Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2008Jorge Basave, y  Marcela Hernánde...

2008

Jorge Basave, y  Marcela Hernández, Los Estudios de empresarios y empresa. Una perspectiva internacional, México, UNAM-UAM, Plaza y Valdés Eds., 2007,  235 p.

Mariano Torres

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

1Esta obra busca llamar la atención sobre la historia de las empresas y empresarios por su “poder explicativo para entender la dinámica económica en su conjunto” (p. 19) citando al gran historiador catalán Joseph Fontana. Evidentemente uno de los principales motores de los estudios sobre la actividad empresarial en España.

2Por nuestra parte, intentar una reseña sobre los trabajos aquí reunidos es tarea compleja, ya que en esta sugerente obra tenemos una gran diversidad de enfoques, lo que implica analizar una imponente revista del estado de la cuestión, formato que caracteriza buena a parte del opúsculo.

3En primer lugar se presenta el texto del Profesor Pablo Díaz Morlán, una reseña de la historiografía empresarial mundial con sólidos y muy actuales conocimientos sobre las  de la teoría económica. Aquí se encuentran pertinentes razonamientos sobre las posibilidades de la teoría económica y la historia empresarial para potenciar el conocimiento mutuo. En uno de sus tantos y tan sugerentes planteamientos llama a considerar la historia de las empresas y empresarios como “campo de pruebas” de la ciencia económica, al igual que como origen de ideas para nuevas investigaciones. Aunque esté considerando un enfoque internacional, el subtítulo de su trabajo: “un estado de la cuestión” nos precisa que se trata de una parte de los estudios. Sin embargo, uno desearía que un especialista y analista sistemático como el, nos diera su punto de vista no tan solo sobre la apabullante historiografía anglosajona sobre el tema y las brillantes personalidades españolas del medio como Gabriel Tortella, Joseph Fontana o Fernández-Pérez, -especialista este último de un campo en el que los estudios en España se encuentran por delante de los Estados Unidos inclusive: el papel innovador de las empresas familiares-. Sería harto sugerente para la propuesta de interacción y estudios interdisciplinarios, conocer las importantes y bien realizadas obras que circulan en lengua inglesa de los historiadores de empresas japoneses como el Prof. Imakubo  Sakio de la Universidad de Kioto por ejemplo, parte de una pléyade de estudios cultivados desde las escuelas de economía y administración de ese país. Así mismo, también de la respetable bibliografía producida por los académicos germanos como Wilfred Feldenkirche o Walter Benecker, por citar unos nombres.

  • 1  “Muy pocos y muy alejados entre sí” Esta expresión deja entender la existencia de escasas notabili (...)
  • 2  Dávila L. de Guevara, Carlos. “La presencia de la historiografía empresarial de América Latina en (...)

4El título del trabajo del profesor Carlos Dávila de la Universidad de los Andes de Bogotá también advierte de los alcances de su análisis: la historiografía empresarial de América Latina en journals internacionales del 2000 al 2004. Esta selección es inteligente ya que muestra “la crème de la crème” de los estudios sobre la América Latina, una especie de termómetro académico bien calibrado. Además de dejar en claro los alcances aún limitados de la disciplina en la región, la jerarquía que muestra el predominio de estudios de los mayores países como el Brasil, México y la Argentina, coincide con el autor anterior en la importancia del enfoque interdisciplinario y los llamados Estudios Organizacionales, ámbito de gran relevancia como aproximación al estudio de las empresas sobre el que tendremos que volver en comentario específico. Aunque también nos deja desear su punto de vista sobre algunos estudios publicados fuera de esas revistas, deseo por demás difícil ya que siendo estos  “so few and far between them”1 según la expresión inglesa, el esfuerzo tendría que ser multiplicado. Además del cuidadoso examen sobre publicaciones más que recientes, este trabajo propone una verdadera agenda de trabajo al llamar la atención sobre la inexistencia de “trabajos de síntesis e interpretación de la historia de empresas” como los que existen sobre los Estados Unidos ¡desde 1957!2

5El libro en cuestión, siguiendo los principios científicos de origen clásico, nos lleva de lo general a lo particular y pasa del mundo occidental a la América Latina hasta llegar a México principalmente y una de sus regiones. Toca a Carlos Marichal hacer la respectiva revista para este país. Su siempre ecuánime estilo de escritura, propio de su innegable origen hispano (al leer el texto del Profesor Díaz Morlán llegó un momento que me parecía estar leyendo al propio Marichal), aunque el destino hiciera que naciera en Boston, nos presenta un escrupuloso examen. Sin embargo encontramos algunas afirmaciones que propician una interesante discusión. En p. 72 dice:”..en México el mayor número de practicantes de la historia empresarial se encuentra aún en departamentos de historia o de economía de universidades e institutos de investigación públicos.” Enseguida, siguiendo su plausible preocupación por la historia empresarial del país dice: “… muy pocas universidades privadas promueven investigación sistemática sobre la historia de las empresas mexicanas, ni inclusive, llegan a utilizar la valiosa bibliografía disponible para la docencia.” En honor a la verdad, habría que matizar esta afirmación ya que si bien es deseable un mayor soporte para la investigación en las instituciones privadas, no es en el ámbito de las escuelas de economía de las mismas donde se encuentra de manera efectiva a estudiosos de empresas, sino en las de Administración y justamente en el ámbito de los Estudios Organizacionales. Este numeroso grupo de estudios, interdisciplinario por antonomasia, cuenta con más de 300 miembros donde se hecha mano del análisis histórico, sociológico, antropológico, además del económico y de las relaciones industriales que se reúnen sistemáticamente a discutir sus trabajos. El resultado ha sido la produción, hasta el momento de escribir esto, de justamente 100 tesis doctorales y de maestría. Paradójicamente, en la conclusión propone incluso el diálogo precisamente con las escuelas de administración. (p.90) Marichal como siempre es un estudioso atento a la frontera de los estudios. Es por eso que nos sorprende ver que se insista sobre un enfoque respaldado por el nombre de Gabriel Tortella, afirmando que: “…se trata de analizar la relación entre creación de empresas modernas y “despegue” de una economía de tipo capitalista.” (p. 78) Hoy en día, y sobretodo en un país como México o un ámbito como el latinoamericano, sabemos que el predominio de los compromisos políticos, locales e internacionales es el principal lubricante y muchas veces la fuerza friccionante del desarrollo económico, además de la heterogeneidad cultural y demás obstáculos al desarrollo del mercado. No negamos la importancia de la historia de las grandes empresas pero si queremos llegar a explicaciones más certeras, no podemos dar la espalda a la importancia de los factores políticos. Al respecto de casos como las empresas para-estatales, consideramos que nunca se comprenderá el ámbito de la esfera pública en la economía de mercado solo a partir del refinamiento en el análisis con nuevas tipologías como se propone en el capítulo, sin ver su articulación al interior de los “modelos de desarrollo”, tan ansiosamente perseguidos, e incluso de los llamados “Proyectos Nacionales”, término que se ha reinventado actualmente pero indudablemente emparentado con el lenguaje modernizante decimonónico. Si bien las grandes empresas se encuentran innegablemente entre los “principales agentes”, no podemos olvidar aspectos como la “venia del príncipe” y su interdependencia con los “grandes del reino”. Algo de lo que vimos ilustrarse hace poco en la vida pública mexicana con la ahora famosa frase de uno de ellos: “o copelas o cuello”. Además del diálogo propuesto con economistas y administradores, consideramos también que el conocimiento se puede potenciar igualmente con el análisis politológico y hasta el jurídico, evitando caer en un tedioso economicismo en nuestros estudios de empresas.

6Jorge Basave Kunhardt aclara desde la segunda página de su texto (p. 102) que al estudiar los grupos económicos en México; “Se trata de rastrear el vínculo entre economía real y producción intelectual, limitándonos a la que se realiza desde la perspectiva de la ciencia económica.” Esta toma de partido respecto al análisis parece un tanto involutiva si consideramos que las tendencias recientes, obligadas por el peso de nuestra circunstancia histórica a principios del siglo XXI, van justamente hacia el análisis interdisciplinario. A riesgo de dar la impresión de que sacamos las frases de su contexto, ese punto de vista aparece paradójico cuando afirma en la página siguiente; “Pretendo ver hacia adelanten el marco de las actuales transformaciones económicas internacionales y las que corresponden al caso mexicano.” (p. 103) Agregaríamos que el enfoque interdisciplinario no sólo es una exigencia metodológica contractual. Para quienes hemos estudiado el siglo XIX es evidente que la problemática de las empresas en México ante la incertidumbre de la vida política hacía que el problema de la modernización no fuese sólo una cuestión “económica”. Por el carácter claramente economicista de la literatura revisada y el tipo de análisis propuesto apriori, el artículo deja una valiosa estafeta para todos los interesados en esta problemática: realizar un análisis de los llamados grupos económicos en un país sin soberanía como México. No quisiéramos pasar demasiado cerca la lupa por diferentes afirmaciones de las que sale a relucir la misma cuestión: un análisis auto limitado a lo puramente económico. Al llegar a la conclusión nos percatamos que se ha dejado de lado también el análisis de grupos harto conocidos en su desempeño en el país como lo son aquellos formados por inmigrantes, de los que destaca el conocido grupo de los Barcelonetas de origen francés. Nos es nuestra intención dar la impresión de arrogancia indebida, pero no podemos aceptar afirmaciones surgidas del desconocimiento de estudios de caso del periodo porfirista, cuando leemos: “Pero un grupo empresarial como lo entendemos en términos económicos modernos, significa estrategias de integración horizontal y vertical y control centralizado con base en una estrategia corporativa integral… Esta forma de integrarse comenzó a practicarse hasta los años sesenta del siglo XX.” (p.118) La razón asistía totalmente al Profesor Jean Bouvier cuando en sus cursos se lamentaba de que los economistan leen menos a los historiadores de lo que deberían.

7El capítulo siguiente de Mario Cerutti es tan preciso que nos sorprende el que no haya habido suficiente comunicación con el autor anterior. Entrando en este apartado, advertimos aquí un panorama alentador, al mismo tiempo el peligro latente de la historia historizante y el economicismo en la agenda de trabajo; valdría la pena anotar en la misma libreta una vez más las bondades enriquecedoras de la comunicación con el ámbito de los Estudios Organizacionales. En torno a las nuevas tendencias de estudio propuestas en la página 146, parece pertinente también, además de la metodología ya conocida, incursionar en el ámbito propiamente humano, la cultura familiar, las actitudes modernizante y política acusada en los casos concretos, nos parece insuficiente la simple migración de métodos de otras disciplinas a la historia económica.

8El capítulo sobre los empresarios y la política de Matilde Luna y Cristina Puga tiene una aproximación aceptable formalmente. No obstante, es de desear como estrategia de análisis de este ámbito de estudio el dar lugar al trabajo de archivo así como al diálogo con los Estudios Organizacionales. Siguiendo las tesis de Jacques Lacan, diríamos que se tiene aquí una percepción de una “realidad” pero no de “lo real”. También percibimos una sobreestima del poder de los empresarios en América Latina, como si pudiera creerse que en estos países existe soberanía política absoluta, algo que no se da ni siquiera en las grandes economías como México o Brasil. (p. 181) También sorprende en analistas de lo político leer afirmaciones ingenuas como en la página 183: “A ello se añade la mayor especialización del sistema político, algunos de cuyos rasgos sustantivos son una efectiva competencia de partidos, una mayor autonomía del poder legislativo…” así mismo, nos parecen muy cercanas las páginas 182 de la 187 como para encontrar respectivamente parámetros contradictorios. En la primera se habla de: “… acción pública de los empresarios, tradicionalmente caracterizado por el despliegue de estrategias y mecanismos de coordinación de corte corporatista.” (Acción que sabemos fue inducida por el propio Estado Revolucionarios) Mientras que en la segunda página se afirma “…el concepto de corporativismo como clave analítica para caracterizar las relaciones entre los empresarios y la política resulta ya limitado.” Quisiéramos finalizar añadiendo que la simple mención de términos a la moda como gobernanza, etc., no parece novedosa como propuesta epistemológica de frontera.  Otro hecho que llama la atención del capítulo es la fuerte influencia de la bibliografía de origen anglosajón en la conceptualización de la relación entre Estado y Sociedad. No es un secreto de iniciados que el papel del Estado y los grupos sociales son harto distintos  en México y América Latina, integrantes indudablemente  del mundo hispánico.

9El capítulo final a cargo de Marcela Hernández con un balance de los estudios de cultura empresarial en México, presenta otro tipo de contradicciones y afirmaciones altamente frágiles. Percibimos un uso indeterminado del término “cultura” dando sólo hasta la última parte del texto la definición utilizada. Mientras tanto, en la página 230 se asienta que “Los estudios de empresarios relacionados con los proceso productivos son muy incipientes y parten de la sociología…” Otra vez se ignora totalmente a los estudios en Historia Económica y además los Organizacionales. Enseguida se insiste en que: “Las temáticas sociológicas van desde como construye el empresario sus decisiones y como influye la cultura y la subjetividad, entendida como proceso de dar sentido (Hernández, 2003, 2004). Al respecto menciona que Guadarrama (2001) hace un estudio sociohistórico en el que analiza como los actores empresariales constituyen su identidad como actores políticos en relación con los movimientos sociales.” (p. 230) Una frase de la página siguiente pondría los pelos de punta a Durkheim, cuando afirma que “Lo importante de la visión sociológica es el rescate del sujeto y el papel activo que se le da, en el sentido de que es parte constitutiva de la acción.” Apenas líneas abajo se señala que “…en la mayoría de los casos no se atreven a dar pasos hacia la formación de teorías intermedias que permitan superar la trayectoria de los estudios “globalizados”… Como boomerang intelectual se percibe después: “…pareciera que bastaría con hacer una brillante descripción sin necesidad de utilizar teoría alguna que permitiera analizar de manera más fina cómo interviene la cultura en una mejor explicación del fenómeno que se está analizando.” (p. 231) Nos permitimos insistir en estos asertos que chocan como locomotoras de frente con el concepto enarbolado de cultura puesto en boga en el ámbito de la Historia cultural: “Para nosotros la cultura es una acumulación de significados socialmente entendidos y que diferentes actores, como los empresarios, emplean para configurar significados en la actividad diaria, movilizando estos códigos, recreando significados y legitimando valores colectivos, dando así sentido al mundo de la empresa (Hernández 2004). Este esfuerzo por asimilar la corriente puesta en boga por autores como Roger Chartier, Peter Burke o Ginzburg, parece olvidar que en este planteamiento justamente se critica el enfoque institucional, la idea positivista de la secuencia causal y los marcos teóricos apriorísticos. Considerando además que la historia empresarial es también una historia de vestigios, el revalorar estudios de caso contradice la aspiración expresada de dar pie a “teorías intermedias”-

10Nuestras observaciones y objeciones no pretenden negar que el libro no solo es estimulante sino oportuno, implica un esfuerzo notable que proporciona una vista privilegiada y permite enfocar mejor la historia de empresas, esta parte apasionante de la historia económica en sí, y no deja lugar a dudas sobre la urgente necesidad de los estudios interdisciplinarios, la migración de métodos y la acción permanente de vasos comunicantes entre los interesados en este problema.

Haut de page

Notes

1  “Muy pocos y muy alejados entre sí” Esta expresión deja entender la existencia de escasas notabilidades con pocas posibilidades de interacción entre sí por la lejanía de su respectiva situación.

2  Dávila L. de Guevara, Carlos. “La presencia de la historiografía empresarial de América Latina en los Journals internacionales (2000-2004): balance, temáticas y perspectivas.”en Basave, Jorge y  Hernández, Marcela. (2007) p. 49

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariano Torres, « Jorge Basave, y  Marcela Hernández, Los Estudios de empresarios y empresa. Una perspectiva internacional, México, UNAM-UAM, Plaza y Valdés Eds., 2007,  235 p. »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 13 mai 2008, consulté le 16 mai 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/32243 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.32243

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search