Navigation – Plan du site
Margarita Valdovinos

Carlo Severi, Le principe de la chimère. Une anthropologie de la mémoire, Paris, Éditions Rue d’Ulm – Musée du Quai Branly, 2007, 370 p.

[26/01/2010]

Texte intégral

1Las páginas de este libro exponen las bases de un ambicioso proyecto intelectual : el establecimiento de un nuevo campo de la antropología dedicado a las prácticas de la memoria. Para ello, Carlo Severi conjuga el estudio detallado de dos formas de expresión que aparecen en el corazón de la memoria de las sociedades tradicionales: la imagen y las artes verbales.

2Partiendo de la hipótesis de que todo arte verbal es también una tradición iconográfica, el autor se va enfrentando a varias preguntas: ¿Qué rol ocupa el individuo en el seno de una tradición? ¿Cómo se crean y se transforman las imágenes? ¿Cuál es le papel del ritual en la transmisión de ciertas representaciones? ¿Cómo se interpretan tales representaciones? Con este estudio detallado, Severi no sólo logra responder a todas estas ellas, sino que además tiene el mérito de describir el engranaje que las une entre sí.

3Cabe recordar que la idea de concebir las “tradiciones orales” también como tradiciones iconográficas no es nueva; se trata justamente de uno de los objetivos que siguió durante toda su vida Aby Warbur, de quien Severi se reconoce como heredero. Sin embargo, la presente obra adquiere una gran originalidad al demostrar que una relación particular entre las imágenes y las palabras puede convertirse en una técnica de memoria, es decir, en un Arte de la memoria. Por esta razón, al leer este libro debe tenerse en cuenta que su objetivo consiste precisamente en definir el funcionamiento de las técnicas y prácticas utilizadas en este uso particular de la memoria.

4Para entender cómo se desarrolla el argumento del autor, es necesario tomar en cuenta un último aspecto. Inspirado en la morfología alemana, Severi toma como punto de partida el estudio de las formas gráficas simples y lo conduce hasta el análisis de conjuntos de relaciones cada vez más complejas. Esta orientación – de lo simple a lo complejo – se convierte también en el hilo conductor de su texto, lo que le permite adentrarse paso a paso en la profundidad de su propuesta. Así, los cuatro capítulos que componen su obra exponen progresivamente los principios rectores de lo que el autor denomina Arte de la memoria.

5El primer capítulo traza el recorrido epistemológico seguido por Severi a través de los diferentes estudios dedicados al llamado “arte primitivo”. El autor analiza cómo se han concebido las operaciones mentales que implica la representación en imágenes enfocándose, sobre todo, en la circulación de las iconografías y en las prácticas sociales en donde tiene lugar tal transmisión. Los diferentes planteamientos que surgen desde lo que se llamó la Biología de las imágenes o del ornamento, pasando por las propuestas de Haddon, Pitt Rivers y Stolpe, convergen en la persona central de este capítulo: Aby Warburg.

6Como Warburg, Severi busca reconstruir las operaciones mentales implicadas en el desciframiento de las imágenes. Para acceder desde una perspectiva antropológica a tales procesos –que pertenecen claramente al orden de la psicología– el autor recurre a dos estrategias. Primero, sitúa su objeto de estudio en la relación que existe entre la traza gráfica y la operación mental que ella supone. Luego, se concentra en la relación entre forma y lenguaje o, más precisamente, entre imagen y palabra (p. 68). De esta manera, las artes verbales y la pictografía se convierten en los soportes materiales de la práctica de la memoria y, por ende, en indicios los susceptibles de ser estudiados de tal proceso.

7Severi dedica el segundo capítulo al análisis del caso etnográfico que fue objeto de su tesis doctoral y de trabajos subsecuentes: las pictografías de los indios kuna de Panamá. Luego de consagrar una mirada atenta a los textos narrados y a las secuencias de imágenes con las que se acompañan, el autor demuestra que estos materiales responden a un uso coherente y a reglas de aprendizaje que ponen en relación pictograma y palabra. Ante tal situación, Severi busca establecer una definición de “pictografía”, que dé mejor cuenta de la complejidad del fenómeno.

8Aquí vale la pena exponer al menos brevemente la originalidad del proceder utilizado. Severi analiza la Biblia Dakota, documento colectado en Estados Unidos alrededor de 1870 y resguardado en el Museo Etnológico de Berlín. En las páginas de dicho documento se encuentran 57 dibujos de un guerrero a caballo. Sorprendido por la regularidad de las ilustraciones que tiene ante sus ojos, el autor propone un análisis original que lo lleva a explorar un amplio conjunto de objetos y diseños originarios de varios grupos indígenas de Norteamérica. Concluye su búsqueda demostrando de manera intrépida cómo los diseños sobrepuestos sobre las páginas de la Biblia Dakota relatan diferentes episodios de la vida de un guerrero de modo tal que el libro mismo aparece como un objeto estrechamente ligado a determinadas situaciones de enunciación ritual. Su fascinación por los detalles lo llevan a encontrar estructuras paralelistas en los pictogramas mismos y esta observación lo conduce a demostrar que en ciertas tradiciones, la pictografía es un sistema iconográfico coherente y relativamente cerrado que puede ser reconocido y utilizado en un amplio territorio.

9Es en el tercer capítulo que Severi presenta su inclinación a la pragmática, sobre todo en lo que concierne la relación entre imagen (pictograma) y lenguaje (palabra). Para ello, retoma un componente que se convierte en indispensable para su análisis: la práctica ritual. A partir de aquí, los objetos manipulados y las imágenes compartidas se transforman en el indicio material de la interacción humana. Elementos como el paralelismo, por ejemplo, ya no pueden concebirse únicamente como simples herramientas mnemotécnicas. El paralelismo aparece además como el mecanismo a través el cual surgen las quimeras, figuras-mosaico creadas gracias a la transposición de diferentes elementos (p. 202). Es de esta misma forma que surge la figura del especialista ritual, personaje complejo que se caracteriza por exhibir una imagen controversial de sí mismo.

10El cuarto capítulo está consagrado a entender el proceso de transformación de las representaciones religiosas. Para Severi, toda imagen debe ser contemplada en relación con otras imágenes con las que constituye una serie. El autor expone dos ejemplos que, a pesar de estar narrados desde perspectivas muy diferentes, coinciden en su proceder.

11El primer caso analiza a los profetas mesiánicos apaches que surgen entre 1887 y 1889. Estos personajes evocan en sus actitudes a las dos culturas del encuentro: los indios y los colonizadores. El profeta apache se caracteriza por constituirse como un “yo-paradójico” capaz de cumplir un rol similar al del chamán tradicional y, al mismo tiempo, estar relacionado con Cristo. Este nuevo sujeto se distingue por hablar como cristiano y por actuar simultáneamente como apache; ser igual se vuelve equivalente a ser diferente. Rechazando la idea de prácticas “híbridas”, Severi propone entender la fuerza del mesianismo más que en su capacidad de fundar una nueva religión, en el hecho de constituir una relación paradójica entre dos religiones ya existentes (p. 288).

12Junto al ejemplo apache, Severi analiza el caso de Doña Sebastiana, personaje del norte del territorio colonial español del siglo XVII, en el territorio de los actuales estados de Arizona y Nuevo México. La imagen de Doña Sebastiana –extraña representación de la muerte como calavera que va portando un carcaj con flechas– se identifica parcialmente a Cristo y parcialmente a la presencia de los indios Zuni y Pueblo que surgen como enemigos latentes. Como en el caso del mesías apache, aquí también vale la pena subrayar que las transformaciones seguidas por la iconografía tradicional constituyen una imagen quimérica que al tiempo que expresa una continuidad, expone sus rupturas (p. 322).

13El recorrido que dibuja el autor resulta apasionante tanto por la profundidad epistemológica con la que está trazado, como por la diversidad de ejemplos que logra presentar y discutir; sus páginas ricamente ilustradas nos invitan a adentrarnos en el universo de una variedad de casos etnográficos que sobrepasan el ámbito amerindio y nos transportan ante las prácticas culturales de pueblos de regiones tan diversas como Melanesia, Polinesia, África y Asia.

14Este trabajo tiene la virtud de acercarse a diferentes disciplinas como la historia del arte, la psicología, las ciencias cognitivas, la lingüística y la antropología. Desde la perspectiva de esta última disciplina, la lectura de este libro permite, sin duda, retomar algunas de las discusiones inconclusas de la etnología moderna. Una vez terminadas sus líneas, el lector no puede más que contemplar todas las manera en las que esta reflexión sobre la memoria ha influenciado ya su propia reflexión.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Margarita Valdovinos, « Carlo Severi, Le principe de la chimère. Une anthropologie de la mémoire, Paris, Éditions Rue d’Ulm – Musée du Quai Branly, 2007, 370 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 26 janvier 2010, consulté le 16 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/58765

Haut de page

Auteur

Margarita Valdovinos

Universidad de Texas en Austin, Departamento de Antropología

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page