Navigation – Plan du site
Colloques | 2007
Redes y prácticas clientelares en el ejercicio del poder: América Latina ayer y hoy. XII Encuentro de Latinoamericanistas Españoles. Santander, 21-23 de septiembre de 2006
Luis Alberto Buttó

El Impacto de las Relaciones Patrón - Clientela en la Estructura Política Venezolana.

[10/01/2007]

Résumé

La constante Relaciones Patrón - Clientela, en sus distintas modalidades de manifestación, ha signado el acontecer político nacional desde el advenimiento de la época republicana.  En los albores del siglo XXI es posible constatar su presencia.  Abordar el tema, desde la perspectiva histórica, propicia la consecución de los siguientes objetivos:  i)desentrañar el génesis de los mecanismos a través de los cuales el fenómeno ha operado y aún opera en el tejido sociopolítico venezolano; y, ii)aportar elementos de comprensión del funcionamiento de la estructura política vigente en Venezuela contemporánea.  La reflexión académica dirigida a cubrir ambos aspectos, es el hilo conductor del presente trabajo.

Haut de page

Texte intégral

1Venezuela, historia contemporánea, relaciones patrón – clientela, clientelismo político, estructura política.

Introducción.

Por decir patroncito es que existe el patrón.  

Una huella adelante y un paso hacia atrás.  

Alí Primera.  En Yunta.

2El caudillismo, como expresión política en toda su extensión y magnitud, desapareció en Venezuela con la instalación de relaciones sociales en algunos aspectos cónsonas con la modernidad, proceso  cronológicamente situado a partir de la segunda década del siglo XX.  Sin embargo, uno de los elementos claves definitorios del caudillismo, la materialización de relaciones patrón - clientela, como mecanismo de interacción predominante en el intercambio cotidiano producido entre sectores dominantes en el ámbito político y sectores subordinados de la estructura social, perduran en la contemporaneidad venezolana, de tal manera que pudiera colegirse adquieren cierta condición de constante histórica, más allá de las variaciones experimentadas en las diversas formas de expresarse en la praxis diaria.  Hasta el sol de hoy, la persistencia de relaciones patrón - clientela define, en buena medida, la manera de concebir y hacer política en Venezuela y condiciona el proceso de intercambio establecido a partir de la redistribución de la renta petrolera entre los factores políticos en ejercicio del gobierno y el colectivo nacional.  En la pretensión de sustentar con argumentos la anterior afirmación se presentan algunas situaciones ilustrativas de cómo estas relaciones han operado y aún operan en el entramado político venezolano contemporáneo.

Relaciones Patrón - Clientela en la Historia Venezolana (Siglo XX - principios del Siglo XXI).

3Durante el mandato de Juan Vicente Gómez (1908-1935) se inició en Venezuela un proceso de transformaciones económicas, sociales y políticas que en la práctica condujo a la desaparición del caudillismo.  Simplificando la explicación al extremo, puede decirse que Gómez logró esto al coincidir su mandato con el comienzo de la explotación del petróleo, pues los recursos obtenidos de la renta de los yacimientos le permitió, entre otras cosas, unificar territorialmente al país, mediante la creación de la red de carreteras estatales, y estructurar las Fuerzas Armadas Nacionales, factores ciertamente inhibitorios del caudillismo.  La posibilidad de operar de las bandas armadas como sustento político de los caudillos fue anulada por la respuesta de la institución castrense, con mayor poder de fuego, presencia territorial y capacidad de movilización, factor éste en el cual las carreteras jugaron un papel primordial.  A partir de entonces, todo intento de conformar "ejércitos" particulares se estrelló contra la presencia de la organización armada de la República, unificado su comando en las manos de Gómez.  Por otro lado, y no con menos importancia, confluyó el hecho de que la agricultura fue desplazada de su sitial de honor en la estructura económica, y al migrar la mano de obra hacia otras actividades más rentables en términos estrictamente personales (la petrolera, por ejemplo), se debilitó el poder de los propietarios agrarios para reclutar los integrantes de las huestes que al accionar violentamente les catapultaban a la conquista del poder político regional.  La tiranía de Gómez no fue, por consiguiente, resulta de pactos de caudillos entre sí, sino la eficaz expresión de un gobierno centralizado en el que, por más paradójico que parezca, se comenzó a transitar el camino a la modernidad, con todas las limitaciones y contradicciones del caso.

4A la muerte de Gómez en 1935, le sucedió en la presidencia de la República su ministro de Guerra y Marina, el general en jefe Eleazar López Contreras, designado en tal sentido por el Congreso Nacional, cuyos integrantes cumplieron así los deseos del fallecido dictador.  Durante el mandato de López, se emprendió un conjunto de importantes reformas en materia de educación y salud, abriendo con ello la puerta de entrada a elementos propios de la modernidad en Venezuela, con todas las limitaciones que puedan y quieran verse al proceso iniciado en esos años1.  A la par, comenzó la indeclinable marcha a la instauración de un régimen político de democracia liberal y representativa, andar que encontró su epítome en 1947, al realizarse las primeras elecciones directas, secretas y universales para escoger presidente en la historia venezolana, en la cuales triunfó el escritor Rómulo Gallegos.  En este punto, el camino retornó a su no perdida condición de pedregoso, pues al año siguiente Gallegos fue desplazado del poder por las Fuerzas Armadas (apenas tres años atrás aliadas a su partido en el derrocamiento del presidente Medina Angarita), que impusieron el consiguiente gobierno militar.  El desmoronamiento de la dictadura en 1958 marcó el retornó a la senda democrática.

5Inevitablemente, el advenimiento de la modernidad cavó la sepultura del caudillaje.  Difícilmente, el Estado de Derecho da cabida a la operación política de los caudillos.  En teoría, la violencia no es más el mecanismo por antonomasia para conquistar el poder y no concurren condiciones objetivas y subjetivas propiciatorias de la conformación de "ejércitos particulares" como instrumento de ejercicio de la violencia.  Esto no significa la desaparición de la violencia como mecanismo para dirimir las diferencias políticas existentes en el espectro nacional, sino su emparejamiento con móviles ideológicos, caso de la guerra de guerrillas escenificada durante la década de los sesenta, bajo el comando de cuadros directivos de partidos políticos de inspiración marxista, tipo el Partido Comunista de Venezuela (PCV) o el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), organizadores de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) para el combate rural y de las Unidades Tácticas de Combate (UTC), para la lucha armada sostenida en las ciudades.

6Sin embargo, desaparecido el caudillismo, secuelas nada desdeñables del pasado asociado persisten al día de hoy y signan el acontecer político nacional.  Se producen, al interior de la democracia venezolana, dados su peculiar génesis y desenvolvimiento, ciertas relaciones dialécticas donde es cuesta arriba diferenciar causales, síntomas y efectos del hecho explicado a continuación.  Constantes históricas de por medio, la cultura política del venezolano y el proceder de las organizaciones partidistas con responsabilidad de gobierno destacada en el período histórico delimitado, reflejan por doquier el establecimiento de relaciones patrón - clientela, como uno de los principales pilares de sustentación del poder político, en tanto y cuanto se mantuvo la díada resulta de la entendida por ambas partes beneficiosa forma ganar - ganar, sin olvidar el carácter intrínsecamente desigual del intercambio, siempre favorable a la parte en ejercicio del poder.  Afirmar lo anterior conlleva la necesidad de alertar que las relaciones patrón - clientela detectadas luego del arribo de la modernidad en Venezuela, no se expresan en exactitud de condiciones a las manifestaciones visibles en el siglo XIX, plagado de huestes alzadas en armas dirigidas por los inefables gamonales de turno.  

7  En las primeras décadas del último período de cien años del segundo milenio, las relaciones patrón - clientela experimentaron un significativo proceso de mutación que permitió su extensión y perdurabilidad en el tiempo, debido al hecho susceptible de verificación de que la transformación sufrida alcanzó sólo las formas exteriores, pero en lo absoluto afectó la esencia del fenómeno.  Se demostró, entonces, que las modificaciones producidas en el orden político y social, atribuidas como propias de los tiempos modernos, no calaron adecuadamente en las estructuras previamente existentes, llamadas en teoría a desaparecer, razón por la cual los problemas arrastrados se mantuvieron más allá de lo deseado o esperado, incluso agravándose de manera tenaz.  Así, esta reliquia del tiempo supuestamente echado a la espalda, demostró un vigor erróneamente insospechado, sustentado en la rentabilidad aportada a los involucrados en el intercambio relacional y a la acendrada percepción colectiva de lo común y generalizado del hecho.  En consecuencia, independientemente de la posición social desde la cual se asoma el participante a las particulares relaciones descritas, éstas resultan sentidas como buenas, necesarias e inevitables.  

8Ahora bien, la cabal comprensión del proceso esquemáticamente presentado en el párrafo anterior, es imposible lograrla sin asomarse a la descripción, aunque somera, de algunos de los cambios anunciados.  Y lo primero a destacarse en este sentido es la transformación vivida en la persona y características del patrón y el cliente, al consolidarse el predominio de una economía basada en la actividad industrial y la prestación de servicios.  Verdad de perogrullo:  ambos dejaron de ser sujetos producto de la economía agraria, pues como era de esperarse, se redujeron al extremo las posibilidades de vinculación entre el primero, en su papel de amo y señor de tierras y vidas, por ser el propietario de inconmensurables haciendas y hatos, y el segundo, en su condición de campesino sometido a relaciones cuasi feudales (libertad "controlada") de sujeción y explotación (medianía, tercería, aparcería, etcétera.).  El cliente pasó a ser hombre libre, integrante de la masa agrupada en centros poblados de cierta magnitud, razón por la cual su participación en la relación, si bien en buena parte motivada en la necesidad de cubrir mediante cualquier vía las carencias determinadas por su condición socioeconómica, es ahora completamente voluntaria y no inducida en la práctica, como lo fue en el pasado.  El político - funcionario enquistado en la maquinaria gubernamental se erigió en el nuevo patrón.

9De esta variación madre se desprendieron otras conversiones trascendentales.  Verbigracia, la vivida en el origen de los recursos involucrados en el intercambio.  Ya el bien (o servicio) otorgado o cedido por el patrón al cliente no provino más del patrimonio particular de aquel, ni estuvo conformado por las tierras y dinero obtenidos como botín de las guerras intestinas.  Los recursos repartidos en la nueva época tienen su principal fuente en el erario público; en el caso concreto de Venezuela, los ingresos generados con la producción y comercialización del petróleo, manejados a su leal saber y entender por el Estado, y canalizados a estos fines a través del proceso selectivo de redistribución.  La contraprestación del cliente no será la lealtad política demostrada en el ejercicio de la violencia como herramienta para la conquista del aparato de gobierno.  El apoyo es al liderazgo nacional, regional o local del partido político, en términos de constitución y funcionamiento de la organización requerida, de garantías de movilización y participación en actividades convenidas, de "eco" humano para la propagación de las simpatías partidistas y de sufragios depositados en las urnas electorales, fundamentalmente.  

10Con esto último se alteraron también los tiempos en que materializa la operación de las relaciones, pues ya no van a estar encadenados a períodos de eclosión política traducidos en el estallido de conflictos armados.  Cierta lentitud y normalidad van a caracterizar el intercambio, pues éste correrá paralelo a la cotidianidad del individuo mientras el partido político teje la red de contactos requeridos a lo largo y ancho de la geografía nacional.  Para el trabajo científico de identificación e interpretación correspondientes, esta novedosa realidad puede acarrear nada desdeñables dificultades en la justa apreciación del objeto estudiado, a ser superadas incrementando la minuciosidad aplicada en el análisis.  Especialmente porque la intensidad de manifestación sólo podrá encontrarse al momento de arrancar las campañas electorales y aproximarse el acto de votación, propiamente dicho.  

11Los cambios relativos a los tiempos involucrados van a estar dados también por el grado de subjetividad con el cual el cliente se acerca ahora al trueque escenificado con el patrón.  A partir de este instante, lo determinante no es sólo la cuantificación objetiva de los bienes y servicios transados, sino la expectativa causada en probables clientes en torno a la posibilidad de recibir tales bienes y servicios en el corto y/o mediano plazo.  Opera aquí lo en sociología denominado el "efecto túnel": el conductor que con su vehículo entra de último a la paralización del tráfico ocurrido en cualquier túnel, tiende a ser optimista en cuanto al tiempo a permanecer en el atasco, cuando observa a los vehículos ubicados en los primeros lugares de la fila desplazarse, aunque con lentitud.  Se es consciente, por consiguiente, que pronto los últimos lugares también podrán avanzar.  De igual manera, el cliente de los nuevos tiempos no necesariamente va a brindar su apoyo a cambio de la obtención inmediata del bien o servicio deseado, y bien puede esperar por ellos en el convencimiento de que al comprobar la palpable satisfacción demostrada por sus congéneres en este sentido, su actuación presente le permitirá, en el futuro mediato, obtener igual satisfacción.  La creación de expectativas al respecto es estratégicamente manejada por los operadores políticos a través del discurso emitido, pues ante la persistencia del necesitado siempre le estarán hábilmente convocando a la participación en aras de garantizarle una, en teoría, mejor situación venidera.  Es la peor cara del populismo, que induce a pensar en el por supuesto harto difícil de comprobar, requerimiento de existir siempre necesitados en la estructura social, so pena de que los políticos populistas no encuentren terreno fértil para el ejercicio de la demagogia, entendida como ..."aquello que permite manipular a la sociedad con el único objetivo de mantenerse en el poder"...2.

12Otro cambio significativo ocurrido en la operación de las relaciones patrón - clientela presentes en los tiempos modernos, está expresado en la variación de la cadena de distribución de los bienes y/o servicios sujetos de intercambio.  Obviamente, dada la estructura económica y social vigente en la época de reinado del caudillismo, el patrón era el encargado de adjudicar entre los clientes beneficiados los productos involucrados en el trueque.  El patrón latifundista repartía entre el peonaje - clientela, a su leal saber y entender, porciones de tierra (o permitía el usufructo de éstas), ganado, dinero y cualesquiera otros bienes producto del botín de guerra, y la asignación se hacía de manera directa, cara a cara entre quien fungía de patrón y quienes hacían las veces de clientes.  En el novedoso proceso de asignación participará un conjunto de funcionarios, organizados, fundamentalmente, en las estructuras burocráticas desarrolladas a tal fin por la parcialidad política impulsora de este tipo de relaciones en aras de obtener el correspondiente rédito traducido en apoyo a las aspiraciones de controlar el poder establecido.  Estas estructuras son variopintas en su conformación y denominación:  células locales de partidos políticos, movimientos sociales de diversa laya, aparentes organizaciones no gubernamentales, asociaciones de la sociedad civil supuestamente inmunes a la influencia ejercida desde el gobierno, comités de organización de barriadas, comités de tierras urbanas, unidades creadas para la movilización electoral, y pare de contar.  De esta manera, se mantiene cierto grado de separación personal entre las figuras ubicadas en la cúspide de la agrupación política participante en el intercambio y la base que negocia su apoyo circunstancial.  

13Esto no significa que, en la práctica, los intermediarios involucrados utilicen ciertas herramientas de promoción del personero mayor, a fin de recordar a la masa favorecida la dirección última hacia la cual se demanda canalizar el fervor popular, independientemente tal comportamiento raye, la más de las veces, en aberrante manipulación.  En el caso venezolano, aquí y allá en el tiempo, informaciones recogidas en los medios de comunicación han servido para constatar estos vergonzosos procederes:  entregas de bolsas con alimentos a menesterosos, en las cuales se estampó el rostro de determinado candidato presidencial o su lema de campaña; paquetes de ayuda humanitaria recibidos por damnificados de cualquier desastre, en los cuales se recalcó que la ayuda aportada fue posible gracias a la benevolencia de un gobernador, de un alcalde, e incluso de un presidente; reciente propaganda de un poder metropolitano donde se le anuncia a la población que vehículos adornados con el rostro del presidente sirven para atender urgencias de salud.  Todo ello con la intencionalidad de dejar en claro a quién ha de agradecerse el bien otorgado, el servicio prestado, el mandato bajo el cual esto es posible, induciendo a pensar, en el imaginario colectivo, que el arribo de otra administración significaría la desaparición del beneficio, razón por la cual debe producirse la transacción.  Se deja de lado la verdadera noción de servicio público y actúan de tal manera los funcionarios partícipes, que parecieran estar demostrando, con su comportamiento, el olvido de la suprema obligación del Estado de tender la mano a los sectores sociales menos favorecidos.  Si, por ejemplo, está entre las funciones del Estado construir y/o reparar una escuela, para qué la valla publicitaria anunciando esta "otra obra" del presidente, del gobernador o del alcalde?  El deseo de sumar crédito político se trasluce tan claro como las costuras de una pelota de béisbol.             

14La presencia de remozadas relaciones patrón - clientela en la historia contemporánea de Venezuela, como sino del funcionamiento de la estructura política, puede sustentarse con data apropiada si se toma en cuenta la constatación del siguiente proceso:  buena parte de la popularidad ostentada por los partidos políticos gobernantes en Venezuela entre 1945 y 1948, y de 1958 en adelante, se basó en la permanente conquista de miríadas de militantes o simpatizantes, ganados mediante la redistribución de la renta petrolera, mecanismo en la práctica generador de una innovadora variante de las relaciones patrón - clientela, otrora determinantes del caudillaje.  Esto fue posible en tanto y cuanto el modelo de acumulación y desarrollo aupado por la dirigencia política del país, estuvo signado por el elevado papel del Estado en la actividad económica, ya como regulador, ya como interventor, y, principalmente, como actor directo, al ser propietario de las industrias básicas, en especial, la industria extractiva de petróleo, máxima fuente de aporte de las divisas y recursos fiscales de la Nación.  

15Escudado en ese poderío económico, el aparato del Estado, en cualquiera de sus escalas (nacional, regional o local), se erigió en uno de los más importantes empleadores del país, en algunos casos el único.  Sin obviar la cantidad de gente dependiente de los fondos del Estado en los principales centros poblados del país, en ciertas zonas rurales (no pocas, por cierto) la gente vive, literalmente, del vínculo establecido, de manera directa o indirecta, con gobernaciones o alcaldías.  Dados esos grados de sujeción, no extrañó en el decurso democrático, la fidelidad a las directrices emanadas del partido en el poder, y más concretamente al líder visiblemente cercano, como mecanismo expedito de acceso al puesto de trabajo, o en su defecto de conservación de éste en el tiempo.  Téngase en cuenta, además, las múltiples oportunidades de aparejar ciertos cargos al disfrute de beneficios lícitos y/o ilícitos, estos últimos producto de la corrupción y el cohecho.   

16Se extendió así, casi sin cortapisa alguna, la práctica de ayudar a los compañeritos del partido (o a sus familiares) empleándolos en organismos de la administración pública central o descentralizada, otorgándoles becas para estudios dentro o fuera del país, recomendándolos para la obtención de créditos altamente ventajosos en instituciones financieras del Estado, asignándoles viviendas de construcción oficial, incluyéndolos en el reparto de tierras adelantado en los programas de reforma agraria, y pare de contar.  Se partió del supuesto de premiar la adhesión por un lado y por el otro sumar la mayor cantidad de votos posibles, ganados en el radio de influencia directo o indirecto de los beneficiados.  De manera similar al tiempo de los caudillos, el liderazgo cubrió necesidades o satisfizo apetencias, y la base popular relacionada respondió con apoyo irrestricto, ya no violento sino electoral.  Indiscutiblemente, el fenómeno encontró terreno fértil en la medida que los partidos políticos ungidos con el fervor mayoritario, izaron las banderas del populismo, proclamando la participación in crescendo de las masas desposeídas en el reparto de  la riqueza nacional, sin prestar la debida atención al problema de cómo crear previamente dicha riqueza.  Por esta razón, Eric Wolf y E. Hansen3 encontraron en los modernos partidos políticos populistas de América Latina los mejores herederos del caudillismo del siglo XIX.

17El fenómeno trascendió el ámbito de la política entendida en una expresión si se quiere micro, esto es relación entre un patrón determinado y un cliente en específico o reducidos círculos de clientes, y extendió la onda expansiva a una escala que bien puede considerarse macro de la política, operando en algunos casos sin los tapujos recomendados por la concepción filosófica de lo entendible como acción del Estado.  Es el caso de los programas sociales masivos de educación, vivienda, salud, enfrentamiento a la pobreza, respaldo financiero a la actividad productiva individual, etcétera, dirigidos a amplios sectores de población necesitada, dadas sus carencias en este sentido.  Se instauró, en evidente tergiversación del correcto proceder al respecto, la práctica sostenida de otorgar estas compensaciones en la medida que los aspirantes a recibirlas evidenciaran no su calificación para optar como beneficiarios, sino inclinación y/o acción evidente de respaldo a las propuestas políticas de la parcialidad enquistada en el aparato gubernamental.  Para ingresar a estos programas, se estableció una especie de alcabala erigida con base en la presentación del carné de afiliación al partido gobernante o la recomendación emitida por el capitoste de turno.  Más allá del malestar causado al respecto, por todas las consecuencias arrojadas en términos de exclusión social y política, y sin dejar de reconocer las consiguientes protestas canalizadas públicamente en rechazo a lo perverso de la situación, el mecanismo terminó siendo, cuando no justificado, por lo menos pasivamente aceptado en porciones de la población nada desdeñables, numéricamente hablando.  Para la realización de los trámites relacionados con el acceso a estos programas, e incluso para cualesquiera otros de menor monta o distinta trascendencia, como renovar la licencia de conducir o agilizar el pago de la pensión del seguro social, se popularizó la fórmula de buscar al intermediario político antes de iniciar la gestión, a sabiendas de lo que a la corta y a la larga esto acarrearía.  La amarga ironía implícita en todo el asunto fue magistralmente condensada en la conseja popular:  del partido de inspiración socialdemócrata, cuyos representantes ocuparon la mayoría de las veces la primera magistratura nacional en el período de la democracia liberal representativa previo al arribo al poder por parte del teniente coronel Hugo Chávez, la gente en los corrillos solía decir "roban, pero dejan que todo el mundo coma", evidenciando la complacencia y/o aceptación de inadecuados comportamientos, a cambio de recibir la respectiva contraprestación en términos de redistribución de la renta petrolera.        

18Las relaciones patrón - clientela abarcaron incluso el campo intelectual.  Políticos duchos en tejer redes propiciatorias del clientelismo, haciendo uso de los recursos presupuestados en las instituciones del Estado destinadas a soportar la realización de actividades culturales, financiaron la manutención de escritores y artistas, en muchos casos para obtener de ellos la justificación ideológica del sistema impuesto, dado el peso de sus opiniones y reflexiones en la construcción de la opinión pública nacional.  Miguel Ángel Campos, al disertar sobre la impronta del petróleo en la sociedad venezolana, trazó la referencia pertinente:  

El problema proviene justamente la idea (sic) de que la sociedad es relativamente estable más allá de los conflictos, así se enfatiza espejismo.  La estabilidad venezolana tiene que ver con el financiamiento que hizo el petróleo de ella.  Por ejemplo, una cultura que esté financiada por el Estado no es una cultura disidente.  Un intelectual que viva más o menos sin grandes acosos en una sociedad donde el Estado financia revistas, tiene editoriales, es como una especie no sólo de legitimador, sino de usuario y prestador de servicios para ese Estado (...) Creo que los intelectuales y la sociedad venezolana sigue teniendo la idea de que es un derecho sacrosanto ser amparado y rendirle cuentas a las instancias públicas4.

19Ahora bien, el fenómeno no se limitó a las modalidades descritas.  Una variante más perversa, en términos del efecto corruptor desplegado, operó en Venezuela a través de la adjudicación de obras, servicios y compras gubernamentales a los grupos económicos propensos a la financiación de campañas electorales.  Se estableció una relación ampliamente ventajosa para ambas partes:  el liderazgo encontró recursos monetarios sempiternamente prestos para sufragar los onerosos costos causados por el despliegue de propaganda, la realización de giras, la organización de mítines, y todas esas actividades imprescindibles de cumplir en una campaña electoral, y los grupos económicos, al ganar el partido financiado, lucraron con garantía y seguridad al contratar con el Estado. No extraña, por consiguiente, que el dinero no fuera el principal inconveniente a superar en las campañas electorales de los partidos turnados en el control del aparato gubernamental en la etapa de la democracia liberal venezolana.  La otra cara de la moneda de este muy particular proceso fue la conformación de inexplicables fortunas personales de ciertos dirigentes políticos con destacada actuación en los sucesivos gobiernos bendecidos por el fervor colectivo, en las instancias legislativas (Congreso Nacional o Asambleas Legislativas de los estados) o en  la estructura burocrática partidista.  Las comisiones y prebendas otorgadas por los beneficiados con la adjudicación de obras del Estado, contribuyeron a enriquecer las arcas de quienes olvidaron la noción de servicio público implícita en la verdadera concepción de la política, para trastocarla en mecanismo de componendas y negociados personales.  

20Vale decir, el fenómeno no se circunscribió al intercambio entre operadores políticos y capas de la población urgidas de alcanzar la superación de penurias económicas arrastradas por años.  En especie de metástasis generalizada, se extendió vertical y horizontalmente en la pirámide social, y la participación de individuos y grupos pertenecientes a cualquiera de los estratos identificados en ella, demostró dos hechos imprescindibles de resaltar:  i)lo acendrado de la práctica en la cultura política nacional; y, ii)la poca relevancia tenida por el bien y/o servicio intercambiado frente a la dinámica de la praxis como tal.  En el prólogo hecho por Domingo Alberto Rangel al libro de Américo Martín, Los Peces Gordos, aquel describió con suficiente claridad, cómo las relaciones patrón - clientela, propias del caudillaje decimonónico venezolano, mutatis mutandis, se perpetuaron en la modernidad del siglo XX, en lo atinente al intercambio gestado en los sectores más encumbrados de la sociedad, incluso una vez consolidada la democracia liberal a partir de la sexta década de la mencionada centuria:

Las guerras civiles de Venezuela tenían siempre un epílogo.  Vencido el enemigo, el caudillo triunfante despachaba a los suyos a apoderarse de las haciendas y los rebaños de su infortunado contrincante.  La victoria conlleva el botín como supremo trofeo.  El catire Páez convertido en latifundista después de haberle lavado las patas a Manuelote, Guzmán Blanco adueñado de las mejores haciendas de cacao y Joaquín Crespo millonario en mautes llaneros obedecían a esa ley de nuestra Sociología política que hacía de las armas el preámbulo del enriquecimiento.  Era la regla que todos acataban.

(...)

El petróleo cambió las reglas del juego en la lucha política pero dejó subsistente la esencia secular del peculado.  Se fueron las guerras, bajaron de sus caballos los caudillos, surgieron las ciudades y apareció la riqueza.  Los jefes del gobierno ya no se dedicaron a coleccionar hatos que provenían de sus contendores derrotados.  Con el petróleo amanece en Venezuela otro tipo de propiedad como objetivo del robo realizado desde el poder.  Es la constitución de compañías anónimas para contratar con el Estado, la edificación de palacetes, la creación de depósitos en los bancos del exterior y las suntuosas extravagancias de la sociedad de consumo la pista que siguen los dineros obtenidos a la sombra de las comisiones.  De rapaz el peculado se convierte en habilidoso... El doctor de ahora pacta sus comisiones a medianoche, recibe ofertas en el silencio de una oficina donde los ruidos naufragan en las espesas alfombras y se hace socio de una compañía anónima pero pidiendo que se le mantenga el secreto.

(...)

Para la sociología venezolana existe una ley según la cual es imposible crear agrupaciones económicas sin la venia y el estímulo del Estado.  Se ha establecido, en virtud de esta circunstancia, una relación insoslayable entre el aparato político que dirige al Estado y las altas esferas del capital.  Los políticos de la democracia saben que su permanencia en el gobierno depende de la benevolencia con que los miren los círculos de la economía privada.  Pero estos últimos comprenden que su prosperidad está unida al acceso y al control de los organismos públicos donde se determinan los créditos y demás ventajas que sólo el Estado rico y reglamentista, puede proporcionar.  Ha surgido así en la democracia un matrimonio de conveniencias que une, con marcha nupcial de dólares petroleros, a los líderes de los partidos de gobierno con los prohombres de los grupos económicos5.      

21La utilización de la renta petrolera con fines de redistribución no varió significativamente una vez instalado en el poder el gobierno electo en 1998.  Por ejemplo, la modalidad de cubrir cargos de la administración pública central o descentralizada con militantes y/o simpatizantes del oficialismo se perpetuó, más allá de los desmentidos a tal proceder, y en algunos casos, incluso, acompañada de un discurso abiertamente reconocedor del hecho.  En 2002, un alto dirigente del Comando Político de la Revolución, organismo en su momento designado por el presidente como la estructura de mayor jerarquía en asuntos de dirección del proceso revolucionario (en la práctica diluido progresivamente hasta desaparecer por completo), alertó sobre la perentoria tarea de llevar a cabo en el seno de la administración pública un proceso de depuración encaminado a purgar los organismos oficiales de aquellos funcionarios adeptos o simpatizantes de tendencias políticas opuestas a la gobernante.  

22Otro ejemplo.  El primer domingo de diciembre de 2005, en el fragor de la realización de las elecciones para seleccionar los diputados a integrar la Asamblea Nacional a instalarse en enero de 2006, ante la evidente tendencia abstencionista perfilada al mediodía de ese día por la escasa concurrencia de electores a los centros de votación, una diputada afecta al oficialismo, emitió a través de las señales de los canales de televisión, su personal convicción de que aquellos funcionarios del Estado ocupantes de cargos denominados de libre nombramiento y remoción, de acuerdo a la normativa legal que rige el funcionamiento de la Administración Pública, debían ser destituidos de dichas posiciones, si a posteriori se comprobaba su no participación en el proceso electoral.  Importa poco si tal declaración tuvo carácter de opinión personal, como importa poco también si efectivamente lo planteado se materializó en la práctica.  Lo digno de resaltar del hecho es la posibilidad de coerción que el planteamiento ejerció sobre el terreno, en las horas en que cada venezolano, en ejercicio de sus derechos políticos, decidía en su fuero interno si sufragaba o se abstenía de acuerdo a su propia conciencia.  Muchos de estos funcionarios pensaron, no sin razón, que la segunda opción pondría en peligro su fuente de sustento.  

23Otro ejemplo.  A raíz de la recolección de firmas para solicitar la realización del referéndum revocatorio del presidente, efectuado en agosto de 2004, circuló por la Internet un listado contentivo de los nombres de las personas rubricantes de tal solicitud.  Como suele ocurrir, al documento se le conoció popularmente con el apellido del diputado oficialista a la Asamblea Nacional en cuya página web se hizo público.  Según denuncias de los afectados, ventiladas a través de los medios de comunicación, algunas con la asesoría y el respaldo de organizaciones de la sociedad civil dedicadas a la defensa de las libertades políticas y civiles, la lista sirvió como mecanismo de exclusión.  Consecuencias: varias personas perdieron sus puestos de trabajo en la maquinaria estatal, a otras se les negó la posibilidad de ingresar a cargos disponibles y a otras se les dificultó las cotidianas diligencias o negociaciones con los diversos entes del Estado.  En marzo de 2004, la prensa nacional recogió la opinión de un, para el día de hoy, ex ministro (en funciones para el momento de la declaración), quien calificó a los firmantes de contrarios al proceso político dominante, razón por la cual el Estado no debía contratarles.  En sus propias palabras, debía procederse sin dilación al ..."despido de quienes hayan firmado el revocatorio, por conspiradores y terroristas"...6.

24Más allá de la negación de la existencia del listado en cuestión y de la utilización sectaria atribuida, la vocería oficial sirvió para comprobar el alcance de la aplicación de tal mecanismo de clasificación política.  En abril de 2005, la procuradora general de la República, luego de aceptar que ..."es posible que algún funcionario haya tomado la decisión de analizar si algún ciudadano se encuentra en la lista de las firmas o no y de allí permitirle el ingreso o no a algún trabajo"...7, señaló la imposibilidad, desde su punto de vista, de calificar como delito tal proceder, pues, refiriéndose a las firmas, ..."hasta ahora no existe ninguna regulación donde aparezca expresamente que eran secretas o si era una información de uso exclusivo del CNE (...) Habrá que analizar la pertinencia de publicar o no la lista y con base en esto que el Consejo Nacional Electoral determine o no si debe ser secreta"8.  Por su parte, el propio presidente de la república, en acto escenificado en la ciudad de Puerto Ordaz, estado Bolívar, el mismo mes en que se produjeron las declaraciones de la procuradora, en palabras recogidas por la prensa nacional, reconoció el impacto dejado en la sociedad venezolana por la utilización de este documento, al decir:

Fue un momento que ya quedó atrás. Si alguno de nosotros para tomar una decisión personal con alguien va a buscar la lista, lo que está es trayendo situaciones pasadas al presente y contribuyendo a recrearlas (...) la famosa lista seguramente cumplió un papel importante en un momento determinado, pero eso pasó (...) Digo esto porque por allí me han llegado algunas cartas, y de tantos papeles que me llegan, que me hacen pensar que todavía en algunos espacios tienen la lista de Tascón en la mesa para determinar si alguien va a trabajar o no va a trabajar. Entiérrese la lista de Luis Tascón9.

25En vista de lo anterior, bien podría intuirse la poca originalidad mostrada por los operadores políticos en ejercicio de funciones de gobierno en la actualidad venezolana.  Sin embargo, no es aventurado afirmar que las relaciones patrón - clientela se han modificado sustancialmente en la manera de concretarse en el reciente período político nacional, genéricamente denominado Quinta República por sus propulsores y defensores, un poco para establecer la diferencia con el estado de cosas existente antes de febrero de 1999.  Quizás la modificación de mayor resalte sea la relacionada con el acortamiento en el terreno de la distancia entre la instancia otorgante y los beneficiarios directos de lo otorgado.  En sus apariciones públicas, el presidente de la República permanentemente es abordado de viva voz, o mediante la figura del papelito, para hacerle peticiones de atención y resolución de problemas personales.  Pudiera alegarse es sólo un muy particular estilo de gobernar y así las cosas no trascienden lo anecdótico.  No obstante, lo repetido del proceder ha terminado institucionalizando (si cabe la expresión) el contacto a con el primer mandatario nacional.  En la práctica, esto se traduce en obviar los mecanismos formales existentes y en favorecer en primacía a los necesitados que por esta vía logran acceder a la máxima figura del país.  En términos reales opera un mecanismo de exclusión para con el resto no favorecido y se refuerzan en la población conductas mendicantes, asociadas en el imaginario colectivo a la concreción tangible del mesianismo; esto es, el funcionario benefactor le hace frente al desamparo de las masas, y éstas le endosan sus esperanzas más preciadas.

26En realidad, no es aventurado afirmar la aplicación consciente y deliberada de esta manera de entender y ejercer la gestión pública, pues la enseñanza de la situación sólo puede extraerse si ésta se ubica en el amplio contexto expuesto por Xavier Rubert de Ventós:  ..."el poderoso, psicológicamente al menos, no es el que quita sino el que da; es el que está en condiciones de dar algo que yo nunca le podré devolver y por lo que siempre tendré que estar agradecido"...10.  En materia de capital político, este proceder genera un impacto insoslayable.  En junio de 2005, fueron publicados los resultados de una encuesta realizada por la empresa Consultores 21, a solicitud de ciertos grupos económicos interesados en tener una lectura objetiva de la realidad venezolana.  Los datos obtenidos dan a entender la percepción tenida por la población venezolana de la figura del presidente Chávez.  Destaco los siguientes porcentajes:

  • 66% de los que respondieron la encuesta estuvo de acuerdo en que, parcial o totalmente, Chávez ayuda al pueblo.

  • 55% aceptó, parcial o totalmente, que este gobierno lo toma en cuenta.

  • 45% convino que, parcial o totalmente, se ha beneficiado de la riqueza petrolera, en contraste con no más de 20%  que así opinó cuando fue consultado en períodos de gobierno anteriores.

  • Si bien 41% atribuyó la mayor culpa del desempleo al gobierno, 26% hizo recaer la culpa principal en el equipo que acompaña al presidente y tan sólo 15% culpó a éste de manera directa.

  • 59% afirmó que Chávez piensa más en el colectivo que en sí mismo, razón por la cual no le atribuyó grado alguno de egoísmo personal.

    53,7% de la muestra confía plenamente en el presidente11.

27 En la misma dirección apuntaron los resultados de la encuesta Ómnibus, realizada por la firma Datanálisis con fecha mayo de 2005, mediante la cual se midió el grado de aceptación o rechazo de la gestión del presidente Chávez.  La data levantada da cuenta del capital político acumulado por la persona del primer mandatario, especialmente en los sectores de la población más beneficiados por la redistribución de la renta petrolera escenificada a través de los programas asistenciales del gobierno.  Los porcentajes a continuación expuestos demandan escudriñar en ellos, en aras de fotografiar con la mayor exactitud posible el sentimiento nacional.  Véase, por ejemplo, el punto referido a la apreciación colectiva de la situación del país:  60,4% la consideró positiva, mientras 38,9% la juzgó negativa12.  Así las cosas, los números no dicen mucho, pero el panorama se aclara si la valoración global de la marcha de la sociedad venezolana se desmenuza por clases sociales.  En este sentido, los resultados variaron significativamente en la siguiente dirección:

  • En los sectores A y B de la población (los de mayor poder adquisitivo, que obviamente no requieren la asistencia del gobierno), la valoración negativa de la situación nacional montó a 66,6%.

  • En el sector D (pobreza relativa) la valoración positiva alcanzó 63,2%.

    En el sector E (pobreza extrema) la valoración positiva se ubicó en 64%13.

28Similar barajadura se observó en lo relativo a la confianza y/o desconfianza sentida por la muestra consultada con relación al timonel del proceso político iniciado en febrero de 1999.  A escala global, 55,7% expresó confianza hacia la persona del presidente, 39,3% manifestó desconfianza y 4,9 no supo que decir o no contestó14.  Hecha la segmentación por clases sociales, los resultados respondieron a un acomodo diferencial, a saber:     

  • En los sectores A y B la desconfianza llegó a 82,1%, mientras la confianza apenas se estableció en 18%.

  • En el sector C (clase media) el grado de desconfianza arribó a 51,9% y el de confianza a 40%.

  • En el sector D la confianza alcanzó 56,2% y la desconfianza 39,4%.

    En el sector E la confianza estuvo en 64% y la desconfianza en 31,4%15.  

29Según la misma encuestadora, para diciembre de 2005, los porcentajes de confianza y desconfianza hacia el presidente Chávez mostraron significativas modificaciones, en bajada el primero (34%) y en ascenso el segundo (54%)16.  Sin embargo, la distribución por clases sociales mantuvo la tendencia ut supra descrita.  Así, el porcentaje de desconfianza se descompuso de la siguiente forma:

  • 70% en los sectores A y B.

  • 61% en el sector C.

  • 58,3% en el sector D.

    44,9% en el sector E17.

  • El porcentaje de confianza lo hizo de esta forma:

  • 20% en los sectores A y B.

  • 29,3% en el sector C.

  • 32,2% en el sector D.

    39,2% en el sector E18.

30Nótese la dirección paralela en que corren estas cifras y cierta percepción en el imaginario colectivo acerca de a quién identificar cómo el benefactor directo de las masas desposeídas.  En la última encuesta referida, 50,5% de los consultados aprobó la gestión del presidente y 38,1% la rechazó, lo cual contrastó abiertamente con 51% de rechazo y 37,5% de aprobación otorgados al accionar de los ministros del gabinete y al gobierno en general19.  La clientela individualiza al patrón.  

31Las precedentes radiografías de las percepciones del colectivo venezolano relacionadas con la figura cimera del proceso revolucionario (así catalogado por sus máximos exponentes), que en buena manera hablan del vínculo entre el personaje más representativo de dicho fenómeno político y la población, se complementan con los resultados obtenidos por otros estudios de opinión pública.  La data recogida por la encuestadora Keller & Asociados para finales de 2005, en trabajo destinado a medir las preferencias políticas existentes en el seno de la sociedad venezolana, estableció que 52% de los venezolanos se considera "chavista"; es decir, en términos de tendencia política, un mayoritario sector de la población se inclina por la aceptación del mensaje y la ejecutoria oficialista.  Ciertamente, a los efectos del planteo sostenido a lo largo de este escrito, tal cifra, considerada en frío, podría no agregar valor alguno a la argumentación requerida.  Lo realmente interesante del caso es la desagregación de estos datos.  Así, de acuerdo a las variables manejadas por la mencionada encuestadora al momento de hacer el respectivo trabajo de campo, el chavismo predominante estaría conformado por los siguientes subporcentajes (si cabe el vocablo):

    6% Chavismo Radical.  Esto es porcentaje de la población comprometido a capa y espada con el proceso revolucionario, para quienes por encima de cualesquiera otras consideraciones está la consolidación de ..."la 'revolución socialista' en dimensión continental"...20.  Razón por la cual conciben que ..."El poder es sólo un instrumento del 'proyecto político', por lo que se rechaza cualquier amenaza a su preservación, incluyendo elecciones"...21.

    14% Chavismo Burocrático.  Entiéndase como tal el porcentaje de afectos al gobierno en tanto y cuanto en condición de funcionarios o personas vinculadas al funcionarismo son usufructuarios directos o indirectos del poder derivado.  O sea, ..."Para quienes lo importante es el uso y disfrute del poder"...22.

    32% Chavismo Transaccional.  Es decir, porción de la población venezolana cuya preferencia por el gobierno responde o bien al hecho de que se siente tomado en cuenta en la retórica oficial, o bien al hecho de saberse beneficiario del ..."clientelismo populista"...23.

32Al sumar los dos grupos mayoritarios, una de las posibles conclusiones a desprenderse alerta sobre la vigencia de relaciones tipo patrón - clientela en la sociedad venezolana y su impacto en el funcionamiento de la estructura política:  46% de las simpatías por el gobierno en ejercicio están determinadas, fundamentalmente, por la contraprestación obtenida al brindar el apoyo político correspondiente.  Pero el asunto no para allí, pues las implicaciones pueden ser aun mayores.  Del 48% con preferencias no proclives al gobierno, 36% llamado Antichavismo Autónomo, léase gente que, pese a no identificarse con el discurso oficial, tampoco suscribe los planteamientos de la oposición organizada, es un grupo que ..."se parece al chavismo en que comparte con él la promesa redistributiva, le gustan las misiones, le parece que es correcto que se hagan"...24.  Al interpretar el trasfondo de la data, en nada se estaría forzando la barra al pensar que la preferencia política manifestada bien podría variar en función de una posible extensión de la redistribución de la renta petrolera dirigida hacia esta parte de la población venezolana.  En vista de lo expuesto, no luce exagerada la apreciación de Agustín Blanco Muñoz, quien al analizar las simpatías políticas del venezolano en la actualidad, concluyó:  ..."No puede hablarse con propiedad de una militancia bolivariana o neosocialista, porque es algo que no tiene otro vínculo que el fanatismo o compromiso que establece un beneficio o tarifa"...25.

33Otra reducción importante de la distancia entre emisor y receptor se da al desarrollar los programas sociales banderas del gobierno revolucionario, en especial aquellos donde es notorio el carácter asistencial; vale decir, "operativos" médicos - odontológicos o de otorgamiento de documentos de identidad, ocasionales ventas de alimentos, casas de alimentación en los barrios, etcétera.  Durante la ejecución de estos programas, la asistencia prestada adquiere un carácter agudamente personalizado, razón por la cual, a los particulares ojos del receptor, se exagera la bondad del proveedor.  Se establece así una relación vivida de manera muy directa entre benefactor y beneficiario, donde independientemente el primero demande o no contraprestación por la opitulación otorgada, el último se siente comprometido ante lo recibido, honra dicho compromiso otorgando su respaldo al proyecto político bajo el cual se hace posible su atención, y además llega a usar conscientemente este respaldo como instrumento de negociación para incrementar o mantener la cuota de beneficios obtenidos.  Vale decir, en la medida que la asistencia permanezca, en proporción directa se extenderá la preferencia política.  No entra en discusión si tales programas puedan ser sostenibles o no en el tiempo, como tampoco si los mismos apuntan tan sólo a los síntomas del problema y no a sus causales estructurales, lo cual, a la larga, repercutirá en la profundización de la dependencia de la gente para con la gestión del Estado.  El tamiz para medir la satisfacción descansa en la inmediatez y personalización de la acción emprendida.  

34El tejido de estas relaciones fue estudiado en el terreno por Paula Vásquez, cuando en las investigaciones propias de su trabajo doctoral en la Escuela de Altos Estudios Sociales de París, se dio a la tarea de desentrañar los vínculos entre el Estado y la sociedad venezolana, tomando como punto de partida las acciones acometidas por el primero a raíz de la tragedia ocasionada por los deslaves sufridos en el estado Vargas en diciembre de 1999.  Entre sus observaciones, vale la pena reseñar las siguientes:

el poder que adquiere el que regala es inaudito.  Es a discreción y tan grande que define toda relación entre la gente y el Estado.  Pero la gente tampoco es completamente víctima:  negocia, es sujeto activo, actúa (...) El que el Gobierno, al ocuparse directamente de la enfermedad de un ciudadano, pasa por la más íntimo, por el cuerpo, por la vida desnuda, animal.  Es lo que ocurre en un consultorio ginecológico improvisado en un megamercado en la avenida Bolívar de Caracas, organizado por militares.  Es crear un vínculo con la ciudadanía a través de la vida desnuda, no de la vida ciudadana; un vínculo que sólo la política puede romper, esto es, la vida ciudadana.  Por eso pasaba que, a la hora de votar en el referendo, los beneficiarios de la ayuda se encontraban con que sus interlocutores en las misiones eran los miembros de la mesa.  El voto no era privado, secreto, y no podía convertirse en un acto de desagradecimiento frente al que te ha ayudado, muchos menos en una operación fuertemente militarizada.  Esos votos, en muchos casos, eran sólo un requisito más para el cheque de la casa nueva.  Y no me atrevo a decir que esos votantes fueran víctimas.  Ahí hubo una negociación.  Una relación extremadamente pragmática26.

35En fin, reedición de la secular fórmula ganar - ganar venida desde el caudillaje, rentable para el colectivo atendido y la organización oficial que atiende, y donde el apoyo político a personas o movimientos se vincula estrechamente a la satisfacción de necesidades en ocasiones básicas y en otras no tanto, independientemente la misma realidad social, en buena medida estructurada bajo el impacto de sucesivas gestiones gubernamentales, haya obligado a implantar programas de corte asistencial, a veces capaces de palear situaciones, nunca de erradicarlas.  Lo cierto del caso es que en un lado de la ecuación bien puede detectarse la intencionalidad en el diseño y ejecución de los programas, pues en el otro se evidencia alta rentabilidad tanto política como individual, aun cuando la dialéctica del asunto muestra la insondable contradicción de ser vergonzosa la acción del patrón, pero no siempre vergonzante la actitud del cliente al acercarse a la transacción.  Por ello no resulta dramático afirmar, como lo hizo Esteban Luis Crevari:  ..."Las miserias humanas puestas de manifiesto en el clientelismo convencional, son sólo una muestra de una conducta que degrada profundamente la condición humana, más allá de la situación socioeconómica de los individuos"27.  

36En lo que nada se ha modificado la operación de las relaciones patrón - clientela en el último septenio de la vida política nacional, es en la consecuencia arrojada en términos de mantener y/o ayudar a configurar aberrantes procesos de exclusión social, al propiciar el fenómeno denominado por Tulio Hernández la "doble fila"; vale decir, la conformada por quienes, en usufructo de los vínculos emanados de su relación con grupos e individualidades enquistadas en el poder, medran de los beneficios así obtenidos, aun cuando esto signifique desventajas o negación de bienes y servicios a otros sectores de la población, en teórica igualdad de derechos, e incluso con mayor necesidad de ser atendidos por la capacidad de recursos manejados por el Estado, pero que en la práctica quedan fuera de las redes tejidas por el clientelismo, entendido como ..."hijo predilecto del populismo, que consiste en beneficiar selectivamente a quienes forman parte del grupo familiar, amistoso o político del gobernante o ejecutivo privado y a quienes le apoyan incondicionalmente, le siguen o le pagan; es decir, los 'clientes' que quiere conservar"...28.

37Esto puede observarse con abrumadora claridad en el funcionamiento del sistema educativo venezolano actual, al contrastar la situación de los alumnos inscritos en la etapa básica (primero a noveno grado) con la de los beneficiarios de las Misiones relacionadas con aspectos educativos, tales como la Robinson I y II (destinadas a enfrentar el problema del analfabetismo y aportar elementos propios de la educación primaria), la Ribas (centrada en transmitir conocimientos correspondientes a la educación secundaria) y la Sucre (diseñada para atender estudiantes de educación superior).  Demás está decir que el grueso de la población escolar venezolana está conformado por los alumnos asistentes a la educación básica y que, en buena parte, la posibilidad de que los niños pertenecientes a los sectores de menores recursos participantes del subsistema puedan, al crecer, adquirir condiciones propiciatorias de la ruptura del círculo vicioso de la pobreza, depende de la cantidad y calidad de la educación recibida.  Sin embargo, al momento de implantar las Misiones de marras, sus propulsores y ejecutores parecieron no comprender conceptualmente el anterior planteo, por no decir prefirieron ex - profeso dejarlo de lado, movidos por otra intencionalidad, no propiamente académica o social.  De lo contrario, no se entiende la aparición de la "doble fila" en este sentido.  Con todo y lo trascendente que la educación básica formal implica en términos de mejoramiento de las condiciones de vida de la población, desde el presupuesto gubernamental, según cálculos hechos por Mabel Mundó, investigadora adscrita al Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela (CENDES-UCV), a partir de datos publicados por el Sistema Integrado de Indicadores Sociales del Ministerio de Planificación y Desarrollo (fuente oficial), en 2002, la inversión hecha por alumno de escuela básica por año apenas montó a 89$ (191.350 bolívares, al cambio oficial), incluyendo todos los rubros al respecto contabilizados (sueldos y salarios de profesores, dotación escolar, infraestructura, alimentación, etcétera.).  En el año 2003, la cifra se redujo a 64$ (137.600 bolívares).  Mientras tanto, en los mismos años, la beca anual otorgada a cada participante de estas Misiones, aun a sabiendas de estar creando un sistema informal y paralelo, alcanzó 1.200$ (2.580.000 bolívares) por cada doce meses.  Entiéndase beca el estipendio recibido de manera personal por cada beneficiario; es decir, no se contabilizó el gasto implícito en pago a instructores, materiales educativos entregados, infraestructura utilizada, y cosas por el estilo29.  Contradicciones encontradas entre la realidad de quién necesita y lo qué necesita:  de cada 100 niños inscritos en el primer grado de educación básica, 42 abandonan los estudios antes de arribar al grado noveno por razones estrictamente económicas; o sea, sus familiares no encuentran el dinero suficiente para sufragar el gasto implícito en una educación pregonada gratuita30.  Pero allí no para el proceso de exclusión.  Los instructores contratados por las mencionadas Misiones, oficialmente llamados facilitadores, suman en todo el país 1.088.443 individuos, lo cual luce preocupante cuando se sabe que el total de docentes para la educación básica y la educación media diversificada apenas alcanza las 384.701 almas, 16% sin ninguna titulación acreditada.  A la par, en 2005, la Federación Venezolana de Maestros denunció que 60% de las escuelas del país no están aptas para albergar a la población asistente31.     

38Así las cosas, trasciende la anécdota el hecho de que frecuentemente, con los favorecidos por los programas bautizados Misiones, se organizan actos gubernamentales, en su esencia y contenidos cargados de proselitismo político que, al ser transmitidos por la red nacional de emisoras de radio y televisión, sirven de vidriera para exhibir cómo entienden, el poder y una parte de la colectividad, su intercambio relacional.  Debe puntualizarse: no es criticable en sí misma la existencia de programas asistenciales, sino la manipulación en términos políticos hecha con su implantación por parte del poder y la hasta cierto punto entendible aceptación brindada por el colectivo a tales interesados manejos.  Cabe aquí la diferenciación hecha por Gabriela Rodríguez:

Queremos distinguir el clientelismo del asistencialismo, éste último entendido como un conjunto de políticas públicas compensatorias (políticas sociales) frente a situaciones de privación o necesidad social.  Toda política supone un objetivo, un programa con metas a cumplir, un mecanismo burocrático de implementación y control, una población objeto, etc.  Sin duda existe una relación entre ambos, pero ésta no es de sinonimia.  En todo caso, es en la implementación de las políticas sociales donde podría evidenciarse la manipulación clientelar que operaría violando los requisitos formales establecidos en la legislación para ser beneficiario de la misma, y desviando así estos recursos públicos con fines políticos partidarios32.

39Y digo entendible en tanto y cuanto de no mediar la necesidad extrema, la población víctima de la exclusión social que funge de cliente en estas relaciones, posiblemente no participaría en ellas.  En todo caso, ningún participante está exento de culpa en el mantenimiento de una concepción de la política y la acción gubernamental en sí misma negadora de cualquier atisbo de modernidad.  Pero lo que es igual no es trampa, y así como son desiguales las condiciones de acceso al intercambio y desigual es el beneficio obtenido, desigual es la responsabilidad de cada actor en el sostén de relaciones patrón - clientela como mecanismo de acción política.  Quienes desde el poder las promueven, alientan y practican, y además lucran en todo sentido con ellas, a veces sin decoro alguno, deberían reconsiderar su proceder, por lo menos en función de lo expresado por el papa Benedicto XVI en su encíclica Deus Caritas est:

La verdad es que no se puede promover la humanización del mundo renunciando, por el momento, a comportarse de manera humana.  A un mundo mejor se contribuye solamente haciendo el bien ahora y en primera persona, con pasión y donde sea posible, independientemente de estrategias y programas de partido (...) la caridad no ha de ser un medio en función de lo que hoy se considera proselitismo.  El amor es gratuito; no se practica para obtener otros objetivos33.

Conclusiones.

40En la realidad política contemporánea venezolana se evidencia la persistencia de relaciones patrón - clientela, como mecanismo relacional establecido en la praxis cotidiana del intercambio producido vía la redistribución de la renta petrolera entre las parcialidades políticas en control y ejercicio de la maquinaria gubernamental y el colectivo nacional.  La puesta en escena de estas relaciones ha sido práctica común a lo largo de la vigencia del sistema democrático implantando desde 1958 hasta los días que corren y durante el lapso anterior comprendido entre octubre de 1945 y noviembre de 1948.  En algunos casos, la constatación del hecho se encuentra en los discursos emitidos desde el poder político o por los actores no ubicados en dicho poder, pero sí beneficiarios, en distintas magnitudes, de los bienes materiales y/o servicios otorgados desde la maquinaria gubernamental.  En la más de las veces, la verificación de estas relaciones patrón - clientela pasa por desentrañar los verdaderos vericuetos a través de los cuales la redistribución de la riqueza producto de la explotación petrolera se utiliza con la intención de crear lealtades y/o simpatías a favor de determinada corriente política.  Sostener lo anterior no significa, en modo alguno, negar las transformaciones experimentadas por estas relaciones a lo largo del tiempo histórico.  Pretender que éstas se manifiestan en la actualidad, o se manifestaron durante el siglo XX, tal como operaron en el caudillaje, resulta un exabrupto teórico.

41A lo largo del texto precedente, al referir a otros autores, se notó la preferencia de algunos de ellos a utilizar la expresión clientelismo político, en vez de relaciones patrón - clientela.  Sin embargo, soy de la opinión de que el segundo término refleja con mayor exactitud la esencia y dinámica del fenómeno descrito.  Ciertamente, la idea implícita en ambas definiciones remite al rédito alcanzado por cada uno de los actores involucrados y reconoce el carácter desigual de dicha ganancia.  La ventaja conceptual, a mi entender, del vocablo relaciones patrón - clientela, estriba en la capacidad de retratar un intercambio dialéctico donde claramente se establece que la diferenciación entre los factores involucrados no sólo está en la calidad y cantidad del beneficio obtenido, sino en el papel dominante por uno de ellos ejercido, frente al otro a todas luces actuante en condición de dominado.   

42De manera tangencial abordé el aspecto relacionado con aquellas ideas y actitudes reinantes en la mentalidad colectiva del venezolano que coadyuvan en la posibilidad de materializarse el hecho social estudiado.  Entrar de lleno en el asunto no es espolvorear harina de otro costal, pero la complejidad del asunto demanda particulares elucubraciones, las cuales, de abordarse, podrían haber causado cierta desviación del foco de atención seleccionado.  De suyo, el tema reviste importancia medular, pues remite a la interrogante en torno al grado de madurez alcanzado por una sociedad pasiva, abúlica, indiferente, por no decir cómplice, frente a la recurrente aparición de relaciones patrón -  clientela, como sino del intercambio entre el Estado y la ciudadanía.  Quizás, en Venezuela, lo nunca terminado por construirse sea precisamente eso, la ciudadanía, condición a partir de la cual los habitantes de un país, y sus gobernantes, políticos y funcionarios públicos, bien podrían diferenciar el ejercicio de los derechos establecidos en la ley del favor otorgado, de la discrecionalidad en el manejo de los recursos del Estado inspirada en la intencionalidad partidista, y de la obligación de apoyar a cambio determinado proyecto político.  Al no lograr el aprendizaje necesario en este sentido, se retarda con mucho la creación de la institucionalidad requerida para el progreso real.

Haut de page

Notes

1 Buttó, Luis Alberto (2002).  Síntesis histórica de los cambios ocurridos en el índice de desarrollo humano en Venezuela entre 1936 y 1945.  Investigación y Postgrado, Caracas, UPEL, vol. 17, número 2, pp. 113-139.
2 Pereira, Javier (2005, noviembre 21).  Aquí no veo válvulas de escape para liberar las tensiones sociales [entrevista a Isidro Cisneros].  El Nacional, Caracas, p. A-4.
3 Wolf, Eric y Hansen, E. (1980).  Caudillo Politics:  A structural analysis.  En Perlmutter, Amos y Plave Bennett, Valerie (Comps.).  The Political Influence of the Military. A comparative Reader.  Londres: Yale University Press, 1980.  pp. 212-217.
4 Sainz Borgo, Karina (2005, julio 23).  Miguel Ángel Campos escribe una historia aceitosa y desagraviada  [entrevista a Miguel Ángel Campos].  El  Nacional (Papel Literario), Caracas, p. 2.
5 Martin, Américo (1975).  Los Peces Gordos.  Valencia (Venezuela):  Vadell Hermanos editores.  pp. 4-8.
6 Pasquali, Antonio (2005, julio 17).  La cultura del régimen.  El Nacional, Caracas, p. A-12.
7 Procuradora niega que el gobierno incurrió en delito de lesa humanidad [Documento en línea].  Disponible en:  http://buscador.eluniversal.com/2005/04/26/pol_art_26108C.shtml  [Consulta:  2006, mayo 31].
8 Ibid.
9 Da Corte, María Lilibeth.  Chávez exigió enterrar "la famosa lista" del diputado Luis Tascón [Documento en línea].  Disponible en: http://buscador.eluniversal.com/2005/04/16/pol_art_16186B2.shtml [Consulta:  2006, mayo 31].
10 De Ventós, Xavier Rubert (2002, febrero 23).  Poderoso no es el que quita, sino el que da.  El  Nacional (Papel Literario), Caracas, p. 1.
11 Almenar, J. A. (2005, junio 24).  Exclusivas de última página.  Quinto Día, Caracas, p. 32.
12 Moleiro, Alonso (2005, julio 17).  63% de la población desaprueba acercamiento a Fidel Castro.  El Nacional.  Caracas, p. A-2.
13 Ibid.
14 Ibid.
15 Ibid.
16 Medina, Oscar (2006, enero 29).  Los misterios del Nini.  El Universal (suplemento Expediente).  Caracas, p. 1-2.
17 Ibid.
18 Ibid.
19 Ibid.
20 Ibid.
21 Ibid.
22 Ibid.
23 Ibid.
24 Ibid.
25 Blanco Muñoz, Agustín (2006, enero 2).  Año 2006:  ¡Seguirá la derrota del colectivo!  El Universal.  Caracas, p. 1-6.
26 Osío Cabrices, Rafael (2005, marzo 6).  Es inaudito el poder que adquiere el Estado que regala ayuda [Entrevista a Paula Vásquez].  El Nacional, Caracas, p. A-9.
27 Crevari, Esteban Luis. La deformación de la representación [Documento en línea].  Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos13/capcinco/capcinco.shtml  [Consulta:  2006, mayo 22].
28 Hernández, Tulio (2005, agosto 28).  La exclusión como modo de vida.  El Nacional.  Caracas, p. D-3.
29 Singer, Florantonia (2005, julio 28).  Alumnos de las misiones cuestan $ 1.200 anuales y 64$ los de las escuelas. El Nacional, Caracas, p. B-20.
30 Wyssenbach, Jean Pierre (2006).  Informe PROVEA 2005:  Con los ojos abiertos.  SIC, Caracas, Centro Gumilla, número 682, pp. 67-76.
31 Ibid.
32 Rodríguez, Gabriela F. Clientelismo político y políticas sociales [Documento en línea].  Disponible en:  http://www.serbi.luz.edu.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1315-85972002008000002&lng=es&nrm=iso&tlng=es  [Consulta:  2006, mayo 31].
33 Benedicto XVI (2006).  Deus Caritas est [extracto].  SIC, Caracas, Centro Gumilla, número 682, pp. 67-76.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Luis Alberto Buttó, « El Impacto de las Relaciones Patrón - Clientela en la Estructura Política Venezolana. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 10 janvier 2007, consulté le 18 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/3277 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.3277

Haut de page

Auteur

Luis Alberto Buttó

Universidad Simón Bolívar (Caracas, Venezuela)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page