Navigation – Plan du site
Romina Zamora

San Miguel de Tucumán, 1750-1812. La construcción social del espacio físico, de sociabilidad y de poder

Tesis doctoral de Historia en co-tutela defendida en la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, en agosto de 2009. Directora y co-directora: Cristina del Carmen López, Silvia Mallo. Miembros del jurado: Sara Mata de López, Emir Reitano, Jaime Peire
[18/01/2010]

Résumés

Lo que aquí se presentan son las conclusiones de un trabajo sobre la construcción del espacio urbano de San Miguel de Tucumán en la segunda mitad del siglo XVIII y los primeros años del siglo XIX que ha seguido cuatro ejes fundamentales. En primer lugar, hemos considerado la centralidad de la ciudad en el proceso de dominio hispánico sobre el territorio americano y la importancia de las ciudades en la territorialización de la identidad de los grupos sociales. En segundo lugar, nos hemos valido de los más nuevos planteamientos teóricos en torno al orden social de Antiguo Régimen para analizar los espacios de contacto e interrelación en esta ciudad durante el siglo XVIII, esto es, la definición de los lugares sociales de la población y en tercer lugar los lugares de contacto y sociabilidad, que dejaban traslucir una noción del orden cuando lo público y lo privado se fundían en un mismo concepto de espacio doméstico. Finalmente, hemos analizado la estructura institucional del poder urbano organizada en torno al Cabildo y los efectos de las reformas borbónicas finiseculares sobre los grupos locales.

Haut de page

Notes de l’auteur

Capítulo final de la tesis doctoral (conclusión).

Texte intégral

  • 1  Para esta tesis, se han utilizado fuentes que permitan inferir los procesos socio-políticos, econó (...)

1Al plantear un estudio social desde la territorialidad de las relaciones sociales, económicas y de poder de la ciudad de San Miguel de Tucumán en la segunda mitad del siglo XVIII, a partir de los conceptos propios del Antiguo Régimen en su versión hispanoamericana, estamos aplicando el desplazamiento conceptual propuesto por la historiografía de las últimas décadas : al dejar de pensar las relaciones de poder en términos de Estado, se puede ver la importancia de las relaciones interpersonales en el tejido y en el alcance de las redes sobre las que estaba montado el buen funcionamiento del sistema corporativo y señorial.1

  • 2  Annick Lempérière, Entre Dieu et le Roi, la République. Mexico, XVI-XVIII siècle, Paris, Les Belle (...)
  • 3  Antonio Annino, « Imperio, constitución y diversidad en la América Hispana », Nuevo Mundo Mundos N (...)

2Annick Lempérière, en el año 2004 proponía el concepto de monarquía corporativa para hacer referencia al corporativismo como una categoría descriptiva de la historia social y política del Antiguo Régimen. En un acercamiento a las estructuras políticas del siglo XVIII en Nueva España, esta propuesta tenía el propósito de extender el status de institución política a todos los cuerpos, en cuyo seno se asociaban los diversos componentes del pueblo de las ciudades.2 Las corporaciones eran parte integrante de un modo de gobierno, consustanciales a la institución monárquica, que les proveía de regalías y beneficios, en una cultura jurídica signada por la jerarquización, la diferencia y los privilegios. Los vecinos de las ciudades detentaban representación a través de su cuerpo, la República, que tenía una importante capacidad de autogobierno. La autonomía de las ciudades y el autogobierno local, como señala Annino, eran tradiciones arraigadas dentro del consenso entre las ciudades y la monarquía, que resistieron los embates del reformismo borbónico.3

  • 4  Bartolomé Clavero, “Del estado presente a la familia pasada”, Quaderni Fiorentini. Per La Storia D (...)

3Esta propuesta es resultado de varios años de desarrollo en la historiografía, que está produciendo un cambio de orientación teórica general. Se vuelve necesario comprender la dinámica de las realidades históricas bajo el dominio hispánico, como un enfoque que debe hacerse no sólo desde la caracterización socio-política o económica de colonial sino también desde la perspectiva de las relaciones políticas de Antiguo Régimen, por lo que se vuelve imprescindible adentrarse en su universo conceptual, un campo cultural mucho más amplio, de textualidad operativa y condicionante de la praxis institucional. Esto es, de una estructura social y unas relaciones políticas anteriores a la formación del Estado administrativo, en las que la independencia política, si bien equivalía a una nueva base de legitimación, no significó un cambio automático en las relaciones internas de poder. Así, lo que está sucediendo en los últimos estudios es que, quitando el concepto de Estado con que se había recubierto a las formas de gobierno entre los siglos XVI y XVIII, desapareció el concepto de burocracia administrativa y apareció una estructura montada sobre las relaciones familiares.4

  • 5 Bartolomé Clavero, “Del estado presente…”, op cit, p. 585. Ver Annick Lemperiere, Entre Dieu et le (...)

4Esta apertura trasladó la problemática política al terreno de los estudios de familia. Sobre todo a partir de que, buscando la historia de la administración de un Estado burocrático en la edad moderna, los investigadores del derecho español se encontraban con que ésta no era una estructura en sí misma sino función y producto de un estamento hegemónico en el gobierno de la sociedad. Su vínculo era político, pero de una manera que podía definirse “a partir de una relaciones familiares no recluidas en el ámbito del parentesco”, donde el universo doméstico se extendía a los demás espacios de relación, que hoy llamaríamos de política pública.5

  • 6  Entre otros, podemos citar, Diana Balmori, Stuart Voss, Miles Wortman, Las alianzas de familias y (...)

5Por otra parte, la historiografía social referida a la iberoamérica previa a la formación de los Estados nacionales, ha seguido, en líneas generales, un recorrido inverso : partiendo desde las familias y las relaciones interpersonales ha llegado hasta el gobierno de la sociedad.6

  • 7  Como un antecedente fundamental, contamos con el importante congreso italiano de historia social y (...)
  • 8  Antonio Manuel Hespanha, Cultura jurídica europea, síntesis de un milenio, Editorial Tecnos, Madri (...)

6Metodológicamente, estas propuestas dirigen las líneas de investigación hacia el encuentro entre la historia social (o historia pura, como le llama Le Goff), la antropología y la historiografía del derecho.7 Al centrar el estudio jurídico y político sobre las familias, es posible observar los mecanismos de poder y de ordenamiento social sin el paraguas abarcativo y centralizador del Estado, y de esa manera quedan al descubierto múltiples formas de relación y de negociación cotidianas, encargadas de la institucionalización de estructuras sociales jerárquicas. La validación de la deferencia, como reconocimiento de estas jerarquías, está en la base del orden de una sociedad compuesta por sujetos de diferente calidad. En este estado de las cosas, el tejido de redes interpersonales era una estrategia fundamental para asegurar la reproducción social.8

  • 9  Annick Lempérière, Entre Dieu et le Roi, la République,… op cit.

7En el ámbito político que representaba la ciudad, se proyectaba la confluencia de poderes propia de la monarquía corporativa : el Rey, la Iglesia, la República. En tanto la autoridad y la jurisdicción estaban distribuidas en un conjunto de corporaciones, se generaba una dinámica del poder que difícilmente pueda encajarse en la imagen de un Estado centralizado. El ensemble de contraintes9 que componían la monarquía corporativa y católica, representaba un espacio de obligaciones recíprocas y de negociación permanente entre los poderes locales y el Rey. Dentro del espacio jurídico de la monarquía católica, la ciudad era, sin lugar a dudas, el espacio donde se escenificaban las relaciones de poder. La imagen de la ciudad, el paisaje urbano del XVIII, estaba organizado para exhibir los símbolos físicos del poder ante el público de Antiguo Régimen. Estos símbolos no eran otros que las parroquias que jalonaban el centro de la ciudad como emblema de la presencia de Dios a través de sus vicarios. Los edificios religiosos y las necesidades del culto organizaban el espacio físico de habitación y el espacio de las representaciones cotidianas. Las corporaciones que integraban la Iglesia organizaban el espacio de evangelización de los infieles tanto como el espacio de piedad de los fieles, que tenía a la ciudad como teatro de salvación. También en torno a ellos se organizaban las procesiones, que eran parte central de los rituales de exteriorización del poder, ya que las funciones religiosas en las calles eran representaciones del orden social que desfilaba en procesión por el espacio simbólico de la ciudad, que además de su función ritualizada de la devoción entrañaba una importante dimensión política. Estos comportamientos contenían significantes de jerarquización muy ricos, que tenían como objetivo el ser percibidos e interpretados por todos los asistentes. En San Miguel de Tucumán, que no era capital de gobernación ni sede de Real Audiencia, la representación del Rey no era visible a simple vista en el paisaje urbano. En el espacio simbólico de la ciudad, periférica a los centros de control monárquico, la República se apropiaba del espacio político y de visibilidad. Esto fue generando un proceso que puede considerarse como la progresiva territorialización de la identidad de los grupos sociales, especialmente de la corporación de vecinos, cuya participación política está estrechamente vinculada a su pertenencia a la ciudad. Esta imagen no era exclusiva de esta ciudad, sino que podía encontrarse repetida en la mayoría de las ciudades hispanoamericanas de Antiguo Régimen, independientemente de su tamaño o su composición.

8En tanto la representación del poder en el espacio local de Antiguo Régimen hispanoamericano era la representación del poder de la República, la autonomía de las ciudades como cuerpos políticos no era una contradicción ni una excepción dentro de la organización de la monarquía corporativa, sino parte constitutiva de éste y del entramado de obligaciones que aseguraban la obediencia al Rey. Las ciudades y sus cuerpos políticos desarrollaron al máximo sus posibilidades de autogobierno y de injerencia en la estructura monárquica. En la praxis cotidiana de la mayoría de las ciudades hispanoamericanas, la República se extendía, territorialmente, hasta donde podía llevar la jurisdicción de sus jueces pedáneos y Alcaldes de Hermandad. Conceptualmente, la República extendía el alcance de su justicia a la gran mayoría de los conflictos, que eran resueltos por la justicia de primera instancia, a cargo de los alcaldes ordinarios. De esta manera, los vecinos eran los encargados de mantener el buen orden de su propio cuerpo social, en un orden considerado como divino y en la medida en que hacer justicia equivalía a restablecer y conservar ese orden natural. Ambas prerrogativas, la del autogobierno y la administración de justicia, eran entendidas por las corporaciones de vecinos como el reconocimiento, por parte de la corona, del derecho del cuerpo político local a resguarda legal y jurídicamente el orden social del que ellos eran parte. Así, el gobierno y la administración de justicia de la ciudad y su jurisdicción estaba a cargo de su propio cuerpo político y tenía la doble obligación de brindar servicios al Rey y servicios al pueblo, en pos del Bien Común. Los conceptos tanto de bien común como de utilidad pública estaban en la base del Buen Gobierno local y podían ser usados arbitrariamente a favor de la parte sana y principal de la población y como resguardo de esta porción de la población ante otros que se considerasen dañinos a la buena salud de este cuerpo social. En ese sentido, el público como destinatario y razón del Buen Gobierno, no era otro que los vecinos y las corporaciones urbanas.

9El propósito de esta tesis ha sido observar la construcción del espacio físico, de relación y de poder en la ciudad de San Miguel de Tucumán considerando el ordenamiento jurídico y político propio del Antiguo Régimen, sistema en el que la familia y el mundo doméstico ocupaban un lugar central. Esta corporación de vecinos, que componía el público de la ciudad de Antiguo Régimen, estaba organizada en torno a familias, que reunían en sí mismas la propiedad de la tierra, el control sobre la mano de obra, el acceso a los cargos políticos y los beneficios y privilegios otorgados por el rey. La ciudad, en su primera definición, era la reunión de estas familias, a la vez que su expresión física era la casa. Esta era el ámbito natural de la autoridad del padre y era la fuente principal de poder social, anterior al poder político, y condición necesaria para acceder a éste, en tanto el poder de Antiguo Régimen era fundamentalmente una cuestión doméstica, tal como estaba expresado en buena parte de la literatura jurídica moderna, que integraban aun a finales del siglo XVIII un corpus de textualidad operativa. La casa poblada en la ciudad tanto como la casa poblada en la campaña, era expresiones de un mismo tipo familiar de orden social, como dos modelos complementarios de corresidencia, ya que ambos eran expresiones de una concepción del orden bajo criterios señoriales y estaban circunscriptos a la propiedad de los vecinos. En ambos espacios se reproducían tanto las relaciones de dependencia del grupo doméstico como dos tipos de producción, también domésticas. Pero las formas de corresidencia en la ciudad eran muy variadas, como respuestas particulares a circunstancias locales, que tenían que ver tanto con la construcción de los modos familiares como con la coyuntura económica y política. Los traslados permanentes de hombres y mujeres entre la ciudad y la campaña hacían que esa movilidad en el espacio estuviera integrada en la construcción de los grupos domésticos.

  • 10  Pierre Bourdieu, Distinction, A Social Critique of the Judgement of Taste, London, Routledge, 1984

10Los grupos domésticos estaban compuestos por la familia principal y los dependientes, a cuya cabeza se encontraba el pater familia, que era la cabeza del cuerpo familiar, constituido por miembros diferentes, como el cuerpo humano. La familia extensa de Antiguo Régimen estaba compuesta por la familia principal y la servidumbre de la casa poblada. Las distintas relaciones de trabajo se establecían teniendo en cuenta a los vecinos y su economía doméstica. El abastecimiento de la ciudad también respondía a criterios domésticos, tanto en su concepción de los productos con los que se debía abastecer las necesidades alimenticias de la ciudad, los precios, la circulación y la mano de obra. La economía moral de los vecinos argumentaba la necesidad y la distinction de éstos y sus familias en función de la economía y las buenas costumbres de las familias y su servidumbre.10

11La autoridad del padre de familia era considerada la fuente de legitimidad que habilitaba a una persona para acceder a la potestad de tener jurisdicción. El poder en una cultura jurisdiccional equivalía, en esencia, a “dar a cada uno o suyo”; a hacer justicia, dentro de una cultura jurídica entendida como jurisdiccional. Sin duda, los hombres en los que confluía la autoridad de padres de familia, dueños de casa y representantes de la República o del Rey, ejercían el regimiento de la ciudad y la aplicación de la justicia muchas veces con procedimientos y razones domésticas en el ejercicio de su poder jurisdiccional. Lo que podría considerarse como transgresiones en la aplicación de la justicia, más que la acción de jueces legos, era producto de sus características domésticas.

12Esa cultura jurídica tenía al Cabildo como su principal ámbito de expresión local. La administración de justicia era la razón de ser del gobierno local, juntamente con la idea de regimiento, de gobierno político y económico de la ciudad de la misma manera que era gobernada la casa. Por eso el Cabildo debía dar lugar a ejercer poder político a todos los padres de familia considerados como parte de la corporación de vecinos. Para ello amplió la cantidad de cargos, multiplicando por tres la cantidad de oficios elegibles dentro de la institución municipal. A la vez, al aumentar el número de oficiales de justicia y dotarlos de función de policía, se buscaba dar remedio al principal problema que se planteaba a finales del siglo XVIII: la cantidad de hombres y mujeres que desarrollaban sus actividades cotidianas al margen del control doméstico de los vecinos.

13El crecimiento demográfico se constituía en una fuerza capaz de provocar la ruptura de los equilibrios tradicionales de poder y de justicia, cuando la ciudad comenzó a recibir a hombres y mujeres que se incorporaban a la vida cotidiana urbana, al cobrar importancia como polo de atracción y en la medida en que la población aumentaba, el acceso a los bienes públicos se fue haciendo cada vez más restrictivo. Hemos visto las profundas contradicciones que cruzaban cualquier intento de clasificación de esta sociedad urbana finisecular, para restringir la pertenencia al cuerpo social, cuando los criterios tradicionales de distinción se habían vuelto insuficientes ante el crecimiento demográfico en los espacios bajo el dominio de la Corona y los progresos constantes del mestizaje biológico y cultural. Los grupos urbanos que no pertenecían a la corporación de vecinos se volvían un colectivo de volumen inmanejable, cuando la definición de los otros, distintos de la corporación de vecinos en la ciudad de Antiguo Régimen era una cuestión fundamental en la construcción de la trama social. Fueron definidos por oposición: eran la plebe, los otros, los que no eran considerados entre la gente de mérito, signados por la precariedad y la inestabilidad de la ocupación. Este concepto de plebe no era una forma de auto adscripción, ya que era aplicado siempre desde las autoridades y sobre todo en las ordenanzas relativas al control social o al ordenamiento del espacio, que era donde la distinción se hacía evidente a través de sus signos externos. No sólo no eran parte de la corporación de vecinos sino que estaban por afuera del orden que establecía la estructuración de sus familias y de sus casas pobladas, sin propiedad ni tenencia de la tierra y sin oficio ni medios alternativos de subsistencia.

14Las identidades sociales en las postrimerías del Antiguo Régimen hispanoamericano fueron construcciones complejas y pueden verse como puntos transitorios de articulación. Las antiguas categorías étnicas se reconvirtieron en categorías sociales de calidad, donde, además de la diferenciación de los status jurídicos de libertad/ esclavitud, la población se diferenciaba por los lugares sociales que ocupaban, sobre todo en la constitución de un grupo central por un lado, la gente de mérito, y los excluidos por otro, ya sea hacia abajo, la gente plebe, como hacia afuera, los forasteros. En las dos últimas décadas del siglo XVIII, las clasificaciones de calidad incluían varios criterios de identidad que superaban lo estrictamente étnico, en tanto determinaban la pertenencia a un status, que era lo que otorgaba la condición de existencia de los sujetos. A los sujetos identificados como plebe por las autoridades y por la corporación de vecinos, se les podía reconocer filiación, pero no siempre status de familia ni patria potestad, ni mucho menos la pertenencia a algún status como sujetos individuales. Así se les negaba existencia jurídica en la sociedad urbana. El problema que se planteaba era la identificación del criterio de inclusión/ exclusión para la construcción de la sociedad local, ya que no se trataba solamente de extender el reconocimiento de la deferencia a la nueva población, sino que era necesario instalar nuevas legislaciones que propusiesen cómo incorporarlos al orden social urbano, como una manera de remozar las estructuras de dominación pero todavía en una forma corporativa de ordenar la sociedad.

15A finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, la construcción social del espacio en la ciudad de San Miguel de Tucumán, como en la mayoría de la América hispana, era un proceso que había superado los límites de la corporación de vecinos. Si en algún lugar se hacía evidente la trasgresión al rígido ordenamiento social jerárquico, este lugar era, precisamente, la traza urbana. Ese territorio en sus múltiples expresiones : en el espacio físico, en los espacios de sociabilidad y en los espacios de poder. La organización de la residencia reflejó y definió rangos sociales en tanto la centralidad de las casas de los vecinos en la traza era un significante físico de la centralidad en el cuerpo social, pero la mercantilización de los inmuebles hacia finales del período desdibujaba el simbolismo del espacio. Todavía queda por analizar si se trató de una situación coyuntural de crecimiento, como las que enfrentaron la mayoría de las ciudades de Antiguo Régimen, o se trataba de una modificación al interior del sistema de representación de la jerarquía, una voluntad de apartarse del modo significante de ocupar el espacio urbano. Probablemente haya tenido un poco de ambas, pero sin duda se había modificado la consideración que tenía la población acerca de la ciudad. Esta había pasado de ser un espacio principalmente simbólico del poder, a ser considerada como el concreto espacio de vida y de reproducción social de múltiples grupos sociales.

16El disfrute del espacio público estaba, antes que nada, repartido de manera desigual entre vecinos y moradores. Las actividades cotidianas que se desarrollaban en los distintos espacios de la ciudad, en las calles, las iglesias o la plaza, reunían a los vecinos con los demás moradores de la ciudad, de diversos orígenes étnicos y con distintas calidades, en un mismo espacio de concurrencia. Mostraban una forma particular de apropiación y utilización de ese espacio como bien público por parte de este público múltiple. Muchas veces en esos espacios se producían dinámicas de contacto que podían ser descriptas como situadas al margen de las normativas y las nociones del buen orden, que tanto podían tener una voluntad de transgresión de las normas, o bien estar realizadas sin tener en cuenta esas las normas que no estaban necesariamente escritas sino que eran de uso y costumbre. Pero en esa interacción, progresivamente se fue forjando una imagen de la urbe diferente a la noción ideal de la ciudad como representación de la corporación de vecinos y su órgano rector, el Cabildo. Progresivamente, se fueron definiendo un espacio exterior, público, de concurrencia múltiple que escapaba al simbolismo de la diferenciación social proyectada en el espacio y un espacio interior a las casas pobladas, donde seguía vigente la noción tradicional de autoridad doméstica. Por eso, la noción de policía contenía en sus orígenes, la representación de ese poder del padre extendido al espacio exterior a la casa, con capacidad represiva en tanto entraba dentro de la noción de fraternal corrección. A lo largo del siglo XIX fue perdiendo su contenido tutelar en tanto fue multiplicando su facultad represiva.

17El hecho de que el Cabildo se ocupara de la consideración del espacio urbano como motivo concreto del bien común, con sus usos, su distribución y sus representaciones, significaba también que debía hacerse cargo de la transmisión y el respeto de la distinction. Por más que se intentó reglamentar la utilización del espacio urbano, la vida de la ciudad respondía a las pulsiones del Antiguo Régimen en función de los nuevos elementos finiseculares y de comienzos del siglo XIX, que tenían que ver con nuevos criterios y dinámicas económicas y con un nuevo volumen demográfico, que generaba la imposibilidad de definir con nitidez las pertenencias sociales, especialmente es el espacio urbano, que se mostraba mucho más dinámico de lo que se pretendía reglamentar. Si la ciudad de Antiguo Régimen hispanoamericano encarnaba la imagen del gobierno corporativo, que era a la vez producto y función de un sector selecto del cuerpo social, ella se desdibujaba ante la confluencia múltiple de gentes de diversas calidades y oficios, que se apropiaban del espacio urbano y sus márgenes. Esa sociabilidad urbana resignificaba el espacio urbano, enfrentando la exclusividad de la utilidad pública, tradicionalmente reservada a los vecinos. Este fenómeno no sólo significaba la construcción de un espacio público sino también de un nuevo público urbano decimonónico, difícilmente clasificable, sobre el que tampoco se extendería inmediatamente el concepto de ciudadanos.

18Por otro lado, el conflicto internotabiliar de poder en San Miguel de Tucumán a finales de siglo, se dio entre facciones de vecinos que encarnaban, cada una, diferentes redes de influencias. El espíritu reformista se encontró con prácticas de gobierno arraigadas, fundamentadas en el consenso de Antiguo Régimen. Dichas prácticas, basadas en esta concepción del poder político legitimada por el poder social y en la autonomía del gobierno de la ciudad, se mostraron refractarias a las transformaciones borbónicas, trascendiendo incluso el momento revolucionario. En el ámbito local se generaron tensiones y conflictos en el seno de las corporaciones, que podría considerarse como el reflejo social de dos formas diferentes de entender el poder y la función de gobierno. Al observar las estrategias utilizadas por las facciones para su integración en las estructuras de poder político, se puede ver también la transformación del concepto mismo del poder y de los espacios considerados como de legítima autoridad, que se produjeron desde fines de la década de 1760 pero con especial intensidad a fin de siglo. Así fue alejándose de la concepción tradicional, doméstica, del poder, para acercarse a un criterio más racionalizador y de espacio público, con principios más modernos de gobierno y de función pública, que comenzaron a abstraer el gobierno de la ciudad de la órbita privativa de los vecinos. Pero hemos visto que las relaciones de gobierno se mantuvieron recluidas en el ámbito doméstico de una red familiar.

19Pero por sobre todo, ese enfrentamiento entre los notables de la ciudad representaba dos vías para acceder a los privilegios y favores que otorgaba el Rey. Las nuevas estructuras de control de la administración, creadas por los Borbones, generaron tensiones al atacar los fundamentos de las relaciones entre los gobiernos de las ciudades y el Rey, pero esas contradicciones fueron resueltas por el cuerpo político de la ciudad, no con mecanismos institucionales sino por medio de la ampliación de esa red doméstica para abarcar a los nuevos oficiales al real servicio.

20Quedaría por profundizar el alcance de esos criterios domésticos del poder después de la Revolución, pero la más nueva historiografía está demostrando que pervivieron en la construcción del cuerpo político y en la administración de la justicia durante buena parte del siglo XIX. De la misma manera, la capacidad de autogobierno de las ciudades de Antiguo Régimen, la autonomía de la república urbana, no estuvo bajo cuestión. Ni siquiera después de la vacatio regis y de la apropiación de la soberanía por parte de las juntas, se cuestionaron los principios de autogobierno local. Esa misma autonomía de las ciudades, que había sido parte constitutiva de la monarquía corporativa, fue central en la construcción de un Estado y de una nueva forma de representación, federal y republicana.

Haut de page

Notes

1  Para esta tesis, se han utilizado fuentes que permitan inferir los procesos socio-políticos, económicos y jurídicos en su manifestación local: se han trabajado todos los repositorios documentales existentes en el Archivo Histórico de Tucumán y en el Archivo Parroquial de Tucumán, complementado con información obtenida en archivos que contenían documentación de otros niveles de autoridad durante el período monárquico, como la existente en el Archivo Histórico de Salta, Archivo Histórico de Córdoba, Archivo del Arzobispado de Córdoba, Archivo Histórico de Buenos Aires, Archivo General de la Nación y Archivo General de Indias.

2  Annick Lempérière, Entre Dieu et le Roi, la République. Mexico, XVI-XVIII siècle, Paris, Les Belles Lettres, 2004, p. 17.

3  Antonio Annino, « Imperio, constitución y diversidad en la América Hispana », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates, 2008, Disponible en, http,//nuevomundo.revues.org/index33052.html.

4  Bartolomé Clavero, “Del estado presente a la familia pasada”, Quaderni Fiorentini. Per La Storia Del pensiero giuridico moderno, n° 18, U Firenze, 1989, p. 584.

5 Bartolomé Clavero, “Del estado presente…”, op cit, p. 585. Ver Annick Lemperiere, Entre Dieu et le Roy, la République. Mexico, XVI-XVIII siècle, Paris, Les Belles Lettres, 2004 ; Antonio Manuel Hespanha, Cultura jurídica europea, síntesis de un milenio, Madrid, Tecnos, 2000 y Vísperas del Leviatán. Instituciones y poder político, Portugal, siglo XVII, Madrid, Taurus Humanidades, 1989 ; Carlos Garriga, Orden jurídico y poder político en el Antiguo Régimen, Dossier http,//www.istor.cide.edu/revistaNo16.html ; Antonio Manuel Hespanha, Cultura jurídica europea, síntesis de un milenio, Madrid, Tecnos, 2000 ; Bartolomé Clavero, “Beati dictum, derecho de linaje, economía constitucional y cultura del orden”, AHDE, n°63-64, 1994, p.7-148 ; Marco Bellingeri, Dinámicas de Antiguo Régimen y orden constitucional, Torino, Otto, 2002 ; Marta Llorente, De justicia de jueces a justicia de Leyes, hacia la España de 1870, Madrid, Cuadernos de Derecho Judicial, 2006 ; Otto Brunner, La “casa grande y la “oeconomia” de la Vieja Europa, en Otto Brunner, Nuevos caminos de la historia social y constitucional. Alfa, Buenos Aires, 1976 (1968), Daniela Frigo, Il padre di famiglia. Goberno della casa e gobernó civile nella tradizione dell “economica” tra cinque e seicento, Roma, Bulzoni Edizione, 1985 ; Eduardo Gacto, “El marco jurídico de la familia castellana. Edad Moderna”, Historia, instituciones, documentos, n°11, Sevilla, 1984 ; Bartolomé Clavero, Antonio Manuel Hespanha, Jesús Vallejo, Institución Histórica del derecho, Madrid, Marcial Pons, 1992. En Nuestro país podemos citar, Víctor Tau Anzoátegui, Nuevos Horizontes en el estudio del Derecho indiano, Bs.As., INHID, 1997 ; El poder de la costumbre, Buenos Aires, INIHD, 2001 ; Víctor Tau Anzoátegui (ed.), Los Bandos de buen gobierno del Río de la Plata, Tucumán y cuyo en la época hispánica, INHID, 2004 ; Darío Barriera, “La ciudad y las varas, justicia, justicias y jurisdicciones (siglos XVI- XVII)”, Revista de Historia del Derecho n°XXXI, Buenos Aires, 2003 ; Carlos OrestesCansanello, DeSúbditos a ciudadanos, Buenos Aires, Imago Mundi, 2003 ; Alejandro Aguero, “Jurisdicción criminal y represión informal en las postrimerías coloniales. Córdoba del Tucumán, siglo XVIII”, Revista de la Junta provincial de historia de Córdoba n° 23, segunda época, Córdoba, 2006 ; Alejandro Aguero, “Ciudad y poder político en el Antiguo Régimen. La tradición castellana”, Cuadernos de Historia n°15, Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba, Córdoba, 2005, p 237-310 ; Silvia Mallo, La sociedad rioplatense ante la justicia. La transición del siglo XVIII al XIX,La Plata, Archivo Histórico de la pvcia. de Bs. As. “Dr. Ricardo Levene”, 2004 ; Raul Fradkin, El poder y la vara. Estudios sobre la justicia y la construcción del Estado en el Buenos Aires rural, Buenos Aires, Prometeo, 2007 ; Romina Zamora, “El vecindario y los oficios de gobierno en San Miguel de Tucumán en la segunda mitad del siglo XVIII”, XXXVI Revista de Historia del Derecho, Buenos Aires, INIHD, 2008 y“Los Autos de Buen Gobierno y el orden social. San Miguel de Tucumán, 1780-1810”, XXXII Revista de Historia del Derecho, Buenos Aires, INIHD, 2004.

6  Entre otros, podemos citar, Diana Balmori, Stuart Voss, Miles Wortman, Las alianzas de familias y la formación del país en América Latina, FCE, México, 1990 ; Juan Carlos Garavaglia, Poder, conflicto y relaciones sociales. El Río de la Plata, XVIII- XIX, Homo Sapiens Ediciones, Rosario, 1999 ; Tamar Herzog, “Sobre la cultura jurídica en la América colonial (siglos XVI-XVIII)”, Anuario de Historia del derecho español, tomo LXV, Madrid, 1995 ;Zacarías Moutoukias, “Gobierno y sociedad en el Tucumán y el Río de la Plata, 1550-1800”, en Enrique Tandeter, Nueva Historia Argentina, Vol. II, Editorial Sudamericana, Bs. As., 2000, p. 255-411 ; Pilar Gonzalez Bernaldo (comp.), La historia de la familia. UNAM, México, 1993 ; Ricardo Cicerchia, “De mujeres, varones y jueces, familia popular y justicia en la ciudad de Buenos Aires (1777- 1850)”, en Michel Perrin, Marie Perruchon (coord.), Complementariedad entre hombres y mujeres. Relaciones de género desde la perspectiva amerindia, Biblioteca Abya Yala, Quito, 1997. Referido específicamente a Tucumán, ver, Gabriela Tío Vallejo, Antiguo Régimen y liberalismo. Tucumán, 1770-1830, Cuaderno Humanitas, FyL, UNT, Tucumán, 2001 ; Cristina López, “Redes familiares y poder en el Tucumán de comienzos del siglo XIX”, en Irene García, De Saltor, Cristina López, Representaciones, sociedad y política en los pueblos de la República. Primera mitad del siglo XIX, UNT, Tucumán, 2005 ; Ana María Lorandi, “Constitución de un nuevo perfil social del Tucumán en el siglo XVIII”, Boletín del Inst. Ravignani, 3° serie, n° 21, Bs. As., 2000, p. 99-115.

7  Como un antecedente fundamental, contamos con el importante congreso italiano de historia social y pensamiento jurídico organizado por Paolo Grossi y con la participación de Jacques Le Goff, Paolo Grossi, Storia sociale e dimensione giuridica. Instrumenti d’indagine e ipotesi di lavoro, Centro di studi “Per la storia del pensiero giuridico moderno”, Vol. XXII, Universidad de Florencia, 1985. Y como un producto reciente de esta confluencia, podemos citar, Ana María Lorandi, Poder central, poder local. Funcionarios borbónicos en el Tucumán colonial. Un estudio de antropología política, Prometeo Libros, Buenos Aires, 2008.

8  Antonio Manuel Hespanha, Cultura jurídica europea, síntesis de un milenio, Editorial Tecnos, Madrid, 2000, p 40. Ver también, Antonio Manuel Hespanha, Vísperas del Leviatán. Instituciones y poder político, Portugal, siglo XVII, Taurus Humanidades, Madrid, 1989.

9  Annick Lempérière, Entre Dieu et le Roi, la République,… op cit.

10  Pierre Bourdieu, Distinction, A Social Critique of the Judgement of Taste, London, Routledge, 1984.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Romina Zamora, « San Miguel de Tucumán, 1750-1812. La construcción social del espacio físico, de sociabilidad y de poder », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Extraits de thèses, mis en ligne le 18 janvier 2010, consulté le 25 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/58613 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.58613

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page