Navigation – Plan du site
Colloques | 2009
Los actores locales de la nación, siglos XVII-XXI. Análisis interdisciplinarios. – Facultad de Filosofía y Letras – BUAP y El Colegio de Tlaxcala, A. C., 2-3 dic. 2008.
Mariano Torres

La nación desde los actores locales: Actores políticos en la evolución de la política agrarista de alcance nacional. 1912-1938

[27/03/2009]

Résumés

Este es un análisis preliminar de la manera en que surgieron y se desarrollaron, hasta coincidir, dos fenómenos de gran importancia en la conformación del Estado mexicano pos revolucionario: la movilización campesina, inicialmente limitada y regional, y la formación de las burocracias que, al amparo de leyes emitidas circunstancialmente, podrán consolidar la nueva estructura de poder.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1En esta ponencia tratamos de reunir datos que permitan profundizar el análisis de una muy vieja reclamación; la lucha para la supervivencia de comunidades rurales, y como fue operada por los actores políticos en el colapso del régimen porfirista.

2Porfirio Díaz había hecho una recuperación de poderes locales y personalidades durante los primeros años de su largo régimen, él los agrupara en un sistema de poder personalista. Este camino incluyó a personajes fuertes por todo el país, caciques, actores colectivos como pueblos mestizos e indios, en cada caso según de acuerdo con la estructura local.

3El derrumbamiento del gobierno de Díaz propició el ascenso de fuerzas locales similares: caciques, personalidades y grupos insatisfechos, pero también el regreso de prácticas políticas bárbaras.

4Sin embargo, en 1911 el país era muy diferente, no sólo había pueblos indios o de mestizos y algunas pocas personalidades fuertes. Es posible percibir la formación de nuevos sujetos políticos; la reconstrucción de poderes, especialmente del gobierno federal, implicaría no sólo el establecimiento de un nuevo caudillo.

5Luis Cabrera, fue un ideólogo famoso que vio sólo la cuestión política y nada sobre la modernización económica. Hacia 1912  muestra una panorámica de la trayectoria de la cuestión agraria a finales del siglo XIX como esta:

  • 1  1912.12.3. Cabrera, Luis. Proyecto de ley “La reconstitución de los ejidos de los pueblos como med (...)

En cuanto se pensó que el problema agrario era, en suma, una necesidad de tierras, el instinto económico encontró lo que yo llamo el primero de los medios ingenuos de resolución del problema. (..) Se pensó inmediatamente en comprar tierras baratas para vendérselas caras al gobierno, a fin de que este satisficiese las necesidades de la clase proletaria.1

6Este tan inteligente como cínico observador, aparece también como profeta de un escenario problemático que sería más agudo conforme se fuera degradando más la actividad económica. Y es que el proceso de movilización, en diferentes puntos del campo mexicano que se percibe entre 1911 y 1914, coincidirá con la desintegración del gobierno liberal conformado por el Gral. Díaz. Así mismo, entre 1917 y 1938 es posible percibir una tendencia inversa: será ahora la época del establecimiento y consolidación del nuevo Estado y son las nuevas elites políticas las que enfrentarán los asuntos del mundo rural en pie de guerra.

7Líneas adelante nuestro actor-observador agregará otra interesante consideración:

Cuando la necesidad de tierra era todavía una especie de nebulosa y no tenía más manifestación de malestar social y económico, se pensó inmediatamente en ir a comprar tierras a Tamaulipas o a Coahuila para transportar en éxodo moderno los poblados de Guerrero, del sur de Puebla, Morelos, a ver si así se curaba el malestar que existía en esas regiones.

8Esta introducción a su proyecto de ley indica claramente que en ese momento el problema de la inestabilidad social, que se expresaba con aspiraciones de conquistar porciones de tierra, era regional y localizable ante todo en el marginado y paupérrimo sur del país. En los mismos prolegómenos se vislumbró una medida parcial para resolver la cuestión campesina del momento:

  • 2  1912.12.03,  Cabrera, Luis. Proyecto de ley “La reconstitución de los ejidos de los pueblos como m (...)

Mientras no sea posible crear un sistema de explotación agrícola en pequeño que sustituya a las grandes explotaciones de los latifundios, el problema agrario debe resolverse por la explotación de los ejidos como medio de complementar el salario del jornalero.2

9Es interesante constatar la formulación previa de un sistema de explotación agrícola en pequeño, un modelo de desarrollo rural a futuro, un proyecto para cuya implementación no se veían aún condiciones para llevarse a cabo. Lo que será el ejido reinventado del siglo XX, impulsado a partir de 1916, aparece en esta formulación como simple complemento, como un ingreso accesorio al trabajo del jornalero agrícola, cuando la actividad agrícola a nivel empresarial se veía como base  económica primordial y como un quehacer legítimo, aún no pasaba por el proceso de satanización del que fuera objeto en los años venideros.

10Por otra parte, casi al mismo tiempo se expresó la posición del Presidente electo, Francisco I. Madero, cuya popularidad declinaba rápidamente. Este planteaba que:

Sería completamente absurdo querer que el gobierno debiera adquirir todas las propiedades grandes para distribuirlas libremente entre agricultores. Parece que la distribución de tierra es concebida generalmente. Simplemente, el gobierno no tendría bastante dinero para hacer tal operación...

11Esta opinión hace evidente que para él, que había llevado a cabo una campaña con la que demostró que la dictadura no era invencible, fue imposible apreciar que la movilización popular que logró encauzar; armada en las montañas del norte y sur del país y en manifestaciones pacíficas pero multitudinarias en las calles de las ciudades, se había conformado por nuevos actores sociales, que estos se habían movilizado por sus propias inquietudes. Hoy podemos percibir que esas multitudes no solo habían perseguido la quimera del sufragio efectivo y la no reelección. Si en 1911 algunos de estos grupos habían actuado como compañeros de viaje del movimiento maderista, hacia 1912 no solamente era de esperar que echaran ahora el fusil al hombro y volviesen a casa. En el mismo tenor de incomprensión, Madero expresará líneas adelante que:

  • 3 1912.02.24. Decreto de F. I. Madero para rectificar deslindes de terrenos medición de baldíos y Fra (...)

El momento en que el Plan de San Luis, en virtud del Tratado de Ciudad Juárez, trató tan provechoso asunto para la nación, el nuevo gobierno, siendo modificado, debió ajustar todos sus actos a la ley y reconocer como válidas las resoluciones de los tribunales anteriores y la legitimidad de todos los actos de la administración pasada.3

12En aquellos años de híper-politización de la sociedad, se veían surgir personajes y grupos haciendo actividad política: periodistas, abogados, escritores, políticos locales, empleados públicos, y muchos artesanos y trabajadores desempleados, además de grupos de jornaleros. La movilidad social era sin duda creciente, por lo que aparecían liderazgos locales nuevos reuniendo gente insatisfecha, grupos en armas por diferentes partes del país. Al mismo tiempo, en todas partes se hablaba de la recuperación (generalmente ficticia) de la tenencia ancestral de la tierra. Esta consigna demostró ser exitosa y hasta creíble porque en realidad vislumbraba la vuelta a lo que si era verdaderamente ancestral: las formas de vida comunitaria.

13En esos momentos de ajuste, el nuevo líder: Venustiano Carranza, el porfirista gobernador de Coahuila y hacendado, emitió un sorprendente decreto que declaró nulas las enajenaciones de tierras desde 1856 hasta 1915. La clave de la ley del todavía improbable gobierno en esos momentos, se aprecia en el tercer artículo:

3 º El pueblo que, necesitando ejido, no podía conseguir su restitución por falta de títulos, por la imposibilidad a la identificación de ellos o porque legalmente habían sido enajenados, puede obtener que lo doten así mismo de la tierra suficiente según las necesidades de su población, expropiada a cuenta del Gobierno Nacional la tierra indispensable para aquel efecto, de la que se enuentra inmediatamente adyacente con los pueblos interesados.

14Las cifras de los expedientes son harto ilustrativas. Ente octubre de 1916 y enero de 1920 sólo se otorgaron 20 Restituciones en los gobiernos de V. Carranza y Adolfo de la Huerta. En cambio, entre octubre de 1916 y abril de 1920, se negaron 55 solicitudes por no contar con elementos para considerar alguna restitución.

15Esta ley favoreció entonces una lucha dentro de un nuevo marco legal, que normalmente dio la razón a los solicitantes, contra toda clase de propiedades. Entre marzo de 1917 y abril de 1920 se otorgaron en cambio 242 dotaciones a igual número de solicitantes agrupados. Con Pueblos campesinos existentes y otros formados ex profeso, se dio vida nuevamente al actor colectivo de origen virreinal, reeditado ahora en momentos de confrontación de fuerzas. Será el “Reglamento Agrario” ahora y no la Iglesia Católica, el encargado de sancionar la categoría de pueblo a los grupos constituidos para obtener fracciones de tierra. Estas batallas legales tendrían detrás grupos armados presionando en regiones específicas. Desde ese momento el gobierno en formación, a través de latambiénreconstituida - e improvisada - burocracia comenzará a afectar gradualmente la propiedad de la tierra del momento para entregarla a grupos constituidos generalmente en esos momentos. Detrás del discurso justicialista y reivindicador el objetivoreal fue harto conocido: lograr paulatinamente reconocimiento para el nuevo gobierno como árbitro social. La misma ley citada propició la constitución de las nuevas burocracias, gestores locales que empíricamente contribuirán a la construcción de una estructura social distinta, como vemos en esta parte:

  • 4 Decreto de Ley Agraria. 6 de enero de 1915. Venustiano Carranza. Los subrayados son nuestros.

… el modo de proveer a la necesidad que se acaba de apuntar, no puede ser otro que el de facultar a las autoridades militares superiores que operen en cada lugar, para que afectando las expropiaciones que fueren indispensables, den tierras suficientes a los pueblos que carecían de ellas, realizando… uno de los grandes principios inscriptos en el programa de la revolución, y estableciendo una de las primeras basessobre que debe apoyarse la reorganización del país.4

16Es evidente que esta ley es un discurso político donde se habla de autoridades militares, poderes de facto, al tiempo que de “programa revolucionario,” de lo que unas eran realidades, mientras que el programa invocado era menos que virtual, existía sólo como una ambigua abstracción, diríamos incluso que era totalmente imaginario.

17En un expediente de dotación de tierras en el Estado de Hidalgo, en el semidesértico valle del Mezquital, encontramos un ejemplo de lo que funcionaría como una fórmula reiterada en distintas regiones del país: la aplicación de otro de los elementos claves que facultaron la operación de los actores locales. En el considerando tercero se expresó:

  • 5 Archivo del Poder Judicial del Estado de Hidalgo, (APJEH) Diario Oficial. 1921,  junio 24. Instaura (...)

…el pueblo tiene derecho de solicitar tierras mientras las necesite, son las autoridades agrarias las encargadas de juzgar si es o no efectiva la mencionada necesidad y como el Tribunal Máximo para determinarlo es la H. Comisión Nacional Agraria y dicho cuerpo falló que 300 Hs de tierra son suficientes para cubrir las necesidades del pueblo…5

18Este es solo un ejemplo de la aplicación de la fracción VII del Artículo 27 constitucional.

  • 6  APJEH, Diario Oficial mayo de 1914.

19En el Archivo del Poder Judicial del Estado de Hidalgo tenemos varios vestigios que ejemplifican la manera en que empezó a funcionar el procedimiento. El curso de la tramitación es un testimonio del proceso de reconstitución de las autoridades, que aprovechaban de esta manera, montadas en la movilización local, para legitimarse. En otro ejemplo, en mayo de 1914 encontramos la petición de restitución de tierra del pueblo de Santa María de la Asunción Bathá “usurpado por la Hacienda de S. José Dominguió” según se argumentaba en el expediente de solicitud de restitución. La incapacidad de mostrar algún título de propiedad estropeo la petición. Sin embargo, los habitantes fueron agrupados para que continuaran el trámite y exigiesen ahora la dotación de la tierra para 382 habitantes. El Gobernador del Estado declaró que no había el lugar a la restitución, pero si a la dotación. Considerando la mala calidad de las tierras que colindaban con el Pueblo, la dotación se hizo tomando tierra de otros ranchos ya que finalmente no se volvió a hablar de ningunas tierras de propiedad ancestral. Poco después se consideró la dotación insuficiente, y se declaró que sería dotada más tierra dentro de otras propiedades para formar nuevas poblaciones.6

20Encontramos en varios casos como este el modelo seguido de una ley poco utilizada por Carranza pero que en los años veinte mostró su eficacia para agrupar clientela política en un proceso recíproco: por una parte, movilización campesina, y por la otra, conquista de la nueva legitimidad política. La tramitación de este tipo de expedientes agrarios de pretensión justicialista y redistributiva de los recursos se favoreció en áreas cada vez mayores, sobre todo en la región central del país.

21En Atlixco, Puebla documentamos escenarios como estos:

Aparte de mi trabajo en el escritorio, me hice cargo de la correspondencia, que era bastante, y como vio Don Eugenio que sabía yo taquigrafía, dedicamos la gran parte del tiempo en la defensa agraria, haciendo escritos que a la postre de nada sirvieron porque todas las haciendas fueron repartidas al final.

Aparentemente se había ganado la defensa de San Mateo, que en realidad era la más chica de todas las haciendas, … Con viajes constantes de Don Eugenio a México, alegatos, escritos a la Comisión Nacional Agraria, al Presidente de la República, a otros funcionarios, así como fuertes dádivas a coyotes que se decían influyentes, se consiguió que les devolvieran las tierras de San Mateo y que desalojaran los agraristas, lo que naturalmente los enfureció. Esto sucedía a principios de 1925, y más valía que no se hubiera logrado esa devolución, porque las consecuencias fueron terribles.

(…) entró al despacho un peón todo excitado, a avisarle que acababan de matar a  Don Roberto (Hermano de Eugenio)

Salimos inmediatamente al lugar de la emboscada, que eso fue, y encontramos en terrenos de (el rancho de) Las Tablas, el cuerpo de Don Roberto con heridas de bala en el cuerpo y en la cabeza.

( …) A consecuencia de esa desgracia, la Señora Doña María, con la impresión… sufrió un derrame cerebral y a los dos días falleció.

  • 7  Archivo Emilio Maurer Sucesores. (AEMS) Ignacio Chabolla, Administrador del molino y hacienda de S (...)

(…) los señores se vieron obligados a irse a vivir a la casa que tenían en Puebla, ya que todos estaban amenazados de muerte.7

22En este caso vemos la operación de uno de los medios de presión extralegales, en un momento en el que la aún incierta reorganización del Estado hacía impracticable un verdadero aparato de justicia. Obviamente, dentro del “programa revolucionario” tampoco estuvo claro si la estructura productiva del México revolucionario estaría basada en el principio de la propiedad privada o en el colectivismo agrario. Esta ambigüedad será determinante en el comportamiento del sistema productivo, incluso una pista para explicar la desigualdad de oportunidades de desarrollo de la economía agrícola regional.

23¿Cuál fue el impacto de la oleada de movilización en pos de la ocupación de la tierra? El siguiente cuadro nos permite hacer un balance preliminar.

  • 8  AEMS Lozano Cardoso, Francisco. Datos históricos de Atlixco. Mecanoscrito.

Cuadro 1. Ocupación de las haciendas del distrito de Atlixco, Estado de Puebla. 19268

Haciendas

Hectáreas poseídas

Hectáreas afectadas

Hectáreas retenidas

Hectáreas en cultivo

Hectáreas sin cultivar

San Agustín

1680

1300

380

680

1000

San Félix

840

540

300

300

540

Portezuelo

1680

840

840

840

840

Santo Domingo

840

0

840

240

600

Santa Lucía

1890

890

1000

500

1390

Chilhuacán

1890

0

1890

945

945

Xonacayuca

840

840

0

40

800

San Jerónimo

840

340

500

500

340

San Esteban

840

500

340

340

500

Tejaluca

940

0

940

40

900

Nexatengo

168

0

168

68

100

Acatocha

168

0

168

100

68

Texayuca

168

0

168

0

168

Xalpatlaco

872

800

72

200

672

Buenavista

630

630

0

0

630

Cabrera

210

200

10

50

160

Acatzingo

147

0

147

0

147

El Bosque

126

0

126

76

50

Cotzala

126

0

126

0

126

Gamboa

82

0

82

0

82

Metepec

420

400

20

200

220

Tenantitla

210

210

0

0

210

Menatla

840

840

0

0

840

Huexocoapam

924

700

224

24

900

Mixatla

420

420

0

0

420

Coyula

1050

1000

50

0

1050

San Alejo

754

454

300

100

654

Tenextepec

924

0

924

500

424

Acocotla

1050

1000

50

50

1000

Zapotitlán

1260

1000

260

130

1130

San Lorenzo

630

580

50

0

630

Tlacoxcalco

1050

1000

50

200

850

La Concepción

336

80

256

156

180

Xahuentla

252

200

52

52

200

San Diego

630

0

630

130

500

El Cristo

630

0

630

100

530

Cantarranas

336

86

250

150

186

La Alfonsina

168

0

168

168

0

San Mateo

336

Devuelto

336

200

136

Las Ánimas

168

100

68

0

168

Tajonar

630

230

400

30

600

La Sabana

1680

Devuelta

1680

20

1660

Champusco

2100

Cedida al Gob.

0

0

2100

Atlayehualco

252

Devuelta

252

12

240

Xonaca

420

420

0

0

420

San Bernardo

420

420

0

0

420

Santa Teresa

1260

1100

160

160

1100

Matlala

17749

16000

1749

500

17249

Totales

51876

35220

16656

7801

44075

24Estas cifras, aunque parecen de dudosa exactitud, no obstante nos permiten dimensionar el impacto del proceso de afectación agraria en su primera etapa. Sabemos que estas 48 haciendas pertenecían a 29 propietarios. Además de la evidente disparidad en las dimensiones, también existen datos acerca de la diversidad en la calidad y rendimientos de las tierras de este sin embargo privilegiado y fértil valle. De los 29 propietarios, 15 conservaron más de un tercio de sus propiedades, 16 conservaron más de la mitad y 11 pudieron mantener más de dos tercios. (Estas proporciones están agregadas) la información disponible para este caso nos permite descubrir entonces que la afectación agraria no obedecía a ningún “programa revolucionario,” fue más bien algo casuístico, dependiendo de la situación geográfica de las propiedades y, sobretodo, de lo codiciable de sus tierras y disponibilidad de agua. El cuadro también nos permite apreciar mucho del escenario que hemos venido esbozando: ante el colapso de las autoridades, localmente se expresarán las fuerzas con diferentes demandas y capacidad de movilización. Sin embargo, será otra vez desde el antiguo centro rector del país de donde se aglutinaría el nuevo bloque de gobierno influyendo luego en el resto del país en forma de círculos concéntricos. Al respecto del proceso de solidificación de las burocracias agraristas tenemos que en 1925 se declara:

  • 9 El Universal, México, 3 de septiembre de 1925, primera sección.

El Congreso de Comunidades Agrarias del Distrito Federal y por los delegados de las organizaciones de campesinos de los estados, tomó el acuerdo por unanimidad de votos de dirigirse a la H. Cámara de Diputados por conducto de ustedes, para pedirles que al reanudar sus trabajos en ese periodo de sesiones resuelvan la federalización de las leyes agrarias, para evitar que el problema siga retardándose en su solución o se aproveche para hacer agitación política por culpa de las autoridades locales que actualmente intervienen en la resolución del problema agrario.9

25Evidentemente, el proceso de reconstitución del Estado Mexicano durante la década de los años veinte fue harto complejo y estas líneas no alcanzan a considerar el total de ese proceso. Baste esta comunicación a mostrar una vía de análisis de la manera en que surge y cuáles serán los pivotes de este sector de la nueva clase política dentro del grupo mayoritario de la población trabajadora, cuya movilización fortaleció e influyó decisivamente en el nuevo sistema de poder y la estructura productiva del país.

Conclusiones

26Para el poder central la conducción de las fuerzas locales será un objetivo importante que se logrará paulatinamente de manera empírica, sin mediar ningún programa de la revolución.

27Ni la modernización agrícola o los niveles de vida de la gente fueron parte de una política pública definida, lo alcanzable en esos momentos de debacle económica y barbarización de las costumbres política fue solo entregar una parte de la cadena productiva, aquella que contenía además la mayor parte de los riesgos de la economía agrícola pero que sin embargo representaba la vuelta al pasado soñado.

28La lucha de trabajadores rurales fue muy provechosa para la nueva clase política. Las luchas de la población tradicional por la tierra fueron usadas por burocracias para apoyar y ganar el ámbito político local. Cuando la reforma agraria afectó todas las propiedades rurales en esta primera onda, las nuevas autoridades lograron algo más de poder y legitimidad.

29La modernización de actividades agrícolas y solución de problemas técnicos para resolver verdaderamente la pobreza en la economía agrícola mexicana no estuvo dentro de los objetivo del programa de la revolución. Las aspiraciones de retorno a las formas de vida comunitarias ancestrales, a una economía agrícola arcaica, que se reforzaron con el discurso de restitución de tierras usurpadas y de dotación de tierra debido a las condiciones miserables de existencia operó más que nada como la venganza de la población indígena y mestiza que había sido ignorada por los proyectos de formación del Estado liberal del siglo XIX. Esta población tradicional de los pueblos anteriormente sancionados y reconocidos por la monarquía, incapaz de incorporarse a una nación moderna de ciudadanos, de individuos industriosos, impuso sus formas de vida al país que no le había dado en su momento la opción de negociar su incorporación dentro de la nueva sociedad republicana en el siglo anterior.

Siglas y fuentes:

30APJEH. Archivo del Poder Judicial del Estado de Hidalgo. Diario Oficial.

31Archivo Emilio Maurer Sucesores. (AEMS)

32Cabrera, Luis. 1912, diciembre 3. Proyecto de ley “La reconstitución de los ejidos de los pueblos como medio de suprimir la esclavitud del jornalero mexicano”.

33Chabolla, Ignacio. Notas personales. Mecanoscrito. en AEMS

34El Universal, México, 3 de septiembre de 1925. Primera sección.

35 Lozano Cardoso, Francisco. Datos históricos de Atlixco. Mecanoscrito. en AEMS

36Madero, Francisco I., 1912, febrero 24. Decreto de F. I. Madero para rectificar deslindes de terrenos medición de baldíos y Fraccionación para enajenación o arrendamiento.

37Carranza, Venustiano. 1915, enero 6. Decreto de Ley Agraria.

Haut de page

Notes

1  1912.12.3. Cabrera, Luis. Proyecto de ley “La reconstitución de los ejidos de los pueblos como medio de suprimir la esclavitud del jornalero mexicano”.

2  1912.12.03,  Cabrera, Luis. Proyecto de ley “La reconstitución de los ejidos de los pueblos como medio de suprimir la esclavitud del jornalero mexicano”. P. 56 El subrayado es nuestro.

3 1912.02.24. Decreto de F. I. Madero para rectificar deslindes de terrenos medición de baldíos y Fraccionación para enajenación o arrendamiento.

4 Decreto de Ley Agraria. 6 de enero de 1915. Venustiano Carranza. Los subrayados son nuestros.

5 Archivo del Poder Judicial del Estado de Hidalgo, (APJEH) Diario Oficial. 1921,  junio 24. Instauración del expediente del pueblo de S. Pablo Oxtotipan, Mpio. Alfajayucan, Dto. Ixmiquilpan, a través del C. Juan Martínez, representante, ante la Comisión Local Agraria. Los subrayados son nuestros.

6  APJEH, Diario Oficial mayo de 1914.

7  Archivo Emilio Maurer Sucesores. (AEMS) Ignacio Chabolla, Administrador del molino y hacienda de San Mateo, Atlixco Puebla. Notas personales, mecanoscrito.

8  AEMS Lozano Cardoso, Francisco. Datos históricos de Atlixco. Mecanoscrito.

9 El Universal, México, 3 de septiembre de 1925, primera sección.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariano Torres, « La nación desde los actores locales: Actores políticos en la evolución de la política agrarista de alcance nacional. 1912-1938 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 27 mars 2009, consulté le 22 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/55623 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.55623

Haut de page

Auteur

Mariano Torres

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla mariano[point]torres[at]gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page