Navigation – Plan du site
Antonio Santamaría García

María de los Ángeles Meriño Fuentes, Una vuelta necesaria a mayo de 1912, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales (colección Pinos Nuevos), 2007, 157 p., mapas, índice general y bibliografía.

[06/10/2009]

Texte intégral

1En los albores de la República cubana, creada en 1902 después el período de la ocupación de la Gran Antilla por el ejército de Estados Unidos, tras haber participado este país en 1898 en la guerra que se libraba en la isla contra el dominio de España desde 1895, sucedió en ciertas zonas del país una matanza de los integrantes de un partido de supuesto carácter racial. El Partido Independiente de Color (PIC) –así se llamaba la agrupación–, protestaba contra la situación que padecían en la isla los descendientes de los esclavos llevados a ella desde África.

2El Partido Independiente de Color se había constituido en 1908, tras las elecciones que se celebraron en ese año en los municipios cubanos y como protesta contra la discriminación racial, especialmente de aquéllos que habían participado en las luchas por la emancipación de la Gran Antilla. La Ley Electoral de 1910, en contestación explícita a estos hechos, prohibía la fundación de agrupaciones políticas con contenido clasista o racial, y los integrantes del ilegalizado PIC protagonizaron entonces un alzamiento armado con el fin de mostrar su oposición a esos preceptos de la normativa y exigir su derogación. La movilización se circunscribió prácticamente a unos pocos lugares del centro y oriente el país, sin embargo, la represión fue desmedida, pues según las estimaciones más moderadas, al menos fallecieron dos mil rebeldes.

3Durante muchos años los hechos de 1912 apenas habían despertado el interés de la historiografía. Hasta mediados del siglo XX prácticamente sólo merecieron la atención de Serafín Portuondo Linares en su libro Los independientes de color, editado en La Habana por el Ministerio de Educación en 1950. Desde esa fecha y hasta las últimas décadas únicamente se escribió otro trabajo de similar envergadura sobre el asunto, la obra de Rafael Fermoselle: Política y color en Cuba. La guerrita de 1912, que publicó Ediciones Gemis en Montevideo en 1974. Sin embargo a partir del decenio de 1990, coincidiendo con el inicio de una renovación temática y metodológica en la historiografía cubana, el problema comenzó a excitar un interés que aún no ha cesado. Lo cierto, no obstante, es que debido a esas circunstancias ha sido usual abordarlo buscando en sus causas cuestiones más profundas y trascendentes para el conocimiento del pasado de la Gran Antilla.

4Han escrito sobre el tema con esa dimensión más general Tomás Fernández Robaina: El Negro en Cuba, 1902-1958 (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1990), Alejandro de la Fuente: A nation for all: Race, inequality, and politics in Twentieth Century Cuba (Chapel Hill y London: University of North Carolina Press, 2001) y, más concretamente, Aline Helg: Our rightful share: the Afro-Cuban struggle for equality, 1886-1912 (Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1995) o Silvio Castro Fernández: La masacre de los independientes de color (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 2002). Y esto sólo considerando los libros que con mayor o menor especificidad abordan el problema entre sus temas centrales. Otros autores, por ejemplo, Luis A. Pérez, Consuelo Naranjo Orovio, Fernando Martínez Heredia, Marial Iglesias, Rebecca Scott, Ada Ferrer o Michael Zeuske también se han preocupado en diversos artículos y monografías por ese asunto.

5En el trasfondo de la citada historiografía está el problema de la discriminación, la xenofobia y la construcción de la sociedad y la nación cubana, en lo que se enfrentan dos visiones. Una aboga por que dicha construcción tuvo un componente eminentemente excluyente y racial; la otra insiste sobre todo en los avances que con el tiempo se dieron para una mayor igualación. Ambos puntos de vista, cuyos mejores representantes son tal vez los citados libros de Aline Helg y Alejandro de la Fuente respectivamente, parecen, sin embargo, más complementarios que opuestos. Sin duda no se niegan en sus conclusiones, y además no agotan las ópticas desde las que es posible observar y analizar el tema.

6María de los Ángeles Meriño Fuentes defiende en Una vuelta necesaria a mayo de 1912 la perspectiva más optimista. La autora ofrece un relato conspicuo de los hechos y no omite la barbarie que trasuntan, sin embargo, opina que hay que ver más allá de ellos. En ese sentido se opone abiertamente a las tesis de Aline Helg acerca de que los hechos analizados tuvieron básicamente un componente racial. No obstante su argumentación se distingue también de la de Alejandro de la Fuente en el sentido de que no se contraponen a esas tesis las evidencias de que con el paso del tiempo las gentes de color fueron ganando posiciones en la política, la sociedad, le economía, en fin, la vida en Cuba.

7Señala explícitamente María de los Ángeles Meriño Fuentes que el problema de la llamada guerra de razas no ha sido hasta el momento el eje de sus preocupaciones historiográficas. Había escrito con antelación Partidos políticos y gobierno municipal en Santiago de Cuba (1898-1902), publicado en Santiago de Cuba por la Editorial Santiago en 2001, y recientemente, después de Una vuelta necesaria a mayo de 1912, y en coatoría con Aisnara Pérez Díaz, ha sacado de imprenta Un café para la microhistoria. Estructura de posesión de esclavos y ciclo de vida en la llanura habanera, 1800-1886 (La Habana: Editorial de Ciencia Sociales, 2008). Sus intereses como autora e investigadora, sin duda, son y han sido otros, aunque el enfoque del último libro mencionado y el de la obra que nos ocupa si son en parte similares: el uso de la microhistoria como aproximación al conocimiento de los procesos.

8Con métodos microhistóricos la autora analizar los hechos de 1912 y aporta el punto de vista de los protagonistas. También ayuda a mejorar el conocimiento sobre el problema la utilización de fuentes locales y de tipo judicial que hasta ahora no se conocían. Con esos mimbres defiende, como se ha dicho, que el trasfondo de los problemas que llevaron al levantamiento de los independientes de color no fue esencialmente racial, o al menos no sólo racial.

9El libro se estructura en dos grandes apartados. En el primero, “Muertos sin dolientes: reflexiones sobre una ´matanza de negros´ en Cuba, mayo-junio de 1912”, se cuentan y examinan los hechos, los escenarios de la contienda y las “apresuradas” respuestas. En el segundo, titulado “Libertad bajo fianza”, se estudia a los prisioneros y procesados y se dedica un acápite especial a las “Mujeres en el alzamiento”. Una breve introducción y un igualmente breve epílogo abren y cierran respectivamente la obra, que se completa con una sucinta bibliografía.

10La tesis de María de los Ángeles Meriño Fuentes es que los hechos acontecidos en 1912 son más complejos y menos maniqueos que las explicaciones que sobre ellos han ofrecido hasta ahora las investigaciones, no obstante el tema ha sido abordado por buenos historiadores y sus trabajos al respecto, ya mencionados, son en general excelentes. Señala la autora que hay grandes dosis de confusión en la manera en que se han abordado y en su beneficio debemos indicar que el método de aproximación por el que opta para arrojar más luz en el asunto, el microhistórico, no se emplea como alternativa a esas otras historias mayores y más generales, como postulan algunos defensores y usuarios de tales procedimientos. Su interés es hacer microhistoria del problema, aunque no sólo microhistoria. Combina con ella más fuentes y otras metodologías y tiene como objetivo una aportación sustancial a la historia general de Cuba. Así concebido, además, el trabajo se ajusta a la perfección a la colección en la que está publicado, Pinos Nuevos, y con la que la Editorial de Ciencias Sociales ha pretendido desde hace varios años, y en muchos casos conseguido, aportar revisiones generalmente breves y novedosas acerca de procesos que en muchos casos habían sido ya bastantes estudiados.

11El problema de Una vuelta necesaria a mayo de 1912 es que la autora no precisa bien los términos de la confusión con que justifica la necesidad y oportunidad de la obra. Implícitamente se deduce la idea de que el ángulo desde el que se ha abordado el problema es el de los vencedores, el de la masacre y, por tanto, el de los que luego enterraron los hechos y no los analizaron durante muchos años. Desde el otro ángulo, pero también implícitamente, trasluce la idea de que, al fin y al cabo, quienes se movilizaron en 1912 lo hicieron sobre todo a causa de un descontento. Una sociedad y un país independiente que habían ayudado a construir, empezando por ofrecer su lucha y sus vidas en la guerra de independencia, no satisfacía ni sus aspiraciones, ni tampoco algunas de las ideas en nombre de las cuales habían realizado su esfuerzo. Por tales razones tomaron medidas y lo hicieron dentro del sistema, fundado un partido, postulándose en la arena electoral con un proyecto diferente. Fue al verse defraudados de nuevo cuando asumieron posiciones más radicales, aunque aún así se trato de acciones menos desmedidas de las que se tomaron contra ellos y como respuesta.

12Aún quedan por desvelar y conocer muchos aspectos de las causas de la denominada guerra de razas, aunque el libro de María de los Ángeles Meriño Fuentes discute que tal término pueda emplearse para designar fidedignamente los hechos acontecidos con los Independientes de Color. También son muchos los interrogantes que despierta la radical actuación oficial contra sus demandas. Se puede decir, sin embargo, que con Una vuelta necesaria a mayo de 1912 permite entender mucho mejor los hechos y sus porqués, no obstante quizás habría sido preciso un capítulo de conclusiones en el que sin duda habría podido sintetizarse y enunciarse con más precisión lo que se deduce implícitamente de su investigación. No es cierto, como ella misma señala, que la autora no sea especialista en el problema. Hay algo de falsa modestia en tal aseveración fundada en que no hasta el momento apenas había escrito acerca del mismo. Su libro es ya, y sin lugar a dudas, un referente indispensable para cualquier investigación que aborde total o parcialmente los hechos que analiza y la historia de los primeros años de la República cubana.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Santamaría García, « María de los Ángeles Meriño Fuentes, Una vuelta necesaria a mayo de 1912, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales (colección Pinos Nuevos), 2007, 157 p., mapas, índice general y bibliografía. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 06 octobre 2009, consulté le 19 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/57269

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page