Navigation – Plan du site
Colloques | 2009
La Guerra del Paraguay: historiografías, representaciones, contextos – Anual del CEL, Buenos Aires, 3-5 de noviembre de 2008, Museo Histórico Nacional, Defensa 1600
María Laura Reali

La revisión de la lectura “clásica” del conflicto en la producción de Luís A. de Herrera 

[15/01/2009]

Résumés

La Guerra del Paraguay constituyó un tema fundamental de reflexión para Luís Alberto de Herrera, líder del partido Nacional uruguayo y representante destacado del revisionismo histórico rioplatense. Vinculado por su filiación política y por su tradición familiar a quienes protagonizaron este cruento episodio del pasado regional, tuvo acceso a documentación de primera mano, comenzando por aquella conservada en el archivo de padre. En efecto, Juan José de Herrera había sido una figura destacada del gobierno uruguayo en vísperas del conflicto y la publicación de sus papeles, llevada a cabo por su hijo Luís Alberto a fines de la década de 1910, constituyó el punto de partida de un conjunto de escritos dedicados por este último a la temática en cuestión. El presente trabajo aborda esta producción procurando dar cuenta de las variaciones de perspectiva que se produjeron en el correr de los años, de los desplazamientos de sentido, de la reorganización del relato en función de la lectura global propuesta por el autor para el pasado regional.

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

Uruguay, América Latina

Chronologique :

Siglo XIX, Siglo XX
Haut de page

Texte intégral

Los relatos sobre la guerra en Uruguay1

  • 1  Esta breve reseña no pretende ser exahustiva. Se detiene, por otra parte, en los años 1960 y no in (...)
  • 2 Cf. León de Palleja, Diario de las Campañas de las fuerzas aliadas contra el Paraguay. La versión c (...)
  • 3  El período comprendido en los diarios de Palleja se extiende desde el 22 de junio de 1865 hasta el (...)

1Un primer documento relevante producido durante el conflicto respondió a la pluma del Coronel León de Palleja,  jefe de la vanguardia de las fuerzas de infantería aliadas. Sesenta y cuatro cartas de su autoría fueron publicadas por El Pueblo de Montevideo y recogidas, seguidamente, en dos volúmenes.2 El segundo de ellos fue publicado después de la muerte del autor en la batalla de Boquerón.3 Su carácter de destacada figura del ejército uruguayo no le impidió mostrar su desacuerdo con la participación de este país en la guerra. También criticó algunas disposiciones tomadas por las fuerzas aliadas, como la sumisión a la esclavitud de los prisioneros del ejército paraguayo y la obligación impuesta a estos últimos de combatir contra sus propios compatriotas.

  • 4 En relación con este tema cf. Eduardo Acevedo, Anales históricos del Uruguay, Montevideo, Casa A. B (...)
  • 5  En lo relativo a esta polémica, cf. ibid., p. 365-368. Cf. también  Hugo Licandro, « La guerra del (...)

2En 1866, el gobierno británico reveló las cláusulas secretas de la Triple Alianza. A partir de ese momento, el tratado fue objeto de críticas por parte de diarios uruguayos como El Siglo, que hasta entonces se había encontrado entre los defensores de la acción armada emprendida contra el Paraguay.4 Esta condena reflejaba la inquietud suscitada en Uruguay por las disposiciones del pacto relativas a la demarcación de fronteras al finalizar la guerra. Tres años más tarde, Juan Carlos Gómez, eminente personalidad de la escena rioplatense, entabló una polémica con Bartolomé Mitre. Pronunciándose contra la alianza, Gómez sostuvo que la participación de Brasil en el conflicto había motivado la extrema resistencia ofrecida por los habitantes de Paraguay. Por otra parte, las condiciones del tratado habían transformado una acción destinada a abatir la tiranía de López en una guerra librada contra el pueblo paraguayo.5

  • 6  Aparecida inicialmente en un diario de Río de Janeiro, la polémica fue reunida y publicada luego e (...)
  • 7  Cfr. Juan José de Herrera, artículos publicados en el diario El Siglo, el 29 y 30 de setiembre de (...)

3En las primeras décadas que siguieron al conflicto, ciertas figuras que habían desempeñado un papel destacado en aquella etapa defendieron públicamente su acción. En los años 1880 se desarrolló una polémica entre José Vázquez Sagastume -Ministro uruguayo en Paraguay en el período previo a la guerra- y Antonio Saraiva, encargado por el gobierno imperial de desempeñar una misión en el río de la Plata en 1864. La controversia giraba en torno a la responsabilidad de cada una de esas figuras en relación al origen del conflicto regional.6 En Uruguay, los escritos de Vázquez Sagastume habían sido publicados por los periódicos La Razón y El Siglo. En 1893, Juan José de Herrera volvió sobre la cuestión en el segundo medio de prensa mencionado. Al producirse los conflictos diplomáticos que precedieron a la guerra de la Triple Alianza, ocupaba el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores del Uruguay, por lo que se encontraba personalmente involucrado en los hechos objeto de debate. En el marco de la polémica, se pronunció a favor del antiguo representante uruguayo en Paraguay, al tiempo que criticaba la “misión Saraiva”. En uno de los artículos de prensa publicados en 1893 manifestaba además su convicción sobre la necesidad de entablar una revisión histórica del período estudiado.7 Para contribuir a esta tarea, dio a publicidad ciertas piezas de su archivo personal. Se proponía, a continuación, ordenar y publicar un conjunto de documentos relativos a las relaciones diplomáticas entre Uruguay y Paraguay, anteriores así como contemporáneos al período de su gestión. Finalmente, esta iniciativa sería llevada a cabo por su hijo Luís Alberto algunas décadas más tarde.

  • 8 Cfr. Doroteo Márquez Valdez, « Nota bibliográfica a ‘Reseña histórico-militar de la campaña del Par (...)
  • 9 Ernesto Quesada, « La política argentina en el Paraguay », Vida Moderna, Montevideo, febrero de 190 (...)

4En el curso de los años 1900 y 1901, Doroteo Márquez Valdez dedicó varios artículos a aspectos puntuales del conflicto en la revista Vida Moderna de Montevideo. El autor cuestionaba ciertas representaciones de la guerra favorables a los aliados, difundidas por la enseñanza primaria uruguaya.8 Esta misma publicación se hizo eco de los trabajos de Ernesto Quesada publicando, en 1901, su estudio sobre « La política argentina en el Paraguay »9 En el curso del año mencionado, Luís Alberto de Herrera dedicó un capítulo de su trabajo La tierra charrúa al conflicto paraguayo de 1865. Esta problemática pasaría a ocupar un lugar privilegiado en su producción de las décadas siguientes. En 1908 y 1911 aparecieron sendos volúmenes de su libro La Diplomacia Oriental en el Paraguay. Presente en escritos sucesivos, el conflicto de 1865 ocupa nuevamente el primer plano en El drama del 65. La culpa Mitrista, publicado en 1926. La posición de este autor, que constituye una crítica frontal de la versión tradición de la guerra, será analizada en la segunda parte del presente trabajo.

  • 10 Cf. José María Rosa, La guerra del Paraguay y las montoneras argentinas, Buenos Aires, A. Peña Lill (...)

5Interesa aquí destacar, sin embargo, que los escritos de Herrera relativos a la Guerra de la Triple Alianza fueron reeditados y evocados algunos decenios más tarde por integrantes de la corriente revisionista argentina que se interesaron en el conflicto paraguayo. En 1965, El Drama del 65  apareció en la colección “El drama de América” de la editorial Pampa y Cielo. Esta edición fue presentada como un “Homenaje  al creador del Revisionismo Histórico en el Río de la Plata”. Una destacada figura de dicha corriente en Argentina, José María Rosa, dedicó “A la memoria de Luís Alberto de Herrera” su obra  La  guerra del Paraguay y las montoneras argentinas, cuya primera edición data del mismo período.10  Es necesario también señalar que los trabajos de los revisionistas de los años sesenta se inscribían en condiciones sociopolíticas diversas, abordando el tema estudiado desde un punto de vista distinto del asumido por Herrera.

  • 11 Cf. Eduardo Acevedo, op. cit., pp. 299-429.

6Volviendo a la etapa precedente, es interesante considerar el lugar que Eduardo Acevedo otorga a la Guerra del Paraguay en sus Anales Históricos del Uruguay.11 Este trabajo publicado en varios volúmenes presenta un panorama general de la historia uruguaya y ha sido utilizado frecuentemente como obra de referencia. La filiación política colorada del autor no le impidió cuestionar algunos aspectos de la acción aliada. En particular, se mostró bastante crítico respecto del papel desempeñado por las cancillerías argentina y brasileña en el período previo al conflicto. En lo referente a la época de la guerra, puso el acento en el heroísmo del ejército uruguayo. Consideraba que, a pesar de su escaso número, este grupo de combatientes había contribuido poderosamente a las victorias logradas por la alianza en los primeros años del conflicto armado. Otro aspecto abordado en su trabajo fueron las disposiciones tomadas por los aliados en relación al destino de los prisioneros, que merecieron una franca condena por parte del autor.

  • 12 Revista Histórica, Montevideo, año XLIX (2ª. época), t. XXIV, agosto de 1955, nros. 70-72, pp. 377- (...)
  • 13 Juan E. Pivel Devoto, Historia de los Partidos políticos en el Uruguay, Montevideo, Claudio García (...)

7En los años 1950 la Revista Histórica, publicada por el Museo Histórico Nacional bajo la dirección de Juan E. Pivel Devoto, dedicó un espacio a la trascripción de documentos de la época del conflicto paraguayo. Entre ellos, es interesante señalar los informes diplomáticos del representante de Francia en Uruguay, Martin Maillefer (1865-1870)12 .  El director de la publicación había abordado ocasionalmente el tema de la Guerra del Paraguay en su trabajo relativo a la Historia de los partidos políticos en el Uruguay, aparecido en la década precedente.13

  • 14 Edición consultada : Roberto Ares Pons, El Paraguay del siglo XIX, un estado socialista, Montevideo (...)
  • 15  En lo relativo al tema de los  intereses británicos y la incidencia de ese factor en el desarrollo (...)

8Cabe mencionar, finalmente, el libro El Paraguay del siglo XIX, un estado socialista, de Roberto Ares Pons,14 que se basa en un  conjunto de artículos publicados por ese autor en el semanario Marcha de Montevideo en 1946 y en el diario Época en 1966. Ares Pons partía del Paraguay colonial, interesándose luego en el movimiento independentista y en las administraciones de Gaspar Rodríguez de Francia y de Carlos Antonio y Francisco Solano López. Su relato consideraba finalmente la Guerra del Paraguay.  Este conflicto habría puesto término a una experiencia que el autor calificaba como un socialismo “sui generis”, introduciendo al Paraguay en la esfera del imperialismo europeo y de la economía capitalista. En ese sentido, las ambiciones del Brasil y la Argentina habrían servido, también, a la causa británica.15  El representante inglés en Buenos Aires habría jugado un rol considerable en el desencadenamiento del conflicto. En el curso de su trabajo, Ares Pons utilizaba un lenguaje característico de la corriente revisionista. Denunciando la “conspiración de silencio” que había pautado las lecturas del conflicto, señalaba a la “historia oficial” como principal responsable de la deformación de la verdad histórica.

  • 16 Cf. Carta del 27 de julio de 1915 dirigida a Juan O’Leary por José Enrique Rodó, inserta a manera d (...)
  • 17 En el caso del Partido Nacional, cuyo programa constitutivo data de 1872, la vinculación fue establ (...)

9En resumen, es posible señalar que el interés de los estudiosos uruguayos del pasado estuvo frecuentemente dirigido a la etapa que precedió a la Triple Alianza, período en el que la escena nacional estuvo en el centro del conflicto. La representación de la guerra como tragedia primó por lo general frente a los discursos triunfalistas. Este fue el caso, por ejemplo, del filósofo uruguayo José Enrique Rodó, quien señaló la responsabilidad de los aliados en el exterminio del pueblo paraguayo.16 Para buena parte de los autores que trataron el conflicto, la condena de Francisco Solano López y su régimen aparecía como cosa juzgada. La acción de otras personalidades que desempeñaron un papel significativo en el período fue objeto de vivas controversias, marcadas por la vinculación de los escritores con la tradición de los partidos políticos uruguayos. Cabe recordar, en ese sentido, que los partidos Colorado y Nacional de este país, estructurados como agrupación política moderna en las primeras décadas del siglo XX,  se declararon herederos, en diversos grados, de las corrientes de opinión del siglo precedente.17

La propuesta de Luís Alberto de Herrera

  • 18  Político e historiador uruguayo (1873-1959). Fue líder de la fracción herrerista del partido Nacio (...)
  • 19  Cfr. Luis A. De Herrera, La tierra Charrúa, Montevideo, Cámara de Representantes, 1987, pp. 173 a (...)
  • 20 Ibid, p. 184.
  • 21 Ibid., p. 183.

10La guerra del Paraguay ocupa un lugar central en la obra de Luís Alberto de Herrera (1873-1959), político e historiador uruguayo.18 Tema recurrente en una producción que abarca más de medio siglo, el conflicto regional estaba ya presente en La tierra charrúa (1901), primer libro de carácter histórico del autor. En el mencionado trabajo Herrera consideraba diversas etapas y actores de la historia uruguaya y regional, con la intención declarada de presentar una propuesta que superara las versiones de partido. En el capítulo titulado “La intervención brasilera de 1865 y la Guerra del Paraguay”, partía de la coyuntura local anterior al conflicto, juzgando favorablemente el gobierno de Bernardo P. Berro y su programa de relaciones internacionales. A criterio de Herrera, esta administración había promovido un acercamiento a Paraguay y a la región mesopotámica argentina tendiente a garantizar la emancipación uruguaya de “la venenosa tutela” de las potencias limítrofes. Otro punto que le merecía una apreciación favorable era la defensa del principio de no intervención que habría caracterizado dicho programa. De allí partían las principales críticas del autor a la revolución de Venancio Flores, cuya victoria atribuía a la invasión imperial y a la colaboración del gobierno de Buenos Aires.19 Partiendo de esta misma doctrina, consideraba que la ingerencia de los aliados en Paraguay no podía justificarse sobre la base del régimen de gobierno vigente en ese país, independientemente de su naturaleza. Sostenía, además, que el sistema paraguayo debía ser apreciado en función de las condiciones del medio y de la sociabilidad del período. Negaba por tanto validez al argumento civilizatorio estructurante de la versión “tradicional” del conflicto, afirmando que “El interés de disimular la iniquidad de 1865 ha llevado a los escritores de estos países a presentar al Paraguay, al tiempo de la alianza, en condiciones de la más acabada barbarie y anarquía. [...] No vamos a hacer un entusiasta elogio de la índole excepcional de los gobiernos allí corrientes, revestidos de apariencias dictatoriales y dinásticas, pero es indudable que ellos consultaban las exigencias especiales de una sociedad rudimentaria en cuanto a la preparación y cultura de sus muchedumbres”.20 Desde esta perspectiva, la guerra del Paraguay era calificada como “el crimen internacional más grande que se haya consumado en la América del Sur.”21, resultando de ella el aniquilamiento del país que fuera su principal escenario y la ruptura del equilibrio político del Río de la Plata.

  • 22  A través de la crítica bibliográfica, el autor puso en tela de juicio la descripción de la batalla (...)
  • 23  Cfr. Ernesto Quesada, « La política argentina en el Paraguay », Vida Moderna, Montevideo, febrero (...)
  • 24  Adolfo Decoud, citado en Vida Moderna, « Revista de Revistas », Montevideo, setiembre de 1902, pp. (...)
  • 25  Al publicar su trabajo en 1902, Quesada lo había sometido a la consideración de la Junta, que se n (...)

11¿Cómo se inscribe esta propuesta de Herrera en el marco de la producción precedente y contemporánea sobre el conflicto de 1865? Sin duda, el trabajo de Herrera se muestra en ruptura con una línea mayoritaria que, a grandes rasgos, presentaba este acontecimiento como una cruzada contra la barbarie y a Francisco Solano López –mal informado por los agentes diplomáticos uruguayos- como principal responsable del desencadenamiento de la guerra. Sin embargo, la propuesta del autor uruguayo no aparece totalmente aislada. Por los mismos años en que apareció La tierra Charrúa, la revista uruguaya Vida Moderna se ocupó de la Guerra del Paraguay en más de una ocasión. Uno de sus colaboradores, Doroteo Márquez Valdéz, cuestionó ciertos aspectos de la representación clásica, evocando el conflicto en términos de “guerra exterminadora” y de “campaña irónicamente llamada de redención”.22 La revista publicó, además, en 1901, el artículo “La política argentina en el Paraguay”, donde Ernesto Quesada esbozaba ciertas críticas a la versión tradicional del conflicto. El trabajo no podía ser juzgado elogioso para López, pero era severo en sus observaciones sobre la responsabilidad argentina y brasileña en la caída del gobierno uruguayo y en la guerra que le siguió. Esta última era considerada desastrosa para el pueblo paraguayo y negativa para el equilibrio político de la región.23 Una contribución publicada en Vida Moderna un año más tarde daba cuenta de la recepción de que fuera objeto otro libro reciente de Quesada titulado La política argentino-paraguaya. Se trataba de un comentario a una reseña bibliográfica de esta obra, esta última a cargo de Adolfo Decoud.24 El crítico argentino señalaba su desacuerdo con Quesada en diversos puntos y, en particular, en lo relativo a la atribución de responsabilidades, desde una perspectiva que se hacía eco, en lo esencial, de la versión tradicional de la guerra. A juzgar por un intercambio de opiniones sobre el conflicto que tuvo lugar en 1906 en la Junta de Historia y Numismática Americana, la lectura de Decoud habría sido mayoritaria en el seno esta institución de la que ambos autores formaban parte.25

  • 26  Estos artículos forman parte de una polémica entablada entre el cotidiano La Democracia del partid (...)

12Ese mismo año, los homenajes programados en Uruguay con motivo de la muerte de Bartolomé Mitre dieron ocasión a Herrera de pronunciarse nuevamente sobre el conflicto de 1865. En una serie de extensos artículos publicados conjuntamente con su correligionario Carlos Roxlo en el diario La Democracia, ambos autores consideraban a la figura pública argentina a partir de su actuación en el período del conflicto paraguayo.26 Agente de unidad nacional para su país, la política desplegada por Mitre había sido responsable fuera de fronteras, sostenían, de la ruptura del equilibrio político regional. Su gestión había legitimado, al mismo tiempo, el principio de intervención que Herrera y Roxlo consideraban nefasto en materia internacional. La aparición de estos artículos, que fueron publicados seguidamente en periódicos paraguayos y circularon en ámbitos de filiación lopizta, no habría sido ajena al incremento de los intercambios epistolares establecidos por Herrera con autores paraguayos como Ignacio A. Pane, Juan O’Leary y Enrique Solano López.

  • 27  Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. I, op. cit.,  pp. 61 y 267.

13Pocos años más tarde, Herrera entabló una revisión en profundidad de la versión mayoritaria del conflicto en La Diplomacia Oriental en el Paraguay, trabajo reunido en dos volúmenes que aparecieron en 1908 y 1911. La obra comprendía un conjunto de documentos pertenecientes al archivo de Juan José de Herrera, padre de Luís Alberto, precedido de un comentario a cargo de este último que abarcaba las tres cuartas partes del volumen total de la publicación. El objetivo del autor era esclarecer los antecedentes de la guerra en lo relativo, en particular, a las gestiones diplomáticas que la precedieron. Las implicancias de la administración de Mitre y del Imperio en la caída del gobierno uruguayo ocupaba un lugar relevante en el análisis. De hecho, la frecuente formación de coaliciones entre tendencias argentinas, brasileñas y uruguayas había caracterizado el período inmediatamente posterior a la independencia. Herrera sostenía, sin embargo, que los factores que justificaban un acercamiento a las corrientes políticas argentinas habían desaparecido al constituirse el Uruguay en Estado independiente. Ese fenómeno sólo podía explicarse, a partir de ese momento, por “la fuerza caprichosa de los acontecimientos” más que por “el dictado definido de las ideas”. La resolución de renunciar definitivamente a estos intercambios para evitar las ingerencias externas y asegurar la estabilidad institucional era el sustrato, sostenía el autor, del programa internacional desarrollado por el gobierno de Berro. Esta política que Herrera calificaba de “sabia” y de “valiente” estaba lamentablemente destinada al fracaso, visto que “sólo por acción sobrenatural habríamos podido escapar al dolor de las locuras de bando.”27

  • 28 Ibid., pp. 266-267.
  • 29  Conferencia pronunciada en el teatro Belvedere, el 3 de noviembre de 1916. Transcrita en Juan E. O (...)
  • 30  Cf. Eduardo A. Zimmermann. Ernesto Quesada, “La Epoca de Rosas y el reformismo institucional del c (...)

14En ese sentido, Herrera no veía el proceso estudiado como producto de voluntades individuales, considerando que “Los errores de nuestros hombres públicos [...] eran producto genuino del atraso político de una época; [...] de las imperfecciones sociales.”28 Pudiendo tal vez dar cuenta de una cierta lectura del pensamiento de Taine, este determinismo del medio era postulado por otros autores rioplatenses que abrieron camino a la revisión de la versión clásica. Juan O’Leary, por ejemplo, manifestó, en el curso de una conferencia pronunciada en 1916, que “Solano López fue un producto del ambiente [...]. Su dictadura, su tiranía si queréis, no fue invención suya, estaba en la ley, y, antes que en la ley, en las costumbres, que son las que imponen las leyes.”29 Por su parte, Ernesto Quesada, cuya conceptualización de la Guerra del Paraguay no distaba demasiado de la de Herrera, había aplicado la idea de los hombres como producto de su época al estudio de Juan Manuel de Rosas. Se alejaba, de esta forma, de los análisis que ponían el acento en el peso de las personalidades excepcionales y, en particular, del enfoque “médico-psicológico” que José María Ramos Mejía había aplicado no solamente a Rosas, sino también a otras figuras históricas como Gaspar Rodríguez de Francia.30

  • 31 Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. I, op. cit, p. 48.

15Volviendo a La Diplomacia Oriental en el Paraguay, cabe señalar otros puntos en los que el autor se apartaba de la lectura clásica. Al abordar los factores que provocaron el desencadenamiento de la guerra, cuestionaba el lugar central atribuido al episodio uruguayo que la precedió. Según Herrera, para explicar el conflicto era necesario tomar en cuenta factores históricos –vínculos políticos establecidos en la época del Virreinato-, y geográficos –la posición mediterránea de Paraguay, la importancia de los ríos como vías de comunicación y de comercio-. El conflicto regional hundía sus raíces en un largo proceso marcado por la hostilidad comercial argentina y las diversas tentativas de absorción territorial. El aislamiento atribuido, tradicionalmente, a la voluntad de los sucesivos gobernantes paraguayos había sido “en gran parte, obra de la arbitrariedad argentina que le cerró herméticamente el contacto con la civilización europea, desde los primeros días de la independencia hasta después de la caída de Rosas.”31

  • 32  Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. II, Montevideo, Cámara de Representa (...)

16Por otra parte, Paraguay había estado en conflicto con Brasil en la región fronteriza desde el período colonial. En los años 1860, el agotamiento de las tentativas diplomáticas y el aumento de la tensión en los territorios disputados preanunciaba una eventual resolución del conflicto por las armas. Temiendo la conformación de una coalisión defensiva integrada por el Paraguay, el Uruguay y las provincias de Entre Ríos y de Corrientes, el imperio había actuado primero contra el gobierno de Berro e intentado, a continuación, concluir un pacto con Argentina. Combinada con motivaciones puntuales, la rivalidad histórica entre este último país y el Paraguay había determinado la aceptación de la proposición imperial. En resumen, Herrera consideraba, “como algo evidente, que la geografía y la historia, aliadas, prepararon el grave conflicto internacional que se cernía desde los orígenes, sobre el porvenir del Paraguay.”32

  • 33  Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. I, op. cit., p. 128.
  • 34  Luis A. de Herrera, La tierra charrúa, op. cit., pp. 186 y 187.
  • 35  En el primer capítulo de la tercera edición de su Historia de Belgrano, Mitre oponía la sociedad r (...)
  • 36  Luis A. de Herrera, La tierra charrúa, op. cit., p. 187.
  • 37  Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. I, op. cit., p. 87.   
  • 38 Ibid, p. 91. En el segundo volumen de la obra volvía sobre la cuestión, afirmando: “¿Es culpable, a (...)

17Siempre en relación con los antecedentes del conflicto, Herrera se propuso refutar la interpretación que, valorando negativamente el acercamiento de la cancillería uruguaya a la paraguaya, presentaba esta acción como un intento de alianza con un régimen despótico. Por un lado, sostuvo que la gestión diplomática del gobierno de Berro respondía a una tradición de los dos pequeños Estados rioplatenses amenazados, primero, en su independencia y, luego, en su desarrollo, por las potencias vecinas. Los primeros ejemplos de esta política remontaban al período de Artigas, cuando este caudillo intentó establecer un acuerdo con Gaspar Rodríguez de Francia “para resistir al centralismo porteño.”33 Por otro lado, Herrera cuestionó la representación tradicional de la población paraguaya y de su gobierno en el período previo al conflicto de 1865. Este aspecto marca un desplazamiento con relación a La tierra charrúa, donde el autor refería al pueblo paraguayo y al régimen vigente en ese país de la siguiente forma: “López era un déspota, se dice, y había que libertar a su país de su férrea dominación. Fuera o no exacto el carácter odioso asignado al referido gobernante, merece recordarse el tinte especial de la emancipación política del Paraguay. El temperamento manso y tranquilo de sus habitantes respondía a una idiosincrasia esencialmente negligente y de tendencias sedentarias, fomentadas en su tiempo por el arraigo de las doctrinas jesuíticas. [...] Extinguida una tutela, más que por esfuerzo propio por imposición irresistible del momento histórico, era indispensable engendrar otra igual al poder caduco, más opresora que aquella, pero disfrazada de atributos libertarios.”34 Media no poca distancia entre esta caracterización no exenta de puntos de contacto con la realizada por Mitre en su Historia de Belgrano35 y el “desagravio” del proceso histórico paraguayo al que se libra Herrera en La Diplomacia Oriental en el Paraguay. Allí, las especificidades de los sucesivos regímenes de gobierno no aparecían ya explicadas en función de una dinámica propia sino como respuesta necesaria a las amenazas externas que pesaban sobre un país expuesto, constantemente, a las agresiones de los Estados vecinos. En cuanto a las condiciones sociales que habían hecho posible la experiencia lopizta, Herrera no se planteaba más la cuestión en los siguientes términos: “¿Inconsciencia, sugestión o servilismo?”36. Presentaba, en cambio, el cuadro de “un país culto, próspero, organizado” que protagonizó un sacrificio consentido a la causa nacional.37 Así, luego de “otorgar a los orígenes paraguayos superioridad selecta sobre los núcleos limítrofes” y de negar la existencia de “un solo rasgo que justifique” atribuir “tilde de barbarie” al “tipo nacional del Paraguay”, el autor situaba en el “valor guerrero” de este pueblo “la razón de su heroísmo de leyenda”.38

  • 39  Cfr. por ejemplo José Pedro Barrán, Batlle, los estancieros y el imperio británico, Montevideo, EB (...)
  • 40  Cfr. Luis A. de Herrera, La Revolución Francesa y Sud América , París, Imp. Paul Dupont, 1910. En (...)

18¿Cómo explicar este desplazamiento en la perspectiva adoptada por Herrera? El mismo podría atribuirse, en primera instancia, a un giro reaccionario en el pensamiento del autor. Los sucesivos regímenes de gobierno paraguayos aparecerían, en ese sentido, como un ejemplo de orden social frente a la anarquía que caracterizó a la mayor parte de los procesos de organización nacional en el Cono Sur. En efecto, diversos autores han observado que por esos años se produjo una reorientación doctrinaria en el pensamiento de Herrera.39 Esta resulta notoria en trabajos como La Revolución francesa y Sud América40, elaborado por el autor durante una estadía en Francia. Puede sostenerse, en todo caso, que Herrera regresó de Europa con una fuerte convicción en el valor de la tradición y en la necesidad de dotar a la sociedad de referencias identitarias enraizadas en el pasado. En ese sentido, la creación de un relato histórico nacional aparecía como una tarea de primer orden.

  • 41  Sobre este punto cfr. Patricia Funes y Waldo Ansaldi, “Cuestión de piel. Racialismo y legitimidad (...)
  • 42  En relación a la figura de Francisco Solano López, Francisco Doratioto ha sostenido que la constru (...)
  • 43  A lo largo de esta controversia –en la que Cecilio Báez  y Manuel Domínguez desempeñaron un papel (...)
  • 44  Museo Histórico Nacional, Archivo Luis Alberto de Herrera (en adelante M.H.N., A.L.A.H.). Correspo (...)
  • 45  La iniciativa fue presentada conjuntamente con Ricardo Brugada y Antolín Irala. Este último presid (...)
  • 46  Este punto fue abordado en el capítulo 8 de mi tesis de doctorado, ya citada.  

19Por otro lado, si bien involucraba las representaciones del pasado, este cambio de perspectiva podría ser considerado en el marco de las reflexiones contemporáneas sobre la población y sus disposiciones étnicas y culturales para el establecimiento o, más precisamente, para la puesta en marcha efectiva de un régimen democrático-representativo en los países surgidos de la colonización española en América.41 Presente en numerosos autores latinoamericanos del período, esta preocupación se tradujo, en el caso de Herrera, en la elaboración de un relato histórico que ponía el acento en la continuidad desde el pasado indígena pre-colombino a la comunidad nacional actual. En el caso uruguayo, la afirmación de una homogeneidad étnica en la que predominaba el elemento europeo aparecía combinada con el rescate de la herencia “espiritual” de una población indígena considerada físicamente extinta. Al abordar la experiencia paraguaya, el autor retrotrajo al período de la Triple Alianza las capacidades cívicas que atribuía al habitante actual de ese país, erigiendo así al pasado en terreno propicio donde sentar las bases de un proyecto político contemporáneo. Esta propuesta, que buscaba dotar de referentes históricos positivos al ciudadano actual42,  fue recuperada en Paraguay por intelectuales del círculo lopizta en el curso de una polémica en la que la caracterización de los actores colectivos del proceso histórico aparecía estrechamente ligadas a la mirada dirigida hacia la comunidad en el presente.43 En 1912, Enrique Solano López anunciaba a Herrera la reproducción de 5000 ejemplares de un capítulo de La Diplomacia Oriental en el Paraguay que trataba justamente del tema en cuestión, en un folleto que incluía también un prefacio de Doroteo Márquez Valdez y un trabajo de Ignacio Pane.44 Un año antes, este último había presentado un proyecto de ley que preveía la adquisición de mil ejemplares de la obra, destinados a las escuelas y a las bibliotecas públicas paraguayas.45 Diversos indicios sugieren además que los dos tomos de esta obra habrían circulado considerablemente en el ámbito paraguayo.46

  • 47  Luis A. de Herrera, El Drama del 65. La culpa mitrista, Montevideo, Cámara de Representantes, 1990 (...)
  • 48 Ibid., citaciones tomadas de las pp. 264-265 y 278-279.

20Al trabajo sobre La Diplomacia Oriental en el Paraguay siguieron una serie de escritos dedicados a la misma problemática, entre los que interesa considerar, en particular, El drama del 65. La culpa mitrista. En este texto, cuya primera edición data de 1926, la perspectiva del autor ha variado significativamente. Al igual que en sus escritos anteriores, la refutación de la representación tradicional de la guerra como acción civilizatoria constituía el punto de partida. Sin embargo, la nueva versión aparecía despojada de matices. La guerra era definida por el autor como un acto de conquista, que había puesto en riesgo la supervivencia de Paraguay como Estado independiente. La alianza mitrista imperial, por su parte, era presentada como única responsable del desencadenamiento del conflicto de 1865 y del episodio uruguayo que lo había precedido. En palabras de Herrera, “el conflicto no existe, se crea. A sabiendas se descienden los tramos que a él llevan y, si alguno falta, con apremio se procura. Marcha acelerada y complacida hacia el abismo. Ahí radica la responsabilidad histórica de los creadores de la alianza, labrada con refinamiento y amor de artífice.”47 Diversos acontecimientos que jalonan el conflicto aparecen explicados desde esta misma perspectiva. Al abordar la controvertida cuestión de la declaración de guerra realizada por el gobierno paraguayo, el autor señala que los aliados habían concluido un pacto en “forma secretísima” mientras que el gobierno paraguayo había actuado “con amplia publicidad”.  La cancillería mitrista había ocultado deliberadamente la noticia de la ruptura, “confiando en que la acción militar paraguaya, que inevitablemente había de sucederse, provocara, por insólita –puesto que el pueblo ignoraba los antecedentes-, el estallido de la indignación popular.” El autor agregaba, en otro pasaje de su libro: “Era tan contraria al consenso nacional la alianza con el Imperio, que sólo al amparo del patriotismo, herido, pudo imponerse.”48

  • 49 Ibid., p. 220.
  • 50 Ibid., p. 276.
  • 51  M.H.N, A.L.A.H, Correspondencia (1927), tomo XXV, f. 128. Comunicación mecanográfica fechada inici (...)
  • 52  Para el caso argentino, diversos autores han puesto en evidencia las dificultades existentes para (...)

21Los antecedentes históricos y la coyuntura ya no constituían factores explicativos relevantes en un proceso pautado por la fría determinación de algunos de sus protagonistas, en particular Bartolomé Mitre. Principal instigador del conflicto, “Obra suya fue el éxito de la revolución florista, cuidadosamente servida; obra suya la ingerencia brasileña en los asuntos del Plata, obra suya la coalición contra el Paraguay.”49 Esta condenación radical de la política exterior mitrista se inscribía en el marco de una reconsideración de las tendencias políticas actuantes en el período considerado. Según Herrera, la llegada de Mitre al poder había provocado “un cambio completo de la orientación internacional argentina. La sabia cancillería de Rosas, confirmada por la no menos acertada del presidente Urquiza, tendió siempre a apartar del estuario la influencia imperial [...] A la fórmula federal, provinciana y prudente, con sede en el Paraná, se opone la fórmula porteña, unitaria y belicosa, con asiento en Buenos Aires”.50 Esta neta distinción establecida en materia internacional suscitó observaciones críticas por parte de Diego Luis Molinari. En un comentario dedicado a El Drama del 65, el autor argentino situaba, entre los antecedentes de la Triple Alianza, “el libre tránsito por las Misiones” ofrecido por Urquiza a Brasil en 1859. Partiendo de la base de que “Todos los Gobiernos argentinos hasta 1916 fueron en materia internacional, intervencionistas”, sostenía que sólo en esa última fecha, marcada por la instalación de la primera administración “de origen verdaderamente popular en la República Argentina, se operó un cambio fundamental en la orientación de nuestra política externa.”51 Miembro del partido Radical, subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores entre 1916 y 1922, Molinari no reconocía filiaciones, en su comentario, con ninguna de las tradiciones políticas decimonónicas argentinas. Herrera, por su parte, establecía una clara distinción entre una tendencia intervencionista de la que Mitre constituia el principal animador y la corriente representada por el federalismo argentino. Esta última aparecía asociada, en Uruguay, a la tradición política del partido Blanco –denominado luego Nacional- del que Herrera formaba parte. La relación de Molinari con la historia aparecía más ambigua, lo que no habría constituido una excepción en el escenario argentino.52

  • 53  Este aspecto, que consideramos fundamental, fue desarrollado en el capítulo ocho de nuestra tesis (...)
  • 54  Cf. M.H.N., A.L.A.H., Correspondencia (1928), t. XXIX, f. 34, 35, 65, 70, y 80.

22Más allá de este ejemplo, las condiciones de elaboración, circulación y recepción de El Drama del 65 no serán objeto de particular atención en este trabajo.53 Baste aqui señalar que la circulación de una primera versión fragmentaria del texto en Paraguay coincidió con el centenario del nacimiento de Francisco Sólano López, en julio de 1926. En Argentina, el libro suscitó reacciones particularmente en 1927, año de la inauguración de un monumento a Bartolomé Mitre. Estas coyunturas, cargadas de fuerte connotaciones simbólicas, no habrían sido del todo ajenas a las lecturas que se hicieron de la obra en los mencionado países. En Brasil, las trazas dejadas por su circulación son menos significativas. En todo caso, la correspondencia intercambiada por Herrera en los años que siguieron a la publicación del trabajo revela la existencia de episodios polémicos con autores de esta nacionalidad. La controversia habría girado en torno a la actuación de la cancillería uruguaya en el período previo al conflicto y, en particular, al papel desempeñado por el padre de Herrera.54

Consideraciones finales

23En resumen, interesa señalar que la lectura del pasado propuesta por Herrera en su trabajo de 1926 era el fruto de una reorientación progresiva que había implicado la reconsideración de diversos procesos y figuras históricas. El cambio de perspectiva con relación al proceso histórico paraguayo y sus sucesivos regímenes de gobierno era ya notorio en el lapso que va de La Tierra Charrúa a la La diplomacia Oriental en el Paraguay. La variación del punto de vista asumido por el autor resulta aún más significativa entre este último trabajo y El Drama del 65. En la obra publicada entre 1908 y 1911, la responsabilidad de los trastornos provocados por las políticas intervencionistas y por la fusión de corrientes regionales era compartida por la mayor parte de los actores. La gestión del gobierno de Bernardo P. Berro, la política desarrollada por los gobernantes de Paraguay desde la época de la independencia y la actuación de Justo José de Urquiza constituía una excepción a la regla de los tiempos. Ese hecho explicaba, justamente, que la naciente tendencia no intervencionista representada por estos dirigentes no hubiera podido imponerse en ese momento.

24En el abordaje de Herrera de 1926, el voluntarismo ocupaba el primer plano frente a factores como el determinismo ligado a la geografía y a las circunstancias históricas. El acercamiento entre las tendencias argentinas y uruguayas no resultaba, como en trabajos previos, fruto más o menos azaroso de la coyuntura sino producto de afinidades de fondo. En ese marco, el autor atribuía la responsabilidad del conflicto paraguayo de 1865 y del uruguayo que lo precedió a la corriente centralista, intervencionista y unitaria argentina representada por Bartolomé Mitre y alineada, en esa ocasión, con la agrupación política liderada por Venancio Flores, del partido Colorado uruguayo. La proximidad, en el extremo opuesto, de los federales argentinos y de los blancos uruguayos no tenía, tampoco, nada de casual. Más allá de esta nueva conceptualización sobre la configuración de las alianzas y de la teoría del complot que substituyó a una combinación compleja de antecedentes históricos y factores coyunturales, el desplazamiento principal operado en esta interpretación involucraba la apreciación de ciertas figuras históricas argentinas. En particular, Juan Manuel de Rosas y Justo José de Urquiza aparecían en esta nueva versión alineados en el mismo campo que era presentado, por otra parte, como el “bueno”.

  • 55  La propuesta de Herrera no constituye de cualquier modo un caso asilado. Ciertos autores del perío (...)
  • 56  En relación a los intercambios de Herrera con autores del ámbito provincial argentino, y a la revi (...)

25Paralelamente a esta reorientación, se fue procesando un incremento de los contactos de Herrera con autores del medio provincial argentino. Los intercambios epistolares sugieren que ciertos aspectos de su propuesta podrían inscribirse en un movimiento de revalorización del aporte de la tendencia federal y de los caudillos en el proceso histórico regional. Sin embargo, la reivindicación de la figura de Rosas estaba lejos de ser compartida por la mayoría de los historiadores provinciales del período, respondiendo a una lógica diversa.55 En todo caso, al tiempo que el autor incorporaba nuevos episodios del pasado rioplatense a sus temas de estudio, fue definiendo las bases de una conceptualización general de la historia regional.56 Ciertos reajustes perceptibles en su trabajo de 1926 sobre la Guerra del Paraguay no serían ajenos a esta propuesta de revisión histórica global.

Haut de page

Notes

1  Esta breve reseña no pretende ser exahustiva. Se detiene, por otra parte, en los años 1960 y no incluye, por lo tanto, las propuestas surgidas en el marco de la profesionalización de la disciplina histórica en Uruguay.

2 Cf. León de Palleja, Diario de las Campañas de las fuerzas aliadas contra el Paraguay. La versión consultada para la elaboración de este trabajo corresponde a la reedición de 1960 en la « Biblioteca Artigas », « Colección de Clásicos Uruguayos », vols. 29 y 30, establecida por el  Ministerio de Instrucción Pública y Previsión Social del Uruguay.

3  El período comprendido en los diarios de Palleja se extiende desde el 22 de junio de 1865 hasta el 18 de julio de 1866, en vísperas de la batalla mencionada.

4 En relación con este tema cf. Eduardo Acevedo, Anales históricos del Uruguay, Montevideo, Casa A. Barreiro y Ramos S.A., 1933, t. III, pp.  363-364.

5  En lo relativo a esta polémica, cf. ibid., p. 365-368. Cf. también  Hugo Licandro, « La guerra del Paraguay (sus orígenes y la lucha diplomática) », pp. 68-96 en Guerra y Revolución en la cuenca del Plata, Cuadernos de Marcha, nº 5, setiembre de 1967,  p. 89.

6  Aparecida inicialmente en un diario de Río de Janeiro, la polémica fue reunida y publicada luego en esta misma ciudad, en la Revista del Instituto Histórico y Geográfico Brasileño. Cfr. Hélio Lobo, Antes de la guerra (a Missao Saraiva ou os preliminares do conflicto con o Paraguai), Río de Janeiro, Instituto Histórico e Geográfico Brasileiro, 1914. Información tomada de Francisco Doratioto, Maldita guerra. Nova história da Guerra do Paraguai, San Pablo, Companhia das Letras, 2002, pp. 493-494, nota 73.

7  Cfr. Juan José de Herrera, artículos publicados en el diario El Siglo, el 29 y 30 de setiembre de 1893. Citado por María Julia Ardao, “Prólogo” en Luis A. de Herrera, La Diplomacia Oriental en el Paraguay, t. I, Montevideo, Cámara de Representantes, 1989. (1ª ed. 1908), pp. XXVII-XLVI.

8 Cfr. Doroteo Márquez Valdez, « Nota bibliográfica a ‘Reseña histórico-militar de la campaña del Paraguay’, por Antonio García y Pérez (en colaboración) », Vida Moderna, Montevideo, noviembre de 1900, pp. 130-135; « Rectificaciones históricas II », Vida Moderna, Montevideo, abril de 1901, pp. 319-341; y « Rectificaciones históricas III », Vida Moderna, Montevideo,  junio de 1901, pp. 219-236.

9 Ernesto Quesada, « La política argentina en el Paraguay », Vida Moderna, Montevideo, febrero de 1901, año II.

10 Cf. José María Rosa, La guerra del Paraguay y las montoneras argentinas, Buenos Aires, A. Peña Lillo, 1974. Esta dedicatoria figura al menos en la edición de 1974 citada más arriba, que integra la  « Biblioteca de Estudios Americanos ».

11 Cf. Eduardo Acevedo, op. cit., pp. 299-429.

12 Revista Histórica, Montevideo, año XLIX (2ª. época), t. XXIV, agosto de 1955, nros. 70-72, pp. 377-413; año L (2a época), t. XXV, marzo de 1956, nros. 73-75, pp. 399-476; año L (2a época), t. XXVI, octubre de 1956, nros. 76-78, pp. 255-389; año LI (2a época), t. XXVII, enero de 1957, nros. 79-81, pp. 295-334.   

13 Juan E. Pivel Devoto, Historia de los Partidos políticos en el Uruguay, Montevideo, Claudio García & Cía. Editores, 1942, t. II, pp. 5-105.

14 Edición consultada : Roberto Ares Pons, El Paraguay del siglo XIX, un estado socialista, Montevideo, Ediciones del Nuevo Mundo, « Biblioteca latinoamericana », 1987.

15  En lo relativo al tema de los  intereses británicos y la incidencia de ese factor en el desarrollo del conflicto paraguayo, es posible también señalar los trabajos de Carlos Machado. En su Historia de los Orientales, el autor dedica un capítulo a la Guerra de la Triple Alianza. Además de señalar la responsabilidad de Mitre y de Flores en el desencadenamiento del conflicto y en los acontecimientos que lo precedieron, el autor pone el acento en el peso de las inversiones británicas en la región del Río de la Plata. Cf. Carlos Machado, Historia de los Orientales, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1972, pp. 162-185, « Flores y el crimen contra Paraguay ».

16 Cf. Carta del 27 de julio de 1915 dirigida a Juan O’Leary por José Enrique Rodó, inserta a manera de prefacio en Juan O’Leary, Nuestra Epopeya (Guerra del Paraguay 1864-70), Asunción, Imprenta y Librería La Mundial, «Biblioteca Paraguaya del Centro de E. de Derecho; 2 », 1919, pp. 5 y 6. 

17 En el caso del Partido Nacional, cuyo programa constitutivo data de 1872, la vinculación fue establecida con el antiguo partido Blanco. En las primeras décadas del siglo XX, los partidos Nacional y Coloradovivieron procesos de modernización, en el cuadro de la integración de las masas a la participación política por vía del voto. La incorporación de las tradiciones ligadas a las antiguas tendencias blancay colorada fue progresiva y parcial. Como es habitual en este tipo de procesos, la herencia reclamada por los nuevos partidos fue sometida a mecanismos de creación e investida de nuevos significados.

18  Político e historiador uruguayo (1873-1959). Fue líder de la fracción herrerista del partido Nacional, ocupando por largos períodos la presidencia de esta agrupación política a partir de los años 1920. Desempeñó diversos cargos públicos: Diputado en 1905 y 1914, Presidente del Consejo Nacional de Administración en la década de 1920, Senador por dos períodos consecutivos en los años treinta.  Fue proclamado candidato a la Presidencia de la República en reiteradas ocasiones. En el terreno historiográfico, constituye un exponente relevante de la corriente denominada « revisionismo » en el ámbito regional y una figura clave de la manifestación uruguaya de esta vertiente.

19  Cfr. Luis A. De Herrera, La tierra Charrúa, Montevideo, Cámara de Representantes, 1987, pp. 173 a 218. (1ª ed. 1901).

20 Ibid, p. 184.

21 Ibid., p. 183.

22  A través de la crítica bibliográfica, el autor puso en tela de juicio la descripción de la batalla de Yatay realizada por el historiador uruguayo Orestes Araujo, autor de relatos de “historia patria” utilizadas durante años en las escuelas uruguayas. En sus trabajos Efemérides uruguayas y Episodios históricos, Araujo presentaba esta batalla como una acción heroica protagonizada por una fuerza aliada compuesta por dos mil hombres, contra una paraguaya de tres mil. Márquez Valdez, por el contrario, mostraba el cuadro de una superioridad aplastante en términos de combatientes y de equipamiento por parte de la Alianza. El saldo de la batalla, estimado en doscientos cincuenta muertos en este primer ejército contra mil setecientos en el campo enemigo, se explicaba por las acciones bárbaras de los aliados, que habrían matado a una buena parte de los heridos y obligado a los prisioneros a cambiar de bando y combatir a sus propios compatriotas. En otros artículos aparecidos algunos meses antes, el colaborador de Vida Moderna había comentado la “Reseña histórico militar de la campaña del Paraguay” de Antonio García Pérez, señalando una serie de errores que se debían, a su juicio, a las “impuras fuentes en que haya bebido las informaciones”, producto de “una propaganda empeñada de tiempo atrás en desfigurar los hechos de la época.” Para el crítico, la inexactitud más grave consistía en considerar que la invasión del Uruguay por fuerzas brasileñas, producida en los últimos meses de 1864, se justificaba por la anulación y quema de los tratados firmados en 1851 entre la República y el Imperio, y por el ultraje infligido a este último al pisotear y arrastrar la bandera brasileña por las calles de Montevideo. De hecho, sostenía Márquez Valdéz, el orden cronológico había sido exactamente el inverso, y las medidas tomadas por la población uruguaya no habían sido la causa sino, bien por el contrario, la consecuencia de la invasión imperial. El mismo error fue señalado al analizar la obra Efemérides Uruguayas de Orestes Araujo. Cfr. Doroteo Márquez Valdés, « Nota bibliográfica a ‘Reseña histórico-militar de la campaña del Paraguay’, por Antonio García y Pérez (en colaboración) », Vida Moderna, Montevideo, noviembre de 1900, pp. 130-135;  « Rectificaciones históricas II », Vida Moderna, Montevideo, abril de 1901, pp. 319-341; y « Rectificaciones históricas III », Vida Moderna, Montevideo,  junio de 1901, pp. 219-236. Los artículos de Márquez Valdez aparecen citados en términos elogiosos por Herrera en La tierra charrúa, op. cit., p. 185.

23  Cfr. Ernesto Quesada, « La política argentina en el Paraguay », Vida Moderna, Montevideo, febrero 1901, año II, pp. 58-83.

24  Adolfo Decoud, citado en Vida Moderna, « Revista de Revistas », Montevideo, setiembre de 1902, pp. 126-129. Comentario publicado con el título «La guerra del Paraguay y los tratados ».  

25  Al publicar su trabajo en 1902, Quesada lo había sometido a la consideración de la Junta, que se negó a pronunciarse sobre el fondo de la obra, sosteniendo que no le correspondía el papel de “tribunal de la verdad histórica”. Cuatro años más tarde, en ocasión de un debate sobre la cuestión de la guerra, la mayoría de los asistentes adhirieron a la versión tradicional sobre la atribución de responsabilidades. Samuel Lafone Quevedo fue el único que reconoció la participación del gobierno argentino en los acontecimientos que provocaron la caída del gobierno de Berro señalando, además, que las acciones militares emprendidas por López apuntaban a restablecer el equilibro en la región. Cfr. Aurora Ravinas, “Junta de Historia y Numismática Americana (1893-1938). Una expresión institucional de la cultura histórica de elite. Primera Parte”, en AAVV, La Junta de Historia y Numismática y el movimiento historiográfico en la Argentina, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1996, p. 37; y Boletín de la Junta de Historia y Numismática Americana, Buenos Aires, Vol. IV, 1927,  pp. 359-360.

26  Estos artículos forman parte de una polémica entablada entre el cotidiano La Democracia del partido Nacional y el diario El Día, de filiación colorada. Cfr. Artículos publicados en La Democracia, Montevideo, Dir.: Luis Alberto de Herrera. Ejemplares del 20, 21, 23,  24, 25, 26, 27, 28, 30, y 31 de enero, y del 1º y 2 de febrero de 1906.

27  Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. I, op. cit.,  pp. 61 y 267.

28 Ibid., pp. 266-267.

29  Conferencia pronunciada en el teatro Belvedere, el 3 de noviembre de 1916. Transcrita en Juan E. O’Leary, Nuestra Epopeya. (Guerra del Paraguay 1864-70), Asunción, Imprenta y Librería La Mundial, 1919, p. 625.

30  Cf. Eduardo A. Zimmermann. Ernesto Quesada, “La Epoca de Rosas y el reformismo institucional del cambio de siglo, in Fernando Devoto (comp.), La historiografía argentina en el siglo XX (I), Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1993, pp. 23 -44, en particular pp. 25-26. La primera edición de La época de Rosas de Quesada data de 1898. En 1911 fue incorporado, a manera de prefacio, el texto « La evolución sociológica argentina ». La neurosis de los hombres célebres de Ramos Mejía, por su parte, había sido publicada en 1878. En lo relativo a la apropiación de la obra de Taine por parte de la historiografía argentina, que F. Devoto sitúa principalmente entre 1880 y 1910, cf. Fernando Devoto, “Taine y Les origines de la France Contemporaine en dos historiografías finiseculares ”, en Entre Taine y Braudel. Itinerarios de la historiografía contemporánea, Buenos Aires, Editorial Biblos, 1992.

31 Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. I, op. cit, p. 48.

32  Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. II, Montevideo, Cámara de Representantes, 1990, p. 83.

33  Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. I, op. cit., p. 128.

34  Luis A. de Herrera, La tierra charrúa, op. cit., pp. 186 y 187.

35  En el primer capítulo de la tercera edición de su Historia de Belgrano, Mitre oponía la sociedad rioplatense donde primaba el tipo físico europeo y las relaciones igualitarias (germen de una futura democracia) a aquellas donde predominaban una estructura jerárquica neta y una fuerte presencia de población indígena no asimilada. Paraguay, en particular, había sufrido las consecuencias de un aislamiento precoz, combinado a la acción nefasta de las misiones jesuíticas. Cfr. Bartolomé Mitre, Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina, Buenos Aires, Imprenta y Librería de Mayo, 1876, t. I, p. 62. Cf. aussi pp. 84-86.

36  Luis A. de Herrera, La tierra charrúa, op. cit., p. 187.

37  Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. I, op. cit., p. 87.   

38 Ibid, p. 91. En el segundo volumen de la obra volvía sobre la cuestión, afirmando: “¿Es culpable, acaso, el Paraguay de una deficiencia culta que era la ley de un hemisferio y atenuada, como hemos visto, dentro de sus fronteras? [...] ¿Fueron, acaso, la superstición religiosa o la confusión democrática, o el abuso autoritario signos exclusivos de la República mediterránea? Hasta ayer la esclavitud ha sido régimen regular en el Brasil y, ¿podría creerse superior o igual al ciudadano paraguayo al negro-mercancía de los cafetales?” Luis A. de Herrera, La diplomacia oriental en el Paraguay, t. II, op. cit., p. 93.

39  Cfr. por ejemplo José Pedro Barrán, Batlle, los estancieros y el imperio británico, Montevideo, EBO, 1986, t. VII, pp. 164-165.   

40  Cfr. Luis A. de Herrera, La Revolución Francesa y Sud América , París, Imp. Paul Dupont, 1910. En este trabajo el autor se propone demostrar la influencia, que juzga perniciosa, de las doctrinas radicales de la Francia revolucionaria en el pensamiento político hispanoamericano durante el período independentista y en la etapa ulterior. Esta problemática fue abordada en mi tesis doctoral a partir de la comparación entre la versión española de este trabajo –que data de 1910- y su traducción francesa, publicada dos años más tarde. Cfr. “Représentantions du passé et discours politiques en Uruguay dans la première moitié du XXe siècle”, tesis defendida en l’EHESS de París, en 2005.

41  Sobre este punto cfr. Patricia Funes y Waldo Ansaldi, “Cuestión de piel. Racialismo y legitimidad política en el orden oligárqico latinoamericano”, en Waldo Ansaldi (comp.): Caleidoscopio Latinoamericano. Imágenes históricas para un debate vigente”, Buenos Aires, Grupo Editorial Planeta, 2004, pp. 451- 495.

42  En relación a la figura de Francisco Solano López, Francisco Doratioto ha sostenido que la construcción de un retrato heroico podía llenar un vacío, proponiendo representaciones alternativas a la percepción negativa del pasado y de los actores locales que dominaba el panorama cultural paraguayo desde el fin de la guerra de la Triple Alianza. Cfr. Francisco Doratioto, Maldita guerra. Nova história da Guerra do Paraguai, op. cit., p. 80.

43  A lo largo de esta controversia –en la que Cecilio Báez  y Manuel Domínguez desempeñaron un papel de primer orden-, diversos autores platearon sus puntos de vista sobre las posibilidades de contrucción de un nuevo orden político en el Paraguay contemporáneo. En grandes líneas, ambas posiciones en pugna fundaron su discurso en las lecciones del pasado. Una señaló los beneficios de una educación patriótica basada en una representación heroica del pasado, mientras que la otra propuso una construcción netamente orientada hacia el futuro, poniendo el acento en la educación popular y recurriendo a la historia paraguaya en tanto que modelo negativo. La caracterización de la población y, en particular, de la de origen autóctono, que cada una presentó, correspondía a grandes rasgos a la mirada positiva o condenatoria dirigida hacia el pasado. Cfr. Cecilio Báez, La tiranía en el Paraguay. Sus causas, caracteres y resultados, Asunción, Tip. de « El País », 1903;  y  Manuel Domínguez, “Causas del heroismo paraguayo”, conferencia pronunciada por Manuel Domínguez el 29 de enero de 1903, en ibid., pp. 233-246. Herrera, por su parte, había citado diversos pasajes del mencionado trabajo de Domínguez en la caracterización del pueblo paraguayo que realizara en La Diplomacia Oriental en el Uruguay (I). La referida problemática fue abordada en el capítulo 6 de mi tesis de doctorado, ya citada.

44  Museo Histórico Nacional, Archivo Luis Alberto de Herrera (en adelante M.H.N., A.L.A.H.). Correspondencia (1909-1912),  f. 66. Carta fechada en Buenos Aires, el 11 de novembre de 1912.

45  La iniciativa fue presentada conjuntamente con Ricardo Brugada y Antolín Irala. Este último presidía, en ese momento, la Cámara de Diputados paraguaya. Respecto de esta propuesta legislativa cfr. La Democracia, Montevideo,  6 de octobre de 1911, p. 1, «‘Diplomacia Oriental en el Paraguay’. Exito de un compatriota ».  

46  Este punto fue abordado en el capítulo 8 de mi tesis de doctorado, ya citada.  

47  Luis A. de Herrera, El Drama del 65. La culpa mitrista, Montevideo, Cámara de Representantes, 1990. (1ª ed. 1926), p. 111.

48 Ibid., citaciones tomadas de las pp. 264-265 y 278-279.

49 Ibid., p. 220.

50 Ibid., p. 276.

51  M.H.N, A.L.A.H, Correspondencia (1927), tomo XXV, f. 128. Comunicación mecanográfica fechada inicialmente en julio de 1927 y luego nuevamente, a mano, el 11 de agosto.

52  Para el caso argentino, diversos autores han puesto en evidencia las dificultades existentes para desarrollar un modelo historiográfico alternativo y, más aún, para recuperarlo en el terreno político. En ese sentido, Fernando Devoto destaca, entre las diversas explicaciones posibles, la fuerte presencia de la tradición liberal, la ausencia –al menos hasta la primera década del sigo XX- de relatos alternativos capaces de competir efectivamente contra la versión mitrista y, por último, el costo político que podía implicar la identificación a la tradición del rosismo. Hasta los años treinta, los usos políticos del pasado en Argentina habrían comportado, por lo tanto, múltiples ambivalencias. Cfr. Fernando Devoto, Nacionalismo, Fascismo y Tradicionalismo en la Argentina Moderna.Una historia, Buenos Aires, Siglo Veintiuno de Argentina Editores, 2002, en particular, pp. 163-164.

53  Este aspecto, que consideramos fundamental, fue desarrollado en el capítulo ocho de nuestra tesis de doctorado titulado “Echanges personnels et réseaux bibliographiques. Production et circulation des ouvrages”. Una primera versión parcial del mismo fue publicada bajo el título “La conformación de un movimiento historiográfico revisionista en torno a la Guerra del Paraguay. Polémicas, intercambios y estrategias de difusión a través de la correspondencia de Luis Alberto de Herrera”, Prohistoria, año 8, nº 8, Rosario, Argentina, primavera de 2004, pp. 193-227.  

54  Cf. M.H.N., A.L.A.H., Correspondencia (1928), t. XXIX, f. 34, 35, 65, 70, y 80.

55  La propuesta de Herrera no constituye de cualquier modo un caso asilado. Ciertos autores del período emprendieron una reivindicación de ambas figuras, como es el caso del historiador mexicano Carlos Pereyra. Cf. Carlos Pereyra, Francisco Solano López y la Guerra del Paraguay, Madrid, Editorial América, 1919; y Rosas et Thiers. La diplomacia europea en el Río de la Plata, 1838-1850, Editorial América, 1919.                 

56  En relación a los intercambios de Herrera con autores del ámbito provincial argentino, y a la revisión global de la versión “clásica” de la historia rioplatense propuesta por el autor, cfr. María Laura Reali,“Miradas alternativas sobre la historia rioplatense : la propuesta de Luis A. de Herrera y sus intercambios con autores argentinos y paraguayos (1900-1930)”, en Res Gesta, Rosario. Dossier a cargo de Liliana Brezzo. (En prensa).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Laura Reali, « La revisión de la lectura “clásica” del conflicto en la producción de Luís A. de Herrera  », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 15 janvier 2009, consulté le 22 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/49363 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.49363

Haut de page

Auteur

María Laura Reali

Universidad Paris Diderot (Paris VII), email: mlreali[at]eila.univ-paris-diderot.fr

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page