Navigation – Plan du site
Colloques | 2009
La réinvention du politique à Cuba : mémoire collective, société civile et dissidence – Colloque international organisé par le Centre d’Etudes et de Recherches internationales (CERI) avec le soutien de l’association Encuentro de la Cultura cubana - Paris, 2-3 juillet 2007
Philippe Létrilliart

Un protagonista marginal implicado en la reconstrucción de la memoria colectiva y de las normas civiles : la Iglesia católica

Traduction de Traducción: Anne Monier, Gustavo Sánchez Perdomo et Romy Sánchez Villar
[23/04/2009]

Texte intégral

  • 1 La definición del tipo del régimen cubano ha evolucionado según los periodos. Como lo subraya Rafae (...)
  • 2 Varios movimientos protestantes son próximos del poder desde el inicio de la Revolución. Sergio Arc (...)
  • 3 En particular la Convención Bautista Occidental de Cuba.

1Desde hace unos cincuenta años, los protagonistas religiosos en Cuba han sido marginalizados por un régimen político que tiende – o ha tendido en cierto periodo dado – a la totalidad1. En un contexto marcado por la ocupación de los campos político, social y cultural por las autoridades publicas o sus avatares, las organizaciones religiosas han conocido suertes diversas. Una parte de las representaciones protestantes dispuso de un espacio de acción y de expresión bastante importante, pero pagando el precio de un acompañamiento constante de los objetivos del régimen2. Sin embargo, las otras organizaciones religiosas han sido mantenidas en la periferia de las instituciones socialistas. Es el caso de algunas denominaciones protestantes3. Es el caso de las religiones afro-cubanas, aunque el castrismo haya permitido una verdadera rehabilitación de esos cultos sin que por eso se extraigan de la esfera “folklórica”. Y finalmente es el caso del catolicismo, que seguramente habrá conocido la marginalización más completa y más durable.

  • 4 Pierre Bourdieu, « Genèse et structure du champ religieux », Revue française de sociologie, XII, 19 (...)

2Lo que se quiere examinar aquí es la situación de la Iglesia católica cubana, en la perspectiva de su posicionamiento frente al castrismo o, teniendo en cuenta las últimas evoluciones del régimen, frente al “post-comunismo”. Si uno puede cuestionar la verdadera influencia de esa Iglesia, se debe constatar su importancia “política” o “para-política”, en tanto que institución única en el paisaje cubano. Se sabe, en efecto, que la ambición revolucionaria no le dejó espacio al poder religioso. Contrariamente a la situación clásica según la cual “el mantenimiento del orden simbólico contribuye directamente a mantener el orden político”4, las autoridades políticas se han encargado en Cuba del enfoque simbólico del mundo y de su función de legitimación del orden establecido. La Revolución no podía admitir la competencia de otro universalismo. Los dos sistemas católico y castrista se hicieron rápidamente excluyentes uno respecto al otro. En el enfrentamiento de esas dos ambiciones globales, la victoria la tuvo incontestablemente el régimen castrista. Sin embargo, en momentos en que el régimen cubano parece tener que evolucionar pasando del “fidelismo” al “raulismo”, el catolicismo pretende poder recuperar una influencia central, no solo en términos morales o de comportamiento, sino también en temas políticos y sociales. Para ser mas preciso, el mundo católico y en particular sus élites, integradas o no en el clero, reivindican un papel en la determinación de las normas sociales y cívicas.

3¿Podrán lograrlo y según qué modalidades? Para contestar a tal pregunta, este artículo pretende en primer lugar entender la situación de la Iglesia cubana frente al Estado y frente a la “sociedad civil”. Abarca después sus tentativas de reinserción dentro de la “cubanidad”, en particular el uso católico de la memoria, y su objetivo: influir sobre la definición de la ciudadanía en la perspectiva del “post-castrismo”. Todas estas ambiciones no dejan de traer, en cada caso, interrogaciones problemáticas.

Un actor institucional único pero marginalizado

4El análisis de las relaciones Iglesia/Estado en Cuba conduce a una primera “interrogación problemática” que concierne un catolicismo marginalizado por las instituciones socialistas: ¿cómo reintegrar la nación si la nación es unidad revolucionaria?

Relectura y apropiación de la historia por la Revolución

  • 5 Declaración de Mgr Pedro Meurice Estiú, Santiago de Cuba, 24 de enero 1998.
  • 6 Como lo afirmo de nuevo en su libro de entrevistas con Ignacio Ramonet, Cien horas con Fidel, publi (...)
  • 7 Vincent Bloch, « Situations d’attente : les impasses de l’imaginaire national cubain, hier et aujou (...)

5La amarga constatación hecha por Mgr Pedro Meurice en Santiago de Cuba, en el momento de la visita pontificia: “muchos cubanos” han “confundido la patria con un partido, la nación con el proceso histórico vivido en las últimas décadas y la cultura con una ideología” muestra los límites de la acción católica frente al régimen5. De hecho, la escritura castrista de la historia, que se apoya a la vez sobre el análisis marxista y sobre la reivindicación de independencia nacional (contra España y luego contra Estados-Unidos) deja poco sitio a interpretaciones divergentes. Fidel Castro sitúa claramente su acción en la filiación de grandes independentistas: Carlos Manuel de Céspedes y José Martí sobre todo, frente a opresores de todo tipo6. Vincent Bloch ha dado varios ejemplos de esa lectura binaria en un reciente artículo7. Se puede citar el caso de la “resistencia” del indio Hatuey frente a los conquistadores, la insurrección de los vegueros (cultivadores de tabacos nacidos en Cuba) frente al gobernador que detiene el monopolio del comercio del tabaco en 1717. De manera más general los patriotas contra los colonos o los independentistas contra los anexionistas. Estas últimas figuras, esenciales hasta las guerras de independencia y hasta la “neo-colonia” de la primera mitad del siglo XX, siguen alimentando el imaginario revolucionario en su denunciación de la “mafia de Miami”.

  • 8 « Etant donné que le pouvoir politique comme le pouvoir hiérocratique émettent tous deux (...) des (...)

6Pero más allá de la lectura histórica, la Iglesia tiene que hacer otra amarga constatación: la del acaparamiento simbólico y de la retórica religiosa por Fidel Castro. Contradiciendo el esquema weberiano de la complementariedad del orden político y del orden hierocrático8, el régimen ocupa él solo todo el campo del poder simbólico. Como en otros regímenes marxistas, la reivindicación cubana del “hombre nuevo” recuerda muchas figuras de lo religioso. A eso se añade el culto a los “mártires” de la Revolución, en primer lugar a Guevara y Cienfuegos. Por su parte, el Líder Máximo utilizo mucho vocabulario religioso para justificar el proyecto revolucionario de refundación de las relaciones humanas a través de las relaciones sociales. La dimensión carismática de Fidel Castro fue particularmente importante en la relación con el catolicismo, por su acción en tanto que líder (encargado de la “revelación trascendental del porvenir”) pero también por la acción de sus seguidores (que han hecho prueba de “entusiasmo y ciega adhesión” según la definición weberiana). También se tiene que recordar el hábil posicionamiento del jefe de la Revolución cubana con respeto a la teología de la Liberación: ha defendido las posiciones de sus representantes, pero nunca le ha dado ningún margen de acción concreta en la isla.

El catolicismo cubano y la nación

  • 9 Según la COCC, Cuba tendría 349 sacerdotes y 602 religiosas para una población de 11 millones de ha (...)
  • 10 La Iglesia reivindica entre 60 y 70 % de fieles en su población. Estas cifras son rechazadas por el (...)

7Al disponer de un acceso limitado al espacio publico y de un personal reducido, la Iglesia cubana es una Iglesia débil9. Su debilidad es estructural y antigua. La falta de sacerdotes se observa desde la época colonial y condujo los responsables católicos a privilegiar las ciudades, y esa decisión hizo difícil la difusión del mensaje católico hacia los sectores populares y rurales. De hecho, como en otros lugares del subcontinente, son las élites urbanas quienes representan la base sobre la cual se apoya la Iglesia cubana, mientras se quiere concentrar la religiosidad sobre la figura marial y en particular a la devoción a la Virgen de la Caridad del Cobre que constituye una de sus mayores fuerzas. En esas condiciones, dado que no hay encuestas recientes, incluso el número de católicos es difícil de definir10.

8La Iglesia esta por otra parte marcada por su relación con España. El vínculo histórico con el antiguo colonizador implica una nueva dificultad para la actual Iglesia: ¿como construir su reintegración a la nación sobre una memoria colectiva negativa?

  • 11 Filósofo y pedagogo, el padre Varela afirma en 1823, en tanto que diputado a las Cortes, la necesid (...)

9El vínculo estrecho de las autoridades eclesiásticas con el poder español ha marcado todo el periodo colonial. Sin embargo, desde antes de la independencia, el clero se separa en dos opciones: el statu quo favorable a los reyes españoles o el deseo de tomar en cuenta la realidad socio-política local. Estas dos opciones separaron, de manera muy esquemática, el alto y el bajo clero. Muchos sacerdotes se definieron a favor del hecho cubano frente al mantenimiento de los vínculos coloniales. El padre Félix Varela tuvo un papel importante en ese debate a principios del siglo XIX11. Lo cierto es que la República naciente, marcada eso si por la presencia norteamericana, desconfía durante mucho tiempo de un catolicismo muchas de cuyas élites siguen siendo pro-españolas. La influencia española tendrá sus consecuencias sobre el alejamiento del clero de las instancias de decisión. Sin embargo, al asociarse estrechamente al mundo laico y crear asociaciones e instituciones escolares, la jerarquía católica logra modificar su imagen y hacer admitir el carácter nacional de una Iglesia en la cual muchos eclesiásticos españoles conservadores siguen sin embargo siendo muy influentes. La situación evoluciona al final del período pre-revolucionario. El trabajo que se hace hacia la sociedad civil y sus dirigentes políticos en los años 1940 permite a la Iglesia durante un corto tiempo vivir algo como una edad de oro, reforzar su capacidad de ser un verdadero peso en los asuntos públicos y, más aun, empezar a aparecer como un componente lógico, si no natural de la cubanidad.

Las diferentes fases de la difícil relación Iglesia/Revolución

  • 12 Pastoral de Mgr Enrique Pérez Serrante, noviembre 1960.

10Frente a la Revolución triunfante la jerarquía católica primero intenta mantener una postura de apertura. Pero la evolución del régimen conduce rápidamente a un enfrentamiento con la Iglesia, que le pide a sus fieles escoger entre “Roma o Moscú”12. A principios de los años 1960, medidas radicales intervienen: salida masiva de sacerdotes del país, cierre de hospitales, de la universidad y de las escuelas católicas, comienzo de la campaña anti-católica. Durante toda una década, los católicos se repliegan sobre la esfera privada. Es la etapa de la “Iglesia del silencio”.

  • 13 Instrucción pastoral de los obispos de Cuba. Promulgación del documento final del encuentro naciona (...)

11Después de ese choque inicial y del período de silencio pero también de incomprensión por las autoridades religiosas del fenómeno que estaba pasando, varias etapas son necesarias para estructurar el discurso católico. La más importante tiene lugar en febrero del 1986 cuando se organiza el Encuentro nacional eclesial cubano (ENEC). En la filiación de Vaticano II pero más en la continuidad de la reunión del CELAM de Puebla (1979), el ENEC permite la renovación de la Iglesia cubana. Esa reunión, dentro de la cual se incluyen muchos laicos, da lugar a una toma de conciencia: la obligación de reintegrar la sociedad cubana tal y como es, a pesar de las sujeciones ligadas a la ideología y al control social y hacerlo por una vía no conflictiva. El Documento final del ENEC llama a los fieles a tener un papel activo en la sociedad socialista y a que afirmen su fe, insistiendo en el carácter solidario de esa afirmación donde quiera que se encuentren: en la esfera privada pero también en el trabajo o en la universidad13. Pero la evangelización tiene que ser limitada a las relaciones interpersonales: tiene que aplicarse “de persona a persona”.

12Esas evoluciones y las relaciones constantemente mantenidas con el Vaticano, conducen a la organización de una visita pontifical en enero del 1998. Es un evento muy positivo para la Iglesia: difusión de su mensaje, ocupación del espacio público y de los medios, posibilidad de ver llegar a nuevos sacerdotes, liberación de los presos. Pero sus principales demandas no son satisfechas, ni en lo que respeta al restablecimiento de la enseñanza católica, ni sobre el tema de la posibilidad de una presencia durable en los medios. Esas reclamaciones chocan en efecto con el mismo funcionamiento del régimen, porque tocan las esferas sensibles de la propaganda y de la juventud. La visita del papa reforzó la Iglesia, permitió que otro discurso se oyera y que se propusiera una apertura hacia los valores católicos pero no obtuvo nada sobre sus reivindicaciones esenciales. Habría sobre todo mostrado, contrariamente a lo que algunos observadores esperaban, que el papel de los prelados cubanos no se asemeja a aquél de sus homólogos poloneses de los años 1980: igualmente débiles en cuanto a medios materiales, no disponen del sostén popular del cual testimonian las iglesias repletas de fieles en Polonia. Sobre todo, los curas cubanos no pueden apoyarse sobre la asimilación de catolicismo a nacionalismo como los poloneses. Por el contrario es el castrismo quien reivindica – y posee en gran medida – el beneficio de la edificación de la unidad nacional.

  • 14 Las evoluciones que han tenido lugar recientemente en el seno de la jerarquía católica no pueden si (...)

13A pesar de todas estas limitaciones, la Iglesia cubana representa el único “contra-poder” legal y el único discurso alternativo público en las parroquias o cuando se le da acceso a los medios (el caso de la visita papal). Es ella la única institución autónoma frente al régimen si por régimen se entiende no solo al Estado sino también las organizaciones ligadas al proyecto político del castrismo. Si, en consecuencia, se reúnen todas estas características: institucionalidad, legalidad en el marco de las instituciones socialistas de la isla, capacidad de acción autónoma, la Iglesia católica ha sido y sigue siendo el único polo organizado y visible frente al régimen. Pero esta situación institucional única no es reivindicada en términos políticos por el cardenal Ortega que apuesta, por el contrario, a la acción pastoral de la Iglesia para perennizar su presencia. Este modesto papel limita la relación de la Iglesia con la “sociedad civil”14.

La Iglesia y la “sociedad civil”

14Abordar las relaciones de la institución religiosa católica con la “sociedad civil” nos conduce inmediatamente a una segunda interrogante problemática: ¿qué cosa es la “sociedad civil” en Cuba y cómo se sitúa la Iglesia respecto a esa “sociedad civil”?

¿Qué es “sociedad civil” en Cuba?

  • 15 Sunil Khilnani, « La “société civile”, une résurgence », Critique internationale, n° 10, janvier 20 (...)

15Según Sunil Khilnani actualmente se constata una “resurgencia” de la sociedad civil que apuntaría a “restituir a la sociedad poderes económicos, sociales o de expresión que los estados habrían usurpado”15. Varias condiciones serían necesarias para definir la existencia y la capacidad de actuar de la sociedad civil: una concepción compartida de la política y de sus elementos, la existencia de un individualismo abierto al intercambio de ideas y liberado de obligaciones comunitarias, la dispersión institucionalizada del poder.

  • 16 Philippe Létrilliart, L’Eglise catholique et la « société civile » à Cuba, CERI - Sciences Po - CNR (...)

16Si uno puede discutir sobre la existencia o no de esas condiciones en Cuba, unas transformaciones están teniendo lugar: la aparición de islotes de iniciativa privada, la transformación de una parte de la alta jerarquía militar en empresarios, el trabajo de la prensa independiente16. Igualmente, el contexto regional marcado por la resurgencia de la sociedad civil desde las democratizaciones de los años 1990 es seguido de cerca por todos los responsables de la isla. Ante el – débil – crecimiento de organizaciones representativas de una alternativa política, el régimen continúa abogando por el papel central del Estado, único capaz de organizar la sociedad. Esta voluntad no se inscribe solamente en la concepción marxista de etapas anteriores al advenimiento del comunismo : corresponde a una tradición latinoamericana en la cual el primer peronismo, el getulismo brasileño o la larga “revolución institucionalizada” de México han marcado etapas. En estas condiciones la definición de la “sociedad civil” cubana es delicada. Cuando el régimen presenta asociaciones que generó como constitutivas de una sociedad civil independiente de las instituciones del Estado, una parte de la oposición estima imposible el desarrollo de expresiones autónomas en el actual contexto. Más allá de esos dos extremos se puede por tanto constatar la existencia de una “sociedad civil de hecho”, por cierto limitada, débil y fluctuante que incluye los movimientos disidentes, los bibliotecarios independientes o la prensa independiente como principales exponentes.

¿Dónde se sitúa la Iglesia católica?

  • 17 Orlando Márquez Hidalgo, « Del Cubano y la sociedad », Encuentro de la cultura cubana, n° 2, otoño (...)

17Orlando Márquez, director de la revista Palabra Nueva y próximo del cardenal Jaime Ortega estima que no hay que “ver en la Iglesia un partido de oposición, ni la institución que estaría encargada de llenar el vacio de la sociedad civil independiente que existe en Cuba”17. Su interpretación privilegia la idea que la Iglesia, en tanto que institución prioritariamente religiosa por su vocación universalista, se situaría fuera de la esfera de la sociedad civil o que la englobaría como podrían hacerlo otros proyectos religiosos y políticos.

18Esta posición de árbitro o de actor desapasionado es válida, con reservas, solo para la alta jerarquía católica. Mientras tanto, no puede sino constatarse sobre el terreno la existencia de instituciones y organizaciones que dependen directamente de esta “sociedad civil de hecho”.

  • 18 Pax Christi Holanda, Informe sobre el trabajo social y humanitario de instituciones de la Iglesia c (...)
  • 19 Otras instituciones existen. Las Hermanas de la Caridad de Pinar del Río, por ejemplo, tienen una c (...)

19La Iglesia ha multiplicado sus intervenciones sobre el terreno desde la crisis de los años 1990, en particular en el sector de la salud y en el de la ayuda a las personas de avanzada edad, en momentos en que el sistema social se degradó. Con el acuerdo o la tolerancia de las autoridades el personal católico (en particular las religiosas ayudadas por laicos) ha reanudado su función social y su voto de caridad abriendo comedores en las iglesias y disponiendo estructuras prácticas de asistencia. Caritas Cuba es uno de los actores centrales de esta acción social que tiende a sustituir la del régimen. Al tiempo que la distribución de ayuda humanitaria, garantizada por el Estado cubano es criticada con frecuencia ya que una parte de las donaciones se esfuman en circuitos paralelos, el control ejercido por Caritas se muestra como de más eficiencia. Es verdad que la organización dispone de 35 empleados fijos segundados por 15 000 voluntarios. Además administra directamente la ayuda que transita por los circuitos católicos (ONG Fe en Acción de la Ermita de la Caridad del Cobre de Miami o dones de la ONG europea Acción Médica enviados a Cuba vía la Nunciatura Apostólica)18. Gracias a todo esto, Caritas Cuba es capaz de ayudar diariamente a alrededor de 30 000 personas distribuyendo comida, medicamentos y productos de primera necesidad. Deseando ejercer un papel de “subsidiaridad sin competencia alguna”, Caritas constituye un ejemplo eficiente de organización no estatal apoyada por una red internacional. Esta acción, que a la vez beneficia a las autoridades políticas y a las religiosas, es representativa de la concepción de la acción privilegiada por el cardenal Ortega, definida esta como un trabajo de largo plazo destinado a preservar los logros de la Iglesia sumando al mismo tiempo sobre el terreno social19.

  • 20 Guy Hermet, « Les fonctions politiques des organisations religieuses dans les régimes à pluralisme (...)
  • 21 El amor todo lo espera, mensaje de la Conferencia de Obispos de Cuba, 8 de septiembre de 1993.

20Pero, más allá de las intervenciones en lo social, una parte del mundo católico pretende actuar sobre la sociedad en términos culturales, morales y políticos. Se viene aquí a la tipología de funciones de las organizaciones religiosas dentro de regímenes autoritarios tal como la define Guy Hermet20. En ese tipo de régimen la función tribunicia de las organizaciones religiosas – o sea un papel “crítico más que legitimador” fundado sobre la defensa de los grupos marginalizados – recae sobre la alta jerarquía eclesiástica, menos sospechosa que los grupos de laicos de ser rivales en gestación para el poder. A pesar de las reservas de Monseñor Ortega, los responsables del clero cubano han conservado ese papel con asiduidad desde el principio de los años 1990, especialmente con la publicación de la Carta de los Obispos de 1993 que denunció la situación de “extremadamente grave” en una economía incapaz de subvenir a las necesidades de la población, la degradación de los lazos familiares, “el carácter exclusivo y omnipresente de la ideología oficial”, el “número elevado de presos” y preconizaba ya la “reconciliación de todos los hijos del mismo pueblo”21. La mayor parte de los acontecimientos importantes de la vida política y social cubana fueron, a continuación, objeto de una toma de posición católica. Sin asumir públicamente la carga, la Iglesia católica ha sido pues siempre, de manera puntual “un partido político de substitución”.

  • 22 Guy Hermet, artículo ya citado, Revue française de science politique, p. 452-453.

21Esta función “para-política” es, sin embargo, en la mayoría de los casos asumida por el segundo círculo de la Iglesia: las agrupaciones laicas. Estas ejercen en los regímenes con pluralismo limitado funciones que recubren la socialización política, la selección de líderes y la elaboración de programas y de objetivos, funciones que Guy Hermet definió como “para-partidarias”22. Disponen de pocos medios y no se fijan objetivos de conquista del poder. Pero operan según modalidades cercanas a las de los partidos políticos en los países democráticos en la medida en que tienden a pesar sobre lo político en nombre de una visión autónoma del bien común. Es este el esfuerzo realizado por lo centros de estudios católicos en Cuba, en particular el Centro de Formación Cívica y Religiosa (CFCR).

22Un actor “para-político”: el CFCR

  • 23 Esas funciones las han garantizado durante mucho tiempo Dagoberto Valdés, ingeniero que participó e (...)
  • 24 www.vitral.org Idéntica fuente para las posiciones de la Conferencia Episcopal Cubana.

23Fundado el 29 de enero de 1993, el Centro de formación cívica y religiosa de Pinar del Rio sigue siendo el elemento más dinámico y más productivo de la nebulosa laica (a pesar de que su actividad haya sido puesta en tela de juicio desde la llegada del nuevo obispo, Monseñor Jorge Serpa a principios de 2007). Este centro es un “servicio diocesano”. Si bien el obispo es su Rector, lo esencial de la gestión compete a su Director23. El CFCR cuenta contribuir a la formación de personas y grupos, en especial a nivel de comunidades eclesiásticas de base (CEB) organizando talleres y encuentros regulares en distintos locales. Como lo expresa su página Internet se propone24:

Contribuir a la formación del hombre como personalidad y como miembro activo y responsable de la sociedad conformemente a un proyecto humanista de inspiración cristiana;

Aportar a los participantes la necesaria educación en asuntos cívicos, éticos, filosóficos, económicos y políticos en su más amplio sentido;

Desarrollar su pertenencia a una comunidad humana: la cubanidad, profundamente unida a su comunidad: la eclesialidad;

Contribuir a la creación de espacios de participación en la sociedad civil […], para promover la intervención de los ciudadanos de manera que puedan asumir y compartir sus responsabilidades de acuerdo con sus vocaciones y sus competencias respectivas;

Contribuir al logro de los precedentes objetivos a través de publicaciones que sean espacios de expresión y de diálogo abierto a todos.

  • 25 Según D. Valdés esta sociedad civil debe ser en Cuba “personalista y personalizante, socializante e (...)

24Si el CFCR constituye un medio de influencia global, su objetivo final es la construcción o la reconstrucción de la persona como ser social – en consecuencia su capacidad para actuar en el seno de la sociedad civil – pero en perspectiva cristiana25. Ese proyecto en lo que concierne tanto al individuo como a su realización social, al fijar normas se constituye necesariamente como competidor ante el proyecto socialista desarrollado por la autoridad gubernamental. Los nombres de algunos cursos del CFC dan la medida de su ambición en materia de formación sobre asuntos políticos, económicos y sociales: “Derechos del hombre”, “Educación para la libertad”, “El hombre y el contexto socio-político en Cuba a la luz de la doctrina social de la Iglesia”. El Centro desarrollaba pues hasta estos últimos años una dimensión “para-política” dentro de una relativa autonomía (claro, favorecida por su poca audiencia y por su pertenencia a la Iglesia) siempre colocándose en una perspectiva de transición. Pero el director del CFCR rechazaba públicamente esa lectura, se limitaba a argumentar a favor de un debate de ideas y de un pluralismo de opiniones.

25La Conferencia Episcopal Cubana se compromete a veces, ella también, definiendo lo que debería ser el papel de los laicos durante los “tiempos nuevos” que la isla podrá vivir pronto. Los obispos cubanos estiman deber:

Preparar a los fieles laicos en tanto que ciudadanos libres, responsables y críticos a fin de que estén presentes y participen en la renovación de las estructuras sociales, económicas y políticas de Cuba […] según la doctrina social de la Iglesia […];

Preparar a los fieles laicos para que posean la vocación y el carisma para ejercer un protagonismo – sin aspiraciones hegemónicas o excluyentes - en los medios y en los espacios de la cultura, de la política, de la economía así como en los sectores de comunicación social, la familia, el trabajo, y el mundo estudiantil en funciones de dirigentes y de animadores […];

Dar a conocer el aporte la Iglesia Católica a la formación del cubano como persona libre, socialmente madura […] independientemente de su fe religiosa y de sus concepciones filosóficas;

Crear espacios de diálogo y de participación democrática acerca de los principales problemas y necesidades de nuestro país […];

Conducir a la formación de comunidades de participación y de vida dentro de la sociedad civil que se reconstruirá así como una realidad diferente y autónoma con respecto a la estructura política.

Un Partido de la disidencia: el MCL

26Finalmente, dentro de un tercer círculo, representando una expresión más acabada de la voluntad de participación del catolicismo en la política – expresión que no asume la jerarquía de la Iglesia – se encuentran las organizaciones que se oponen directamente al orden establecido. El problema que se plantea aquí es el de la relación Iglesia/disidencia. Para ilustrarlo nos interesaremos en el Movimiento Cristiano de Liberación (MCL) de Oswaldo Payá que cuenta con numerosos militantes procedentes de las filas católicas, cosa que conduce a interrogarse respecto al posible posicionamiento de un partido demócrata-cristiano o de un partido que asuma opciones católicas en Cuba, país en el que la democracia cristiana ha seguido siendo históricamente débil.

27Fundado en 1988, siempre ilegal, el MCL lanzó en 1996 el Proyecto Varela para pedir un referéndum de iniciativa popular vislumbrando el respecto de las libertades individuales, el derecho de asociación y de prensa, la liberación de los presos políticos, el derecho a la libre empresa y a la modificación del sistema electoral. Habiendo reunido las 10 000 firmas requeridas por la constitución cubana en tal caso, el MCL las presentó a la Asamblea Nacional de Poder Popular (ANPP) en Mayo 2001. Sin focalizarse en el carácter católico del movimiento, sin embargo claramente indicado por la alusión del padre Félix Varela, la disidencia interna respaldó largamente el proyecto, que correspondía – es cierto – a sus aspiraciones fundamentales, antes de acabar apartándose de su promotor en los años siguientes. Por su parte las autoridades cubanas reaccionaron, hacia el final de 2002, organizando un referéndum nacional que tuvo como objetivo reafirmar el carácter “irreversible” del socialismo en Cuba. Su aprobación por el 99% de los votantes puso necesariamente en tela de juicio la acción de Oswaldo Payá. Debilitado, el MCL fue a continuación golpeado por la detención de varios de sus miembros más activos en la primavera del 2003.

28Mientras tanto el cardenal Jaime Ortega ha rehusado aportar apoyo a las posiciones de la disidencia y especialmente a las del dirigente del MCL. Esta actitud, con frecuencia criticada dentro de las filas de la Iglesia, muestra una lectura realista de la situación del catolicismo en Cuba. Débil en medios materiales y humanos, limitado en su acceso a la opinión pública, el catolicismo cubano debe, según Ortega, reforzar primero sus posiciones y reafirmar sus valores dentro de la sociedad. Le resulta, en esas condiciones, imposible tentar un acercamiento con la disidencia o con la diáspora arriesgando con ello el trabajo de fondo que tiene como objetivo establecer su cubanidad. Ante esa postura prudente otros componentes de la Iglesia sostienen la necesidad de una implicación real y de una solidaridad con Oswaldo Payá y hasta con la disidencia en general.

29La posibilidad para el MLC de transformarse en relevo político del catolicismo dentro de la hipótesis de una transición está lejos de materializarse. En una coyuntura de democratización su entrada en la competencia política podría a no dudarlo favorecer el surgimiento de temáticas católicas y ayudar a construir las capacidades de influencia a las que puede aspirar la dirección de la Iglesia cubana. Pero sería necesario a esta última asumir las opciones políticas y económicas (liberales) del MCL que no son necesariamente las suyas. Debería asumir paralelamente el riesgo de ver alejarse ciertos sectores sociales de las posiciones católicas. Resulta que es esencialmente hacia un objetivo de influencia global, ligado a su magistratura moral que parece tender el catolicismo cubano. Para alcanzar ese objetivo una intervención en lo político da la impresión de ser rechazada. Quedan varias alternativas posibles. Se ha visto el papel de los centros de estudios y de trabajo social. La Iglesia desea también pesar en el debate político siguiendo dos direcciones: rehabilitando las grandes figuras católicas y proponiendo valores alternativos a los del régimen.

El uso de la memoria: rehabilitar el papel de la Iglesia en la nación

30En el momento de plantear la cuestión de la relación entre el mundo católico y la memoria, aparece una nueva dificultad: ¿cómo se puede invocar útilmente a grandes figuras católicas, mientras la mayoría del tiempo, esas figuras se inscriben en la teología utópica que caracteriza al castrismo?

¿Cuál es el papel del catolicismo?

  • 26 Patrick Michel, « Religion, nation et pluralisme. Une réflexion fin-de-siècle », Critique internati (...)

31Al ser marginada por un régimen que acapara la totalidad de los ámbitos, la institución religiosa intenta volver a integrar la posición en la que se determinan las normas culturales y sociales. Esa ambición es difícil de realizar: la Iglesia debe, para ello, obtener una legitimidad para con lo político. Más ampliamente, tiene que encontrar el posicionamiento que le corresponde en la nación. Respecto a esta cuestión, podemos recordar las 4 figuras del vínculo entre religión y nación, según Patrick Michel: la religión contra la nación – la nación contra la religión – la religión al servicio de la nación – la nación al servicio de la religión26. Históricamente, en Cuba, la Iglesia experimentó las dos primeras posibilidades, antes y después de la Revolución. Ahora intenta, en la perspectiva de un nuevo posicionamiento en una especie de “centralidad” política y social, ser percibida como “al servicio de la nación”.

  • 27 Vincent Bloch, « L’imaginaire de la lutte », Problèmes d’Amérique latine, n° 61-62, été/automne 200 (...)

32Sin embargo, para existir en la nación, es necesario poder alegar una participación en el proyecto nacional. Dada la interpretación que da el castrismo del proceso histórico, la Iglesia debe construir una contra-memoria, o más bien desconstruir la memoria oficial. Según Vincent Bloch, “(…) la reinvención de la historia de Cuba se construye principalmente a partir de la manipulación del pensamiento de los intelectuales de los siglos XVIII y XIX, de la reducción de las guerras de independencia a un único objetivo y del maquillaje, aproximadamente marxista-nacionalista de todas las insurrecciones ocurridas desde el siglo XVI”27. En estas condiciones, es difícil – e incluso imposible – integrar una dimensión católica a la historiografía oficial. Se tiende a escribir una historia paralela, construida sobre un relato más memorial que histórico. Y por eso el mundo católico, desde hace varios años, ha empezado un trabajo de rehabilitación de la catolicidad de las grandes figuras de la historia cubana, trabajo que se expresa particularmente en las conferencias públicas de los centros de estudios y en las publicaciones toleradas por el régimen. Sin embargo, hay que constatar que cuando la Iglesia intenta desconstruir la memoria marxista –nacionalista, tiende a sustituirle una memoria católica-nacionalista… cuya objetividad, también, sigue siendo cuestionable.

33¿Por qué este esfuerzo de recuperación de una memoria católica?

  • 28 Juan Pablo II, Homilía de Santiago de Cuba, 24 de enero 1998, www.vatican.va
  • 29 Modelo de acción moral frente a un poder corrupto. Sobre Chibás, la revista escribe que constituye (...)
  • 30 Líder estudiante y católico, muerto después del ataque al Palacio presidencial en 1957.

34Se trata primero de una manera de reintegrar la “cubanidad”, o sea de rechazar la asimilación de la Iglesia a la hispanidad. Pero también se trata para la Iglesia de reintegrar el pasado católico al presente de los cubanos, mientras la historia oficial ignora ese pasado. No es una coincidencia el hecho de que, en su homilía de Santiago, el Papa volvió a hablar de la catolicidad de los héroes de la nación: Carlos Manuel de Céspedes, Antonio Maceo, Calixto García, yendo incluso hasta alistar a “todo el ejército mambí”28… En su voluntad de reintegración a la nación, los católicos no dudan tampoco en evocar grandes figuras del siglo XX y su acción política, que esté o no en tela de fondo la pertenencia al catolicismo. La revista Vitral pudo así comentar la acción de Eduardo Chibás29 o de José Antonio Echeverría30.

  • 31 Olga Portuondo Zuñiga, La virgen de la Caridad del Cobre, símbolo de cubanía, Editorial Oriente, Sa (...)

35El esfuerzo de reafirmación de la memoria católica responde también a la voluntad de la Iglesia de reforzar su discurso teológico y completar su poder simbólico. Por esta razón, el uso de la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba, es constante. Necesaria desde un punto de vista teológico, también es útil en una perspectiva de “vuelta a la cubanidad”. La Virgen de la Caridad es una encarnación de la cubanidad: asimilación a la isla, pero también asimilación a Ochún (santería) en una lectura sincrética. Según Olga Portuondo, “las representaciones de la Virgen proyectan una utopía de unidad etno-cultural del pueblo cubano”31. De hecho, esas representaciones mezclan los atributos que pertenecían a componentes diferentes de la sociedad cubana: por ejemplo, la imagen de la Virgen blanca de pelo crespo… Para la Iglesia, esta naturaleza plural es un símbolo útil: es en el catolicismo que la unidad de los contrarios puede realizarse e incluso superarse. Por supuesto, no basta con el único apoyo de la figura marial y es por lo que la Iglesia también procura apoyarse en la acción de los padres de la nación. Pero utilizando esos diferentes símbolos, apuesta por el reforzamiento mutuo entre lo teológico y lo político.

  • 32 Rafael Rojas, Isla sin fin, Ediciones Universal, 1998 p. 39.

36Finalmente, se trata para la Iglesia de reforzar su discurso cívico y por ende su legitimidad para obrar en el campo político. Aquí se plantea un nuevo problema pues, al no conducir a la objetividad ni mucho menos, la utilización de las grandes figuras católicas tiende a reforzar el discurso utópico, carismático y nacionalista del poder. Con respecto a esta idea, Rafael Rojas pone de relieve una “teología insular” formulada en términos morales por José Martí: “representaciones negativas del dinero, de la ciudad, del mercado, de la técnica y exaltación de la figura del mártir ascético destinado al sacrificio”32

  • 33 Francisco de Arango, Discurso sobre la agricultura de La Habana y modos de fomentarla, La Habana, D (...)
  • 34 « Cubano significa más que blanco, más que mulato, más que negro », José Martí, « Mi raza », Patria(...)

37Podemos entonces observar, desde la época de Martí, una gran proximidad con el fondo ideológico católico tradicional. Sin embargo existe también una correspondencia con el posicionamiento moral, o la ostentación moral, de la Revolución: la “teología insular” se aplica al comportamiento reivindicado por Fidel Castro y por el conjunto de los ejecutivos del régimen. De cierta manera, volvemos a encontrar parte de este discurso en las organizaciones anti-castristas de Miami. Se puede comparar esta problemática con el antiguo debate Arango / Martí. En el siglo XIX, Francisco de Arango se encuentra en una posición conservadora y racista pidiendo una inmigración blanca a Cuba para oponerse al desarrollo demográfico de los negros33. Al mismo tiempo, era consciente de la realidad sociológica y étnica del país. Martí rechaza esa posición contando con el universalismo y un humanismo global que permitiría rechazar las diferencias en nombre del valor superior de la cubanidad34. Aunque no se terminó ese debate, el sacrificio de José Martí, su aura y la utilización de su gesta por la Revolución (y por el exilio) condujeron a la preponderancia de la “teología” sobre la simple constatación de las realidades económicas, sociológicas o étnicas.

  • 35 Rafael Rojas, Isla sin fin, Ediciones Universal, 1998 p. 34-35.

38 Por razones próximas a las del poder: aspiración al universalismo, afirmación de los fines últimos, reivindicación del carisma de las figuras históricas, la Iglesia llegará a una posición bastante similar. La puesta en evidencia constante de la figura del padre Varela, en nombre de su compromiso nacionalista y sin cuestionar su relación con la democracia, ilustra perfectamente esta idea. Ahora bien, Rafael Rojas recuerda que Varela no deja de menospreciar la imagen del comerciante, que exige la ayuda del “primer hombre” para “expulsar los comerciantes de la vida civil y política de Cuba”. De hecho, los temas del mercado, del dinero, del capitalismo y de la urbanización llevan una connotación negativa y se oponen a la virtud de la patria, del Estado y de la política. Rafael Rojas muestra incluso hasta donde va la “retórica de la intransigencia” de Varela cuando indica que, para este último, la democracia es “el más cruel de los despotismos, porque se ejerce con la máscara de la libertad”. Otro ejemplo, de nuevo en sus Cartas a Elpidio, Varela asimila el multipartismo con la “institucionalización de la discordia y de los celos entre los hombres”, o sea finalmente el régimen político de la “impiedad”35.

39Este discurso, que reúne varias dimensiones del pensamiento de José Martí también evoca las reivindicaciones unitarias de las autoridades cubanas. En este sentido, se puede observar cierto paralelo entre el nacionalismo del régimen y el de los católicos, lo que revela los límites del uso de su memoria por estos últimos.

Hacia un proyecto inclusivo: apoyarse en esta (auto) rehabilitación histórica para redibujar los contornos de la ciudadanía

40Más allá de la rehabilitación histórica propuesta por el catolicismo para sí mismo, se abre la perspectiva de una acción que se funda en esta legitimación. No se trata para la Iglesia de participar en el ejercicio del poder sino de recuperar una influencia proponiendo normas civiles y morales, más precisamente proponiendo valores católicos que pueden formar la base, o una de las bases, de la futura ciudadanía. Pero aquí, una vez más, la perspectiva se tuerce por una interrogación problemática: ¿qué es una “ciudadanía católica” y cómo puede aplicarse al caso cubano?

¿Una ciudadanía fundada en valores católicos?

  • 36 Posiciones definidas por el Vaticano en la exhortación apostólica Ecclesia in America (1999). En pa (...)

41Los laicos más comprometidos, esquemáticamente en torno a la revista Vitral ayer y con el espíritu de esta revista hoy en día, quieren establecer una ciudadanía construida sobre normas católicas. Una nueva ciudadanía que pueda desempeñar un papel en el desarrollo de la transición del castrismo, se separa evidentemente de la adhesión al movimiento de masas reclamado por el comunismo. La ciudadanía considerada por los católicos se basa en normas éticas que se inspiran directamente de la doctrina social de la Iglesia y en primer lugar de la idea de que la libertad deseada por los cubanos debe venir con la aceptación de la responsabilidad individual y colectiva, aunque el paternalismo ambiente les haya privado de ellas36.

42En su homilía del 25 de enero de 1998, pronunciada en la plaza de la Revolución, el Papa se había empeñado en establecer que la ciudadanía no podía ignorar la fe sin perder el humanismo que debía constituirla. Según Juan Pablo II, la conquista de la libertad en la responsabilidad representaba “un deber inevitable para cada persona”, porque esta liberación “no se limita en los aspectos sociales y políticos, sino que alcanza su plenitud en el ejercicio de su libertad de conciencia, base y fundamento de los demás derechos sociales”. El Papa había además denunciado un poco más tarde “la restricción de las libertades fundamentales, la despersonalización y el desánimo de los individuos”. Ese discurso no se había quedado sin respuesta, el público cubano exigía el ejercicio de su libertad…. Pero no el de su responsabilidad, exigencia que iba en contra, en el fondo, de la doctrina social de la Iglesia.

  • 37 Editorial « La libertad », Vitral n° 57, septiembre-octubre 2003.

43Paralelamente, durante sus trece primeros años de existencia, la revista Vitral afirmó derechos y principios. Así indicaba, en octubre de 2003: “Cada persona nace libre y viene al mundo dotada del derecho de vivir en la verdadera libertad (…). Sin libertad, no existen personas, sino piezas de un mecanismo de opresión”. Retomando la temática pontifical, estimaba que no hay “libertad verdadera sin su otra cara inseparable: la responsabilidad”. Denunció los mecanismos autoritarios: “la libertad interior se deseca cuando no se nos educó para la libertad. Cuando hemos nacido, crecido y sido educados en un clima de miedo, de delación y de opresión. Son esos los frutos de una educación manipuladora e ideologizada, destinada a reproducir esquemas de imitación y aceptación. Largos años, sin interrupción, de adoctrinamiento masivo y dogmático nos forman, o mejor dicho nos deforman, para aceptar y obedecer, para la sumisión y la simulación”37. La revista también reivindicó una libertad concreta de la que los cubanos se veían privados: el derecho de ir y venir. Aunque los laicos militan a favor del mantenimiento en la isla, para atestiguar sin dejar de ser sí mismos, sin embargo no dejan de defender la posibilidad de salir del país y de volver a él.

44Los católicos tomaron igualmente posición sobre la organización de la vida social.

  • 38 « El desorden social », Vitral n°48, marzo-abril 2002.

45En un texto de 200238, Vitral constataba la insuficiencia de los salarios en pesos cuando “la moneda con la que se nos paga no es la misma que la que sirve para comprar en la inmensa mayoría de los comercios”. Pero la revista rechazaba la única explicación económica y destacaba tres factores agravantes:

46- el hecho de que exista sólo un empleador que “lo controla y lo dirige todo” y que es responsable de que “las personas sufran del más sofisticado y más meticuloso de los controles (…) en todos los aspectos de su vida pues su trabajo, el apoyo de su familia, la comida y la educación de sus hijos están en juego”. Salir de esta situación sería correr el riesgo de ser considerado como un “ciudadano de segunda categoría” con una “peligrosidad marcada”;

47- la profunda división de las familias, cuyos motivos son “el divorcio, la salida del país y los empleos lejos del hogar para los padres así como las movilizaciones incesantes de los niños en las escuelas en el campo”;

48- el abandono de la educación ética y cívica.

49De manera más general, Vitral rechazaba el vínculo causal establecido por el régimen entre el embargo y la situación interna. Al contrario, los laicos de Pinar del Río afirmaban que imputar “invariablemente (…) todos los males sociales a un enemigo externo” hacía empeorar la situación. Según ellos, frente a los esfuerzos “heroicos” que se le pedía al pueblo quedaba “lo que es más fundamentalmente heroico, el vivir en la virtud cotidiana”, “No hay nada que desorganice más la vida social que la masificación, el colectivismo, la despersonalización, estimaban. Cuando todo pertenece a todos, nada es de nadie”. Hoy en día como ayer, estas constataciones desembocan en la condena del proyecto castrista y en la reafirmación del fundamento católico de la ciudadanía: “sin responsabilidad personal, no hay orden social posible”.

La reconciliación nacional

50Sin embargo, la reconstrucción de la ciudadanía no se puede separar de un horizonte más general de democratización. Aunque la Iglesia se abstiene de querer aparecer como un actor del cambio institucional en la perspectiva de una transición política desea sin embargo poner su pericia al servicio de la reconciliación. Esta ambición concierne a la vez la cuestión de las relaciones interpersonales y la puesta en obra práctica del proceso de reconciliación nacional, pues las instituciones católicas participaron a varios de esos procesos en América Latina o en África.

  • 39 Dagoberto Valdés, « Animo: el miedo no tendrá la última palabra », Vitral n° 50, julio-agosto 2002.

51En Cuba misma, es una vez más sobre el mundo laico en el que se apoyan las autoridades religiosas para promover la posibilidad de una reconciliación entre los mismos habitantes de la isla y entre cubanos del interior y del exterior. Para este objetivo, la revista Vitral propuso a sus lectores un método inspirado del arreglo pacífico de los conflictos a nivel internacional, que establece etapas operacionales39 :

- crear un clima favorable evitando los ataques mutuos;

- favorecer la comunicación;

- expresar su disponibilidad para el diálogo y la negociación;

- analizar los diferentes momentos del proceso conflictivo;

- establecer reglas de procedimiento;

- proponer soluciones;

- contraer acuerdos y asegurar su seguido

- evaluar el proceso.

52Instancias de reflexión y de preparación de una eventual reconciliación nacional existen en el seno de la Iglesia. Se debate particularmente esta cuestión con motivo de las semanas sociales anuales, y, en diferentes comisiones de Justicia y Paz de las diócesis cubanas. Fueron creadas subcomisiones encargadas de pensar la reconciliación a través del diálogo con los actores internos y la diáspora, y mediante la elaboración de propuestas reformadoras.

53La transición post-castrista pensada desde el punto de vista de la reconciliación nacional fue discutida entre la Iglesia cubana y su homólogo de Florida durante encuentros anuales. Sin embargo, el mundo católico no podrá llevar a cabo el proceso de esta reconciliación y deberá tomar en cuenta las demás organizaciones que se preocupan por ello, que procedan de la disidencia interna (Comisión cubana para los derechos del hombre y la reconciliación nacional de Elizardo Sánchez) o que vengan de la diáspora (grupo de trabajo Memoria, Verdad y Justicia, en torno a Marifeli Perez-Stable, por ejemplo). La asociación de las élites actuales a la futura reconstrucción del Estado deberá necesariamente ser discutida.

  • 40 Segun J. P. Bastian, el “neo-comunitarismo pentecostalista nace en sociedades que presentan las con (...)

54Más ampliamente, el post-castrismo debería llevar la Iglesia a preocuparse por sus opositores religiosos, elemento del que el período revolucionario le había paradójicamente preservado. Ahí, de nuevo, podrían surgir dificultades peculiares. Mientras los preceptos y los modos de organización del catolicismo pueden parecer poco adaptados al ejercicio de una verdadera influencia sobre la sociedad civil y el acompañamiento de la democratización, las demás religiones disponen de medios de acción a priori más eficaces. Como se sabe, las expresiones evangelistas del protestantismo, en particular el pentecostalismo, son marcadas por relaciones muy corporatistas40. Si falla el catolicismo, podrían tomar el relevo social, e incluso servir de intermediación política y desempeñar, frente al Estado y la sociedad el papel de vector de influencia que el catolicismo desea. En estas condiciones, el post-castrismo parece no poder arreglar, por su única llegada, el problema de los medios de acción del catolicismo, ni tampoco responder a su ambición de magisterio moral. La cuestión del compromiso católico frente al post-comunismo y luego al post-castrismo sigue planteándose. Lo más probable es que el clero cubano siga asumiendo su posición actual, la de una acción ante todo pastoral, apoyada en las múltiples caras de la Virgen de la Caridad y la reivindicación de grandes figuras cubanas. Si llega el caso, se volvería a una estrategia bastante similar a la del castrismo, con una Iglesia que intenta recuperar para su provecho esas figuras y esos símbolos, y a la que le toca asumir su fragilidad. Sin embargo, en la situación que es ahora la suya: escasez de medios humanos y materiales, impacto reducido en la población, objetivos a menudo ambiguos y dada su vocación para tratar el campo simbólico, esta elección sería seguramente la más realista.

Haut de page

Notes

1 La definición del tipo del régimen cubano ha evolucionado según los periodos. Como lo subraya Rafael Rojas, los analistas han privilegiado el leadership carismático de Fidel Castro en los años 1960 antes de abarcar el régimen como construcción totalitaria en las dos décadas siguientes. Desde el inicio de los años 1990, una serie de evoluciones deseadas o impuestas: “emergencia de actores económicos independientes, activación de la sociedad civil, surgimiento de una casta de militares empresarios” entre otras cosas, han llevado a una perspectiva en términos de nacionalismo revolucionario pos-comunista. Es la que se escoge en este texto. Rafael Rojas, « L’idéologie du post-communisme », Problèmes d’Amérique latine, n° 61-62, été/automne 2006, p. 91. Por su lado, Juan Linz considera que el último periodo del régimen corresponde a un pos-totalitarismo carismático. J. Linz, Régimes totalitaires et autoritaires, Armand Colin, 2006, p. 311.

2 Varios movimientos protestantes son próximos del poder desde el inicio de la Revolución. Sergio Arce Martínez (presbiteriano) ha subrayado los vínculos entre la teología cristiana y la ideología marxista. Según dice, la revolución es la “praxis liberadora, intermediaria de la buena noticia de la liberación que anuncia el Evangelio”. Sucede lo mismo con la Fraternidad Bautista de Raúl Suárez. En consecuencia, y según la lógica de representación nacional en Cuba, existe una participación protestante en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

3 En particular la Convención Bautista Occidental de Cuba.

4 Pierre Bourdieu, « Genèse et structure du champ religieux », Revue française de sociologie, XII, 1971, p. 295-334.

5 Declaración de Mgr Pedro Meurice Estiú, Santiago de Cuba, 24 de enero 1998.

6 Como lo afirmo de nuevo en su libro de entrevistas con Ignacio Ramonet, Cien horas con Fidel, publicaciones del Consejo de Estado, 3ème édition, Cuba, 2006, p. 55.

7 Vincent Bloch, « Situations d’attente : les impasses de l’imaginaire national cubain, hier et aujourd’hui », Hérodote n° 123, 4ème trimestre 2006, p. 200.

8 « Etant donné que le pouvoir politique comme le pouvoir hiérocratique émettent tous deux (...) des prétentions universalistes de domination, c’est-à-dire qu’ils prétendent faire entrer l’individu lui-même dans le champ de leur domination, la relation adéquate entre eux est celle du compromis et de l’alliance passée en vue d’une domination commune, par une délimitation de leurs sphères respectives », Max Weber, Sociologie des religions, Gallimard, Paris, 1996, p. 323.

9 Según la COCC, Cuba tendría 349 sacerdotes y 602 religiosas para una población de 11 millones de habitantes. Cifras del 2004, conferencia episcopal cubana, www.nacub.org

10 La Iglesia reivindica entre 60 y 70 % de fieles en su población. Estas cifras son rechazadas por el Centro de investigaciones psicológicas y sociales (CIPS) de la Universidad de La Habana que considera como católica el 1% de la población. El número de católicos pudiera variar de entre 30 y 40 % de la población según el informe anual del Departamento de Estado.

11 Filósofo y pedagogo, el padre Varela afirma en 1823, en tanto que diputado a las Cortes, la necesidad de una entidad política específicamente cubana, lo que le valdrá una condenación a muerte por Madrid y un exilio en Estados Unidos. No dejará por eso de tener gran influencia sobre las posiciones independentistas de parte del clero. Mgr Carlos Manuel de Céspedes, Pasión por Cuba y por la Iglesia. Aproximación biográfica al P. Felix Varela, Bac popular, Madrid, 1998.

12 Pastoral de Mgr Enrique Pérez Serrante, noviembre 1960.

13 Instrucción pastoral de los obispos de Cuba. Promulgación del documento final del encuentro nacional eclesial cubano, in La voz de la Iglesia en Cuba, Obra nacional de la buena prensa, México, 1995, p. 263-300.

14 Las evoluciones que han tenido lugar recientemente en el seno de la jerarquía católica no pueden sino confirmar esa “opción pastoral” en detrimento de un cierto intervencionismo en la esfera pública. El retiro de los obispos Pedro Meurice (Santiago de Cuba) y José Siro González (Pinar del Río) son notables en ese sentido, mientras que sus diócesis estaban más envueltas en la réplica al régimen o en la proposición de alternativas. En la misma lógica, el cierre momentáneo en abril 2007 de la revista Vitral de la Diócesis de Pinar del Rio – oficialmente por razones presupuestarias – fue captado por numerosos católicos como un desentendimiento neto del debate político.

15 Sunil Khilnani, « La “société civile”, une résurgence », Critique internationale, n° 10, janvier 2001.

16 Philippe Létrilliart, L’Eglise catholique et la « société civile » à Cuba, CERI - Sciences Po - CNRS, collection Les études du CERI, n° 113, mars 2005.

17 Orlando Márquez Hidalgo, « Del Cubano y la sociedad », Encuentro de la cultura cubana, n° 2, otoño 1996.

18 Pax Christi Holanda, Informe sobre el trabajo social y humanitario de instituciones de la Iglesia católica en Cuba, febrero 2001.

19 Otras instituciones existen. Las Hermanas de la Caridad de Pinar del Río, por ejemplo, tienen una cantina para personas mayores y dan ayuda a enfermos de sida. Ponen en práctica acciones de formación (clases de corte y costura para las mujeres, cursos suplementarios para los niños). Varias organizaciones pueden además considerarse como emanaciones católicas de la sociedad civil: planes de ayuda a los presos (Pastoral carceral), a los trabajadores (Trabajadores cristianos), a las familias (Familiar cristiano) o a los estudiantes (Estudiantil universitario)…

20 Guy Hermet, « Les fonctions politiques des organisations religieuses dans les régimes à pluralisme limité », Revue française de science politique, 1973, volume 23, n° 3, p. 439-472.

21 El amor todo lo espera, mensaje de la Conferencia de Obispos de Cuba, 8 de septiembre de 1993.

22 Guy Hermet, artículo ya citado, Revue française de science politique, p. 452-453.

23 Esas funciones las han garantizado durante mucho tiempo Dagoberto Valdés, ingeniero que participó en el ENEC y en el lanzamiento de las semanas sociales. Era miembro de la Comisión Pontifical Justicia y Paz y director de la revista Vitral.

24 www.vitral.org Idéntica fuente para las posiciones de la Conferencia Episcopal Cubana.

25 Según D. Valdés esta sociedad civil debe ser en Cuba “personalista y personalizante, socializante en un sentido comunitario, espacio de participación, de libertad de expresión y de asociación, plural y pluralista”. Dagoberto Valdés, Cuba: hacia una nueva república desde la sociedad civil, conferencia de la cátedra Pérez Serantes del arzobispado de Santiago de Cuba, marzo 2002.

26 Patrick Michel, « Religion, nation et pluralisme. Une réflexion fin-de-siècle », Critique internationale n° 3, printemps 1999.

27 Vincent Bloch, « L’imaginaire de la lutte », Problèmes d’Amérique latine, n° 61-62, été/automne 2006.

28 Juan Pablo II, Homilía de Santiago de Cuba, 24 de enero 1998, www.vatican.va

29 Modelo de acción moral frente a un poder corrupto. Sobre Chibás, la revista escribe que constituye “el ejemplo paradigmático de la imposibilidad de realizar cambios sociales desde la democracia representativa si esta no se acompaña de la cultura cívica y democrática correspondiente y de una sociedad civil fuerte”, Belisario Carlo Pi Lago, « Moral contra corrupción », Vitral n°46, nov.-déc. 2001.

30 Líder estudiante y católico, muerto después del ataque al Palacio presidencial en 1957.

31 Olga Portuondo Zuñiga, La virgen de la Caridad del Cobre, símbolo de cubanía, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1995, p. 41.

32 Rafael Rojas, Isla sin fin, Ediciones Universal, 1998 p. 39.

33 Francisco de Arango, Discurso sobre la agricultura de La Habana y modos de fomentarla, La Habana, Dirección de Cultura, 1952, vol. I, p. 175-203.

34 « Cubano significa más que blanco, más que mulato, más que negro », José Martí, « Mi raza », Patria, Nueva York, 16 de abril 1893.

35 Rafael Rojas, Isla sin fin, Ediciones Universal, 1998 p. 34-35.

36 Posiciones definidas por el Vaticano en la exhortación apostólica Ecclesia in America (1999). En particular los siguientes puntos: magisterio moral de la Iglesia sobre las cuestiones individuales y familiares, papel de los laicos en la renovación de la Iglesia, defensa de los derechos y de la dignidad de la persona humana, acompañamiento de laicos por la Iglesia, equidistancia con respecto al comunismo y al neo-liberalismo, opción preferencial para los pobres.

37 Editorial « La libertad », Vitral n° 57, septiembre-octubre 2003.

38 « El desorden social », Vitral n°48, marzo-abril 2002.

39 Dagoberto Valdés, « Animo: el miedo no tendrá la última palabra », Vitral n° 50, julio-agosto 2002.

40 Segun J. P. Bastian, el “neo-comunitarismo pentecostalista nace en sociedades que presentan las condiciones favorables a las relaciones de patronato y a las redes de clientela” y se adaptan muy bien a ello (por ejemplo en Brasil). Funciona “a través de cadenas de lealtad, de reciprocidad y de dependencias” que estructuran vínculos sociales asimétricos: “caudillismo hacia arriba, caciquismo hacia abajo”, Jean-Pierre Bastian, « Quand la pluralité religieuse change la donne en Amérique latine », Esprit, mars-avril 2007, p. 187.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Philippe Létrilliart, « Un protagonista marginal implicado en la reconstrucción de la memoria colectiva y de las normas civiles : la Iglesia católica », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 23 avril 2009, consulté le 18 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/55966 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.55966

Haut de page

Auteur

Philippe Létrilliart

Corresponsal científico del CERI

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page