Navigation – Plan du site
Cielo Zaidenwerg

Pilar García Jordán (Ed.), Estado, región y poder local en América Latina, siglos XIX-XX. Algunas miradas sobre el estado, el poder y la participación política, Barcelona, Publicaciones y Ediciones de la Universitat de Barcelona, 2007, 357 p.

[22/09/2009]

Texte intégral

1Este volumen nos ofrece los trabajos presentados en el simposio Estado, región y poder local en América Latina, siglos XIX-XX-organizado por el Taller de Estudios e Investigaciones Andino-Amazónicos y dirigido por su directora, Pilar García Jordán, que es también la editora de la publicación- celebrado en  Barcelona los días 29 y 30 de noviembre de 2006. La reunión propició la presencia de diversos investigadores interesados en analizar y debatir, desde una mirada interdisciplinaria, cuestiones relativas a las características del estado-nación, el surgimiento y la articulación de diversos espacios regionales y la conformación de los poderes locales en la construcción de los estados latinoamericanos. Así pues, esta publicación recoge, con una mirada interdisciplinaria y desde perspectivas teóricas y metodológicas, estudios de caso significativos que suponen un indudable avance en el conocimiento acerca de la organización estatal, del surgimiento y desarrollo de espacios regionales así como de la conformación de grupos de poder local y de algunos de los imaginarios conferidos a los grupos dirigentes así como a los grupos subalternos.

2Los trabajos expuestos y revisados para su publicación se agrupan en cuatro secciones, correspondientes a las cuatro sesiones celebradas en su momento, tratando la primera de ellas de la construcción del estado-nación. Antonio Acostaen Hacienda y finanzas de un estado oligárquico. El Salvador, 1874-1890; demuestra en qué medida en este país centroamericano, la Hacienda, o lo que es lo mismo el funcionamiento de las finanzas, espacio fundamental para el funcionamiento de todo Estado, fue gestionada por los “grupos sociales dominantes” desarrollando una política fiscal que sentara las bases de su hegemonía que, según el autor, les mantendría en el poder por más de un siglo, asegurándose además las condiciones óptimas para la reproducción del capital y la acumulación de beneficios, incluso en coyunturas de crisis económica internacional. El autor señala que los grandes propietarios cafetaleros, los negociantes del grano y los empresarios que gestionaron el comercio exterior, consiguieron que los gobiernos salvadoreños diseñaran un modelo de funcionamiento hacendístico que reflejaba, en términos económicos, la correlación de fuerzas existentes en el país. El trabajo de Acosta revisa sin duda el significado de un concepto muy manido por las científicos sociales cuando mencionan la “debilidad” del estado liberal latinoamericano. Una segunda mirada, también desde una perspectiva histórica, corresponde a Marta Irurozqui en Los mil y un senderos de la ciudadanía. Reflexiones y propuestas historiográficas sobre el desarrollo de la ciudadanía en América Latina. Su objetivo es doble; por un lado, ofrece una visión general actualizada de los enfoques temáticos en torno a la ciudadanía, temática en la que Irurozqui habla de la “democracia de las movilizaciones”, que relega metodológicamente a un segundo plano la centralidad del sufragio y busca alternativas de expresión públicas vinculadas al desarrollo de la sociedad civil, y de la “democracia de las urnas” que se realiza a partir del acto electoral. Por otro lado, la autora ofrece una síntesis de la investigación realizada sobre el caso boliviano en la que se estudia el modo en que la “infracción electoral” posibilitó el regresivo aprendizaje de la ciudadanía y la institucionalización de la democracia en contextos de sufragio censitario.

3Por su parte, Lea Geler aborda desde una perspectiva antropológica e histórica, la tercera mirada en torno al estado-nación en su trabajo “¡Pobres negros!”. Algunos apuntes sobre la desaparición de los negros argentinos. Geler somete a análisis por un lado, algunos de los textos más destacados de la historia argentina escritos por Domingo Sarmiento, Juan Bautista Alberdi, Bartolomé Mitre, Vicente F. López; y por otro lado, algunas “memorias” de Buenos Aires, o clásicos de la literatura argentina debidos, entre otros, a José Antonio Wilde, Víctor Gálvez y Eduardo Gutiérrez, para sostener que esta “desaparición” afroargentina derivó de un proceso de etnización de dicha población desarrollado a través de construcciones discursivas durante el siglo XIX y primeras décadas del XX ligadas a la fundación de un estado-nación centrado en la idea de territorio que permitió al grupo afroargentino transitar más bien hacia lo “blanco-popular”.

4La segunda sección agrupa los trabajos referidos a las relaciones entre entre Región y Estado, siendo autora del primer trabajo Gabriela Dalla Corte que aborda el análisis del surgimiento de un espacio regional en La construcción de la región del Gran Chaco mas allá de la nación: mensuras, conflictos de limites e intereses empresariales (1870-1932), en donde utiliza el territorio del Gran Chaco como escenario privilegiado en el que los intereses empresariales están estrechamente vinculados a intereses políticos y de defensa de la soberanía en una zona donde ésta estaba en disputa. La tesis sostenida por la autora es que la ocupación del Gran Chaco paraguayo se basó, en gran medida, en la interesada actuación de agrimensores, técnicos, ingenieros y topógrafos que, al servicio de grupos empresariales interesados en la explotación del quebracho y la actividad extractiva taninera, avanzaron sobre tierras fiscales llegando incluso a vulnerar la legislación de remate de dichas tierras  y los principios del uti possidetis vigentes.

5El segundo de los trabajos corresponde a Miguel Ángel González Leal quien apuesta por el análisis de la conformación del regionalismo político en el Ecuador en su trabajo “¡Por Guayaquil independiente!” Rasgos históricos del regionalismo político guayaquileño de 1820 a la actualidad. En el caso de Gonzáles Leal la cuestión regional en el Ecuador republicano se hace evidente a partir del actor privilegiado que es Guayaquil y su hinterland. El estudio es una síntesis de la evolución histórica del regionalismo guayaquileño desde 1820, en la que se focalizan las coyunturas más significativas del fenómeno regionalista en la historia política ecuatoriana hasta el presente cuando, según el autor, el fenómeno se encuentra en una etapa de concreción política que podría conducir a un autogobierno de la región.

6El tercer grupo de trabajos son los que se centran en el análisis del poder local, ya analizando las estrategias utilizadas por la burguesía de Rosario (Argentina) para legitimar su condición de grupo dirigente en el espacio local en los inicios del siglo XX, que ofrece Sandra Fernández; ya estudiando el surgimiento de un grupo dirigente en el Noroeste del departamento boliviano de Santa Cruz a partir de la secularización de las misiones franciscanas existentes entre los Guarayos, autoría de Pilar García Jordán; o bien abordando las vinculaciones del poder local con el Estado y las instituciones políticas como hace Silvia Bofill; ya historizando el nacimiento y desarrollo de una población del Beni boliviano, Riberalta, por su autora, Clara López Beltrán.

7En el primer caso, la historiadora S. Fernández en Poder local y virtud. Legitimación burguesa en el espacio local. Rosario-Argentina- en las primeras décadas del siglo XX, estudia la forma en que la económicamente poderosa burguesía rosarina aprovechó los festejos del centenario de la “revolución” de 1810 para desplegar una serie de estrategias tanto políticas como culturales, educativas y asistenciales, ya en términos individuales, ya corporativos con el objetivo básico de legitimarse tanto así misma como a toda la ciudad como “organismo social” que representase a Rosario como “un faro de virtud en la república”. Desde la historia también, P. García Jordán demuestra en “Guarayos es el cofre que contiene la más grande esperanza para Bolivia”. La construcción del espacio local y el surgimiento de un nuevo grupo dirigente (1930/39- 1948), cómo la legislación aprobada por los gobiernos militares tras la secularización de las misiones franciscana entre los Guarayos favoreció el surgimiento de un nuevo grupo dirigente en la región del que no formarían parte los pobladores indígenas, hasta entonces únicos habitantes de la zona juntamente a los religiosos franciscanos y algunos blanco-mestizos autorizados por aquéllos. La autora señala los antecedentes previos a la secularización y analiza las medidas más significativas tomadas por el Ejecutivo desde 1938/39 con el surgimiento de la Delegación Nacional hasta su supresión, ya transmutada en Intendencia Delegacional (1947/48), ofreciéndonos, además un primer avance de las características del nuevo grupo dirigente blanco-mestizo surgido en Guarayos. Como demuestra García Jordán, varios de los miembros de dicho grupo habían desempeñado un rol fundamental en los poblados guarayos tras la secularización, el de administradores, estos es, nuevos gestores de los territorios y bienes que reemplazaron a los misioneros en el gobierno de los cinco pueblos guarayos: Ascensión, San Pablo, Urubichá, Yaguarú y Yotaú. En tercer lugar, y esta vez desde una mirada antropológica, Silvia Bofill Poch en Poder local, Estado mexicano y comunidad indígena: el caso de San Juan Nuevo Parangaricutiro (Michoacán) estudia a dicha comunidad indígena  que, en la década de 1980, afronta un proceso que le permite organizarse como una de las empresas sociales forestales mas reconocidas nacional e internacionalmente, deviniendo comunidad indígena “ejemplar”; en igual medida la autora muestra que esta articulación política explica el desarrollo de la empresa y la comunidad, en forma paralela al fortalecimiento de una élite política local, con un proceso de diferenciación y jerarquización al interior de la comunidad; y, que se formalizan a partir de dicha articulación. Cierra esta sección el de trabajo de la historiadora Clara López Beltrán que, en Un imaginado banquete comercial: Una historia de Riberalta (Bolivia), 1890-1920, ofrece una interesante aproximación a la población, capital de las delegaciones nacionales del Madre de Dios y del Purus, surgida para defender la soberanía boliviana en la región y administrar sus recursos. Muestra la autora que Riberalta se construyó como punto de intercambio comercial y regencia socio-cultural en la zona a partir de la actuación de un reducido grupo de empresarios y comerciantes vinculados a la goma elástica.

8Finalmente, la última sección, dedicada a las cuestiones de la descentralización y autonomía en el presente latinoamericano, es abordada por el trabajo de la politóloga Esther del Campo que, en su trabajo Descentralización política y democratización en Bolivia, y tras reflexionar sobre la Ley de Participación Popular y la Ley de Descentralización administrativa, como primeros pasos del proceso descentralizador en la década de 1990, sostiene que la profundización de la descentralización está directamente relacionada con el desgaste de las instituciones democráticas. Y, en ese sentido, señala que la creación de una multiplicidad de canales de participación sin un paralelo fortalecimiento de la institucionalidad democrática ha conducido a un bloqueo del sistema. La alternativa a dicho bloqueo se encuentra, según del Campo, en la necesidad de lograr en la Asamblea Constituyente consensos amplios sobre la legitimidad y funcionamiento de las instituciones democráticas.

9En síntesis, como decíamos al inicio, consideramos que este volumen, excelentemente editado por Publicacions Universitat de Barcelona y el Taller de Estudios e Investigaciones Andino-Amazónicos, supone un destacado aporte al debate en torno a la construcción del estado-nación latinoamericano, el surgimiento de espacios regionales y la configuración de poderes locales en las repúblicas latinoamericanos. Sólo desde los análisis de caso correspondientes, como los realizados en esta publicación, se puede avanzar en la mejor comprensión de las problemáticas citadas.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Cielo Zaidenwerg, « Pilar García Jordán (Ed.), Estado, región y poder local en América Latina, siglos XIX-XX. Algunas miradas sobre el estado, el poder y la participación política, Barcelona, Publicaciones y Ediciones de la Universitat de Barcelona, 2007, 357 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 22 septembre 2009, consulté le 19 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/57058

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page