Navigation – Plan du site
Débats | 2001
Carmen Bernand

Comentarios de Carmen Bernand

[08/02/2005]

Entrées d’index

Chronologique :

Colonia
Haut de page

Texte intégral

1El enfoque dinámico del texto de Guillaume Boccara abre nuevas perspectivas de investigación para el estudio de las sociedades indígenas. Hasta hace pocos años éstas habían sido objeto de estudios antropológicos, que insistían mas en las permanencias estructurales y en la esencialidad de estas sociedades, que en la dinámica de su gestación y en la contextualización histórica. Ya no puede sostenerse la división tajante entre la antropología y la historia aunque haya aún americanistas recalcitrantes que consideran que el estudio del mundo indígena, por ejemplo, deba desarrollarse fuera de las discusiones historiográficas, como si los pueblos amerindios fueran intrínsecamente diferentes. Otro de los aportes importantes del texto de Guillaume Boccara es el de invitar a los americanistas a explorar macrofenómenos sociales, (la etnogénesis y su devenir, los circuitos económicos…) y a dejar de lado una literatura negativa y narcisista vinculada con el postmodernismo (el papel del etnólogo, la esterilidad del análisis antropológico, la insistencia en la " textualidad " del relato etnográfico, la condena de lo occidental como fuente de etnocentrismo…). Guillaume Boccara hace nuevas propuestas, abre nuevas pistas y cree en la posibilidad de una investigación seria de las culturas y civilizaciones humanas. Yo también y por eso deseo participar en este debate y plantear algunos puntos críticos con la voluntad de seguir avanzando colectivamente en esta empresa que nos hemos propuesto.

21) El primer punto concierne la noción del " Otro " . Confieso que esa expresión no me gusta porque tengo la impresión que constituye un lugar común de los trabajos antropológicos contemporáneos y creo que habría que volver a expresiones mas generales como " la producción o la construcción de diferencias ", ya que el " Otro " es una categoría que reifica y que esencializa lo que se quiere estudiar. El texto de Guillaume conlleva algunos aspectos que pueden resumirse asi (y pido disculpas por la forma un poco tajante de mi análisis) : el etnocentrismo colonial u/y occidental ha creado divisiones arbitrarias y ha construído un " otro étnico " que oculta las verdaderas relaciones entre los pueblos, y eso es lo que el antropólogo quiere reconstruir. Esto merece ser pensado con mas tranquilidad y si bien de una manera muy general estaría de acuerdo con esa conceptualización, creo que hay que matizarla para no caer en un estereotipo.

3En cierto sentido, el texto novedoso de Guillaume Boccara representa una regresión. Me explico. La categoría global de " españoles " (pero también se podía hablar de " portugueses " o de otros conjuntos) debe necesariamente ser estudiada tambien de un punto de vista antropológico para considerar todos los puntos de vista (p. 21). Hay que recordar que para un español del siglo XVI hay dos criterios que indican la alteridad : la religión y la condición. La raza no interviene hasta el siglo XVIII y sobre todo, durante el XIX. Respecto de la religión como criterio de humanidad (o de inhumanidad) . Esto de la " religión " me parece fundamental y un artículo reciente de Jack Goody (" Bitter icons ", New Left Review, jan/feb 2001, pp ; 5- 15) me lo confirma. Goody insiste en la creación de diferencias entre Bosniacos musulmanes y Serbios ortodoxos, que tienen únicamente una base religiosa e ideológica ya que ambos pueblos tienen formas de vida similares. La religión crea fronteras en Chipre y en la Andalucía medieval. Me permito incluir una cita de Goody para alimentar la discusión :

4" Why should religion be such a potent factor in contemporary struggles that are so often misinterpreted as ethnic conflicts ? Two reasons suggest themselves. The first is the sheer penetrative depth and divisiveness of religion as an ideological system. To believe in one God is to exclude the many. In some religions, in particular those originating in the Middle East, belief links the individual directly to the Creator of the world and hence to the sources of its pleasures and its problems. Here lie the sacred truths of our past origins, of our present existence and of our future after death " […] If we are to understand political conflict round the world today, we cannot afford such blind spots : ethnic cleansing is too often inspired, or intensified by confessional animosities. It is no accident that the two defining genocides of the tewentieth century, though each was committed by a supposed secular political force, both engaged ancient religious hatreds " (se trata de los exterminios de los católicos Armenios por los Turcos, y de los judíos por los cristianos arios).

5Pero volvamos al contexto del artículo ; debo decir que cada vez que se habla de los españoles como formando un solo bloque frente a los indios me maravillo. Es ignorar que no existe en Europa un pueblo más dividido que el de España (banderías, faccionalismo, fronteras internas con los moros, conversos, marranos, guerras civiles, fusilamientos, terrorismo, etc…). En lo que respecta la época colonial, es fundamental distinguir los diversos discursos (según las órdenes religiosas, las jerarquías eclesiásticas, la función administrativa o los estamentos más bajos, porque las actitudes hacia los indígenas varían considerablemente). El paradigma de la alteridad no lo constituyen ni los indios ni los negros sino los " mahometanos " : en América, las representaciones de " moros y cristianos " son numerosísimas inclusive en el XVIII (Buenos Aires). Sea lo que sea, el punto de vista (o los puntos de vista) de los españoles del XVI y del XVII (y obviamente, del XVIII, con los funcionarios letrados y la influencia de las luces) es diferente del del antropólogo contemporáneo, que descubre (ingenuamente) la alteridad.

6No hay que olvidarse de un criterio fundamental de separación en distintas categorías: la lengua. Al respecto hay que volver a Nebrija y a lo que decía sobre la integración de los pueblos gracias al castellano. La lengua abre nuevas categorías, entre ladinos y bozales, y " ladino " significa tambien por extensión " listo ".

7Al respecto, un inciso : la alteridad que encarna el antropólogo, y que varía según el sexo y la edad (pero ése es otro tema) surge principalmente de su estatus de parásito : no trabaja como los demás, no quiere desempeñar abiertamente una forma de poder ni ponerse "del lado de las autoridades, no produce su comida, tiene dinero, etc, etc…Se trata de una alteridad social y no étnica.

82) El tema de las " naciones " es interesantísimo y encontramos en Hispanoamérica, antes que en Africa (como lo desarrolla J.L. Amselle) esta noción. Por cierto, las naciones reconocidas por los españoles no siempre concuerdan con los límites que éstas reconocen. Esto tendría que ser analizado en varios contextos, ya que las naciones están también representadas en los desfiles y en las procesiones urbanas. Hasta se habla de la " femenil nación… ".

93) el estatus particular de las " behetrías " tiene que ver, en el siglo XVI, con una realidad política que sirve de marco interpretativo : son consideradas behetrías los grupos autónomos que rechazan el poder central (por ejemplo las comunidades de Castilla se comportan como behetrías). De ahi, efectivamente, que la definición de los antropólogos sea un poco reductora (p. 18).

104) La espacialización des los grupos, la territorialización de las relaciones sociales es una cuestión fundamental en Hispanoamérica. Uno de los puntos que habría que explorar (y sobre el cual existe mucho material interesante en ellibro de Jacques Poloni-Simard sobre Cuenca y su región) es justamente esa transición de un tipo de representación a otro que podemos seguir tomando como referencia la parcialidad. En los Andes los ejemplos abundan de esa transformación (que obedece a necesidades tributarias coloniales, pero que está también vinculada con la redefinición de las tierras consecutiva al sistema de reducciones.

115) fronteras : otro tema importante y difícil porque nos obliga a pensar en varios tipos de fronteras según los contextos históricos. En el mundo indígena éstas existen si nos atenemos a la difusión de los objetos materiales, de ahí que sea fundamental incluir en la reflexión también a la arqueología. La distribución material nos indica que sí hubo una frontera (pero ¿de qué tipo exactamente ?) entre el conjunto mesoamericano y los pueblos del sud. Desde el punto de vista español, la frontera entre lo poblado y lo descampado es evidente y no sólo la historia sino la literatura lo afirman sin cesar. Tambien hubo fronteras económicas, como los famosos " ports of trade " de Mesoamérica. Nos falta un estudio pormenorizado de los grupos étnicos en función de los vestigios arqueológicos.

12Si, estoy de acuerdo sobre el espacio transicional y la diferencia entre límites y fronteras pero ojo, las fronteras nacionales también existen y siguen existiendo a pesar de lo que afirma Assayag. En América latina desde luego esas fronteras funcionan y cada estado las revitaliza con regularidad(ver conflictos entre Chile y Argentina, entre Peru y Ecuador, etc…). El estudio del devenir de los grupos indígenas y mestizos en el siglo XIX se impone, pues hay pocos trabajos que reflexionen sobre esas nuevas fronteras nacionales e internas (y no nos olvidemos que losindios son generalmente campesinos, y que el campesinado está situado el margen de la civilización, representada por la ciudad). Tampoco nos olvidemos que surgen obreros, que hay jornaleros, y que estas ocupaciones conllevan nuevas identidades. Los comentarios de Capucine Boidin sobre los diferentes tipos de fronteras y sobre la representación de los híbridos me parecen muy útiles para seguir profundizando el tema.

13Por último, estoy de acuerdo con la prudencia de Guillaume Boccara respecto al peligro de interpretar en términos raciales nuestro pasado (p.22). Este es por cierto el meollo de todas las construcciones nacionales y creo que todos los antropólogos americanistas deberían leer a Jon Juaristi, ensayista vasco, sobre la emergencia del nacionalismo vasco (del folklore a la ETA). Juaristi estudia justamente estas construcciones ideológicas que aparecen en otros lados según modelos comparables.

14Quedan muchos otros puntos sin tratar, pero ya me he extendido demasiado.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Bernand, « Comentarios de Carmen Bernand », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 08 février 2005, consulté le 20 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/519 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.519

Haut de page

Auteur

Carmen Bernand

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page