Estado, a la comunidad temporal y al poder temporal, es libre de escoger su camino religioso a sus riesgos y peligros; su libertad de conciencia es un derecho natural inviolable.”14

  • 15  Jiménez, Julio, “Nueva rectificación al Sr. Meinvielle”, Criterio, Nº 1092, 26 de mayo de 1949, pp (...)

10En su contestación Jiménez defendió las afirmaciones de Maritain, interpretándolas en un sentido más laxo, mostrando que Meinvielle era un “integrista”, incapaz de comprender (por sus limitaciones) la sutileza de su pensamiento. Sostenía que Maritain hablaba de un derecho natural “no respecto de Dios, sino respecto a la autoridad civil”, y en ese caso “el hombre es libre de decidir su actitud religiosa bajo su propia responsabilidad, y que su libertad de conciencia […] es un derecho natural” Tomando en cuenta las “situaciones reales”, afirmaba que si bien la Iglesia no había cambiado su doctrina respecto a la tolerancia, la había iluminado con el paso del tiempo: “La Iglesia no es sólo conservadora, también progresa”. Reconocía a su vez que Maritain “Se presta a ser mal interpretado por ‘integristas’” y finalmente,  - y este es un argumento tradicional, pero que pesa en la propia lógica de Meinvielle - Jiménez señalaba que la autoridad, nada menos que el papa, había aprobado con sus actitudes hacia Maritain (en especial su alocución al recibirlo como embajador), las ideas expresadas en sus obras.15

  • 16  El presbítero Luis Capriotti era un hombre vinculado a los grupos maritainianos, véase la relación (...)
  • 17  Criterio publicó en la misma edición, y como parte de la polémica, un artículo sobre  las conversa (...)

11Criterio, dirigida circunstancialmente por el presbítero Luis Capriotti en los números en que se desarrolló la polémica, se mostró en extremo solidaria con el defensor de Maritain.16 Las aclaraciones que acompañaban las cartas respectivas rebosaban de reconocimientos para el filósofo francés, y por si esto fuera poco, se insertaron réplicas indirectas al argumento de Meinvielle. Esto lo llevó a cabo de un modo usual en la publicación dirigida por monseñor Franceschi: utilizaba a autores europeos para decir, o insinuar, lo que tendría un mayor costo en la pluma de un argentino, laico o sacerdote.17

  • 18  Véase Congar, Yves, Op. Cit.
  • 19  Nuevamente puede ser ilustrativa la percepción de Pedro de Basaldua sobre el episcopado y su actit (...)

12Recordemos que la posguerra fue un periodo de singular persecución dentro del pensamiento católico. Proceso que se inicia al terminar la contienda mundial y tiene un punto álgido en 1950, con la aparición de la encíclica Humani Generis. El diario personal del teólogo dominico francés Yves Congar, entre 1946 y 1956, muestra el “detrás de escena” de muchas de estas polémicas, edulcoradas por la tradición de intercambios dentro del catolicismo. La censura que la “máquina” ejercía sobre los intelectuales en la posguerra, la acción del Santo Oficio comandado por el ultra conservador cardenal Ottaviani, son al mismo tiempo reflejo de la necesidad por parte de la autoridad romana (y sus romanizadas iglesias nacionales) de reestablecer un control que los febriles años de la guerra habían relajado.18 En el caso de la Iglesia argentina, la persecución ideológica se cruza con la conflictividad política. Los cardenales Copello y Caggiano estaban dispuestos a disciplinar a un sector del laicado (y a los sacerdotes que los conducían) que se había mostrado refractario a la preferencia por el peronismo que habían expresado distintos obispos durante la campaña electoral del verano de 1946.19 La coincidencia entre antiperonismo y personalismo que caracterizaba a los seguidores de Maritain en Argentina – aunque en los años cincuenta, la masificación de los lectores de Maritain matizará esta situación -, hacía que la desconfianza hacia este sector marcara una doble estigmatización.

13Es posible, a pesar de este clima persecutorio, entrever las críticas que se cultivaban, especialmente en los círculos intelectuales que frecuentaban Criterio. Una nota en forma de “diario personal”, firmada con el seudónimo de Puck, relataba el devenir de “una niña pura”, militante de la Acción Católica, pero cuyas actitudes coincidían en extremo con el paradigma del fariseo. La niña cortejaba la doble moral, enorgulleciéndose de su persecución a las modas. Afirmaba en su confesión:

  • 20  Puck, “Del día de una niña pura”, Criterio, Nº 1107, 12 de enero de 1950, p.11.

La pureza es mi tema preferido, y créame que he logrado bastantes alargamientos de polleras y subidas de escotes entre mis amigas, sin contar las medias que he hecho poner…Una vida normal, Padre. Sigo profesorado y espero conseguir alguna cátedra cuando me reciba porque papá conoce al Ministro. Si consigo moral, como lo deseo, créame que voy a hacerles marcar el paso a esas ju…, este, chicas que si no han elegido Religión por algo ha de ser…uchas gracias, Padre… ¿Humildad?... ¿Ajá?...20

14En otro segmento de su diario, la niña pura dialoga, en forma de advertencia con una amiga, haciendo referencia a ese clima de persecución:

  • 21  Ibíd., p 13.

Tené mucho cuidado con esos autores, Fela…No, yo no he leído nada, pero me ha dicho gente que sabe mucho…Mira la autoridad que venís a traerme: ese muchacho es muy inteligente. Antes de hablar estudia. Pero tiene fama de maritenista…No, tampoco he leído nada, pero también me han dicho…Han de ser macanas, querida. Vos sabés que las agencias noticiosas viven tergiversando las palabras del Papa porque están en manos de judíos inmundos y como él es casado con una judía le han de haber inventado al Papa ese discurso. 21

15La contestación, también encubierta en un seudónimo, no se hizo esperar. Mandinguita, la encarnación del hijo del demonio, le agradecía a Puck haberlo ayudado tanto con su nota a alejar cada vez más almas de su enemigo Jesucristo. Mandinguita cuestionaba la caridad de Puck al criticar “sin piedad” a uno de los “suyos”:

  • 22  Mandinguita, “Carta abierta de Mandinguita a Puck”, Criterio, Nº 1107, 26 de enero de 1950, pp. 50 (...)

No, no ha sido fácil mi tarea, pero vamos repechando…gracias a la incauta colaboración de algunos buenos como tú. […] Hay actos geniales que no son reconocidos como tales por sus propios creadores. El tuyo lo es en forma eminente por tres razones: publicas un artículo en una revista seria, pero cuidas que no sea reservada solo para socios de la AC; la protagonista es impersonal, su nombre no se conocerá, lo que obliga a identificarla con un Círculo de AC; por último, después de una cita acerba, cierras con una invocación a la caridad – grande chiste es éste, si mi Padre supiera reír, temblaría el averno con sus revolcones. 22

16La polémica se extendió a una última contestación, en este caso publicada en una revista de laicos de la provincia de Buenos Aires, y reproducida en Criterio:

  • 23  “Las cartas de ´Criterio’”, Criterio, Nº 1113, 13 de abril de 1950, p. 234.

…según Mandinguita, decir la verdad en este caso ‘especial’ resulta pernicioso, aun cuando nadie será capaz de exponer los beneficios de la ocultación […] ‘Mandinguita’ teme extrañamente que al ponerla en la picota se ponga en peligro el prestigio de la Institución de cuyo seno es intrusa, cuando en realidad nadie puede negar la oportunidad de la denuncia, que permite circunscribir los focos de influjo retardatario que entorpecen todo plan de acción bienintencionado. Sin embargo, pensamos que ‘Mandinguita’ debería postergar sus temores, porque, a pesar de todo, estos terebrátulas no pueden nada contra el Madero. 23

  • 24  Podríamos agregar también un tema tan importante como el cambio en la concepción del rol del sacer (...)

17La imagen que traducen estas polémicas son las de un catolicismo fuertemente segmentado, que utiliza los instrumentos propios de la discursividad del campo, moviéndose en los estrechos parámetros que deja un clima crispado por los temores y prevenciones de la jerarquía. Sin embargo, dos grandes temas, el rol de la Iglesia en la sociedad, es decir, los modos de “recristianización”, y el modelo del militante laico, son cuestionados en las páginas centrales de una de las más importantes publicaciones de la opinión pública católica.24

Nueva estética y secularización

18Desde fines de los años cuarenta, Criterio – y la cultura católica en general - comenzó a sentir el impacto de las corrientes estéticas y filosóficas de la posguerra. En el caso de la nueva literatura católica - Graham Greene, Evelyn Waugh, o Julian Green -, si bien la temática religiosa era central, se expresaba de una forma novedosa para los cánones de la típica obra piadosa a la que estaba acostumbrado el público católico argentino. La forma brutal y descarnada con la que se exhibían los distintos pecados de los personajes, el hecho de que los mismos fueran el eje de las historias, la sordidez de los escenarios elegidos, causó (y no sólo en América Latina) alarma en los sectores más conservadores en términos morales. ¿Qué revelaban estos debates en torno a la estética de posguerra? Creemos que subyace a ellos los atisbos de una nueva antropología: los protagonistas ya no son los típicos santos de las hagiografías y la literatura piadosa, las novelas no son “ejemplares” en el sentido de entregar al lector una literatura “edificante”, sin ambigüedades morales o religiosas. El hombre aquí aparece como un ser contrariado, frágil, viviendo en mundo casi sin sentido, y donde las resoluciones conflictivas – en especial en la obra de Greene – pasan por una acción tan poco cristiana como el suicidio. A pesar de la condena que en otra época podría procurarse una presentación de este tipo, los protagonistas, hombres pecadores, son expuestos en forma comprensiva por esta nueva novelística, tal vez como parte de una concepción menos dualista – entre réprobos y elegidos – del ser humano.

  • 25  En el cuestionamiento a esta nueva estética en la novela de autores católicos, se argumentaba el p (...)

19El cambio no sería perceptible si no mencionáramos el imaginario previo que expresaba la estética católica, especialmente en los años treinta, cuando los intelectuales confesionales elaboraron un corpus normativo para distintos aspectos de las acciones humanas; normativas que suponían, como en este caso, cierta eclesiología y concepción antropológica. Criterio, tal vez por el carácter docente que Franceschi le imprimía a su discurso, se mantenía alerta frente a todas las representaciones “pornográficas” que vieran la luz en Buenos Aires, en cualquiera de sus manifestaciones. Dado que el criterio moral o religioso se imponía al estético, la valoración de las obras colocaba en un pedestal aquellas en la que los personajes podían significar un modelo, y que al mismo tiempo el católico pudiera “refugiarse” en su lectura, sin peligros de errores doctrinarios o exposiciones a “imágenes indecentes”.25

20Si bien esta postura “paternalista” no fue abandonada, la autonomización de lo estético, y la “confianza” en el hombre y en su capacidad de juicio (pilar de una nueva teología), fue abriéndose paso. Una lectura entrelineas de las polémicas en torno, no sólo autores condenados explícitamente por la jerarquía – por ejemplo Gide -, sino otros menos provocadores, o el famoso “debate sobre el arte sagrado”, o los cruces sobre el valor estético de las representaciones teatrales “católicas” en Buenos Aires, muestran una nueva concepción, que se coronará en los años sesenta, en que Iglesia dejará de ser, para un sector importante del laicado, sinónimo de conservación. La integración de lo nuevo – incluso aunque venga del mundo profano – era una forma de asegurar que “nada del mundo” era ajeno al catolicismo, y que la gracia actuaba en forma misteriosa, santificando incluso aquellos ambientes menos cristianos. Obviamente esta idea tiene orígenes y derivaciones teológicas, que no serán tan fáciles de resolver, y que enfrentaran a los intelectuales católicos a la necesidad de trasforman sus representaciones del lugar que el catolicismo ocupaba en la sociedad, en una dificultosa operación  de reivindicar la novedad sin entrar en conflicto con el magisterio (y sin que esto signifique la alarma de sectores para los cuales el cambio era sinónimo de disminución del grado de verdad).

21La estética de novelas como El poder y la gloria de Graham Greene, Moira de Julian Green, mostraban, según la opinión de muchos católicos conservadores, el pecado de los hombres en una forma obscena. Otros, como Jaime Potenze, apoyaban esta nueva tendencia, y la búsqueda de una espiritualidad directa, no institucional:

  • 26  Potenze, Jaime, “Circunstancia de ‘El revés de la trama’”, Criterio, Nº 1108, 26 de enero de 1950, (...)

…precisamente – y esto debe ser meditado – una de las causas que le impiden acercarse más firmemente al catolicismo es cierta repugnancia ante lo que se ha llamado la dignidad del cristianismo e indignidad de los cristianos […] En este sentido libros de autores como Cronin, Marshall o Waugh que no vacilan en estampar autocríticas sangrientas, equilibradas por ejemplos extraordinarios de sobrenaturalidad, cumplen una misión eficaz de apostolado en algunos medios […] No hay un solo escritor de valor que no insinúe lo que ha dado en llamarse angustia metafísica. Las preguntas sobre el destino del hombre han encontrado respuesta: la perfección, el heroísmo. 26

22Al mismo tiempo existía una ruptura generacional. Así lo entendía Ludovico Ivanissevich Machado, al referirse al autor-guía de la generación de católicos que lo precedió:

  • 27  Ivanissevich Machado, Ludovico, “Fealdad, arte moderno, teología”, Criterio, Nº 1142, 28 de junio (...)

Al leer las novelas policiales de Greene, llama la atención que, por lo general, los protagonistas criminales sean católicos. En los cuentos de Chesterton, en cambio, los creyentes son los detectives. Pero los personajes chestertonianos son disfraces de ideas, de paradojas, de sentimientos, mientras los seres creados por la imaginación greeniana son de carne y hueso, auténticos, de una humanidad como muy pocos autores contemporáneos han sido capaces de lograr. 27

23Un autor “católico” ¿Podía no sancionar explícitamente dónde estaba el bien y dónde el mal? Personajes como Pinkie de Bringhton Rock, muestran a hombres bautizados que deben vivir en un mundo de pecado, donde ellos mismos son pecadores, y donde la remisión no necesariamente pasa por la obediencia a la Iglesia, sino por una forma de amor a Dios más individual. Esto expresaba una nueva forma de individualismo religioso. Sin embargo, el debate se abría aun más. Los relatos eran amorales porque mostraban o estaban relacionados con el sexo ¿No era hora – se preguntaba Ivanisevich Machado –que el catolicismo rescribiera su relación con lo físico, con lo corporal? Para el joven militante del humanismo universitario, muchos católicos habían confundido su concepción moral con la del puritanismo:

…la pureza no es un bien en sí mismo. Como tampoco lo sería la fe que trasladase los montes de una parte a otra, pues si no se vive en caridad de nada sirve. Hay muchos militantes de asociaciones pías que no encarnan esta verdad, según parece, porque no la han comprendido. Personas que tienen asco al acto sexual, desprecio por los impuros, horror a la anatomía y fisiología humanas, no pueden ser sino desequilibrados, y los hay más de lo que se confiesa.

  • 28  Ivanissevich Machado, Ludovico, “El puritanismo en tres novelas cristianas contemporáneas”, Criter (...)

24No negaba que en el mundo moderno el sexo “se ha deificado […]  pero frente a esto, no siempre las reacciones han sido medidas. En la educación católica, por ejemplo, muchas veces se ha omitido mencionar el problema del sexo. Es necesario reaccionar con valor para darle al tema el trato que merece.”28  

  • 29  Boisdeffre, Pierre de, “Miradas sobre André Gide”, Criterio, Nº 1163, 8 de mayo de 1952, p. 319.

25El eje que parece recorrer estas preguntas es si el valor estético de una obra debe secularizarse de los juicios morales y religiosos tradicionales. Lejos estamos de los febriles años treinta, y del despliegue de la Acción Católica para “santificar” todos los ambientes, y de un catolicismo que creía posible contar con una jerarquía capaz de emitir directivas que abarcaran, en forma integral, hasta el último recodo de la vida pública y privada. No hablamos de las intenciones de esa jerarquía, plasmadas en sus declaraciones oficiales, nos referimos a los imaginarios que recorren al catolicismo como una cultura compleja. Cómo entender sino la polémica que en 1952 entabló el crítico francés Pierre de Boisdeffre con un laico argentino, en torno a las apreciaciones del primero sobre la figura de Gide. En un homenaje publicado en Criterio, Boisdeffre se había lamentado de no haber conocido al joven Gide, y se refería a su tarea como de “inquietador” y “director espiritual” de la cultura francesa.29 Carlos Alemán envió indignado una carta al director de Criterio, señalando:

  • 30  Alemán, Bernardo E., “Carta al Director”, Criterio, Nº 1171, 11 de septiembre de 1952, pp. 645.

¿Cómo conciliar tal carácter [de católico] con expresiones de sus artículos como aquellas en que se muestra apenado por ‘no haber conocido – tan poco y tan mal – sino a ese Gide de los últimos años…’ y cuando expresa su nostalgia ante aquel grupo de amigos de la mocedad de Gide al que, parece, hubiera deseado pertenecer? […] Y como si esto fuera poco agrega al final : ‘aun en sus páginas más turbadoras, Gide no ha envilecido nada’ ¡No comprendemos como pudo éste pretender justificar uno de los vicios más inmundos y antinaturales, por no decir contrarios a la moral y ley divina, sin envilecerse y sin envilecer hasta el papel en que fueron escritas tales cosas! 30

26La contestación de Boisdeffre se produjo pocos números después. Luego de aclarar que cuando afirmaba que Gide no había “envilecido nada”, quería decir que en su obra no se encuentra “esa voluntad sistemática de reducir el hombre a la bestia”. A su vez, sostenía:

  • 31  Boisdeffre, Pierre de, “Condiciones y límites de una crítica católica”, Criterio, Nº 1175, 13 de n (...)

¿Le confesaría que siempre me siento un poco molesto al comprobar hasta qué punto la actitud de los católicos sigue siendo, a veces, negativa, prevenida, incompleta, como si nuestra fe estuviera a tal punto mal asegurada que estuviera a merced de cualquier ataque? Ser católico es tener también sentido de lo universal, ser capaz de integrar en una perspectiva de salvación todas las obras y todos los hombres de este mundo. Antes de prohibir y defender tenemos que convencer y salvar […] En vez de juzgar las obras de arte en virtud de un estrecho código moral, los católicos deberían confiar en los escasos escritores que se esfuerzan por valorizar, en sus obras, la dimensión metafísica que el Cristianismo nos ha aportado […] No hay más que una literatura, la que nos prepara para la muerte y que se esfuerza, a través de una vida con frecuencia llena de desvaríos y de miserias, por hacernos presentes la trastornante empresa de la salvación…31

27Franceschi intervino en el debate, moderando muchos de sus juicios previos – especialmente respecto de la “mala influencia” de la obra de Gide -, reconociendo la diferencia entre el valor estético y religioso de una obra, e incluso concediendo cierta mirada menos paternalista sobre el ser humano:

  • 32  Franceschi, Gustavo, “Acerca de una crítica católica”, Criterio, Nº 1174, 23 de octubre de 1952, p (...)

Los trabajos críticos, ya se ocupen de letras, son redactados para personas de suficiente comprensión. Se me dirá que pueden caer en manos de niños o ignorantes; respondo que en este caso también sería ilícito al médico publicar sobre ginecología… […] Cualquier persona de recto criterio que, en un estudio en torno a un autor de escasa moralidad, lee que, aun cuando vaya envuelta en formas elegantes, la doctrina allí sostenida es morbosa, o las descripciones libidinosas, comprenderá que para el común de los mortales el libro es inconveniente. Y si a pesar de todo, atraída por el placer que supone hallará en su lectura, echa mano de él, ya estaba enviciada antes de un vistazo a la primera página. 32

28El debate estético se prolongaba en otro, cuyo origen es anterior a la segunda guerra, sobre el valor de las iniciativas culturales católicas. La aparición de una crítica pública sobre el apostolado (en sus diferentes versiones) dejaba entrever una nueva forma de relación interna en el campo confesional, y el resquebrajamiento de las representaciones del “triunfo” católico, un proceso de largo aliento desde las masivas concentraciones piadosas en el Congreso Eucarístico Internacional de 1934. En 1952 Luis Di Cecco aludió a la baja calidad del teatro católico, no sólo a la adaptación de obras, sino también a quienes estaban encargados de representarlas:

Asusta al público el oír hablar de teatro Cristiano. Lo aleja de la sala. Teatro, sí. ¿Pero cristiano? No. No es posible. Y la gente, el público, tiene razón. ¿Quién podrá negar que todo el teatro que se representa en parroquias y colegios conocidos por ‘salesiano’es aburrido y lo que más importa, no es arte?

29La mala calidad afectaba especialmente las puestas de autores “cristianos”, como Claudel, Gheón, Chancerel, Marcel. Sobre la representación de La sed, de este último, por el grupo de Teatro Universitario Católico, señalaba Di Cecco:

  • 33  Di Cecco, Luis, “Teatro Cristiano en Buenos Aires”, Criterio, Nº 1162, 24 de abril de 1952, pp. 27 (...)

¿Cómo puede convencer una obra cuyo único personaje católico es el colmo de la ñoñería, un joven que para trasmitir su fe a la hermana, le dice: ‘por qué no vas a la Iglesia?’…¿Marcel habla de este modo a un público que debe suponer inteligente? Y no hablemos más de esto, perdonando así a los intérpretes…33  

  • 34  Fumet, Stanislas, “El artista moderno apasionado por lo sagrado”, Criterio, Nº 1201-02, 24 de dici (...)
  • 35  Ivanissevich Machado, Ludovico, “Fealdad, arte moderno, teología”, Op. Cit.

30Pero ¿Qué lugar debía ocupar la estética en una valoración religiosa? La querella del arte sacro – cuyas vicisitudes reprodujo Criterio, demostrando una vez más el fluido conducto que la comunicaba con la cultura francesa – colocaba de un lado a los dominicos de la revista L’Art Sacré, quienes defendían las innovaciones presentadas en las reconstruidas iglesias francesas, el “arte no figurativo” en la representación de Cristo, el uso de materiales modernos, etc. Los sectores conservadores oponían el valor artístico de estas obras, al espacio público en el que se ubicaban. La polémica traslucía las diversas eclesiologías: quienes negaban la entrada a las innovaciones en los templos se sentían defensores – en una representación no otorgada – del buen gusto de una mayoría católica que no tenía porque convivir con esos “horrores” artísticos.34 Por el contrario, Ludovico Ivanissevich Machado había reivindicado, tiempo atrás, la crudeza en la obra, por ejemplo, del Cristo de Rouault: “Sólo con esa limpieza esquemática, con esa crudeza, vigor y sinceridad, que no son sino caridad, puede el artista conmover al hombre de nuestros días, a quién le resulta muy difícil ser cristiano y pide por ello ser comprendido y ayudado.”35

31La última opinión que traemos a colación es la de Rafael Squirru, crítico de dilata trayectoria y destacada participación en los medios católicos. Luego de polemizar con Federico Mela en las páginas de Criterio sobre si el autor católico “debía o no escribir novelas edificantes”, rechazaba la “nueva estética” de la novela católica, aun respetando su autonomía:

  • 36  Squirru, Rafael, “Místicos del pecado”, Digesto Católico, Nº 72, septiembre de 1953, pp. 81-83.

El artista debe ser siempre fiel a su inspiración, de lo contrario su obra pecará de no ser artística. Lo que sencillamente deseo señalar es que parece no haber artistas cuya inspiración auténtica sea la pureza como opuesta a la concupiscencia, la virtud opuesta al vicio, la entereza del espíritu como opuesta a la flaqueza, la luz como opuesta a las tinieblas; y creo que el mal se debe a pretender haber separado el arte de la vida en los propios artistas, que se debe a una ausencia del estado de gracia. 36

  • 37  Mario Betanzos inauguró la sección “Referencias” de Criterio en 1952. Allí se reflejaba este proce (...)

32Finalmente afirmaba que el ideal de escritor católico todavía era “Gilbert Keith Chesterton, norte y ejemplo de lo que un artista, conservando su personalidad, debe tratar de ser.”37

Reflexiones finales

  • 38  Esta trasformación no es lineal, ni esta exenta de paradojas. En muchos casos, ideas renovadoras ( (...)

33Hemos recorrido un camino que nos ha alejado de la discusión estricta sobre modelos políticos, hacía zonas menos “comprometidas” pero que, desde nuestra perspectiva, iluminan a las primeras y contribuyen a aclarar las características del enfrentamiento entre catolicismo y peronismo en 1954-55. Si pensamos que la secularización puede ser pensada como la disminución de la autoridad religiosa, la escalada de violencia (simbólica y física) del enfrentamiento se vincula a la incapacidad de la jerarquía de controlar con vigor a sus cuadros. ¿Qué contribuyó a esa secularización, cuyo peso aseguramos crucial para entender el conflicto político? Una nueva eclesiología, basada en la percepción, en muchos casos, de la obsolencia en el modo de ejercicio de la autoridad y el apostolado por parte de Roma, de sus “atraso cultural”, de la necesidad de reivindicar el lugar de los laicos (¿no fue acaso, Ludovico Ivanissevich Machado, aparte de testimonio en estas páginas, uno de los integrantes de comandos civiles católicos durante los alzamientos de 1955 contra Perón?); y una nueva antropología, basada en una renovada confianza hacía del hombre, a su capacidad de decisión, el reconocimiento de sus ambigüedad y en la necesidad de comprensión de las circunstancias del pecado, más allá de la condena. En síntesis, una nueva antropología que se llevaba mal con la concepción de “Iglesia discente”, cuya función era “aprender” sin cuestionar, que el esquema tradicional de distribución de poder les asignaba a los laicos.38

  • 39  Franceschi citaba en 1953 a Congar y a su Vraie et fausse réforme dans l’Eglise, señalando con tod (...)

34Luego vienen los matices. Señalar la conectividad entre la cultura católica francesa y la argentina no implica negar el espacio que ocupaba cada una: centro y periferia. Es por eso que muchas de las irradiaciones europeas eran discutidas en Argentina con una libertad (¿o deberíamos llamarla “imprudencia”?) de quien sabe que su capacidad de influencia es muy limitada.39

35No analizamos en este caso, el contexto de la ruptura de 1954. Sólo señalamos lo distinto que era el catolicismo que Perón creyó controlar en 1945, por los favores otorgados a la jerarquía, y la “labor cristiana” que según su perspectiva, estructuraba su gobierno; del rostro más complejo y menos inocente, tal vez más sombrío y menos triunfalista, que lo vio caer en 1955.

Haut de page

Bibliographie

AA. VV., 500 años de cristianismo en la Argentina, Buenos Aires, CEHILA - Nueva Tierra, 1992.

AA. VV., La derecha argentina, Buenos Aires, Javier Vergara Ed., 2001.

Auza Néstor Tomás, Aciertos y fracasos sociales del catolicismo argentino, Buenos Aires, Ed. Docencia, 1987, 4 Vol.

Ben Dror, Graciela, Católicos, nazis y judíos. La Iglesia argentina en los tiempos del Tercer Reich, Buenos Aires, Lumiere, 2003.

Bianchi, Susana, Catolicismo y Peronismo. Religión y Política en la Argentina1943-1955. Tandil, Trama Editorial/Prometeo Libros - Instituto de Estudios Histórico - Sociales (IEHS), 2001.

Bosca, Roberto, La Iglesia Nacional Peronista. Factor religioso y poder político, Buenos Aires, Sudamericana, 1997.

Bruno, Cayetano, Historia de la Iglesia en la Argentina, Buenos Aires, Ed. Don Bosco, 1966 - 1976, 12 Vol.

Burdick, Michael A., For God and the Fatherland, Albany, SUNY, 1996.

Caimari, Lila María, Perón y la Iglesia Católica. Religión, Estado y sociedad en la Argentina (1943 - 1955), Buenos Aires, Ariel, 1994

CEHILA (Comisión de Estudios de Historia de la Iglesia Latinoamericana), Para una historia de la Iglesia en América Latina, Barcelona, Ed. Nova Terra, 1975.

Chaves, Mark, “Secularization as declining religious authority”, Social Forces, Vol 71, Nº 3, marzo de 1994, pp. 749-774.

Compagnon, Olivier, Jacques Maritain et l'Amerique du Sud. Le modèle malgré lui, París, Presses Universitaires du Septentrion, 2003.

Congar, Yves, Diario de un teólogo (1946-1956), Madrid, Trotta, 2004.

Cucchetti, Humberto, “Religión y política en el Peronismo Histórico: Distintas interpretaciones sobre el fenómeno peronista y su relación con lo Religioso”, Sociedad y religión, Nº 24-25, 2002.

Di Stefano, Roberto y Zanatta, Loris, Historia de la Iglesia Argentina: desde la conquista hasta fines del siglo XX, Buenos Aires, Grijalbo, 2000.

Donini, Antonio, Religión y sociedad: reflexiones sociológicas sobre clericalismo, laicismo y sociedad, Buenos Aires, Docencia, 1985.

Eroles, Carlos, Juventud Argentina e Iglesia, Buenos Aires, Ed. Paulinas, 1982.

Farrell, Gerardo, Iglesia y pueblo en la Argentina. 1860 - 1974, Buenos Aires, Patria Grande, 1976.

Gandolfo, Mercedes, La Iglesia factor de poder en la Argentina, Montevideo, Nuestro Tiempo, 1968.

Gentile, Jorge; Fernández, Gonzalo, Pluralismo y derechos humanos. Conmemoración de los 70 años de la visita del filósofo francés a Córdoba, Córdoba, Alberoni, 2007.

Ghío, José María, Catholic Church and Politics in Argentina (1880 - 1989), New York, Ph.D., Dissertation at Columbia University, 1995.

Goicochea, Helga Nilda, "El episcopado de transición. Monseñor Enrique Rau. Segundo Obispo de resistencia", Archivum, Nº XVIII, 1998.

Guirardi, Enrique, La Democracia Cristiana, Buenos Aires, CEAL, 1983.

Halperín Donghi, Tulio, La Argentina y la tormenta del mundo, Ideas e ideologías entre 1930 y 1945, Buenos Aires, Siglo XXI, 2003.

Ivereigh, Austen, Catholicism and politics in Argentina, 1810 - 1960, New York, St. Martin's Press, 1995.

Kaufmann, J. L., Fecundidad de la Iglesia platense, La Plata, Arzobispado de La Plata, 1999.

Kennedy, John, Catholicism, nacionalism and democracy in Argentina, Notre Dame, Univ. Notre Dame Press, 1958.

Klich, Ignacio, (Comp.), Sobre nazis y nazismo en la cultura argentina, University of Maryland, College Park (USA), 2002.

Lida, Miranda, “Catolicismo y peronismo: debates, problemas, preguntas”, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Emilio Ravignani, Nº 27, 1er semestre de 2005.

Mallimaci, Fortunato, El catolicismo integral en la Argentina (1930-1946),Buenos Aires, Biblos, 1988.

_______.,Catholicisme et Etat militaire en Argentine. 1930-1946, Thése pour le Doctorat de Sociologie, París, 1990.

_______., y Di Stefano, Roberto (Comp.) Religión e imaginario social, Buenos Aires,  Manantial, 2001.

Mc Geagh, Robert, Relaciones entre el poder político y el podereclesiástico en la Argentina, Buenos Aires, Galerna, 1987.

Montserrat, Marcelo, "El orden y la libertad. Una historia intelectual de Criterio. 1928-1968" separata de AA. VV., Cuando opinar es actuar, Buenos Aires, ANH, 1999.

Oviedo Torró, Lluis, La fe cristiana ante los nuevos desafíos sociales: tensiones y respuestas, Madrid, Ediciones Cristiandad, 2002.

Parera, Ricardo, La Democracia Cristiana en la Argentina. Los hechos y las ideas, Buenos Aires, Ed. Nahuel, 1967.

_______., Los demócratas cristianos argentinos: testimonio de una experiencia política, 2 Vol., Buenos Aires, Ed. Leonardo Buschi, 1986.

Ponferrada, Gustavo, “A treinta años de la desaparición de Jacques Maritain”, Anales de la Academia Nacional de Ciencia Morales y Políticas, T. XXX, 2002-2003.

Rivero de Olazábal, Raúl, Por una cultura católica, Buenos Aires, Claretiana, 1986.

Romero Carranza, Ambrosio, Enrique Shaw y sus circunstancias, Buenos Aires, ACDE, 1984.

Soneira, Jorge y Lumerman, Juan Pedro, Iglesia y Nación,Buenos Aires, Ed. Guadalupe, 1986.

Soneira, Jorge, Las estrategias institucionales de la Iglesia Católica. (1880 - 1976), 2 Vol., Buenos Aires, CEAL, 1989.

Touris, Claudia, “El catolicismo post-conciliar en Argentina. Ideas, prácticas y disputas en una Iglesia renovada", Todo es Historia, Nº 401, diciembre de 2000.

Tussel, Javier; García Queipo de Llano, Genoveva, El catolicismo mundial y la guerra de España, Madrid, BAC, 1993.

Zanatta, Loris, Del Estado Liberal a la Nación Católica: Iglesia y Ejército en los orígenes del peronismo 1939 - 1943, Buenos Aire, UNQ, 1996.

_______., Perón y el mito de la nación católica, Buenos Aires, Sudamericana, 1999.

Zanca, José A., Los intelectuales católicos y el fin de la cristiandad (1955-1966), Buenos Aires, FCE, 2006.

Zuretti, Juan Carlos, Nueva historia eclesiástica argentina, Buenos Aires, Itinerarium, 1972.

Haut de page

Notes

1  No abundaremos en la bibliografía sobre la relación Iglesia y peronismo, véase los detallados estudios de Lida, Miranda, “Catolicismo y peronismo: debates, problemas, preguntas”, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Emilio Ravignani, Nº 27, 1er semestre de 2005;  Cucchetti, Humberto, “Religión y política en el Peronismo Histórico: Distintas interpretaciones sobre el fenómeno peronista y su relación con lo Religioso”, Sociedad y religión, Nº 24-25, 2002.

2  Agradezco a Roberto Di Stefano el comentario sobre el carácter de “ritual anticlerical” de la quema de iglesias de 1955.

3  Lida, Miranda, Op. Cit., pp. 146-147.

4  “El aumento de la tensión entre el líder del peronismo y la Iglesia era suscitada por la demanda del primero de una adhesión eclesiástica a su movimiento y su obra que iba mucho más allá de lo aceptable para los obispos y cuadros católicos. Perón se sentía con derecho a pedir pruebas de fidelidad a cambio de los favores acordados por el gobierno […] Si bien es evidente que el ritmo de las relaciones Iglesia – estado era marcado por la dinámica del gobierno, se había producido importantes modificaciones en las filas católicas.” véase Caimari, Lila, Perón y la Iglesia católica. Religión, Estado y sociedad en la Argentina, Buenos Aires, Ariel, 1994, pp. 273-274.

5  Chaves, Mark, “Secularization as declining religious authority”, Social Forces, Vol 71, Nº 3, marzo de 1994, pp. 749-774.

6  Zanca, José A., Los intelectuales católicos y el fin de la cristiandad (1955-1966), Buenos Aires, FCE, 2006.

7  El análisis del discurso católico tiene particularidades que es necesario aclarar para evitar malos entendidos. El uso que hacemos de términos como “debate” o “ruptura”, implica considerar que sobre los enunciantes católicos pesa una tradición universal y una particularidad local en su proceso de comunicación. El discurso católico no puede eludir el problema de la autoridad y de la ortodoxia. Las definiciones nunca pueden escapar (y no lo hacen) del reconocimiento de esa autoridad. Es por eso que los cambios deben ser reconocidos debajo de las aparentes continuidades. La “larga duración” donde gusta inscribirse la autopercepción católica (laica o jerárquica), intenta construir una imagen de la Iglesia como una institución que se encuentra fuera de la historia.

8  Véase Parera, Ricardo, La Democracia Cristiana en la Argentina. Los hechos y las ideas, Buenos Aires, Ed. Nahuel, 1967; Montserrat, Marcelo, "El orden y la libertad. Una historia intelectual de Criterio. 1928-1968" separata de AA. VV., Cuando opinar es actuar, Buenos Aires, ANH, 1999; Rivero de Olazábal, Raúl, Por una cultura católica, Buenos Aires, Claretiana, 1986; Guirardi, Enrique, La Democracia Cristiana, Buenos Aires, CEAL, 1983. El más detallado análisis sobre la apropiación de la obra de Maritain en Latinoamércia y su relacion con las elites católicas, Compagnon, Olivier, Jacques Maritain et l'Amerique du Sud. Le modèle malgré lui, París, Presses Universitaires du Septentrion, 2003.

9  Véase Zanatta, Loris, Del Estado Liberal a la Nación Católica: Iglesia y Ejército en los orígenes del peronismo 1939 - 1943, Buenos Aire, UNQ, 1996; Halperín Donghi, Tulio, La Argentina y la tormenta del mundo, Ideas e ideologías entre 1930 y 1945, Buenos Aires, Siglo XXI, 2003. Para una perspectiva más amplia, véase Tussel, Javier; García Queipo de Llano, Genoveva, El catolicismo mundial y la guerra de España, Madrid, BAC, 1993.

10  Congar, Yves, Diario de un teólogo (1946-1956), Madrid, Trotta, 2004, p. 229. Étienne Fouilloux, quién ha editado la obra y confeccionado las notas, señala al respecto de esta apreciación de Montini “Afirmación sorprendente, porque el catolicismo español y su homologo argentino, muy intransigentes, desconfían profundamente de todo lo que viene de Francia”. Seguramente el comentario sea cierto para la jerarquía y dirigentes de muchas órdenes (como la dominica o la jesuita), pero no se verifica en el clima intelectual del laicado posterior a 1945, donde las noticias sobre Francia son constantes y bien recibidas.

11  Véase Papini, Roberto, “La declaración universal de los derechos del hombre. Génesis, evolución y problemas actuales. 1948-2008” en Gentile, Jorge; Fernández, Gonzalo, Pluralismo y derechos humanos. Conmemoración de los 70 años de la visita del filósofo francés a Córdoba, Córdoba, Alberoni, 2007.

12  Ponferrada, Gustavo, “A treinta años de la desaparición de Jacques Maritain”, Anales de la Academia Nacional de Ciencia Morales y Políticas, T. XXX, 2002-2003.

13  El libro comentado por Meinvielle era Jiménez Berguecio, Julio, La ortodoxia de Maritain: ante un ataque reciente, Santiago de Chile, Cervantes, 1948.

14  Meinvielle, Julio, “Respuesta al P. Jiménez”, Criterio, Nº 1092, 26 de mayo de 1949, p. 269.

15  Jiménez, Julio, “Nueva rectificación al Sr. Meinvielle”, Criterio, Nº 1092, 26 de mayo de 1949, pp. 295-304.

16  El presbítero Luis Capriotti era un hombre vinculado a los grupos maritainianos, véase la relación que mantenía con Pedro de Basaldua, representante del gobierno vasco en el exilio, en correspondencia con el presidente José Antonio Aguirre: “Por primera vez, la revista CRITERIO que oficialmente dirige Mons. Franceschi, pero de hecho mi amigo el sacerdote Capriotti, colaborador de mis actividades en la recordada revista O. Cristiano, ha publicado un documento antifranquista”, Carta a Aguirre. 23 de febrero de 1952, AN-GE-654-1. [mayúsculas en el original]

17  Criterio publicó en la misma edición, y como parte de la polémica, un artículo sobre  las conversaciones de San Sebastián, que habían sido citadas por Meinvielle para refutar a Jiménez/Maritain. Allí el autor afirmaba que la tolerancia no era producto del escepticismo, “sino de la concepción cristiana de la dignidad y de la libertad de la persona y de la responsabilidad moral del hombre […] Si debemos tolerar que exista el disidente, no podremos tampoco impedir que respire, que piense, que hable que tenga hijos y regente una familia”, ni impedir que con sus hechos “…constituya una propaganda de sus propias opiniones erróneas”. Véase Santamaría Ansa, Carlos, “Hacia una declaración de derechos de la persona humana”, Criterio, Nº 1092, 26 de mayo de 1949, pp. 275-283.

18  Véase Congar, Yves, Op. Cit.

19  Nuevamente puede ser ilustrativa la percepción de Pedro de Basaldua sobre el episcopado y su actitud hacia los disidentes (políticos y religiosos) “El episcopado, indeciso y temeroso, preocupado por el porvenir espiritual hasta hace poco, ha lanzado por la borda tales inquietudes y dejando a un lado el futuro se ha entregado a gozar del presente que se le ofrece prometedor y abundante. El Cardenal, hombre corto de inteligencia y de carácter seco, arisco y esquinado, esta dando el ejemplo de profundo servilismo. Se exhibe de un lado al otro e incluso participa de un concurso de belleza […] silencia e impide que nadie levante la voz, sea clero o seglar, cuando se legisla o se imponen normas en oposición a las orientaciones tradicionales de la Iglesia. Los obispos están a sacar subvenciones como sea. Si hay que dejar jirones de dignidad en la empresa, allá quedan para escarnio de las conciencias rectas” Carta a José Antonio Aguirre. 18 de septiembre de 1948. AN-GE-654-1.

20  Puck, “Del día de una niña pura”, Criterio, Nº 1107, 12 de enero de 1950, p.11.

21  Ibíd., p 13.

22  Mandinguita, “Carta abierta de Mandinguita a Puck”, Criterio, Nº 1107, 26 de enero de 1950, pp. 50-51.

23  “Las cartas de ´Criterio’”, Criterio, Nº 1113, 13 de abril de 1950, p. 234.

24  Podríamos agregar también un tema tan importante como el cambio en la concepción del rol del sacerdote, ejemplificado pero no agotado en la polémica en torno a los “sacerdotes obreros” en este período.

25  En el cuestionamiento a esta nueva estética en la novela de autores católicos, se argumentaba el peligro de que fuera leída por un público “poco preparado”, especialmente en teología. Las mujeres eran, para muchos católicos, el sujeto más vulnerable de esta situación. Podemos ver las expectativas sobre sus lecturas en un catálogo de la popular editorial Difusión. Los títulos recomendados incluyen: “’Carmencita’ por Mary Floran – la esperanza marchita de una joven casquivana que pierde el objeto de su amor por su carácter frívolo e independiente”; “Lucia Gil Elizalde – Selección de sus escritos (Modelo de Auxiliares parroquiales)”; “De modista a Santa: Simona Raimbault. En reedición”; “Margarita Sinclair. La admirable obrera de Escocia”. Todavía esta postura paternalista es la que Franceschi defiende en 1948, véase Franceschi, Gustavo, “A contrapelo…”, Criterio, Nº 1061, 29 de julio de 1948, pp. 102-103.

26  Potenze, Jaime, “Circunstancia de ‘El revés de la trama’”, Criterio, Nº 1108, 26 de enero de 1950, pp. 44-45.

27  Ivanissevich Machado, Ludovico, “Fealdad, arte moderno, teología”, Criterio, Nº 1142, 28 de junio de 1951, p. 494.

28  Ivanissevich Machado, Ludovico, “El puritanismo en tres novelas cristianas contemporáneas”, Criterio,  N º 1198, 23 de octubre de 1952, p. 848.

29  Boisdeffre, Pierre de, “Miradas sobre André Gide”, Criterio, Nº 1163, 8 de mayo de 1952, p. 319.

30  Alemán, Bernardo E., “Carta al Director”, Criterio, Nº 1171, 11 de septiembre de 1952, pp. 645.

31  Boisdeffre, Pierre de, “Condiciones y límites de una crítica católica”, Criterio, Nº 1175, 13 de noviembre de 1952, p. 801.

32  Franceschi, Gustavo, “Acerca de una crítica católica”, Criterio, Nº 1174, 23 de octubre de 1952, pp. 748-752. [cursivas en el original]

33  Di Cecco, Luis, “Teatro Cristiano en Buenos Aires”, Criterio, Nº 1162, 24 de abril de 1952, pp. 278-279. La nota originó una polémica. Véase Calvo, José; Couselo Costa, José A. B., “A propósito del Teatro Cristiano”, Criterio, Nº 1164, 22 de mayo de 1952, pp. 362-364; Suárez, Juan “A propósito del Teatro Cristiano”, Criterio, Nº 1168, 24 de julio de 1952, pp. 522-524; Di Cecco, Luis, “Velis nolis”, Criterio, Nº 1168, 24 de julio de 1952, p. 517.

34  Fumet, Stanislas, “El artista moderno apasionado por lo sagrado”, Criterio, Nº 1201-02, 24 de diciembre de 1953, pp. 977-980. Véase también, Comisión episcopal francesa de pastoral y liturgia, “De algunos principios directivos en materia de arte sagrado”, Criterio, Nº 1172, 25 de septiembre de 1952, pp. 688-689. Betanzos, Mario, “A propósito del debate sobre el arte sagrado contemporáneo”, Criterio, Nº 1180, 22 de enero de 1953, p. 68; Brughetti, Romualdo, “¿Es posible un arte sagrado?”, Criterio, Nº 1190, 25 de agosto de 1953, 476-477. Sobre la relación entre arte moderno y religión, véase Oviedo Torró, Lluis, La fe cristiana ante los nuevos desafíos sociales: tensiones y respuestas, Madrid, Ediciones Cristiandad, 2002.

35  Ivanissevich Machado, Ludovico, “Fealdad, arte moderno, teología”, Op. Cit.

36  Squirru, Rafael, “Místicos del pecado”, Digesto Católico, Nº 72, septiembre de 1953, pp. 81-83.

37  Mario Betanzos inauguró la sección “Referencias” de Criterio en 1952. Allí se reflejaba este proceso de secularización, de diferenciación de esferas. Esa sección, aseguraba Betanzos “…no se ocupará tan sólo de arte religioso, como tampoco de lo que malamente llamamos hoy novela católica. Se partirá de no juzgar inicialmente la catolicidad de aquellos que se comente sino su calidad en su ámbito inmediato: el libro como literatura, las artes como arte […] estos comentarios serán llevados a cabo por alguien que anhela ser siempre un católico pero que desea juzgar las novelas como novelas y los cuadros como cuadros, para recién encontrarlos mejores o peores de acuerdo con sus intenciones” si no, incurriría en la confusión de juzgar la obra primeramente a la luz de su catolicismo, “Pues lo católico debe ser más amplio que el mundo, y no una secta en él”, véase Betanzos, Mario, “Antes de empezar”, Criterio, Nº 1175, 13 de noviembre de 1952, p. 806.

38  Esta trasformación no es lineal, ni esta exenta de paradojas. En muchos casos, ideas renovadoras (por ejemplo, el concepto de tolerancia de Maritain), era defendido con argumentos tradicionales (la autoridad papal). Por ejemplo, el ataque que Capriotti dirige al sacerdote Rodolfo Carboni por su apoyo indirecto a Meinvielle, y sostener el derecho al debate dentro de la Iglesia. Véase Capriotti, Luis, “Acerca del Magisterio Eclesiástico, la pacifica convivencia y las posibilidades de los doctores particulares. Con ocasión de un artículo del Pbro. Dr. R. Carboni”, Criterio, Nº 1096, 28 de julio de 1949, pp. 394-406.

39  Franceschi citaba en 1953 a Congar y a su Vraie et fausse réforme dans l’Eglise, señalando con toda amplitud los temas que pueden admitirse o rechazarse en materia de cambios en la Iglesia, y cita textualmente:  “Un régimen más menos gerontocrático (de ancianos), puede sólo acentuar la dificultad, ya que a cierta edad es muy raro poder pensar verdaderamente los problemas de una situación nueva, aun si se lo quiere.” Véase, Franceschi, Gustavo, “Tradición y evolución en la Iglesia”, Criterio, Nº 1186, 23 de abril de 1953, p. 298. Recordemos que el libro y su autor estaban siendo sometidos a una dura persecución por parte del Santo Oficio, y que las traducciones habían sido prohibidas. Véase Congar, Yves, Op. Cit.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José A. Zanca, « La hora de los benditos. Religión, eclesiología y debates estéticos en los años peronistas », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 16 avril 2008, consulté le 20 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/30535 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.30535

Haut de page

Auteur

José A. Zanca

jzanca[at]udesa.edu.ar Universidad de San Andrés, Buenos Aires, Argentina

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page