Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

Emma de Ramón A., Luis Martínez T., Pablo Muñoz A., Karin Pereira C., Guía de Fondos del Archivo Nacional Histórico. Instituciones coloniales y republicanas, Santiago de Chile, Archivo Nacional Histórico de Chile/DIBAM, CIDBA, Producciones Gráficas, 2009, 523 p.

[27/10/2009]

Texte intégral

  • 1  El registro de propiedad intelectual chilena es el n°180.017 y el ISBN 978-956-244-211-4.

1Rescatando décadas de trabajo individual y grupal, este libro es resultado de una concienzuda recopilación de información – desperdigada en carpetas semi-escondidas y en recuerdos orales de memorias lejanas – liderada por los historiadores-funcionarios de calle Miraflores 51 y secundada por entusiastas colaboradores1. En efecto, esta guía de fondos viene a colmar un vacío lamentado por usuarios y funcionarios del patrimonio: por fin existe, como publicación bajo forma de libro, un inventario orientador que habla de la totalidad de fondos existentes en el Archivo Nacional Histórico de Chile, uno de los lugares fundamentales de la memoria patria.

2La introducción, a cargo de Muñoz y De Ramón, define este lugar, “entidad destinada a la conservación, ordenación, clasificación y producción de instrumentos de control intelectual de la documentación histórica, fuese colonial o republicana, de procedencia institucional o privada”. Es decir, conserva “papeles” que datan desde 1541, pero cubre en principio solamente hasta 1900, ya que los documentos emanados en tiempos posteriores se albergan en la institución hermana, específicamente creada para ello. En este apartado también se explica brevemente la historia legal de este espacio, lo que otorga un marco de funcionamiento institucional y permite comprender el fuerte acento estatal y público que tiene.

3Se precisan la normativa que lo comanda, la procedencia de los documentos y los criterios organizacionales de su acervo. Nos enteramos que el Archivo Nacional Histórico de Chile ofrece mayoritariamente documentos originales, de origen privado e íntimo algunos miles, pero sobre todo millones provenientes de la administración local. Que también conserva copias de otros documentos, provenientes de otras instituciones no nacionales, o bien de “chilenas”, pero que fueron localizados en archivos europeos, en un sistema organizado de copias realizadas durante la segunda mitad del siglo XIX (los fondos Medina, por ejemplo). Que la documentación administrativa aquí custodiada toca todos los niveles territoriales (local, regional, nacional). Que hay importantes colecciones privadas, heterogéneas y construidas según criterios variados, donadas voluntariamente al Archivo, es decir, no recibidas por mandato de ley como las que se generan en las institucionalidades de gobierno. Que el tesoro patrimonial que se ha confiado al Archivo no trata solamente de escritos oficiales o atingente a intereses particulares: también hay mapas, planos, dibujos y croquis, y en las colecciones particulares, estampas, grabados, fotografías y otras piezas de alto valor patrimonial.

4Se nos advierte además en una breve nota al pie, que la información relativa al enorme volumen de documentos republicanos sobre expedientes judiciales, protocolos notariales y repertorios de bienes raíces – vital para seguir conflictos, intereses y delimitaciones de propiedad de los chilenos y las chilenas, entre otras cosas – quedará excluida momentáneamente de esta guía. Es una ausencia que lloramos, pero que entendemos se debe al largo y arduo trabajo de inventario y catalogación de ese enorme volumen documental que actualmente se está realizando.

5Finalmente, como parte de los criterios empleados en esta guía y dados a conocer al lector lego en esta introducción, se nos informa que, tácitamente, la normativa obliga a las entidades públicas a entregar “todo” lo producido; pero que, en realidad, el único documento individualizado en la ley que manda su donación a esta instancia son las actas municipales. Esa falta de precisión en el marco normativo permite comprender la riqueza de lo reunido, pero sobre todo explica las lagunas y ausencias de numerosos documentos que, en otros países, sí existen como parte de las colecciones llamadas públicas y nacionales.

6En esta guía, estos fondos documentales, declarados monumentos nacionales por el Consejo Nacional de Monumentos recién en el año 2005 (por lo tanto, resguardados como tales solamente a partir de ese año), se describen de acuerdo a criterios profesionales uniformados por las técnicas de la archivística. Ello les otorga una mirada global que considera, entre otras cosas, sus orígenes, sus dimensiones físicas (cantidad de volúmenes y metros lineales), la fecha de producción, los contenidos generales de los documentos incluidos en cada fondo, la historia de la llegada al Archivo y de su custodia en él, el vínculo con otros fondos del mismo Archivo Nacional Histórico de Chile, de acuerdo a las temáticas principales que de ellos se desprenden o según historias compartidas de gestación e instalación con otros fondos.

7Así, los más de 200 fondos indexados y descritos se organizan en nueve secciones:

8(1) Instituciones coloniales, con 15 fondos, entre los cuales están Capitanía General; Real Audiencia; Escribanos de Santiago; Jesuitas de Chile y América; Tribunal de la Santa Inquisición de Lima; Parroquia de Belén; Real Tribunal de Minería.

9(2) Misceláneos, con los fondos Antiguo y Varios.

  • 2  Por ello, no podemos dejar de consignar que nos llama poderosamente la atención que el acervo rela (...)

10(3) Colecciones particulares, con más de 25 fondos. Estos se han denominado cada uno con el nombre del propietario de la colección donada al Archivo y constituida así en fondo; por lo general se trata de un intelectual reputado y fervoroso coleccionista (entre los cuales solamente hay una mujer, especialista en la cultura Rapa Nui). Entre estos fondos hay donaciones recientes con documentación que sobrepasa la fecha límite de 1900, como el denominado Valentín Letelier Madariaga y otro de la Asociación de Jóvenes Católicos, que conservan respectivamente importantes registros sobre la historia política y social más reciente del país. También notamos que son muy escasas las adquisiciones, lo que comprendemos perfectamente dado el muy bajo presupuesto con el que siempre ha trabajado este Archivo2.

11(4) Ministerios y servicios asociados, con 32 fondos, entre los cuales Imprenta y Diario El Ferrocarril; Biblioteca Nacional; Universidad de Chile; Justicia Militar; seis aduanas y ocho ministerios.

12(5) Intendencias, con 23 fondos correspondientes a igual número de esas entidades administrativas.

13(6) Gobernaciones, con 43 fondos asignados a igual número de dichas unidades territoriales.

14(7) Cabildos y Municipalidades, con 71 fondos derivados de la documentación de igual número de localidades, algunas de las cuáles ofrecen documentos del siglo XVIII o anteriores.

15(8) Salitre, con un enorme fondo único destinado a este tema, que reúne más de 5.440 volúmenes.

16(9) Mapoteca, con un fondo único que reúne miles de variados documentos relativos a la representación gráfica de los diferentes espacios de Chile.

17Con esta anhelada publicación, el Archivo Nacional Histórico de Chile, localizado en la ciudad de Santiago en un edificio vecino e inmediatamente “pegado” a la Biblioteca Nacional, sintoniza por fin con los estándares internacionales de descripción archivística, los que para los países de América Latina están liderados por España.

18Además, hace accesible una cantidad de información que hasta ahora permanecía recogida en saberes doctos y esquivos. El secreto del porqué ya está abierto y la curiosidad del qué hay aquí puede entonces mostrarse bien desatada. Con esta guía tenemos todos, historiadores, abogados, lingüistas, etno-historiadores y todo profesional o simple lector que se acerque, la posibilidad de, por un lado, conocer qué registros, qué fondos y qué colecciones guarda el Archivo Nacional Histórico de Chile; por otro, vislumbrar qué memoria ha preservado de esa acumulación y conservación (tema que, como indican sus autores, todavía merece una reflexión historiográfica concentrada y acotada). Por ende, podemos saber qué “presta” para consultar y conocer de nuestro pasado, este archivo público, el mayor y más importante de nuestro pasado remoto.

Haut de page

Notes

1  El registro de propiedad intelectual chilena es el n°180.017 y el ISBN 978-956-244-211-4.

2  Por ello, no podemos dejar de consignar que nos llama poderosamente la atención que el acervo relativo al español Salvador Trucios, funcionario real del siglo XVIII, haya sido comprado por el Archivo a su propio conservador en 1976, el Sr. Aránguiz.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « Emma de Ramón A., Luis Martínez T., Pablo Muñoz A., Karin Pereira C., Guía de Fondos del Archivo Nacional Histórico. Instituciones coloniales y republicanas, Santiago de Chile, Archivo Nacional Histórico de Chile/DIBAM, CIDBA, Producciones Gráficas, 2009, 523 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 27 octobre 2009, consulté le 20 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/57338

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page