Navigation – Plan du site
Débats | 2004
Debate en torno al colonialismo
Carmen Bernand

De colonialismos e imperios: respuesta a Annick Lempérière

[08/02/2005]

Entrées d’index

Géographique :

América latina

Chronologique :

siglo XVIII

Palabras claves :

cuestion colonial
Haut de page

Texte intégral

1
La controversia suscitada por la presentación oral de Annick Lempérière giró en torno al significado (anacrónico según ella) de las nociones de colonialismo e imperialismo empleadas por numerosos historiadores entre los cuales la que suscribe se cuenta. Para Annick Lempérière el uso de esos términos conlleva una interpretación ideológica y reductora de los tres siglos de dominio español en América. Uno de los argumentos esgrimidos es que ambos vocablos son relativamente recientes y han sido forjados a lo largo del siglo XIX para dar cuenta de fenómenos específicos que poco tienen que ver con la experiencia americana. Calificar de « coloniales » hechos complejos impide o impediría analizar con sutileza esas sociedades de « antiguo régimen » como las llama, siguiendo a Jacques Poloni-Simard. Los indios, recuerda Annick Lempérière con razón, eran « vasallos » de la Corona.
Este planteo incita a cuestionar toda reflexión basada en la utilización de modelos interpretativos construídos fuera de los contextos de orígen. Si bien comparto con Annick Lempérière el mismo recelo ante toda forma de descontextualización, creo también (y lo uno no niega lo otro) que los modelos y los conceptos nos ayudan a entender los hechos, y que mas allá de la singularidad y de la contingencia, aquellos nos ayudan a trazar tendencias, orientaciones, configuraciones formas o estructuras comparables. Hace pocos meses la revista Annales publicó un interesante artículo de Bin Wong en el cual el autor examinaba la pertinencia del análisis braudeliano de « región » para el estudio de Asia. El Mediterráneo, en la perspectiva de Braudel, constituye un modelo exportable a la manera que los tipos ideales de Max Weber lo son, es decir a condición de no reducir los hechos al modelo teórico sino utilizar esta construcción (basada en hechos empíricos por supuesto) para distinguir las variaciones posibles.

2Estas líneas no pretenden presentar un análisis weberiano del colonialismo. Se trata de comentar brevemente el ensayo de Annick Lempérière a partir principalemente de referencias al siglo XVI, es decir, a una época en que « colonial » no tenía ninguna carga « peyorativa ». Tampoco la esclavitud fue considerada como una institución deplorable por la mayoría de la gente (aunque algunos se alzaron para denunciarla). Eso no significa que no podamos tratar ese fenómeno ni interrogarnos sobre el sentido que tenía la palabra « libertad » para los esclavos, sentido muy próximo al de hoy. Relativizar la « libertad », estudiar en qué contextos se expresa y con qué sentido no excluye tomar en cuenta el significado fuerte (y presente en todos los documentaos sobre esclavos) que es el de autonomía de movimientos y de disposición de su propio cuerpo.

3Algunos ejemplos bastarán en el marco de este diálogo electrónico. Empecemos con las nociones de « imperialismo » y de « colonialismo ». El que estas palabras no aparecieran en los escritos de la época no significa que los hechos designados por ellas no existieran. Se entiende por imperialismo (y seguimos aqui la definición minimalista que nos brinda el diccionario Quillet-Flammarion), la « politique par laquelle un grand Etat cherche à étendre sa domination ». Se puede ciertamente discutir si la España de fines del XV era « un gran estado » o una monarquía incipiente. El hecho es que ya a comienzos del XVI , en 1509 precisamente (y antes de la elección de Carlos a la dignidad de Emperador de los Romanos), Antonio Nebrija escribe lo siguiente:

« ¿quien hay que no vea que aunque el título del imperio esté en Alemania, el imperio en si está en poder de los reyes de España, que dueños de una gran parte de Italia y de las islas del Mediterráneo, se disponen ya a llevar la guerra a Africa y, siguiendo al despachar sus flotas el movimiento del cielo, tocan ya las islas colindantes con los pueblos de las Indias ? Y sin contentarse con eso y tras haber explorado la mayor parte del mundo, poco falta para que el extremo occidental de España y Africa se una con el cabo oriental del globo terráqueo ».

4Esta progresión imperial (porque no hay otra palabra para describirla) implica la expansión de un idioma, el castellano, lengua y vehículo del poder, mientras que el latin adulterado del Santo Imperio Romano Germánico refleja, según Nebrija, su decadencia. El castellano inaugura una era nueva para España, tema que varios decenios mas tarde retoma López de Gómara en su proemio de su Historia. Para Pero Mexía, cronista oficial de Carlos Quinto, la « Cesárea Majestad » entronca con Trajano y Adriano, « españoles ». Conocemos la importancia de la divisa del Emperador, « Plus Ultra ». La figura del Emperador Carlos, la expansión de su imperio (« Tomaste por letra Plus Ultra, dando a entender el señorío del nuevo mundo » (proemio de López de Gómara), la idea importante de la translatio imperii (une nueva manera de interpretar las profecías de Daniel) asi como la translatio ecclesiae , son concepciones « imperialistas » en el sentido neutro que le da el diccionario citado, sin que sea necesario recurrir a la prosa actual ligada a una nueva forma de « imperialismo » y de un nuevo « orden mundial ».

5La vocación imperial precede a la elección del Emperador Carlos V. Recordemos que el tratado de Tordesillas de 1494 divide el mundo (totus orbis) entre España y Portugal. Se trata de una forma de imperialismo « avant la lettre » justificado por la evangelización, conclusión en cierto modo lógica de la serie de bulas papales que durante el siglo XV habían legitimado las empresas de los portugueses en Africa. El descubrimiento del paso hacia el Pacífico por Magallanes y la circumnavegación (inesperada) de Sebastián Elcano permiten simbólicamente al Emperador la edificación de las columnas de Hércules « a la entrada de otro estrecho para que pudiesen mostrar claramente que […] el mundo no tenía ni límites ni confines .
Nadie pone en duda que los vocablos colonial y colonialismo son de uso moderno. Sin embargo la “situación colonial” tal como la ha descrito Georges Balandier en 1955 es un tipo ideal cuyas variantes pueden ser analizadas en distintas épocas, fuera del hecho que después de la independencia se viera el período colonial como “despótico, inquisitorial o oscurantista”. La colonización, en la acepción mas general, implica imposición de un poder exterior a las poblaciones sometidas; explotación de los recursos en beneficio principal sino exclusivo del país “colonizador”, ausencia de derechos políticos a los indígenas, asimilación forzada. Todos estos rasgos son aplicables a la expansión ibérica en el Nuevo Mundo. Ello no excluye modalidades específicas.

6La expansión imperial suscitó en su época debates y opiniones críticas. Bartolomé de las Casas obró para que la Corona pusiera un freno a la arbitrariedad de los encomenderos. Que exagerara en el número de víctimas de la conquista es hoy un hecho admitido, pero no se trata de una batalla de cifras sino de una posición política en favor de los señoríos naturales y de los derechos de los indios. Pero no citaré aqui al dominico, sino a otros españoles actores de los hechos.. Demos la palabra al bachiller Luis Sánchez (1566) :

“Los que los favorescen de veras (a los indios) que es con obras y palabras, son tan raros que en diez y ocho años que he estado en las Indias no he visto cuatro[…] La causa deste mal (el despoblamiento) es que todos cuantos pasamos a las Indias, vamos con intención de volver a España muy ricos. Lo cual es imposible (pues acá no llevamos nada y allá holgamos) sino a costa del sudor y sangre de los indios”.

7Luis Sánchez reconoce que en Mexico “ha habido siempre un poco de justicia y favor para los indios”, pero insiste en la diferencia entre las leyes y los actos concretos. Y agrega:

“lo segundo que ha destruído las Indias fue los esclavos […] el repartimiento de los indios, porque no usan los españoles dellos como vasallos (el subrayado es mío) sino como esclavos y enemigos. En minas, cargas y servicios personales y en las mas partes no guardan mas tasa y viven tan sin ley, como si no fuesen cristianos”. La codicia es la madre de todas las culpas y de este defecto no exime ni “a los jueces eclesiásticos y seglares”, ni a los “clérigos y frailes” ni a los conquistadores y encomenderos”.

8Annick Lempérière tiene razón al recordar que el estatus legal de los indios es el de vasallos, pero una cosa son las leyes y otra los actos, ya sea en el siglo XVI como en el XXI. Esto ya lo sospechaba Francisco de Vitoria, quien en una carta dirigida al padre Miguel de Arcos en 1534 (dos años después de la conquista del Perú) impugna la conducta de los “peruleros” que actuaron en contra de los intereses de la Corona maltratando y matando a sus vasallos. Estos hechos según Vitoria no se justifican de ningún modo, aún cuando algunos pretendan que los indios no son seres humanos, posición que no es la de Vitoria por cierto:
“En verdad si los indios no son hombres sino monas, non sunt capaces iniuriae. pero si son hombres y prójimos, et quod ipsi prae se ferunt, vasallos del Emperador, non video quomodo excusar a estos conquistadores de última impiedad y tiranía, ni sé que tan grande servicio hagan a Su Magestad de echarle a perder sus vasallos” .
El licenciado Francisco Falcón, en nombre de los naturales del Perú (1567) alza también la voz para impugnar los títulos del rey Felipe “a estas partes de las Indias”: el primero de guerra y el segundo de la concesión del papa Alejandro VI. Desde el primer punto de vista

“está claro que la entrada de los españoles en estos reinos fue ilícita y que no hubo derecho para conquistarlos” […]“Y en cuanto al segundo título de la concesión que el papa Alejandro VI hizo a los reyes de Castilla, es cosa conocida que por ella no se les concedió poder hacer la guerra sino en los casos que de derecho se pueda hacer, ni menos se le concedieron los señoríos, ni haciendas de los naturales destas partes”.

9Falcón sostiene que la predicación nunca pudo implicar que se les quitara “ a los dichos señores el señorío” y […] ” Es cosa muy desigual y contra razón que los pastos sean comunes entre españoles e indios, pues los espannoles quieren gozar de los pastos de todas las tierras de los indios y los indios no han de ir a Castilla a gozar de los pastos”.

10Este brevísimo muestrario de opiniones indica que ya en el siglo XVI hubo gentes que impugnaron la explotación de los indios y la ilegitimidad de la instalación de los españoles en detrimento de los señoríos naturales. Por eso no puedo sostener de ninguna forma la idea expresada por Annick Lempérière que se trataba, para los españoles de la época (¿quiénes, por cierto?) de “una migración y una fundación que no implicaba la dominación de un pueblo sobre otro sino la toma de posesión de un territorio”. Las ficciones jurídicas y religiosas acompañan siempre la imposición de un poder exterior a las poblaciones sometidas por conquista.
La encomienda, la explotación de las minas por medio de la mita, las mercedes de tierras, el sometimiento de los caciques, la esclavitud africana e inclusive indígena (a pesar de las Leyes Nuevas), los obrajes, las plantaciones de cochinilla, etc, etc… son rasgos “coloniales” en el sentido corriente del término. Ruggiero Romano (por no mencionar a otros autores que han trabajado recientemente en ese tema) , denunciando por cierto las exageraciones de la leyenda negra, recuerda que los hechos relativos a la mita de Potosi son significativos de la utilización a muy bajo coste de la mano de obra indígena, requisito indispensable para fijar el precio de los metales preciosos. La mita de Potosi es un sistema de trabajo forzado - y Silvio Zavala en su obra magistral sobre el trabajo nos brinda un panorama muy detallado, no sólo para Mexico sino para el virreinato del Perú y el Río de la Plata. El sistema se extiende a lo largo de “cientos e inclusive miles de km” . Las visitas eclesiásticas describen pueblos enteros habitados exclusivamente por viejos, niños y mujeres. Pues muchos mitayos desaparecían para evitar ese trabajo. Se trata de la explotación del trabajo indígena para el beneficio de mineros y de la Corona, explotación que el término de “mita” justifica como costumbre inmemorial de los incas.

11Podríamos dar muchos ejemplos sobre la esclavitud urbana, el trabajo forzado en los obrajes de Mexico y de los Andes. Cualquier persona interesada en estos temas puede consultar el inmenso material recogido por Silvio Zavala en los archivos españoles y americanos. Desde luego que toda forma de opresión supone el desarrollo por parte de los actores de estrategias diversas para escapar a estas situaciones, con consecuencias de gran importancia: aparición del trabajo asalariado, movilidad social, mestizajes diversos. Por otra parte la “colonización” como “tipo ideal” no puede confundirse con la Leyenda negra, incentivada por Alemania en un primer lugar y difundida con gran éxito por Inglaterra y los estados protestantes. Frank Lestringant ha mostrado la similitud de factura entre los dibujos de De Bry sobre los horrores perpetrados en la conquista por los españoles y los grabados de Richard Verstegan denunciando la crueldad de los “heréticos” . Pero como Ruggiero Romano ya lo formulara hace mas de treinta años, cabe preguntarse porqué esa leyenda negra tuvo tanta fuerza y se impuso a pesar de las críticas pertinentes hechas por los historiadores. Creo que hay dos fuentes fundamentales: una de ellas es Holanda por vía de las comunidades marranas de Amsterdam; la otra, Inglaterra a través de las hazañas de los corsarios y sobre todo de la expedición fracasada de Walter Raleigh en las Guayanas. Inglaterra desarrolló con habilidad y tesón una campaña anti-española que tuvo sus repercusiones inclusive en centros muy alejados de la costa atlántica. En Vilcabamba (Perú) los indios, aterrados ante la llegada de nuevos conquistadores encabezados por Drake, pidieron al cura que los protegiera. Pero en Tacobamba, Perú, mas de 3000 indios se concentraron en torno a su cacique Juan Colque, con la intención de rebelarse y de entregarse a los ingleses cuando éstos desembarcaran en Arica. Otros disturbios estallan a fines del siglo XVI en Potosi. Esta breve exposición es reveladora de la implementación política de la “leyenda negra” por los ingleses, tema que merecería un desarrollo mas amplio.

12Que haya habido una “colonización” en el Nuevo Mundo no significa que toda la historiografía deba centrarse en la explotación de la mano de obra local (aunque ello tampoco puede minimizarse). Hace ya mas de diez años, con Serge Gruzinski, proponíamos en la revista L’Homme (1992) una serie de pistas que nos parecían estimulantes para los antropólogos y los historiadores de América latina deseosos de salir de la polémica “negra” sobre la conquista y el colonialismo. Por eso me extraña que Annick Lempérière cite mi contribución al libro de Marc Ferro junto con el “panfleto imaginativo” de Eduardo Galeano: “Las venas abiertas de América latina” y su alusión al fundamentalismo identitario de los pueblos autóctonos “debidamente adiestrados por los antropólogos posmodernos y otros “subaltern colonial and cultural studies””. Eduardo Galeano no es historiador sino escritor y lo que aqui importa es saber porqué miles de lectores se identificaron con un texto que puede parecernos cargado de tintas y discutible. Pero quizás la respuesta se halle en lo “emocional” y en el hecho que los que pierden las guerras ganan, la mayoría de las veces, una victoria simbólica…
En cuanto a las reivindicaciones étnicas de los pueblos indígenas (que luchan ante todo por la cuestión del “derecho colectivo”y que tienen como foro las Naciones Unidas y otros organismos internacionales), no puede uno tacharlas simplemente de fundamentalistas. Tal actitud es a la vez errónea e inútil para la comprensión de un fenómeno sociológico que existe y que replantea en términos étnicos el problema de la “subalternidad”. Cada uno de nosotros puede tener su opinión respecto a tales fenómenos (y todas las organizaciones indígenas no son equivalentes ni en el mensaje general ni en las modalidades de la acción) pero tenemos que reconocer que hoy en día se trata de un hecho insoslayable, y vinculado con la crisis de la “nación”, como lo demuestran los acontecimientos recientes en Bolivia, en Guatemala, en Mexico, en el Ecuador, etc…¿Quién puede sostener que las identidades individuales y colectivas no han cambiado? El “indígena” de los movimientos contemporáneos no quiere retornar al pasado sino incorporarse con su diferencia a la nación, y recobrar su “dignidad”. Que tal programa pueda ser manipulado por instituciones diversas es un peligro que toca por igual a todos los movimientos sociales, ya sean obreristas, feministas, culturales, nacionales o étnicos. Pero la política es justamente una dinámica y una lucha de intereses, y no un ejercicio escolar.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Bernand, « De colonialismos e imperios: respuesta a Annick Lempérière », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 08 février 2005, consulté le 27 mai 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/438 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.438

Haut de page

Auteur

Carmen Bernand

Université Paris X-Nanterre

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page