Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2008Hervé Piant, Une justice ordinair...

2008

Hervé Piant, Une justice ordinaire. Justice civile et criminelle dans la prévôté royale de Vaucouleurs sous l’Ancien Régime, Rennes, Presses Universitaires de Rennes, 2006, 307 p.

María Eugenia Albornoz Vásquez

Texte intégral

1Este libro es la versión depurada de una tesis doctoral que tuvimos la oportunidad de leer en la Universidad de Dijon durante el año 2004. Su autor ha abordado desde hace más de una década distintos aspectos de la historia social de la justicia, formando parte del equipo de uno de los especialistas en el tema, Benoît Garnot, quien fue su director de estudios y quien escribe el prefacio de la obra que comentamos. Así, esta publicación es, en cierta medida, fruto indirecto de una reflexión colectiva que se ha nutrido de diversos coloquios organizados en torno a problemáticas derivadas del tema, entre las cuales están la prueba jurídica, los testigos, los delincuentes, los procedimientos, los jueces. Se trata de historiadores de la justicia y no de historiadores del derecho, que profundizan en el conocimiento de lo social a partir de la de-construcción detallada de una de las instituciones que más permite explorar el encuentro entre “poderes institucionales” y subjetividades, entre norma y trasgresión, entre individuos y comunidades, entre ley y desorden, entre tradición y modernidad, entre poder local y poder de la monarquía o poder señorial.

2La exploración de parte de un impresionante volumen de documentos judiciales pertenecientes a la pequeña localidad de Vaucouleurs, en Lorraine, durante los ciento veinte últimos años de Antiguo Régimen francés, permite analizar en detalle la vida cotidiana de la institución de justicia de primera instancia y determinar varias conclusiones que iluminan y sacuden nociones estereotipadas acerca del sistema judicial de dicha época. Estamos hablando de un haber de cerca de 9.800 expedientes (¡qué maravilla de fondo!) de los cuales se analizaron exhaustivamente 1.700 con el objeto de comprender qué mecanismos de resolución de conflictos se ponen en práctica cuando surgen problemas al interior de una comunidad. En ese sentido se privilegiaron las faltas y los delitos frecuentes: robos de distintos montos y bienes, maltratos a personas y a la propiedad, litigios de deslinde de tierras y por herencias, pleitos por injurias, promesas de matrimonio incumplidas y deudas se abordaron como nudos de disputa y como oportunidad de comprender las estrategias que los sujetos, llamados aquí justiciables, activan para acabar con el problema que los afecta.

3En ese sentido, la primera audacia consistió en preferir los cientos de expedientes catalogados como “civiles” por sobre los siempre más populares “criminales”, que corresponden al mundo penal. La segunda osadía, si podemos definirla de ese modo, fue detenerse en múltiples aspectos del proceso de justicia, que incluyen la definición de los motivos para emprender una demanda judicial contra alguien, el establecimiento de las partes en disputa, el perfil de los funcionarios de justicia y especialmente de los jueces, el seguimiento de ciertas faltas en el tiempo, entre otros. El autor declara que su intención no es describir ni llegar a determinar con precisión los pasos de la justicia a nivel local –como institución operativa de un reglamento dictado desde una jerarquía del orden social y de la administración territorial– sino más bien desplegar las varias aristas de una entidad que vive gracias a la voluntad y a la participación activa de los actores sociales locales. En ese sentido, la tesis central desenreda actividades en justicia antes que procesos de justicia, y busca comprender elementos de decisión y de acción antes que mandatos de procedimiento y de referencia.

4De hecho, las tres partes por separado y en conjunto intentan dar cuenta de esta opción. La primera, llamada “Los actores”, analiza en tres capítulos el marco institucional de la justicia local (situándola frente a la competencia que representan para ella las otras justicias vigentes, lugares a los que es posible acudir con bastante libertad, como demuestra el autor), la realidad de los jueces como cuerpo inserto en la sociedad, como parte privilegiada pero también vinculada mediante redes sociales y finalmente el conjunto de personas que acude a quejarse y a acusar antes esos jueces y ante esa institución. Aquí aparece nuestra primera carencia, seguramente guiada por los intereses particulares que animan nuestro acercamiento al tema: la variedad de sujetos que reclaman justicia merecía, a nuestro parecer, algo más que cuatro sub-apartados, reunidos en casi treinta paginas, escuálida desproporción frente a los otros dos elementos puestos en relación, la institución propiamente tal y los jueces. Esa es una señal, nos parece, de que la atención no está puesta tanto en los actores del sistema como en los mecanismos que controlan el sistema, etapa necesaria de revisar, en todo caso, si queremos más tarde ir precisamente hacia los usuarios/clientes/animadores de dicha institución.

5La segunda parte, titulada “Lo ordinario del tribunal”, ofrece dos capítulos, la sociabilidad del conflicto y escenas de la violencia ordinaria. En el primero se estudian tres tipos de problema que aparecen con regular frecuencia en la comunidad estudiada: los conflictos de la tierra o agrarios, todas las deudas y los problemas de pareja, que abordan las asperezas en torno al embarazo, el matrimonio y la separación. En el segundo se estudian con detención estadística los lugares, tiempos y técnicas del robo y también los perfiles de los acusados, distinguiendo según ciertas variables como género, edad, clase u origen social y temperamento (sic). En poco menos de 70 páginas se ofrece así una vista panorámica de los elementos más frecuentes en la masa documental analizada, procurando establecer tendencias, representatividad, momentos de inflexión, evolución y cambio. La mirada es general, el método es cuantitativo, las tablas y los gráficos abundan en el segundo capítulo tanto como los relatos ejemplares (no singularizados sino ilustrativos) pueblan el primero. Nuevamente quedamos ansiosos por conocer más profundamente la necesaria variedad de formas y dolores que existieron en esos mil setecientos pleitos.

6Le tercera y última parte, titulada “Justicia y sociedad, una interacción”, aborda la justicia como lugar de intercambio de voluntades, como escenario de poderes. El primer capítulo desmenuza la autonomía y la negociación como dos polos en torno a los cuales los justiciables despliegan sus tácticas e intereses; mediante el análisis de pleitos por herencia o de pleitos por injuria, el autor accede a la llamada “infla-justicia”, a las elecciones de procedimiento y la complejidad de las estrategias que se ponen a funcionar, revelando hasta qué punto es la decisión de los pleiteantes la que mueve o detiene el proceso judicial en general. El segundo capítulo aborda la diversidad de la represión y lleva al primer plano el rol y la participación de los testigos, de la “fe publica” y del control social, como entidades que influyen y modelan, sino actúan como referentes o contrapunto, de los procesos que se siguen en tribunales de primera instancia y que afectan, hay que reconocer, el volumen de pleitos seguidos y la demanda creciente o decreciente, de acceso a la segunda y/o a la última instancia. Esta parte es la maduración de las hipótesis planteadas por el autor y en su conclusión avanza sus propuestas: los justiciables eligen qué procedimiento seguir (civil o criminal), hay un orden social judicial negociado, la distancia o la proximidad de los jueces influye mucho en el tipo de arreglo que se busca para determinado conflicto y el juez local aparece principalmente como mediador, en oposición a la figura que lo dibujaba como un severo juez castigador.

7Esta aproximación a la relación entre justicia y sociedad está siendo explorada también en ciertas universidades españolas. La abundancia de fuentes y las condiciones materiales de la investigación en Europa occidental facilitan una empresa no exenta de largas horas frente a los documentos judiciales, paso inevitable y fundamental para comprender desde dentro instituciones que generan archivos cotidianos de su quehacer y que, nos parece, no pueden ser entendidas ni interrogadas de otra manera que pasando por esta labor.

8Esperamos que las propuestas de Hervé Piant y de sus pares españoles sean recogidas y consideradas por los colegas hispanoamericanos, y que las lagunas del incompleto acervo documental que nos caracteriza, en la mayoría de los casos, no justifiquen acercamientos generalizantes y simplificadores. Las cuestiones incómodas y la mirada polémica, entre otras, orientan e inspiran tanto como la presencia intocada de montañas de papeles: no se trata solamente de mayor o menor volumen de fuentes sino especialmente de intenciones más o menos profundas y a veces también, valientes. Si tenemos en cuenta además que la voluntad de escudriñar de otro modo un espacio concebido como lugar de encuentro, expresión, disputa y modelamiento de hábitos y representaciones colectivas e individuales (antes que mero escenario de costumbres y tradiciones, de aplicación de ley o de opresión y dominación) es una voluntad que puede hacer aparecer no solamente actores sociales sino procesos sociales y culturales hasta ahora desapercibidos, pues vale la pena relevar desafíos como el asumido por el autor y tener el coraje de ir a mirar y reflexionar allí donde nadie quiere ir porque no es particularmente “escandaloso”, suficientemente “moralizante” ni “públicamente importante” para la vida nacional.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « Hervé Piant, Une justice ordinaire. Justice civile et criminelle dans la prévôté royale de Vaucouleurs sous l’Ancien Régime, Rennes, Presses Universitaires de Rennes, 2006, 307 p. »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 15 octobre 2008, consulté le 16 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/43423 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.43423

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search