Navigation – Plan du site
Anna Guiteras Mombiola

García Jordán, Pilar, Unas fotografías para dar a conocer al mundo la civilización de la república guaraya, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, 358 p.

[11/09/2009]

Entrées d’index

Géographique :

Bolivia

Chronologique :

siglo XIX, siglo XX
Haut de page

Texte intégral

1Tras más de una década de estudio sobre el papel de las misiones franciscanas entre los Guarayo, grupo étnico localizado en los orientes bolivianos, y cuyos resultados fueron publicados en 2006 bajo el título “Yo soy libre y no indio: soy guarayo”. Para una historia de Guarayos, 1790-1948 (Lima, IFEA/PIEB/IRD/TEIAA), el último trabajo de la historiadora Pilar García Jordán profundiza aún más en el proyecto y las prácticas empleadas por los franciscanos para conquistar y reducir a los Guarayo y, muy posteriormente, a los Sirionó, en el contexto de la construcción del Estado-nación boliviano. En este caso, como ya se advierte en el título de la obra, García Jordán convierte las casi doscientas cincuenta fotografías recogidas en el libro, en su principal fuente primaria que, como afirma, “pueden ser útiles como documento histórico, si, como hacemos con todas las fuentes, las interrogamos adecuadamente” (p. 9). Esta investigación, gestada por la autora después de encontrarse con las primeras fotografías que se tomaron de las misiones franciscanas entre los Guarayo, se vio enriquecida con las aportaciones recibidas por parte del archivero de San José de Tarata, Fr. Mauricio Valcanover y el arquitecto Eckart Kühne, quienes le hicieron partícipe de diversos fondos fotográficos relativos a las misiones que permitieron a la autora recopilar un importante número de imágenes que documentaban la vida social, económica, política, religiosa, lúdica en las misiones de Guarayos. Sobre esta base documental fotográfica y contando con todos los saberes “documentales” que García Jordán atesora y que volcó, en buena medida, en la obra citada al inicio de esta reseña, la autora realiza aquí un ambicioso análisis de la historia de un territorio y de sus pobladores, las otrora misiones guarayas de Ascensión, Urubichá, Yotaú, Yaguarú y San Pablo, y las misiones fundadas entre los sirionó, ya en la década de 1920, Santa María de Lourdes primero y Salvatierra después, todas ellas adscritas actualmente a la provincia de Guarayos.

2Para una mayor comprensión del estudio de las fotografías recogidas, la obra se estructura en dos partes. En la primera parte, García Jordán reconstruye la historia de la Prefectura de Guarayos desde la década de 1790 hasta la década de 1940, una vez secularizadas las misiones. Tras un primer capítulo en el que reflexiona sobre las percepciones que tenían los contemporáneos del pueblo guarayo, mediante un pormenorizado análisis de los relatos etnográficos e históricos que sobre ellos dejaron “cientificistas” como d'Orbigny y los misioneros, especialmente las descripciones legadas por Cors, la autora aborda la relación entre el Estado y las misiones franciscanas de Guarayos, su historia y sus protagonistas, y el proyecto de la república guaraya implementado por algunos de los religiosos radicados en Guarayos en las dos últimas décadas del siglo XIX. De este modo, la autora nos muestra, en el segundo y tercer capítulo, cómo el Estado boliviano integró las misiones franciscanas en sus políticas desarrolladas en los Orientes, donde se convirtieron en útiles instrumentos para el avance de las fronteras internas y la reducción de aquellos grupos, denominados salvajes y bárbaros, que ocupaban aquellos territorios, hasta entonces no controlados efectivamente por el Estado boliviano. Obtenido el monopolio de socialización de los pueblos indígenas orientales, los franciscanos concentraron a lo largo del siglo XIX un importante número de indígenas de etnia guaraya en las misiones de Ascención, Urubichá, Yaguarú y Yotaú, y a partir de 1900 en San Pablo. Con todo, la actuación de los liberales, en el poder a partir de 1899, implicó un mayor control político de la iglesia católica y también de las misiones franciscanas que vieron aumentar, al mismo tiempo, la presión secularizadora por parte de los grupos socioeconómicos locales y regionales, particularmente cruceños y benianos, que querían hacerse con la mano de obra indígena sin la mediación misionera. La secularización acabó produciéndose, como muestra bien García Jordán, en 1938/39.

3El devenir histórico de las misiones guarayas es desarrollado en los capítulos cuarto y quinto, que focalizan la implementación del proyecto franciscano en la región. Para García Jordán, los religiosos actuaron como intermediarios culturales que, por un lado, llevaron a cabo un modelo de ocupación territorial que pasó por la transformación del espacio indígena, considerado salvaje, en un espacio civilizado, mediante un determinado ordenamiento urbano, nueva concepción del tiempo y del ocio, la introducción de cultivos, talleres, etc.; y, por otro lado y en respuesta a la progresiva presión ejercida, fundamentalmente, a partir de la década de 1880 y 1890, por los sectores propietarios cruceños y benianos idearon un proyecto, conocido como república guaraya, que potenciaba la segregación de los guarayos a partir del fortalecimiento de la “identidad” guaraya, reelaborada con elementos básicos de la cosmovisión católica. En opinión de la historiadora, el objetivo de los franciscanos no fue otro que salvaguardar la población indígena de la injerencia privada y estatal impidiendo, en consecuencia, su plena socialización; en otras palabras, los franciscanos postularon un proyecto, de carácter paternalista, que pretendió la salvaguarda de los Guarayo ante las exigencias sociolaborales de la sociedad civil y del mismo Estado impidiendo, por ende, su incorporación a la bolivianidad.

4La primera parte del libro es imprescindible para “leer” adecuadamente las cuatro serie fotográficas que, precedidas por el capítulo 6, incluyen un total de 247 imágenes excelentemente editadas por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Con un minucioso estudio del estilo de las tomas y la composición de las mismas, García Jordán ha identificado –en gran parte de las fotografías- los fotógrafos, los personajes y ya fechado muchas de ellas que carecían de todos estos datos. Como señala la autora, “La imagen nos ilumina sobre aquellos aspectos que el productor de la imagen nos quiere transmitir a través de una determinada pose, de una escena, de una representación” (p.167); esta tesis lleva a García Jordán a estudiar las fotografías tomadas en y sobre los Guarayos por los franciscanos, como elementos que debían permitir, por un lado, mostrar a la sociedad civil y al Estado boliviano las actividades misionales desarrolladas por la orden religiosa; y, por otro lado, justificar ante las autoridades superiores de la congregación y la misma Santa Sede, los logros alcanzados entre los indígenas.

5De este modo, García Jordán, además de analizar aquello que nos documentan las fotografías -ordenamiento urbano, actividades productivas, la vida social y religiosa, los caciques guarayo y la jerarquía religiosa- nos muestra las intenciones de los “mandantes” franciscanos de las fotografías; véase, por ejemplo, la fotografía 22 de Pesciotti “enseñando” un libro a niños guarayo y sirionó, las fotografías 29 y 30 que muestran el paso del salvajismo a la civilización, o las imágenes 79 y 106 que retratan el interior de una iglesia durante la celebración de la misa. La claridad expositiva y excelente análisis que, a nuestro entender, hace la autora, la lleva a agrupar las fotografías en cuatro series. La primera, con fotografías realizadas entre 1898 y 1907, básicamente por un fotógrafo contratado por los religiosos, Luis Lavadenz Reyes, y también por Fr. Juan Bernabei, pretendía testimoniar el paso de los Guarayo del estado salvaje al civilizado como consecuencia de la actividad misionera. La segunda serie está constituida con fotografías tomadas, básicamente, en 1918 con motivo de la visita a Guarayos del representante vaticano, el internuncio Rodolfo Caroli, tenían el objetivo de mostrar a la Santa Sede y a la sociedad boliviana la labor del proyecto franciscano en una coyuntura en que el proyecto misional parecía tocar techo y se encontraba con una creciente hostilidad de algunos sectores propietarios interesados en acceder a la mano de obra indígena sin la mediación misionera. La tercera serie de fotografías, en gran parte de autoría clara o atribuida al franciscano Fr. Alfredo Hoeller, incluyen imágenes tomadas en las décadas de 1920 y 1930 y en ellas se percibe una triple mirada; por un lado, la que ofrecía la vida cotidiana de los Guarayo –destacan la gran cantidad de imágenes que muestran las muy diversas actividades económicas desarrolladas en los pueblos guarayos en unos momentos en que la presión secularizadora se hizo tan fuerte que logro, finalmente, su objetivo-; por otro lado, y frente a ella, la vida salvaje de los Sirionó concentrados por entonces en la nueva misión de Santa María de Lourdes; la tercera mirada es la que el fotógrafo pone en los propios miembros de la orden franciscana, los religiosos que actuaban por entonces en Guarayos y las misioneras terciarias que llegaron a partir de mediados de la década de los ‘20. Finalmente, la cuarta serie, recoge imágenes fechadas en las décadas de 1940 y 1950 y, en ellas, vemos también cómo el fotógrafo, en muchos casos Fr. Hildeberto Walpoth, desarrolla una doble mirada; una depositada sobre las poblaciones guarayas, ya secularizadas; otra, y cual etnógrafo, que se fija en los Sirionó en estado cuasi salvaje. En suma, nos hallamos ante un exhaustivo e innovador trabajo de García Jordán que utiliza la fotografía como fuente primaria pronta a ser interrogada, leída, interpretada y, con ello, abre nuevos campos para la investigación histórica. No en vano, Unas fotografías para dar a conocer al mundo la civilización de la República Guaraya permiten a Pilar García Jordán rubricar su investigación de más de una década que se inició con el análisis de las políticas de los gobiernos de Perú y Bolivia desde la independencia y hasta la década de 1940, en una obra considerada ya “clásica” por los especialistas (Cruz y arado, fusiles y discursos. La construcción de los Orientes en el Perú y Bolivia, 1820-1940. Lima, IFEA / IEP, 2001); continuó con el análisis del instrumento prioritario utilizado por tales gobiernos para la conquista y ocupación de los Orientes, con el análisis de caso de las misiones franciscanas entre los Guarayo ya citada al inicio de esta reseña (Lima, 2006); y ahora concluye con este trabajo en el que las riquísimas series fotográficas contribuyen, no dudamos, a la reconstrucción de la historia de Guarayos (Santa Cruz, Bolivia) y de los Guarayo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Anna Guiteras Mombiola, « García Jordán, Pilar, Unas fotografías para dar a conocer al mundo la civilización de la república guaraya, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, 358 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 11 septembre 2009, consulté le 19 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/56933

Haut de page

Auteur

Anna Guiteras Mombiola

Universidad de Barcelona, anna.guiteras[at]gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page