Navigation – Plan du site
Débats | 2010
Nominations et dénominations des Noirs : illustration du dialogue entre la France et les Amériques – Coord. Elsa Geneste et Silvina Testa
Rebecca Igreja

El proyecto de cuotas raciales y la afirmación del negro en Brasil

[19/12/2009]

Résumés

El debate sobre el establecimiento de cuotas raciales en los exámenes de selección para el ingreso en las universidades brasileñas sigue polarizado. Posiciones a favor y en contra se confrontan en el mundo académico. De un lado, están principalmente los datos estadísticos divulgados que evalúan la diferencia social entre negros y blancos, con el objetivo de mesurar el impacto del racismo en la sociedad. Estos datos se han vuelto la “prueba irrefutable” de los efectos perversos del racismo en Brasil y han servido como elemento fundamental para la defensa de las cuotas. De otro lado, están especialmente los datos cualitativos que intentan demostrar los espacios históricos de convergencia de negros y blancos y la importancia de tener en cuenta el factor social como determinante de la posición desfavorable en que se encuentran los negros. Utilizan estos datos aquellos que se han posicionado contra las cuotas e que intentan demostrar los riesgos de “racializar” la sociedad brasileña fundamentada hasta entonces en un pensamiento no-racialista. Las dos diferentes posiciones, muchas veces extremistas, acaban contribuyendo con la “descomplejización” del problema racial brasileño, comprometiendo no solamente el análisis de esas políticas ya en curso, sino también su posible efectividad. En este texto me gustaría retomar algunos cuestionamientos sobre las acciones afirmativas en Brasil enfocando especialmente la forma en que la discusión de las cuotas se refleja en el ámbito de la administración pública federal.

Haut de page

Texte intégral

1El 20 de noviembre de 2008, día de la “Consciencia Negra” en Brasil, la Cámara de diputados aprobó el proyecto universal de cuotas en las universidades públicas para los alumnos egresados de escuelas públicas, entre ellos, los categorizados como negros (PLC 180/2008). El 9 de septiembre de 2009, la misma Cámara de Diputados aprobó el Estatuto de la Desigualdad Racial, que prevé varias acciones para la reducción de la desigualdad racial en el país, pero suprime los puntos relacionados con las cuotas raciales en las universidades públicas. La aprobación de los dos proyectos, el segundo negando las cuotas raciales reconocidas en el primero, demuestra la complejidad aún existente en la discusión sobre el tema en Brasil. Los dos proyectos de ley deberán todavía retornar al Senado Federal para la aprobación final.

2El debate sobre las cuotas sigue polarizado. En el mundo académico, posiciones a favor y en contra se confrontan. De un lado, están los datos estadísticos divulgados que evalúan la diferencia social entre negros y blancos con el objetivo de mesurar el impacto del racismo en la sociedad. Estos datos se han vuelto la “prueba irrefutable” de los efectos perversos del racismo en Brasil y han servido como elemento fundamental para la defensa de las cuotas. De otro lado, están principalmente los datos cualitativos que intentan demostrar los espacios históricos de convergencia de negros y blancos y la importancia de tener en cuenta el factor social como determinante de la posición desfavorable en que se encuentran los negros. Utilizan estos datos aquellos que se han posicionado contra a las cuotas e que intentan demostrar los riesgos de racialización de la sociedad brasileña fundamentada hasta entonces en un pensamiento no-racialista.

3Las dos posiciones diferentes, muchas veces extremistas, acaban contribuyendo con la “descomplejización” del problema racial brasileño, comprometiendo no solamente el análisis de esas políticas ya en curso, como también su posible efectividad. Son “certezas” que tienden a alejar posiciones intermediarias, interesadas esencialmente en examinar la cuestión. En este texto me retomo algunos cuestionamientos sobre las acciones afirmativas en Brasil, enfocando especialmente en la forma que la discusión de las cuotas se refleja en el ámbito de la administración pública federal.

El surgimiento del debate de las acciones afirmativas en Brasil

4El movimiento negro brasileño pasó por un resurgimiento principalmente después de 1985, cuando se inició un nuevo gobierno civil, del Presidente José Sarney, después de los 21 años de dictadura militar en el país. En este momento, el movimiento incrementó sus acciones y logró un mayor compromiso del gobierno que se concretizó en la creación de la Fundación Cultural Palmares, responsable de proteger y promover la cultura negra. Sin embargo, fue la elaboración de una nueva Constitución en este mismo gobierno, en 1988, que marcó el cambio de enfoque de la discusión sobre la cuestión racial, puesto que quedaron asentados en sus artículos la naturaleza pluricultural y multiétnica del país y la criminalización del racismo. En esta misma Constitución, se instituyó la demarcación de tierras “quilombolas”, es decir el área de los antiguos palenques.

5El momento post-Constitución fue marcado por el fortalecimiento del movimiento negro que se diferenció en su naturaleza. Surgieron en este contexto varias Ong’s negras, constituidas a partir de colectividades vinculadas a partidos políticos e iglesias, en algunos casos, apoyadas por agencias internacionales, con el objetivo de actuar en el dominio de la educación, cultura y bien-estar. Estas Ong’s se diferenciaban substancialmente de la propuesta anterior del movimiento negro, especialmente del Movimiento Negro Unificado (MNU), fundado en 1978, que como un movimiento social de protesta se enfocaba en la denuncia del racismo y en la resistencia cultural negra.

6La elección de Fernando Henrique Cardoso (FHC) para la presidencia de Brasil en 1995 introdujo todavía más cambios en el debate al incluir en la discusión la propuesta de acciones afirmativas. La propuesta ya había sido planteada por algunos militantes negros pero ganó fuerza después que el presidente hizo un reconocimiento histórico de la existencia de racismo en el país y clamó por la búsqueda de solución para terminar con ello.

7En el mismo año de la elección de FHC, se realizó en Brasil la “Marcha Zumbi de los Palmares Contra el Racismo, por la Ciudadanía y la Vida” que fue un marco importante para el diseño de nuevas estrategias políticas que serian asumidas por el movimiento negro. Los organizadores entregaron al Presidente un programa de acción, “Programa de Superación del Racismo y de la Desigualdad Racial”, estructurado en ejes temáticos que caracterizaban la situación de desigualdad racial en el país: democratización de la información, mercado de trabajo, salud, educación, cultura y comunicación, violencia, religión, y tierra (especialmente quilombos, los palenques).

8En el mismo día de la Marcha, el Presidente creó un comité de trabajo interministerial para tratar la cuestión racial, “Grupo de Trabajo Interministerial para la Valoración de la Población Negra” (GTI). Constituido por representantes del gobierno y de organizaciones negras, el grupo tenía como objetivo promover una acción directa del gobierno federal en el establecimiento de políticas públicas dirigidas a los negros, en especial las acciones afirmativas. No obstante, el grupo no logró efectuar ninguna acción.

9Posteriormente al GTI, también fue anunciado el nuevo Programa Nacional de Derechos Humanos (PNDH), que tenía como objetivo no solamente el desarrollo de acciones afirmativas, sino que también solicitaba al Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) de considerar los mestizos como miembros de la población negra. Esta ha sido la demanda de las organizaciones negras, es decir, sumar prietos y pardos (mestizos) en la categoría “negros”, lo que totalizaría 50% de la población brasileña. El programa fue considerado muy avanzado, pero igualmente estuvo lejos de la aplicación.

10Los intelectuales también fueron convocados por el gobierno para participar en el debate. El 2 de julio de 1996 se realizó el Coloquio “Multiculturalismo y Racismo: el papel de la Acción Afirmativa en los Estados Democráticos Contemporáneos”, en el cual participaron intelectuales brasileños y norte-americanos, con el objetivo de pensar la aplicación de políticas de acción afirmativa en Brasil. El presidente, presente en el Coloquio, no expuso su opinión y ni asumió el compromiso de profundizar el debate. Su actitud fue considerada como un acto de “lavarse las manos”, pasando la decisión de la implementación de estas acciones a los intelectuales (Grin, 2001,p. 180).

11El debate se intensificó aún más a partir del año 2000, con la preparación de la III Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las formas Conexas de Intolerancia, promovida por la ONU y realizada en Durban, Sudáfrica, entre el 31 de agosto y el 7 de septiembre de 2001. En esta preparación se destacó un órgano gubernamental, el Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA), que ejerció y ejerce un importante papel en las discusiones sobre la cuestión racial, especialmente por la divulgación de los estudios estadísticos que confirman la desigualdad racial presente en el país (Henriques, 2001).

  • 1  La Ley nº 4.151, del 4 de septiembre del 2003, determinó cambios en estos criterios: las universid (...)

12Después de la Conferencia de Durban se instituyeron nuevas políticas y acciones dirigidas a la población negra. Nuevos consejos fueron creados, como el Consejo Nacional de Combate a la Discriminación (CNCD) en sustitución del debilitado GTI. A pesar de eso, las medidas anunciadas no fueron realmente efectuadas. Finalmente en 2002, se iniciaron las primeras experiencias con las cuotas raciales en las universidades. El 9 de octubre del 2002, la Asamblea Legislativa del Estado de Rio de Janeiro aprobó un proyecto de ley que reservaba 40% del cupo total para negros y pardos en las universidades públicas estatales: la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ) y la Universidad Estatal del Norte Fluminense (UENF). La ley, inicialmente propuesta por el Gobernador Antonio Garotinho, preveía 50%, pero la Asamblea redujo ese porcentaje.1

13En este momento también se inició la discusión de los proyectos de ley n˚ 650 y 73 de 1999 en el Congreso Nacional que proponían cuotas para negros a nivel nacional y el proyecto n˚ 3.198 de 2000 el “Estatuto de la Desigualdad Racial en defensa de los que sufren prejuicios o discriminación en función de la etnia, raza y/o color”, que proponía las acciones afirmativas y la reparación a los negros por el período de esclavitud. La primera propuesta parte del ex presidente José Sarney, representante de la oligarquía rural en Brasil, y la segunda, de la diputada Nice Lobão, del mismo grupo político de José Sarney. La tercera fue elaborada por un diputado negro del Partido de los Trabajadores (PT). Estos proyectos relanzan la discusión sobre las acciones afirmativas con fuerza.

14El Ministerio de Educación (MEC) también lanzó el “Diversidad en la Universidad”, programa financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con la propuesta de presentar una alternativa a las cuotas raciales. El proyecto fue pequeño pero tuvo un impacto importante pues puso en evidencia problemas fundamentales como la capacitación de los profesores, el racismo en la escuela, la falta de calidad de la escuela pública y el problema de falta de becas que permitan a los negros y blancos pobres permanecer en la escuela.

15El gobierno FHC terminó con muchos anuncios pero sin grandes medidas. El gobierno del Presidente Luis Inácio Lula da Silva se inició en este mismo contexto, dando continuidad al debate. Al inicio de su gobierno, julio de 2004, se creó la Secretaría de Educación Continua, Alfabetización y Diversidad (SECAD) como parte del MEC, a la cual se incorporó el proyecto Diversidad en la Universidad. Además, fue creada la Secretaría Especial de Políticas de Promoción de la Igualdad Racial (SEPPIR), con rango de ministerio. Dos programas educacionales también fueron creados para aumentar el acceso a la enseñanza superior: PROUNI y REUNI.

16El PROUNI es un programa que ofrece becas financiadas por el gobierno federal en universidades particulares, estableciendo en la selección cupos específicos para negros. A pesar de proponer un acceso más democrático, el proyecto es frecuentemente criticado pues no se trata solamente de promover una mayor inserción sino también de defender y valorar la enseñanza superior pública, considerada como mejor que la privada. El otro proyecto, el REUNI se focaliza en ampliar el número de plazas en las universidades públicas. Los números son ambiciosos, pero la inquietud ha sido en relación a la calidad: no se trata solamente de llenar las universidades de alumnos sino ofrecer condiciones para una enseñanza de calidad.

17Finalmente, el 20 de noviembre de 2008, la Cámara de diputados brasileña aprobó la “Ley de las Cuotas”. El proyecto de la diputada Nice Lobão determina que 50% de las plazas de las universidades públicas deben ser reservadas para alumnos de las escuelas públicas, de este total, 25% deben seguir el sistema de cuotas raciales, divididas proporcionalmente a la cuantidad de blancos, negros e indios establecidos por el IBGE en cada Estado. Sin embargo, el proyecto define que la cuestión de los ingresos es determinante puesto que solamente podrán presentarse a las cuotas los alumnos oriundos de familias de hasta 1,5 salarios mínimos.

  • 2  Ver entrevista en http://www.agenciabrasil.gov.br/noticias/2009/08/20/materia.2009-08-20.871827434 (...)

18En el 2009 fue aprobado el Estatuto de la Igualdad Racial, pero aunque su aprobación haya sido celebrada por representantes negros y por la SEPPIR, sufrió varias modificaciones en sus proposiciones, entre las cuales, la propuesta de cuotas raciales para el acceso a la universidad extraída del texto. La SEPPIR ha funcionado con muchas dificultades y había concentrado sus esfuerzos en la aprobación del Estatuto. El MNU esperaba más del Estatuto puesto que, según su representante, Vanda Gomes Pinedo, no contempla el financiamiento de las políticas definidas, no reglamenta la ocupación de tierras “quilombolas” (los palenques) y tampoco obliga la adopción de políticas sino que apenas las autoriza2. El temor es que lo aprobado acabe por debilitar el proyecto de ley, vaciándolo de su fuerza propositiva.

El debate de las cuotas raciales

19Son grandes los antagonismos que circundan la discusión de las cuotas raciales en Brasil, siempre alrededor de temas como desigualdad racial versus desigualdad social, meritocracia, constitucionalidad, definición del público negro y la recuperación de la raza como concepto de categorización.

  • 3  Nuevos estudios han buscado analizar la aplicación de las cuotas en estas universidades. Los resul (...)
  • 4  Algunas universidades ofrecen a los cuotistas un centro de apoyo, en general creado por iniciativa (...)

20El debate es muy amplio. La discusión de las cuotas toca problemas fundamentales de la educación brasileña, como la mala calidad de la escuela pública que aún persiste, la deserción escolar y la distorsión edad - año escolar que dificultan el acceso de alumnos negros y blancos pobres a las universidades. Además, para el buen desarrollo de la política de cuotas, seria necesarios más apoyo institucional y becas para que los alumnos puedan permanecer en la universidad en vez de desertar las aulas. Persiste también una diferenciación en la entrada de cuotistas según los cursos, es decir, ellos en general están más presentes en cursos de humanidades en los cuales frecuentemente tienen el mismo desempeño escolar de los no-cuotistas. En áreas más científicas, sufren todavía problemas de falta de base escolar y especialmente falta de recursos para la compra de material necesario en uso en los cursos.3 En universidades pioneras en la implementación de cuotas se verifica algunas acciones que buscan solucionar estos problemas mediante la promoción de políticas de sustentación de los cuotistas y de manutención de la calidad de la enseñanza4.

21Además del problema de la mala calidad de la Educación Pública brasileña, se discute muy a menudo sobre la cuestión del mérito y de la constitucionalidad de las políticas de cuotas puesto que lesionaría el principio de igualdad de todos ante la ley. Es un debate complejo, pero ha perdido fuerza por el apoyo de juristas brasileños que han defendido que no es posible hablar de mérito ni desigualdad cuando grupos de la sociedad son tratados de manera desigual desde el principio. Especialmente los negros no podrían tener acceso igual cuando ya son tratados de forma desigual debido a la discriminación (Gomes 2001, Rocha, 1996, Mello, 2003). No obstante, todavía está pendiente en el Supremo Tribunal Federal la votación de un recurso impetrado por el Partido Demócratas (centro-derecha) con la finalidad de que sea declarada la inconstitucionalidad de los actos del poder público que resultaran en la institución de las cuotas.

22La primera crítica que surge en relación a las acciones afirmativas en Brasil viene de aquellos que las interpretan como una simple importación de los Estados Unidos, en la cual no se toman en cuenta las especificidades del caso brasileño, siguiendo el mismo pensamiento del artículo crítico de Bourdieu y Wacquant (2002). Roberta Fragoso Kaufmann (2007), procuradora de justicia del Distrito Federal por ejemplo, ha declarado que el problema es que Brasil está copiando el modelo norteamericano sin las modificaciones debidas y está implementando las políticas de cuotas de manera muy precipitada.

23La comparación con los Estados Unidos ha sido una constante en Brasil. Los discursos de representantes del movimiento negro y de muchos intelectuales expresan que en realidad el racismo en Brasil sería peor que en los Estados Unidos por ser un racismo camuflado, ocultado por la ideología del mestizaje y de la democracia racial. La propuesta de Edward Telles (2003) defiende una posición intermediaria. El autor intenta explicar las diferencias entre los dos países como una cuestión de fronteras raciales, que variarían entre planos horizontales y verticales. En el plano horizontal, donde ocurren las relaciones de intimidad, de convivencia, las fronteras raciales en Brasil son más fácilmente rebasadas. En oposición, en la dimensión vertical, lo que regula las relaciones sociales, en un contexto de disputa por acceso a los bienes sociales y las riquezas producidas, se observa una gran diferencia entre negros y blancos. Para Telles, tres factores serían los responsables de estas profundas desigualdades raciales en Brasil: la inmensa desigualdad social, las barreras discriminatorias invisibles y una cultura racista.

24Los estudios estadísticos han buscado demostrar una polarización socioeconómica histórica entre blancos y no blancos, mediante la inclusión de la categoría racial en las encuestas, iniciada en los análisis pioneros realizados por Carlos Hasenbalg y Nelson do Valle Silva (1979). Son estudios que a pesar de no observar directamente el fenómeno discriminatorio, lo deducen a partir del análisis de las disparidades de los resultados sociales de los grupos de color. Sus trabajos concluyen que la discriminación pasada y actual es la explicación más sólida para las diferencias de renta. Sin embargo, los mismos autores han alertado que una lectura con base en el corte racial no es suficiente pues creen que factores como “educación”, “género” y “diferencias regionales” pueden ser tan determinantes cuanto la raza. En oposición a las conclusiones de los dos autores, Schwartzman (1999) usando los mismos datos estadísticos en general apoyados en la “Pesquisa Nacional por Amostra de Domicilio” (PNAD), concluye que el control de datos como la escolaridad demuestra ser determinante para la exclusión social de prietos y pardos más que la diferencia de color.

25Los datos estadísticos han sido contestados no por su precisión en demostrar la polaridad existente sino porque, para varios estudiosos, entre ellos muchos antropólogos, ellos no explican el racismo y sus manifestaciones y no pueden ser usados como la clave interpretativa de la sociedad brasileña (Costa,2002). Autores, como Peter Fry (1996, 2000) e Yvonne Maggie (2004) creen que las ventajas de las acciones afirmativas pueden ser menores que los perjuicios, puesto que podrían causar animosidades en las relaciones entre negros y blancos pobres, las relaciones horizontales de que habla Edward Telles.

26Sea para el uso en la elaboración de los estudios estadísticos o para la aplicación de políticas públicas, el enfoque del debate radica en la identificación de la población “negra”. Una primera cuestión que surge es el uso de la categoría raza. El sociólogo Antônio Sérgio Guimarães argumenta que la raza es retomada como un concepto social y no biológico, como fue antes: “raza es un concepto que no corresponde a ninguna realidad natural. Al contrario, se trata de un concepto que denota solamente una forma de clasificación social, basada en una actitud negativa frente a ciertos grupos sociales y subsidiada por una noción específica de naturaleza, como algo endo-determinado. La realidad de las razas se limita por lo tanto, al mundo social” (Guimarães, 1999, p. 9). La “raza”, como clasificación social, ya existe y ha servido para imputarle a los negros una inferioridad social. Sería ahora usada en la retórica política.

27La consideración de raza como concepto social no aleja el temor del antropólogo Peter Fry (2005) que considera su uso peligroso una vez que puede naturalizar diferencias. Raza fue un concepto creado por racistas para justificar el racismo y según el autor, parece contradictorio querer recuperar su uso como forma de lucha, en vez de buscar alternativas en las políticas universalistas. El uso histórico del concepto “raza” ya tuvo su propia transformación en Brasil cuando fue identificada como “color” desde los famosos estudios de Oracy Nogueira. Aunque estudiosos como Antônio Sérgio Guimarães afirmen que en última instancia el color alude a la diferencia racial, el debate en Brasil se concentra más en el color y no en la raza, que remite a un origen, a una ascendencia.

28Los estudios genéticos pensados como posibilidad de identificación de la población demuestran la particularidad del país. Pena y Bortolini (2004, p. 38) encontraron en sus estudios basados en muestras de DNA mitocondrial y de cromosoma que de los hombres clasificados como blancos, sólo un 2,5% de la muestra poseía un linaje paterno originario de África; sin embargo, por parte materna, un 33% posee ancestralidad amerindia, un 28% africana y un 39% europea. Tomando la población general, los autores calcularon que hasta un 31% de los blancos son afrodescendientes. Ya los clasificados como prietos o partos, demostraron que el 80% tenían origen africano y sólo un 20% origen europeo. Computando blancos, pardos y prietos que poseen linajes africanos, comprobaron que un 52% de los brasileños son afrodescendientes por el lado materno, número que varía según las regiones. Usando el mismo programa Structure aplicado en los Estados Unidos, es posible estimar que la proporción de afrodescendientes en la población brasileña llega a un 87%, lo que demostraría que un 48% de afrodescendientes se definen como blancos.

29El uso de la categoría “raza” basado en una polarización blanco/negro, rechazaría también la variedad de colores que la población utiliza para clasificarse. La población brasileña define su color y su identidad de manera muy subjetiva y correspondería a procesos individuales y colectivos de búsqueda y conquista de reconocimiento social, integrando un conjunto complejo de elecciones y negociaciones múltiples y simultáneas, subsidiado por mitos, deseos, experiencias y conocimiento (Costa, 2002, p. 52). Los estudios de Lilian Schwarcz (2002) se enfocan en la flexibilidad de la identificación racial en Brasil, que es siempre vinculada a la posición social y a la circunstancia, lo cual es pasible de negociación y cambio. Sansone (2004, p. 76), afirma que lo que parece necesario, es una disposición tanto para interpretar la terminología fluida y compleja que se usa en la descripción de la raza como para reconocer la relevancia de los múltiples contextos en la determinación del uso de los términos y de las formas de clasificación.

  • 5  Sansone (2004, p. 35) afirma que es necesario un estudio más riguroso sobre los mestizos, categorí (...)

30Esa multiplicación de términos es resultado de la mezcla racial existente en el país. El mestizaje, según Telles (2003), es un proceso histórico-demográfico y un factor social que ha sido relevante para la identidad brasileña por más de cien años; y su alta incidencia refleja esa flexibilidad de las fronteras raciales, particularmente evidente entre los pobres y entre las personas de colores semejantes. Si el uso ideológico del mestizaje ha servido para impedir la denuncia de la discriminación racial y para el debate sobre el racismo y la movilización negra, no deja de ser cierta su realidad. El número de mestizos no para de crecer y aunque las estadísticas afirmen que las condiciones sociales de los pardos se asemejan a las de los negros, no por esto ellos dejan de existir como categoría social5.

31Cuando la Universidad de Brasilia exigió fotografías de los candidatos a las cuotas que serían examinadas por un comité compuesto por integrantes del movimiento negro y científicos sociales, una nueva discusión surgió en el país. El énfasis estuvo puesto en la responsabilidad de los científicos sociales, especialmente los antropólogos, en volverse identificadores raciales. La justificación de la Universidad para tal exigencia era la necesidad de evitar los “fraudes raciales” que podrían ocurrir por la flexibilidad de la identificación racial. La Asociación Brasilera de Antropología manifestó públicamente su repudio al ver antropólogos involucrados en este mecanismo que según ella, genera un constreñimiento individual para aquellos que deben probar su color (Chor Maio, Ventura Santos, 2005). La universidad tuvo que rever su posición cuando en mayo de 2007, dos gemelos idénticos, analizados en distintos momentos por la comisión, solamente uno fue considerado como negro.

  • 6  Como afirma Sansone (2002, p. 141), la identidad negra más fuerte puede ser encontrada en Brasil, (...)
  • 7  Sansone (2002, p. 25) afirma que en las últimas dos décadas, los estudiosos, las fundaciones, y la (...)
  • 8  Muniz Sodré (1999), afirma que rechaza la alteridad si ella significa el distanciamiento del otro. (...)

32Son muchas las dificultades para la identificación de lo que sería la población negra brasileña. El hecho de que no se encuentre una “comunidad negra” es un importante diferenciador de la cuestión en Brasil. En la retórica política, la referencia a los palenques, a África y a los cultos afro-brasileños ha servido para fundamentar la idea de un origen común y de una cultura esencialmente negra. Sin embargo, estos elementos no son suficientes para la generación de una identidad racial fuerte en el país6. Los espacios culturales han sido usados por los negros para negociar con el dominio de los blancos y en ellos, circulan con mayor libertad y hasta con mayor poder (Sodré, 1999; Sansone, 2002). El riesgo de rotulaciones de grupos y prácticas como exclusivas de los negros trae el peligro de esencializar la diferencia y tornar como estático aquello que es dinámico (Sansone, 2002, p. 25).78

33Estudiosos como el antropólogo Livio Sansone apoyan las acciones afirmativas pero proponen que sean acompañadas de políticas más próximas de la realidad brasileña, aceitando la flexibilidad de la identificación racial. Sin embargo, algunos antropólogos se han posicionado de manera absolutamente contra a esas políticas. Peter Fry e Yvonne Maggie son los grandes opositores y critican que las decisiones del Estado sobre este tema no hayan sido fruto de un gran debate con la sociedad. Sin negar la existencia de racismo y discriminación, creen que la aplicación de cuotas representa una ruptura con la tradición no-racialista brasileña. Apoyándose en opiniones de lectores de periódicos, los autores intentan demostrar la negación de la población en general en aceptar la creación de dos categorías raciales (2004). Los lectores rechazan la obligación de asumirse como blancos o negros para tener acceso a cupos en las universidades o en los servicios públicos. Para estos autores, el foco debe estar en políticas contra la pobreza para acabar con el gran mal de la sociedad brasileña: la desigualdad de ingresos. Además, creen que la política de cuotas sólo opondrían los pobres blancos a los negros, mientras las élites blancas no verían ningún cambio en sus posiciones, ya que no serían afectados por ellas.

  • 9  Según la autora, si el mestizaje no es un atributo exclusivo de Brasil, es aquí que el mito de la (...)

34La tradición no-racialista del país tiene su fundamento en la ideología de la democracia racial. Estos autores intentan demostrar que la democracia racial es un mito brasileño, pero no un mito en el sentido de farsa sino en el sentido antropológico, incorporado a la cultura brasileña. Un mito como un conjunto de ideas y valores poderosos que subsidiaría la vida cotidiana y enseñaría que la cordialidad es mejor que la confrontación (Fry, 2000 y apud Hasenbalg, 1996, p. 237, nº 4). El esfuerzo por desenmascarar la democracia racial no permitiría la reflexión sobre su eficacia y permanencia, que resistió al descrédito teórico desde los años 50. Lilian Schwarcz (2002) afirma que es posible “tomar en serio” el mito, y en lugar de insistir en las “mentiras” que contiene en aquello que esconde, tal vez se pueda releer lo que el modelo afirma y preguntar por las recurrencias que no parecen fruto de la casualidad, sino resultado de un exceso de significación. Según Lílian Schwarcz (2002, p. 310): es “en la evidenciación del mito que tal vez esté una de las pistas para la recuperación de la especificidad de ese racismo brasileño, que ya no se esconde en la imagen indeleble de la democracia racial, sino que mantiene la incógnita de su reiteración constante”9.

35No es posible agotar en este espacio todos los elementos que surgen el debate sobre las cuotas raciales en Brasil. Desde ya, es posible verificar como el tema es complejo. El movimiento negro reivindica de manera legítima que el Estado promueva acciones de combate al racismo y a la diferencia social entre negros y blancos. Sin embargo, como apuntan varios antropólogos, hay que cuidar para que estas medidas no sean vaciadas de su sentido, y acaben solamente provocando consecuencias negativas, especialmente en las relaciones de blancos y negros pobres en Brasil.

  • 10  http://www1.folha.uol.com.br/folha/educacao/ult305u18820.shtml

36Las cuotas lograron actualmente un mayor beneplácito de la población. Las estadísticas demuestran una aprobación de 65% de la población brasileña (datos anunciados en la Folha Online, 200610). Pero, al mismo tiempo que aprueban las cuotas, 87 % de estas personas creen que deberían ser creadas plazas según la condición social y no racial. La mayor aceptación de las cuotas está entre los brasileños con educación básica, pero entre los de nivel superior, blancos y negros, la aceptación es menor, en un sentido inverso. Lo mismo ocurre con la diferencia de ingresos. Para José Jorge Carvalho, esto indicaría que la élite no quiere perder su poder, pero para otros autores, esto es simplemente porque no creen que se pueda solucionar años de exclusión y mala educación pública con cuotas. Lo interesante de estos datos es que el color de los entrevistados no altera su opinión.

Contribuyendo al debate

37Durante el año 2001 estuve vinculada a la elaboración del Proyecto Diversidad en la Universidad del MEC, como consultora de la Unesco. Al dejar mi trabajo en el Ministerio, seguí realizando una investigación sobre acciones afirmativas como base para mi tesis de doctorado (Igreja, 2005). Durante este período, además de acompañar la forma en que el Ministerio trataba la cuestión racial, realicé visitas a varios cursos de preparación para el vestibular, cursos gratuitos promovidos por diferentes asociaciones y en algunos casos, organizaciones negras con el objetivo de apoyar a negros y blancos pobres para que tuvieran acceso a la enseñanza superior. Estos cursos tuvieron un gran papel en el debate por causa de la visibilidad de sus acciones y por la gran capacidad de interlocución con alumnos negros pobres. Mis visitas se resumieron en conversaciones con los representantes o con los alumnos. Algunas conclusiones obtenidas en este período son aún útiles para el análisis de la discusión actual.

38La demanda de varias organizaciones negras se dirige a las acciones afirmativas pero ésta no ha sido siempre su enfoque. Siempre hubo en su discurso una preocupación de los representantes por medidas más amplias que abarcaran ámbitos diferenciados, como la educación, la salud y el trabajo. En relación à la educación, la manifestación era por una educación pública de mejor calidad y por el combate al racismo y la discriminación, especialmente en el contexto escolar. Muchas denuncias llegaban constantemente al MEC de que profesores y algunos alumnos discriminaban a los niños negros. Hay un vínculo prejuicioso que asocia siempre el color negro a la pobreza, lo que provoca una falta de incentivo de los instructores en ofrecer una atención adecuada y promover el desarrollo de los alumnos negros. Además, los materiales pedagógicos todavía no incluyen la imagen del negro en una situación no subalterna, contribuyendo así para la permanencia de esta asociación. Por lo tanto, los preceptos universalistas tal como fueron asumidos por el Estado en la elaboración de las políticas sociales no son vistos como suficientes para alterar la situación en que viven los negros. La apertura dada por el gobierno Fernando Henrique Cardoso apoyado por las agencias internacionales para la discusión sobre las acciones afirmativas fue considerada como una oportunidad de provocar cambios.

39Además, las acciones afirmativas han sido divulgadas como la solución de la pobreza negra, pero como afirma Joaquim Barbosa, probablemente ella auxiliará más la promoción y la visibilidad de una clase media negra. En este sentido, se verifica actualmente una mayor inserción de negros principalmente en los medios de comunicación, especialmente en la televisión, contribuyendo al combate contra el racismo, mas sin embargo, principalmente en su versión de cuotas, su alcance es limitado.

40A pesar de las alertas emitidas por algunos representantes y por intelectuales, las cuotas se volvieron el enfoque del debate. Joaquim Barbosa Gomes (2005), negro, Ministro de la Suprema Corte y especialista en la discusión sobre acciones afirmativas alerta que éstas son medidas, estrategias amplias de inclusión que rebasan el establecimiento de cuotas raciales. Asimismo, deben ser acompañadas por un conjunto consistente de medidas sociales, que abarquen la población necesitada. La educación brasileña sufre de problemas estructurales importantes que todavía no fueron solucionados. Especialmente la enseñanza básica que sigue con problemas de mala calidad. Como alerta Peter Fry, políticas muy rápidas y muy focalizadas tienden a desviarse del objetivo de solucionar estos problemas estructurales.

  • 11 Un ejemplo, es la dificultad de implementación establecida en ley de enseñanza de historia de Áfric (...)
  • 12  Como fuente uso algunos puntos que estuvieron en discusión en el Seminario de Políticas afirmativa (...)

41En relación a la cuestión racial, en mi trabajo en el MEC, pude observar que el pequeño proyecto Diversidad en la Universidad, que en un principio abarcaba una mejor capacitación de profesores y del personal del Ministerio en el tratamiento del problema del racismo y su inclusión como tema transversal de los distintos proyectos educacionales, encontró varias barreras que dificultaron su desarrollo y lo vaciaron de sus propuestas iniciales. La percepción era que sería más fácil discutir sobre el establecimiento de cuotas, una medida decidida sobre todo en el contexto jurídico, que insistir en los cambios necesarios para transformar la educación en una educación más inclusiva11. Este problema es aun permanente en el gobierno del presidente Lula12.

42El miedo que las cuotas provoquen animosidades entre negros y blancos pobres no está presente solamente en algunos estudios antropológicos. Así como Carlos Alberto Santos de Paulo encontró en su estudio (2002), verifiqué en muchas entrevistas la misma preocupación por parte de los representantes de las asociaciones. Negros y blancos pobres comparten espacios comunes de habitación, de trabajo y de divertimento. Los datos estadísticos demuestran las condiciones desfavorables para los negros por causa de discriminación pero la población pobre en Brasil rebasa a los negros.

43Dos puntos más pueden ser destacados en este debate. Las acciones afirmativas resurgen como una propuesta de inclusión de grupos desfavorecidos promoviendo la diversidad en los distintos niveles sociales. De esta manera, la creación de un sistema bipolar en Brasil, que apunta mitad negros y mitad blancos, contradeciría este ideal de diversidad. Históricamente el país ha estado dividido por profundas diferencias regionales que están relacionadas no solamente a las condiciones económicas y sociales pero también culturales y raciales. Los estudios realizados por la Unesco en Brasil en los años 50 ya demostraban los distintos enfoques regionales sobre la cuestión racial. En mis visitas a los diferentes Estados para conocer el trabajo de los cursos pude observar los distintos pesos dados al problema racial. Adaptar la propuesta de las cuotas a estas diferencias es un gran reto.

  • 13  Sérgio Costa (2002, p. 56) afirma que carecería de plausibilidad la subsunción de las adscripcione (...)
  • 14  En un artículo reciente, Sergei Soares (2008) usa los datos censitários que demuestran un aumento (...)

44Es posible que un enfoque excesivo en la raza, especialmente en la bipolaridad racial negro/blanco, oculte otras categorías que hacen que las personas sean discriminadas y que permiten mantener la estructura desigual de la sociedad. Los originarios de la región Nordeste, los “nordestinos”, por ejemplo, sufren de una discriminación que tiene su fundamento básico en el regionalismo y no en el color en sí mismo. Muchos de ellos difieren de los sureños o entre sí, culturalmente y hasta fenotípicamente, con mayor predominancia indígena – los caboclos. Esa discriminación que puede ser tan intensa como la dirigida a los negros, se relaciona fuertemente con la imagen negativa y atrasada construida en torno de esas regiones13. Aunque como pardos puedan ser incluidos en la categoría negro, muchos resisten en definirse en la categoría como requisito para acceder a la enseñanza superior. No se trata de confrontar distintas poblaciones con el objetivo de identificar cuáles son las más discriminadas y necesitadas de apoyo sino de preservar la pluralidad cultural y racial del país14.

45Los estudios cualitativos buscan demostrar que el tratamiento del racismo en Brasil es mucho más complejo de lo que los datos estadísticos demuestran. Además, aunque ya se decidió por la suma de prietos y pardos como negros, las demás categorías no dejan de existir y de influenciar en la forma en que la sociedad se organiza. La urgencia en solucionar el problema del racismo en Brasil no debe ocultar la necesidad de políticas de mayor amplitud que las cuotas raciales o correrán el riesgo de establecer un nuevo equilibrio sin que con esto se cambien las jerarquías sociales, como Antonio Sérgio Guimarães (2006:10) lo asevera.

Haut de page

Bibliographie

Augusto dos Santos, S. (2005). “Projeto Passagem do Meio – uma política de ação afirmativa na Universidade Federal de Góias (UFG)” en Augusto dos Santos, S. (eds). Ações afirmativas e combate ao racismo nas Américas. Brasília: Ministério da Educação, pp.269-288.

Bourdieu, P. y Wacquant, L. (2002).“ Sobre as Artimanhas da Razão Imperialista”. Estudos Afro-Asiáticos, v. ed. especial, n° 24.

Brandão, A. y Oliveira, I. (2005). “Avaliação da política de ação afirmativa para permanência de alunos negros na UFF” en Augusto dos Santos, S. (eds). Ações afirmativas e combate ao racismo nas Américas. Brasília: Ministério da Educação, pp.289-310.

Costa, Sérgio (2002). “A construção Sociológica da Raça no Brasil” en Estudos Afro-Asiáticos, n° especial 01, jan/abril, pp. 35-62.

Fry, P. H. (1996). O que a Cinderela Negra tem a dizer sobre Política racial no Brasil. São Paulo, Revista da USP, Vol. 4, pp. 13-34.

______ (2002). Politics, Nationality and the Meanings of Race in Brazil. Daedalus, Vol. 129, Cambridge, EUA, pp. 83-118.

______ (2005). A persistência da raça: ensaios antropológicos sobre o Brasil e a África Austral, Civilização Brasileira.

Gomes, Joaquim B. Barbosa (2001). Ação Afirmativa & Princípio Constitucional da Igualdade - O Direito como Instrumento de Transformação Social. A experiência dos EUA. Renovar, Rio de Janeiro / São Paulo.

______. O debate constitucional sobre as ações afirmativas, Mundo Jurídico, Publicado em: 17/6/2005, http://www.mundojuridico.adv.br/sis_artigos/artigos.asp?codigo=33

Gomes, N. L (2005). “A universidade brasileira com direito dos (das) jovens negros(as) – a experiência do programa de ações afirmativas da UFMG en Augusto dos Santos, S. (eds) Ações afirmativas e combate ao racismo nas Américas. Brasília, Ministério da Educação, pp.251-268.

Grin, Mônica (2001). “Esse ainda obscuro objeto de desejo - Políticas de ação afirmativa e ajustes normativos: o seminário de Brasília”, Novos Estudos CEBRAP, São Paulo, n° 59, pp. 172-202.

Guimarães, Antônio Sérgio (1999). Racismos e anti-racismos no Brasil. Editora 34, São Paulo.

________ (2003). “Ações Afirmativas para a população negra nas universidades brasileiras” in Santos, Renato Emerson dos; Lobato, Fátima (eds). Ações afirmativas - políticas públicas contra as desigualdades raciais.Rio de Janeiro : LPP/DP&A, Coleção Políticas da Cor. pp. 75-82.

________ (2006). “Depois da democracia racial” en Tempo social, vol.18, n° 2, São Paulo.

Hanchard, Michel George (2001). Orfeu e o Poder - Movimento Negro no Rio e São Paulo,Rio de Janeiro : UERJ.

Hasenbalg, C. (1979). Discriminação e desigualdades raciais no Brasil. Rio de Janeiro, Graal (2 ed. 2005, Belo Horizonte/Rio de Janeiro, Editora UFMG/Iuperj/Ucam).

Henrique, Ricardo (2001). Desigualdade racial no Brasil: Evolução das condições de vida na década de 90, IPEA, Texto para discussão, n° 807, Rio de Janeiro.

Igreja, Rebecca (2002).Corrigindo a desigualdade na escola, informe interno, MEC, Brasília.

_______ (2005a). Estado, diferença cultural e políticas multiculturalistas: uma comparação entre Brasil e México”, Tesis de doctorado en Antropologia Social Universidad de Brasília, Brasília.

_______ (2005b). “O Estado Brasileiro e as ações afirmativas” en ADVIR, n° 19, setembro, UERJ, Rio de Janeiro.

Kaufmann, R.F.M. (2007). – “Ações Afirmativas À Brasileira: Necessidade ou Mito? A implementação de políticas afirmativas para negros como mecanismo concretizador de Direitos Fundamentais. Uma análise histórico-jurídico- comparativa do negro nos Estados Unidos da América e no Brasil”. Revista Jurídica Consulex, Vol. 11, pp. 40-44 ; Série: 252.

Maio, Marcos Chor y Santos, Ricardo Ventura (2005). “Política de cotas raciais, os "olhos da sociedade" e os usos da antropologia: o caso do vestibular da Universidade de Brasília (UnB)”.Horiz. antropol., Porto Alegre, Vol. 11, n° 23.

Maggie, Yvonne y Fry, Peter (2004). “A reserva de vagas para negros nas universidades brasileiras” en Estudos Avançados, n° 50, USP, São Paulo, pp. 67-80.

Mello, Marco Aurélio (2003). “Óptica Constitucional - A Igualdade e as Ações Afirmativas”. In: Revista latino americana de Estudos Constitucionais, v 1, Belo Horizonte Del Rey, pp. 11-20.

Menin, M. y Shimizu, A. (2006). Representações sociais de diferentes políticas de ação afirmativa para negros, afrodescendientes e alunos de escolas públicas numa universidade brasileira ponencia presentada em el grupo de trabajo n° 23, 29° reunión de ANPED, São Paulo.

Paulo, C.A.S (2002). Movimento Negro, Participação e Institucionalidade: desafios para uma agenda pública, Tesis de Maestría, Universidad de Brasília.

Pena, Sergio Bortolini (2004). “Pode a genética definir quem deve se beneficiar das cotas universitárias e demais ações afirmativas?”, Estudos Avançados, Vol. 18, n° 50, pp. 31-50.

Pinto, P.G.H.R.(2006). “Ação Afirmativa, Fronteiras raciais e identidades acadêmicas: uma etnografia das cotas raciais para negros na UERJ”, em Ferez Junior y Zoninsein (eds), Ação afirmativa e universidade: experiências nacionais comparadas, Brasília:Editora UnB, pp. 136-166.

Rocha, Carmen Lúcia Antunes (1996). “Ação Afirmativa - O Conteúdo Democrático do Princípio da Igualdade Jurídica”, Revista Trimestral de Direito Público, n° 15:18 Brasília–DF.

Sansone, Lívio (2002). “La communauté noire existe-elle? identité et culture des afro-bahianais”, Cahiers du Brésil Contemporain, n° 49/50, pp. 135-154.

______ (2004). Negritude sem Etnicidade, Pallas / EDUFBA, Salvador/Rio de Janeiro.

______ (2005). “O bebê e a água do banho – a ação afirmativa continua importante, não obstante os erros da UnB”, Horizontes antropológicos, año 11, n° 23, pp. 251-254.

Santos, Emerson dos (2005). “Reserva de vagas para negros em universidades públicas: um olhar sobre a experiência brasileira”, en ADVIR, n° 19, setembro, UERJ.

Schwarcz, Lilia K. Moritz (2002). “Questão racial e etnicidade” en: Miceli Sérgio (org.). O que ler na Ciência Social brasileira (1970 -1995).São Paulo Editora Sumaré / CAPES / ANPOCS, pp. 267–326.

Schwartzman, Simon (1999). “Fora de foco: diversidade e identidades étnicas no Brasil”, Novos Estudos CEBRAP, n° 55, pp. 83-96.

Soares, Sergei (2008). “a demografia da cor: a composição da população brasileira de 1890 a 2007”in Theodoro, Mário (org), As políticas públicas e a desigualdad racial no Brasil – 120 anos após a abolição, Brasília: IPEA.

Sodré, Muniz (1999). Claros e escuros: identidade, povo e mídia no Brasil, Vozes, Petrópolis.

Telles, Edward (2003). Racismo à Brasileira, Dumará, Rio de Janeiro.

Haut de page

Notes

1  La Ley nº 4.151, del 4 de septiembre del 2003, determinó cambios en estos criterios: las universidades públicas estatales de Rio de Janeiro deberán establecer cupos reservados para los estudiantes pobres de 45%, distribuido de la siguiente forma: 20% para estudiantes oriundos de la red pública de enseñanza, 20% para negros y 5% para personas con discapacidad e integrantes de minorías étnicas, en los términos de la legislación en vigor.

2  Ver entrevista en http://www.agenciabrasil.gov.br/noticias/2009/08/20/materia.2009-08-20.8718274348/view

3  Nuevos estudios han buscado analizar la aplicación de las cuotas en estas universidades. Los resultados no siempre coinciden pero demuestran cómo la percepción de las cuotas depende tanto del contexto regional como también de la clase social, de si las personas son negras o blancas, del prestigio del curso, de si son cursos científicos o de ciencias humanas, si son los alumnos beneficiados por las cuotas o si son alumnos vinculados a un movimiento social o político (Pinto, 2006; Menin y Shimizu, 2006). Estos estudios apuntan en general hacia una profunda conciencia de los alumnos sobre la desventaja académica producto de la falta de condiciones para permanecer en la universidad y tener acceso a los instrumentos necesarios para su formación como libros, revistas, computadoras, etc. Por parte de los alumnos beneficiados con las cuotas, hay una preocupación con la estigmatización de sus personas, sobre todo con la imagen de descalificación académica.

4  Algunas universidades ofrecen a los cuotistas un centro de apoyo, en general creado por iniciativa de las organizaciones negras, con el objetivo de ayudarlos a mejorar su calificación y su integración en la universidad o a obtener recursos y becas. Son núcleos que procuran invertir en la promoción de su autoestima, subrayando su potencial y contribuyendo a que se interesen más en el estudio y en obtener mejores resultados (Augusto dos Santos, 2005; Emerson dos Santos, 2005; Gomes, 2005; Brandão y Oliveira, 2005)

5  Sansone (2004, p. 35) afirma que es necesario un estudio más riguroso sobre los mestizos, categoría demográfica en rápida expansión, en vez de descartarla como un grupo residual. Sansone resalta que su concepción del mestizaje es radicalmente diferente de su celebración como “solución” para la cuestión de la “raza”. Para esa visión, el mestizaje es el enemigo de los derechos civiles y étnicos de los brasileños. El autor sustenta que el mestizaje debe ser considerado como un componente extremadamente importante de la etnicidad nacional.

6  Como afirma Sansone (2002, p. 141), la identidad negra más fuerte puede ser encontrada en Brasil, si la buscamos donde ella se expresa a través de formas más individuales. El autor define dos tipos de identidad negra: la identidad propiamente dicha, comprendida como un fenómeno colectivo; y la negritud, percibida como un comportamiento y actitudes individuales concentradas en torno de un orgullo negro. Esta última es más comparable con opciones y estrategias individuales y correspondería mejor con el caso brasileño.

7  Sansone (2002, p. 25) afirma que en las últimas dos décadas, los estudiosos, las fundaciones, y las ONGs en América Latina, han tendido que sobreponer un lenguaje polarizado (negro y blanco) que no siempre conduce a una mejor comprensión de la dinámica de la discriminación racial, frecuentemente sutil, ni de la variedad de formas posibles de resistencia individual o colectiva.

8  Muniz Sodré (1999), afirma que rechaza la alteridad si ella significa el distanciamiento del otro. El autor defiende el “convivialismo”, no como convivialismo tolerante, sino como la efectiva división de territorios. Un compañerismo (intercambios, interacciones, trabajo conjunto, convivencia prolongada) entre singularidades y no de una manera cívica y de piadosa tolerancia democrática. No se trata apenas de isonomía, sino principalmente, de isotopía – igualdades de lugares.

9  Según la autora, si el mestizaje no es un atributo exclusivo de Brasil, es aquí que el mito de la convivencia racial armoniosa gana una envergadura sin par, asegurándole un lugar de modelo. La preocupación de estos autores es que esas nuevas políticas destruyan la mayor sociabilidad entre las razas en el país. Es difícil aceptar que, de un momento a otro, Brasil –antes considerado como un modelo de paraíso racial, que ciertamente nunca fue—se transforme en el infierno racial (retomando la expresión de Sansone), que ciertamente no lo es.

10  http://www1.folha.uol.com.br/folha/educacao/ult305u18820.shtml

11 Un ejemplo, es la dificultad de implementación establecida en ley de enseñanza de historia de África y de la cultura negra en las escuelas.

12  Como fuente uso algunos puntos que estuvieron en discusión en el Seminario de Políticas afirmativas para la inclusión racial en la enseñanza superior realizado en la Universidad de Brasilia (21 y 22 de agosto de 2006), que reunió de manera especial a representantes de algunas universidades que aplican el programa de cuotas, representantes de organizaciones negras, del Ministerio de Educación y de la SEPPIR para hacer una evaluación conjunta de las políticas de cuotas.

13  Sérgio Costa (2002, p. 56) afirma que carecería de plausibilidad la subsunción de las adscripciones regionales en el ámbito de las adscripciones raciales contra los afrodescendientes, como afirmaría Guimarães. Aunque compartan una adscripción negativa que puede ser de la misma intensidad, Costa dice que los negros y nordestinos seguramente no son simbólicamente construidos como categorías similares y sustituibles en el repertorio racial brasileño. Por lo menos desde final del siglo XIX, se construyó una imagen del Norte, después del Nordeste, como una región inepta para el progreso y refractaria a la modernización; sobre esta afirmación y no sobre la polarización blanco/negro, es que se debe buscar la explicación del racismo que tornó víctima al nordestino en el Sur y en el Sudeste.

14  En un artículo reciente, Sergei Soares (2008) usa los datos censitários que demuestran un aumento de la proporción de negros brasileños para concluir que una mayor identificación de “blancos” como negros sería responsable por este aumento más que una explicación por tasas demográficas. El autor comenta que lo que está ocurriendo es que Brasil está se asumiendo como una nación de negros puesto que la mayor visibilidad de esta población en los medios de comunicación, ocupando espacios políticos, permite que sientan más orgullosos de hacerlo. Sin embargo, esto sería suficiente para negar la riqueza multirracial y multicultural del País reduciendo a un País “negro”? Esta mayor identificación en las encuestas no se debe también a una estrategia para beneficiarse de un momento en que las cuotas están siendo divulgadas? Son los estudios estadísticos suficientes para atestar esa mudanza de identificación?

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rebecca Igreja, « El proyecto de cuotas raciales y la afirmación del negro en Brasil », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 19 décembre 2009, consulté le 18 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/57985 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.57985

Haut de page

Auteur

Rebecca Igreja

Doctora en Antropología Social, Investigadora independiente
ligreja@hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page