Navigation – Plan du site
Joaquín Fernández Abara

María Soledad Zárate Campos (Compiladora), Por la salud del cuerpo. Historia y políticas sanitarias en Chile, Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2008, 284 p.

[15/12/2008]

Texte intégral

1Las políticas sociales se están transformando en un tópico relevante para la historiografía. El crecimiento del Estado y sus intervenciones e interacciones con la sociedad son fundamentales para comprender la historia contemporánea y, en especial, la del siglo XX. Dentro de este ámbito, las políticas de salud adquieren una gran importancia. Es en este contexto que se inscribe el libro Por la salud del cuerpo. Historia y políticas sanitarias en Chile, compilado por María Soledad Zarate Campos.

2El libro esta compuesto de un texto introductorio, escrito por Soledad Zárate y por cincos trabajos, cada  uno de los cuales analiza una importante  iniciativa de política sanitaria emprendida en Chile entre fines del siglo XIX y el año 1973.

3En la presentación  María Soledad Zárate nos presenta una  esclarecedora panorámica histórica sobre la intervención del Estado en los problemas de salubridad, vinculando este tema con la historia del cuerpo, de las relaciones de género del proyecto civilizador latinoamericano, entre otros tópicos.

4En el primer artículo del libro “¿Obligar a vivir o resignarse a morir?”, María Josefina Cabrera Gómez trata las políticas de vacunación contra la viruela implementadas en Chile entre fines del siglo XIX y comienzos del XX, centrándose en los debates que se dieron sobre la obligatoriedad de dicha medida. El relato sobre la aplicación de la vacunación antivirólica es la historia del esfuerzo de importantes sectores del mundo médico por vencer las resistencias sociales, especialmente populares, a la vacunación. Estas reticencias, serían la manifestación de la existencia de un ambiente de desconfianza hacia la medicina científica y  hacia el Estado.  Sin embargo, el texto de Cabrera no es exclusivamente el relato de las resistencias a una modernización proveniente “desde arriba”. También es la historia de un  debate en que los médicos higienistas promoverían su obligatoriedad y en que importantes sectores de la clase política, transversales a todo el sistema de partidos, pero con una cultura liberal común, se opondrían. Los médicos vivieron una situación de incomprensión atrapados entre un Estado que no asumía un rol sanitario y un mundo popular que no tematizaba el problema de la salud como algo público. El tema planteado por la autora refleja un problema de fondo: el debate entre una concepción que ve el tema de la salud como un asunto de responsabilidad individual y las concepciones que comenzaron a plantearlo como un problema colectivo, donde la esfera de “lo privado” podía ser intervenida en pos de solucionar un problema público. Era el surgimiento de un concepto de “salud pública”, el que finalmente, pero no sin importantes resistencias, llegaría a generar importantes niveles de consenso.

5“Todo lo que usted debe saber sobre enfermedades venéreas”, es el segundo artículo, donde Catalina Labarca Rivas estudia las primeras campañas de educación sexual implementadas por el Estado entre los años 1927 y 1938.  Hacia fines del siglo XIX, pero especialmente tras el fin de la Primera Guerra Mundial la preocupación por la rápida propagación de las enfermedades venéreas se transformó en un tema de primera importancia. En este contexto, los médicos y el estado consideraron imprescindible llevar adelante campañas de educación sexual prevenir la expansión del flagelo. Así, se llevó adelante una campaña de educación sexual mediante la difusión de manuales. En estos, se intentó extirpar de al educación sexual los dogmas de carácter religioso, para sustituirlos por un discurso científico, en el que el temor al sexo y su negación deberían ser reemplazados por una concepción de “sexualidad responsable”.  Las enfermedades sexuales, llamadas “vergonzosas”, pasaron a  ser denominadas “enfermedades de trascendencia social”. Se intentó de esta manera llevar el tema al espacio público, evitar su ocultamiento y fomentar una actitud “racional” ente el sexo, centrada en sus consecuencias sociales. En esta tónica, se adoptó un discurso nacionalista proclive a la eugenesia,  que apuntaba a la necesidad del mejoramiento de la raza para así constituir a Chile en una potencia. Nuevamente vemos como se asume un esquema pro salud pública, el que interviene en uno de los aspectos más íntimos de los individuos como es la sexualidad. Las fronteras de lo privado se derribaban en pos de un discurso salubrista y nacionalista en beneficio de la patria-raza. El Estado, en alianza con los médicos higienistas asumieron la responsabilidad de educar a la población sobre su sexualidad, desplazando los padres aduciendo su “ignorancia”. Estos actores tomaron la atribución de reglar las conductas íntimas de los individuos en el ámbito sexual y, por lo mismo, intentaron moldear un nuevo esquema de relaciones de género, en que “la mujer llevaba a cabo su mandato biológico” de madre y “y el hombre asumía su responsabilidad en mantener la salud y el honor familiar”. Se intentaba así romper con esquemas anteriores que veían en la mujer a la responsable de velar por el honor familiar.

6Un tercer artículo, titulado “La nación en peligro”, de Andrea del Campo Peirano aborda el debate médico sobre el aborto en la década de 1930. Según del Campo, en las primeras décadas del siglo XX habría primado entre los médicos un ideario antiabortista y contrario al control de la natalidad. Esta visión pronatalista se basó sobre principios nacionalistas que veían en la disminución de las tasas de natalidad un peligro para la soberanía nacional. Sin embargo, diversos indicios mostraban que las prácticas de esterilidad voluntaria, como eran llamadas en la época las experiencias anticoncepcionales y abortivas, eran frecuentes. Llamaba la atención especialmente el aborto, que generaba una gran cantidad de hospitalizaciones debido a complicaciones. Los médicos comenzaron a estudiar este problema y, en general, propusieron como solución la persecución policial a los abortistas y la oferta de protección social a las embarazadas. Estas visiones fueron contestadas, en 1935, por Victor Gacitúa, jefe de la maternidad del Hospital San Borja, quien  expuso un estudio titulado “El problema del aborto en Chile”. Gacitúa dio un giro en el modo de entender y enfrentar el problema del aborto. Si bien veía en el aborto un mal, sostenía la necesidad de legalizarlo para normarlo y llevarlo adelante bajo supervisión médica y en condiciones sanitarias que resguardaran la vida de las mujeres. Dentro de su concepción, las mujeres que abortaban pasaban a ser consideradas víctimas de una realidad social que las sobrepasaba y no criminales.  Estas posturas encontraron eco en el ala izquierda de Asociación Médica de Chile, que, en medio de una gran polémica, las defendió en  su convención de Valparaíso del año 1936. La postura de este sector veía en los efectos de los abortos clandestinos un grave problema de salud, a la vez que pretendían mejorar la salud de los niños y alargar su esperanza de vida mediante una adecuada planificación familiar. De este modo, los médicos del ala izquierda de la Asociación defendieron la legalización del aborto y la difusión de conocimientos sobre anticoncepción. Así se resaltaba una idea de “maternidad consciente”, la que -sin embargo- no cuestionaba la idea del rol maternal como principal elemento de la identidad femenina. Tras estas posturas había una cierta inspiración neo-malthusiana, pero sobre todo eugenésica, la cual pretendía evitar la procreación de una descendencia con “taras”. El “feminismo” chileno de la época también apoyaba esta concepción. Estas posturas no prosperaron, y debieron enfrentar un duro rechazo desde el mundo católico y las corrientes pronatalistas.

7Jadiwa E. Pieper Mooney nos presenta el cuarto artículo del libro, titulado “Salvar vidas y gestar la modernidad”, el que  trata la implementación de las políticas de planificación familiar en la década de 1960, analizando la posturas de los médicos, el mundo político y la Iglesia Católica y poniendo especial atención en el papel asignado a la mujer por estos actores. Según Pieper, las altas tasas de abortos clandestinos, con sus consecuencias usuales de complicaciones y mortalidad materna, habrían adquirido rasgos considerados epidémicos por importantes sectores de los médicos. Esta situación habría facilitado el surgimiento de un discurso pro-vida, que veía en el fomento a la anticoncepción la manera de evitar este flagelo. Muchos médicos, de manera particular, apuntaron a implementar y mejorar tecnologías de planificación familiar, a la vez que encontraron apoyo en los gobiernos chileno, estadounidense y organizaciones internacionales. La propia Iglesia Católica, internacionalmente, se mostró vacilante por algunos años sobre el tema, dando pie a la aceptación de estas tendencias por importantísimos sectores del catolicismo local. Estas posturas estaban influenciadas por corrientes neo-malthusianas, que veían en la planificación familiar uno de los factores fundamentales para derrotar la pobreza y salir del subdesarrollo. Pieper muestra como estas políticas se orientaron en pos un discurso desarrollista y modernizador, al servicio de un objetivo nacional global, que no puso énfasis en los derechos de las mujeres y ni en su capacidad de decisión.

8El libro concluye con el artículo “Alcoholismo y cambio social”, escrito por Mariana Sofía Labarca Pinto, quien nos muestra la implementación de un programa de salud comunitaria en la zona sur de Santiago, entre los años 1968 y 1973, cuyo principal énfasis estuvo en la lucha antialcohólica. Labarca nos muestra cómo el alcoholismo pasó de ser considerado un vicio a una enfermedad. En la década de los 60 esta visión se vio reforzada por el énfasis que la psiquiatría puso en al situación de dependencia que dicho flagelo generaba entre los afectados. Así, se consolido la visión del alcohólico como un sujeto que requería asistencia médica.  Esta situación se vio acompañada por importantes cambios en el mundo de la psiquiatría y, en general, de la salud pública. Mientras los organismos internacionales favorecían un concepto más amplio e integral de Salud Pública, nuevas corrientes en la psiquiatría apuntaban a la  desinstitucionalización de los enfermos mentales. Así, el concepto predominante hasta el momento de “higiene mental” pasó a ser reemplazado por el de “salud mental”. En medio del ambiente político-social chileno de la década de 1960, la lucha antialcohólica ya no fue vista como un frente en la “defensa de la raza”, sino como un paso más en el “cambio social”, en la lucha contra la pobreza e incluso en la superación de la sociedad de clases. En este marco, un grupo de psiquiatras encabezados por el doctor Juan Marconi llevó adelante una iniciativa de salud comunitaria en el sur de Santiago, en la que pretendía realizar una “revolución cultural programada” combatiendo el alcoholismo y modificando conductas, formas de sociabilidad y nociones de masculinidad asociadas a este problema. Para lograr estos fines, se apoyaría en la propia comunidad, que sería parte activa en estos programas.

9Cabe destacar el enfoque con que las autoras abordan los temas, analizando los cruces e interacciones entre la medicina, las políticas públicas, la historia de género y del cuerpo, entre otros temas. Este análisis plural permite un acercamiento crítico al tema, el cual se aleja de los relatos épicos propios de las historias institucionales. El libro además tiene la gran virtud de estar escrito de manera clara y accesible, sin perder por ello complejidad.

10Por lo mismo, quizás hubiera sido preferible un título más amplio que Por la salud de cuerpo, debido a que este no da cuenta de todos los temas abordados en el libro y deja a un lado las interesantes contribuciones que hace sobre el tema de la salud mental.

11El texto abre también nuevas inquietudes y ventanas a la investigación. Cabría esperar que nuevas investigaciones aborden bajo este esquema temas tan importantes como la lucha contra la tuberculosis y la desnutrición. Resalta también, tras la lectura de este libro, la necesidad de hacer un estudio de historia conceptual sobre la noción de “raza” en la primera mitad del siglo XX en Chile, cuantificar y distinguir las principales características del alcoholismo en el mismo siglo, analizar la evolución de las prácticas abortivas y sus magnitudes entre otros temas.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Joaquín Fernández Abara, « María Soledad Zárate Campos (Compiladora), Por la salud del cuerpo. Historia y políticas sanitarias en Chile, Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2008, 284 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 15 décembre 2008, consulté le 16 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/46653

Haut de page

Auteur

Joaquín Fernández Abara

Universidad Alberto Hurtado, Pontificia Universidad Católica de Chile

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page