Navigation – Plan du site
Colloques | 2009
Los actores locales de la nación, siglos XVII-XXI. Análisis interdisciplinarios. – Facultad de Filosofía y Letras – BUAP y El Colegio de Tlaxcala, A. C., 2-3 dic. 2008.
Evelyne Sanchez

De la irracionalidad de la ley a la racionalidad del actor. Conflicto y negociación en la Asamblea Constituyente de 1856.

[11/01/2009]

Résumés

El artículo 15 relativo a la libertad de cultos y sometido a voto en la Asamblea Constituyente de 1856, fue el resultado de una negociación fuerte entre los integrantes de la comisión encargada de la redacción de una nueva Constitución dentro de una configuración global tensa, especialmente con el gobierno de Comonfort, asustado por posibles sublevaciones. Expuestas a la luz las divergencias dentro de la comisión, el texto fue objeto de nuevas negociaciones dentro del grupo liberal. El análisis del discurso político a partir de una perspectiva sociológica permite contextualizarlo dentro de estrategias cambiantes que los diputados fueron adaptando de acuerdo a la evolución de los debates y de los obstáculos que surgieron para el voto del texto.

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

México

Chronologique :

Siglo XIX
Haut de page

Texte intégral

Introducción.

  • 1 Las obras básicas que hemos utilizado aquí son las siguientes: Barth, Fredrick. Process and Form in (...)
  • 2 Es el caso por ejemplo de la propuesta de modelo que Fredrick Barth elaboró a partir del análisis d (...)

1Los estudios sobre el actor, como sujeto capaz de negociar dentro del marco de una relación de poder, en función de sus recursos y de su posición dentro de la configuración de los actores con los que se relaciona, se han enfocado en especial sobre cuatro temas: la toma de decisión de los actores relacionados, las reglas del juego que les permite actuar y delimita a la vez su campo de maniobra (o sea la relación entre el actor y el sistema), la necesaria racionalidad de los actores capaces de establecerse metas y estrategias para alcanzarlas y la incertidumbre que caracteriza la acción social y que es al mismo tiempo objeto de estrategia1. Si N. Elias, a través de sus estudios históricos, ha integrado el factor tiempo en sus estudios, pocos son los sociólogos y antropólogos que lo han hecho. Este limitante los ha llevado a enunciar un aspecto importante del análisis de los actores sin darle importancia a la hora de aplicarlo en sus propios trabajos de investigación: se trata de la capacidad del actor para modificar todo o parte de las reglas del juego2.

  • 3  Elias, Norbert, Op. Cit.

2Los tiempos de estudio no deben ser necesariamente largos, basta con que incluyan unos cambios configuracionales para que un texto, que resulta de una negociación entre un número limitado de actores, aparezca como irracional cuando se presenta frente a nuevos actores. Aplicaremos aquí la propuesta de N. Elias sobre los juegos en configuraciones múltiples que ponen a actores en un juego de negociación a diferentes niveles3. Su modelo tiene para nosotros dos ventajas: 1ro. permite entender la complejidad de la acción colectiva tomando en cuenta varios contextos configuracionales, 2do. Elias propone que a partir del estudio de la toma de una decisión negociada entre varios niveles de actores se puede hacer una evaluación de la democratización de la sociedad, lo cual nos permite discutir con los politólogos.

  • 4  Aparte de una bibliografía regional ya consistente sobre estas regiones, se puede consultar con pr (...)

3¿Qué mejor momento para analizar los cambios que quisieron aplicar un grupo de actores a una parte de las reglas de juego que las discusiones apasionadas de los diputados – nuestros actores locales de la nación- sobre el texto de una nueva Constitución? Este texto, que se discutió en la Asamblea Constituyente de 1856, vislumbraba establecer las normas de un Estado y una nación idealizados y definidos en clara oposición con la estructura corporatista de la sociedad heredada de la colonia. Esta voluntad de ruptura iba necesariamente a afectar las configuraciones que solían enmarcar las relaciones de poder a la escala local y regional. Si era posible negociar y hacer aceptar importantes cambios, aunque con grandes resistencias regionales (ver las tierras comunales de Oaxaca y Tlaxcala, la resistencia poblana contra la aplicación de la desamortización de los bienes de la Iglesia4), se considera que el gran fracaso de la Asamblea fue el rechazo que opuso una mayoría de diputados al voto de la libertad de cultos.

  • 5  Zarco, Francisco, Historia del congreso extraordinario constituyente (1856-1857), México, 1956.

4Entre los múltiples debates en que participaron los diputados de la Asamblea Constituyente de 1856 y que nos reporta Francisco Zarco5, el más tenso y discutido fue acerca de la propuesta de artículo referente a la libertad de cultos e incluido dentro de la propuesta de Constitución sometido a discusión. A las sesiones públicas, concurrieron unos 106 diputados cuando se abrió el debate sobre el artículo 15, 112 participaron en la votación, y Francisco Zarco nos precisa que el público llenaba el edificio.

5El texto del artículo que se discutió fue el siguiente:

Artículo 15: “No se expedirá en la República ninguna ley, ni orden de autoridad, que prohíba o impida el ejercicio de ningún culto religioso; pero habiendo sido la religión exclusiva del pueblo mexicano la católica, apostólica, romana, el Congreso de la Unión cuidará, por medio de leyes justas y prudentes, de protegerla en cuanto no se perjudiquen los intereses del pueblo, ni los derechos de la soberanía nacional”

6Debemos subrayar primero la timidez de la propuesta: la libertad de cultos se enuncia en la primera parte del texto de forma negativa, favoreciendo los reproches de los conservadores que se oponían a la libertad de cultos y también de los liberales más duros, quienes reclamaban la afirmación clara del nuevo derecho. La segunda parte niega la igualdad de tratamiento a los diferentes cultos dándole protección a la religión católica (lo cual nos recuerda que la libertad de cultos no lleva necesaria y mecánicamente hacia la laicidad) mientras la tercera parte del texto impone restricciones únicamente a la religión católica.

7A pesar de ser un texto evidentemente redactado con fines de negociar con todas las facciones presentes en la Asamblea de 1856, no convenció a los conservadores y no obtuvo un apoyo incondicional de los liberales. Por los resultados que tuvo en el voto, declarado sin lugar y regresado a la comisión que lo había redactado, se ha presentado el texto como torpe e irracional. Torpe seguramente lo fue pero hasta hoy no se ha buscado entender por qué un grupo de diputados redactó y firmó este texto pensando que tenía la forma más adecuada para conseguir algún consenso en la Asamblea Constituyente. Para conseguirlo, necesitaremos desplazar nuestro estudio desde la irracionalidad aparente del texto a la racionalidad de los actores contextualizados dentro de una red de actores en negociación.

  • 6  Crozier, Michel y Friedberg, Erhard, Op. Cit. p. 269.

8Debemos precisar desde ahora que no tomaremos en cuenta la cuestión de las convicciones religiosas  de los individuos que participaron en el debate: se trata aquí de entender cuál fue la suerte del texto desde su elaboración hasta su voto que lo rechazó dentro de un contexto bien delimitado: el de actores que deben argumentar y negociar para convencer a un grupo mayor de actores. Todos se han presentado como buenos católicos al inciciar sus discursos, así que dentro de la discusión y desde la perspectiva sociológica que es la nuestra aquí, podríamos considerar este recurso como irrelevante cuando debates sobre la calidad de la representación democrática, el temor a la población indígena y las relaciones de fuerza con el Presidente de la República Ignacio Comonfort y su gobierno, influyeron de manera mucho más determinante en el resultado de las discusiones. Además, como lo subrayaron M. Crozier y E. Friedberg, suele ser necesario para el actor político desplazar los debates desde los valores hacia sus aspectos pragmáticos, ya que los valores no suelen ser negociables6. Uno de los primeros puntos planteados, es pues, que todos los diputados estaban de acuerdo en la libertad de consciencia era indiscutible y que lo único sobre lo que se podía debatir era saber si era o no oportuno autorizar la práctica pública de cultos no católicos.

9En estas condiciones el artículo 15 fue redactado por los integrantes de la Comisión encargada de la redacción de una nueva Constitución antes de ser sometido a discusión en la Asamblea frente al conjunto de los diputados presentes, al público, a pesar de las reservas de algunos diputados a este respecto, y frente a tres secretarios del gobierno federal: Lafragua, secretario de Gobernación y también diputado de Puebla, Montes, Ministro de Justicia y Negocios eclesiásticos y de la Rosa, Ministro de las Relaciones Exteriores.

La redacción del texto: la búsqueda de un consenso.

10No tenemos informes de las discusiones que hubo en la comisión durante la elaboración de los artículos que integraron la propuesta de Constitución. Las fuentes de las que disponemos son posteriores a la redacción de dichos artículos ya que son los debates que reunieron los diputados de la Asamblea en su conjunto. Es analizando dos series de discursos que se pronunciaron primero entre el 16 de junio y el 10 de julio de 1856 sobre el proyecto de constitución en general, y luego entre el 29 de julio de 1856 y el 5 de agosto sobre el artículo 15 en particular, que vamos a reconstruir la configuración de los integrantes de la comisión durante la elaboración del texto.

11Antes de entrar en los detalles de la configuración de la comisión, debemos presentar la configuración global de los diferentes niveles de actores (ver figura 1), ya que los integrantes de la comisión la tuvieron que tomar en cuenta en el momento que estaban elaborando su proyecto de constitución.

12Los integrantes de la comisión tuvieron que tomar en cuenta la complejidad de la situación en que iba a estar sometida su propuesta. No sólo se iba a discutir dentro de una asamblea donde la movilización de sus colegas diputados iba a ser excepcional y el gobierno iba a intervenir formalmente dentro del recinto del congreso mediante discursos de varios de sus ministros. Además, la opinión pública así como las manifestaciones de grupos organizados (especialmente las autoridades eclesiásticas y varios municipios) mediante la prensa y mediante su conexión con varios de los diputados presentes en la Asamblea iban a buscar arbitrar los debates. De hecho, estos grupos se organizaron antes de las primeras reuniones de la comisión, en febrero de 1856, descalificándola al presentarla como una reunión de infieles y ateos.

13Frente a la postura radical de estas manifestaciones a favor de la conservación de la religión católica como religión de Estado y frente a la postura conservadora que adoptó el gobierno liberal de Ignacio Comonfort en este debate y que expuso claramente el secretario de Relaciones Exteriores (ver más adelante), la comisión no se quiso presentar como el resguardo de un liberalismo radical. Examinemos primero el perfil de sus integrantes.

Cuadro 1: Comisión.

Cuadro 1: Comisión.

Fuente: Zarco, Francisco, Historia del congreso extraordinario constituyente (1856-1857), México, El Colegio de México, 1956, p. 43.

14Ponciano Arriaga era sin duda el hombre fuerte del Congreso, siendo el único diputado electo en 8 estados de la República. Reconocido como tal, fue electo primer Presidente del Congreso, en febrero de 1856, y presidió también la principal comisión que se creó, la que fue encargada de la redacción de una nueva constitución.

  • 7  Zarco, Francisco, Op. Cit., p. 30.

15De hecho, la comisión presenta claramente las relaciones de fuerzas en el momento de la apertura del Congreso, ya que en la primera elección de las autoridades se obtuvieron los resultados siguientes: Arriaga presidente, Yañez vice-presidente, Gúzman primer secretario, Cortés Esparza segundo secretario, Olvera 3 tercer secretario., Arias cuarto secretario7. Y quien no estaba electo a la cabeza del Congreso recibía un nombramiento en una de las otras comisiones particulares. La comisión gozaba entonces de toda la legitimidad… de los 79 diputados presentes el 17 de febrero en el recinto del Congreso, día de la elección. Con un voto de 112 diputados para clausurar el debate sobre el artículo 15, el margen de incertidumbre era mucho más amplio que lo que deja percibir la fuerza que ejercía la comisión en el momento de su creación.

16Todos los otros integrantes de la comisión fueron nombrados al mismo tiempo que Arriaga con excepción de Melchor Ocampo y José María Castillo Velasco, que fueron integrados después para responder a la petición del diputado de Tamaulipas de aumentar el número de integrantes de la comisión con el fin de darle representación a los estados de la frontera norte amenazada por los indígenas nómadas y por un posible regreso de las tropas de Estados Unidos. Como lo podemos ver, la elección de Ocampo y de Castillo Velasco no resolvió el problema y la zona central de México fue claramente la más representada, en especial el Distrito Federal y el estado de México. Esto era el resultado lógico de una votación realizada antes de que los diputados de los estados más alejados de la capital pudieran llegar a votar.

17Se puede apreciar así que, desde su nombramiento, la comisión padecía de una carencia de legitimidad de representación por la menor proporción de diputados que la pudieron elegir y por la casi ausencia de representación de los estados periféricos de la República. Conscientes de esta debilidad, sus integrantes optaron por una estrategia que Melchor Ocampo presentó a la Asamblea y que nos reporta Francisco Zarco. Esta estrategia consistía en incluir a nuevos actores –como observadores- sin perder el control y la autonomía del trabajo en el seno de la comisión:

18El 28 de febrero,

El señor Ocampo anunció que la comisión de Constitución había acordado reunirse diariamente por la mañana en el mismo local de la cámara para que los diputados que gusten asistan a sus discusiones.

19Poco después, el diputado agregaba:

  • 8  Zarco, Francisco, Op. Cit. p. 46

El señor Ocampo expuso que la comisión de Constitución se había reunido ya varias veces (…) que la comisión se reunía todas las noches; que se había ocupado ya de las cuestiones principales, y que tenía acordadas las bases generales, los principios abstractos, sin que hasta ahora surgiese ninguna diferencia en las opiniones de los miembros de la comisión. Añadió que se abstenía de referir cuáles eran esas bases, porque, como aún habían de ser más detenidamente examinadas, podrían ocurrir algunas variaciones.8

20De esta forma, Ocampo invitaba a sus colegas a escuchar en la mañana decisiones que se solían tomar en las noches y que ya estaban tomadas en sus principales aspectos. Poco consecuente con su invitación, rechazaba hacer público lo que quedaba por decidirr.

21El consenso con el que la comisión tomaba sus decisiones y que mencionaba Ocampo, fue uno de los argumentos de su yerno José María Mata a la hora de explicar el artículo 15 frente a sus colegas dudosos de la correcta redacción del texto. Sin embargo, este consenso no pudo ser mucho tiempo un argumento de defensa del artículo en la medida que varios integrantes de la comisión se declararon rápidamente en desacuerdo, ya fuera a su introducción en el texto de la Constitución o bien , a la forma en que se aprobaba por la negativa a la libertad de cultos.

  • 9 Ibid, p. 454.
  • 10  Sobre los argumentos de Olvera ver Francisco Zarco, Op. Cit. páginas 349-351. Olvera propuso que s (...)
  • 11  Zarco resume la postura de Cortés Esparza en estos términos: “El artículo 15 del proyecto sobre re (...)

22Ya desde la entrega del texto, Romero Díaz, quien había firmado el proyecto, le había agregado esta nota: “Suscribo el proyecto que precede, a reserva de votar contra algunos puntos en que no estoy conforme9. Olvera, a pesar de ser el diputado suplente de Arriaga, tomó rápidamente su distancia para criticar el texto y pedir que los Estados tuvieran la posibilidad de emitir o no la ley de libertad de cultos en función de las circunstancias propias de su población10; mientras Cortés Esparza se oponía a la introducción de un artículo relativo a la religión en la Constitución, documento que debía integrar únicamente, según él, la forma en que los individuos regulan las relaciones entre sí con la sociedad11.

  • 12  Op. Cit. p. 466.

23Frente a estas divergencias claramente expuestas frente al conjunto de los diputados reunidos en este debate, Mata no tenía oportunidad de convencer a sus colegas de que el artículo 15 había conseguido el consenso dentro de la comisión y las críticas, principalmente de liberales decepcionados por la propuesta, redoblaron. Al declarar que la unidad religiosa era ficticia y que por lo tanto la propuesta de ley era conforme a la realidad, también consiguió movilizar en su contra a los conservadores moderados12.

24Este primer debate general sobre el proyecto de constitución reprodujo pues los debates que habían agitado la comisión durante sus deliberaciones internas. Al exponerlas frente al conjunto de los diputados, los integrantes de la comisión perdieron la oportunidad de presentar el texto como fruto de un consenso sino más bien como el resultado de una negociación apretada entre un núcleo fuerte alrededor de Arriaga, compuesto por Mata y su suegro Melchor Ocampo y Castillo Velasco, y diputados no convencidos de la necesidad de incluir el texto por diversos motivos. En medio de estos dos núcleos, quedaba un grupo de diputados que no quisieron tomar la palabra en ningún momento de los debates sobre el artículo 15 (Yañez, Cardoso, Gúzman, Escudero Echánove). Es para conseguir el apoyo silencioso de estos cinco diputados que José María Mata afirmaba el consenso improbable de la Comisión.

25En los debates posteriores sobre el artículo 15 en específico, una intervención de Arriaga nos proporciona algunos elementos más para entender cómo los diputados de la comisión habían negociado en función del poder que asumía su presidente. Arriaga tomó la palabra en un discurso que resumió Zarco: al contrario de sus colegas, no llegó con un discurso preparado y por lo tanto no lo pudo entregar a su colega quien los estaba recopilando. Su iniciativa fue más bien una respuesta a la situación tensa de los debates. Frente a la resistencia inesperada de los liberales, Arriaga se arriesgó a proponer una negociación: aceptaba que se reformulara el texto mientras se seguía afirmando la libertad de cultos. Para legitimar su propuesta, se presentó como el único autor del texto. Si creemos su afirmación, el artículo parece entonces como una imposición a la comisión por parte del hombre fuerte de la Asamblea, fuerza que sacaba de sus múltiples anclajes regionales que se manifestaron en sus ocho elecciones. El tono tímido y negociador de un texto escrito por un ferviente defensor de la libertad de cultos se explicaría entonces por las presiones que ejerció el gobierno de Comonfort en contra de este proyecto. Esta explicación es convincente y ningún integrante de la comisión la ha criticado pero nos parece todavía corta.

  • 13  Acerca del artículo 3 del proyecto de Constitución relativo a los títulos de nobleza y reconocimie (...)

26Este brusco cambio de estrategia por parte de Arriaga merece que nos detengamos un poco a analizarla. Sabemos que los desacuerdos dentro de la comisión eran habituales y que tocaron a varios asuntos sin relación con la cuestión religiosa13. Pero cualquier propuesta de nueva redacción de un texto sometido al voto debía pasar por la comisión encargada de este trabajo y al no respetar esta regla Arriaga creaba una diferencia entre este desacuerdo y los otros que conoció la comisión. En términos de manejo de la incertidumbre, Arriaga elaboró una estrategia que vislumbraba disminuir su incertidumbre frente al aumento del número de diputados que participaban en el debate, frente a la postura inesperada de sus amigos liberales y frente a la falta de cohesión de los integrantes de la comisión con excepción de su propio núcleo que se expresaba por la voz de José María Mata.

  • 14  Zarco, Francisco, Op. Cit,. 669.

27A estas alturas del debate, quedaba claro que el grupo liberal a favor de la libertad de cultos estaba dividido en tres grupos: uno aceptaba votar por el artículo tal como estaba redactado, otro grupo importante y encabezado por Zarco deseaba una afirmación más radical del nuevo derecho que se quería instaurar, otro mucho menor no quería introducir el tema religioso en el texto de la constitución. Arriaga decidió ignorar a este último que tuvo la oportunidad de tener en la persona de Cortés Esparza un representante dentro de la comisión, y aliarse con el segundo grupo con el fin de no quedar en minoría frente a los conservadores y a los moderados y buscar así constituir un contrapoder eficiente frente a la presencia del gobierno dentro del Congreso. Su oferta fue escuchada ya que pocos minutos antes del voto Francisco Zarco se presentó otra vez a la tribuna afirmando que aceptaba las explicaciones de la comisión sobre los motivos que prevalecieron en la redacción del artículo y pedía entonces a sus colegas que votaran a favor del texto14.

El debate público: la integración de nuevos actores.

28El debate público permitió la integración de nuevos actores: el conjunto de los diputados presentes, de los que hay que destacar a los que tomaron la palabra en pro o en contra del artículo, el público presente en el debate ya que se rechazó la propuesta de una deliberación secreta, y la opinión pública dividida entre los grupos organizados (pueblos, clero, mujeres) y un público más difuso que se alcanzaba mediante la prensa. El debate también fue el escenario de una medición de fuerza entre los diputados liberales y el gobierno de Comonfort que, a pesar de haber llegado al poder con la revolución de Ayutla, estaba conformado por una coalición entre liberales y conservadores moderados.

29La relación de fuerza empezó desde el discurso de Comonfort en el Congreso en el momento de su apertura, el 18 de febrero de 1856, bajo la presión de una sublevación militar que se estaba organizando desde Puebla. Dentro de este contexto, Comonfort definió el trabajo de los diputados como sigue:

  • 15 Ibid, p. 31.

Ensayados todos los sistemas de gobierno, habéis podido conocer sus ventajas y sus vicios y podéis, con más acierto que los legisladores que os han precedido, combinar una constitución que, adaptada exactamente a la nación mexicana, levante sobre los principios democráticos un edificio en que perdurablemente reinen la libertad y el orden.15

30Los trabajos de la Asamblea quedan bien delimitados: los diputados deben proponer una constitución “combinada” y negociada, o sea no radical, con el fin de que la afirmación de ciertas libertades no provocará desorden y apaciguara a los poblanos sublevados. La necesidad de “adaptar” la constitución a “la nación mexicana” fue el argumento que retomaron los diputados conservadores afirmando con el apoyo de cartas, representaciones y folletos de varias organizaciones que el pueblo mexicano todavía no estaba listo para aceptar la libertad de cultos. La calidad de la representación democrática requería pues que se tomara en cuenta esta realidad. A este argumento, los liberales radicales contestaban que la representación había sido asegurada por su elección al cargo de diputados.

31Los secretarios del gobierno que intervinieron en el debate sobre el artículo 15 fueron aún más claros. Desde el debate general, el Secretario de Relaciones Exteriores, de la Rosa, afirmaba en nombre del gobierno su clara oposición al texto presentado por la comisión:

  • 16 La postura del gobierno no es tan radical como lo deja ver este extracto ya que el secretario sigue (...)

El artículo 15 del proyecto establece la tolerancia, y el gobierno está en contra de esta peligrosa innovación por grandes razones de Estado y por serios motivos políticos.16

  • 17  Sanchez, Evelyne, “Les enjeux identitaires de la liberté de cultes. Une analyse des débats du Cong (...)

32Esta intervención es clave en el debate, no sólo por su contenido sino también por el cargo que ocupaba entonces de la Rosa. En efecto, el principal argumento que se ha manejado en el debate sobre la libertad de cultos era que su voto iba a permitir la inmigración de europeos no católicos, lo cual era el primer paso de la política de colonización y de blanqueamiento de la población indígena considerada por las élites criollas como peligrosa17. El discurso del Secretario de Relaciones Exteriores era una forma de desvirtuar el argumento antes de que se pronunciara.

  • 18  Zarco, Francisco, Op. Cit, p. 625-626.
  • 19  Crozier, Michel y Frieberg, Erhard, Op. Cit.

33La intervención de Lafragua, secretario de gobernación, fue más sutil en la medida que la hizo “como representante por el estado de Puebla”, y en nombre de esta representación afirmaba que los diputados “legisladores de un pueblo cristiano, debemos respetar la religión que profesamos”. A partir de allí retomaba el argumento de Olvera según ello cual “el filósofo puede considerar el derecho aislado; el legislador no puede perder de vista el hecho a fin de aplicar el principio abstracto a la situación peculiar del pueblo para quien legisla”; pero mientras Olvera sacaba de esto la conclusión que se debía dejar a los estados la tarea de legislar en función de las circunstancias regionales, lo cual podía también apaciguar a Puebla, Lafragua se oponía a la libertad de cultos. Fortaleció esta estrategia que consistía en aprovechar las diferencias adentro de la comisión al utilizar también el argumento de Cortés Esparza diciendo que “las constituciones sólo deben contener los derechos políticos, y la libertad de consciencia no es un derecho político” por lo tanto no hay motivo para integrar dicho artículo al texto constitucional. Obviamente, forzó mucho el argumento al pasar de libertad de cultos a libertad de consciencia18. Muy consciente de las diferencias que dividían la comisión y que sus propios integrantes habían expuesto a la luz, Lafragua, como buen estratega, las supo aprovechar para enraizar en ellas su propia argumentación. Como lo subraya Crozier, jugar con la incertidumbre es un recurso dentro de la negociación19: Lafragua supo cómo aumentar la zona de incertidumbre de los integrantes de la comisión dando validez a los miembros disidentes de esta. Al aumentar la confusión dentro de la organización responsable del texto, el secretario de Gobernación y diputado de Puebla jugaba a disminuir su propia incertidumbre sobre el resultado del debate. Por lo tanto, la relación de fuerza depende de la zona de incertidumbre controlada por unos u otros actores. Este control se construye, en el tiempo, en una serie de reacciones en cadena que prohíbe cualquier forma de determinismo: eso explica que apenas cuatro años después del debate, se pudo votar la libertad de cultos; cuando la configuración de los actores, y por lo tanto sus estrategias y negociaciones habían cambiado por completo.

34El último representante del gobierno en presentarse, en la penúltima intervención antes del voto fue Montes, ministro de Justicia y Negocios Eclesiásticos “para expresar cuál es el concepto que el Ejecutivo tiene acerca de la opinión pública”. A esto agrega que

  • 20  Ibid, p. 684.

…en vista de la multitud de datos que están en poder del Ejecutivo, asegura el gabinete que la reforma que quiere la comisión conmovería a la sociedad hasta sus cimientos y sería contraria a la voluntad de la mayoría absoluta de la nación. Para más corroborar este aserto, recuerda las peticiones que ha recibido el Congreso y los discursos de los diputados de los estados de México, Puebla, Guanajuato, y otro, que han impugnado el artículo.20

35La argumentación resulta muy interesante para estudiar la forma en que los dos primeros niveles de la configuración de los actores (o sea los integrantes de la comisión y los políticos, diputados o secretarios del gobierno federal, que participaron en el debate) – y retomamos aquí el vocabulario de Elias sobre la complejidad de los juegos en varios niveles de organización de los actores – buscan en un tercer nivel la forma de fortalecer su posición dentro de la configuración de su propio nivel.

36Podemos dividir a los intervinientes externos, de nivel inferior, en cinco grupos:

  • El público presente en la Asamblea,

  • El pueblo abstracto, considerado como peligro o sea que se convierte en actor político mediante la sublevación, o como fuente de legitimidad,

  • Los pueblos, esencialmente los municipios, que enviaron sus representaciones a los diputados de su confianza,

  • El clero,

  • Las mujeres como autoras y firmantes de representaciones

  • 21  En 1848, según José María Mata, fue cuando entró el tema de la libertad de cultos a ser tratado po (...)

37El público ya estaba movilizado mediante la prensa sobre la discusión del artículo relativo a la libertad de cultos21. De esta previa movilización surgió la duda si el debate debía hacerse en público o bien en sesión secreta. Al optar por la primera solución, el público llegó a ser un actor muy presente en la Asamblea, y un actor que algunos diputados supieron utilizar. Los relatos de Francisco Zarco nos dan varias precisiones sobre el hecho: el público se podía manifestar aventando folletos en pro y en contra del artículo, mediante aplausos y chiflidos, y … mediante la risa. Sus participaciones en los debates por todas estas vías son numerosas y nos detendremos aquí en analizar cómo Francisco Zarco utilizó su presencia para desacreditar a dos actores: el clero y las mujeres de la ciudad de México, nuevas participantes en la vida política.

Veamos cuáles son las objeciones que obran en contra de la voluntad nacional. ¿Cómo conocer esta voluntad? ¿La expresan las representaciones que hace días estamos recibiendo? No, porque en muchas de ellas se confiesa con indecible candor que los vecinos las firman excitados por el señor cura párroco. ¡Sancta simplicitas! (Risas).

  • 22  Ibid, p. 573-574.

En otras hay tanta erudición, tantas disertaciones, tanto laberinto de citas teológicas, como en la de Morelia, por ejemplo, que escuchamos ayer, que no es temerario pensar que algo ha valido la influencia y acaso la pluma del Illmo, señor don Clemente de Jesús Munguía, dignísimo obispo de aquella diócesis. Pero hay otras a que se da mucho valor: las de las señoras de esta capital, entre las que hay firmas muy respetables por la virtud, por la posición, por el nombre distinguido de muchas de las que se han declarado enemigas de la libertad religiosa… No encontrando el clero bastante apoyo en los hombres, lo ha ido a buscar en las mujeres. A unas les ha arrancado sus firmas por sorpresa, a otras por condescendencia, a algunas tal vez por vanidad, y a todas engañándolas, haciéndoles creer que la religión estaba en peligro, contándoles que íbamos a levantar templos a Venus en la plaza, a restablecer los sacrificios humanos a Huitzilopochtli, a establecer la poligamia, a disolver el matrimonio. (Risas) ¡Pobres señoras!, con razón se alarmaron, no quisieron ser abandonadas por sus maridos, ni vivir en el enjambre de las nuevas esposas, ni ser inmoladas en la piedra de los sacrificios, ni que sus hijas fueran presa de los mahometanos. (Risas) Por lo demás ¿qué importa a las mujeres las cuestiones de la libertad religiosa? Viviendo en el hogar doméstico, siendo el ornato de sus familias, formando el corazón de sus hijos, ¿qué tienen que ver con las cuestiones que agitan a la sociedad?22

38Este texto corto es de una gran riqueza para analizar el juego entre argumentación y manejo de la configuración de los diferentes niveles de la configuración de los actores. El juego del público es muy evidente: con su risa va validando la descalificación del clero y de las mujeres. Esta validación es importante porque permite distraer la atención de la debilidad de la argumentación. ¿En qué consiste esta? En el caso del clero, el argumento del diputado consiste en simplemente identificarlo como autor de los textos pero no se toma la molestia de explicar por qué un obispo no podría opinar sobre la libertad de cultos. En el caso de las mujeres, la argumentación es más compleja ya que Zarco aprovecha la oportunidad para contestar a varios de los argumentos de sus oponentes. En efecto, tanto el temor a los sacrificios humanos como la posibilidad de la llegada de musulmanes fueron agitados por algunos diputados que manejaron la idea del peligro por los indígenas (especialmente el diputado de Yucatán por las guerras de castas). Al presentarlos como una argumentación aceptada por las mujeres, pone en ridículo tanto a estas como a los argumentos de sus colegas. Vemos aquí la práctica del modelo teórico de Elias: Zarco estuvo movilizando a niveles inferiores de la configuración esencialmente para fortalecer su posicionamiento dentro de su propio nivel y convencer a sus colegas de votar a favor de la libertad de cultos.

39En este debate, la cuestión de la calidad de la representación se ha manejado sistemáticamente dentro de una estrategia de legitimación de la decisión política. Sin embargo, la escala configuracional no lo explica todo. Por lo tanto, si a partir de este ejercicio interdisciplinario quedó claro el aporte de la aplicación de los conceptos de configuración, negociación y estrategia al tema que analizamos aquí, también debemos interrogarnos sobre sus límites.

40Esencialmente estos consisten en que la aportación teórica de la sociología no nos ahorra nuestro trabajo de historiador. Analizar los debates de la Asamblea a partir de la escala configuracional es oportuno en la medida que permite comprender el discurso político desde la perspectiva del análisis estratégico de los actores pero claramente insuficiente. Hace falta todo el trabajo de contextualización y de comprensión de los procesos de modernización de las estructuras corporatistas de la sociedad. Este campo de trabajo muy amplio permitiría entender la postura del gobierno de Comonfort que, por ser liberal, no dejó de oponerse a la propuesta de Arriaga. También permitiría entender el debate sobre la validez de la representación de los diputados, unos buscando su legitimidad en la elección por ciudadanos individuales, otros reconociendo en los pueblos y corporaciones la expresión de la voluntad nacional. Dentro de este último grupo, la presencia de las mujeres en el debate público no es de importancia segundaria: demuestra que la estructura de la sociedad se había modificado ampliamente desde la época colonial.

Haut de page

Bibliographie

Barth, Fredrick. Process and Form in Social Life, London, Boston & Henley, Roudledge & Kegan Paul, 1981.

Covo, Jacqueline. Las ideas de la Reforma en México (1855-1861), México, UNAM, 1983.

Crozier, Michel y Friedberg, Erhard. L’acteur et le système. Les contraintes de l’action collective, Paris, Le Seuil, 1977.

Elias, Norbert. Qu’est-ce que la sociologie?, Paris, Editions de l’Aube Agora, 2004.

Guerra, François-Xavier. México: del Antiguo Régimen a la Revolución, México, FCE, 1991.

Lévi, Giovanni. Le pouvoir au village. Histoire d’un exorciste dans le Piémont du XVIIè siècle, Paris, Gallimard, 1989.

Luna Argudín, María. El Congreso y la política mexicana (1857-1911), México, El Colegio de México-FCE, 2006.

Rosental, Paul-André. "Construire le "macro" par le "micro": Fredrik Barth et la microstoria", en Revel, Jacques, Jeux d'échelles. La micro-analyse à l'expérience, Gallimard, Le Seuil, 1996, p°141-159.

Ruiz Castañeda, Ma del Carmen. La prensa periódica en torno a la constitución de 1857, México, UNAM, 1959.

Zarco, Francisco. Historia del congreso extraordinario constituyente (1856-1857), México, El Colegio de México, 1956.

Haut de page

Notes

1 Las obras básicas que hemos utilizado aquí son las siguientes: Barth, Fredrick. Process and Form in Social Life, London, Boston & Henley, 1981. Crozier, Michel y Friedberg, Erhard. L’acteur et le système. Les contraintes de l’action collective, Paris, Le Seuil, 1977. Elias, Norbert. Qu’est-ce que la sociologie?, Paris, 2004. La bibliografía sobre el tema es muy amplia ya que se ha trabajado en varias disciplinas de las ciencias sociales. Dejamos como tarea pendiente hacer un balance completo del estado del arte en Historia, sociología, antropología y ciencia política.

2 Es el caso por ejemplo de la propuesta de modelo que Fredrick Barth elaboró a partir del análisis de la toma de decisión de un grupo de pescadores en Noruega, modelo que Paul-André Rosental analizó comparándolo con el trabajo de Giovani Levi. En efecto, Barth analiza el caso como una fotografía, sin tomar en cuenta la posibilidad que tenían los actores de modificar parte de las reglas de juego, proponiendo nuevos contratos por ejemplo que los capitanes de barco daban a firmar a los integrantes de su tripulación. Ver: Barth, Fredrick, Op. Cit.. Rosental, Paul-André. "Construire le "macro" par le "micro": Fredrik Barth et la microstoria", en Revel, Jacques, Jeux d'échelles. La micro-analyse à l'expérience, Paris, 1996, p°141-159. Lévi, Giovanni. Le pouvoir au village. Histoire d’un exorciste dans le Piémont du XVIIè siècle, Paris, 1989.

3  Elias, Norbert, Op. Cit.

4  Aparte de una bibliografía regional ya consistente sobre estas regiones, se puede consultar con provecho la obra más general de François-Xavier Guerra, México: del Antiguo Régimen a la Revolución, México, 1991.

5  Zarco, Francisco, Historia del congreso extraordinario constituyente (1856-1857), México, 1956.

6  Crozier, Michel y Friedberg, Erhard, Op. Cit. p. 269.

7  Zarco, Francisco, Op. Cit., p. 30.

8  Zarco, Francisco, Op. Cit. p. 46

9 Ibid, p. 454.

10  Sobre los argumentos de Olvera ver Francisco Zarco, Op. Cit. páginas 349-351. Olvera propuso que se cambiara el articulo por el texto siguiente: “La religión del país es la católica, apostólica, romana. El Estado la protege por leyes sabias y justas que no perjudiquen los derechos de la soberanía de la nación; pero prohíbe toda la persecución por opiniones y creencias religiosas y no excluye el ejercicio público de otro culto en las localidades donde las legislaturas de los estados o el Congreso general, en su caso, tengan por conveniente permitirlo. Dado el permiso, sólo el Congreso general podrá retirarlo por los mismos trámites y reglas con que se hacen las enmiendas a la Constitución federal”, p. 359.

11  Zarco resume la postura de Cortés Esparza en estos términos: “El artículo 15 del proyecto sobre religión le parece extraño en un código político, pues entiende que las materias religiosas deben ser punto omiso en las constituciones. Que una ley política contenga disposiciones sobre estas materias es tan impropio como que un concilio declarara la soberanía del pueblo. Por ciertos que sean estos principios, deben estar siempre en su lugar…”, Op. Cit. p. 461.

12  Op. Cit. p. 466.

13  Acerca del artículo 3 del proyecto de Constitución relativo a los títulos de nobleza y reconocimientos que se pueden otorgar a los representantes del pueblo, el diputado Guzmán afirmaban que el texto no se había discutido lo suficiente dentro de la comisión y Romero Díaz pedía que se quitara el artículo de la Constitución. Zarco, Francisco, Op. Cit. p. 492. Sobre los múltiples debates que hubo entre los integrantes de la comisión, ver la obra siguiente: Luna Argudín, María, El Congreso y la política mexicana (1857-1911), México, 2006.

14  Zarco, Francisco, Op. Cit,. 669.

15 Ibid, p. 31.

16 La postura del gobierno no es tan radical como lo deja ver este extracto ya que el secretario sigue así, permitiendo el diálogo sobre el tema de las circunstancias necesarias para el voto del proyecto: “La comisión en su proyecto, admite todos los cultos sin ninguna restricción, admite la idolatría, que es un modo de culto, admite a los mormones con toda su inmoralidad, y pone al gobierno en el caso de no poder mandar misiones a civilizar a los indios porque van a sacarlos de la idolatría.

El gobierno, sin embargo, no quiere la intolerancia de las constituciones anteriores, estima como un bien la unidad religiosa, y, para alterarla, es menester esperar los hechos. Sólo con que se pueblen las fronteras se perderá la unidad religiosa” Zarco, Francisco, Ibid, p. 478.

17  Sanchez, Evelyne, “Les enjeux identitaires de la liberté de cultes. Une analyse des débats du Congrès constitutionnel mexicain de 1856 », en R. de Roux y M. Bertrand (coord.), De l’un au multiple. Dynamiques identitaires en Amérique latine, Presses Universitaires du Mirail, Toulouse, p. 144-160, en prensa para febrero 2009.

18  Zarco, Francisco, Op. Cit, p. 625-626.

19  Crozier, Michel y Frieberg, Erhard, Op. Cit.

20  Ibid, p. 684.

21  En 1848, según José María Mata, fue cuando entró el tema de la libertad de cultos a ser tratado por la opinión pública como tema de debate político. Sobre el vínculo entre los debates de la Asamblea y la opinión mediante la prensa ver: Ruiz Castañeda, Ma del Carmen, La prensa periódica en torno a la Constitución de 1857, México, 1959.

22  Ibid, p. 573-574.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/48033/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre Cuadro 1: Comisión.
Légende Fuente: Zarco, Francisco, Historia del congreso extraordinario constituyente (1856-1857), México, El Colegio de México, 1956, p. 43.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/48033/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Evelyne Sanchez, « De la irracionalidad de la ley a la racionalidad del actor. Conflicto y negociación en la Asamblea Constituyente de 1856. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 11 janvier 2009, consulté le 17 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/48033 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.48033

Haut de page

Auteur

Evelyne Sanchez

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Framespa (CNRS, Universidad de Toulouse le Mirail)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page