Navigation – Plan du site
Colloques | 2009
Conflits dans le monde hispanique. Hétérodoxies, déviances et dissidences – 5-6 février 2009 Grenoble (Université Stendhal Grenoble 3)
María Ferraro-Osorio

En 1968 la mayoría de los uruguayos fuimos jóvenes: o la entrada en disidencia de una generación

[01/07/2009]

Résumés

L’année 1968, en Uruguay, est marquée par des changements profonds dans la vie économique, politique, dans les luttes syndicales et étudiantes. Cette année clé, qui va déterminer un avant et un après dans l’histoire du pays, est celle de toutes les dissidences : politiques, culturelles, des mœurs ; c’est l’année de l’approfondissement du débat sur la possibilité d’une révolution socialiste en Uruguay. L’étude de cette année si particulière s’insère dans la thématique du conflit dans le monde hispanique comme problématique double : en relation à l’Autre et au Pouvoir, et en relation à l’apparition des dissidences idéologiques et politiques remettant en cause l’orthodoxie traditionnelle uruguayenne monopolisée par les deux partis traditionnels (Colorado et Blanco). Enfin, du conflit émerge aussi la construction de l’ennemi intérieur, prétexte pour avancer dans la mise en place d’une économie de plus en plus dépendante d’intérêts oligarchiques et internationaux tandis que la répression atteint toute la population et arrivera au paroxysme du coup d’Etat de 1973, générant désormais une énorme dette quant aux droits humains, dette encore non soldée à ce jour.

Haut de page

Texte intégral

1Antes de entrar en materia, es necesario aclarar que el título de esta ponencia lo hemos tomado prestado, en parte, al MUME (Museo de la Memoria de Montevideo, inaugurado el 10/12/2007, día de los DDHH, en la que fue la residencia del ex dictador Máximo Santos). El año pasado el MUME organizó una original intervención urbana que llevaba precisamente ese título. Se trataba de una muestra fotográfica itinerante que recorrería varios barrios de Montevideo, en conmemoración de los 40 años de las movilizaciones obrero-estudiantiles en 1968.

2La muestra, se inauguró el 14 de agosto (fecha aniversario de la muerte de Líber Arce, primer mártir estudiantil) y estaba compuesta por 22 fotografías de 2 metros por 1,20, pegadas sobre chapas de hierro galvanizado, colocadas en el piso y acompañadas con frases alusivas a aquellos acontecimientos. Lamentablemente, pocas semanas después, de las 22 gigantografias fueron robadas 17 que hasta la fecha no han sido recuperadas.

3Hablar del 68 ya entrados en el 2009 puede parecer como algo ya visto, sobre todo si se tienen en cuenta todas las conmemoraciones, publicaciones y rememoraciones que los 40 años del 68 produjeron el año pasado y particularmente en Francia.

4Pero es precisamente por eso, porque quizás sea necesario evitar amalgamas, que nos parece pertinente tratar de explorar cuáles fueron las características propias de ese año crucial en la historia del hasta ese momento tradicional y pacífico pequeño Uruguay.

5En Uruguay, el año 1968 marca profundos cambios en la vida económica, política, sindical y estudiantil. Es un año clave que determinará un antes y un después en la historia del país, es el año de todas las disidencias: políticas, culturales, de costumbres, etc.

6En primer lugar, se asiste a la implementación de un modelo económico que barrerá definitivamente con el liberalismo batllista, al desarrollo de la lucha estudiantil, a la resistencia de amplios sectores sociales al autoritarismo y sus dramáticas consecuencias, al crecimiento de la movilización obrera, al surgimiento de la actividad armada y la violencia política.

7Estos hechos reflejan las dos vertientes de un momento histórico definitorio para el futuro de la nación: mientras se degradan con gran rapidez las condiciones socio-económicas, crecen la oposición y el rechazo al modelo autoritario y se acentúa al mismo tiempo el debate sobre las posibilidades de una revolución socialista en el Uruguay.

8Es por estas razones que el estudio de ese año particular en Uruguay se inserta en la temática del conflicto en el mundo hispánico como problemática doble: la que se relaciona con el Otro y con el Poder, la del surgimiento de disidencias ideológicas y políticas que cuestionan la ortodoxia tradicional uruguaya monopolizada por los dos partidos tradicionales, el Colorado (o batllismo) y el Blanco (Partido Nacional). Por último, del conflicto surge también la construcción del “enemigo interior”, el que servir­á de pretexto para seguir adelante con la implementación de una economía cada vez más dependiente de intereses oligárquicos e internacionales al tiempo que se extiende la represión a toda la población, llegando al paroxismo del golpe de estado de 1973 que va a generar una enorme deuda al día de hoy no saldadas en cuanto a los derechos humanos.

Los antecedentes

  • 1 Carlos Real de Azúa, “Marcha”, 25 de noviembre de 1966.

9El 25 de noviembre de 1966, en un mundo bipolar y convulsionado, Carlos Real de Azúa, escribía en “Marcha”1:

“Este Tercer Mundo del que somos parte, esta Latinoamérica en la que representamos un pequeño sumando, este Uruguay de hoy estancado, desorientado, desalentado, empobrecido, metódicamente envilecido, merece tener entre sus fuerzas de promoción y liberación un socialismo ágil, remozado, joven. Las últimas disidencias lo desembarazaron de esa aberración europeizante y anacrónica que hubiera representado seguir siendo una minúscula sucursal de esas grandes estructuras de poder de las metrópolis capitalistas. Enflaquecido pero aligerado, con una nueva perspectiva y una nueva postura va a echarse a andar de nuevo; las elecciones no lo son todo, ni siquiera lo más importante, pero importan un esfuerzo y una congregación para la presencia y el recuento.

¿Qué tarea más valiosa que alumbrar una fuerza semejante se ofrece a la participación de la ciudadanía: independiente, a la de quienes no van a negociar su voto por alguna menguada ventaja individual, a la de todos aquellos que rehúsan preferir - por pálpito, capricho, ilusión o complicidad - a cualquiera de los carceleros disponibles (lo quieran ellos o no, lo piensen ahora o no) entre los que el país deberá escoger?”

10Vemos entonces en el análisis de Real de Azúa una primera constatación que echa por tierra la idea que los uruguayos tenían de sí mismos cuando afirma que el Uruguay forma parte del Tercer Mundo, refiriéndose así al fin del Uruguay liberal, del Uruguay como “Suiza de América”. El fin de ese Uruguay representa dos vertientes de una misma problemática: una, en el plano económico y social, otra, el fin del bipartidismo como única alternativa política y el nacimiento de un proyecto nacional de la izquierda.

11¿De qué manera se transforma ese Uruguay de los años 20 cuando el presidente paseaba sin escolta en ese “Uruguay de hoy estancado, desorientado, desalentado, empobrecido, metódicamente envilecido”?

12Superada la crisis mundial que afectó al Uruguay a partir de 1931 y luego de la restauración democrática que terminó con el golpe de estado del electo presidente por el Partido Colorado G. Terra y su posterior gobierno (31-38), unos pocos años más tarde, con el gobierno de Luis Batlle Berres (Colorado, 47-51), se consolida la prosperidad económica propiciada por los beneficios de las exportaciones durante la guerra de Corea. Es también bajo su gobierno que se impulsa una serie de nacionalizaciones de empresas extranjeras, particularmente británicas (ferrocarriles y agua entre otras), que constituyeron un medio de pago de la deuda contraída por ese país durante la Segunda Guerra por concepto de importaciones de carne desde Uruguay.

13En 1952, con la aprobación de una nueva constitución, el Poder Ejecutivo se constituye en organismo colegiado de nueve miembros: seis representantes del partido que obtuviera la mayoría de sufragios y tres para el que le siguiere.

14La política de sustitución de importaciones tuvo resultados excepcionales, el número de fábricas y obreros registró un aumento sin precedentes. Esta política se vio reforzada por lo que se llamó el “proyecto democrático-industrializador”, proyecto que tenía en cuenta cuatro líneas fundamentales: profundizar la idea de nación, impulsar el desarrollo-industrializor, proceder a la modernización social (acceso de masas a la educación y la seguridad social), acrecentar la participación en la vida política.

15El país de los años cincuenta recordaba al viejo Uruguay de los años 20, esa “Suiza de América” declamada una y otra vez por el gobierno.

16Sin embargo, desde fines de los cincuenta el modelo sustitutivo de importaciones empieza a alcanzar sus límites provocando una severa crisis que se instalará de manera durable y tendrá consecuencias inmediatas en el plano político: el triunfo del Partido Nacional durante dos períodos, en 1958 y 1960 rompiendo de esa manera con el dominio casi monopólico del Partido Colorado durante casi un siglo (1865-1958). Si bien el Partido Nacional representaba tradicionalmente los intereses de los grupos ganaderos, la fusión de intereses del campo y la ciudad ya estaba en marcha lo que en lo sucesivo significaría tanto en el plano económico como en el político la convergencia hacia un modelo que impone disminuir la presencia del Estado en los asuntos económicos y su papel como agente de redistribución de la riqueza a través de su política de bienestar social, tradicionalmente impulsada por el batllismo.

17La llegada del gobierno blanco no va a significar un progreso en materia de funcionamiento de la democracia pues la crisis económica va acentuar los conflictos latentes, produciendo en el plano político la reafirmación de las diferentes tendencias dentro del bipartidismo y la polarización interna, un aumento considerable de las prácticas clientelistas, el uso y abuso de los cargos públicos como medio de promoción política de los cuadros de esos dos partidos y el predominio directo de los grupos económicos en el ámbito estatal.

18A la crisis económica y al surgimiento de diferentes tendencias dentro de los partidos tradicionales se suma la crisis de la identidad de las clases medias, del sector obrero y de los intelectuales, crisis que se traducirá en la radicalización del movimiento estudiantil y sindical, la ampliación de las bases de los partidos de orientación marxista, y la posterior creación del Frente Amplio (1971) así como la polémica dentro de las filas de la izquierda entre una línea de masas y otra de acción armada.

Transformaciones, disidencias y ebullición ideológica

19En ese contexto Real de Azúa observa el surgimiento de las disidencias de la izquierda, haciendo referencia a las nuevas tendencias dentro de la izquierda uruguaya de fines de los 50 y principios de los 60, incluso antes de la revolución cubana. Estas nuevas posiciones separaban a la izquierda del continuismo, alejándola de los centros ideológicos teóricos europeos.

20A nivel internacional, comienza la política de “la paz armada” o de “convivencia pacífica” que sustituye las formas de la guerra fría que habían prevalecido durante la década posterior al fin de la segunda guerra mundial. Latinoamérica queda así bajo la hegemonía de los Estados Unidos y la invasión de Castillo Armas y la deposición del régimen nacional y progresista de Arbenz (1954) constituyen la manifestación cruda de la intervención norteamericana en ese continente abandonado en aras de un “equilibrio” internacional que en nada lo beneficia, sino que por el contrario muestra la desventaja del desequilibrio en que se encuentran los pequeños países pertenecientes a la órbita de un poderoso. El drama de Guatemala se transforma en paradigma que permite la toma de conciencia y obliga a volver la vista hacia los vecinos más cercanos. La izquierda uruguaya va a vivir a partir de ese momento profundas transformaciones que cambiarán el juego político del país.

  • 2 Eduardo Rey Tristán, “Propuestas revolucionarias en la Izquierda Uruguaya de Los Años 60”, Revista (...)

21Al respecto, Eduardo Rey Tristán2 estudia las transformaciones de la izquierda uruguaya y señala en particular:

Entre 1955 y 1971, la izquierda uruguaya sufrió una transformación radical. De ser una izquierda bipartidista, dominada por socialistas y comunistas, minoritaria electoralmente (1) e integrada en el sistema a través de la actividad política parlamentaria y de la sindical, pasó a ser una izquierda prácticamente monopartidista, aglutinada en el Frente Amplio (FA), renovada ideológicamente, que amplió su base política y electoral con la integración de fuerzas procedentes de los partidos tradicionales, y en la que el peso del binomio socialista-comunista pasó a un segundo plano.

En esa evolución vio además cómo de sus filas nacían propuestas revolucionarias que se colocaban fuera del sistema y que, en ciertos momentos, competían con ella por la dirección del movimiento de masas. Ambas no eran, sin embargo, dos izquierdas diferentes y encontradas. Fueron dos vertientes de una opción política unitaria, que pugnaba por una transformación social, política y económica del Uruguay, pero que lo hacían por caminos diferentes, divergentes en muchos casos, pero con puntos de contacto en otras ocasiones.

La transformación de esa “izquierda bipartidista”

22En primer lugar se producen las transformaciones dentro de los grandes partidos de izquierda, el socialista y el comunista.

  • 3 A los veinte años comenzó a dictar sus primeros cursos de Filosofía y de Historia Nacional (fue doc (...)
  • 4 Gerardo Leibner, « Las ideologías sociales de los revolucionarios uruguayos de los 60. », Nuevo Mun (...)
  • 5 Periodista, diputado desde 1954 y reelegido cuatro años más tarde por el Partido Nacional, Enrique (...)

23En el primero, Vivián Trías3, fue imponiéndose sobre la visión socialdemócrata del fundador y líder histórico del Partido, Emilio Frugoni. La renovación del Partido Socialista (PS) implicó la superación de un pasado reformista y socialdemócrata, alineado con Occidente y los Estados Unidos en la guerra fría, generando una línea que combinaba marxismo y nacionalismo. Sus intentos por constituir una alianza electoral nacional-popular que excluyera al Partido Comunista del Uruguay (PCU) concluyeron en un fracaso electoral en 1962, lo que agudizó su crisis interna. ( Gerardo Leibner4) En efecto, en esas elecciones de 1962 el PSU realizó una alianza con sectores escindidos del Partido Nacional liderados por Enrique Erro5, constituyendo la llamada Unión Popular (UP). En dicha elección el PSU perdió su representación parlamentaria. Las diferencias respecto a este cambio de orientación del partido socialista y el fracaso electoral, determinaron el alejamiento de Emilio Frugoni, quien decidió fundar el Movimiento Socialista.

24A partir de ese momento, la posición ideológica del PSU propicia el surgimiento dentro de sus filas de tendencias aún más radicales y surgen líderes como Raúl Sendic, cabeza del MLN Tupamaros.

25En el segundo, con el ascenso de Rodney Arismendi quien dirigió un movimiento de oposición al entonces secretario general del partido, Eugenio Gómez, acusado de métodos autoritarios, sectarios y estalinistas, se busca posicionar el partido frente a nuevos tiempos.

  • 6 Hugo Cores: protagonista de la creación de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT), cuadro de (...)

26Sin embargo, en cuanto a la “desestalinización” del PCU en 1955, Hugo Cores6 considera que:

  • 7 Hugo Cores, “El 68 uruguayo” capítulo 4, in http://www.pvp.org.uy/?p=187

Contrariamente a lo que han sostenido los historiadores del P. Comunista, el XVI Congreso no supuso una ruptura clara con el estalinismo, bajo cuyas admoniciones están a menudo sustentadas, a texto expreso, muchas de las resoluciones principales adoptadas en 1955.
El proceso de desestalinización fue lento. Todavía en noviembre de 1957 Stalin es utilizado como fuente de autoridad teórica marxista7.

  • 8 Con la transformación del Uruguay agrario y pastoril de finales del SXIX surgen pequeños y medianos (...)

27Tres años más tarde, en su XVII Congreso, el PCU establece las bases de sus objetivos, sintetizando una teoría de la revolución uruguaya a partir del análisis de la situación de la lucha de las clases sociales en el país en esas fechas. A partir de dicha teoría se propone la construcción de un Frente Democrático de Liberación Nacional, llamado a ser la fuerza social de la revolución uruguaya, un frente antiimperialista y antioligárquico, como alternativa al bipartidismo tradicional en la política uruguaya. Para ese objetivo, se propone desplegar una táctica en tres direcciones: la creación de una central única de trabajadores8 aliada a otros sectores sociales, la unidad política en un frente único de las diferentes tendencias de la izquierda y de los grupos disidentes de los partidos políticos tradicionales y construir un partido de cuadros y de masas.

  • 9 Leibner, op.cit.

28El PCU era “la formación más grande e influyente en la izquierda, mayoritario en el movimiento sindical”, aplicaba “métodos de lucha generalmente pacíficos y democráticos, no solo legales” y consideraba “la acción parlamentaria como complementaria de la movilización social.  Sin embargo, el PCU no descartaba la posibilidad de la lucha armada en determinadas circunstancias”. (Liebner)9

29Pero, a pesar de la fuerza que representan dentro de la izquierda esos dos grandes partidos, la batalla ideológica se acentúa produciendo numerosas “disidencias” reunidas en la llamada “Tendencia combativa”, presente a nivel estudiantil y en ciertos sindicatos, agrupando los sectores ideológicos "más independientes".

30Así el movimiento anarquista se renueva y escinde en el Congreso constitutivo de la Federación Anarquista Uruguaya en 1956, al dejar de lado sus referentes teóricos de Europa y EEUU lo que acarrea la separación de sus elementos más ortodoxos consecuentes con la línea antipolítica.

  • 10 Hugo Cores, op. cit. Capítulo IV.

31De esos debate surge un planteo claramente antiimperialista y tercermundista en el que se critica, “desde posiciones de izquierda al reformismo impulsado desde la URSS, cuyo modelo rechaza; se pronuncia contra el electoralismo y el parlamentarismo y rescata la acción directa del pueblo como concepción de la acción revolucionaria cuyo objetivo es el socialismo y la libertad.”10

32Desde el punto de vista organizativo la FAU se estructuraba a través de frentes:

33La Resistencia Obrera Estudiantil (ROE) tenía como meta agrupar la radicalización juvenil que se operaba en la medida que se acentuaba la represión a los movimientos contestatarios de jóvenes estudiantes y trabajadores en los enfrentamientos callejeros con las fuerzas policiales en 1968 y 69.

34Por su parte, en la OPR 33 (Organización Popular Revolucionaria), sus militantes operaban como brazo armado dentro del movimiento sindical.

35La línea de rechazo a la participación electoral condujo la FAU a oponerse al Frente Amplio en las elecciones 1971, manteniendo su principio de abstención electoral.

36Al calor de las discusiones ideológicas acerca de la conducción del movimiento revolucionario surgieron múltiples grupos, como los Grupos de Acción Unificadora (GAU), el FER (a nivel de estudiantes universitarios y de secundaria), etc. Las teorías “foquistas” se enfrentaban a la línea de masas del PCU, en particular. La experiencia cubana, la guerrilla del Ché en Bolivia suscitaban la adhesión de numerosos militantes estudiantiles y sindicales agrupados en esa Tendencia Combativa que consideraban "reformista" y moderada la orientación de los comunistas y sus aliados en la conducción de la central sindical y del movimiento revolucionario en general.

  • 11 Revista Estudios N° 43, 1967, pág.31

37La virulencia de la confrontación ideológica dentro de la propia izquierda queda reflejada en las opiniones vertidas en uno de los números de la revista Estudios11 donde se habla de:

“tendencias ajenas al proletariado (anarquistas, MUSP, MIR) que no obstante responder a grupos minúsculos, sin ninguna significación de masas, con planteamientos supuestamente radicales pretenden confundir a los trabajadores, mellar su fe en la organización, impulsarlos a medidas aventureras que sólo conducen al fracaso y la dispersión de fuerzas; cerrar el paso a la acción provocadora del trotskismo resulta, por supuesto, una tarea ineludible.”

38Vemos entonces un espacio y un tiempo donde se produce la polémica e incluso los enfrentamientos dentro de la propia izquierda.

  • 12 Angel Rama, “La generación crítica, 1939-1969”, Montevideo, Arca, 1972

39Es también en ese periodo que surge la manifestación de la violencia política a través de las acciones del MLN, quizás el movimiento guerrillero más singular en América Latina. El MLN se propone una acción radical armada en un país sin selvas ni montañas. La estrategia del MLN se basa entonces en la acción clandestina urbana, esencialmente desarrollada en la capital, Montevideo, ciudad que cuenta en ese entonces con una población de menos de un millón y medio de habitantes. Con respecto a esta organización existe una abundante literatura que da cuenta de la misma, por lo que parece superfluo ahondar aquí en el tema. Cabe señalar sin embargo el análisis que hace Ángel Rama (1972)12 situando precisamente el fin de la generación de intelectuales llamada “generación crítica” con la toma de la ciudad de Pando (segunda ciudad en importancia) el 8 de octubre de 1969 por parte del MLN.

En vísperas del 68

40Como ya, vimos, el fracaso del proyecto neo-batllista y la derrota en las elecciones de noviembre de 1958, habían permitido que la fracción de la burguesía que representaba los intereses más conservadores de los grandes estancieros, del comercio exterior, de la industria frigorífica y la banca privada acaparara las instancias de gobierno.

41Sin embargo, la remodelación conservadora del Uruguay no se estaba haciendo con la celeridad deseada por las clases dominantes. La adhesión de sectores populares a los partidos tradicionales, es decir una importante base electoral (el 90% de los sufragios se los repartían entre blancos y colorados), era un real obstáculo a los planes de reformas que estos partidos intentaban imponer.

42Por otro lado, en medio del estancamiento económico, de resistencia obrera y popular, de falta de coherencia en el interior mismo de los partidos tradicionales, el sistema de Poder Ejecutivo Colegiado de 9 miembros, con rotación anual de la Presidencia constituía también un obstáculo a la eficacia de esos planes.

43En ese contexto, a principios de 1966, desde los sectores dominantes se proyecta la Reforma de la Constitución (Reforma Constitucional (”naranja” y “gris”) de blancos y colorados) tendiente a reforzar la acción del Poder Ejecutivo con el objetivo de centralizar la gestión económica que pasa a estar bajo el control directo de la Presidencia de la Republica.

44De ese modo desaparecen la tradicional descentralización y autonomía de los entes estatales así como el papel que hasta ese momento habían jugado tanto el Poder Legislativo como los propios partidos en la regulación socio-económica.

  • 13 op. cit.

45Por su parte, tanto sindicatos como partidos de izquierda ven con claridad los peligros de esa Reforma. Gerardo Gatti, dirigente del Sindicato de Artes Gráficas, escribía en “Marcha”: “La dictadura del Poder Ejecutivo es una derivación natural del régimen democrático burgués en un período de crisis. Esa dictadura puede ejercerse post-golpe de estado, a través de un «gorila» o sin golpe, por un ejecutivo «democrático», dotado constitucionalmente de amplios poderes.” (H. Cores, 1997)13

46La reforma va a ser plebiscitada y aprobada y las nuevas elecciones dan ganador al Partido Colorado llevando a la presidencia a Oscar Gestido quien gobierna pocos meses en medio de una gran inestabilidad política, hasta su fallecimiento a finales del 67. Le sucede entonces Jorge Pacheco Areco iniciando así lo que popularmente se llamará el “pachecato”.

1968: el pachecato

47A la muerte de Gestido, en diciembre del 67, asume la presidencia Jorge Pacheco Areco.

48Desde una perspectiva histórica es posible confirmar que el gobierno de Pacheco entroniza directamente en el poder, sin enmascaramientos, a los representantes directos de la alta oligarquía. La reorganización ministerial permite la sustitución de los elementos políticos por empresarios, latifundistas y grandes banqueros, paso indispensable para aplicar las directivas del FMI. Pacheco nombra a Jorge Peirano Facio (presidente del Banco Mercantil) Ministro de Industria y Comercio, a César Charlone (Sociedad de Bancos) Ministro de Hacienda, al Ing. Alejandro Végh Villegas (Banco La Caja Obrera) director de Planeamiento, al Dr, Carlos Frick Davies, asociado a los Santayana en varias S.A. (Banco Comercial) Ministro de Ganadería y Agricultura, a Joaquín Secco García (Banco de Cobranzas) Subsecretario de RREE.

49Inmediatamente después, el 12 de diciembre del 67, Pacheco ilegaliza al Partido Socialista y a otras organizaciones de izquierda (MRO, MAPU, MIR, FAU) que junto a esos grupos editaban el diario Época, que es clausurado. También lo es el semanario El Sol, órgano oficial del PS.

Gobernar mediante Medidas Prontas de Seguridad

  • 14 op. cit, Parte 1, cap1

50En el mes de junio, el 13 de junio precisamente, con la implantación de las Medidas Prontas de seguridad (MPS) que restringen los derechos y las garantías individuales y la congelación de precios y salarios del 28 de junio, se inicia el ciclo autoritario que impondrá cambios profundos y duraderos en todos los ámbitos del país, en el Estado y la sociedad: “en la vida cotidiana de la familia trabajadora y en los anhelos y las esperanzas de los jóvenes, en la confianza o no en los destinos del país, en la educación pública y en la cultura popular, en la administración de justicia, en las formas de actuación policial y en los medios de comunicación. Nada quedó al margen de los cambios.” (H Cores)14

51Sobre esas MPS escribió proféticamente Carlos Quijano: “nunca (…) las medidas prontas de seguridad han puesto en mayor peligro la estructura constitucional del país y la libertad de los ciudadanos (…). La escalada, de continuar, lleva a la dictadura, y la violencia engendrará la violencia”. (Dr Carlos Quijano, 5 de julio de 1968)

52En efecto, el 68 inaugura un proceso represivo que llevará al largo paréntesis democrático con la dictadura de 1973 a 1985.

  • 15 Carlos Quijano. “Un paréntesis cesarista”. Marcha, 14 de octubre. 1968

53Esas MPS, o “paréntesis cesarista”15 como también las llamó Quijano, se fueron multiplicando hasta volverse un funcionamiento permanente del Estado. Las MPS fueron adoptadas a raíz de conflictos sindicales y supusieron siempre persecución y detención de sindicalistas así como censura de la prensa, represión policial violenta del movimiento social, obrero y estudiantil, esas MPS cobraron así sus primeras víctimas.

  • 16 El Observador, julio 8 – 2007

54Como lo señala el politólogo Oscar A. Bottinelli16“lo cierto es que, más allá de la discusión jurídica e inclusive de la discusión sobre si ello fue inevitable, supuso necesariamente la afectación de los valores democráticos liberales.” y añade, “desde el Estado se aplicó primero a cuentagotas y luego a chorros el descaecimiento de los valores básicos de la democracia: la libertad de prensa, la libertad individual, el derecho a manifestar, e inclusive el derecho a la integridad física. Cuando alguien es sensible a las libertades o sufre en carne propia la represión por ideas políticas desde el Estado, se le hace difícil identificarse con ese Estado o creer que ese Estado es el paradigma de la democracia.”

55Es en ese sentido que el año 68 en Uruguay constituye el punto de inflexión entre un antes y un después en cuanto al funcionamiento de la democracia.

56Pero también lo es desde una perspectiva económica, pues ese decaimiento de la democracia tenía un objetivo económico. La deriva autoritaria produjo una nueva relación de fuerzas entre las clases, en perjuicio de los trabajadores. Este proceso, que se acentuará entre 1973 y 1985, con el golpe de estado y la dictadura, tuvo como meta la reestructuración del sector financiero y la concentración del poder y de la riqueza.

57Estamos así muy lejos de las imágenes estereotipadas de una “importación del mayo Made in France” en Uruguay tal como la memoria oficial se esfuerza en guardar, no precisamente el mayo francés que recuerda Kristin Ross en Mai 68 et ses vies ultérieures ((2005).

58El 68 uruguayo significó la irrupción de una nueva generación en la arena política y social: los jóvenes, estudiantes y trabajadores, tendrán una participación decisiva en el sueño, irrealizado, de una revolución liberadora. Los cambios económicos van a permitir, por su profundidad e injusticia, el fin del bipartidismo tradicional como único ideal político.

59El método de gobierno de Pacheco Areco se basa en la contención de la protesta social a través del instrumento de las MPS. Las primeras de su mandato fueron decretadas el 13 de junio y se fueron prolongando y renovando hasta la instauración del “estado de guerra interna” el 15 de abril de 1972 siendo ya presidente Bordaberry.

60Mediante ese instrumento represivo, el gobierno de Pacheco Areco pudo impunemente reprimir al movimiento obrero y popular, clausurar sus locales, ilegalizar temporalmente sus organizaciones sindicales, perseguir al movimiento estudiantil, universitario y hasta secundario. La escalada represiva afectará también de manera directa el propio orden constitucional fortaleciendo un poder de corte autoritario, haciendo desaparecer todas las libertades del ciudadano.

61El recurso de gobernar por decretos le permite a Pacheco la concentración del poder en el Ejecutivo, la neutralización del Parlamento y la minimización del papel de la Justicia.

62Todo ello al servicio del objetivo económico mayor: volver a dibujar el modelo de distribución del ingreso en beneficio del gran capital.

  • 17 Henry Finch: Historia económica del Uruguay contemporáneo, Ediciones de la Banda Oriental, 1980, p. (...)

63El historiador británico Henry Finch17 (1980) señala al respecto que “La orientación pachequista significó una clara ruptura con las formas anteriores de dirección económica ante la cual el sector privado respondió con inusual confianza “.

  • 18 Hugo Cores, op. cit.

64De ese modo, el corte autoritario impuesto por Pacheco tuvo el apoyo expreso de las principales entidades empresariales del país.
El mismo día 13 éstas declaran18:

65“Cuando en la mañana de ayer solicitamos esta audiencia (al Presidente de la República) lo hicimos con la honda inquietud que sentía la producción y el comercio por la situación imperante en el país e inspirados en el propósito de significar la necesidad de que el gobierno arbitrara con urgencia los medios para restablecer no sólo los servicios públicos paralizados sino el orden y la tranquilidad social gravemente perturbados. La presión gremial se había centrado contra el Estado. Con ese propósito se había logrado el deterioro y el paulatino menoscabo del sector público. Miles de funcionarios, invocando derechos inexistentes, dificultaban la actividad de servicios esenciales.
Se pretendía imponer la supremacía del interés particular sobre el interés general. Se quería doblegar al gobierno para imponerle sus propias determinaciones. Asistíamos al desafío que los organismos sindicales le hacían al Estado. Felizmente, las MPS adoptadas horas más tarde por el Poder Ejecutivo, al restaurar la preeminencia del poder público sobre el sindical, constituyen una reafirmación de que está dispuesto a asumir en toda su plenitud las responsabilidades que le competen (…). No era posible encarar la realidad económica-financiera-monetaria y social del país en medio de desbordes, amenazas y disturbios. Expresamos entonces nuestra adhesión por las medidas adoptadas por el Sr. Presidente de la República.”

66Firman: Cámara Nacional de Comercio, Arturo Lerena Acevedo; Asociación Rural: Francisco Haedo Terra; Cámara Mercantil de Productos del País: Héctor Sarno Beramendi; Federación Rural: Juan José Jaso Anchorena; Asociación de Bancos del Uruguay, Bolsa de Valores. Entidades Comerciales e Industriales del Interior, etc.

  • 19 El 18 de mayo de 1976 fue secuestrado en Buenos Aires y asesinado junto con el ex diputado Héctor G (...)

67Dentro del Partido Colorado, el descontento popular encarado con mano firme mediante las drásticas medidas represivas, le permitieron resolver su crisis interna favoreciendo a los sectores más conservadores y autoritarios frente a líderes como Zelmar Michelini19, Alba Roballo entre otros que pugnaban por un retorno al batllismo de los orígenes, socialmente avanzado. Pocos años más tarde, Michelini y Roballo participarán en la fundación del FA.
Por último, las Medidas Prontas de Seguridad son el instrumento que permite cohesionar en torno a la figura carismática y providencial del Presidente a los jerarcas de la administración y de las Fuerzas Armadas en la aplicación de un proyecto autoritario que se traduce, además, por las primeras destituciones de funcionarios públicos y las primeras denuncias de torturas en dependencias policiales.

68Sin embargo, esas MPS no lograron cumplir con su objetivo de aniquilar la movilización social sino que la acrecentaron, multiplicándose las acciones diarias, huelgas, manifestaciones, enfrentamientos callejeros, ocupaciones de fábricas y centros de enseñanza, etc., ya fueran espontáneas u organizadas por los sindicatos y partidos de izquierda.

14 de agosto: muerte de Líber Arce, ¡Liberarse!

69Enumerar día a día, hora a hora las múltiples formas de movilización popular sería tarea vana, casi imposible, siempre faltaría una acción en el recuento.

70Sin embargo, es importante señalar/recordar que el 13 de agosto, en una manifestación es herido de bala en la espalda el estudiante de odontología Líber Arce. La policía impide su traslado inmediato al hospital y fallece al día siguiente. Será el primer mártir estudiantil, un estudiante miembro de la UJC, responsable de la biblioteca de esa organización, un joven amable y tranquilo. Su muerte sacude a todo el país. Al velatorio y sepelio concurre una muchedumbre acongojada encabezada por el primer secretario del PCU y el arzobispo de Montevideo.

  • 20 Ver el informe detallado sobre las víctimas de ese día elaborado por el Sindicato médico del Urugua (...)

71Un mes más tarde, el 20 septiembre, la represión policial a una manifestación estudiantil dejará como saldo más de 40 heridos por armas de fuego20entre los cuales dos estudiantes mueren al día siguiente: frente a la Universidad de la República es herido de muerte el estudiante Hugo de los Santos y cuando un grupo de jóvenes intenta auxiliarlo nuevas descargas de perdigones matan a la estudiante Susana Pintos.

El enemigo interior y el “partido del miedo”

  • 21 Alfredo Lepro: “Jorge Pacheco Areco, presidente de la República, 1967-1972: la crisis político-so (...)

72A pesar del desarrollo de la resistencia popular y de la desobediencia civil, la oposición no logró implementar una perspectiva política clara. Esto permitió que los grupos hegemónicos de poder, mediante los instrumentos del estado y los medios de comunicación, presentaran las acciones populares como responsables del caos, contrarias al orden y los logros del Uruguay tradicional.
Al respecto el senador pachequista Alfredo Lepro señalaba que la resistencia sindical y estudiantil al gobierno había producido “la formación del Partido del Miedo, que buscaba amparo del gobierno creándole a éste una alternativa de popularidad”. 21
Por su parte el historiador Alvaro Rico analiza que “A través del binomio crisis-orden, (…) el discurso desde el Estado cierra el círculo de su enmascaramiento ideológico: no sólo aparece “neutral” frente al reajuste económico y político conservador; sino que aparece como “víctima” de la sociedad. El Estado es prisionero de la realidad conflictiva de los 60. El verdadero responsable de la crisis está fuera de él y de quienes lo dirigen. Está en la sociedad y dentro de ella, en sectores particularizados y estigmatizados por el propio discurso del poder como «enemigos» del orden institucional vigente: «minorías», «activistas», «fanáticos», subversivos”. (“1968: El liberalismo conservador”, Ediciones Banda Oriental, 1989).

73Por su parte, la prensa representante de los intereses de los partidos tradicionales y de las clases oligárquica y burguesa se hace eco de esa “victimización” del estado y del gobierno al tiempo que presenta como diabólica la resistencia popular. Para ejemplo, basta referirse al periódico “El Diario” donde se podía leer: “Vivimos otra vez un régimen excepcional de medidas de seguridad impuestas al gobierno como necesaria respuesta a un clima de subversión, de desorden, de desacato, en que se mezcla la inspiración foránea, la acción de la delincuencia de ciertos grupos pseudo políticos y la equivocada acción de sectores sindicales”.

74El movimiento popular de resistencia se vuelve así el enemigo interior al que es necesario combatir y aniquilar.

75Está claro que Uruguay no está al margen de una “revolución mundial” que desde el mayo francés, pasando por las movilizaciones universitarias en los EEUU, Brasil y la matanza de Tlatelolco, agitaban al mundo.

76Sin embargo, lo que hemos intentado analizar es que el origen del enfrentamiento del 68 uruguayo reside en la voluntad política de las clases dirigentes de terminar de manera drástica y autoritaria, mediante la adecuación de las estructuras políticas a sus fines, con los derechos que los trabajadores habían obtenido durante los cuarenta años anteriores.

77Si bien la izquierda aparecía unida en el plano sindical, las divergencias de tácticas y estrategias llevaban a una confrontación entre los diferentes partidos y grupos, enfrentamiento en el que primaba el dogmatismo, dificultando la emergencia de un pensamiento propio de esa izquierda plural, lo que acarreará consecuencias negativas al no poder presentar en ese momento una perspectiva política clara y coherente.

78Ese año 68 se convertirá entonces en el paradigma de la confrontación de las fuerzas populares con las de las clases conservadoras, confrontación que se irá acrecentando provocando transformaciones profundas en el país, para desembocar, cinco años más tarde, en el golpe de estado. Será indudablemente un año rico en experiencias para una nueva generación de jóvenes que, al entrar en disidencia, ingresaban en la arena política animados por un idealismo de transformación social y se verán envueltos en la espiral de ese nuevo Uruguay de injusticia y opresión.

  • 22 Hugo Cores, op. cit.

79Y con Hugo Cores observar que “si, para nuestra historia, el concepto generación tiene algún significado (y vaya si el 68 marcó) se debe consignar esta práctica, de democracia directa y de base, de arrojo intelectual y físico ( ¿Cuántos heridos?, ¿cuántos de entre ellos fueron luego largos años presos? ¿Cuántos están hoy desaparecidos?). (H. Cores, 1997) 22

  • 23 in : http://www.presidencia.gub.uy/_web/proyectos/2009/05/CM725.pdf

80Cuarenta y un años más tarde, el 4 de mayo del 2009, el Poder Ejecutivo remitió al Parlamento un proyecto de ley “por el cual se reconoce el quebrantamiento del Estado de Derecho en el periodo comprendido desde el 27 de junio de 1973 hasta el 28 de febrero de 1985 así como la responsabilidad del Estado uruguayo en la realización de prácticas ilegítimas en el periodo comprendido desde el 13 de junio de 1968 hasta el 26 de junio de 1973, como consecuencia de la aplicación sistemática de las Medidas Prontas de Seguridad, en el marco ideológico de la Doctrina de la Seguridad Nacional”23.

81Se espera que esa ley pueda ser votada y aprobada rápidamente.

Haut de page

Notes

1 Carlos Real de Azúa, “Marcha”, 25 de noviembre de 1966.

2 Eduardo Rey Tristán, “Propuestas revolucionarias en la Izquierda Uruguaya de Los Años 60”, Revista de Historia, 01-JAN-03 Universidad Nacional de Costa Rica , Escuela de Historia, Centro de Investigaciones Históricas, in http://www.accessmylibrary.com/coms2/summary_0286-32443543_ITM

3 A los veinte años comenzó a dictar sus primeros cursos de Filosofía y de Historia Nacional (fue docente en el liceo de Las Piedras). Sus actividades a nivel político comenzaron pronto, con su afiliación al Partido Socialista del Uruguay, en 1946. Diez años después, en 1956, ingresó a la Cámara de Representantes como diputado, en sustitución de Mario Cassinoni; fue reelecto en 1958 y luego en 1971. Como parlamentario realizó diversas investigaciones volcadas a analizar la situación social y política del país.

Su obra escrita fue extensa y en ella consignó su pensamiento político y filosófico, así como sus comentarios sobre la actividad cotidiana del país y del mundo, a través de ensayos que luego se convertirían en libros, y de artículos periodísticos aparecidos en las revistas “Marcha”, “El Sol”, y “La Plaza”, entre otras.

El principal tema de investigación de Trías, fue el análisis del imperialismo en América Latina y el Tercer Mundo. Entre sus libros encontramos “El Imperialismo en el Río de la Plata”, “El Plan Kennedy y la Revolución Latinoamericana”, “Las Montoneras y el Imperio Británico”, “La Reforma Agraria en el Uruguay”, “La Crisis del Dólar y la Política Norteamericana”, y “Economía y Política en el Uruguay Contemporáneo”.

Durante la dictadura, sufrió la cárcel en varias oportunidades. Falleció el 24 de noviembre de 1980, pocos días antes del plebiscito por el “NO” a la dictadura. (in: http://www3.ps.org.uy/his_web/Historia4.htm

4 Gerardo Leibner, « Las ideologías sociales de los revolucionarios uruguayos de los 60. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Coloquios, 2008, Puesto en línea el : 12 juin 2007, URL : http://nuevomundo.revues.org/index11682.html. DOI : en cours d'attribution. Las notas referentes a este artículo se incluyen con la autorización expresa del autor.

5 Periodista, diputado desde 1954 y reelegido cuatro años más tarde por el Partido Nacional, Enrique Erro asumió el cargo de Ministro de Industria y Trabajo pero por sus discrepancias con las políticas del nuevo gobierno en materia económica (firma de la primera Carta de Intención con el FMI y la reforma cambiaria y monetaria) fue destituido en enero de 1960.

En 1971 participó en la creación del Frente Amplio, fundando dentro de éste un grupo de extracción radical llamado "Patria Grande", siendo electo senador en las elecciones de ese año.

En 1973, acusado de estar implicado en contactos con el MLN (Tupamaros), la justicia militar pidió al Parlamento que se le retiraran los fueros parlamentarios. El rechazo del Parlamento a esta solicitud fue esgrimido como motivo circunstancial por el presidente Juan María Bordaberry para disolver las Cámaras el 27 de junio de ese año. Con el golpe de estado y tras su requerimiento se ve obligado a permanecer en Argentina militando contra el régimen militar uruguayo junto a Zelmar Michelini, entre otros. El 7 de marzo de 1975 fue arrestado por el gobierno argentino, permaneciendo como detenido a disposición del Poder Ejecutivo Nacional argentino hasta el 5 de noviembre de 1976. Tras su liberación, Erro viajó a París, donde se radicó hasta su fallecimiento.

6 Hugo Cores: protagonista de la creación de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT), cuadro de dirección de la Federación Anarquista del Uruguay-OPR 33 y fundador del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP). Luego de ser detenido por el aparato represivo de la dictadura y posteriormente deportado, desempeñó una relevante labor en la resistencia al gobierno autoritario desde el exilio. Tras la reinstitucionalización democrática, regresó al país y fue elegido diputado por el Frente Amplio. Hugo Cores fue docente, historiador, periodista y autor de varios libros: "Reflexiones sobre el movimiento obrero y la crisis política uruguaya", "El 68 uruguayo: los antecedentes, los hechos, los debates", "Uruguay hacia la dictadura 1968-1973" y "Memorias de la resistencia", entre otros”.

7 Hugo Cores, “El 68 uruguayo” capítulo 4, in http://www.pvp.org.uy/?p=187

8 Con la transformación del Uruguay agrario y pastoril de finales del SXIX surgen pequeños y medianos centros de producción urbanos, que aglutinan a una masa de trabajadores que comenzarán poco a poco a organizarse, primero en mutuales para la defensa de sus intereses más inmediatos, y luego a plantear cuestionamientos de índole socio-política: intentos de organización de los trabajadores tipográficos de Montevideo (1857 – 58); Sociedad Tipográfica Oriental (1870); la Biblioteca para Trabajadores (1872), etc. Otros trabajadores que se organizan son los albañiles, maestros de escuela, tapiceros, herreros.

No vamos a detallar todo el proceso de formación de un basto y complejo movimiento sindical, sino solamente señalar una de las características del mismo: la forja de la unidad. Ese proceso fue largo y difícil, acompañando tanto las transformaciones socio económicas de la primera mitad del SXX como las cuestiones político-ideológicas.

No podemos en el marco de este trabajo analizar en detalle la estructura, las influencias del movimiento sindical, pero nos parece necesario señalar una característica propia a las luchas gremiales en Uruguay: la constitución a principios de los años 60 de una central única de trabajadores, la CNT (Convención Nacional de Trabajadores) que jugará un papel de primer plano en la conducción de los movimientos reivindicativos del 68.

Si bien algunos han reprochado a esta central unitaria el estar bajo la influencia del PCU, es innegable que en lo que respecta tanto a la patronal como al Estado había logrado conseguir una posición independiente de estos centros de poder, lo que la distingue del sindicalismo burocrático de otros países (Argentina, Brasil, México)

9 Leibner, op.cit.

10 Hugo Cores, op. cit. Capítulo IV.

11 Revista Estudios N° 43, 1967, pág.31

12 Angel Rama, “La generación crítica, 1939-1969”, Montevideo, Arca, 1972

13 op. cit.

14 op. cit, Parte 1, cap1

15 Carlos Quijano. “Un paréntesis cesarista”. Marcha, 14 de octubre. 1968

16 El Observador, julio 8 – 2007

17 Henry Finch: Historia económica del Uruguay contemporáneo, Ediciones de la Banda Oriental, 1980, p.5O.

18 Hugo Cores, op. cit.

19 El 18 de mayo de 1976 fue secuestrado en Buenos Aires y asesinado junto con el ex diputado Héctor Gutiérrez Ruiz (Partido Blanco) y dos ex militantes del MLN Rosario del Carmen Barredo y William Whitelaw.

20 Ver el informe detallado sobre las víctimas de ese día elaborado por el Sindicato médico del Uruguay en: http://www.radio36.com.uy/mensaje/2006/09/m_260906.html

21 Alfredo Lepro: “Jorge Pacheco Areco, presidente de la República, 1967-1972: la crisis político-social de los años 60, apuntes históricos, 1983. ROU”, pág. 47).

22 Hugo Cores, op. cit.

23 in : http://www.presidencia.gub.uy/_web/proyectos/2009/05/CM725.pdf

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Ferraro-Osorio, « En 1968 la mayoría de los uruguayos fuimos jóvenes: o la entrada en disidencia de una generación », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 01 juillet 2009, consulté le 18 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/56227 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.56227

Haut de page

Auteur

María Ferraro-Osorio

Université Stendhal Grenoble 3 CERHIUS – ILCEA, maria.ferraro-osorio[at]u-grenoble3[point]fr

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page