Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2009Consuelo Naranjo Orovio (coord.),...

2009

Consuelo Naranjo Orovio (coord.), Historia de Cuba, Vol. 1 de Historia de las Antillas, Madrid, Doce Calles-CSIC, 2009, 625 p., ilustraciones e índice.

Jorge Duany

Entrées d’index

Mots clés :

Cuba
Haut de page

Texte intégral

1Numerosos estudiosos han insistido en los rasgos peculiares de la historia cubana, tales como la rápida reducción de la población indígena, la larga permanencia del colonialismo español y la posición estratégica de la Isla entre América y Europa. (Todos estos factores aplican en mayor o menor grado a Puerto Rico y República Dominicana.) Según los sociólogos cubanoamericanos Guillermo Grenier y Lisandro Pérez en The Legacy of Exile: Cubans in the United States (Boston: Allyn and Bacon, 2003), Cuba es simultáneamente el país más “español” y el más “africano” de Hispanoamérica, debido al impacto masivo de la inmigración y la esclavitud. Al reseñar el período republicano entre 1902 y 1958, Grenier y Pérez sostienen que “los cubanos tenían buenas razones para creer que ocupaban una posición única y privilegiada en el orden mundial, la cual reforzaba un sentido de singularidad y presunción en relación con sus vecinos latinoamericanos y caribeños” (p. 33). Después de 1959, Cuba estableció el primer régimen marxista-leninista en las Américas y produjo el éxodo de matiz político más sostenido en las últimas cinco décadas. El problema fundamental con la tesis del excepcionalismo cubano es que tiende a aislar el objeto de estudio de su contexto regional y a exagerar el grado en que la Isla representa un caso insólito e irrepetible.

2El magnífico libro compilado por Consuelo Naranjo Orovio, Historia de Cuba (Madrid: Ediciones Doce Calles-CSIC, 2009), el primer volumen de una serie sobre historia de las Antillas, dirigida por la doctora Naranjo Orovio, va más allá del excepcionalismo cubano. Junto a los aspectos singulares de la experiencia cubana, la obra resalta líneas comunes, paralelas o intersecadas con otras sociedades caribeñas como Puerto Rico. Según su coordinadora, la serie documentará el contrapunteo entre “diferencias y semejanzas que, en ocasiones, tienen raíces comunes” en las Antillas (pp. 9-10), entre ellas el legado colonial, la dependencia económica, la plantación azucarera, la esclavitud africana, el mestizaje, la transculturación, el desarrollo de culturas criollas, la construcción de identidades nacionales y la hegemonía estadounidense. Aunque “la isla no se repita” exactamente —como ha planteado Gervasio García aludiendo al título de Antonio Benítez Rojo—, tiene profundas resonancias en el resto del Caribe. El enfoque comparativo, propuesto a veces explícita y otras veces más veladamente por los colaboradores de Historia de Cuba, ofrece una alternativa refrescante al canon historiográfico, que suele recalcar la excentricidad de la Isla.

3El propósito básico de la compilación de Consuelo Naranjo Orovio es proporcionar una visión enciclopédica de la historia social, económica y política de Cuba, desde 1511 hasta el 2008. A tales efectos, se convocó a 15 “especialistas de distintas escuelas historiográficas, instituciones y disciplinas”, mayormente historiadores españoles y cubanos, con “largos años de trabajo en archivos y bibliotecas de España, Cuba y Estados Unidos, fundamentalmente” (p. 10). Entre los colaboradores más prominentes del libro se encuentran los historiadores españoles Joan Casanovas Codina, José Antonio Piqueras Arenas, Antonio Santamaría García y la propia Naranjo Orovio; así como el historiador Alejandro de la Fuente, el economista Carmelo Mesa Lago y el crítico literario Rafael Rojas, todos cubanos residentes fuera de la Isla. Los autores combinan hábilmente las citas a documentos primarios (tales como censos, mapas, crónicas e informes oficiales) con referencias a monografías y compendios históricos previos. En general, la lectura de los textos es fluida, amena y libre de tecnicismos.

4La obra recoge un impresionante saber colectivo, organizado en seis partes en torno a población, economía, sociedad, política y cultura. (La sexta parte se dedica a la política económica de la Cuba socialista.) A su vez, cada tema se trata por separado en tres períodos de larga duración: (1) la colonia (1510-1898) —frecuentemente subdividido en dos etapas: 1510-1762 y 1763-1898—; (2) la república (1902-1958) y (3) la revolución (1959- ). Acompañan al texto numerosas ilustraciones (fotografías, dibujos, pinturas, tablas y gráficas) de alta calidad, muchas de ellas a color. La bibliografía reúne una enorme cantidad de materiales dispersos, publicados en varios idiomas (mayormente en español e inglés), diversos países (sobre todo Cuba, Estados Unidos y España) y múltiples disciplinas (particularmente historia, economía, ciencia política y crítica literaria).

5En la primera parte demográfica, dos capítulos escritos respectivamente por de la Fuente y Naranjo Orovio sientan las bases indispensables para comprender la conquista, colonización y poblamiento de la Isla. El tema recurrente de esta sección es la escasez laboral, desde que la población indígena es diezmada en el siglo XVI hasta que se prohíbe la trata esclavista en el XIX. A principios del XIX, Cuba era la colonia española con el mayor porcentaje de esclavos (Piqueras Arenas, p. 280). A fines de siglo, el crecimiento de la población insular se nutrió primordialmente de la inmigración española, china y antillana. La Isla fue uno de los principales receptores de inmigrantes españoles en América Latina hasta principios del siglo XX. Como observa en otro capítulo Santamaría García, “la españolización de Cuba aumentó las diferencias entre criollos y metropolitanos” (p. 93), que a su vez reforzaron el sentimiento nacionalista frente a los peninsulares. Cuba fue predominantemente un país de inmigrantes hasta bien entrado el siglo XX. Posteriormente, la Revolución Cubana generó una emigración masiva hacia Estados Unidos, que aún no ha cesado.

6La segunda parte del libro, con dos textos por de la Fuente y Santamaría García, gira en torno a la economía. Según de la Fuente, “durante el largo período comprendido entre mediados del siglo XVII y el último cuarto del siglo XVIII, la sociedad colonial cubana fue una sociedad esclavista, pero no una sociedad de plantación” (p. 132). Como han destacado investigadores como Ramiro Guerra, Fernando Ortiz y Manuel Moreno Fraginals, el ingenio azucarero transformó el paisaje, la población y la economía cubana, siguiendo el modelo de las sugar islands del Caribe no hispánico. El modelo consistía básicamente en exportar una gran cantidad de caña al creciente mercado mundial, a partir del uso masivo de esclavos, grandes extensiones de terreno y tecnología moderna para la época (Santamaría García, p. 71). Sin embargo, Cuba siempre mantuvo una población libre, tanto blanca como “de color”, más numerosa que cualquiera de las otras islas de la región, excepto Puerto Rico. En los extremos oeste y este de la Isla, el cultivo del tabaco y la ganadería subsistieron por mucho tiempo. En cambio, la región occidental se parecía mucho demográficamente a las islas dominadas por la caña, como Haití o Jamaica. Esta división espacial generó lo que el geógrafo e historiador cubano Juan Pérez de la Riva denominó hace algún tiempo la “Cuba A” (la zona azucarera en torno a La Habana y Matanzas) y la “Cuba B” (la no azucarera centrada en las provincias de Camagüey y Oriente).

7La tercera parte incluye cuatro sugestivos capítulos sobre cuestiones sociales por de la Fuente, Casanovas Codina y el historiador italiano Vanni Pettinà. Los autores trazan el origen de la estratificación social de la Isla desde la época colonial, haciendo énfasis en sus distinciones de clase, casta, raza, etnia y género. Aquí se analiza acertadamente cómo se elaboró un orden estamental a partir de criterios económicos, culturales, familiares y fenotípicos. Después de la independencia, la sociedad cubana siguió dominada por el racismo: “un sistema cultural, institucional y hasta cierto punto legal según el cual la ubicación social de las personas estaba íntimamente ligado a una serie de atributos físicos relacionados con el concepto de raza, en primer lugar, el color de la piel” (de la Fuente, p. 151). Aunque la Revolución Cubana transfigurará dicha jerarquía racial, ésta no desaparecerá por completo, como demuestra de la Fuente en Una nación para todos.

8La política ocupa la atención de la cuarta parte del volumen, con capítulos redactados por el historiador checo Josef Opatrný, los españoles María Dolores González Ripoll y Luis Miguel García Mora, y Pettinà. Esta sección subraya las repercusiones insulares de las rivalidades entre España, Francia, Inglaterra y Holanda; la administración del imperio español y sus reformas borbónicas; las guerras de emancipación nacional del siglo XIX; la constante injerencia política de Estados Unidos durante la primera mitad del XX y los cambios radicales iniciados por el gobierno revolucionario desde 1959. Este último punto se elabora en el capítulo final de Mesa Lago sobre los ciclos ideológicos del socialismo cubano.

9La quinta parte, sobre cultura y ciencia, contiene una incisiva introducción a la historia intelectual cubana por Rojas; una visión panorámica de la literatura insular por la crítica francesa Françoise Moulin Civil; un útil recorrido por la producción periodística y cinematográfica por González-Ripoll; una síntesis apretada de la arquitectura, las artes plásticas y la música por la historiadora cubana Zoila Lapique Becali (la única colaboradora que vive actualmente en la Isla) y un texto bien documentado sobre ciencia y tecnología, de los historiadores cubanos residentes en España, Leida Fernández Prieto y Armando García González. En esta sección sobresalen las contribuciones de Rojas y Moulin-Civil a la comprensión del pensamiento criollo desde finales del siglo XVIII. En esa época comenzaron a publicarse ensayos y poemas que articulaban las preocupaciones medulares de la élite insular sobre el colonialismo español y la esclavitud africana. También me parecieron iluminadores los análisis de Rojas y Moulin Civil de las transformaciones del campo intelectual después de la Revolución Cubana, sobre todo durante la década de 1960.

10Al fin y al cabo, ¿es la historia de Cuba una anomalía entre los países latinoamericanos y caribeños? Ciertamente, el convulso desarrollo de la mayor de las Antillas ha seguido una trayectoria poco común. También puede concederse que la Isla desempeñó un papel protagónico en la economía política del Atlántico español, como llave, garganta o antemural de las Indias, así como principal azucarera mundial. Junto a Puerto Rico, Cuba fue la última colonia española del Nuevo Mundo. Después de la Guerra Hispanocubanoamericana, la Isla pasó a ser una neocolonia o seudorrepública bajo la tutela de Estados Unidos. Durante la Guerra Fría, Cuba fue una ficha clave en las tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y en las relaciones entre los países del norte y el sur. Actualmente, ningún otro Estado latinoamericano ni caribeño se identifica como socialista. Más aún, el exilio cubano tiene pocos precedentes históricos y paralelos contemporáneos.

11No obstante, la Historia de Cuba recopilada por Consuelo Naranjo Orovio sugiere que los mismos procesos históricos que distinguieron a Cuba amoldaron a otros países antillanos. Según Fernández Prieto y García González (p. 484), “la puesta en marcha de la economía de plantación fue el ejemplo paradigmático, en el plano económico, de la visión imperial de laboratorio de experimentación a partir del trasvase de modelos agrícolas comerciales entre Europa y América”. No en balde, el antropólogo estadounidense Charles Wagley acuñó la expresión “América de las plantaciones”, para referirse a las zonas costeras tropicales del Nuevo Mundo, con la región caribeña como vértice. Más aún, el imperialismo europeo y estadounidense ha marcado a todas las Antillas, aunque de modos particulares a cada caso. En el fondo, la historia de Cuba puede leerse, como propone el subtítulo del clásico libro de Hugh Thomas, como una continua “lucha por la libertad”, semejante a la de otros países vecinos: libertad de la opresión extranjera, libertad de los esclavos y jornaleros, libertad de las desigualdades de clase, raza, etnia y género heredadas del pasado y reproducidas en el presente. En este sentido, la experiencia cubana resulta menos excepcional de lo que aparece a primera vista.

12En conclusión, Consuelo Naranjo Orovio y sus colaboradores han sintetizado magistralmente cinco siglos de historia cubana en un solo volumen. El gesto abarcador e integrador de la obra es digno de emularse. Cada autor aporta una pieza clave, según su especialidad, a la perspectiva calidoscópica del conjunto. Aun así, los elementos sociales, económicos, políticos y culturales se entretejen en una narrativa coherente. Mi único reparo es que el período postrevolucionario se cubre sólo parcialmente en algunos capítulos y entonces de manera desigual. Si bien esta colección representa el estado actual del conocimiento historiográfico sobre todo fuera de Cuba, incorpora las obras de numerosos estudiosos residentes en la Isla. Su valor académico y pedagógico como libro de texto universitario y como fuente de consulta para el público general es inestimable. Sólo me resta felicitar y animar a la editora por su titánica iniciativa de publicar cuatro libros adicionales sobre historia de las Antillas. ¡Ojalá que los próximos volúmenes resulten tan provechosos como el de Cuba!

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jorge Duany, « Consuelo Naranjo Orovio (coord.), Historia de Cuba, Vol. 1 de Historia de las Antillas, Madrid, Doce Calles-CSIC, 2009, 625 p., ilustraciones e índice. »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 30 septembre 2009, consulté le 19 septembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/57220 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.57220

Haut de page

Auteur

Jorge Duany

Departamento de Sociología y Antropología. Universidad de Puerto Rico, Río Piedras. jduany[at]gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search