Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

Ursula Camba Ludlow, Imaginarios ambiguos, realidades contradictorias: conductas y representaciones de los negros y mulatos novohispanos. Siglos XVI y XVII, México D.F., COLMEX, 2008, 227 p.

[14/11/2009]

Texte intégral

1Los negros y los mulatos en la historia de Iberoamérica, como tema de reflexión historiográfica, conocen hoy un protagonismo que hasta hace poco les fue esquivo, especialmente en las producciones publicadas en español. Subrayamos: no se trata de esclavos ni de esclavitud ni de situación de esclavitud, sino de individuos de origen africano, desgranados de una noción colectiva y anónima, “las castas”. En este libro se trata de explorar las ideas, las metáforas, las asociaciones simbólicas que estas personas “de color”, libres o esclavas, inspiraron en los dos primeros siglos del virreinato de Nueva España y deriva de la tesis doctoral desarrollada por la autora en el COLMEX, dirigida por Solange Alberro. Las fuentes son variadas (pleitos judiciales civiles y eclesiásticos, documentos administrativos, legislación, cronistas, documentos notariales, mitos y leyendas, memorias, iconografía publicada y la que no, canciones, sermones) y los ángulos de abordaje también. Los contenidos se presentan en cinco capítulos, más una introducción y una breve conclusión denominada “Consideraciones finales”.

2El primer capítulo, “Consideraciones preliminares”, resume un marco teórico mínimo y se sintetiza la mirada europea medieval sobre la esclavitud y la imagen de África, en la conformación de un sustrato de elementos que permitan comprender las referencias exploradas en las fuentes seleccionadas.

3El segundo, titulado “Conflictos entre normas y prácticas”, aborda en casi treinta páginas dos grandes temas. El primero, titulado “Normas y prohibiciones”, se concentra en la imagen que de los negros y mulatos construyen los discursos e instituciones oficiales (Cabildo, legislación de la corona, etc.) y en la situación de los indios respecto de los negros y mulatos, resaltando las características opuestas asignadas a unos y otros: los indios son frágiles y vulnerables, los negros y mulatos son fuertes y agresivos. Ello se grafica con algunos ejemplos de denuncia ante la justicia de abusos cometidos por negros y mulatos, sea libres o esclavos, contra indios, (que siempre aparecen como víctimas de los ímpetus de los primeros), quienes actúan por sí mismos u obedeciendo órdenes de sus amos.

4El tercer capítulo, “Pequeños roces cotidianos”, de también casi treinta páginas, estudia distintos conflictos protagonizados por negros y mulatos con otros miembros de la sociedad novohispana. En una primera parte se explora la mirada de testigos y denunciantes, quienes en sus declaraciones ante la justicia destilan imágenes de mulatos y negros que acusan a españoles, o bien, de mulatos soberbios, “gente sin alma y sin onra”. Apoyada en distintos casos y situaciones, la autora muestra la presencia de estereotipos que subrayan la rebeldía e insolencia de las personas de origen africano dentro del orden colonial. La segunda parte de este capítulo aborda la mirada sobre sí mismos que negros y mulatos podían plasmar en el cotidiano, mediante dos tópicos propios del sistema jurídico hispano colonial: por un lado la reunión de méritos del súbdito que busca ser recompensado por la corona; por otro, el hecho de relevar el desamparo (abuso, injusticia y agravios) de los súbditos más desprotegidos y que por lo tanto imploran la justicia del rey. Negros y mulatos, libres o esclavos, utilizaron las dos alternativas labrando discursos reconocidos y reconocibles, los que la autora muestra a través de distintos pleitos y memoriales de los siglos XVI y XVII.

5El cuarto capítulo, “Imágenes construidas en las fronteras de las normas”, reúne en casi cuarenta páginas tres temas que implican cotidianamente a negros y mulatos. Comienza con “De la fuerza física, la belleza y la coquetería hasta la virtud”, apartado que recupera los relatos que describen a negros fornidos y mulatas arrogantes, cooperadores del enemigo español durante el asalto de Veracruz por piratas holandeses en 1683, y también las historias de dos mujeres negras excepcionales, fervorosas católicas de comienzo y fines del siglo XVII, María de San Juan y Juana Esperanza de San Alberto, quienes con su devoción hicieron famosos a los conventos en los que se encontraban. La segunda parte, “Los lazos afectivos”, indaga la vivencia de sentimientos cariñosos por parte de hombres y mujeres de color. Mediante denuncias por amancebamiento se explora el concubinato entre negras y mulatas con españoles o mestizos; a través de pleitos por herencia se sigue la pista a lazos de fidelidad, protección y amistad entre amos y esclavos; y mediante referencias cruzadas de distintos documentos se releva la existencia, al menos en los discursos, de prácticas de amor homoeróticas en las que se ven implicados negros y mulatos, siempre fuertemente condenadas por la iglesia y las instituciones del orden colonial. La tercera parte, “El Diablo, la oscuridad y la maldad”, explora el imaginario de los conventos femeninos, donde la pesadilla del negro etíope que acosa a novicias y monjas se mezcla con el deseo y la repulsión del cuerpo negro o mulato dispuesto y vigoroso para seducir la carne y hostigar la paz del espíritu.

6El capítulo cinco, “La literatura y la iconografía: comicidad, exotismo, devoción”, por lejos el más largo del libro (53 páginas), se compone de tres partes. La primera se basa en la literatura (villancicos, poesía y crónicas) y rescata las imágenes de fervor y candor, distinguiendo también la devoción real de la simbólica de negros y mulatos, principalmente urbanos. La segunda y la tercera parte se vinculan: una introducción al uso de la iconografía como fuente histórica precede el repertorio de la presencia de negros y mulatos en los códices del siglo XVI, en las representaciones del tema de la adoración de los reyes, en dibujos y croquis que describen la vida cotidiana y en los infaltables cuadros de castas. Se reproducen algunas de las imágenes analizadas, pero lamentablemente en un papel que no da cuenta de toda su riqueza.

7Este libro nos provoca reacciones diversas. Lo abordamos con entusiasmo y curiosidad, ya que el tema nos interesa desde hace varios años, pero poco a poco comenzamos a discutir con una autora que, nos parece, se ha quedado en un primer nivel de descripción asombrada de lo descubierto en los documentos. A partir de ahí nos preguntamos sobre el tipo de público al que está destinado este libro: afirmaciones de la autora permiten suponer que tal vez se dirige a un público que jamás ha pensado la posibilidad que negros y negras, mulatos y mulatas, hayan sido otra cosa que criaturas violentas, groseras y mal habladas. Su aproximación vincula estética con literatura, en un posicionamiento antropológico de larga duración, para ahondar en simbologías y códigos culturales. Sin embargo, ello no debiera impedir la mejor contextualización histórica de las situaciones extraídas de documentos de archivo, contadas muchas veces como anécdotas, como si la autora no hubiera podido escapar de una cierta conmiseración y paternalismo para hablar de negros y mulatos. Prueba de ello son los numerosos “hasta”, “incluso”, “adivinamos”, “obviamente” y “evidentemente” que desliza en sus frases, palabras que denotan no sólo su asombro todavía ingenuo frente a sujetos capaces de actuar de muy variadas maneras, sino también un obstinado apego a “obviedades” que, en historia cultural y en historia social, especialmente la que concierne a sujetos y temas postergados, estorban y nublan el análisis. Cuando lo hay.

8Echamos profundamente de menos la problematización premunida de una reflexión acerca tanto de las categorías de análisis historiográfico (representaciones, imaginarios, prácticas, prejuicios, estereotipos, conflictos, afectos, etc.) como de los conceptos utilizados en la época que estudia (calidad, raza, condición, limpieza de sangre, por nombrar solamente las más frecuentes y necesarios a la aproximación escogida). No están en su bibliografía acerca del color de hombres y mujeres en la sociedad hispano-católica los trabajos fundamentales de Marta Madero y sus incursiones sobre lo negro y lo blanco en la Castilla de los siglos XIII y XIV, tan útiles para comprender precisamente el peso de los estereotipos en torno a los negros y mulatos. Tampoco aparecen Foucault ni Bourdieu, por citar a los más renombrados, indispensables para plantear, como problema y no como mera constatación, el peso de los discursos oficiales y legitimadores de orden en la clasificación y el desprecio de ciertos grupos que moran en toda sociedad, y también fundamentales para pensar cada individuo como portador de una cuota de poder, capaz de acomodar e intervenir su vida y de influenciar la de sus cercanos de otro modo que como se manda que la viva.

9Numerosos artículos sobre los temas abordados por la autora, en inglés y español, han aparecido en los últimos años, los que tampoco están en la bibliografía. Extrañamos, por ejemplo, los trabajos de María Eugenia Chavez y los artículos de Carmen Bernand, Berta Ares, Alessandro Stella. Nos parece grave que la autora mezcle en una única categoría publicaciones que en realidad son fuentes (Singüenza, Covarrubias, etc.) con otras que son estudios contemporáneos sobre algún aspecto de la materia tratada. Ello revela que no se distinguen los diferentes niveles ni estatus de los documentos analizados, no existe crítica historiográfica de fuentes sino una colección de relatos que “hablan de”. ¡Las situaciones referidas por los cronistas memorialistas Robles o Guijos, de la segunda mitad del siglo XVII, no tienen el mismo peso, intención, ni contexto que las declaraciones de algún implicado en, por ejemplo, un pleito por intento de asesinato!

10Es cierto, después de este libro nadie podrá seguir afirmando en México que los negros y mulatos novohispanos eran todos siempre víctimas de maltrato y que ninguno pudo existir de otro modo que desde la sumisión y el abuso. Tampoco podrá decirse que carecían de afectos o que no ejercieron alguna cuota de poder sobre sus cercanos. Además la autora desmiente la imagen de latente amenaza y alarma de revuelta de negros y mulatos, que tanto se empeñaron en difundir las autoridades de gobierno y eclesiásticas. Y sí, compartimos con la autora la idea de que efectivamente los negros y mulatos, hombres y mujeres, encarnaron para los españoles y las elites la soberbia y la audacia, y que la sangre negra y el color negro fueron factores suficientes para atribuir graves y pesados defectos a los individuos.

11Sin embargo todo ello no es nuevo, aunque a ojos de la autora no había sido aún planteado para México colonial. Es necesario ir mucho más allá que estas aseveraciones, hoy, a fines de la primera década del siglo XXI, ya incorporadas en la historiografía social. La piel y el habla de los cuerpos morenos masculinos y femeninos incomodaron y fascinaron, y el modo en que se expresaron y vivieron, como individuos y como grupos, en distintos rincones del sistema hispano católico colonial, requiere de estudios pormenorizados, de mayor análisis y peso historiográfico, para reflexionar desde la historia cultural y social, sobre las representaciones y las prácticas, los imaginarios y los discursos que los conciernen.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « Ursula Camba Ludlow, Imaginarios ambiguos, realidades contradictorias: conductas y representaciones de los negros y mulatos novohispanos. Siglos XVI y XVII, México D.F., COLMEX, 2008, 227 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 14 novembre 2009, consulté le 17 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/57529

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page