Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2009Chantal Cramaussel, Poblar la fro...

2009

Chantal Cramaussel, Poblar la frontera. La provincia de Santa Bárbara en la Nueva Vizcaya durante los siglos XVI y XVII, Zamora, El Colegio de Michoacán, 2007, 479 p.

Christophe Giudicelli

Texte intégral

  • 1  Citemos en este movimiento el libro colectivo publicado por Maris Areti Hers, José Luís Mirafuente (...)

1El libro publicado por Chantal Cramaussel sobre la provincia de Santa Bárbara, núcleo de poblamiento más septentrional de la Nueva Vizacaya en el siglo XVI, participa del sano movimiento historiográfico de renovación del conocimiento sobre la primera colonización hispano-criolla del norte de México en los siglos XVI y XVII1. Más allá de eso, constituye un estudio ejemplar sobre las pautas de colonización y de poblamiento de una « provincia » perdida en la tierra adentro, en este caso en los lejanos confines de la Nueva España, pero los especialistas de otras regiones marginales del imperio español encontrarán en este libro una excelente materia para sus propias reflexiones.

2Se trata de la publicación de la tesis de doctorado de la autora, con una bibliografía algo actualizada. Constituye el fruto de más de diez años de trabajo de campo y de archivos que permitieron sacar a luz conocimientos fundamentales hasta entonces desconocidos y ocultados por las perspectivas tradicionales hasta hace poco muy pregnantes que privilegiaban esencialmente bien la obra de los misioneros bien una concepción demasiado lineal del proceso de conquista, basada explícita o implícitamente en el modelo turneriano.

3Además de sus méritos propios, el trabajo de Cramaussel es imprescindible para cualquier investigador que quiera informarse sobre el proceso de colonización de la Nueva Vizcaya, por el amplio trabajo de archivo llevado a cabo, tanto en México como en España. Además de los principales acervos del AGN de México y del AGI sevillano, la autora es sin duda una de los mejores conocedores de los principales archivos regionales (los diversos acervos de Parral, Durango o Guadalajara, sede de la Audiencia en el periodo colonial, diversos archivos parroquiales, entre otros). En el transcurso de su investigación pudo además tener acceso a varios fondos privados que le permitieron enriquecer su análisis, al producir documentos de capital importancia que no aparecían en los acervos públicos. Pudo así constituirse un corpus lo más completo posible y rescatar documentos tales como mercedes de tierras, títulos de encomienda o nombramiento de capitanes de amigos, varios de los cuales reproduce en una valiosa sección de anexos. Por otra parte, el excelente conocimiento personal del campo –en el sentido propio de la palabra : sierras, caminos, pueblos, ríos, etc…–, que reivindica la autora confiere a su trabajo una dimensión y un relieve de la que carecen la mayoría de los estudios coloniales.

4Este trabajo itinerante y heterogéneo de constitución de corpus debe considerarse por lo tanto como un modelo metodológico para quien intente trabajar sobre las « fronteras » coloniales, dado el estado trágicamente impresionista de la documentación disponible sobre esas zonas.

5El libro, organizado en seis capítulos, reconstruye el proceso de colonización de la provincia de Santa Bárbara desde su fundación por Francisco de Ibara en 1563 hasta la segunda mitad del siglo XVII, con una fecha bisagra en 1631 : el descubrimiento del rico yacimiento argentífero de Parral. Éste último pasó muy rápido a ser el real de minas más importante al norte de Zacatecas ; los profundos cambios que implicó su brutal desarrollo fijan por tanto una separación cronológica evidente entre dos etapas en este mismo proceso de poblamiento.

6Presenta un estudio « total » de dicho proceso, para el cual la autora combina enfoques de geografía histórica regional, de demografía histórica, de historia económica, dedicando una apreciable atención a la parte gráfica para proponer una representación de los desarrollos llevados a cabo, en una serie de mapas y de gráficos por lo general muy pertinentes.  La percepción a la par global y profunda del proceso de poblamiento alcanzado le permite proponer ruptura epistemológicas a veces radicales con ciertas perspectivas que durante mucho tiempo organizaron la visión de los estudios sobre las « fronteras » americanas de la Monarquía española, y más particularmente las provincias del norte de la Nueva España, muy estudiada por la historiografía norteamericana de corte boltoniano que trasladó al estudio de la colonización española del norte la teoría de la frontera ideada por Frederick Jackson Turner para la dinámica de conquista del oeste estadounidense. Esta voluntad de ruptura para con este modelo constituye un eje problemático que conduce Chantal Cramaussel a dejar en claro con cada vez más nitidez a medida que progresa la investigación que los dos procesos de conquista siguieron pautas muy diferentes, empezando con el uso mismo del término de « frontera » que no designaba una línea de progresión entre dos espacios bien definidos  sino una serie de « enclaves coloniales » aisladas en inmensos territorios no conquistados. Por otro lado, la autora discute con razón lo que llama el artificial fraccionamiento de los estudios sobre esta región, que solía separar por ejemplo los trabajos sobre las misiones, sobre los indios, sobre los colonos o sobre las minas, opacando muchas veces los necesarios vínculos que se deben establecer entre todos estos enfoques. Como lo demuestra su estudio, las misiones jesuitas y franciscanas, lejos de vivir en autarcía, mantenían lazos permanentes con la sociedad de la provincia : sin los colonos los misioneros nunca hubieran podido mantenerse, y las misiones sirvieron de reserva de mano de obra para las explotaciones agrícolas y mineras.

7La ingente masa documental manejada le permite por lo tanto develar aspectos poco conocidos de  la sociedad de frontera, cuando no de proponer una ruptura franca con perspectivas anteriores. Es el caso en particular de la demostración muy convincente de la rápida prevalencia de la ocupación agraria sobre la actividad minera para asegurar el mantenimiento de los precarios establecimientos de la provincia de Santa Bárbara desde finales del siglo XVI y hasta el descubrimiento de las vetas de Parral en 1631. Los dos primeros capítulos retrazan la historia caótica de la fundación y de la estabilización de la provincia.

8En el primero, « la dinámica del poblamiento », se presentan las principales características de la instalación de los primeros pobladores y sus relaciones extremadamente conflictuales con las poblaciones indígenas, sujetas a la extrema violencia de los conquistadores, y muy pronto afectados por terribles epidemias. De forma muy convincente también se discute la famosa teoría heredada de Herbert Eugene Bolton que hacía de presidios y misiones los motores (instituciones pioneras) de la colonización : se recuerda oportunamente, en base a evidencias cronológicas incontestables, que tanto misioneros como fuertes militares fueron instalados después de la fundación y consolidación de los asentamientos españoles en estas tierras de frontera. Se impone el retrato de una sociedad marcada por la violencia de los cazadores de esclavos y en la que la supervivencia del reducido núcleo español depende directamente de su capacidad a movilizar por la fuerza la mano de obra indígena.

9El segundo capítulo, titulado « el espacio colonial habitado », propone un seguimiento cruzado de dos modelos de asentamientos a primera vista opuestos, el valle agrícola de San Bartolomé, y el núcleo urbano del real de minas de Parral, escenario de un desarrollo tanto brutal como caótico a raíz de la explosión demográfica de los años 1630. Este seguimiento paralelo permite poner de realce la complementariedad de ambos espacios, donde los principales oligarcas que controlan la economía de la provincia tienen intereses. La decadencia de Parral pronunciaría la preferencia por un patrón de asentamiento rural y más disperso, limitando el desarrollo de los centros urbanos de la provincia.

10Los capítulos III y IV, tratan respectivamente de « la evolución general de la población » y de « los movimientos de la población india y negra ».

11El análisis de las modalidades de reclutamiento de los indios deja aparecer claramente el marco derogatorio que imperaba en esta y otras provincias periféricas del imperio español de América. Tanto aquí como en Chile, en el Tucumán, en Santa Fe o en el Paraguay, por ejemplo, además de prácticas esclavistas que se prolongaron durante mucho tiempo gracias a las famosas « rebeliones », las principales instituciones de reclutamiento de los indios –la encomienda y el repartimiento–  recubrían una práctica del trabajo forzado que se verificó con matices durante la totalidad del periodo considerado.

12Las cacerías de esclavos indígenas que habían caracterizado el principio de la conquista de la Nueva Vizcaya siguieron practicándose a larga escala en el siglo XVII : aquí como en las demás « fronteras », las « piezas », es decir los los indígenas capturados en « justa guerra » durante una « rebelión » se subastaron públicamente durante todo el periodo. En los primeros tiempos, la mercancía procedía de las poblaciones locales – conchos, tepehuanes y tarahumaras–, pero con la caída demográfica de los mismos y la demanda exponencial causada por la demanda de Parral,  pasaron a formar las « colleras » destinadas a engrosar los contingentes mineros grupos indígenas más lejanos, traídos de Sinaloa, Sonora o Nuevo México. Ya para finales del siglo se diversificaría el mercado con la llegada de otros esclavos indios, genéricamente llamados « apaches ». Se examina pomenorizadamente las modalidades de venta de estos cautivos, por diez, quince o veinte años, así como la práctica del « depósito » de niños y mujeres.

13Por otra parte, se subraya que la encomienda conoció en ésta como en las demás « fronteras » citadas una evolución inversa a la de las zonas centrales. Al contrario de lo que estipulaban las Leyes Nuevas, la encomienda siguió constituyendo una institución fundamental para el proceso de conquista y colonización de la Nueva Vizcaya. El gobernador gozaba del privilegio de otorgar nuevas encomiendas, y esta práctica se prolongó hasta fechas relativamente tardías, ya que el último título de encomienda documentado lleva la fecha de 1670, algo que no debe sorprender cuando se sabe que se seguía repartiendo encomiendas en el Tucumán por ejemplo en pleno siglo XVIII. Al revés de lo que marcaba la ley, la encomienda siguió siendo una encomienda de servicio personal. Los resultados de este estudio son particularmente claros al respecto : en muchos casos, los indios de encomienda eran sacados por la fuerza de sus pueblos por tropas armadas por los mismos encomenderos y confiadas en un primer tiempo a algún caudillo, y en un segundo tiempo a unos gobernadores o capitanes indígenas encargados de reclutar como fuera a los indios necesarios, so pena de severos castigos si fallaban.

14Por fin, el repartimiento –conocido como mita en el sur del continente– constituía la última modalidad de movilización de los indios no encomendados. El estudio minucioso presentado en el capítulo IV deja en claro algo muchas veces ocultado en la historia de las misiones : estas últimas llegaron a proporcionar el grueso de los trabajadores. La enorme demanda consecutiva a la explotación de las minas de Parral incluso causó el despoblamiento de muchos pueblos de misión, en la Tarahumara Baja vecina, pero también en Sonora y Sinaloa : los registros parroquiales mencionan la presencia de muchos indios originarios de la otra vertiente de la Sierra Madre Occidental, de pueblos de misión que para esas fechas estaban periclitando, precisamente por la sangría ocasionada por esos reclutamientos forzosos. En la prática, el tratamiento reservado a los indios de repartimiento o de encomienda no difería fundamentalmente del de los cautivos.

15Se cuestiona por fin la concepción historiográfica algo mecánica de un paso automático de estas modalidades de reclutamiento laboral hacia el estatuto de « trabajador libre asalariado » : lo que se desprende de este estudio es que muy pronto los hacendados y estancieros españoles se aseguraron la dependencia de sus trabajadores indígenas, cualquiera que fuese por cierto su estatuto, por medio del endeudamiento. En este contexto, y siguiendo la argumentación de la autora, existen motivos para cuestionar la realidad de la « libertad » de esos trabajadores y tal vez para afirmar la necesidad de considerar las continuidades en las sucesivas –y a veces concomitantes– relaciones de dependencia.

16El capítulo V se aboca al estudio de los movimientos de población de los españoles y de las castas y  la conformación de la oligarquía ». Subraya el peso de los criollos del centro del virreinato y detalla el origen de los peninsulares, entre los cuales dominan nítidamente andaluces y portugueses. El análisis de los clanes familiares que monopolizaban el poder efectivo permite hablar con propiedad de la formación de una oligarquía. El seguimiento prosopográfico propuesto por la autora –tarea mecedora de elogios cuando se conoce la dificultad de acceso a la documentación– deja aparecer un grupo reducido de familias que detentaban el poder real gracias a su control de la fuerza militar, a la posesión de la tierra, al control de la mano de obra y del comercio. Ningún representante de la corona, ningún gobernador podía ejercer su autoridad sin contar con la alianza de los hombres fuertes de la provincia. Y sin el apoyo de sus tropas privadas ninguna operación militar contra los indios era concebible. Lo que nos enseña este estudio es que dicha oligarquía, conformada en fechas relativamente tempranas, era también extremadamente cerrada y al mismo tiempo dotada de una excelente capacidad de adaptación. Esta última cualidad le permitió absorber a los poderosos representantes de la corona y sobrevivir cuando tal o cual potentado se hundía, generalmente como consecuencia de una herencia inadaptada a las duras condiciones de reproducción social dictadas por la dinámica propia del grupo.

17El último capítulo ilustra precisamente la poca apertura de una sociedad jerarquizada en extremo, que hacía difícil que los recién llegados encontrasen un lugar de sin la protección de algún oligarca local. Como lo reitera la autora en la conclusión de su estudio, esta estructura muy jerárquica nos alejaría clarament del modelo turneriano de la frontera, en la media en que los mecanismos de movilidad social se encontraban muy reducidos aquí. Si los artesanos o los médicos pudieron salirse con la suya, por la poca competencia que encontraban en estas tierras de frontera, los que llegaban sin formación específica, con la esperanza de medrar gracias a la explotación de la tierra o de las riquezas minerales, casi siempre tuvieron que conformarse con un lugar subalterno, al servicio de algún hacendado, cuando no tuvieron sencillamente que ir a buscar fortuna a otro lugar. Chantal Cramaussel subraya oportunamente que la creciente escasez de mano de obra debida a la dramática caída demográfica de la población indígena así como la reducción dramática del acceso a los recursos naturales por el desastre ecológico causado por la sobreexplotación salvaje de las minas de plata cerraba aun más las ya de por sí reducidas posibilidades de integración de los migrantes.

18Los anexos que cierran el libro son de gran utilidad. Sus cuarenta y cuatro páginas ponen a disposición de los investigadores documentos de difícil acceso. Además de los padrones abundantemente utilizados en el curso de los estudios presentados, la autora ofrece una copia de varios documentos sumamente importantes relativos a la encomienda : dos títulos de encomienda ; un título de capitán de encomenderos, fundamental para entender el papel político y militar que éstos desempeñaban, el título de gobernador de los indios conchos, extendido al intermediario indígena encargado de asegurar el abastecimiento de las hacienda en mano de obra levantada en los pueblos indígenas ; un título de « capitán protector de los indios », cargo destinado en estas tierras de frontera ante todo a la vigilancia y al castigo de los fugitivos ; por fin un documento muy sugerente acerca de la libertad de los naboríos, es decir de los indios supuestamente « libres », porque estaban desvinculados de su pueblo de origen.

19Otros documentos reproducidos ilustran cuestiones tales como la tenencia de las tierras, las relaciones comerciales o las cuestiones de transporte.

20El plato fuerte de los anexos agrupa informaciones de primer plano sobre los principales personajes de la sociedad neovizcaína : la lista de los encomenderos de la provincia en el siglo XVII y, sobre todo una reconstrucción biográfica de « diez oligarcas prominentes de la provincia de Santa Bárbara ». Estas últimas reconstrucciones arrojan un luz particularmente esclarecedora sobre el funcionamiento de esta oligarquía, a la par que muetra de donde sacaban su poder.

Haut de page

Notes

1  Citemos en este movimiento el libro colectivo publicado por Maris Areti Hers, José Luís Mirafuentes Galván, Miguel Vallebueno y María de los Dolores Soto y Miguel Vallebueno (coord.) Nómadas y sedentarios en el norte de México, , México, UNAM, 2000 y, más recientemente, Chantal Cramaussel y Sara Ortelli (coord.), La Sierra Tepehuana, Asentamientos y población, Zamora, el Colegio de Michoacán, 2006, Sara Ortelli, Trama de una guerra conveniente. Nueva Vizcaya y la sombra de los apaches (1748-1790), México, el Colegio de México, 2007.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Christophe Giudicelli, « Chantal Cramaussel, Poblar la frontera. La provincia de Santa Bárbara en la Nueva Vizcaya durante los siglos XVI y XVII, Zamora, El Colegio de Michoacán, 2007, 479 p. »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 16 novembre 2009, consulté le 27 septembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/57473 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.57473

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search