Navigation – Plan du site
Débats | 2010
Espacios urbanos, lugares domésticos convergencias y divergencias – Coord. Osvaldo Otero
Catherine R. Ettinger

Una nueva domesticidad. Los indígenas de la Alta California y la vivienda misional

A new domesticity. Indigenous people of Alta California and the missions' residences.
[05/01/2010]

Résumés

La cristianización de la población nativa de la Alta California en el siglo XVII, al igual que los procesos de evangelización en otras partes de Iberoamérica, implicó la modificación de estructuras espaciales. Este trabajo indaga específicamente el caso de la reestructuración de los espacios domésticos en relación con el deseo de europeizar la población nativa en la Alta California. Retoma las voces de los distintos actores –exploradores, comandantes, frailes e indígenas—con la finalidad de dilucidar las distintas perspectivas sobre los espacios domésticos y la necesidad de su modificación. Se argumenta la conciencia por parte de los frailes franciscanos del rol que jugaba el espacio en general y la vivienda en particular en su proyecto de cristianización y europeización de la población nativa.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1En 1835 un joven indígena de la misión de San Luis Rey en la Alta California describió una escena cotidiana:

  • 1  Pablo Tac, Indian Life and Customs at the Mission San Luis Rey; a record of California mission lif (...)

A las doce comen juntos y le dejan al viejo su parte, sus tazas de barro, sus ollas de fibra bien tejidas de donde el agua no se puede salir excepto cuando se levanta a la cara del sol, sus sartenes de barro, sus parrillas de madera hechas para ese día y sus jarrones de agua también de barro. Sentados en torno a la fogata están platicando y comiendo. Lástima para ellos si en ese momento cierran las puertas. Entonces, el humo, levantándose, siendo mucho, y la apertura que sirve de ventana siendo pequeña, se viene hacia abajo, tratando de salirse por la puerta y se queda en medio de la casa, y comen, y entonces platicando, riéndose y llorando sin querer.1

2Este pequeño texto tomado de una descripción de la vida en la misión de San Luis Rey constituye una ventana a la vida doméstica en la misión. Se trata del único registro, que se conserva, escrito por un neófito durante el periodo misional y nos permite acercarnos a la perspectiva de los habitantes de la misión en el proceso de adaptación a una nueva vivienda.

3Los espacios domésticos, salvo los de gran escala o de destacados personajes, suelen estar prácticamente invisibles en la historiografía de la arquitectura, aunque no nos quedan dudas acerca de su importancia como escenarios de la vida cotidiana y reflejo de complejas relaciones sociales. El caso de las misiones no es excepción y los estudios al respecto de su arquitectura ha dado preeminencia a cuestiones estilísticas y a los edificios principales como templos o conventos sin considerar áreas productivas, infraestructura y vivienda. En el presente ensayo se aborda el caso de los espacios domésticos de las misiones de la Alta California, un territorio en los límites temporales y geográficos de la Nueva España, en que misionaron frailes franciscanos entre 1769 y 1834 estableciendo 21 conjuntos misionales en la franja costera para atender una población nativa que llegó a 21,000 neófitos. El programa de evangelización que se implementaba en este territorio incluía la sustitución de la vivienda indígena tradicional por otra más aceptable desde la perspectiva de los frailes. El interés en el presente trabajo es atender la cuestión de la sustitución de la vivienda en una aproximación desde el punto de vista de los diferentes actores y a partir de la arquitectura misma como fuente, para reflexionar sobre su rol como impulsor de modificaciones en el modo de vivir de los indígenas.

Las voces

4Los diarios de expedición y los registros de naturalistas e ingenieros militares son una fuente que no sólo provee información acerca de la Alta California y sus grupos indígenas al inicio del proceso de evangelización, sino que, además, permiten entrever las actitudes de los europeos al observar al “otro”. Aparece en ellos el asombro ante nueva flora y fauna al lado de sus juicios y prejuicios sobre los habitantes de la región y su manera de vivir. El acercamiento a la mirada de estos actores, permite comprender mejor las estrategias y las políticas empleadas en la cristianización de la población y algunos de los conflictos entre el poder civil y los religiosos al respecto, particularmente en relación con el tratamiento de los indígenas.

  • 2 Miguel Costansó, Diario del Viage Hecho al Norte de la California de Orden del Excelentisimo Señor (...)
  • 3  Juan Bautista de Anza, Diario del primer viaje a la California, 1774 transcripción de Julio César (...)
  • 4  Francisco Hermenegildo Garcés, Diario de Garcés de 1775 transcripción de John Galvin tomada de Web (...)
  • 5  Juan Bautista De Anza, Diario de su Expedición Colonizadora, octubre 1775-junio 1776. AGN Californ (...)
  • 6  Francisco Hermenegildo Garcés, Diario del Padre Francisco Hermenegildo Garcés de su participación (...)
  • 7  Pedro Font, Diario de Padre Pedro Font de la Expedición Colonizadora de don Juan Bautista de Anza, (...)

5Para el periodo inicial se cuenta con el diario del ingeniero Miguel Costanzó quien participó en el viaje de exploración de la Alta California que se realizó entre julio de 1769 y febrero de 1770 a cargo de Portolá, después de que se había realizado la fundación de la misión y presidio de San Diego.2 Entre enero y julio de 1774 Juan Bautista de Anza emprendió un viaje entre Tubac (en el actual estado de Arizona) y Monterey (en California) con la intención de encontrar una ruta terrestre entre Sonora y California;3 el capitán fue acompañado del fraile Francisco Garcés y ambos dejaron sus impresiones en entradas de diario.4 Una de las fuentes más ricas para el periodo proviene de un segundo viaje, también a cargo del Capitán de Anza,5 en que participó de nuevo Francisco Garcés6 y también el fraile Pedro Font;7 este viaje se realizó entre septiembre de 1775 y junio 1776.

  • 8 Pedro Fages, Extracto de Noticias del Puerto de Monterrey, Biblioteca Nacional de México, Fondo Res (...)
  • 9  Salvador Bernabéu, “Diario de las Expediciones a las Californias” de José Longinos, Madrid, Doce C (...)
  • 10  Malcolm Margolin (editor), Monterey in 1786, life in a California mission; the journals of Jean Fr (...)
  • 11  Por ejemplo Francisco Palóu, Informe que envió el padre presidente fray Francisco Palou desde el r (...)

6Por otra parte testigos de los primeros años el desarrollo de las misiones dejaron sus observaciones en diversos documentos. Pedro Fages, participante en la expedición de Portola (1769-1770) y gobernador de la Nueva California entre 1770 y 1774 dejó interesantes textos sobre los indígenas, con una perspectiva distinta a la de los religiosos.8 El Diario de Expediciones a las Californias de José Longinos, quien recorrió las californias entre 1790 y 1792 provee mucha información sobre la flora y fauna, además de algunas descripciones de los indígenas y su manera de vivir.9 Otro texto con descripciones de vivienda es el diario de Jean François Galaup de la Pérouse quien visitó California en 1786.10 Visitantes extranjeros que llegaron a California dejaron diversas impresiones sobre las misiones y en particular sobre la cuestión del alojamiento. Destaca el ruso Otto von Kotzebue quien estuvo en California entre 1816 y 1826 y el francés August Bernard Duhaut-Cilly quien estuvo en la misión de San Luis Rey entre 1827 y 1828, hacia finales del periodo misional. Y, por último, documentación como informes, solicitudes y cuestionarios también nos permiten escuchar las voces propias del momento.11 Destaca en estas fuentes las diferentes perspectivas de los observadores: los científicos y naturalistas se expresan en un lenguaje claro y conciso, mientras que los diarios de los religiosos suelen ser más reflexivos y, en ocasiones, más prejuiciosos.

  • 12 No terminó este trabajo. Escribió un diccionario de 1,200 palabras en orden alfabético llegando has (...)
  • 13  Pablo Tac, op. cit.
  • 14 Representación que el Capitán Salvador Palma hace al virrey pidiéndole autorice el bautismo para él (...)
  • 15  Robert Heizer (editor), The Indians of Los Angeles County; Hugo Reid’s Letters of 1852, Los Angele (...)

7Las voces indígenas se escuchan poco. El texto citado al inicio del presente ensayo es único y consiste en una descripción de la conversión y la vida cotidiana en la misión de San Luis Rey. Pablo Tac había nacido en la misión en 1822; destacó como alumno brillante en la escuela de la misión por lo que el padre Antonio Peyrí decidió llevarlo a él y a otro joven cuando se retiró de California en 1832. Por dos años estuvo con los jóvenes en el Colegio de San Fernando en México y posteriormente los envió a estudiar en el Colegio Urbano de Roma bajo la tutela de Giuseppe Caspar Mezzofanti. Mezzofanti, debido a su interés en lenguas, le pidió a Pablo Tac que elaborara una gramática y un diccionario de luiseño.12 Escribió además el ensayo mencionado en que describe la misión, las actividades cotidianas, los juegos y la historia de los luiseños; aunque está impregnado de una visión cristofílica y relata con júbilo la llegada de los frailes para salvar a los indígenas, constituye un documento etnográfico único.13  En 1776 un capitán indígena de los yuma hizo una petición al Virrey para que hiciera el envío de misioneros para bautizar a su gente. En respuesta se le envió a Palma un cuestionario que consistía en 19 preguntas acerca de su familia, las costumbres de su pueblo y las razones por las cuales se querían cristianizar.14 Se trata de un grupo de yumas que no está dentro del territorio evangelizado, no obstante, se considera relevante por su cercanía geográfica y por tratarse de la misma temporalidad. Otra voz que hace eco de la perspectiva de los indígenas, es la de Hugo Reid, un escocés residente en Los Ángeles casado con una mujer nativa. Reid fue un acérrimo crítico del sistema misional. Llegó a California en 1832, hacia finales del periodo misional, y publicó en 1852 una serie de 22 cartas en el periódico The Los Angeles Star que constituyen un documento etnográfico importante para el estudio de los indígenas de la misión de San Gabriel.15

El territorio la gente y su vivienda

  • 16  Alfred L. Kroeber, Handbook of the Indians of California, New York, Dover Publications, 1976 Cfr. (...)
  • 17 Salvador Bernabéu, op. cit., pp. 212 y 227.
  • 18  Con respecto a los grupos evangelizados por los franciscanos, podemos señalar que dentro del terri (...)

8La Alta California, a la llegada de los frailes franciscanos en 1769, estaba poblada por veinte etnias indígenas provenientes de seis distintas familias lingüísticas con un gran número de subgrupos; considera James Sandos que probablemente existían entre 64 y 80 idiomas distintos.16 A pesar de la diversidad étnica y lingüística, estos grupos compartían una serie de rasgos culturales. José Longinos,17 quien visitó California entre 1791 y 1792 notó: "No obstante que en este distrito de cuarenta o cincuenta leguas apenas varían en sus costumbres, por seguir la confusión en sus idiomas, en ésos sí varían, pues en este corto terreno he observado hasta cinco.”18

  • 19  M. Kat Anderson, Michael G. Barbour y Valerie Whitworth, “A World of Balance and Plenty: land, pla (...)

9Como una de las regiones más densamente pobladas de América del Norte –con excepción de Mesoamérica—la Alta California tenía una población sedentaria a pesar de no practicar la agricultura.19 Esto se debe a la gran abundancia del medio ambiente y a la manipulación que hiciera de él los indígenas; la quema sistemática de pastizales para comer brotes frescos, el uso de sustancias que se echaban a los ríos para aturdir a los peces y poderlos cosechar y un complejo proceso de preparación de la bellota de roble para el consumo humano fueron centrales a la conformación de una base estable de sustento alimenticio de la población. En la visita que hizo a la California entre 1775 y 1776 el padre Pedro Font comentó la abundancia del medio en los alrededores de la misión de San Gabriel:

En el ojo de agua se cria naturalmente apio, y otras hiervas que parecen lechuguitas, y unas raizes como chirivias; y hay por alli cerca muchos nabos, que de un poco de semilla que se tiró, se apoderaron de la tierra, y cerca del parage antiguo de la Mission, que dista de este nuevo como una legua al sur, se cria mucha abundancia de berros, de los que comi bastantes […] parece tierra de Promission.20

  • 21  Francisco Palóu, en su Informe … op. cit. refiere propiedad privada y también diferencias entre in (...)
  • 22  Robert H. Jackson, “Agriculture, Drought and Chumash Congregation in the California Missions (1782 (...)

10La explotación de estos recursos implicaba cierta división territorial; aunque dista de la concepción occidental de la propiedad privada, se reconocía el derecho de los diferentes grupos en la explotación de ciertas zonas.21 De hecho, la falta de comprensión de la estructura territorial indígena por parte de los españoles probablemente fue causa de tensión entre aldeas indígenas y misiones, pues con la llegada de ganado a la región que consumía los pastizales que servían de alimento a la población nativa, los indígenas perdían una fuente importante de alimento.22

11Los asentamientos y viviendas indígenas, con notables variaciones según la región, se erigían principalmente con ramas consolidadas con lodo. En la mayor parte del territorio evangelizado que consiste en la franja costera desde la actual ciudad de San Diego hasta la Bahía de San Francisco, las viviendas eran de planta circular y se agrupaban de manera irregular en el paisaje; algunos elementos centrales a los asentamientos eran los temascales y la casa del “capitán” local, generalmente de mayores dimensiones que las demás casas. Además, aparece en muchas de las descripciones un espacio abierto central a manera de plaza

Fig. 1. Mapa de California indicando la ubicación de misiones, presidios y pueblos @C. Ettinger

12En algunas regiones, principalmente en el sur, las casas se fabricaban en forma semi-enterrada. Según Kroeber, la casa permanente de los luiseños se construía a partir de una excavación de aproximadamente dos pies de profundidad y su cubierta era de tierra apoyada en una estructura de madera. Para habitaciones de mayores dimensiones, se levantaban uno o dos pies derechos en el centro, sobre el cual se colocaba el material de cubierta logrando una forma más rebajada. En ambos casos el marco se cubría con una capa de corteza o ramas sobre la cual se colocaba la tierra. Al centro de la cubierta se dejaba una apertura para la salida del humo puesto que se acostumbraba prender el hogar al interior de la vivienda. La familia dormía en torno al hogar central, con los pies hacia el centro. La casa de los diegueños, tanto en la costa como en las montañas era de planta ovalada y también tenía su cubierta de tierra.

  • 23  Arlene Benson, The Noontide Sun; the field journals of the Reverend Stephen Bowers, Ballena Press, (...)
  • 24  R. L. Olson, “Prehistory of the Santa Barbara Area”, en R. F. Heizer y M. A. Whipple (eds.), The C (...)

13La casa cónica probablemente fue la estructura más generalizada entre los indígenas de California. Las descripciones más detalladas se refieren a la cultura chumash que ocupaba la costa desde Los Ángeles hacia el norte hasta San Luis Obispo. Este grupo fue el de mayor densidad poblacional en California y Arlene Benson, con base en el trabajo del arqueólogo Stephen Bowers, publicó reconstrucciones de sus pueblos.23 La excavación completa de una vivienda reveló una estructura circular de 5.10 metros de diámetro. El marco de la puerta, orientada hacia el norte se construyó utilizando huesos de ballena que cerraba en su parte superior en forma de arco. La cubierta se apoyaba en una estructura de palos en el perímetro con otros apoyos (4 o 5) cerca del centro del claro. La estructura se cubría con dos o tres capas de zacates. El espacio interior contaba con un hogar central circundado por piedras planas. El nivel de piso aumentaba hacia el perímetro y su superficie se recubría con arena de mar.24 Está bien documentada la costumbre de quemar la vivienda periódicamente para controlar la infestación de pulgas y otros insectos.

Las impresiones

  • 25 Miguel Costansó, Diario del Viage Hecho al Norte de la California de Orden del Excelentisimo Señor (...)

14Las primeras impresiones que los asentamientos nativos causaron en los europeos quedaron plasmadas en los documentos descritos como fuentes del presente ensayo. Los militares y naturalistas retrataron la solución nativa a la vivienda sin menosprecio. Por ejemplo, Miguel Costanzó dejó tres descripciones de aldeas que vio entre agosto y octubre de 1769:25

Havía en medio de la rancheria un caseron de forma esferica, mui capáz, y las demas casitas de hechura piramidal, mui reducidas de rajas de pino: y por sobre salir a las demas la casa grande, quedó con este nombre la rancheria.

Más adelante, presenta otra descripción “desde este sitio descubrimos un espacioso llano que se estendia para el sur, y poniente hasta el mar cubierto de pastos, y con alguna arboleda: havía cerca de nuestro campamento una ranchería mui corta de gentiles alojados en sus chozas cubiertas de zacate de forma esferica como una media naranja con su respiradero en lo alto por donde entraba la luz y tenía salida el humo.

contamos hasta treinta casas grandes y capaces de forma esferica bien construidas y techadas de zacate…

15El naturalista José Longinos también admiró los asentamientos indígenas:

  • 26  Salvador Bernabeu, op. cit. p. 214.

Estos indios viven en sociedad y tienen domicilio fijo. Las casas las tienen juntas y muy bien construidas; son redondas como un horno; la luz les entra por el centro de arriba; son espaciosas y bastantes cómodas; sus camas hechas en tapeste con cueros y tápalos para arroparse, y con sus divisiones como camarotes de un barco y, aunque duerman muchos en la casa, no se ven unos a otros. En el centro del piso de esta habitación hace la lumbre para cocer sus semillas, pescados u otros de sus comestibles, que todo lo comen cocido o asado. Inmediato a esta casa que habitan, tiene otra más chica para guardar semillas, pescado seco, sardinas y otros comestibles para el invierno, que el frío, aguas y revoluciones de la mar no les deja buscar qué comer.26

16Pedro Fages dejó una de las más completas descripciones de las viviendas de los chumash, etnia que habitaba el canal de Santa Bárbara:

  • 27  Pedro Fages, op. cit., f. 18.

Ocurre luego un Pueblo formal el mas numeroso, y coordinado dequantos hasta alli se habian visto […] Las casas llegarían a treinta, Capaces, y mui bien construidas de la misma figura esferica que sehadicho: y los Vecinos, contandose solamente los que vinieron a obsequiarnos y regalarnos, no bajarían de quatrocientos.27

  • 28 Ibidem, f. 35.

Sus casas de figura de medios globos, estan construidas con primor y capas cada una de albergar quatro o cinco familias que acostumbran vivir juntos siendo de Parientes. Dejan una Puerta al Oriente, y otra al Poniente, y su Claraboya en la parte superior medio a medio. Las camas se forman en alto sobre tarimas que aca llaman tapestles, de gruesas baras, sirbiendo de colchon una estera de tule, y de cortinas otras quatros, que forman una alcoba. Debajo de la Tarima queda la cama de los Yndizuelos, bien acomodada.28

  • 29 Ibidem. Heizer y Whipple consideran que las “cuevas” a las que refiere Fages eran temasacales. Ver (...)

El Indio las mas veces no duerme por las noches en su casa sino llebando consigo sus armas, arco y carcaso, acostumbran estos Gentiles congregarse muchos engrandes cuebas subterráneas, y así pasan las noches […]29

17Estas descripciones muestran a la vivienda del indígena como resultado de su ingenio y de sus habilidades. Mencionan la amplitud, la posibilidad de la subdivisión de sus espacios interiores y señalan además la solución al problema de la salida de humo. De los mismos viajes de exploración emana otra serie de descripciones, ahora hechas por los religiosos. En ellas queda patente lo que sería la justificación de la política misional: la necesidad de reestructurar el espacio y de fomentar los asentamientos compactos. Señaló Palou al respecto del inicio de la evangelización en la Alta California que:

  • 30  Francisco Palóu, Vida de fray Junípero… op. cit., p. 83.

 … para conseguir tan importantes designios [la evangelización] era necesario que viniesen muchos operarios evangélicos, con todo avío de ornamentos y vasos sagrados para la iglesia, utensilios de casa y herramientas de campo, para imponer a los recién bautizados en el laborío de tierras, para que por este medio con los frutos que se cogiesen, pudieran mantenerse como gentes y no como pájaros, según lo hacían con las silvestres semillas que produce el campo, y lograr al propio tiempo su cultura y adelantamientos.30

  • 31  Pedro Font, op. cit., Entradas para 28 de noviembre, 7 y 24 de diciembre de 1775, Transcripción to (...)

18Notamos en el texto de Palou que compara a los indígenas con pájaros; el fraile Pedro Font destaca con más claridad lo que consideraba las deficientes viviendas indígenas y también compara a los indígenas con animales por su forma de vivir. Recalca la superioridad de la vivienda europea y en general de la vida sedentaria en “policía”. Estas descripciones aportaban a la justificación de los cambios en los asentamientos y vivienda que se veía como centrales al proceso de evangelización. Presentamos algunos ejemplos:31

[…] y á la noche se estuvieron hasta muy tarde Yumas y Opas al rededor de la lumbre, tirados en el suelo, y medio enterrados en la arena, y amontonados como cochinos, como ellos acostumbran, cantando á su modo funebre, y tocando el tambor con una corita, con los quales me estuve tambien un rato.
Sus casas son unas chozas de palos algo levantadas, y cubiertas con tierra por el techo y lados, y algo profundizas en el suelo á modo de conejera, y en cada una viven veinte, ó treinta, ó más, como cochinos: y estas no estan juntas en forma de poblaciones, sino desparramadas en las vegas formando rancherias de tres, ó quatro, ó mas, ó menos.Poco antes de parar, cerca el ojito de agua vimos otra rancheria, cuyas casas eran unas grutas medio subterraneas formadas entre las peñas, y algo tapadas con ramas y tierra, á modo de conejeras; y los Indios salieron de sus grutas como alterados[...]

19Las observaciones hechas por Font sobre la vivienda indígena prefiguran lo que sería un importante componente de las estrategias de cristianización: la implementación de un nuevo tipo de casa y el alejamiento de la población de sus asentamientos tradicionales. Sin duda el dotar a la población de vivienda no respondía a una necesidad física, pues las misiones se establecían en o cerca asentamientos existentes y su población tenía vivienda. Se trataba de la necesidad de imponer una nueva estructura espacial a lo existente y de acostumbrar al nativo a una nueva forma de vivir. En el territorio Yuma, Font se acercó al capitán indígena Salvador Palma y le explicó que:

  • 32 Ibidem. Entrada para 28 de noviembre de 1775.

…era menester, que quisiessen aprender la doctrina para que fuessen christianos; tambien, que havian de aprender á albañil, carpintero, á labrar las tierras, y trabajar, etc. y que havian de vivir juntos en un Pueblo que se havia de formar de la gente para que alli viviessen juntos en sus casas, y no desparramados, como ahora; y que se havia de hacer una casa para el Padre, y una Yglesia...32

  • 33 Representación que el Capitán Salvador Palma hace al virrey pidiéndole autorice el bautismo para él (...)

20El interés del capitán Palma por ver cristianizados a los yuma quedó manifiesto en la argumentación presentada al virrey en que aseveró que “la nación Yuma es fija en varios Pueblos o Rancherías, donde tienen sus siembras, con bastante orden uno y otro”.33

Las acciones

21Como parte misma de las estrategias en la cristianización y europeización de la población, los frailes franciscanos implementaron en la Alta California un programa de construcción de vivienda que permitiría tener mayor control sobre la población con la intención de modificar costumbres y modo de vida. Consistía en acciones concretas como la fragmentación de los núcleos familiares y la repartición de los miembros en distintas unidades de vivienda. Las mujeres mayores de 6 o 7 años, las viudas y solteras eran asignadas a una habitación dentro del cuadro de la misión llamada monjerío. Allí pernoctaban bajo llave. Los hombres solteros en algunas misiones estuvieron sujetos a dormitorios y en otros dormían en la cocina (pozolera) o en las arcadas circundantes al patio central, usualmente fuera de clausura. Las familias nucleares –parejas con hijos menores de 6 años—vivían en unidades de vivienda que los documentos de la época llaman “rancherías”. Éstas eran hileras de habitaciones de adobe con cubiertas de teja colocadas formando una plaza central u organizadas a lo largo de callejones ortogonales. Estas casas venían a suplir la vivienda tradicional existente y representaban una importante inversión en recursos de la misión. (Ver Tabla I).

Tabla I

Dimensiones de las habitaciones para los neófitos en algunas misiones de la Alta California

Misión

Año de Construcción

Dimensiones

San Antonio Padua

1776 y 1780

4 x 4 varas

San Gabriel

1807 y 1808

5 x 6 varas

San Luis Obispo

1801

7 x 5 varas (con alcoba)

1802

9 x 6 varas (con alcoba)

San Francisco de Asís

1800

7 x 3 ½ varas

Santa Bárbara

1798

4 x 6 ½ varas

La Purísima Concepción

1813 y 1823

6 x 3 ½ varas con alcoba de 6 x 2 ½ varas

Santa Cruz

1822

7 x 6 varas con tapanco

San José

1837*

8 x 16 varas

San Juan Bautista

1824

5 x 6 varas

San Miguel Arcángel

1805 y 1806

6 x 6 varas

Santa Inés

1812

6 ½ x 6 ½ varas

*Esta fecha no se refiere a construcción, sino fecha de inventario en el que se dan los datos de medidas de las habitaciones

Las medidas están tomadas de los informes anuales, con excepción de La Purísima, San Juan Bautista y Santa Cruz donde provienen del registro arqueológico. En estos tres casos son medidas aproximadas que incluyen los grosores de muros, por lo que habría que considerar una reducción de espacio interior debido al hecho de que los muros exteriores podían medir hasta una vara en su grosor.

Fig. 2. Reconstrucción hipotética de una vivienda para neófitos @Guadalupe Tafoya,

  • 34  Albert L. Hurtado, Intimate Frontiers; sex, gender and culture in old California, Albuquerque, Uni (...)

22La fragmentación de la familia y el control impuesto sobre ella a través de una nueva estructura espacial respondió a varios objetivos misionales. Entre ellos se puede mencionar el incidir en las prácticas sexuales de los nativos quienes no reconocían la noción de virginidad y además aceptaban a la homosexualidad.34 Por otra parte, se practicaba la poliginia entre los caciques de la Alta California, otra costumbre inaceptable desde la perspectiva de los padres. El vigilar a la población en sus asentamientos tradicionales, cuya estructura no era legible a los europeos, y el cuidar el respeto hacia las normas cristianas en viviendas donde radicaba la familia extensa, seguramente se dificultaba.

  • 35  Otto von Kotzebue atribuyó la alta mortandad en las misiones a la falta de higiene. Ver Edith Webb (...)

23Los nuevos espacios distaban de los tradicionales. El indígena se mudó de una estructura ligera y ventilada a una habitación oscura y húmeda y de una estructura espacial circular con un acomodo irregular a un espacio ortogonal y un asentamiento de mayor densidad. Este cambio se asocia, según algunos documentos de la época, con problemas de salud, y sin duda implicaba un proceso de adaptación por parte de la población indígena.35

Fig. 3. Croquis de la distribución del conjunto misional de Santa Bárbara en el cual se aprecia hacia la ubicación de las unidades de vivienda y su relación con la plaza al frente del templo @C. Ettinger

Las reacciones

  • 36  Glenn J. Farris y John R. Johnson, Prominent Indian Families at Mission La Purisima Concepción as (...)
  • 37  “George Vancouver”, en Francis J. Weber, Prominent Visitors to the California Missions, Los Angele (...)
  • 38  AGN, Provincias Internas, Volumen 216, f. 89v. Es importante señalar que este documento forma part (...)

24No es de todo fácil discernir, a partir de los documentos, la reacción a la imposición de una nueva vivienda por parte de la población nativa. Sin duda, representaba en muchos casos un símbolo de estatus y parece existir alguna evidencia de que en algunas misiones se reservaba para los neófitos más cercanos a las labores de la misión. Para el caso de la Misión de La Purísima Concepción, Farris y Johnson, a través del estudio de los registros bautismales, llegaron a la conclusión de que las nuevas casas de adobe estaban reservadas para los neófitos más aculturados.36 Dos viajeros que visitaron las misiones de Santa Clara y San Carlos Borromeo también comentaron que las nuevas viviendas se adjudicaban a un grupo selecto de indígenas cristianizados.37 No es de dudarse que algunos de los neófitos, ansiosos de adaptarse a sus nuevas circunstancias e incorporarse plenamente a la vida misional, vieran en la nueva vivienda una manera de representar una nueva identidad y la pertenencia al proyecto misional. Además, en un inicio en que la vivienda nueva no alcanzaba para albergar la totalidad de la población neófita es de entenderse que fuera codiciada. Así, mencionan los padres Tapis y Cortés de la misión de Santa Bárbara reportaron que después de que habían terminado la construcción de casas de adobe para 20 familias, otros neófitos, deseosos de una casa igual, trabajaron voluntariamente para componer un camino que facilitara traer madera para la construcción de más viviendas.38 En esta misión la ranchería llegó a conformarse por 252 habitaciones de adobe.

  • 39  Auguste Bernard Duhaut-Cilly en Edith Webb, Indian Life at the Old Missions, Los Angeles, Warren F (...)
  • 40  Robert F. Heizer, (editor), op. cit., pp. 78 y 98.

25Otras fuentes mencionan el rechazo tajante a la nueva vivienda. Por ejemplo, el viajero francés Duhaut – Cilly remarcó en 1826 que los indígenas de la misión de San Luis Rey habían rechazado la vivienda construida por los misioneros por considerarla insalubre y que el padre había permitido que volvieran a sus chozas tradicionales.39 Hugo Reid, escribió en 1852 sobre la molestia de los neófitos de la misión de San Gabriel con la vivienda de adobe y comentó su júbilo cuando se secularizó la misión y se les “permitió de nuevo el lujo de una casa de tule”.40

  • 41  De nuevo con referencia al cuestionario aplicado difieren las versiones de comandantes y frailes; (...)
  • 42  Son varios los autores que tratan el tema de la violencia contra la mujer. Véase Sherburne Cook, T (...)
  • 43  Se desarrolla la cuestión del monjerío en el texto Catherine R. Ettinger, “Aculturación y Arquitec (...)

26Con respecto al monjerío, la habitación en que se encerraban las mujeres, existen también algunas contradicciones.41 Aunque las fuentes señalan la oscuridad, la humedad y la falta de higiene en estos espacios y su relación con la enfermedad, es curioso notar el ingreso a la vida misional de un mayor número de mujeres que hombres. Así, a pesar del encierro y las pésimas condiciones de estos espacios, representaban una opción atractiva para mujeres que veían a su vida tradicional desmoronarse. Afuera de la misión, estaban vulnerables a la violencia42 mientras veían desaparecer sus comunidades; ante este escenario, el encierro y la garantía de su integridad física y sustento alimenticio serían incentivos para ingresar a la vida misional.43

Reflexiones finales

27Ante estas distintas perspectivas sobre la aceptación de la nueva vivienda habría que reconocer que la modificación en los espacios domésticos implicaba un complejo proceso de negociación cultural; el espacio fue un dispositivo que coadyuvaba a ciertas prácticas e inhibía otras y los cambios implicaban un proceso de adaptación por parte de la población nativa. En términos de cualidades arquitectónicas el cambio fue radical. El indígena pasó de ocupar casas con muros curvos y materiales que permitían la entrada de luz difusa, a confinarse en espacios ortogonales construidos de materiales duraderos como el adobe. Estas habitaciones, con cubiertas de teja, solían ser poco iluminadas, húmedas y malsanas en la percepción de los indígenas.

Fig 4.Croquis de la distribución del conjunto misional de San Antonio Padua. Las unidades de vivienda forman una "L" con cerrada hacia el exterior@C. Ettinger

28La construcción de las habitaciones de adobe no respondía a la falta de vivienda, sino al deseo de modificar las características de ella. Los frailes reconocían que, a través de la oferta de una nueva vivienda se podía aislar a los indígenas de sus ámbitos espaciales tradicionales. Los asentamientos tradicionales -- incluyendo espacios domésticos o privados y los públicos, como pudieran ser los temascales o los espacios abiertos -- estaban impregnados de significados rituales asociados con la cosmovisión nativa. El uso cotidiano de estos espacios por parte de los nativos dificultaría la labor de los evangelizadores en la erradicación de prácticas tradicionales que consideraban nocivas en el proceso de cristianización de la población, entre ellas la chamanería, la medicina tradicional, la poligamia y algunas prácticas sexuales. En este sentido, el espacio tuvo gran utilidad en la instrumentación de cambios. Por ejemplo, el monjerío, el espacio de encierro de las mujeres, no sólo garantizaba la castidad, sino que creaba entre los indígenas la misma noción de virginidad, noción ajena a su tradición cultural. Al mismo tiempo, las rancherías, o espacios domésticos de la familia nuclear, imponían el uso de espacio interior y un mayor aislamiento del exterior acorde a la tradición arquitectónica europea. De hecho, la cita de Pablo Tac con la cual se abrió el presente ensayo relata el problema que surge por la continuidad en la práctica de prender fogata al interior de la casa. La choza indígena tenía un agujero para la salida de humo; en el relato de Tac el humo llena la habitación de adobe y no encuentra salida. Con la implementación de las casas de adobe, el indígena se acoplaba a vivir en un asentamiento de mayor densidad y esto a la vez facilitaba el control de los nativos por parte de los frailes, quienes podrían vigilar la constitución familiar para impedir la poliginia y los casamientos entre hombres. Además, el uso de dispositivos como muros circundantes a la vivienda o acomodos en torno a un patio central permitía a los frailes un control estricto sobre los movimientos de sus neófitos. Era usual que el acceso a la ranchería estuviera además a la vista de las guardias de la misión.

29Referente a la lectura del espacio en relación con el control se notan varias cosas. En primer lugar las áreas habitacionales de los frailes se ubicaban en la crujía frontal del cuadro grande la misión. Esta situación permitía un control absoluto y la vigilancia sobre el ingreso al cuadro grande. Los frailes, en la noche, cerraban el acceso -- por su cercanía a éste -- podían vigilar cualquier movimiento, en el patio interior o en la explanada al frente del conjunto.

  • 44  AGN, Provincias Internas, Volumen 216, f. 82

30En contraste, las habitaciones de las mujeres (el monjerío) se localizaban en la parte más protegida del conjunto: en la crujía interior del cuadro grande. A menudo, estas habitaciones tenían a su disposición otro patio interior con cloaca y fuente para reducir la necesidad de que las mujeres salieran de su clausura. De hecho, un elemento que permite identificar la ubicación del monjerío en el conjunto es el caño, que se colocaba “para las necesidades, que se les pueden ofrecer de noche.”44El control no era el único sentido que dictaba el acomodo espacial de la misión; también habría que recordar la visión utópica que imperaba en la creación de una nueva comunidad cristiana. Elementos como fogones centrales y otros espacios comunitarios en conjuntos organizados en torno a un patio central fortalecían la creación de la noción de una comunidad distinta a la pagana que se encontraba hacia el exterior. El civilizar, hacer urbano, era el camino para la creación de una sociedad cristiana.En todo caso, se trata de una clara conciencia por parte de los franciscanos sobre el rol que juega el espacio en la vida social. Esta conciencia, visible en la Nueva España del siglo XVI en los espacios del sincretismo como las capillas abiertas y los grandes atrios, tomó otro camino en el norte. En lugar de retomar la experiencia espacial nativa para su reinterpretación, como en el sur, se modificaron radicalmente las estructuras espaciales. En los dos ámbitos, el espacio se comprendió como central a la implementación de cambio cultural.

Haut de page

Bibliographie

Bernabéu, Salvador, “Diario de las Expediciones a las Californias” de José Longinos, Madrid, Ediciones Doce Calles, Colección Theatrum, Naturae, 1994.

Costanso, Miguel, Diario del Viage de Tierra Hecho al Norte de la California de Orden del Excelentísimo Señor Marqués de Croix, Virrey, Gobernador Capitán General de la Nueva España y por Dirección del Ilustrísimo Señor don Joseph de Gálvez, del Consejo y Cámara de su majestad en el Supremo de las Indias, Visitador General de todos los Tribunales, Caxas Reales y Ramos de Hazienda de su Majestad en el propio Reyno, e Intendente de su Exercito y Executado por la Tropa Destinada a este objeto al Mando del Gobernador de la Referida Península, Don Gaspar de Portolá, capitán de Dragones en el Reximiento de España, 1769-1770.

De Anza, Juan Bautista, Diario de su Expedición Exploratoria para Encontrar una Ruta entre Sonora y Alta California, 1774.

----------, Diario de su Expedición Colonizadora, octubre 1775-junio 1776.

Font, Pedro, fray, Diario de Padre Pedro Font de la Expedición Colonizadora de don Juan Bautista de Anza, 1775- 1776.

Garcés, Francisco Hermenegildo, fray, Diario del Padre Francisco Hermenegildo Garcés sobre su Participación en la Expedición Exploratoria de Juan Bautista de Anza para Encontrar una Ruta Terrestre entre Sonora y Alta California, 1774.

Garcés, Francisco Hermenegildo, fray, Diario del Padre Francisco Hermenegildo Garcés de su Participación en la Expedición Colonizadora de Don Juan Bautista de Anza, 1775.

Gutiérrez, Ramón y Richard J. Orsi, Contested Eden; California before the Gold Rush, Berkeley, University of California Press, 1998.

Haas, Lisbeth, Conquests and Historical Identities in California; 1769-1936, Berkeley, University of California Press, 1995.

Heizer, Robert (editor), The Indians of Los Angeles County; Hugo Reid’s Letters of 1852, Highland Park, Southwest Museum, 1968.

Hurtado, Albert L., Intimate Frontiers; sex, gender and culture in old California, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1999.

Jackson, Robert H. y Edward Castillo, Indians, Franciscans and Spanish Colonization: the impact of the mission system on California Indians, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1995.

Margolin, Malcolm (introduction and commentary), Monterey in 1786; Life in a California Mission, the journals of Jean François de la Pérouse, Berkeley, Heyday Books, 1989.

Palou, Francisco, Vida de Fray Junípero Serra y Misiones de la California Septentrional, México, Editorial Porrúa, S.A., 1990.

Webb, Edith B., Indian Life at the Old Missions, Los Angeles, Warren F. Lewis Publishers, 1958.

Haut de page

Notes

1  Pablo Tac, Indian Life and Customs at the Mission San Luis Rey; a record of California mission life, edición y traducción de Minna y Gordon Hewes, San Luis Rey, California, Old Mission, 1958, p. 21. No se pudo consultar el original en español que se encuentra en la Biblioteca dell’Archiginnasio di Bologna como parte de la Colección Mezzofanti. La traducción del inglés dada da el sentido original del texto, aunque no son las palabras de Tac.

2 Miguel Costansó, Diario del Viage Hecho al Norte de la California de Orden del Excelentisimo Señor Marqués de Croix…, http://anza.uoregon.edu.

3  Juan Bautista de Anza, Diario del primer viaje a la California, 1774 transcripción de Julio César Montané Martí publicada por Universidad de Sonora en 1989 y difundida en Web de Anza en http://anza.uoregon.edu/

4  Francisco Hermenegildo Garcés, Diario de Garcés de 1775 transcripción de John Galvin tomada de Web de Anza en http://anza.uoregon.edu/

5  Juan Bautista De Anza, Diario de su Expedición Colonizadora, octubre 1775-junio 1776. AGN Californias, Volumen 36, expediente 14, ff. 391-517. Transcripción de Web de Anza en http://anza.uoregon.edu/.

6  Francisco Hermenegildo Garcés, Diario del Padre Francisco Hermenegildo Garcés de su participación en la expedición colonizadora de Don Juan Bautista de Anza, transcripción tomada de Web de Anza en http://anza.uoregon.edu/ AGN Californias, Volumen 36, expediente 14, ff. 391-517

7  Pedro Font, Diario de Padre Pedro Font de la Expedición Colonizadora de don Juan Bautista de Anza, Biblioteca Nacional de México, Fondo Reservado, Colección Archivo Franciscano, 4/80.1, ff. 1-29v. Hay una transcripción publicada de este diario. Ver Julio César Montané Martí, Fray Pedro Font. Diario Íntimo y diario de fray Tomás Eixarch, México, Universidad de Sonora y Plaza y Valdés, 2000. En el presente texto se tomaron las transcripciones publicadas en Web de Anza en http://anza.uoregon.edu/

8 Pedro Fages, Extracto de Noticias del Puerto de Monterrey, Biblioteca Nacional de México, Fondo Reservado, Colección Archivo Franciscano, 4/78.0.

9  Salvador Bernabéu, “Diario de las Expediciones a las Californias” de José Longinos, Madrid, Doce Calles, 1994.

10  Malcolm Margolin (editor), Monterey in 1786, life in a California mission; the journals of Jean François de La Pérouse, Berkeley, Heydey Books, 1989.

11  Por ejemplo Francisco Palóu, Informe que envió el padre presidente fray Francisco Palou desde el real presidio de Monterrey al virrey Bucareli con noticias del estado de aquellas misiones … 10 diciembre 1773, Biblioteca Nacional, Fondo Reservado, Colección Archivo Franciscano 4/74.1, f. 1 – 10v. Francisco Palóu, Vida de fray Junípero Serra y Misiones de la California Septentrional, México, Editorial Porrúa, 1990.

12 No terminó este trabajo. Escribió un diccionario de 1,200 palabras en orden alfabético llegando hasta la letra ‘C’.

13  Pablo Tac, op. cit.

14 Representación que el Capitán Salvador Palma hace al virrey pidiéndole autorice el bautismo para él y los suyos, 12 noviembre 1776, y Cuestionario presentado al capitán Palma que ha pedido el bautismo y respuestas dadas, 1776, Biblioteca Nacional de México, Fondo Reservado, Colección Archivo Franciscano, 4/81.3, f. 6-10v y 4/81.4, f. 11-13.

15  Robert Heizer (editor), The Indians of Los Angeles County; Hugo Reid’s Letters of 1852, Los Angeles, The Southwest Museum, 1968.

16  Alfred L. Kroeber, Handbook of the Indians of California, New York, Dover Publications, 1976 Cfr. James Sandos, Converting California, Indians and Franciscans in the Missions, New Haven y Londres, University of California Press, 2004, p. 15.

17 Salvador Bernabéu, op. cit., pp. 212 y 227.

18  Con respecto a los grupos evangelizados por los franciscanos, podemos señalar que dentro del territorio poblado por grupos shoshonean en el sur de California, se fundaron las misiones de San Juan Capistrano, San Luis Rey, San Gabriel y San Fernando Rey y, entre los yuma, la misión de San Diego. Entre los chumash se fundaron las misiones de Santa Bárbara, Santa Inés, San Buenaventura, La Purísima Concepción y San Luis Obispo. La evangelización de los costanoa se llevó a cabo en las misiones de Nuestra Señora de la Soledad, Santa Cruz, Santa Clara, San Juan Bautista, San Francisco de Asís, San Carlos Borromeo y San José. Las misiones de San Rafael y San Francisco Solano se encuentran dentro del territorio de los miwok mientras San Antonio Padua y San Miguel Arcángel se fundaron entre los salina. Después de la evangelización se acostumbró nombrar a los grupos indígenas por su asociación una misión: los luiseños, los diegueños, los ventureños, los gabrielinos, etc.

19  M. Kat Anderson, Michael G. Barbour y Valerie Whitworth, “A World of Balance and Plenty: land, plants, animals and humans in a Pre-European California” en Ramón A. Gutiérrez y Richard J. Orsi, Contested Eden; California before the Gold Rush, Berkeley, University of California Press, 1998, p. 14.

20  Pedro Font, op. cit., entrada para 5 enero 1776. Transcripción tomada de http://anza.uoregon.edu.

21  Francisco Palóu, en su Informe … op. cit. refiere propiedad privada y también diferencias entre indios ricos y pobres. Biblioteca Nacional de México, Fondo Reservado, Colección Archivo Franciscano, 4/74.1, ff. 1 -10v.

22  Robert H. Jackson, “Agriculture, Drought and Chumash Congregation in the California Missions (1782-1834)” en Santa Clara, CMSA Newsletter, Mayo 1999, p. 2. Jackson establece una relación estadística entre la cantidad de ganado en una misión y la incorporación de población nativa, mostrando la relación entre el desarrollo ganadero, la destrucción el habitat natural de los indígenas y la preferencia por la vida misional.

23  Arlene Benson, The Noontide Sun; the field journals of the Reverend Stephen Bowers, Ballena Press, Menlo Park, 1997.

24  R. L. Olson, “Prehistory of the Santa Barbara Area”, en R. F. Heizer y M. A. Whipple (eds.), The California Indians; a source book, Berkeley, Los Angeles y London, University of California PressOlson, 1971, p. 222.

25 Miguel Costansó, Diario del Viage Hecho al Norte de la California de Orden del Excelentisimo Señor Marqués de Croix…op. cit., Entradas para 23 octubre, 13 y 14 de agosto de 1769. Transcripción tomada de http://anza.uoregon.edu

26  Salvador Bernabeu, op. cit. p. 214.

27  Pedro Fages, op. cit., f. 18.

28 Ibidem, f. 35.

29 Ibidem. Heizer y Whipple consideran que las “cuevas” a las que refiere Fages eran temasacales. Ver “The Chumash Indians of Santa Barbara”, en R. F. Heizer y M. A. Whipple, (editores), op. cit., p. 255.

30  Francisco Palóu, Vida de fray Junípero… op. cit., p. 83.

31  Pedro Font, op. cit., Entradas para 28 de noviembre, 7 y 24 de diciembre de 1775, Transcripción tomada de http://anza.uoregon.edu.

32 Ibidem. Entrada para 28 de noviembre de 1775.

33 Representación que el Capitán Salvador Palma hace al virrey pidiéndole autorice el bautismo para él y los suyos, 12 noviembre 1776, y Cuestionario presentado al capitán Palma que ha pedido el bautismo y respuestas dadas, 1776, Biblioteca Nacional de México, Fondo Reservado, Colección Archivo Franciscano, 4/81.3, f. 6-10v y 4/81.4, f. 11-13.

34  Albert L. Hurtado, Intimate Frontiers; sex, gender and culture in old California, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1999, pp. 2-4.

35  Otto von Kotzebue atribuyó la alta mortandad en las misiones a la falta de higiene. Ver Edith Webb, The Mission Villages or Rancherías, Santa Clara, California Mission Studies Association, 1998, p. 15. El gobernador de Borica también atribuyó la baja a 4 causas, entre ellas a la falta de limpieza en la vivienda y a la costumbre de encerrar a las mujeres. AGN, Provincias Internas, Volumen 216, ff. 39v-40.

36  Glenn J. Farris y John R. Johnson, Prominent Indian Families at Mission La Purisima Concepción as Identified in Baptismal, Marriage and Burial Records, Santa Clara, California Mission Studies Association, 2000, p. 21

37  “George Vancouver”, en Francis J. Weber, Prominent Visitors to the California Missions, Los Angeles, Dawson’s Book Shop, 1991, p. 30 y “Frederick William Beechey”, en Francis J. Weber, op. cit., p. 75.

38  AGN, Provincias Internas, Volumen 216, f. 89v. Es importante señalar que este documento forma parte de la respuesta delos padres a un cuestionario que indagaba acusaciones de maltrato de los indígenas hechas por el padre Antonio de la Concepción Horra en 1798 (ver AGN, Provincias Internas, Volumen 216, ff. 8-10).

39  Auguste Bernard Duhaut-Cilly en Edith Webb, Indian Life at the Old Missions, Los Angeles, Warren F. Lewis Publishers, 1958,p. 32; cfr. Kent Lightfoot, Indians, Missionaries, and Merchants. The Legacy of Colonial Encounters on the California Frontiers, Berkeley, Los Angeles y Londres, University of California Press, 2005, p. cit., p. 65.

40  Robert F. Heizer, (editor), op. cit., pp. 78 y 98.

41  De nuevo con referencia al cuestionario aplicado difieren las versiones de comandantes y frailes; en la defensa del sistema misional, estos últimos describen los espacios como bien ventilados y limpios. Comandantes y visitantes concuerdan en su mal estado y suciedad. Es de notarse que Font también refiere la violencia al mencionar que en los monjeríos las mujeres se “tenían aseguradas de cualquier insulto”. Pedro Font, op. cit., entrada para 5 enero de 1776.

42  Son varios los autores que tratan el tema de la violencia contra la mujer. Véase Sherburne Cook, The Conflict between the California Indians and White Civilization, Berkeley, University of California Press, 1976; Robert Jackson y Edward Castillo, Indians, Franciscans and Spanish Colonization; the impact of the mission system on California Indians, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1995; Albert Hurtado, op. cit., entre otros.

43  Se desarrolla la cuestión del monjerío en el texto Catherine R. Ettinger, “Aculturación y Arquitectura; los Espacios de Habitación para las Mujeres en las Misiones de la Alta California”, en Revista Géneros, Universidad de Colima, octubre 2002, Año 10, Número 28, pp. 86-92.

44  AGN, Provincias Internas, Volumen 216, f. 82

Haut de page

Table des illustrations

Légende Fig. 1. Mapa de California indicando la ubicación de misiones, presidios y pueblos @C. Ettinger
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/58264/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende Fig. 2. Reconstrucción hipotética de una vivienda para neófitos @Guadalupe Tafoya,
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/58264/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Légende Fig. 3. Croquis de la distribución del conjunto misional de Santa Bárbara en el cual se aprecia hacia la ubicación de las unidades de vivienda y su relación con la plaza al frente del templo @C. Ettinger
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/58264/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Légende Fig 4.Croquis de la distribución del conjunto misional de San Antonio Padua. Las unidades de vivienda forman una "L" con cerrada hacia el exterior@C. Ettinger
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/58264/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 39k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Catherine R. Ettinger, « Una nueva domesticidad. Los indígenas de la Alta California y la vivienda misional », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 05 janvier 2010, consulté le 27 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/58264 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.58264

Haut de page

Auteur

Catherine R. Ettinger

Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo  ettinger[a]umich.mx

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page