Navigation – Plan du site
María de Lourdes Herrera Feria

José Carlos Chiaramonte, Carlos Marichal y Aimer Granados (compiladores), Crear la nación. Los nombres de los países de América Latina, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2008, 384 p.

[23/04/2009]

Texte intégral

1A partir de la reflexión de Jose Carlos Chiaramonte, de los cursos dictados por Carlos Marichal en El Colegio de México y de la decisión de Aimer Granados para impulsar un coloquio general que contó con el respaldo institucional de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco, de El Colegio de México y de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en este volumen se conjuntan una serie de ensayos sobre la génesis y la trayectoria de los nombres de la mayoría de las naciones latinoamericanas que obtuvieron su independencia política de la Corona española y portuguesa en el siglo XIX.

2La exploración de la historia de la adopción de los nombres con los que se reconfiguró el territorio latinoamericano tras su independencia, es el hilo conductor para un ejercicio de reflexión sobre la emergencia de los estados nacionales. Asociado a un determinado régimen político, a la delimitación de fronteras, a la construcción de identidades nacionales y a la creación del mito de nación, el estudio comparativo de los orígenes coloniales o republicanos de los nombres de las naciones latinoamericanas, ofrece la posibilidad de repensar dos procesos complementarios de cara a la conmemoración del bicentenario de sus movimientos de independencia: la lenta construcción política y administrativa de los nuevos estados y la formación de identidades nacionales en los distintos países de la región.

3En la búsqueda del origen de los nombres, los autores recurren a los cronistas, a los libros de viajes, a los informes de las autoridades virreinales, a cartas privadas, a la hemerografía y literatura de la época, a proyectos fundacionales además de actas constitucionales y registros de debates legislativos. Desde la Tierra del Fuego hasta México, pasando por la región centroamericana y varias islas del Caribe, a través de cartas, crónicas e informes, se hace patente la perplejidad de los europeos ante la novedosa naturaleza de los objetos, de los paisajes y de los habitantes, de tal suerte que su incertidumbre los orilló a designar a los nuevos territorios con nombres que remitían a sus características físicas o a los productos distintivos de las regiones, situación que tempranamente provocó la resistencia de algunos españoles avecindados y criollos a ser identificados con un gentilicio derivado del nombre de un producto o de una mercancía.

4Sin embargo, el lugar que ocupaban las colonias americanas en los circuitos comerciales hizo inevitable la constante exaltación de la riqueza de su suelo. Pronto, el reconocimiento de las ventajas que ofrecían sus recursos naturales y su pasado prehispánico se asimilaron como elementos constitutivos de una identidad diferenciada frente a las metrópolis. Esa identidad se perfiló con mayor nitidez frente a los acontecimientos que desencadenó la invasión napoleónica a la península ibérica y reclamó la designación de nuevos términos, cuya forma debía denotar el significado de los nuevos procesos y de los nuevos actores sociales. Nombres de países y gentilicios fueron planteados y repensados en el contexto de las aspiraciones fundacionales de los nuevos estados-nación; el advenimiento del nuevo orden político se legitimó renombrando los espacios coloniales con denominaciones que recuperaban voces de las lenguas originarias.

5La mayoría de los actuales países latinoamericanos, Centroamérica como región, Haití, República Dominicana, Cuba y Puerto Rico, aquí han sido tema de un ensayo, cuyo eje articulador es la indagación sobre el origen y transformación de los nombres que los designan como países y los procesos históricos que los subyacen; el enfoque regional permite repasar, por ejemplo, las expresiones del sueño bolivariano desde la perspectiva de las diferentes elites regionales. Esta atinada compilación brinda un amplio panorama sobre las consecuencias de la crisis generalizada de los imperios peninsulares, y permite observar las particularidades regionales de las guerras de independencia que, a principios del siglo XIX, desencadenaron los procesos de formación de los estados latinoamericanos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María de Lourdes Herrera Feria, « José Carlos Chiaramonte, Carlos Marichal y Aimer Granados (compiladores), Crear la nación. Los nombres de los países de América Latina, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2008, 384 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 23 avril 2009, consulté le 22 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/55977

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page