Navigation – Plan du site
Antonio Santamaría García

Newton Briones Montoro, Esperanzas y desilusiones. Una historia de los años 30, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2008, 406 p., índices general y onomástico, apéndice documental y bibliografía y fuentes.

[06/10/2009]

Texte intégral

1Esperanzas y desilusiones. Una historia de los años 30 es una historia novelada del gobierno que ocupó el poder en Cuba entre el 4 de septiembre de 1933 y el 15 de enero de 1934, tras el triunfo del proceso revolucionario que acabó derrocando al presidente de la República, Gerardo Machado Morales, y que depuso a su sustituto, Carlos Manuel de Céspedes, que a su vez había sucedido al proclamado como primer mandatario interino Alberto Herrera.

2Poco más de cien días después duró el gobierno septembrino. Al iniciarse el año 1934 Ramón Grau San Martín se veía obligado a renunciar al la presidencia del país a favor de Carlos Hevia, propuesto por el jefe del Ejército, Fulgencio Bastista, y por entonces ya hombre fuerte de la política nacional cubana, aunque su mandato duró sólo tres días. Manuel Márques Sterling asumió su sustitución por unas horas, hasta el nombramiento de Carlos Mendieta.

3Con sólo citar la relación de quienes fueron presidentes de Cuba en unos pocos meses se tiene una idea de la compleja situación que reinaba en el país en los inicios del decenio de 1930, sin duda el período más trascendente de su historia republicana. Desde dos décadas antes diversos sucesos habían socavado los pilarse sobre los que se había fundado el Estado independiente insular en 1902 y sus especiales relaciones con Estados Unidos, y los problemas, además, se habían ido agravando. En 1925 se ha datado el final del ciclo alcista de la producción azucarera, en la que se había especializado la economía de la Gran Antilla desde el siglo XIX, y los precios y, sobre todo, las exportaciones de ese artículo todavía sufrirían una depresión mayor tras la crisis de 1930.

4La sociedad cubana había ido ganando complejidad con el paso del tiempo en un Estado joven, con poca andadura institucional, bastante inexperto frente a situaciones de crisis, y en el que acaparaban el poder las clases con mayor riqueza económica y los líderes independentistas. Por eso diversos sectores con poca o ninguna representación política –obreros, clases medias urbanas–, pero que eran los principales damnificados de la difícil situación económica, manifestaban cada vez más su descontento y oposición a sus dirigentes al margen del sistema.

5Con el paso de los años las partes se fueron radicalizando. La elite política cerraba filas en torno a la candidatura presidencial de Gerardo Machado en 1925, y al tiempo que no lograba aliviar la difícil situación del país, que al contrario empeoraría aún más a partir de 1930, se perpetuaba en el poder con una reforma constitucional en 1928 y no abría cauces para una mayor representación institucional de los diferentes sectores sociales. Se sucedían huelgas y todo tipo de disturbios, se formaban movimientos que expresaban su descontento mediante la violencia. Estados Unidos, que había asumido el papel de protector del orden socio-político de Cuba tras su independencia con la denominada Enmienda Platt, importaba cada vez menos azúcar de la isla y aumentaba sus aranceles para ese artículo, que por otra parte cotizaba a precios cada vez más bajos, mientras los representantes de su gobierno articulaban planes para resolver la difícil situación del país caribeño que nunca funcionaron.

6En ese contexto una huelga lograba al fin que Machado abandonase el poder y un movimiento revolucionario acababa tomando el poder en 1933, aunque sin llegar nunca a controlar la totalidad del país y sin conseguir articular en torno a un proyecto a todos aquéllos que se habían opuesto al gobierno. Ramón Grau San Martín asumía la presidencia, y Antonio Guiteras era nombrado ministro de Gobernación. Mientras tanto Fulgencio Batista lideraba un levantamiento en el ejército, la llamada Revolución de los Sargentos, asumía la jefatura de las Fuerzas Armadas, conspiraba y lograba acabar imponiéndose con una combinación de acciones coercitivas y medidas sociales para aliviar la situación de crisis. Esto fue posible, sin embargo, gracias a que Estados Unidos renegociaban sus relaciones con Cuba, se firmaba un nuevo tratado comercial, se garantizaba a la isla una cuota de las importaciones norteamericanas de azúcar a precios más altos que los del mercado mundial y, finalmente, quedaba abolida la Enmienda Platt.

7Los problemas que habían conducido a la Revolución de 1933 no se resolvían. Se lograba un cierto consenso para restablecer el orden socio-político que ha recibido calificativos como empate armado o equilibrio inestable, resultado de que ninguna de las partes en conflicto lograba imponerse a las demás y, en general, no hubo más remedio que coexistir. Newton Briones Montoro afirma que apenas se ha escrito sobre el período, que prácticamente el único libro específico al respecto es el de Raúl Roa: La Revolución del 30 se fue a Bolina (La Habana: Instituto Cubano del Libro, 1969), pero no es cierto. Período y sucesos tan interesantes han sido profusamente tratados, tanto por autores de la época como por historiadores posteriormente.

8Entre las obras de la época, análisis y testimonios de distinta índole, incluso de algunos protagonistas que, según el Briones Montoro, no escribieron sobre su labor, cabe destacar –y son sólo unos ejemplos, los libros de Alberto Lamar: Cómo cayó el presidente Machado (Madrid: Editorial Espasa-Calpe, 1934), Enrique Lumen: La revolución cubana (México: Ediciones Botas, 1934), Raúl Amaral: Al margen de la revolución (La Habana: Editorial Cultura, 1935), Carleton Beals: La razón del 4 de septiembre (La Habana. Editorial Cénit, 1950), Raimundo Menocal: Tres ensayos sobre la revolución cubana (La Habana: Editorial Cultural, 1935), Ramón Grau San Martín: La revolución cubana ante América: tres conferencias en el Centro de Estudios Pedagógicos e Hispano-Americanos de Panamá(México: Ediciones del Partido Revolucionario Cubano, 1936) o La revolución constructiva: discursos en el poder (La Habana: Ediciones de la Oficina de Información y Publicidad del Gobierno de Cuba, 1947), Enrique Caiñas: Exégesis auténtica. Ensayo político (Manzanillo: Imprenta y Editorial El Arte, 1938), Ramón Grau San Martín, estadista, filósofo, sabio (La Habana: IBMC, 1944), Ricardo Adam y Silva: La gran mentira, 4 de septiembre de 1933 (La Habana: Editorial Lex. 1947), Juan Arévalo: Nuestras actividades sindicales en relación con el general Machado y su gobierno (La Habana: Ediciones de Acción Socialista, 1947), o Gerardo Machado: Memorias (Miami: Internacional Press of Miami, 1982).

9También hay una nutrida producción de estudios posteriores, de los que son de nuevo sólo unos ejemplos las obras de Carlos Guiteras: Biografía de Antonio Guiteras (La Habana. Instituto Cubano del Libro, 1960), Mirta Rosell (ed.): Las luchas obreras contra Machado (La Habana. Editorial de Ciencias Sociales, 1973), Olga Cabrera: Guiteras: la época, el hombre (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1974), Luis A. Pérez: The military and political aspects of the 1933 (Washington, 1974), Niurka Pérez: El movimiento estudiantil universitario de 1934 a 1940 (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1975), Samuel Farber: Revolution and reaction in Cuba: a political sociology from Machado to Castro (Middletown: Wesleyan University Press, 1976), Luis E. Aguilar: Cuba 1933. Prologue to Revolution (Ithaca, Cornell University Press, 1972); Laslao González: El Ala Izquierda Estudiantil y su época (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1976), Justo Carrillo: Cuba 1933: estudiantes, yankis y soldados (Miami: University of Miami Iberian Studies Institute, 1985), Jorge R. Ibarra: La mediación del 33. Ocaso del machadato (La Habana: Editora Política, 1998), y sobre todo los libros de José A. Tabares: Guiteras (La Habana, 1973), y La revolución del 30: sus dos últimos años (La Habana: 1973), los trabajos básicamente documentales de Lionel Soto: La Revolución de 1933 (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1985), y La revolución precursora de 1933 (La Habana: Ediciones Si-Mar, 1995), y desde la óptica de la economía, Los cautivos de la reciprocidad (La Habana: Editorial ENPES, 1989), escrito por Oscar Zanetti, y nuestra propia contribución Sin azúcar no hay país. La industria azucarera y la economía cubana, 1919-1939 (Sevilla: Universidad de Sevilla, Escuela de Estudios-Hispano-Americanos, CSIC, y Diputación de Sevilla, 2002). Incluso el autor tiene algunos estudios más discados a esos temas: Aquella decisión callada (La Habana: Editorial Gente Nueva, 1999), Acción directa (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 2000), El general regreso (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 2005)

10Y si hacemos mención de algunas de las obras publicadas sobre el tema es para indicar que el principal problema del libro de Briones Montoro es lo relativamente poco que utiliza el acervo historiográfico anterior a él. Esto le impide plantearse algunas preguntas sumamente interesantes sobre los hechos presentes en dicha bibliografía y, especialmente, abordar las cuestiones desde un ángulo más integral y atento a las distintas perspectivas desde las que se pueden observar los procesos y cuya comprensión resulta generalmente mucho mejor si se exponen y usan de un modo complementario.

11Briones Montoro escribe su relato desde el punto de vista de los protagonistas, les ofrece su pluma para darles voz y consigue esclarecer muchas cuestiones candentes y poco conocidas de los complejos sucesos de los años 1933 y 1934 en Cuba, aunque no hace explícitas sus conclusiones, lo que merma la contribución de su investigación. Los testimonios que va presentando el autor, así, dejan traslucir que los diferentes actores de los procesos fueron conscientes de la equilibrada relación de fuerzas que se fue componiendo en torno a dos proyectos socialmente antagónicos, uno más oligárquico, otro más progresista y abierto, pero cuya supervivencia estaba supeditada en ambos casos por la difícil situación económica y a la falta de alternativas en el corto plazo a la especialización productiva azucarera y al hecho de que en el mercado de Estados Unidos se vendía la gran mayoría del dulce insular.

12En ese sentido es síntoma del empate y coexistencia a la que se vieron obligadas las partes en conflicto, que además eran heterogéneas y sólo se polarizaron en momentos muy concretos, el hecho de que buena parte de los protagonistas de la revolución septembrina y su abrupto fin sobrevivieron. Así Ramón Grau San Martín fue presidente de la convención constituyente que redactó una nueva constitución para Cuba y que entró en vigor en 1940, y dirigió nuevamente los designios de la República en 1944, aunque esta vez mediando un proceso electoral. El hecho de que Antonio Guiteras pereciese, asesinado por el ejército en 1935, parece responder a esos mismos hechos, pues fue sin duda quien más firme se mantuvo en sus convicciones y quien actuó de un modo más radical desde su cargo en el gobierno, lo que le impidió aceptar la correlación de fuerzas encabezada por su enemigo, Fulgencio Batista, al frente de la Fuerzas Armadas del país. El propio proyecto de Batista para la nación, finalmente, como hemos demostrado en el mencionado libro, Sin azúcar no hay país, retomó las propuestas económicas azucareras de Gerardo Machado, ahora viables gracias a la firma de nuevos acuerdos comerciales con Estados Unidos, y las acompañó de medidas sociales como las postuladas por los revolucionaros para garantizar una mejor distribución de la riqueza entre la población.

13También se escapa al autor el hecho de que en ocasiones una mayor abundancia de testimonios en contra de una política, de un gobierno o de ambos, no es medida suficiente del descontento real. Alejandro García Álvarez, De la consolidación a la crisis. Dos momentos en la dominación neocolonial de Cuba (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1990) prueba para el período inmediatamente anterior al analizado por Briones Montoro que mandatos presidenciales o acciones políticas que tuvieron una similar oposición han sido considerados por la historiografía con mayor o menor benevolencia de acuerdo con la cantidad de fuentes disponibles manifiesto de esa oposición, cuando esto último dependió en gran medida de la libertad o censura con que se aplicaron los gobernantes.

14En definitiva, Esperanzas y desilusiones. Una historia de los años 30 es un valioso aporte documental para un período de enorme relevancia en la historia de Cuba en el siglo XX. Presenta de forma amena testimonios que contribuyen a esclarecer algunas cuestiones importantes de los procesos que tuvieron lugar en los inicios de la década de 1930 y que dieron lugar a una reestructuración del sistema socio-político y económico insular y de sus relaciones con Estados Unidos en la que predominaron los elementos de continuidad frente a los de ruptura. La investigación muestra implícitamente cómo se llegó a esa situación y, sobre todo, los conflictos latentes que permanecieron.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Santamaría García, « Newton Briones Montoro, Esperanzas y desilusiones. Una historia de los años 30, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2008, 406 p., índices general y onomástico, apéndice documental y bibliografía y fuentes. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 06 octobre 2009, consulté le 25 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/57276

Haut de page

Auteur

Antonio Santamaría García

Escuela de Estudios Hispano-Americanos, CSIC

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page