Navigation – Plan du site
Débats | 2010
Ignacio Martínez

Coincidencias sin acuerdo. Los primeros contactos entre el gobierno argentino y la Santa Sede en el proceso de construcción de la iglesia nacional (1851-1860)

[11/03/2010]

Résumés

Se estudia el papel de la Santa Sede en la organización de la Iglesia argentina durante el período 1852-1861, prestando especial atención a las gestiones de las misiones diplomáticas enviadas por el gobierno argentino a Roma. Se relacionan los objetivos de esas misiones con el proyecto eclesiástico del gobierno de Justo José de Urquiza, y se ensaya un balance de los logros y los límites de esas gestiones. Se intenta demostrar que la imposibilidad de firmar un concordato entre el gobierno argentino y la Santa Sede y el retiro de los representantes diplomáticos de cada una de las partes cerca del gobierno de la otra no fueron en desmedro de la autoridad papal sobre las iglesias locales.

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

Argentina

Chronologique :

Siglo XIX
Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1  Agradezco los comentarios de Roberto Di Stefano y Humberto Cucchetti, y las observaciones de los e (...)
  • 2  La hipótesis, inicialmente planteada por Roberto Di Stefano, parte de la premisa de la inexistenci (...)

1La construcción del Estado-nación en Argentina, una vez clausurado el período rosista, implicó innovaciones profundas en las formas de gobierno de las instituciones eclesiásticas.1 Recientemente se ha afirmado que esas transformaciones, impulsadas por las flamantes autoridades civiles de la nación, tendieron a concentrar la autoridad eclesiástica a nivel nacional, debilitando así a los poderes regionales o provinciales en su capacidad de decidir en materia eclesiástica. También se ha destacado que, en esa tarea de concentración del poder, la creciente gravitación de la autoridad papal actuó en un sentido similar al del gobierno nacional. De acuerdo a estos nuevos enfoques, la Iglesia argentina en su dimensión institucional es una entidad relativamente reciente, cuyo nacimiento coincide con el del Estado nacional, en la medida en que Iglesia y Estado son parte de un mismo proceso de concentración del poder en desmedro de las autoridades locales, que habían conservado durante la primera mitad del siglo XIX una amplia autonomía, tanto en materia civil como eclesiástica.2

  • 3  Miranda Lida, "Una Iglesia a la medida del Estado: la formación de la Iglesia nacional en la Argen (...)

2El proceso así planteado en términos generales introdujo una serie de novedades de las que sólo algunas han sido estudiadas. Se ha destacado, por ejemplo, la importancia del uso del patronato en manos del estado nacional como herramienta para la centralización del poder eclesiástico. En el mismo sentido habría operado la presencia de un delegado apostólico en Paraná, la capital de la Confederación Argentina entre 1852 y 1862, mientras la provincia de Buenos Aires mantuvo su autonomía política sin reconocer a las autoridades nacionales.3

3El objetivo de este artículo es aportar a las reflexiones sobre el rol que cumplió la Santa Sede en la construcción de la Iglesia argentina incorporando al análisis la labor de las misiones diplomáticas enviadas por el gobierno de la Confederación Urquicista a Roma entre 1851 y 1860, aspecto que no fue tratado hasta el momento desde una óptica renovadora. Se intentará demostrar, primero, que las medidas tomadas por la Santa Sede en esos años fueron imprescindibles y decisivas para la conformación de la iglesia nacional. Segundo, que el fracaso de la firma de un concordato con el papa y el retiro de las delegaciones que cada una de las partes había destacado cerca de la otra no fue consecuencia de una oposición insalvable de intereses, y tampoco implicó un regreso a la incomunicación entre las iglesias locales y Roma que había caracterizado a la primera mitad del siglo XIX, ni una vuelta al modelo patronal hispano, sino que supuso el comienzo de una nueva etapa en el gobierno de las iglesias argentinas en la que la autoridad romana sería ya insoslayable.

  • 4  Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (Buenos Aires, Argentina), Serie 12 (Confe (...)
  • 5  Francisco Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede", Revista de derecho, historia y le (...)

4El material documental del que se dispone para el estudio de las relaciones diplomáticas de la Confederación con la Santa Sede es bastante completo. En el archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, en Buenos Aires, se conserva mucha de la correspondencia de los diferentes comisionados argentinos en Roma.4 Casi toda esta documentación, y otra que no hemos hallado en el Archivo, fue publicada previamente en dos ocasiones por Francisco Centeno y por Vicente Quesada.5 Para facilitar la consulta citaremos las fuentes de estas obras.

La Santa Sede y los gobiernos independientes

  • 6  Véase Pedro De Leturia, Relaciones entre la Santa Sede e Hispanoamérica, 1493-1835, (3 vols.) Roma (...)

5La posición de Roma frente a los gobiernos hispanoamericanos durante la primera mitad del siglo XIX recorrió un camino sinuoso desde la condena inicial a las autoridades independientes –consecuencia del firme apoyo de la Santa Sede a la monarquía española, que reivindicaba su soberanía sobre América–, a un gradual reconocimiento de las nuevas naciones.6 Este giro se aceleró a partir de 1820 por varias razones. En primer lugar, fue provocado por el advenimiento de un nuevo gobierno liberal en la península, que no sólo restauró la constitución de Cádiz y subordinó la corona al parlamento, sino que inició una serie de reformas eclesiásticas que causaron la alarma en Roma. Por otro lado, los ejércitos independentistas ganaban batalla tras batalla. No encontraba el papa en esta coyuntura razones para defender las facultades que reclamaba el gobierno español sobre las iglesias americanas. Por último, las oficinas pontificias recibieron en esos años informes alarmantes remitidos por obispos que habían sido expulsados de las diócesis americanas por los movimientos independentistas. Los informantes hablaban de feligresías abandonadas en manos de pastores más preocupados por congraciarse con el poder de turno que por cumplir su misión espiritual, y de gobernantes que disponían en materia eclesiástica sin escrúpulos ni obstáculos.

  • 7   Véase, por ejemplo, el despacho del 25 de julio de 1822 del nuncio en España, Giacomo Giustiniani (...)

6El interés creciente por la situación de las iglesias americanas fue acompañado en Roma por un discurso que no sólo justificaba la neutralidad política de la Santa Sede en el conflicto entre el gobierno español y sus ex colonias, sino que además reivindicaba el derecho del papa a intervenir libremente en el gobierno de las iglesias americanas, argumentando que el Santo Padre debía privilegiar el bienestar espiritual de las poblaciones católicas por sobre cualquier avatar político.7

  • 8  Sin obispo no era posible ordenar sacerdotes y se hacía sumamente difícil administrar la confirmac (...)

7De hecho, este discurso fue encontrando asidero en la situación rioplatense durante la primera mitad del siglo XIX. Es que la intervención de la autoridad pontificia era imprescindible para conservar el funcionamiento eclesiástico respetando al menos en lo sustancial la doctrina católica. El punto más sensible a este respecto era el nombramiento de los obispos. A pesar de que era usual que faltara el obispo por períodos prolongados en las diócesis rioplatenses a fines del siglo XVIII y principios del siguiente, esa ausencia no podía extenderse ilimitadamente porque los obispos, en tanto sacerdotes perfectos, eran los únicos que poseían las facultades espirituales necesarias para asegurar la continuidad del culto en una diócesis determinada.8 El problema era más agudo en las iglesias rioplatenses porque todas sus diócesis habían quedado sin obispos durante la década de 1810, situación inédita en el resto de Hispanoamérica, donde la restauración del dominio realista a partir de 1814 había venido acompañada por el nombramiento de nuevos mitrados para las iglesias de los territorios reconquistados por la corona.

  • 9  La aparición de los obispos in partibus munidos de facultades de vicarios apostólicos constituyó u (...)

8La situación en la futura República Argentina recién comenzó a regularizarse durante la década de 1830, cuando en Roma se nombraron, sin hacer mención al patronato, obispos para oficiar en las cuatro diócesis en que se dividía el territorio de la Confederación rosista (Buenos Aires, Córdoba, Salta y Cuyo); primero en calidad de obispos in partibus infidelium y vicarios apostólicos, y luego como obispos residenciales.9 Debido a la situación de fragmentación política que reinaba en el espacio rioplatense en esas décadas, la directa intervención romana en el gobierno de las iglesias no fue recibida de manera homogénea por los poderes locales. Algunas provincias         –como Buenos Aires y Córdoba, que pretendían seguir ejerciendo el patronato– rechazaron en ocasiones las medidas de la Santa Sede, otras –como San Juan, cuya capital se vio elevada a sede diocesana por decisión papal– recibieron de buen grado las disposiciones pontificias.

  • 10  Ignacio Martínez, “Itinerario de la Iglesia confederal: Desarrollo de la política eclesiástica de (...)

9Tampoco fue constante la posición asumida frente a la Santa Sede por la única magistratura supraprovincial existente a partir de 1831: el Encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación. Hasta su derrota militar en 1852, Juan Manuel de Rosas ocupó esta función y se empeñó con éxito en incrementar paulatinamente las atribuciones asociadas a ella. En un primer momento, defendió la autoridad papal y de esa manera consolidó su propio poder en tanto mediador entre Roma y las iglesias locales. El objetivo de esta maniobra era contrariar a un tiempo las pretensiones patronales de los gobiernos provinciales y las reivindicaciones autonómicas de las autoridades eclesiásticas de cada diócesis. Sin embargo, una vez que la figura del Encargado de Relaciones Exteriores se erigió en autoridad casi incontestada en todas las provincias argentinas retomó argumentos galicanos en defensa de la autonomía eclesiástica frente a las “injerencias” romanas.10

Proyecto de Iglesia para el nuevo Estado nacional

  • 11  No debe olvidarse, sin embargo, que en ambas constituciones (la nacional y la de la provincia de B (...)
  • 12  El problema de la construcción de un Estado nacional es un clásico de la historiografía sobre el s (...)

10La caída de Rosas dio lugar a la institucionalización de la autoridad nacional que se venía consolidando semiformalmente durante el rosismo y, a la vez, a una de las más prolongadas y profundas divisiones que produjo la tradición confederal desde 1810. El grueso de la élite dirigente de la poderosa provincia de Buenos Aires no aceptó las condiciones que habían pactado los gobernadores de las demás provincias en el Acuerdo de San Nicolás para conformar una asamblea constituyente nacional y se resistió además a dejar en manos del futuro gobierno nacional los recursos generados por la aduana del puerto. Por lo tanto, no sólo ocurrió que la constitución nacional no fue discutida ni aprobada por representantes de Buenos Aires, sino que esta provincia sancionó por primera vez en su historia un texto constitucional que daba forma a un Estado soberano y totalmente independiente.11 El territorio argentino quedó dividido así en dos estados formalmente constituidos. El gobierno nacional, liderado por Justo José de Urquiza, debió enfrentar la construcción del aparato estatal sin contar con Buenos Aires e incluso a pesar de su oposición.12

11En el plano eclesiástico, esa labor suponía profundizar el proceso de concentración de gobierno de las iglesias argentinas iniciado durante el rosismo y hacer coincidir las jurisdicciones eclesiásticas con las civiles. Estos propósitos de fondo estaban implícitos en el programa que el ministro de relaciones exteriores, Facundo Zuviría, remitió a las autoridades eclesiásticas de las diócesis y principales parroquias de la Confederación en una circular de diciembre de 1853. Allí trazaba un diagnóstico de la crisis que afectaba a la “Iglesia argentina”, presentaba los objetivos que se había impuesto el gobierno nacional para terminar con esa crisis y, finalmente, solicitaba a los destinatarios un informe detallado de las condiciones en que se hallaban las iglesias a su cargo.

  • 13  La circular fue publicada en El Nacional Argentino, Paraná, 22 de diciembre de 1853.

12Entre los objetivos, el primero era iniciar relaciones diplomáticas con la Santa Sede. Este paso inicial era indispensable para dar los siguientes: era necesario proveer de obispos a las diócesis de la Confederación, crear nuevas diócesis –y aquí se estaba pensando, básicamente en la creación de una diócesis que comprendiera a las provincias del litoral que habían quedado sujetas a la jurisdicción porteña–, erigir también una arquidiócesis –correlato eclesiástico de la concentración del poder civil que representaba el gobierno nacional y que al mismo tiempo consagraría finalmente la independencia respecto del arzobispado de Charcas, en Bolivia–, establecer seminarios conciliares, instalar en la capital un Nuncio Apostólico, reconstruir las jerarquías eclesiásticas en las tres diócesis (básicamente, proveer de beneficios a los cabildos eclesiásticos), firmar un concordato con la Santa Sede, promover el ingreso de misioneros al país para avanzar sobre la frontera indígena y realizar un censo religioso, que es el que se giraba a las autoridades eclesiásticas adjunto a este documento.13

13En síntesis, el nuevo poder central siguió los pasos que Rosas había dado al comienzo de su gobierno: buscó el reconocimiento y apoyo de la autoridad pontificia con el propósito de ejercer –o al menos fiscalizar– funciones de gobierno en las diócesis argentinas que la combinación de las tradiciones confederal y episcopalista habían dispersado a lo largo del territorio.

El primer contacto

  • 14  Juan José Segura, Historia eclesiástica de Entre Ríos. Nogoyá: Imprenta Nogoyá, 1964, pp. 215-221.

14A poco de haberse constituido, las autoridades de la Confederación iniciaron el acercamiento a Roma de manera gradual. En diciembre de 1853, al mismo tiempo que Zuviría enviaba la circular con su plan de reconstrucción eclesiástica a las iglesias de la Confederación, el ejecutivo nacional nombraba “agente confidencial” argentino cerca del papa a Salvador Jiménez.14 De esta manera, otorgaba un carácter oficial y nacional a las gestiones que Jiménez había iniciado secretamente a nombre de la provincia de Entre Ríos en Roma tras la muerte del obispo Medrano, en tiempos de la guerra entre Urquiza y Rosas.

  • 15  Estas medidas tenían antecedentes en el Río de la Plata, al respecto ver Ignacio Martínez “El obis (...)
  • 16  Instrucciones extendidas al agente confidencial, Salvador Jiménez, fechadas en Paraná, el 8 de dic (...)

15El agente diplomático debía ampliar la autonomía eclesiástica del litoral consiguiendo para el presbítero José Leonardo Acevedo el nombramiento de vicario apostólico en las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe. La idea era crear con sede en Paraná, la capital de la Confederación, una autoridad con plenas facultades de gobierno eclesiástico asegurando así la independencia jurisdiccional de la curia porteña. También debía gestionar en Roma el nombramiento del mismo Acevedo como obispo in partibus, de manera tal de otorgarle todas las facultades espirituales y litúrgicas necesarias para asegurar la vida religiosa de las tres provincias sin necesidad de recurrir a autoridades diocesanas externas.15 El segundo gran objetivo de Jiménez era conseguir el traslado del nuncio residente en Río de Janeiro a Paraná o, al menos, la instalación de otro en la capital litoraleña.16 A la autonomía eclesiástica, Urquiza buscaba sumar el reconocimiento de la Santa Sede con la presencia de un representante romano en su capital, para adquirir así una clara preeminencia respecto de Buenos Aires.

  • 17  Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede", núm. XXXII, p. 411.
  • 18  El mismo Jiménez había recibido de manos de Antonelli ese texto como propuesta romana de concordat (...)

16Una vez que Jiménez entró en contacto con la curia romana se conocieron las condiciones que, por su parte, Roma buscaría imponer. El agente confidencial se entrevistó con el cardenal Giacomo Antonelli, Secretario de Estado de la Santa Sede, en julio de 1854. Allí se le comunicó que el papa no tenía problemas en nombrar un vicario apostólico con el título además de obispo in partibus, “…siempre que por el gobierno de la Confederación Argentina se establezca una congrua decorosa para el vicario apostólico, su provisor y anexos á la curia […] conjuntamente á un local para el establecimiento de un seminario, en el cual se instruya y forme clero nacional…”17 Antonelli también transmitió la intención de enviar un nuncio o delegado apostólico a la capital de la Confederación. Aunque no se hiciera explícito en las instrucciones que Jiménez había recibido al iniciar su misión, de las respuestas del cardenal se deduce que el agente argentino había también expresado el deseo del gobierno de crear una diócesis con sede en Paraná. A este respecto, Antonelli advirtió que, antes de erigir un nuevo obispado, debían proveerse las diócesis vacantes ya existentes. Por último, también recibió una respuesta favorable la consulta de Jiménez sobre la futura firma de un concordato. A modo de ejemplo, Antonelli entregó al negociador americano los concordatos firmados por la Santa Sede con Costa Rica y Guatemala en octubre de 1852.18

  • 19  Carta del primero al segundo fechada en Roma, el 22 de septiembre de 1854 transcripta en Centeno, (...)

17Luego de esta primera entrevista, las negociaciones se suspendieron por algunos meses hasta que, frente a la demora, Jiménez insistió ante Antonelli en la necesidad de nombrar el vicario apostólico y obispo in partibus. Era necesario otorgar estas figuras al litoral, advertía el agente argentino, porque se estaba extendiendo peligrosamente allí la opinión de sectores opuestos a la religión y a la figura papal. La diseminación de ideas impías atentaba directamente contra el “orden, la moral pública y el respeto debido á las leyes”.19 No debía dudar entonces el papa de que el estado argentino garantizaría los fondos necesarios para el fortalecimiento de la jerarquía eclesiástica en el litoral. Más allá de los argumentos con que Jiménez buscaba convencer al cardenal romano, las autoridades de Paraná parecen haber estado mucho más preocupadas por independizarse de Buenos Aires que por garantizar la salud espiritual de sus gobernados.

18De allí no pasaron las gestiones de Jiménez. A pesar de la buena voluntad demostrada por Antonelli, ninguno de los objetivos expresados por el gobierno fue alcanzado durante su misión. Ello no significa que la presencia de Jiménez en Roma haya sido en vano. Sentó precedentes y puso al tanto a cada una de las partes de las intenciones de la otra.

El papel de la Santa Sede en la reconstitución de la jerarquía diocesana argentina

  • 20  Ley sancionada el 25 de septiembre de 1855, en Registro Oficial de la República Argentina, Buenos (...)
  • 21  Decreto del 3 de octubre de 1855, en idem. p. 304.
  • 22  La realidad institucional y humana de las iglesias argentinas a comienzos de la década de 1850 era (...)

19El gobierno argentino, no obstante, siguió adelante con su política eclesiástica. Una vez instalado el congreso nacional, el senado presentó ternas para los obispados existentes. Pocos meses después, fue sancionada la ley que habilitaba al ejecutivo nacional a iniciar los trámites “civiles y canónicos” para la creación de la diócesis del Litoral, comprendiendo las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes.20 También emitió el ejecutivo nacional un decreto en octubre de 1855 por el que presentaba a José Leonardo Acevedo, delegado eclesiástico de Entre Ríos, para el obispado creado.21  Estas medidas fueron acompañadas en todas las ocasiones por la asignación de fondos para el pago a los obispos y sostén material de las estructuras diocesanas.22 Todas estas medidas necesitaban, irremediablemente, la confirmación romana.

  • 23  Nota del Ministro de Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina, Juan María Gutiérrez, al (...)
  • 24  El memorándum fue publicado en Juan Bautista Alberdi, Obras completas, Vol. 6 Buenos Aires: Impren (...)
  • 25  Hacia fines de la década de 1850 el rápido desgranamiento de los Estados Pontificios estaba comenz (...)

20En enero de 1856, el ministro de Relaciones Exteriores, Juan María Gutiérrez, amplió la misión diplomática que Juan Bautista Alberdi estaba cumpliendo como encargado de negocios ante los gobiernos de Francia, Inglaterra y España encargándole gestionase ante la Santa Sede la provisión canónica de los obispados vacantes, la erección de la nueva diócesis del Litoral –desmembrándola de la de Buenos Aires– y la institución del candidato presentado para esa silla.23 En consecuencia, Alberdi redactó un memorándum que elevó al papa el 14 de mayo de 1856.24 En él reconocía a Roma como “capital espiritual” de la Argentina y manifestaba la intención del gobierno de concertar un concordato con el Sumo Pontífice. Pero advertía que no podría firmarse ese acuerdo si antes no se regularizaba la situación jurisdiccional de las iglesias en el Río de la Plata. Explicaba Alberdi al sucesor de Pedro que la debilidad institucional de la iglesia de la Confederación la dejaba, por un lado, sujeta al gobierno de las autoridades porteñas, célebres por su ideología anti-romana y liberal, y por el otro expuesta a la acción disolvente de las “sectas protestantes” que traían las masas inmigrantes que comenzaban a poblar el país. Ante el creciente proselitismo disidente, era necesario que la Santa Sede facilitara al gobierno los instrumentos necesarios para construir un dique de contención a estas doctrinas “extrañas”. Se volvía urgente ­proveer de obispos las diócesis y fortalecer la estructura eclesiástica de la Confederación. Alberdi confiaba en que estos argumentos y la situación de debilidad que vivía en ese entonces el poder territorial pontificio harían más flexible la posición romana y acelerarían las negociaciones.25

  • 26  Segura, Historia eclesiástica de Entre Ríos., pp. 244-247. El acta de la erección del Vicariato fu (...)

21Las expectativas del Alberdi se revelaron demasiado optimistas. La Santa Sede no creó el obispado, ni proveyó las sedes vacantes. Tampoco destacó un nuncio en la Confederación, pero a comienzos de 1858 llegó a Paraná Marino Marini con el título de delegado apostólico y provisto de amplias facultades espirituales y jurisdiccionales para las diócesis de Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Chile. En agosto de ese mismo año, Marini separó a Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes de la diócesis de Buenos Aires y creó un Vicariato Apostólico con sede en Paraná y con jurisdicción en las tres provincias. Se nombró como vicario a Miguel Vidal, que había oficiado durante años como secretario del delegado eclesiástico y obispo electo José Leonardo Acevedo, fallecido en febrero de ese año.26

  • 27  El Breve, de fecha 14 de agosto de 1857, fue publicado en Fallos de la Suprema Corte de Justicia N (...)

22La llegada del delegado apostólico y la creación del vicariato significaban la concreción de los objetivos fijados a la misión de Jiménez cuatro años atrás. Pero la presencia de Marini en Paraná no sólo debe considerarse como una concesión hecha por Roma a las pretensiones de las autoridades argentinas. El Sumo Pontífice esperaba que su delegado afianzara el control de la Santa Sede en esas lejanísimas iglesias americanas. En el breve de institución de Marini como delegado apostólico aparece como la primera de sus facultades la de visitar todo establecimiento eclesiástico existente en la Confederación. Debía el representante apostólico recabar información sobre “el estado de esos establecimientos, sus reglas, sus estatutos, sus prácticas, su disciplina, su vida y costumbres…” y remitir todos estos datos a Roma. Además, otorgaba amplias facultades al delegado para convalidar las medidas que habían sido tomadas por las autoridades eclesiásticas al margen de las prescripciones del derecho canónico y para absolverlas en los casos en que hubieran incurrido en sanción por excederse en sus potestades. Lo habilitaba también para oficiar como juez de apelación en todo tipo de causas de jurisdicción eclesiástica.27

  • 28  La ley fue publicada en RORA, t. IV, p. 149-150. Sobre los proyectos locales para erigir seminario (...)

23Quedaban pendientes todavía la creación de la diócesis del Litoral –y el nombramiento de su obispo– y la provisión de las diócesis ya existentes. Éstas eran medidas que excedían las potestades de Marini. Las autoridades nacionales no podían hacer otra cosa que insistir ante la Santa Sede por medio de sus enviados diplomáticos. En la espera, dos de los “obispos electos” habían dejado de existir: ya mencionamos el deceso de Acevedo, al que se sumó la muerte de Baigorrí, obispo electo de Córdoba. Con la intención de acelerar los tiempos romanos, fueron presentados dos nuevos obispos en reemplazo de los fallecidos: Luís José Gabriel Segura y Cubas para la diócesis de Paraná y José Vicente Ramírez de Arellano para la de Córdoba. Con el mismo propósito y buscando demostrar la predisposición del gobierno para satisfacer las condiciones que el papa había transmitido a los agentes argentinos, fue sancionada una ley en septiembre de ese año que disponía la creación de un seminario conciliar en cada diócesis dotado por el gobierno nacional. El nombramiento de los cargos docentes quedaba en manos del obispo de cada diócesis, que debía, no obstante, informar su elección a la autoridad nacional. Advertía la ley que la organización de estos seminarios comenzaría una vez que se hallaran provistas las diócesis.28 En esta disposición queda clara la estrategia del gobierno: por un lado, se atendía el reclamo romano de costear casas de formación del clero e, incluso más, se otorgaba amplia injerencia al obispo en la vida académica de los seminarios; pero, por el otro, se condicionaba la implementación de esta medida a la institución de los obispos por parte del Sumo Pontífice.

  • 29  Sobre la reducción de las festividades religiosas véase Américo Tonda, La iglesia argentina incomu (...)

24A la presentación de los nuevos obispos y a la ley de creación de los seminarios se sumó una tercera medida para agilizar las negociaciones con la Santa Sede. A fines de septiembre de 1858 fue designado Juan del Campillo como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en Roma para insistir en la finalización de los trámites pendientes, conseguir del papa la supresión de feriados debidos a festividades religiosas y, por último, firmar un concordato donde se hiciera explícito el reconocimiento papal del patronato nacional.29 Del Campillo era un candidato adecuado para esta misión. Como ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública de la Confederación había resuelto exitosamente numerosos conflictos entre autoridades civiles y eclesiásticas, provinciales y nacionales. Esa experiencia lo había dotado de un conocimiento sin duda valioso en negocios eclesiásticos y de una sensibilidad hacia las posiciones romanas un tanto más aguda que la de Alberdi.

25Las gestiones de Del Campillo fueron exitosas en gran parte: las diócesis fueron provistas con los candidatos que había presentado el gobierno (aunque en las bulas de institución el papa no hiciera mención alguna al patronato ni a la presentación del gobierno argentino), el obispado para las provincias de litoral fue finalmente erigido y los feriados suprimidos. El único objetivo sin cumplir fue la firma del concordato. Analizaremos a continuación cuáles fueron las posiciones de las partes negociadoras, en qué puntos acordaron y en cuáles no. Finalmente, intentaremos evaluar la importancia del fracaso concordatario.

El frustrado concordato

  • 30  Los textos de los concordatos centroamericanos en Miguel Picado G, "Los concordatos celebrados ent (...)
  • 31  Bolivia, Ministerio de Relaciones Exteriores, Datos y antecedentes para la celebracion de un conco (...)

26Al llegar a Roma, Del Campillo presentó a su interlocutor romano –que no era ya el cardenal Antonelli, sino un funcionario de menor jerarquía: Giuseppe Berardi– un proyecto de concordato que fue rechazado. A la propuesta del diplomático argentino su contraparte romana insistió con el modelo que había presentado a Jiménez, copia casi idéntica del que había sido suscripto por las repúblicas de Costa Rica y Guatemala en 1852 y sería firmado también por Honduras, El Salvador y Nicaragua entre 1861 y 1862.30 Un texto muy similar había sido rechazado por la legislatura boliviana en mayo de 1851.31

  • 32  La expresión encomillada pertenece al texto del concordato firmado por Costa Rica. Picado G, "Los (...)

27El concordato propuesto buscaba, en primer lugar, consolidar a Roma como autoridad superior de la iglesia hispanoamericana. Con esa intención establecía la libre comunicación entre el papa, en tanto “Gefe de la Yglesia Universal”, y los obispos y clero de la nación firmante.32 De esta manera, Roma se proponía acabar con el control que ejercían los gobiernos americanos sobre la comunicación entre las oficinas pontificias y el clero local. La supresión del denominado pase o exequatur dejaba al poder temporal sin instrumentos legales para decidir si las disposiciones del Sumo Pontífice podían o no regir en su territorio.

28En segundo término, el concordato se proponía definir el lugar que debía ocupar la Iglesia Católica en la estructura institucional de las nuevas repúblicas. Aquí, la Santa Sede avanzaba sobre tres frentes fundamentales: el de la circulación y enseñanza de los valores religiosos, el del sostén económico de las iglesias y el de la jurisdicción eclesiástica. En el primer aspecto, se proponía asegurar la formación religiosa en todos los niveles de educación con programas y docentes bajo control del obispo. También el contenido de las publicaciones debía pasar por la censura eclesiástica. Por último, el estado debía solventar un seminario en cada diócesis, que sería supervisado por el prelado diocesano. En lo que hace al sostén económico, la Santa Sede admitía la abolición del diezmo a condición de que el fisco se hiciera cargo del mantenimiento económico de las jerarquías diocesanas y de que esa remuneración fuera otorgada en concepto de compensación del diezmo y, por lo tanto, como la devolución de un crédito contraído por el estado con la Iglesia. Los párrocos seguirían cobrando las primicias y los derechos de estola hasta tanto el estado pudiera asignarles un ingreso fijo. Los aranceles correspondientes serían fijados por el obispo. El estado debería hacerse cargo también de los costos de la evangelización en territorios indígenas. Por último, las propiedades de la Iglesia debían considerarse de justo título e inviolables como las de cualquier ciudadano; en razón de ello estarían gravadas por los impuestos generales del estado, a excepción de los templos y demás lugares afectados al culto. Las propiedades eclesiásticas sólo podrían enajenarse con el consentimiento del papa, o del obispo en los casos permitidos por Trento. Las propiedades desamortizadas hasta la firma del concordato permanecerían en manos de sus actuales dueños y la Santa Sede no reclamaría derecho sobre ellas. En materia de jurisdicción, todas las causas de naturaleza eclesiástica serían tratadas exclusivamente por un tribunal eclesiástico. Se suprimía de esa manera la figura del recurso de fuerza, que permitía trasladar al tribunal civil causas iniciadas en el eclesiástico. En cambio, las causas civiles y criminales no relativas a cuestiones religiosas que involucraran a clérigos y a propiedades de clérigos e instituciones eclesiásticas serían tratados por los tribunales laicos.

  • 33  En este punto, los acuerdos a los que accedimos varían. Los concordatos firmados por los gobiernos (...)

29En lo que hace al patronato, la Santa Sede concedía al gobierno el derecho a presentar obispos y arzobispos y aceptaba también que los mitrados juraran obediencia a las leyes y autoridades civiles antes de tomar posesión de su silla, salvando siempre las disposiciones de la fe y los cánones.33

  • 34  Las tres propuestas están publicadas en Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede", núm (...)

30Frente a la propuesta romana, Del Campillo presentó una contrapropuesta que cedía en algunos puntos, pero no en aquellos que poseían rango constitucional.34 Conservaba la cláusula sobre el ejercicio del patronato y el del exequatur. Se negaba a conceder el fuero personal a los obispos reclamado por el Sumo Pontífice. El silencio que guardaba la propuesta argentina en los puntos referidos a educación y censura religiosas puede considerarse también un rechazo a las pretensiones de la Santa Sede.

  • 35  Ver Abelardo Arenas Fraga, "Representantes diplomáticos argentinos ante la Santa Sede", Archivum, (...)
  • 36  Este procedimiento había sido ya utilizado para los nombramientos de obispos a partir de 1830. Tra (...)

31Finalmente las partes no se pusieron de acuerdo y el concordato no se firmó. Luego de la vuelta al país de Juan del Campillo en 1860, transcurrirían más de veinticinco años hasta que una nueva misión arribara a Roma.35 El fracaso de este intento no implicó el de la política de acercamiento en su totalidad. En las largas y complejas negociaciones las partes convalidaron una suerte de protocolo tácito –conocido como modus vivendi– a través del cual buscaron solucionar el problema de los nombramientos episcopales. Consistía en que el gobierno argentino presentaba a la Santa Sede a los sacerdotes que debían ser nombrados obispos y el Papa los nombraba motu proprio,sin mencionar en las bulas correspondientes la presentación previa de las autoridades nacionales. Al recibir estos documentos, el gobierno les otorgaba el exequatur salvando los derechos de la soberanía nacional. De esa manera, la Santa Sede no concedía explícitamente el derecho de presentación al Estado argentino, aunque lo respetara de hecho, y el gobierno nacional, por su parte, no resignaba formalmente su derecho de patronato.36

Conclusión

  • 37  Miranda Lida, “Una Iglesia a la medida del Estado…”.

32Se ha sugerido que luego de la erección del arzobispado de Buenos Aires en 1865, subordinado al patrono nacional, las autoridades argentinas no tuvieron necesidad ya de recurrir a la Santa Sede o a sus vicarios para gobernar la Iglesia local. Según esta interpretación, el regreso a Roma del delegado apostólico Marino Marini, hostigado por el gobierno nacional una vez que éste se hubo trasladado a Buenos Aires, es un indicador de que, en la construcción de la Iglesia argentina, el poder papal cumplió un papel instrumental y temporario.37

33Sin embargo, el retiro de Marini no implicó la desaparición de la Santa Sede de la escena eclesiástica local. El flamante arzobispo argentino, Mariano Escalada, había cumplido durante más de diez años el rol de informante y cadena de transmisión de ciertas disposiciones entre la Santa Sede y las iglesias locales y acompañaba esta labor con una inflexible prédica ultramontana. Al elevar su silla a la dignidad arzobispal con jurisdicción sobre las demás diócesis argentinas, Marini –mentor de la creación de la arquidiócesis– consiguió poner al frente de la Iglesia argentina a un sacerdote que velaría por los intereses romanos en la nueva nación. Por otro lado, si desplazamos la mirada hacia las negociaciones que tuvieron lugar en Roma, la figura papal parece menos prescindible. El nombramiento de obispos y la creación de diócesis eran atribuciones exclusivas de la Santa Sede. Para concederlas, el papa impuso condiciones que el gobierno nacional aceptó.

  • 38  Ver Martínez de Codes, La Iglesia Católica en la América independiente (siglo XIX), p. 192-206.

34Así y todo, la situación de relativa debilidad por la que transitaba Roma en esos años –jaqueada por las fuerzas unificadoras en Italia, y alarmada por la ola de reformas liberales en los principales países de Hispanoamérica– le restaba fuerzas para negociar frente a las nuevas naciones americanas un tratado definitivo en condiciones favorables. En el caso argentino no había motivos para apurar un acuerdo que podía ser desventajoso: incluso considerando aquellos puntos donde sus leyes contrariaban la posición romana –particularmente en el uso del exequatur o en la sanción de la libertad de cultos la situación en el Río de la Plata era menos preocupante que en México, donde las reformas liberales habían desamortizado enormes fortunas eclesiásticas, o en Colombia, donde la desamortización y la abolición del diezmo y de fueros eran acompañados por una separación casi completa entre Iglesia y Estado.38 En cambio, la iglesia argentina seguiría subsidiada por el Estado y el clero parroquial no sería molestado en la percepción de sus aranceles. Además, las leyes sancionadas por la legislatura nacional disponían el financiamiento de los seminarios diocesanos y dejaban su control en manos de los obispos. Si bien la comunicación entre Roma y la Iglesia argentina estaría controlada por el Estado, la máxima autoridad eclesiástica del país a partir de 1865, el arzobispo Mariano Escalada era un leal sacerdote ultramontano.  

35 Al promediar el siglo XIX, el incipiente laicado católico argentino consideraba que su religión estaba expuesta a amenazas –la rebelión social y la proliferación de asociaciones masónicas y “sectas” protestantes– que no provenían del gobierno, sino de la sociedad. Si en algo fallaba el Estado era en no ofrecer la protección necesaria para estos avances, pero no era el Estado en sí la amenaza contra la Iglesia. No todavía…

Haut de page

Notes

1  Agradezco los comentarios de Roberto Di Stefano y Humberto Cucchetti, y las observaciones de los evaluadores de Nuevo Mundo, Mundos Nuevos.

2  La hipótesis, inicialmente planteada por Roberto Di Stefano, parte de la premisa de la inexistencia de la Iglesia durante el período colonial en tanto institución coherente en sus intereses y centralizada en sus órganos de gobierno. Se estaría en cambio en presencia de un conglomerado eclesiástico que formaba parte, por un lado, de las estructuras de gobierno monárquico y, por otro, de los espacios y lógicas de reproducción de la élite colonial. Según el autor, la institución eclesiástica tal como la conocemos hoy surge de un proceso de concentración y centralización del poder, y de una paralela “desprivatización” de los mecanismos de control y financiamiento del clero que estaban antes difundidos en la sociedad. Ese proceso fue paralelo y muchas veces solidario con el de concentración de los órganos del gobierno político que dieron lugar a la formación del Estado moderno a lo largo de todo el siglo XIX. El proceso se habría dado en el Río de la Plata inicialmente a nivel provincial y, particularmente, en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, el surgimiento de un Estado nacional requería que las atribuciones en materia eclesiásticas que se habían arrogado los estados provinciales fueran ejercidas por el gobierno central. Ver Roberto Di Stefano y Loris Zanatta, Historia de la Iglesia Argentina, Buenos Aires: Grijalbo, 2000. Miranda Lida ha desarrollado luego esta hipótesis concentrándose en la segunda mitad del siglo XIX y discutiendo algunos de sus aspectos, como veremos luego. De la autora, ver particularmente Miranda Lida, "Una Iglesia a la medida del Estado: la formación de la Iglesia nacional en la Argentina, (1853-1865)", Prohistoria, núm. 10, 2006; Miranda Lida, "El presupuesto de culto en la Argentina y sus debates. Estado y sociedad ante el proceso de construcción de la Iglesia (1853-1880)", Andes, núm. 18, 2007. Hemos analizado la relación entre el surgimiento de la Iglesia nacional y los cambios en las formas de pensar la soberanía en el Río de la Plata en un período extenso en Ignacio Martínez, "De la monarquía católica a la nación republicana y federal. Soberanía y patronato en el Río de la Plata. 1753-1853", Secuencia, núm. 76, 2010, pp. 15-38.

3  Miranda Lida, "Una Iglesia a la medida del Estado: la formación de la Iglesia nacional en la Argentina, (1853-1865)".

4  Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (Buenos Aires, Argentina), Serie 12 (Confederación), Caja 41.

5  Francisco Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede", Revista de derecho, historia y letras, núms. XXXII y XXXIII, 1909. Vicente Quesada, Derecho público eclesiástico: derecho de Patronato, influencia política y social de la Iglesia católica en América, Vol. 1 Buenos Aires, 1909.

6  Véase Pedro De Leturia, Relaciones entre la Santa Sede e Hispanoamérica, 1493-1835, (3 vols.) Roma-Caracas: Cura Pontificiae Universitatis Gregorianae - Sociedad bolivariana de Venezuela, 1960. A escala hispanoamericana y para un período más extenso, puede consultarse también Rosa María Martínez de Codes, La Iglesia Católica en la América independiente (siglo XIX), Madrid: Mapfre, 1992. Para Argentina: Faustino Legón, Doctrina y ejercicio del patronato Nacional, Buenos Aires, 1920, y los más recientes Ramiro de Lafuente, Patronato y concordato en la Argentina, Buenos Aires: Editorial RL, 1957 y José Luis Kaufmann, La presentación de obispos en el patronato regio y su aplicación en la legislación argentina, Buenos Aires: Dunken, 1996. Todas estas obras comparten el supuesto militante de la existencia de derechos y libertades esenciales de la Iglesia Católica, que el papado ha siempre representado y defendido a los largo de los años.

7   Véase, por ejemplo, el despacho del 25 de julio de 1822 del nuncio en España, Giacomo Giustiniani a E. Consalvi, en Pedro De Leturia, Relaciones entre la Santa Sede e Hispanoamérica, 1493-1835, (3 vols.) Vol. 3 Roma-Caracas: Cura Pontificiae Universitatis Gregorianae - Sociedad bolivariana de Venezuela, 1960, p. 147.

8  Sin obispo no era posible ordenar sacerdotes y se hacía sumamente difícil administrar la confirmación a la feligresía o levantar nuevos templos.

9  La aparición de los obispos in partibus munidos de facultades de vicarios apostólicos constituyó una auténtica novedad, puesto que el vicario era un legado que gobernaba la diócesis en nombre del Sumo Pontífice y por su sola autoridad. La figura del obispo in partibus infidelium, a su vez, era utilizada frecuentemente por Roma para investir obispos desvinculados de un territorio preciso, puesto que eran preconizados para diócesis que desde antiguo habían sido extinguidas o habían quedado por fuera del mundo católico. Véase Ignacio Martínez “El ‘obispo universal’ y sus tenientes. Ingreso de la autoridad papal a las iglesias rioplatenses. 1820-1853”, Signos en el tiempo y Rastros en la tierra, Universidad Nacional de Lujan, núm. 5, 2009.

10  Ignacio Martínez, “Itinerario de la Iglesia confederal: Desarrollo de la política eclesiástica de Rosas fuera de Buenos Aires. 1837-1852”, en XII Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia, Bariloche, 2009 (Edición digital).

11  No debe olvidarse, sin embargo, que en ambas constituciones (la nacional y la de la provincia de Buenos Aires) se hace mención a una futura reincorporación de la provincia a la unidad política mayor.

12  El problema de la construcción de un Estado nacional es un clásico de la historiografía sobre el siglo XIX argentino. El nudo gordiano de este complicado proceso fue la celosa defensa que hicieron las provincias de su autonomía política según el modelo confederal o federal que se había impuesto en el territorio durante la década de 1820. Para la primera mitad del siglo XIX el fenómeno ha sido muy estudiado. Véase particularmente José Carlos Chiaramonte, Ciudades, provincias, Estados: Orígenes de la Nación Argentina (1800-1846), Buenos Aires: Ariel, 1997 y del mismo autor, "El federalismo argentino en la primera mitad del siglo XIX", en Marcello Carmagnani (ed.) Federalismos latinoamericanos: México, Brasil, Argentina, México: Fondo de Cultura Económica, 1993. pp 81-127. Para la segunda mitad, son más abundantes los estudios sobre la provincia de Buenos Aires durante los años de la secesión. Entre los más actualizados, pueden consultarse Pilar González Bernaldo, Civilidad y política en los orígenes de la Nación Argentina. Las sociabilidades en Buenos Aires, 1829-1862, Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica  2001 y Alberto Lettieri, La construcción de la república de la opinión: Buenos Aires frente al interior, Buenos Aires: Prometeo, 2006. El clásico estudio introductorio de Tulio Halperin Donghi a Proyecto y construcción de una nación, Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1980, extiende sus conclusiones para todo el territorio argentino pero concentra el análisis en la dinámica política de la provincia de Buenos Aires. La obra de Oscar Oszlak, La formación del estado argentino, Buenos Aires: Editorial de Belgrano, 1985, sigue siendo de consulta imprescindible para pensar la tarea de construcción de un poder nacional. Lamentablemente, su trabajo sobrevuela rápidamente la década de 1850 y estudia el proceso de construcción del Estado nacional tras la incorporación de la provincia de Buenos Aires, con los recursos que proveía su puerto, en la década de 1860. De lectura insoslayable para la década que estudiamos aquí es el libro de James Scobie, La lucha por la consolidación de la nacionalidad argentina: 1852-1862, Buenos Aires: Hachette, 1964.

13  La circular fue publicada en El Nacional Argentino, Paraná, 22 de diciembre de 1853.

14  Juan José Segura, Historia eclesiástica de Entre Ríos. Nogoyá: Imprenta Nogoyá, 1964, pp. 215-221.

15  Estas medidas tenían antecedentes en el Río de la Plata, al respecto ver Ignacio Martínez “El obispo universal y sus tenientes…”.

16  Instrucciones extendidas al agente confidencial, Salvador Jiménez, fechadas en Paraná, el 8 de diciembre de 1854, publicada en Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede"  pp. 154-158.

17  Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede", núm. XXXII, p. 411.

18  El mismo Jiménez había recibido de manos de Antonelli ese texto como propuesta romana de concordato con la República Oriental del Uruguay. Su texto fue publicado en Lafuente, Patronato y concordato en la Argentina., pp. 137-140.

19  Carta del primero al segundo fechada en Roma, el 22 de septiembre de 1854 transcripta en Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede"  núm. XXXIII, pp. 404-408.

20  Ley sancionada el 25 de septiembre de 1855, en Registro Oficial de la República Argentina, Buenos Aires, 1882 (en adelante RORA), tomo III, p. 296

21  Decreto del 3 de octubre de 1855, en idem. p. 304.

22  La realidad institucional y humana de las iglesias argentinas a comienzos de la década de 1850 era extremadamente pobre. El extensísimo territorio de la Confederación estaba repartido en tan sólo cuatro obispados. Cada diócesis contaba con algunas decenas de parroquias que en ningún caso superaban las cincuenta. El clero catedralicio y parroquial también era sumamente exiguo. Según el censo que realizó el gobierno nacional en 1854, en toda la Confederación existían 236 sacerdotes seculares y 151 regulares. Véase Néstor T. Auza, "La política religiosa de la confederación", Revista Histórica, 1979. La situación económica de las diócesis argentinas no era menos desesperante. Al respecto, ver N. T. Auza, "Los recursos económicos de la Iglesia hasta 1853. Antecedentes del presupuesto de culto", Revista Histórica, núm. 8, 1981 y Esteban Ábalo, “‘Nada tiene el Clero, nada la Iglesia de que subsistir’. Las rentas eclesiásticas en la época de la Confederación Argentina”, Res Gesta (Rosario, Argentina), núm. 47, 2010 (en prensa).

23  Nota del Ministro de Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina, Juan María Gutiérrez, al encargado de Negocios, Juan Bautista Alberdi, fechada el 10 de enero de 1856, publicada en Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede" , pp. 469-473.

24  El memorándum fue publicado en Juan Bautista Alberdi, Obras completas, Vol. 6 Buenos Aires: Imprenta de la tribuna nacional, 1886, pp. 75-84, y en Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede" , pp. 487-496.

25  Hacia fines de la década de 1850 el rápido desgranamiento de los Estados Pontificios estaba comenzando. Roma se hallaba jaqueada por el avance de las fuerzas unificadoras de Vittorio Emanuele II, que le provocaría la pérdida de los Estados pontificios del norte y del sur en 1860. Ver Daniele Menozzi. "La Chiesa Cattolica," en Giovanni Filoramo y Daniele Menozzi (eds.) Storia del cristianesimo. L'età contemporanea. Roma/Bari: Laterza, 1997. pp 129-257

26  Segura, Historia eclesiástica de Entre Ríos., pp. 244-247. El acta de la erección del Vicariato fue publicada en RORA, t. IV, pp. 139-140 y reproducida en Segura, op. cit. pp. 246-247. La noticia de la muerte y entierro de Acevedo, que contó con la asistencia del delegado apostólico Marini se publicó en El Nacional Argentino, del 20 de febrero de 1858.

27  El Breve, de fecha 14 de agosto de 1857, fue publicado en Fallos de la Suprema Corte de Justicia Nacional: Con la relación de sus respectivas causas, Vol. 1 Buenos Aires: Imprenta Pablo E. Coni, 1864, pp. 182-189.

28  La ley fue publicada en RORA, t. IV, p. 149-150. Sobre los proyectos locales para erigir seminarios y las demoras para concretarlos trata Américo Tonda, Historia del Seminario de Santa Fe, Santa Fe: Castellví, 1957, pp. 33-43.

29  Sobre la reducción de las festividades religiosas véase Américo Tonda, La iglesia argentina incomunicada con Roma, Santa Fe: Castellví, 1965.

30  Los textos de los concordatos centroamericanos en Miguel Picado G, "Los concordatos celebrados entre los países de Centro América y la Santa Sede durante el siglo XIX", Revista de Historia (Costa Rica), núm. 28, 1993.

31  Bolivia, Ministerio de Relaciones Exteriores, Datos y antecedentes para la celebracion de un concordato (Imp. "La Libertad", 1883 [(cited); available from http://nrs.harvard.edu/urn-3:FHCL:115945].

32  La expresión encomillada pertenece al texto del concordato firmado por Costa Rica. Picado G, "Los concordatos celebrados entre los países de Centro América y la Santa Sede durante el siglo XIX", p. 215.

33  En este punto, los acuerdos a los que accedimos varían. Los concordatos firmados por los gobiernos centroamericanos reservaban al papa el nombramiento de algunas dignidades del cabildo eclesiástico. Por su parte, la primera propuesta a los representantes argentinos dejaba en manos del pontífice el nombramiento de un obispo coadjutor en cada diócesis, es decir, un auxiliar del obispo residencial con derecho a sucederlo.

34  Las tres propuestas están publicadas en Centeno, "La diplomacia argentina ante la Santa Sede", núm. XXXIII, pp. 397-409.

35  Ver Abelardo Arenas Fraga, "Representantes diplomáticos argentinos ante la Santa Sede", Archivum, vol. III, núm. I, 1945, y Legón. Doctrina.

36  Este procedimiento había sido ya utilizado para los nombramientos de obispos a partir de 1830. Tratan del modus vivendi, Roberto Di Stefano y Loris Zanatta, Historia de la Iglesia argentina, Buenos Aires: Grijalbo-Mondadori, 2000; Juan Casiello, Iglesia y Estado en la Argentina. Régimen de sus Relaciones. Buenos Aires: Ed. Poblet, 1948; Kaufmann, La presentación de obispos en el patronato regio y su aplicación en la legislación argentina; Lafuente, Patronato y concordato en la Argentina, entre otros.

37  Miranda Lida, “Una Iglesia a la medida del Estado…”.

38  Ver Martínez de Codes, La Iglesia Católica en la América independiente (siglo XIX), p. 192-206.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ignacio Martínez, « Coincidencias sin acuerdo. Los primeros contactos entre el gobierno argentino y la Santa Sede en el proceso de construcción de la iglesia nacional (1851-1860) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 11 mars 2010, consulté le 18 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/59082 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.59082

Haut de page

Auteur

Ignacio Martínez

Universidad Nacional de Rosario- Conicet igntinez[at]gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page