Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2009Arlette Farge, Efusión y tormento...

2009

Arlette Farge, Efusión y tormento. El relato de los cuerpos. Historia del pueblo en el siglo XVIII,  Buenos Aires, Katz editores, 2008, 235 p. Traducción de Julia Brucci

Ileana Fayó

Texte intégral

  • 1  Farge, Arlette, La atracción del archivo, Valencia, Institucio Alfons El Magnanim, 1991, 97 p., tr (...)
  • 2  Farge, Arlette, Effusion et tourment. Le récit des corps. Histoire du peuple au XVIIIè siècle, Par (...)

1Arlette Farge reflexionó en La atracción del archivo1 acerca la transformación epistemológica operada a partir de la revisión crítica del valor del documento y la definición de un método de análisis histórico librado de las sujeciones antropológicas. Efusión y tormento. El relato de los cuerpos. Historia del pueblo en el siglo XVIII2 materializa aquella problematización del trabajo arqueológico en un análisis de los discursos acerca de los cuerpos del pueblo francés en el siglo XVIII. A esta empresa Farge integra esta vez una labor genealógica, según una visión política de las sensibilidades y emociones que atraviesan a los cuerpos puestos en relación con el poder que se inscribe en ellos.

2La investigación se circunscribe a un momento de finitud, el siglo XVIII, en el que un fenómeno, apenas percibido por la historiografía, como el de la metáfora social del cuerpo, muta violentamente. La autora capta un tiempo de intensidad y variabilidad histórica en el que la idea del cuerpo social asistido por el Leviatán se agota acarreando múltiples efectos en los cuerpos singulares arrojados al mundo exterior, sin protecciones, expuestos a la inmediatez de relaciones austeras, violentas y solidarias, que se reestablecería recién como cuerpo político soberano luego de la Revolución Francesa.

3El tratamiento del tema guarda relación no sólo con la selección de las fuentes extraídas del Archivo Nacional en París, a las que dedica un importante segmento del primer capítulo del libro, sino también al quehacer histórico relativo al trabajo sobre el archivo. Se trata del desentrañamiento de las reglas y prácticas que hacen posible una formación discursiva. La operación historiográfica consiste en no reproducir los sentidos que los contemporáneos obsesionados por retratar al pueblo dejaron sobre esos hombres a los que observaron vivir, amar, trabajar, morir… Mirada “dolorosa y falsa”, moral y política, visión animalizada del mundo popular que se refleja en aquellos relatos y que, muchas veces, ha sido reproducida por los historiadores acríticamente. Por el contrario, Farge intenta encontrar fisuras en aquellas narraciones, la presencia de resquicios de un espacio de libertad de los cuerpos para que, con posterioridad, fueran representados como algo distinto de lo que el poder habría dicho acerca de ellos. Liberando así también a estos saberes de las complicidades que se le habrían asignado, desprendidos entonces de una herencia que de pervivir en el libro de Farge estará allí no para hacer ya demostraciones, sino para señalar nuevos problemas. No se trata de reestablecer la dignidad de los pobres, como se ha señalado en otras ocasiones, sino de entender la trama de relaciones que tejen la realidad social y política de ese momento histórico desde las perspectivas silenciadas con las que es posible escribir otras historias. El intento de restituir la palabra del pueblo no significa entonces que estas voces sean para Farge inocentes o que se expresen mejor o peor que otras, sino que citando a Foucault  afirma el sentido de su trabajo: “basta con que existan y que tengan en su contra todo lo que se empeña en hacerlas callar para que tenga sentido escucharlas” (p.11). Tampoco se entiende que una historia del cuerpo reduzca el pensamiento de las poblaciones pobres a las necesidades y deseos primarios de esos cuerpos calificados de incultos, cuando en rigor Farge se propone “un enfoque histórico-político de esa parte material de los seres animados” (p.22) capaz de hacer historia, en la medida en que es una de las partes implicadas de las sensaciones, sentimientos y percepciones inteligentes. El cuerpo es para Farge histórico y político. En este sentido, aporta a la historia de los cuerpos una perspectiva diferente del sujeto, puesto que no considera al cuerpo como el ser humano o el hombre o “la carne humana”, sino una mezcla de modalidades de afecto y modos de inteligibilidad. Son esas emociones, pasiones y sensibilidades que lo inscriben, a partir de las cuales se resiste, se siente o se actúa, el objeto de su estudio. El cuerpo no como un objeto, sino definido en ese otro sentido, aparece en su análisis como un espacio provisorio de resistencia y enfrentamientos al mundo gobernante y, por tanto, también como un agente de la historia.

4De modo que la perspectiva epistemológica adoptada por la autora suma, a las temáticas de la escuela de Annales relativas al cuerpo, como la anatomía, la sexualidad, el parto, el cuerpo femenino, la vejez, etcétera y de la historia de las ideas, un enfoque diferente de la historia del cuerpo que ahonda en su relación difícil y ambigua con el poder, aunque dedicada a un período previo al analizado por Michel Foucault, durante que el que aún no se generalizarían los modos posibles en que las instituciones grababan los cuerpos, conducían los gestos y miradas, movimientos, sensibilidades, limitándolos, moldeándolos y transformándolos en cuerpos dóciles. Momento histórico previo a aquél  en que se los  concentra, se los reparte en el espacio y se los ordena en el tiempo, para componer una fuerza productiva o para excluirlos en un encierro análogo a la fábrica, como en el caso de los locos y marginales. Farge describe, por el contrario, un instante límite entre el Antiguo Régimen y las sociedades disciplinarias, interpelando constantemente a la ilustración, que no será ni ingenua ni inocente sobre el temor y confusión que la monarquía expresa por aquellos tiempos respecto de las efusiones, griteríos y agitaciones de los cuerpos de la plebe y su traducción en la revuelta, la indignación o la violencia gestada por el silenciamiento a su lenguaje oral y a su modo de vida que la cultura de la escritura impone desde el poder, con sus leyes, reglamentos, cartas, libros y letrados. Conflictos entre la cultura escrita y la singularidad de la oralidad del pensamiento popular que desarrolla en el segundo capítulo como una bella pintura de la palabra y la voz de las ciudades de aquél entonces. De modo que la de Farge no es una historia del cuerpo desnudado por el poder, que se apodera de él y lo vuelve dócil, sino que la dimensión de su sensualidad, emociones y reacciones, retrata su réplica, que, puesta en la escena pública, tiene una influencia afectiva con el acontecimiento que se ve por esto mismo modificado.

5El cuerpo, olvidado como un elemento del mundo político, es un poderoso mediador y creador de sociabilidades, que tiene conciencia de sí y de lo que lo rodea, que compromete al sujeto con el mundo haciendo estallar su objetividad en la búsqueda de sentidos, a través de las experiencias fundamentales con la satisfacciones materiales, los placeres, el uso del espacio, la muerte, la locura, la enfermedad, la violencia, la infancia abandonada, el cuerpo femenino, etcétera, formas de estar políticamente en el mundo resistiendo o enfrentando a la autoridad retratados en los últimos apartados del libro en los cuales Farge expone de qué manera el cuerpo a través de la emociones inteligentes mina o fortalece hasta los límites las racionalidades supuestas e impuestas.

6De tal forma que este análisis integra una perspectiva política a la historia de las experiencias de los cuerpos como a la de las culturas sensibles, comportamientos sensoriales y los dispositivos afectivos de la Nueva historia socio-cultural así como restituye una dimensión olvidada en el relato histórico de lo político, la corporal, que hace emerger las voces que fueron disimuladas de nuestro recuerdo del Siglo de las Luces por haberse reproducido la percepción de sus contemporáneos para quienes todas aquellas efusiones y tormentos no eran más que ruido.

Haut de page

Notes

1  Farge, Arlette, La atracción del archivo, Valencia, Institucio Alfons El Magnanim, 1991, 97 p., traducción de Anna Montero Bosch, 1ª edición en español (1ª edición en francés: Le goût de l’archive, Paris, Editions du Seuil, Collection « La Librairie du XXIè siècle », 1989, 156 p.)

2  Farge, Arlette, Effusion et tourment. Le récit des corps. Histoire du peuple au XVIIIè siècle, Paris, Odile Jacob, 2007, 249 p.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ileana Fayó, « Arlette Farge, Efusión y tormento. El relato de los cuerpos. Historia del pueblo en el siglo XVIII,  Buenos Aires, Katz editores, 2008, 235 p. Traducción de Julia Brucci »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 01 février 2009, consulté le 24 juillet 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/53883 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.53883

Haut de page

Auteur

Ileana Fayó

Universidad Nacional de Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina, ileana[point]fayo[at]gmail[point]com[point]ar

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search