Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Juana Hidalgo Ogáyar

La familia Mendoza, ejemplo de patronazgo femenino en la edad moderna

[16/04/2008]

Résumés

Se estudia el patronazgo femenino en España a través de diez mujeres pertenecientes a la familia Mendoza que vivieron durante el siglo XVI y principios del siglo XVII. De ellas, ocho estuvieron muy relacionadas con Alcalá de Henares, donde ejercieron todo su patronazgo. Además, se ha constatado que sus circunstancias familiares motivaron el desarrollo de diferentes patronazgos.

Haut de page

Texte intégral

1Los Mendoza eran naturales de la provincia de Álava y se incorporaron a la sociedad castellana durante el reinado de Alfonso XI (1312-1350). Esta familia, al igual que otros caballeros que pasaron a Castilla durante el siglo XIV, tenían la obligación de ayudar al rey en tiempos de guerra, éste, a cambio, les recompensaba con tierras, dinero o con cargos en la administración del reino. Esa fue la razón que motivó el paulatino enriquecimiento de la familia Mendoza en el transcurso de los siglos XIV y XV.

2El primer Mendoza que aparece al servicio de Castilla fue Gonzalo Yáñez de Mendoza, quien, después de luchar contra los musulmanes en la batalla de Algeciras, se asentó en la ciudad de Guadalajara, llegando a ser su regidor.

3El hijo de Gonzalo, Pedro González de Mendoza (murió en 1385), consiguió que esta familia se convirtiera en una de las más ricas y poderosas de Castilla en el siglo XIV, al dejar de apoyar al rey Pedro I el Cruel y ponerse al lado de Enrique de Trastámara, pretendiente ilegítimo al trono, quien le recompensó con numerosas tierras y privilegios.

4Otro digno representante de los Mendoza fue Diego Hurtado de Mendoza, Almirante de Castilla, hijo del citado Pedro González de Mendoza. Cuando murió en 1404, era considerado el hombre más rico de Castilla, pues, no sólo heredó una gran fortuna de su padre, sino que, además, incrementó enormemente el patrimonio con grandes extensiones de tierra, recibidas de los reyes Juan I y Enrique II. A lo que se sumó su matrimonio, en 1387, con Doña Leonor de la Vega, perteneciente a uno de los más antiguos y orgullosos linajes. Doña Leonor poseyó, por herencia, anchos territorios en el norte de España, Santander, Santillana, la Liébana.

5Don Diego fue el padre del más importante caballero del siglo XV, Iñigo López de Mendoza, primer Marqués de Santillana (1398-1458). Juan II le nombró Marqués de Santillana y Conde del Real de Manzanares en 1445, creando el primer título hereditario de marqués en Castilla. Don Iñigo fue pieza fundamental en el ajetreado reinado de Juan II, peleó contra los Infantes de Aragón y conquistó el castillo de Torija.

  • 1  El Marqués de Santillana tuvo diez hijos: Diego Hurtado de Mendoza, 1º Duque del Infantado; Iñigo (...)

6A partir de los hijos que tuvo el Marqués de Santillana1 fueron surgiendo distintas ramas nobiliarias en la familia de los Mendoza (Infantado, Tendilla-Mondéjar, Coruña, Zenete, Mélito), a las que se sumaron otros títulos fruto de los matrimonios habidos con mujeres mendocinas (Medinaceli, Haro, Ribera después Duques de Tarifa); muchos de sus miembros, según se sabe, fueron importantes promotores de numerosas obras a lo largo de los siglos XVI y XVII, contribuyendo, de esta manera, al enriquecimiento del patrimonio cultural y artístico de la Península Ibérica.

7En general las investigaciones que se han venido haciendo sobre esta familia han versado, casi siempre, sobre sus componentes masculinos, olvidándose del estamento femenino. Sin embargo, en los últimos tiempos, unos cuantos estudiosos han dirigido su atención hacia algunas mujeres de esta familia y ello ha servido, por ejemplo, para que la historiadora Helen Nader (2004) haga una edición que recopila ocho trabajos sobre mujeres Mendoza que, previamente, habían sido elaborados por otros tantos investigadores.

8Yo misma, hace pocos años, pude comprobar en la investigación llevada a cabo sobre los Mendoza y su relación con Alcalá de Henares (2002b), el papel tan importante que tuvieron varias representantes femeninas de esta familia al ejercer su patronazgo en dicha localidad. En nuestro estudio utilizamos como fuentes documentales sus propios testamentos, sus contratos de fundaciones y patronazgos, algunos textos literarios del Maestro Alvar Gómez de Castro en el caso de Doña María, la hija del Conde de Mélito, y los datos biográficos aportados por los padres jesuitas y por los cronistas de otras órdenes religiosas.

9 Fueron ocho las mujeres de esta familia que destacaron por su patronazgo en Alcalá de Henares : Doña María de Mendoza (c.1522-1567), hija del Conde de Mélito; Doña María de Mendoza “la Blanca” (1526-1580), hija, del 2º Marqués de Mondéjar y 3º Conde de Tendilla; Doña Catalina de Mendoza (1542-1602), hija natural del 3º Marqués de Mondéjar y 4º Conde de Tendilla; Doña Beatriz de Cardona (+1631), esposa del 4º Marqués de Mondéjar y 5º Conde de Tendilla; Doña Catalina Suárez de Mendoza y Cisneros (+c.1597), hija del 3º Conde de Coruña; Doña Juana de Gamboa y Mendoza (+entre 1625 y 1626), hija de la anterior; Doña Juana de Mendoza y Zúñiga (+1587), hija de Don Lope Alonso de Mendoza, regidor de Alcalá, cofrade del Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia (Hospital de Antezana) y uno de los 25 caballeros fundadores en 1561 de la llamada Cofradía de los Pobres de la Cárcel; y su sobrina Doña Beatriz de Mendoza y Zúñiga (+1647).

10En esta comunicación, además de tratar sobre estas ocho damas, nos vamos a ocupar de otras dos mujeres Mendoza, concretamente nos referimos a las dos hijas del 1º Marqués del Zenete : Doña Mencía (1508-1554) y Doña María (1516-1580), cuyos patronazgos (el de Doña Mencía, sobre todo, fue uno de los más relevantes, si no el que más, llevado a cabo por una mujer en la España del siglo XVI; sobre él ya hemos escrito en anteriores ocasiones :1997a, 1997b, 2002a, 2003, 2005a, 2005b), nos pueden servir, también, para ayudarnos a fijar las distintas variantes del patronazgo femenino durante aquellas centurias.

11Lo primero que debemos tener en cuenta al estudiar el patronazgo llevado a cabo por mujeres que vivieron en el transcurso de la Edad Moderna es su estado civil, pues no era lo mismo estar casada que soltera, ser viuda o haber muerto antes que su marido, tener hijos o no, y además debemos observar el lugar que ocupaban en la línea de sucesión, ya que si, por diferentes razones (no tener hermanos varones o si los hubo haber fallecido), eran las herederas del mayorazgo familiar, entonces, no hay duda en pensar que contaron con más recursos para patrocinar diferentes obras, pero si, por el contrario, solamente se hicieron con la dote o la herencia que quisieron darles sus padres, su economía no sería tan pujante y, por tanto, pudieron dedicar menos dinero a su patronazgo. Incluso, cabe la posibilidad como en el caso de Doña María, la hija de los Condes de Mélito, que le fuera arrebatada la herencia de su padre por su propia madre para dársela a uno de sus hermanos, algo que le obligó a pleitear durante varios años hasta conseguir el fallo favorable de la Chancillería de Valladolid en 1555.

12Así pues, vamos a señalar a continuación, cual fue el estado civil de nuestras diez protagonista  :

13Solteras permanecieron cinco :

14- Doña María de Mendoza (hija de los Condes de Mélito).

15-Doña María de Mendoza “la Blanca”.

16-Doña Catalina de Mendoza (sobrina de la anterior).

17-Doña Juana de Mendoza y Zúñiga.

18-Doña Juana de Gamboa y Mendoza.

19Casadas hubo otras cinco :

20-Doña Mencía (hija del 1º Marqués del Zenete), casada dos veces, 1º con el Conde de Nassau en 1524, y 2º con el Duque de Calabria en 1540.

21-Doña María (hija del 1º Marqués del Zenete), casada con el Conde de Saldaña, primogénito del 4º Duque del Infantado, en 1534.

22-Doña Beatriz de Cardona, casada con el 4º Marqués de Mondéjar y 5º Conde de Tendilla.

23-Doña Catalina Suárez de Mendoza y Cisneros, casada con Don Fernando de Gamboa y Arteaga, Caballero de Santiago y gentilhombre de Felipe II.

24 -Doña Beatriz de Mendoza y Zúñiga, casada con Don Francisco de Matallana y Vargas.

25De estas cinco mujeres, cuatro quedaron viudas :

26-Doña Mencía (hija del 1º Marqués del Zenete), su primer marido murió en 1538 y su segundo esposo en 1550, ella falleció en 1554.

27-Doña María (hija del 1º Marqués del Zenete), su marido murió en 1560, ella en 1580.

28-Doña Beatriz de Cardona, su marido murió en Valladolid en 1604, ella en 1631.

29-Doña Catalina Suárez de Mendoza y Cisneros, su marido murió en 1586, ella en torno a 1597.

30De los cinco matrimonios sólo dos tuvieron hijos :

31-Doña María (hija del 1º Marqués del Zenete) tuvo 10 hijos.

32-Doña Catalina Suárez de Mendoza y Cisneros tuvo 3 hijas.

33Es decir, de estas diez mujeres hubo dos solamente que tuvieron descendencia, las otras ocho, al no tener hijos (cinco por permanecer solteras), disfrutaron de más libertad para utilizar y gastar su dinero.

34Por último herederas del mayorazgo familiar fueron dos :

35-Doña Mencía (hija del 1º Marqués del Zenete). Al no tener hermanos varones y ser la mayor de tres hermanas heredó el título y el marquesado del Zenete en 1523. A su muerte en 1554 y no teniendo descendencia, el título de Marqueses del Zenete pasó a su hermana María y a su cuñado el Conde de Saldaña.

36-Doña Beatriz de Mendoza y Zúñiga, heredó el mayorazgo en 1624 tras fallecer sin sucesión su hermano Don Antonio.

  • 2  Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, leg. 2024 nº 10 (1-2).

37De las ocho mujeres Mendoza relacionadas con Alcalá de Henares sólo una, Doña Beatriz de Cardona, no residió en esta villa. Dicha dama nunca abandonó la Corte, pues, una vez viuda, quiso ser monja carmelita descalza en el convento que estaba bajo su patronazgo en Alcalá, aunque su mala salud se lo impidió y se tuvo que quedar en Madrid. Todas las demás damas sí lo hicieron, escogiendo para ubicar su residencia los barrios más privilegiados de la villa. Así Doña María de Mendoza, hija de los Condes de Mélito, prefirió comprar su vivienda en una de las calles más antiguas de Alcalá, concretamente en la calle de Santiago y, para más exactitud, enfrente del Palacio Arzobispal2; esta era una de las zonas, cuyo trazado urbanístico se remontaba a la Edad Media y que formaba parte del caserío cristiano.

  • 3  Testamento de Doña Juana de Mendoza y Zúñiga, conservado en el Monasterio de Santa Catalina de las (...)

38Por su parte, Doña Juana de Mendoza y Zúñiga decidió morar cerca de la casa de sus mayores, la conocida como “casa del Rico-Home”, que estaba en la calle de la Puerta del Vado (hoy calle del Empecinado), y adquirió una vivienda en la calle que iba a la Puerta del Postigo (hoy calle de la Victoria)3, al lado de la ermita de Santa Lucía, casa que, actualmente, se conoce con el nombre de Casa de los Lizana por el apellido de sus propietarios en el siglo pasado. Dicha zona comprendía el barrio aristocrático de la antigua villa alcalaína.

  • 4 Archivo Histórico Nacional, Clero, leg. 3597.

39Doña Beatriz de Mendoza y Zúñiga, sobrina de la anterior, también quiso vivir en esta parte de Alcalá y, al casarse con Don Francisco de Matallana, decidió construir su morada en un solar que había pertenecido a su padre y que lindaba con la casa de su hermano, Don Antonio de Mendoza, poseedor por esos años de la vivienda familiar (“casa del Rico-Home”). Aunque no se llegó a terminar porque dicho lugar le fue requerido al matrimonio por la Iglesia Magistral4 y estos señores terminaron residiendo en Madrid, atraídos como tantos otros caballeros por el bullicio de la Corte.

  • 5  La primera cita documental de estas casas principales de Alcalá la hemos encontrado en el testamen (...)

40Doña María de Mendoza, “la Blanca”, y su sobrina Doña Catalina habitaron en la casa familiar que los Mondéjar tenían en esta localidad5 y que estaba situada en una de las calles nuevas que se había creado con la fundación de la Universidad, la calle de Guadalajara. Esta vía se convirtió en una de las más importantes de Alcalá de Henares, al servir de marco a todas las comitivas que acompañaban a grandes personalidades y que accedían por la Puerta de Guadalajara.

41Doña Catalina Suárez de Mendoza y Cisneros también escogió para residencia una zona privilegiada de esta villa, era la Plaza del mercado (hoy Plaza de Cervantes), que a su primitiva utilidad como lugar comercial y artesanal, se añadió el ser escenario de fiestas eclesiásticas y profanas. La casa podría ser la misma que Esteban Azaña (1882-1883 : 672) dice que pasó a ser propiedad del Colegio de Málaga y más tarde se vendió al Colegio de Agonizantes. Sobre este último edificio se construyó, años más tarde, el actual ayuntamiento.

42Por último Doña Juana de Gamboa y Mendoza, como hija de la anterior, compartió la vivienda familiar, aunque puede ser que, al final de su vida, residiera en Madrid, ya que su testamento está otorgado en dicha ciudad.

43Respecto a las dos hijas del 1º Marqués del Zenete, la mayor, Doña Mencía, vivió unos años en los Países Bajos, concretamente entre 1530-1533 y entre 1535-1539, mientras estuvo casada con Don Enrique de Nassau, natural de aquel país y que había venido a España con el séquito de Carlos I. Mencía también residió en el Castillo de Jadraque (Guadalajara), en el Castillo de Ayora (Valencia), ambos castillos los había heredado de su padre, y en el Palacio del Real de Valencia, esto último después de casarse con Don Fernando de Aragón, Duque de Calabria y Virrey de Valencia (Hidalgo Ogáyar, 1997a: 93-102).

  • 6 Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, leg. 1774-1-3

44La otra hija, María, acompañó a su hermana a Flandes en su primer viaje, es decir entre 1530-1533, para después, cuando se casó con el Conde de Saldaña, pasar a instalarse en Guadalajara en la casa que había sido propiedad de su abuelo el Cardenal Mendoza y que su suegro, el Duque del Infantado, entonces su propietario, se la había cedido a ella y a su hijo después de la boda para que les sirviera de residencia6.

45El patronazgo que ejercieron estas mujeres en Alcalá de Henares estuvo relacionado en la mayoría de los casos con la búsqueda de un lugar de enterramiento para ellas y, en ocasiones, para su familia y en ello pusieron todo su empeño y dinero. Se sirvieron de una fórmula que se venía utilizando desde la época medieval y que consistía en que una persona con recursos económicos aportaba el dinero necesario para que una comunidad religiosa pudiera construir su convento, a cambio adquiría el patronazgo de la obra y un lugar de enterramiento en la iglesia del monasterio. En Alcalá también se dio el caso de que las mujeres sin descendencia, además de sus aportaciones económicas, cedieran su propia vivienda para uso conventual.

  • 7  Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, leg. 2024 nº 10 (1-2).

46Así Doña María, hija de los Condes de Mélito, que había acompañado a Doña Leonor, hermana de Carlos I, a París cuando ésta se comprometió al rey de Francia Francisco I y que gozaba de una cierta cultura (recibió clases del maestro Alvar Gómez y conocía el latín y el griego) (Vaquero Serrano, 1996, pp. 41-88), dejó dicho en su testamento, otorgado en Alcalá de Henares, el 28 de julio de 1565 ante el escribano Pedro Alonso, vecino de la villa de Pastrana, que la casa que había comprado en aquella localidad, que le servía de residencia y que estaba situada en la calle Santiago, enfrente del Palacio Arzobispal, se la dejaba a los dominicos para que fundasen un convento que se llamara de la Madre de Dios7. Su deseo era que su cuerpo fuera enterrado en medio de la capilla mayor de la iglesia de dicho convento pero, hasta tanto se edificara la iglesia, mandaba que sus restos fueran depositados en la capilla que había en su casa. Dejó como patrón a su hermano Don Diego Hurtado de Mendoza, Príncipe de Mélito y, cuando éste falleciera, continuaran siéndolo sus herederos con tal que mantuvieran el apellido y las armas de Mendoza como las principales. Ordenó que el monasterio se acabara de la manera que ella lo dejaba empezado y que la iglesia no se hiciera hasta que se terminara la casa y, mientras no hubiera iglesia, los oficios divinos se celebraran en su capilla, donde tenía que estar su cuerpo sepultado. También dejó dicho que, una vez fallecida, no se vendiera nada que fuera necesario para la iglesia futura del monasterio y que se guardase en una habitación de su casa y sólo se sacase lo imprescindible para la capilla y si algunos objetos estuvieran empezados, se terminasen con el oro, la plata y la seda de su casa, por lo que tampoco se vendieran, pues era su voluntad que todo fuera para la futura sacristía del convento.

  • 8 Testamento conservado en el Monasterio de Santa Catalina de las Madres Dominicas de Alcalá de Henar (...)

47También Doña Juana de Mendoza y Zúñiga dejó estipulado en su testamento, otorgado el 1 de marzo de 1583 ante Francisco de Alharilla, que las monjas dominicas se sirviesen de todos sus bienes para poder fundar un monasterio en la casa donde ella vivía, con el deseo de ser enterrada en la iglesia del convento y si esto no fuera posible se hiciera un hospital para viudas y doncellas enfermas8. Gracias al testamento sabemos que Doña Juana falleció en Alcalá de Henares el 13 de noviembre de 1587. Su hermano Don Juan Alonso de Mendoza, uno de sus albaceas, presentó el documento ante el doctor Martín Alonso de Herrera, corregidor de esta villa, para que se abriera, leyera y publicara con las solemnidades requeridas. Dicha señora, aunque no había profesado como monja dominica, se sentía muy unida a esta orden y vestía desde hacía años su hábito, pues declara que “desea ser enterrada con el hábito de Santo Domingo, que hace mucho que lo lleva puesto”. Tampoco quería un entierro muy lujoso, se conformaba que su cuerpo fuera puesto en una caja de madera y depositado en la capilla que sus padres tenían en San Justo hasta tanto se terminara el monasterio, que pretendía se hiciera en su casa y con su hacienda y que los prelados y patronos escogieran para sus restos el lugar que, generalmente, solían tener los fundadores. Además deseaba que se pusiera su escudo (Mendoza y Zúñiga) en todo lo que se construyera, fueran claustros, sala capitular, iglesia o en cualquier parte principal y, por supuesto, en su enterramiento que debía estar en el coro de las monjas, donde no se pudiera abrir jamás para enterrar a otra persona, aunque fueran prioras o señoras de categoría, pues era una mujer que le gustaba la soledad y sola quería seguir cuando falleciera.

48Más adelante Doña Beatriz de Mendoza y Zúñiga heredó el patronazgo del Monasterio de Santa Catalina, ya que su tía Doña Juana había establecido que el patrón de dicho convento fuera quien estuviera en posesión de la titularidad de su casa. Dicha titularidad la consiguió Doña Beatriz, pues su hermano mayor, Don Antonio, había muerto sin sucesión y el mayorazgo recayó en ella, según consta en una escritura otorgada en Madrid el 30 de septiembre de 1624 ante el escribano Santiago Fernández (Portilla y Esquivel, 1725-1728, vol. 1 : nº 235).

  • 9  El Barón de Dietrichstein era Mayordomo mayor del Emperador Fernando y fue embajador suyo en la co (...)
  • 10  Doña Margarita de Cardona fue dama de la infanta María cuando se convirtió en Emperatriz al casars (...)
  • 11  Archivo Histórico Provincial de Madrid, Protocolo nº 1527.

49Por su parte Doña Beatriz de Cardona, hija del Barón de Dietrichstein9 y de la Baronesa Doña Margarita de Cardona10, había nacido en Alemania y, al llegar a Madrid, entró como dama de la Reina Margarita (esposa de Felipe III); se casó con Don Luis Hurtado de Mendoza, 4º Marqués de Mondéjar y 5º Conde de Tendilla, por lo que pasó a formar parte de la familia Mendoza. Su marido murió en Valladolid en 1604, sin haber tenido descendencia con su esposa y ella, todavía joven, fue solicitada para nuevos casamientos, a los que se negó, ya que prefería ser carmelita descalza. Sin embargo su delicada salud se lo impidió y, necesitando por aquellos días de patronazgo un convento de esta orden, ubicado en Alcalá de Henares, concretamente el convento del Carmen descalzo del Corpus Christi, Doña Beatriz se ofreció a tomarlo. Esto ocurrió el 29 de octubre de 1614, según consta en la escritura que se otorgó ese mismo día entre esta señora y el Padre Fray Alonso de Jesús María, Provincial de la orden, en virtud del poder otorgado por su priora y monjas el día 18 de ese mismo mes11.

50Con la ayuda económica de Doña Beatriz de Cardona las monjas pudieron comprar unas casas situadas enfrente de donde vivían, pero fuera de la puerta de Aguadores, arrimadas a la cerca y junto a dicha puerta, para allí levantar el nuevo convento, pues en esos momentos ocupaban un edificio cedido por el Colegio de San Cirilo, al lado de la puerta de Aguadores, que éstos no les quisieron vender. Las trazas para la nueva construcción fueron realizadas por el hermano carmelita descalzo Fray Alberto de la Madre de Dios, importante arquitecto de la primera mitad del siglo XVII, que trabajó bajo la dirección de Francisco de Mora y Juan Gómez de Mora. Después de algunos contratiempos, el 20 de abril de 1623 tuvo lugar la dedicación de la iglesia, cuyo retablo también costeó Doña Beatriz y las religiosas, entonces, pudieron trasladarse al nuevo convento (Román Pastor, 1994 : 275-279).

  • 12  Biblioteca Nacional de Madrid, mss. 7018: Relaciones sobre la vida de religiosas primitivas de los (...)
  • 13  Archivo Histórico Provincial de Madrid, Protocolo nº 1527, p. 1.339v.

51El 6 de diciembre de 1631 murió la Marquesa de Mondéjar y fue enterrada en la iglesia del convento, exactamente a la puerta del coro, pero como una bóveda impedía que la tumba fuera muy profunda, después de un año y medio las religiosas decidieron cambiar el cuerpo y colocarlo entre las dos rejas del coro y la iglesia (ahí sigue hoy día)12. Sin embargo, en las cláusulas del contrato de patronazgo se lee que Doña Beatriz deseaba ser enterrada junto a su marido en dos sepulcros situados en la capilla mayor de la iglesia, siguiendo trazas de Fray Alberto de la Madre de Dios y que colocasen sus armas de la manera que mejor conviniera13. Una explicación absolutamente segura a esta discrepancia no la tenemos, podemos suponer que nuestra dama, en un principio, al adquirir el patronazgo, deseara ser enterrada en la capilla mayor al lado de su marido en sendos sepulcros, como era lo usual en las personas que patrocinaban una obra de esta clase. Pero, después, según fueron pasando los años y dada la vida de pobreza y mortificación que llevaba, prefiriera tener un enterramiento menos pretencioso y más acorde con la vida conventual que seguía.

52Pero el patronazgo ejercido por estas mujeres en Alcalá de Henares no se redujo en todas ellas a la búsqueda de un enterramiento, sino que algunas estuvieron también relacionadas con la fundación de un colegio universitario, hecho que debemos resaltar, pues su condición femenina no les impidió costear una institución reservada para el hombre. Así Doña María “la Blanca” y su sobrina Doña Catalina patrocinaron el Colegio de los Jesuitas, al mismo tiempo que solicitaban ser enterradas en su iglesia, mientras que Doña Catalina Suárez de Mendoza y Cisneros y su hija Doña Juana de Gamboa y Mendoza fueron las fundadoras del Colegio de Santa Catalina o de “los Verdes”, con la única obligación por parte del colegio de reconocerlas como tales.

  • 14  Archivo Histórico Nacional, Clero, Jesuitas, libro 339.

53Doña María de Mendoza “la Blanca”, llamada así por el candor de su rostro, nació en la Alhambra el 2 de febrero de 1526. Al parecer, su padre quiso casarla en varias ocasiones, a lo que ella siempre se negó y su vida será continuamente alabada por sus virtudes como la castidad, pobreza, obediencia, viviendo siempre volcada en la vida religiosa, así hizo voto de castidad a los 18 años siguiendo los consejos de su confesor en Granada Juan de Ávila. Con 22 años, estando en Mondéjar con sus padres, decidió tomar las tocas de beata y ser jesuita, pero tuvo que cesar en ello pues la Compañía no podía tener monjas. Unos años después, en 1570, se fue a residir a Alcalá de Henares, instalándose en la casa familiar que los Mondéjar tenían en esta localidad (Castro, 1600). Al año siguiente su sobrina Doña Catalina, hija natural de su hermano, Don Iñigo López de Mendoza, 3º Marqués de Mondéjar y 4º Conde de Tendilla, que también había decidido hacer voto de castidad y entregarse a la vida espiritual, pasó a vivir con ella (Perea, 1653). Ambas señoras, ante la falta de recursos de la Compañía de Jesús para hacer frente a la construcción de su colegio en Alcalá, decidieron ayudarla y adquirieron el patronazgo del colegio jesuita complutense. La primera donación la hizo Doña María en 1576, cuando, el 20 de octubre de ese año, y ante Juan de Antequera, escribano real en la villa de Alcalá y notario perpetuo de la Audiencia Arzobispal, entregó al Colegio de la Compañía de Alcalá la propiedad y señorío de 3.500 ducados de renta cada año, a razón de 140 el millar14, a cambio pedía ser enterrada en la capilla mayor de la iglesia del Colegio.

54Doña Catalina, el mismo año de su traslado a Alcalá de Henares, tuvo que hacerse cargo, muy a su pesar pues prefería seguir dedicada a la oración (según cuenta la crónica jesuítica), del gobierno del estado de Mondéjar, ya que su padre se había marchado a Italia al ser nombrado por Felipe II Virrey y Capitán General del Reino de Nápoles. Al parecer este cargo recayó en Doña Catalina al no haber, en esos momentos, ningún otro hijo del Marqués de Mondéjar que pudiera ejercerlo. El hecho es que, desde 1571 hasta los años 80 de esta centuria, nuestra dama se tuvo que dedicar a administrar los estados de su progenitor y lo tuvo que hacer muy bien, ya que obtuvo muchas felicitaciones y elogios. Esto motivó que dicha señora recibiera una importante herencia de su padre, pero deseando añadir a los dos votos, castidad y obediencia, que tenía, el de pobreza, se le ocurrió dejar toda su hacienda a la Compañía de Jesús para que la empleara, especialmente, en la construcción de la iglesia del Colegio de Alcalá, a cambio pidió ser enterrada en dicha iglesia, al lado de su tía, pero de manera sobria, sin ninguna escultura de bulto ni nada que se le pareciese (Perea, 1653).

  • 15 Biblioteca Nacional de Madrid, mss. 7899: Annales Complutenses, sucesión de tiempos desde los prime (...)

55Doña Catalina Suárez de Mendoza y Cisneros adquirió el patronazgo del convento-colegio de franciscanos del Santo Ángel de la Guarda (Gilitos) el 30 de junio de 1586, después de morir su marido Don Fernando de Gamboa y Arteaga en ese mismo año, para que le sirviera de enterramiento15. Con el dinero aportado se edificó un monasterio nuevo con su correspondiente iglesia y se le dotó de algunas rentas (Portilla y Esquivel, 1725-12728 : t. 1, 360). También fundó un colegio en Alcalá de Henares, ello pudo hacerlo gracias a su entronque con los Condes de Coruña y con la familia Cisneros, ya que las Constituciones cisnerianas de la Universidad otorgaban privilegio de patronos tanto al Conde de Coruña como a los hijos de Juan Jiménez de Cisneros, hermano del Cardenal Cisneros. Se llamó Colegio de Santa Catalina o de “los Verdes”, denominado así por el color del manto de sus colegiales; encima llevaban beca de color rosa y sobre la cabeza bonete negro de forma cuadrada. La escritura de fundación se otorgó ante el escribano Juan Fernández el 24 de junio de 1586 y lo dotó para ocho colegiaturas (Casado Arbonies, 1992 : 22-23).

56Al fallecer Doña Catalina sin haber perfeccionado la obra, dejó poder a su hija Doña Juana de Gamboa y Mendoza para que terminase lo que ella había empezado y que las dos fueran reconocidas como fundadoras del colegio.

57Al referirnos al patronazgo ejercido por las hijas del Marqués del Zenete, Doña Mencía y Doña María, podemos observar una vez más que, aún tratándose de dos hermanas, sus patronazgos fueron totalmente distintos, ya que, como venimos exponiendo, las diferentes situaciones familiares son las que motivaron y condicionaron las sucesivas actuaciones.

  • 16  Para el estudio que venimos haciendo desde 1996 sobre Doña Mencía de Mendoza, Marquesa del Zenete, (...)

58Doña Mencía de Mendoza16 llegó a ostentar los títulos de Marquesa del Zenete, por herencia de su padre, Condesa de Nassau, por su primer matrimonio con Don Enrique III de Nassau y Duquesa de Calabria, por su segundo matrimonio con Don Fernando de Aragón, Virrey de Valencia.

59Sabemos que, tras heredar el marquesado del Zenete y haber realizado esos dos matrimonios tan ventajosos, Mencía de Mendoza se convertirá en una de las mujeres más ricas de su época; esto unido a que no tuvo hijos le va a permitir dedicarse a patrocinar y adquirir numerosos bienes, muchos de los cuales fueron objetos suntuarios, como requería su condición de noble, entre los que destacaban un importante número de códices bellamente iluminados y con encuadernaciones lujosísimas (Hidalgo Ogáyar, 1997b : 177-183), que podrían servirnos como exponente de su afán coleccionista. Lo mismo podemos decir de las pinturas, pues a tenor del número de cuadros que poseía, concretamente en 1548 tenía 220 cuadros repartidos entre varias estancias del Palacio del Real de Valencia, nos es posible afirmar que con dichas obras nuestra dama llegó a formar la primera y más importante colección pictórica que hubo en España en el transcurso de la primera mitad del siglo XVI, sólo comparable, por su número, con la llevada a cabo por la reina Isabel la Católica en el siglo precedente. No hay duda en pensar que el gusto por el coleccionismo pictórico se inició en la Marquesa del Zenete cuando se casó con el Conde de Nassau y, acompañando a su esposo, pasó a vivir a los Países Bajos, residiendo allí entre 1530-1533 y entre 1535-1539, teniendo ocasión de conocer “in situ” el gusto refinado y coleccionista que se venía dando en este país desde que Felipe el Bueno, Duque de Borgoña, decidiera trasladar, alrededor de 1420, su residencia a los territorios de Flandes, concretamente a Brujas. Mencía de Mendoza, sin duda, durante esos años, tuvo que sentirse fuertemente impresionada por el importante mecenazgo que había venido realizando, entre otros, Margarita de Austria en su corte de Malinas hasta 1530, año de su fallecimiento, y que continuó después, a partir de 1531, María de Hungría en su palacio de Coudenberghe en Bruselas y, sobre todo, en el castillo de Binche, sirviéndoles ambos de modelo. Asimismo Mencía fue una persona extremadamente culta, conocía el latín gracias, en parte, a su preceptor y amigo Juan Luis Vives, y, además, sabía la lengua griega por las enseñanzas del erasmista húngaro Nicolás Olah; tuvo intención de fundar un Colegio Trilingüe, primero en Toledo y después en Valencia, a semejanza del creado en Lovaina por Jerónimo de Busleyden o del iniciado por Cisneros en la Universidad de Alcalá, llevándole este deseo a colaborar, sobre todo en los últimos años de su vida, con la Universidad de Valencia; se relacionó con personas vinculadas al erasmismo como Juan Maldonado (su maestro entre 1534 y 1535), Guillermo Budé (gran representante del humanismo francés, a quién Doña Mencía conoció en París en 1535), Miguel Jerónimo Ledesma (adalid del movimiento médico humanista en la Universidad de Valencia) y, sobre todo, Juan Luis Vives (su amigo, preceptor y consejero) (Hidalgo Ogáyar, 1997a : 93-102). Además, poseyó una importante y grandiosa biblioteca, de la que parte de sus fondos procedía del legado de su abuelo, el Cardenal Mendoza, a través de la herencia de su padre, el Marqués del Zenete. En el momento de su muerte su biblioteca, ubicada en el Palacio del Real de Valencia, contaba con 949 ejemplares, llegando a ser considerada como una de las más importantes bibliotecas de la España del siglo XVI (García Pérez, 2006 : 141). Tampoco se olvidó de conseguir un enterramiento digno para sus padres y para ella misma y obtuvo del propio Emperador Carlos V la propiedad de la Capilla de los Tres Reyes en el Monasterio de los Predicadores en Valencia.

  • 17  Archivo Palau-Requesens, Marquesado del Zenete, leg. 122-18.
  • 18  Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, leg. 1763-16-2

60Doña María de Mendoza, por su parte, nunca tuvo el poder y riquezas de su hermana, aunque heredara de ésta el marquesado del Zenete; conocemos, por ejemplo, que Mencía prestó a María, con ocasión de las bodas de sus hijos, una importante cantidad de joyas y objetos de oro y plata con el escudo de los Mendoza17. Además su marido, el Conde de Saldaña, falleció después de su suegro, el 4º Duque del Infantado, por lo que María no pudo ostentar el título de Duquesa, con todo lo que eso suponía desde el punto de vista social y económico. También, a diferencia de Mencía, tuvo diez hijos, seis varones (Iñigo, Rodrigo, Pedro, Diego, Juan y Álvaro) y cuatro hembras (Ana, Isabel, María y Catalina), a todos ellos, como buena madre, hizo referencia en su testamento, redactado en Alcalá de Henares el 11 de abril de 1565 ante el escribano Hernando de Antequera y abierto en Madrid en 1581 ante Francisco Suárez, dejándoles diversas cantidades de dinero18. Asimismo, en dicho documento ordenó que entregaran a la Compañía de Jesús 300.000 maravedíes para que los jesuitas en parte compraran renta y en parte lo gastaran en el Colegio de Alcalá o en la casa que ellos quisieran y, además, expresó el deseo de querer ser enterrada al lado de su marido en el Monasterio de San Francisco en Guadalajara, lugar que servía de panteón a la familia de los Duques del Infantado, con quienes Doña María se sentía muy vinculada, no sólo por su matrimonio, sino también por ser su primogénito el heredero de dicho título. Todas estas circunstancias familiares motivaron que María de Mendoza, Condesa de Saldaña, no pudiera ejercer un patronazgo que pudiéramos considerar verdaderamente importante.

Haut de page

Bibliographie

Azaña, E. (1882-1883), Historia de Alcalá de Henares (antigua Compluto), Alcalá de Henares (Ed. Facsímil. Universidad de Alcalá, 1986).

Casado Arbonies, F. J. (1992), Cuatro siglos de historia : el Colegio Universitario de Santa Catalina o de “los Verdes”, Alcalá de Henares.

Castro, C. (1600), Historia del Colegio Complutense de la Compañía de Jesús, tomo I de 1543 a 1600.

 García Pérez, N. (2006), Arte, poder y género en el Renacimiento español : El Patronazgo artístico de Mencía de Mendoza, Murcia.

Hidalgo Ogáyar, J. (1997a), “Doña Mencía de Mendoza, Marquesa del Zenete, Condesa de Nassau y Duquesa de Calabria, ejemplo de mujer culta en el siglo XVI” en La mujer en el Arte Español, VIII Jornadas de Arte, Madrid, pp. 93-102.

• (1997b), “Libros de Horas de Doña Mencía de Mendoza” Archivo Español de Arte, nº 278, pp. 177-183.

• (1999), “El patronazgo de los Mondéjar en Alcalá de Henares, reflejo del llevado a cabo en la corte de Felipe II” en El arte en las cortes de Carlos V y Felipe II, IX Jornadas de Arte, Madrid, pp. 419-430.

• (2002a), Libro de Horas de Doña Mencía de Mendoza, estudio crítico, Madrid.

• (2002b), Los Mendoza y Alcalá de Henares, su patronazgo durante los siglos XVI y XVII, Universidad de Alcalá.

• (2003), “Doña Mencía de Mendoza embajadora del arte español en Breda” en El Arte Español fuera de España, XI Jornadas de Arte, Madrid, pp. 185-192.

• (2005a), “El papel de la nobleza en la introducción del Renacimiento en España : Nuevas aportaciones referentes a los Marqueses del Zenete y a los Condes de Melito” en El Arte foráneo en España, presencia e influencia, XII Jornadas de Arte, Madrid, pp. 261-268.

• (2005b), “Doña Mencía de Mendoza y su residencia en el castillo de Jadraque” Archivo Español de Arte, nº 310, pp. 184-190.

Layna Serrano, F. (1942), Historia de Guadalajara y sus Mendozas en los siglos XV y XVI, Guadalajara.

Nader, H. (2004), Power and Gender in Renaissance Spain : Eight Women of the Mendoza Family, 1450-1650, University of Illinois Press.

Manuscrito 7899, Biblioteca Nacional de Madrid, Annales Complutenses, sucesión de tiempos desde los primeros fundadores griegos hasta estos nuestros que corren, Edición moderna a cargo de Carlos Sáez, Alcalá de Henares, 1990.

Manuscrito 7018, Biblioteca Nacional de Madrid, Relaciones sobre la vida de religiosas primitivas de los monasterios carmelitanos de Castilla la Nueva.

Perea, G. (1653), Vida y elogio de Doña Catalina de Mendoza fundadora del Colegio de la Compañía de Jesús de Alcalá de Henares, Madrid.

Portilla y Esquivel, M. (1725-1728), Historia de la ciudad de Compluto, vulgarmente Alcalá de Santiuste, ahora Alcalá de Henares, Alcalá de Henares.

Román Pastor, C. (1994), Arquitectura conventual de Alcalá de Henares, Alcalá de Henares.

Vaquero Serrano, C. (1996), En el entorno del maestro Alvar Gómez (Pedro del Campo, María de Mendoza y los Guevara), Toledo.

Haut de page

Notes

1  El Marqués de Santillana tuvo diez hijos: Diego Hurtado de Mendoza, 1º Duque del Infantado; Iñigo López de Mendoza, 1º Conde de Tendilla; Lorenzo Suárez de Figueroa, 1º Conde de Coruña; Mencía de Mendoza, Condesa de Haro, casada con Pedro Fernández de Velasco, 1º Condestable de Castilla; Pedro González de Mendoza, Cardenal y Arzobispo de Toledo; Juan Hurtado de Mendoza; Pedro Hurtado de Mendoza, Adelantado Mayor de Cazorla; Pedro Lasso de la Vega; Leonor de la Vega y de Mendoza, señora de Cogolludo, casada con Gastón de la Cerda, 4º Conde de Medinaceli; y María de Mendoza, casada con Pedro Afán de Ribera, Adelantado Mayor de Andalucía.

2  Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, leg. 2024 nº 10 (1-2).

3  Testamento de Doña Juana de Mendoza y Zúñiga, conservado en el Monasterio de Santa Catalina de las Madres Dominicas de Alcalá de Henares.

4 Archivo Histórico Nacional, Clero, leg. 3597.

5  La primera cita documental de estas casas principales de Alcalá la hemos encontrado en el testamento de la madre de Doña María, Doña Catalina de Mendoza, esposa del 2º Marqués de Mondéjar y 3º Conde de Tendilla, al hacerse mención de unos bienes muebles que tenía dicha señora en Alcalá, entre los que había muchos cuadros y todo valía más de 800 ducados: Archivo Histórico Nacional, Clero, Jesuitas, leg. 36/13.

6 Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, leg. 1774-1-3

7  Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, leg. 2024 nº 10 (1-2).

8 Testamento conservado en el Monasterio de Santa Catalina de las Madres Dominicas de Alcalá de Henares.

9  El Barón de Dietrichstein era Mayordomo mayor del Emperador Fernando y fue embajador suyo en la corte de España, a donde llegó en 1558 con el futuro Emperador Maximiliano para negociar el casamiento de éste con la infanta María, hija de Carlos I.

10  Doña Margarita de Cardona fue dama de la infanta María cuando se convirtió en Emperatriz al casarse con Maximiliano.

11  Archivo Histórico Provincial de Madrid, Protocolo nº 1527.

12  Biblioteca Nacional de Madrid, mss. 7018: Relaciones sobre la vida de religiosas primitivas de los monasterios carmelitanos de Castilla la Nueva.

13  Archivo Histórico Provincial de Madrid, Protocolo nº 1527, p. 1.339v.

14  Archivo Histórico Nacional, Clero, Jesuitas, libro 339.

15 Biblioteca Nacional de Madrid, mss. 7899: Annales Complutenses, sucesión de tiempos desde los primeros fundadores griegos hasta estos nuestros que corren

16  Para el estudio que venimos haciendo desde 1996 sobre Doña Mencía de Mendoza, Marquesa del Zenete, Condesa de Nassau y Duquesa de Calabria, nos ha servido de gran ayuda la investigación llevada a cabo en el Archivo del Palau-Requesens, ubicado en San Cugat del Vallés.

17  Archivo Palau-Requesens, Marquesado del Zenete, leg. 122-18.

18  Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, leg. 1763-16-2

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juana Hidalgo Ogáyar, « La familia Mendoza, ejemplo de patronazgo femenino en la edad moderna », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 16 avril 2008, consulté le 21 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/30593 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.30593

Haut de page

Auteur

Juana Hidalgo Ogáyar

 Universidad de Alcalá

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page